SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

EL SIGLO QUINCE.

 Los sucesos de los que hablaremos correspondientes al siglo son los siguientes:

1.- Finaliza el  Cisma de occidente. Consecuencias del mismo.

2.- Nuevas herejías.

3.- Efímera unión entre la Iglesia Oriental y la Iglesia católica.

4.- La caída de Constantinopla en poder de los turcos. 29 de mayo de 1453.

5.- Invención de la imprenta.

6.- Intentos de llevar a cabo la Reforma de la Iglesia.

7.- Nace una nueva edad :  La edad moderna. El Renacimiento..

 VIDRIERAS DE LA CATEDRAL DE CONSTANZA. ALEMANIA.

1.-FINALIZA EL CISMA DE OCCIDENTE . CONSECUENCIAS DEL MISMO.

            En el Tema anterior hablamos tanto del hecho del Cisma, consistente en que, en un periodo de 39 años hubo en la Iglesia  hasta tres papas, así como de su solución en el Concilio de Constanza  con la renuncia voluntaria de dos de ellos y otra obligada del papa Luna. Martín V fue el nuevo papa elegido por el concilio terminando el cisma el año 1417.

            Si el concilio terminó con el cisma, no ocurrió lo mismo con sus consecuencias, el descrédito del papado fue grande y lo que es más grave, en el mismo concilio se consagró la doctrina del Conciliarismo  que  enseñaba que la suprema autoridad en la Iglesia no estaba en el sucesor de Pedro, en el papa, sino en los Concilios universales. Por otro lado, la doctrina del derecho divino de los reyes afianzó en muchos de ellos su poder espiritual similar al de los papas.

Los poderes civiles aprovecharon la confusión en la autoridad de la Iglesia para seguir interviniendo en los asuntos religiosos. Ejemplo de ello fue la llamada Pragmática Sanción de Bourges  firmada por el rey Carlos VIII de Francia, quien aspiraba a crear una Iglesia Nacional, algo que no dejó de tentar también al rey de Inglaterra, y al de Bohemia.

ESTATUA DEL MONUMENTO A  JHON WICLEF.

 2.- NUEVAS HEREJIAS. 

 La primera de estas herejías  fue la de John Wiclef, a quien los protestantes de nuestros días consideran como uno de sus antecesores. Famoso profesor en la universidad de Oxford comenzó por clamar por la reforma de la Iglesia, tema que sabiamente utilizado le aseguraba una numerosa audiencia. En su tratado de Ecclesia  se preguntaba: ¿Qué es la Iglesia? “ Prelados y abades, monjes, canónigos y frailes mendicantes, todos los tonsurados, aunque vivan mal?” No: La Iglesia es la Asamblea de los elegidos, sólo de los hombres salvados por Dios. A la Iglesia establecida, con sus instituciones y jerarquía, opone una sociedad invisible, santa.

En nombre de tales principios Wiclef arrastra con su desprecio a los sacerdotes, denuncia las indulgencias, que no son mas que diabólicas “caza-bobos “, pasa por la criba a los santos, cuya canonización no le parece garantía de virtud, niega la transustanciación en la Eucaristía…Wiclef fundó una especie de Orden, la de los “pobres predicadores” que iban vestidos con un sayal rojo, con un bastón en la mano a predicar el Evangelio, que dos de sus discípulos habían traducido al inglés.

A estos se unieron elementos sospechosos, que encontraron en las enseñanzas de Wiclef una confirmación de sus ideas de que ningún pecador tenía derecho a poseer bienes dados por Dios.

            Entonces ¿qué propietario podrá conservar su casa, o sus campos? Todos los que poseían bienes eran unos ladrones. Se armó una terrible revuelta en la que fue asesinado el arzobispo de Canterbury,” Mi revolución está en marcha”, dijo Wiclef, pero los amigos comenzaron a abandonarle. Wiclef  terminó por retirarse a sus propiedades, donde escribió un nuevo libro en el que se declaraba en comunión con la Iglesia; muriendo a los dos años. Después de su muerte el concilio de Constanza el 1424  condenó sus doctrinas  y ordenó que   su cuerpo fuese desenterrado y quemado. 

