BASÍLICA DEL SANTO SEPULCRO EN JERUSALÉN.

SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

EL SIGLO V.

           El contenido del Tema nos lo anticipa el siguiente INDICE:

            1.- Expansión de la Iglesia.

            2.- Los santos padres de la Iglesia y la “tradición” de la fe cristiana.

            3.- Desaparición del Imperio Romano de Occidente.

            4.- La Iglesia ante los nuevos pueblos.

            5.- Relaciones entre la Iglesia occidental y la oriental.

            Lo primero destacar cómo en éste  siglo la Iglesia hizo un gigantesco esfuerzo por la completa evangelización del mundo antiguo. Tal esfuerzo supuso la implantación del mismo en nuevos territorios tanto del Oriente como del Occidente pertenecientes al imperio romano, dividido a la muerte de Teodosio entre sus dos hijos Arcadio y Honorio. Pero al mismo tiempo, se emprendió la evangelización progresiva de las zonas rurales. El nombre de paganos con que hoy se conoce a los no bautizados procede de la palabra latina pagus que significa pago, campo.

    REGLA MONÁSTICA DE SAN BENITO DE NURSIA.    

En esta obra de evangelización destacaron los monjes, que viviendo, bien como eremitas, o en comunidad, dieron un testimonio elocuente de los ideales cristianos, guardando los llamados consejos evangélicos: De obediencia, castidad y pobreza. San Basilio de Cesarea , San Martin de Tours y San Benito fueron eximios representantes del monacato en Occidente. Los benedictinos fundados por san Benito, evangelizaron Britania y Germania, san Isidoro de Sevilla trabajó  para llevar a cabo la completa cristianización de Hispania, los monjes irlandeses evangelizaron Escocia, Suiza y Lombardía.

            Las órdenes monásticas tanto de hombres como de mujeres: monjes y monjas, se regían por una Regla que ordenaba  su vida; entre todas las reglas sobresale por su equilibrio la de san Benito seguida por la mayor parte del monacato occidental.

            La Regla benedictina está integrada por un prólogo y 73 capítulos que pueden sintetizarse en cuatro apartados. El primero presenta los tres deberes fundamentales del monje: abnegación de si mismo, obediencia y trabajo. El segundo es el que podríamos llamar código litúrgico  que reglamenta y organiza la vida de relación con Dios: el oficio divino, la celebración de la Eucaristía, las festividades litúrgicas etc. Este código es el principal y primero pues está de forma inmediata centrado en la alabanza divina  y la comunión con Dios ideal y meta de la vida cristiana. El tercer apartado regula la vida disciplinar del monje, en la que se suprimen las grandes austeridades corporales bien sea en el comer, en el descanso, en la comunicación con los hermanos etc. distribuyendo las horas del día entre el oficio divino y  el trabajo Y por último la norma que establece  una autoridad absoluta a la que se debe obediencia y que radica en el Abad. El “ora et labora:” Ora y trabaja es el lema que sintetiza la regla benedictina.

PADRES DE LA IGLESIA EN UN TEMPLO ORTODOXO ESPAÑOL.

2.-LOS SANTOS PADRES DE LA IGLESIA Y LA TRADICCIÓN DE LA FE CRISTIANA.

           Como dijimos en el TEMA  anterior, la fe cristiana fue  explicando sus contenidos con fórmulas culturales propias del mundo antiguo, en esta tarea sobresalieron los Santos Padres que florecieron en el siglo. Entre los Padres de lengua griega están san Gregorio Nacianceno, san Gregorio de Nisa, san Juan Crisóstomo, san Cirilo de Alejandría y entre los de lengua latina san Ambrosio, san Jerónimo y san Agustín.

            Los Santos Padres no sólo se ocuparon de la explicación de los misterios cristianos con su palabra y escritos, sino que conservaron la pureza de la fe encargándose de transmitirla teniendo en cuenta la doctrina de la Sagrada Escritura, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, las enseñanzas de los concilios y el magisterio del Romano Pontífice, oponiéndose  a las herejías, surgidas a lo largo del siglo.

   CONCILIO DE CALCEDONIA Y LA CONDENA DE EUTIQUES.

