SINTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

EL SIGLO DÉCIMO

Anticipamos en el siguiente INDICE el contenido del Tema:

1.-El siglo oscuro y de hierro del papado.

2.- El sacro romano imperio germánico.

3.- La vida de la iglesia en este siglo.

4.- Algunas celebraciones litúrgicas en el presente siglo.

5.- El arte cristiano: El románico.

1.- EL SIGLO OSCURO Y DEL HIERRO DEL PAPADO.

 Con los términos de “oscuro” y de “hierro” ha sido calificado por los historiadores el siglo  décimo y aunque tal calificativo, en alguna medida, puede aplicarse a todos los ámbitos de la sociedad, a quienes con mayor propiedad se aplica es al papado y al imperio.

            Al papado, porque la sede de Pedro estuvo ocupada durante siglo y medio por una larga serie de individuos, indignos en su mayor parte, que hundieron a la institución papal a los más bajos niveles  de su historia; cerca de cuarenta papas y antipapas pasaron por la sede apostólica, algunos  de los cuales tuvieron pontificados muy cortos, o fueron asesinados, sometidos a las familias nobiliarias  que dominaban la ciudad de Roma, inmorales tanto en su vida pública como privada, nepotistas y un largo etc. que arrojaron sobre la primera institución católica un manto de desprestigio de consecuencias negativas para el conjunto de la catolicidad y de forma más especial  a su visión de la historia de la Iglesia

            Al imperio, porque el título de emperador fue, salvo alguna excepción, una institución meramente nominal. En esta época se impuso, en la mayor parte de Europa, el feudalismo, un  sistema en el que el poder, económico,  judicial, político y social, estaba en manos de los nobles, surgieron así, reyes, condes, marqueses y duques en quienes recayeron toda clase de privilegios, en una  sociedad que se parecía más a las antiguas tribus que  a sistema alguno de orden y ley. En gran parte, la sociedad estaba integrada por los siervos, en todos los órdenes, sometidos al poder del señor. De esta manera la sociedad soñada por  Carlomagno primero, y por el papa san Nicolás I como la cristiandad, después, desapareció, dividida en una multitud de reinos, principados, ducados, etc.

CORONA DEL EMPERADOR DEL SACRO ROMANO IMPERIO.

2. EL SACRO  IMPERIO ROMANO GERMÁNICO.

            Tal decadencia se frenó un tanto, a partir del emperador Otón I el grande con el que el Sacro imperio romano germánico cobró una importancia similar a la que había tenido Carlomagno, siglo y medio antes. Coronado por el papa Juan XII, Otón quiso fortalecer el imperio a través de una íntima colaboración de la Iglesia en los asuntos temporales, así acudió a  la llamada del papa Juan XII para defenderlo de los ataques de Berengario, en contrapartida el  papa tenía que respetar  las obligaciones contraídas con el emperador, algo que Juan XII  dejó de hacer en varias ocasiones, hasta el punto de que Otón, volvió a Roma donde  convocó un concilio  que depuso al papa Juan nombrando como sucesor a León III. del antiguo emperador de Oriente, entre los cuales se contabaOtón aprovechó esta ocasión para que le volvieran a dar los privilegios  el que el papa elegido no sólo debía contar con  la aprobación del emperador, sino que el elegido tenía que jurarle fidelidad.

Para lograr sus objetivos buscó el apoyo de los obispos a quienes les dio poder político en las ciudades que no dependieran de ningún señor feudal, haciendo así surgir  la institución de obispos-condes.

            Este sacro imperio románico trajo consigo nuevamente la ingerencia de los emperadores y de los diversos señores feudales en asuntos de la Iglesia. Quisieron poner y deponer papas a su antojo, aun valiéndose del asesinato, por ejemplo, el cometido contra Benedicto VI en el año 974, estrangulado y arrojado al Tiber.

ERMITAÑOS CAMALDULENSES.

3.-LA VIDA DE LA IGLESIA EN ESTE SIGLO.

              Como tendremos ocasión de ver siguiendo el curso de la historia, la Iglesia y su vida no es identificable con la de sus Jerarquías,  algo comprobable en este siglo, en el que a pesar  de la vida reprochable de algunos  papas  obispos y abades, la Iglesia produjo numerosos frutos  de santidad cristiana, mostrando así la presencia del Espíritu Santo en ella.