LOS BOSQUES DE BOHEMIA, ANTONIN DVORAK  .         

Las enseñanzas de Wiclef  son recogidas por Juan Huss, quien las difundió en Bohemia su patria, con mucho más ardor que Wiclef: clamó contra la riqueza del clero, denunció al fisco papal, hasta afirmó que los príncipes podían confiscar los bienes de la Iglesia, enseñó que el cristiano debe fundar su fe en solo la Palabra de Dios, que la tradición era una sola palabra sin fondo, y que el primado romano un engaño del Anticristo.

Huss se  atrevió a presentarse en el Concilio de Constanza donde quería probar sus afirmaciones, el concilio terminó por condenarle a la hoguera. Ante ella Juan Huss mantuvo una actitud admirable, subió a la hoguera recitando el Miserere. Su muerte desató la ira popular, que dio pie a una guerra salvaje y atroz, la guerra  hussita, el emperador lanzó contra las masas populares verdaderas legiones de  “cruzados”. Bohemia fue arrasada a sangre y fuego, no sólo por las legiones imperiales sino también por las masas fanáticas  que con la máscara del “ hussismo” se entregaron a los peores excesos.

 

CONCILIO DE BASILEA.

3.- EFÍMERA UNIÓN ENTRE LA IGLESIA ORIENTAL Y LA CATÓLICA.

            El papa Martín V convocó un concilio en Basilea el 1431, continuado en Ferrara el  1438, luego en Florencia 1439 y finalizado en Roma  el 1445, lo más positivo de este concilio fue la unión de la Iglesia Oriental con la Católica, : la caída de Constantinopla en manos de los turcos, el fanatismo anticatólico de las masas griegas hizo fracasar, una vez más, la unidad cristiana:” Reine sobre Constantinopla el turbante de los turcos, antes que la mitra de los latinos” Decían monjes, clero y el pueblo.

4.-LA CAIDA DE CONSTANTINOPLA EN PODER DE LOS TURCOS.

            Este hecho largamente temido y muchas veces anunciado acabó por realizarse el 29 de 1453.La caída de Constantinopla en manos de los turcos  produjo  una gran conmoción en Occidente,  pues se creía que el poder otomano no se detendría  con esta conquista sino que era el principio del fin del cristianismo Se llegaron a iniciar conversaciones para formar una nueva cruzada que liberase Constantinopla del yugo turco, pero ninguna nación pudo ni quiso ceder tropas en aquel tiempo. Un nuevo tiempo había comenzado.

5.- INVENCIÓN DE LA IMPRENTA.

  Uno de los acontecimientos ocurridos en este siglo fue la invención de la imprenta. La imprenta moderna, inventada por Gutember se creó alrededor del año 1450. La primera obra impresa fue la Biblia.

NICOLÁS DE CUSA.

6.- INTENTOS POR LLEVAR A CABO LA REFORMA DE LA IGLESIA.

            En el Concilio de Constanza se estudió del modo más serio de llevar a cabo la reforma de la Iglesia. El papa  Martín V promulga en 1418, grandes decretos reformistas, sobre las costumbres del clero, recordando a su vez la obligación de los obispos de residir en sus sedes. Su sucesor Eugenio IV sabiendo de la ineficacia de estos decretos se limita, con la pureza de su vida, a predicar con el ejemplo.

Nicolás V apenas nombrado papa enviará por todas las regiones a sus legados para regenerar la vida de la Iglesia. En Francia el cardenal encargado de reformar las escuelas, universidades y capítulos de las órdenes religiosas, se muestra tan inclinado al lujo y a la pompa mundana que nadie le toma enserio.