  La  primera  de estas herejías fue el Monofisismo que decía que en Cristo existía una única naturaleza y ésta divina, negando en consecuencia que fuera verdadero hombre. Esta herejía fue rechazada en el Concilio de Calcedonia (año 451) proponiendo que en Cristo había dos naturalezas una divina y otra humana unidas en la Persona del Verbo, “sin confusión , sin mutación,, sin división, sin separación” .

             La figura del Papa san León Magno alcanzó en estos momentos particular importancia. Se le dio el sobrenombre de Magno por su sabiduría y santidad. Trabajó como secretario del papa san Celestino y de Sixto III. Fue nombrado papa el año 440. Ejerció su ministerio pastoral con gran cercanía al pueblo cristiano, predicaba al pueblo en todas las fiestas litúrgicas, de él se conservan 96 sermones llenos de sabiduría. Se conservan igualmente 144 cartas a través de las cuales instruía al clero, obispos sacerdotes y pueblo.

            Envió legados al concilio de Calcedonia llevando una carta suya, al leerla los legados, los 620 obispos presentes en el concilio se pusieron en pie y exclamaron: “San Pedro ha hablado por boca de León”

            Sin embargo la historia del monofisismo no terminó con el Concilio de Calcedonia. Bajo formas diversas siguió siendo objeto de debate y continuó vivo en Armenia, Mesopotania, Egipto y Abisinia, dando origen a iglesias nacionales que permanecen en nuestros días, siendo en consecuencia el primer cisma originado en la Iglesia.

            La segunda herejía del siglo es la nestoriana, que afirmaba la existencia en Cristo de dos personas, una divina y otra humana, rompiendo así la unidad personal de Jesús tan evidentemente afirmada en los escritos del Nuevo Testamento y en consecuencia negaba que María fuera madre de Dios, pues era únicamente madre de la persona humana de Cristo. Tal doctrina, el nestorianismo, por su fundador Nestorio, fue rechaza en el Concilio de Éfeso  ( año 431).

            Finalmente surgió la herejía pelagiana por su autor Pelagio, quien negaba que fuera necesaria la gracia de Dios para realizar obras sobrenaturales, pudiendo el hombre con solo su esfuerzo llegar a la santidad cristiana y merecer la filiación divina y como consecuencia merecer el cielo.  San Agustín fue el gran expositor de la enseñanza católica sobre la gracia santificante y la acción del Espíritu Santo para alcanzar la asimilación con  Cristo.

  3.- DESAPARICIÓN DEL IMPERIO ROMANO DE OCCIDENTE.

            El acontecimiento de más importancia del siglo fue la caída del imperio romano de Occidente propiciada por la corrupción del imperio y  llevada a cabo por  la invasión de los denominados pueblos bárbaros. Alarico, godo, en el año 410 y Genserico, vándalo, en 456, cayeron sobre Roma, Odoacro, jefe de los hérulos, destituyó en el 476 a Rómulo Augústulo, que fue el último emperador romano en Occidente.

            Tras la invasión de los bárbaros, Europa quedó hecha un desastre, todas las instituciones romanas fueron anuladas por los bárbaros que poco a poco fueron ocupando todas las provincias del imperio occidental.

            Los suevos, visigodos y alanos llegaron a principios de siglo y tomaron España.

            Los vándalos, atravesaron la península permaneciendo en la actual Andalucía y prosiguieron hacia las provincias romanas de África.

            Los hérulos, llegados en el 400 a Italia que les sería arrebatada por los ostrogodos en el 493.

            Los francos se aposentaron en Francia.

            Los sajones y anglos invadieron Gran Bretaña y se mezclaron con sus pobladores, los bretones.

4.- LA IGLESIA ANTE LOS NUEVOS PUEBLOS.

           EL REY  VISIGODO RECAREDO ADJURANDO EL ARRIANISMO.

El poder del imperio occidental y su unidad, aisladas sus provincias convertidas en feudos independientes, según el pueblo que las conquistase, desapareció por completo, la Iglesia fue la única institución que permaneció en pie tras el desastre general convirtiéndose en la única autoridad  existente en las ciudades: “Solo la Iglesia conserva y sostiene todo”, dice el historiador Lactancio.