- Los santos del siglo. Los frutos de santidad donde mejor se muestran es en sus  santos, el siglo que historiamos fue rico en mujeres y hombres que alcanzaron la cima de la santidad; hasta setenta enumera el santoral,  sólo con nombrarlos tendríamos para escribir  nuestro TEMA,  nombraremos únicamente a los españoles.

            San Atilano,  monje y obispo de Zamora que siendo monje fue compañero de san  Froilán en la predicación de la fe cristiana por tierras devastadas por los musulmanes.

            San Genadio de Astorga, obispo de esta Diócesis del año 909 al 919, que antes fue abad y después obispo. Prestó su consejo a los reyes, pero movido por el deseo del claustro, renunció a la dignidad episcopal para vivir como monje el resto de sus años.

            San Pelayo de Còrdoba, niño, que a sus 14 años fue martirizado en tiempos de Abderramán III, muriendo despedazado con unas tenazas.

            San Rosendo de Celanova, Galicia, que siendo obispo de Dumio cuidó promover la vida monástica en la misma región, y habiendo renunciado a la función episcopal, tomó el hábito monástico en el monasterio de Celanova, que después presidió como abad.

            San Virila de Navarra monje, en el monasterio de San Salvador  de Leyre, Navarra.

-Reforma de la orden benedictina. Durante este siglo se llevó a cabo la reforma de la orden benedictina, por obra del Monasterio de Cluny  fundado el año 910, que  contribuyó a la reforma de la Iglesia mediante la creación de monasterios en los que se observaban estrictamente las reglas monásticas, dando lugar al nacimiento de una rama del árbol de san Benito, los llamados Cluniacenses. En el siglo XI llegaron a tener 1200 monasterios diseminados por toda Europa con más de 50.000 monjes.

- Nace una nueva orden monástica: los camaldulenses, fueron fundados por san Romualdo que nació en Rávena , hacia la mitad del siglo X. Practicó la vida eremitita y  durante varios años, recorrió distintos lugares en busca de la soledad fundando pequeños monasterios. Luchó contra la relajación de los monjes de su tiempo. Murió hacia el año 1027.

- Nuevos pueblos son evangelizados. El siglo  de hierro del pontificado fue también una época fecunda en la evangelización de pueblos y reyes. La princesa rusa Olga recibió el bautismo en el año 945, el duque Wladimiro extendió la Iglesia hacia el norte, entrando Rusia en el ámbito de los pueblos cristianos europeos.

El Duque san Wenceslao junto con el obispo de Praga, san Adalberto, fueron los principales promotores de la conversión de los checos.

Polonia también se convirtió al catolicismo,  en el 996 recibió el bautismo el duque de Polonia Miecislao.

Los eslavos que se integraron en la Iglesia católica, croatas, eslovenos y polacos, así como los húngaros.

EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA.

4.  CELEBRACIONES LITÚRGICAS PROPIAS DEL SIGLO.

               Nos referimos, en primer lugar a los sacramentos. En este siglo X  el sacramento de la penitencia tiende a hacerse privado e individual, casi con toda certeza podemos afirmar que la penitencia pública desapareció del todo, la forma de recibir el perdón en el sacramento se efectúa de manera tarifada, y privada, y podía recibirse cuantas veces fuese necesario, aplicándose una penitencia que estaba previamente determinada en los llamados libros penitenciales, según fueran los pecados confesados, siendo ese el sentido de la llamada forma tarifada de la penitencia.

            El sacramento de la penitencia ha tenido diversas formas de celebración a través de los siglos. Es posible que durante el siglo I el único sacramento por medio del cual eran perdonados los pecados fuera el sacramento del bautismo. La existencia de un sacramento distinto del bautismo para perdonar los pecados aparece claramente expresada en el libro del Pastor Hermas, de un autor a mediados del siglo II; el modo de la celebración de este sacramento tenía una forma  pública. La  celebración del sacramento  comenzaba tras la petición del penitente, con la exclusión de la participación en la Eucaristía, los pasos seguidos hasta llegar al perdón y reconciliación del penitente eran   los siguientes:

1.-El pecador debía confesar el pecado a solas ante el obispo

2.-A partir de ahí era  admitido a la penitencia eclesial;

3.-Durante algún tiempo que podía durar semanas y hasta meses, el pecador era considerado como un penitente estado reconoscible en muchos casos por su forma de vestir.