En Alemania, el cardenal Nicolás de Cusa llega a conseguir que los sínodos reconozcan la necesidad de poner fin a los desórdenes, suprimir los abusos, ayudando a las órdenes a su regeneración.

            Contra estos  vicios alzaron su voz  quienes sentían  el mal  la Iglesia como algo propio. El dominico Savonarola, predicador que encendía con su palabra y su vida a los sencillos fieles. El papa Alejandro VI intentó conquistarle, pero no lo consiguió; Savonarola fue  el  organizador de las célebres  las hogueras o “quema de vanidades”) donde los florentinos estaban invitados a arrojar sus objetos de lujo y sus cosméticos, además de libros que él consideraba licenciosos, como los de Boccacio .

Predicó contra el lujo , el lucro, la depravación de los poderosos y la corrupción de la Iglesia Católica; en 1498 acabó en la hoguera, en Florencia.

Los intentos de reforma de la Iglesia produjeron no pequeños frutos manifestados en los santos del siglo.

 SAN BERNARDINO DE FELTRE.

Otro dominico, San Vicente Ferrer mostraba su amor a la Iglesia aun con todos sus defectos. Sus famosos sermones y tratados de vida espiritual son famosos. El Franciscano san Juan de Capistrano levantó el alma de Hungría recorriendo  los pueblos montado a caballo y con un Crucifijo en las manos. San Bernardino de Sena, franciscano, con su predicación y vida santa sostuvo la fe de las comunidades y pueblos de Italia.

            En la misma Italia nacieron a lo largo del siglo XV hermandades bajo el nombre de Oratorios dirigidos casi siempre por miembros de órdenes mendicantes, dedicadas a fines caritativos, al auxilio de pobres vergonzantes o a la hospitalidad y beneficencia de enfermos incurables. San Bernardino de Feltre fundó en Vicenza, en 1494, un Oratorio, consagrado al servicio de pobres y enfermos.

Con fines apostólicos y de santificación personal surgió en Génova, en 1497, por iniciativa del laico Ettore Vernazza, una asociación compuesta por 36 laicos y cuatro sacerdotes llamada la “Fraternitas divini amoris sub divi Hieronymi protectione”.  La Fraternidad del divino amor bajo la protección del divino Jerónimo.Además de practicar la caridad con los enfermos incurables de un hospital levantado por el fundador, la “Fraternitas” buscaba la perfección de sus miembros mediante ejercicios piadosos de oración y meditación.

El ejemplo de Vernazza se extendió por toda Italia apareciendo Oratorios en las principales ciudades italianas.

            Estas hermandades y oratorios de laicos no constituyen pruebas aisladas de la Reforma que, al margen de la jerarquía católica, se estaba produciendo en la Iglesia.
Las órdenes mendicantes italianas y españolas también fueron renovadas. Los objetivos de las reformas fueron en todas partes los mismos: la vuelta a la identidad y fervor de los orígenes y la recuperación de la disciplina monacal

            En España, desde finales del siglo XV, la reforma había comenzado por iniciativa de la Monarquía La expansión que la orden de los jerónimos conoció en el siglo XV fue una de las primeras que experimentó la reforma, seguirían después con el impulso de los reyes quienes a través de visitadores generales promocionaron las reformas de las clarisas y los franciscano conventuales mientras que Diego de Deza promovió la reforma de la orden dominicana, a estas reformas siguieron posteriormente la de los agustinos, mercedarios y trinitarios siempre con el impulso real y a través de visitadores.

            Todos estos actos tienen el valor de signos, las tentativas de reforma llegarán a ser tan numerosas como inútiles, se quieren quitar los efectos sin hacer desaparecer sus causas: el estado de la sociedad, el desmoronamiento de la Iglesia en sus estructuras temporales, y la pérdida del ideal cristiano, por culpa de los intereses  personales,  y nacionales.

 EL NACIMIENTO DE VENUS. BOTTICELLI

7.-NACE UNA NUEVA EDAD: EDAD MODERNA. EL RENACIMIENTO.