            Las costumbres y muchas instituciones romanas permanecieron en las ciudades por obra del influjo de la Iglesia, los obispos, en muchos casos, fueron los interlocutores de las autoridades de los pueblos bárbaros logrando romanizar a varios de estos pueblos. Los grandes obispos ponían freno a los déspotas, el papa san León Magno se enfrentó a las hordas de Atila  consiguiendo que éste desistiera de una nueva devastación de Roma, una ciudad que en los tiempos de mayor  esplendor del imperio llegó a tener cerca de un millón de habitantes, no alcanzando las veinticinco mil, tras las sucesivas  devastaciones realizadas por godos, vándalos y hérulos

            Pero ante los pueblos bárbaros, la labor más importante de la Iglesia fue la de su evangelización logrando su cristianización. Los godos fueron los primeros convertidos al cristianismo, si bien en principio a la herejía arriana, más tarde los visigodos  asentados en España se incorporarían a la ortodoxia católica, en tiempos de Recaredo. También los francos aposentados en la provincia romana de las Galias, hoy Francia, después los borgoñones, los suevos,  y los irlandeses, éstos por obra, de san Patricio (año 461).

            La táctica empleada por los obispos, en muchos casos, fue el lograr la conversión de los líderes y jefes de los pueblos, pues tras la conversión de estos, sus pueblos se convertían, prácticamente,  en masa.

ACACIO Y EL PRIMER CISMA ENTRE LAS IGLESIAS DE ORIENTE Y OCCIDENTE.

 5.-RELACIONES ENTRE LA IGLESIA OCCIDENTAL Y ORIENTAL.

            El imperio romano de Oriente en contraste con el de Occidente logró sobrevivir;  la Iglesia oriental, que posteriormente recibiría  el nombre de Bizantina, porque Constantinopla era una antigua colonia griega fundada en el Bósforo en el siglo VII llamada  Bizancio, permaneció unida y en comunión con la Iglesia Occidental desde la muerte de Constantino.

             Cuando el año 330 el Emperador Constantino convirtió a la antigua Bizancio en la nueva capital del Imperio Romano de Oriente, concediéndole su propio nombre, quiso el Patriarca allí residente emular en lo eclesiástico las prerrogativas adquiridas por la primera autoridad civil de su ciudad, pese a no tratarse de una sede de origen apostólico. En el primer Concilio celebrado en Constantinopla el año 381 el arzobispo de esta ciudad, logró introducir un canon por el que se le  reconocía tener autoridad sobre toda la Iglesia, después de la del  Papa u Obispo de Roma.

            La autoridad del papa sobre la Iglesia universal fue reconocida desde los comienzos del cristianismo como patentizan las Cartas de S. Clemente Romano y S. Ignacio de Antioquía, los escritos de S. Ireneo ( Ver  Relación de los obispos de Roma de san Ireneo en el siglo III) y la actitud, poco diplomática pero por nadie contestada, del Papa S. Victor.

                        Ya en el último tercio del siglo V apareció el problema con el llamado Cisma de Acacio.  Era éste Patriarca de Constantinopla  cuando recibió una orden  del Papa Félix III, en la primavera del año 484, obligándole a abandonar la doctrina  monofisita, que había sido condenada en el Concilio de Calcedonia, bajo la pena de excomunión y deposición. El patriarca contestó tal orden borrando del canon el nombre del Papa y rompiendo sus relaciones con Roma. Los Patriarcas de Alejandría y Antioquía siguieron  el mismo camino que Acacio.

             La ascensión al trono del emperador Justino I, el año 518, acabó con un cisma que había durado treinta y cuatro años.

            Este suceso y otras circunstancias fueron alejando progresivamente la Iglesia de Oriente de la Iglesia de  Occidente, tal como veremos en el siglo correspondiente.

NOTA IMPORTANTE. Este tema de las Historia de la Iglesia en el siglo V, puede completarse viendo en este mismo blog en la Categoria : Historia del Papado siglo a siglo, los papas del siglo V.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO.

1.- ¿ Cómo explicar la cantidad de herejías aparecidas en los primeros siglos del Cristianismo?

2.-¿ Qué remedio tiene la Iglesia la Católica para conservar la unidad de la fe de las que carecen otras iglesias cristianas?

3.-¿ Conoces algunos textos del evangelio en los que se pueda basar la autoridad del papa sobre toda la Iglesia?

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: EL DIOS DEL CRISTIANISMO.

quijotediscipulo

About these ads