4.-Debía mostrar su conversión a través de obras penitenciales: oración, ayunos y limosnas.

5.-Durante el tiempo penitencial era excluido de la participación de la Eucaristía aunque en muchos casos se le permitía asistir a ella como espectador situado detrás de las rejas que había en muchos templos a la entrada del templo.

6.-Finalmente, después de que la comunidad había orado por él, el penitente obtenía el perdón de Dios  y  la reconciliación, con la Iglesia, posiblemente de manos del obispo que según Hipólito era el único que tenía poder para perdonar los pecados.

            En cuanto al sacramento de la Eucaristía   algunos   autores afirman que la forma habitual de recibir  la comunión desde la Iglesia primitiva era tomarla en la mano, esta idea nace de una mala interpretación  de un texto de san Cirilo, la verdad histórica afirma más bien, la prohibición de esta práctica, así el concilio de Rouen, reunido en el año 650, dice “No se coloque la Eucaristía en las manos de ningún laico o laica, sino únicamente en la boca.” El concilio de Constantinopla, sin carácter universal, prohibía a los fieles darse la Comunión a sí mismos, decretando una excomunión de una semana de duración para aquellos que lo hicieran delante de un obispo o sacerdote. Esta norma tenía algunas excepciones, así en tiempos de persecución, cuando los fieles llevaban el Santísimo a sus casas, se daban la comunión así mismos, esto se aplicaba a los monjes que se habían retirado  al  desierto sin que hubiera un sacerdote que les diera la comunión. 

            También en éste siglo el sacramento del carisma de curaciones y de unción, es solicitado como remedio de enfermedades, sin que se vea la relación existente entre la muerte y el sacramento. Será en el siglo XII cuando el sacramento se considere como la última gracia que otorga la Iglesia a los cristianos antes de morir, comenzando a llamarse el sacramento de la extremaunción.

    DEVOCIÓN MARIANA.   

Por estas fechas ya se había introducido el culto a la Virgen María, mucho antes de esta fecha era frecuente encontrar altares con su imagen. El poema de san Aldelmo nos lleva, al año 700. En tiempos de Aldelmo Nuestra Señora era solicitada para que escuchase las suplicas de los fieles postrados a sus pies: Audi clementer populorum vota precantum  qui… genibus tundunt curvato poplite terram” La famosa figura de la Señora con el niño en Ely data del año 1016. La estatua de la Virgen de Coventry pertenece al mismo periodo.

            Propio también de este siglo fue la creación de día de los fieles difuntos: Tanto oraban los monjes por los muertos que el abad san Odilón fijó un día en el año que lo llamó “de los fieles difuntos” –el dos de noviembre- festividad litúrgica que llegó hasta nosotros.

SANTA MARIA DEL NARANCO. ASTURIAS. PRERROMÁNICO.

5.-EL ARTE CRISTIANO EN LA ALTA EDAD MEDIA.

            Es en este siglo en el que debemos encuadrar  el desarrollo del arte románico en apareciendo por toda Europa ejemplos del mismo.

            Al principio las obras se centran en la construcción de las catedrales, pero poco a poco se va extendiendo a las abadías, pueblos y aldeas de modo que se puede afirmar que no hay lugar en el que no exista un templo en este románico estilo.

            Este arte se singulariza por ser un fruto de la inteligencia humana y para la inteligencia humana, por lo mismo no intenta copiar a la naturaleza sino que se emplea formas abstractas y simbólicas a través de las cuales expresar la transcendencia espiritual.

Tal arte incluye no sólo las obras arquitectónicas, sino las pinturas, esculturas, los libros miniados fruto del trabajo de los monjes y la orfebrería. El ante cristiano tendrá como primer fin la alabanza a Dios, en segundo lugar la ayuda al creyente para elevar su mente al creador y en tercer término ser una catequesis sobre las verdades de la fe cristiana.

PREGUNTAS PARA EL DÍALOGO.

1.-¿ Qué piensas del modo como comenzó a administrar el sacramento de la penitencia?

2.- ¿ Que juicio harías del modo que en la actualidad se administra el sacramento de la penitencia.

3.- ¿ Cuál es , según  opinión, el fundamento en el que se apoya la iglesia católica para sentirse con el poder de perdonar los pecados?

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: DIOS EN LA FILOSOFÍA DE ESCOTO .