 Los hechos antes narrados son signo del final de la Edad Media y  el comienzo de la Moderna.

El nombre de renacimiento hace pensar que  su novedad viene marcada por la resurrección de algo ya sucedido en el pasado: se trata de revivir la cultura greco-romana.

Pero el renacimiento  es algo más.

El Renacimiento además de en las letras y en las artes, arquitectura, escultura y pintura especialmente , se hace presente en muy diversos ámbitos, las ciudades, por ejemplo, encerradas dentro de sus murallas se abren a las calles,  de esta forma van cambiando de aspecto la mayoría de las grandes ciudades europpeas.

Pero posiblemente donde el influjo del  Renacimiento se hace más significativo es en el pensamiento, un pensamiento  que pone   al hombre en el centro de la existencia. El hombre es el soberano de su propio destino, constructor de su propia historia, el hombre del que se habla, no es el que forma parte de una colectividad, sino el hombre como individuo, es por ello principalmente un humanismo.

            Los papas del Renacimiento, en su mayor parte, se dejaron llevar de la corriente más superficial de la nueva edad: favorecieron el arte, embellecieron Roma con sus construcciones, se convirtieron en mecenas de los artistas, se rodearon de sabios, muchos de los cuales sentían un profundo desprecio por la Iglesia, la mayor parte de ellos y el alto clero romano mancillaron con sus conductas la santidad de la Iglesia.

             El papa León XIII  en su carta al clero de Francia del 8 de septiembre de 1899 decía: El historiador de la Iglesia será tanto más apto para comprobar su origen divino…cuando sea más fiel al propósito de no disimular las pruebas que las   faltas de sus hijos y aún de sus ministros, han hecho sufrir a la Esposa de Cristo en el correr de los siglos.

 El final de este siglo (1492) conoció las hazañas llevadas a cabo por los españoles, la unidad de España y el descubrimiento de América, de  ellas  hablaremos en el próximo tema.   

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO .

1.- ¿ Còmo juzgarías las enseñanzas de Wiclef y si algunas de elllas podrían sostenerse desde la posición católica?

2.-¿ Crees que  Jesús admite que en su Iglesia la corrupción aparezca junto con la santidad.?

3.- ¿ Qué opinas de la afirmación del papa León XIII de que la fidelidad a la Iglesia exige no ocultar las sombras que en la misma han aparecido a lo largo de su historia.? 

LO QUE VA DE AYER A HOY.

EN TIEMPO DE CRISIS NO HACER MUNDANZAS. EDITORIAL DE VIDA NUEVA.

Publicado el 04.03.2011

(Juan Rubio) Fumata blanca desde Añastro en un cielo madrileño encapotado por la polución que se cierne sobre la “capital del dolor y de la gloria”, convertida esta semana en capital de la Iglesia española. Esto no es Ferraz ni Génova. Los periodistas, apostados en los pasillos de la Casa de la Iglesia, desconocen que, como les decía un prelado aviesamente sonriente, “los caminos del Señor no son nuestros caminos”.

Crujen los digitales, saltan las alertas en los móviles. El cardenal Rouco es reelegido. Blázquez continúa de vicepresidente. Un gesto de apoyo afectivo. El resto del Ejecutivo queda en el banquillo de reserva: Juan del Río, Asenjo Pelegrina, Julián Barrio, Francisco Pérez. El arzobispo Osoro se va a Valencia a prepararse para 2014. Sabe medir los tiempos y prepara rampas. El gran perdedor es el cardenal Martínez Sistach, que se dejó atrapar en la red de la lista elaborada en los aledaños de Madrid, y que le prometía la vicepresidencia con Rouco. Al catalán lo mandan a su periferia con humillación en el hemiciclo, aunque , para estar en la Permanente, presidirá la Comisión de Liturgia, como otrora hiciera el cardenal Marcelo González.

Seguirá fomentando el eje Roma-Barcelona y tragando el amargo cáliz de ese anticatalanismo agresivo de muchos prelados españoles. Se apoyaron en él quienes ahora crecen y lo dejan en la estacada; o es él quien los dejó tirados. Dudo que se repitan los almuerzos con quienes le hicieron creer que eran gigantes, cuando solo eran molinos de viento. Todo estaba bien atado y ha salido lo previsto. Los opositores se conformaron con un almuerzo y cena, con ausencias y silencios significativos y poca estrategia. En un rincón, Yanes y Dorado recordaban los viejos y tan distintos tiempos. Los nuevos prelados venían avisados por sus padrinos. No era su hora. Los arzobispos iban midiendo sus votos para no perder el sitio en las comisiones episcopales.

Lo decíamos aquí hace unas semanas: “Los obispos podrían renovar al cardenal de Madrid en aras a la comunión y luchar por las presidencias de cara al futuro. Prefieren esperar a que pase el siguiente trienio para pensar en el nombre del sucesor. Dar un paso adelante supondría quemar candidatos. No es inteligente. Lo que en algunos lugares se llama corporativismo, aquí se llama comunión. Y es eso lo que importa. Votar con las vísceras no es bueno” (VN, nº 2.740, p. 7)

Fumata blanca. Hábil con los tiempos, con fina inteligencia al medirlos, Rouco sigue impasible el ademán: “No pido trabajo, pero no lo rehuso”. Los obispos se lo han pedido y él acepta de mil amores. No les ha importado saber que en agosto presentará la renuncia al Papa y que obligan así al Pontífice a dejarlo tres años más en Madrid. Echarle la culpa a Rouco es quitarse el polvo de su propia camisa. Divide et impera. El cardenal sabía de esas divisiones.

Cañizares pedía en Vida Nueva la pasada semana que se votara responsablemente. Los obispos le han hecho caso. Ahora toca callar y ponerse a trabajar. Las credenciales de Rouco les han convencido: el Papa está cerca y no hay que pelearse; el Gobierno está colaborador, pese a las diferencias doctrinales. El escenario está listo. No hay que temer. Jugada maestra. En la escalera, unos suben y otros bajan. Solo Rouco sabe lo que hace. Continuismo total. Juan Rubio.

Por SIC el 11 de marzo de 2011

Nota de Prensa del Arzobispado de Madrid .año 2011

Ayer, jueves 10 de Marzo, un grupo de 50 jóvenes, en su mayoría chicas, entró irrespetuosamente en la capilla del Campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid, gritando eslóganes con un megáfono. Una vez dentro, rodearon el altar y leyeron textos y frases que, según decían, eran de autores cristianos sobre la mujer. También dieron lectura a un manifiesto con afirmaciones y juicios contra la Iglesia y sus enseñanzas. Y pusieron carteles en los tablones de anuncio de la entrada a la capilla, y en los bancos de la misma. Al terminar de leer el manifiesto, algunas chicas se desnudaron completamente de cintura para arriba y se pusieron a cantar rimas y eslóganes ofensivos contra la Iglesia, el Santo Padre y la fe cristiana, acompañados de blasfemias. Todo esto fue fotografiado y filmado por personas que los acompañaban.

Ante estos hechos absolutamente reprobables, que son objeto de delito, y que denigran en primer lugar a quienes los cometen, el Arzobispado de Madrid ha elevado su queja al Rectorado de la Universidad.

Además, el Arzobispado de Madrid recuerda que estas acciones son un atentado a la libertad de culto y una profanación de un lugar sagrado, lo cual conlleva penas canónicas en el caso de que quienes las han cometido estén bautizados.

Es indigno que, en una sociedad democrática donde se pide el respeto a las personas, a las instituciones religiosas y al derecho de la celebración pública de la fe en la Universidad Complutense -con la que la Iglesia mantiene una estrecha y amigable relación de colaboración-, algunos jóvenes puedan manchar con este tipo de comportamientos el buen nombre y trabajo de la comunidad universitaria.

About these ads