NOTA. ESTE TEMA SE COMPLEMENTA CON LA HISTORIA DE LOS PAPAS DEL SIGLO X. SE ENCUENTRA EN EL BLOG EN LA CATEGORÍA: HISTORIA DE LOS PAPAS SIGLO A SIGLO.

quijotediscipulo

Publicado el 11.02.2011.

APUNTES PARA UNA HISTORIA DE LA IGLESIA EN EL SIGLO XXI

LA IGLESIA EN LOS PAISES ISLÁMICOS.

(Javier F. Martín) Se podrían contar con los dedos de la mano los católicos autóctonos que manifiestan públicamente su fe en Marruecos, Argelia, Túnez o Libia. No, no se trata de una metáfora.

Los seguidores de Jesús en estos países viven en la clandestinidad, bajo nombre, cultura y tradiciones musulmanes…, o fuera de la tierra en la que nacieron. Aunque las leyes garanticen la libertad religiosa, en muchas ocasiones, se impone la tradición: las comunidades católicas son toleradas, pero el anuncio explícito de Jesús, las catequesis o las celebraciones en medio de la sociedad son algo inconcebible. Esta realidad se traduce en obstáculos y dificultades para aquellos que quieren vivir su fe fuera del islam, tal y como recoge Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) en su último Informe sobre Libertad Religiosa en el Mundo (ILR). Con matices, el marco social y legal es el mismo en estos cuatro países norteafricanos.

Aunque las leyes garanticen la libertad religiosa, en muchas ocasiones, se impone la tradición: las comunidades católicas son toleradas, pero el anuncio explícito de Jesús, las catequesis o las celebraciones en medio de la sociedad son algo inconcebible. A pesar de esta presión, hay marroquíes que se han convertido al cristianismo. Básicamente, estos cristianos están condenados a una especie de muerte social.

Prohibido evangelizar. CRISTIANOS EN MARRUECOS.

Argelia, igual que su compañero de frontera, garantiza la libertad religiosa en su Constitución. El islam es la religión del Estado y se toleran la Iglesia Católica y las comunidades protestantes. Aquí tampoco se contempla la conversión.

En 2006, entró en vigor una ley que castiga cualquier tipo de evangelización, ya sea mediante la difusión de textos religiosos o cualquier iniciativa que “pudiera perturbar la fe de un musulmán”. Los católicos no pueden poner nombres cristianos a sus hijos porque, normalmente, en el registro se niegan a ello. Para los entierros, son idénticos a sus vecinos del oeste.

El arzobispo de Argel, Ghaleb Bader, ha manifestado que “Argelia es, probablemente, la nación árabe musulmana más respetuosa con los derechos de los argelinos que se acercan a Cristo.

Sobre Libia, el ILR subraya que el Gobierno es tolerante con las religiones y que el clero católico opera en las principales ciudades, donde presta su servicio en hospitales, orfanatos y con colectivos desfavorecidos como ancianos o discapacitados.

En Túnez, el país donde la presión puede ser algo menos intensa, “algunos de los conversos han decidido dejar de ocultarse y se han empezado a organizar”, según AIN.

De una forma muy explícita, el islamólogo Justo Lacunza, misionero de África y rector emérito del Instituto Pontificio de Estudios Árabes e Islamistas (PISAI), subraya que “El islam es la referencia religiosa y cultural y, al mismo tiempo, la base de la legislación” de estos países.

Dificultades pastorales

“Nunca, nunca, nunca hablamos del Señor. En año y medio, no he hablado de Jesús a nadie”. La autora de esta afirmación es una misionera española que durante ese período ha trabajado en Argelia, y que prefiere que no se ponga rostro a sus palabras. Cualquier sacerdote, religioso o seglar que haya estado en uno de estos cuatro países habría respondido lo mismo. Sin embargo, la Iglesia sigue muy viva, como una minoría anclada en un pueblo acogedor, religioso y cercano.

Otra religiosa española, Teresa Moreno, de la Compañía Misionera del Sagrado Corazón, con siete años de trabajo en Marruecos, reconoce que “aquí no hay poder ninguno, pero hay vivencia del Evangelio. Vivir el cristianismo en un país musulmán tiene sentido porque aportas la salvación que ofrece Jesucristo”.

LE RECORDAMOS QUE LA HISTORIA DE LOS PAPAS DELO SIGLO X COMPLETAN ESTE TEMA DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

 

About these ads