SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

EL SIGLO DIECIOCHO.

Primera parte.

 Los  acontecimientos ocurridos durante el siglo XVIII son tantos y de una importancia tal para la historia, especialmente, de occidente que resulta difícil hacer  un resumen de los mismos, aunque no sea más que bajo la perspectiva de la repercusión que ellos tuvieron en la Iglesia católica. De momento empezamos el TEMA haciendo un INDICE de los que nos ocuparemos y a lo largo de su desarrollo veremos si es necesario dividir este Índice en varias partes.

1.- La Ilustración y sus repercusiones en la Iglesia.

2.- La masonería y su actitud con la Iglesia.

3.- La persecución de la Compañía de Jesús y el decreto pontificio de su disolución.

4.- La revolución francesa y sus consecuencias para la Iglesia.

5.- Algunos aspectos de la vida de la Iglesia en éste siglo.

ESQUEMA  GENERAL SOBRE LA ILUSTRACIÓN

1.- LA ILUSTRACCIÓN Y SUS REPERCUSIONES EN LA IGLESIA.

 ¿Qué se entiende por ILUSTRACIÓN? Tratemos de describirla del modo más claro  y corto posible. Digamos que es un movimiento, una actitud, una corriente de pensamiento acerca del hombre, del poder de su razón, de su bondad natural, y del valor de las ciencias matemáticas y físicas, para el conocimiento y explicación de la naturaleza  que dan por resultado una actitud optimista ante la vida que está dirigido, al cambio del orden religioso, político, económico y científico. Esta dirección es lo que hace que hayamos descrito la Ilustración como un movimiento y no un sistema filosófico.

            La ilustración nace en Inglaterra, pasa posteriormente a Francia,  a Alemania, Austria,  a Italia y a España con repercusiones en sus colonias americanas. Esto nos da ya idea de la extensión del movimiento, que abarca prácticamente, de una manera más o menos profunda, lo que hoy denominamos mundo occidental. Pero aunque  en todas estas naciones se pueda hablar de la presencia de la Ilustración, anteriormente descrita, ésta tiene en cada uno de los  países mencionados, unas diferencias nada despreciables; nos ocuparemos de la Ilustración Francesa y de la  Española pues son los dos extremos del movimiento, desde el punto de vista de sus repercusiones en la Iglesia católica, que es lo que a nosotros interesa.

            La Ilustración Francesa se caracteriza por su racionalismo extremo que da lugar  al culto a la razón, como si ésta fuera una diosa, divina. Este culto llegó al extremo de intronizar una estatua representativa de la razón humana en la catedral de  Notre Dame de Paris. La razón humana es el único medio que tiene el hombre para el descubrimiento e interpretación  de la verdad en todos los órdenes de  realidad.  De este principio, se deduce que aquello que no pueda ser demostrado por la razón son puros mitos, ilusiones, en consecuencia la revelación no existe, los dogmas católicos por contradecir a la razón, no son científicos, el Dios cristiano y el misterio Trinitario es el  culmen de la irracionalidad. La razón a lo único que puede llegar es a demostrar la existencia de un Dios que no interviene para nada en el mundo,  por lo tanto no hay necesidad  de ninguna religión, pues Dios que hizo el mundo como el Gran Relojero se desentiende de él, una vez puesto en marcha, es el llamado Deismo, no hay pues Encarnación, ni providencia divina, ni Iglesia católica fundada por Dios, ni mandamientos de Dios, ni virtudes cristianas, ni amor cristiano, ni caridad cristiana ni nada que huela a religiones.

            La Iglesia católica  se distingue, dicen, por su intolerancia, intransigencia y atraso, decía Voltaire refiriéndose a la Iglesia católica: “Aplastemos a la Intolerante”. La Ilustración Francesa se distinguió por el rechazo frontal  de la Iglesia católica. Rousseau afirmaba en el Contrato social:” al soberano pertenece fijar los artículos de la religión del país, aunque no puede obligar a nadie a creer los artículos de fe de la religión del país, no obstante puede desterrar del Estado a quien no los crea, no por impío, sino por insociable… Y si alguno, después de haber reconocido públicamente estos dogmas, se porta como si no creyera, ¡sea condenado a muerte! Por haber cometido el  más grande de los crímenes… y prevaricado ante las leyes”

 LA GRAN ENCICLOPEDIA ILUSTRADA.

Los representantes más ilustres de la Ilustración francesa son: Voltaire, Rousseau, Montesquieu, Diderot, D, Alembert. Y la Gran Enciclopedia Ilustrada el depósito de todas las ideas de los Ilustrados franceses.

La Iglesia se defendió contra la Ilustración francesa con los medios tradicionales: excomunión, privación de sacramentos, censura de libros, peticiones para que intervinieran los poderes públicos, obras apologéticas…

            Por contradictorio que parezca, lo cierto es que quienes introdujeron en España el modernismo y la crítica ilustrada, fueron algunos sacerdotes. Así, la Compañía de Jesús, que como hemos indicado en otro lugar, tenía el monopolio de la enseñanza superior tanto en España como en las colonias americanas, en la Congregación de Roma celebrada en 1706  aprobó el estudio de las enseñanzas científicas de Descartes, así como que en 1748 se celebrara en el Seminario de Nobles de Madrid, regido por los jesuitas, un  congreso sobre las ciencias matemáticas, que repitieron después en Barcelona.

 FRAY BENITO JERÓNIMO FEIJÓ.          

El padre benedictino Benito Jerónimo Feijoo fue el introductor de la Ilustración en España, se trató no cabe duda de una Ilustración compatible con la ortodoxia católica, dirigiendo sus ataques contra la superstición, la excesiva credulidad y el fanatismo. Abogó por la reforma de las universidades atacando sus métodos, los temas de estudio, el olvido de las ciencias; decía en unas de sus Cartas Eruditas:

“Pero Excelentísimo Señor, ni de mis declaraciones, ni de las de otro algún particular creo se puede esperar mucho fruto en orden a introducir,  y extender el conocimiento de las Ciencias, y Artes útiles, de que en España hay tan escasa noticia. Es menester buscar más arriba el remedio, y subir hasta el Trono del Monarca para hallarle. ¿Y cuál es éste? Le erección de Academias Científicas debajo de la protección Regia; por lo menos de una en la Corte, a imitación de la Real de las ciencias de París. (Cartas eruditas, tomo III, Carta XXXI, al final)

Otro de los  eclesiásticos con nombre propio es el  jesuita José Francisco Isla, cuya novela, “Fray Gerundio de Campazas alias zote” es una diatriba contra los sermones llenos de ampulosidad y verborrea y carentes de contenido y saber, abundantes en su tiempo

            Así pues una minoría selecta formada por hombres “ ni ciegos ni fanáticos” leyeron a los enciclopedistas tomando de ellos lo que les pareció necesario, introduciendo en España el “espíritu del siglo de las luces”, surgiendo la llamada““Ilustración católica” .

            De una manera muy natural esta fórmula usada en España pasó a sus colonias americanas. La educación dada por la Compañía de Jesús tenía tan buena fama que se puede afirmar que quienes aparecen como “ ilustrados” en la historia, por ejemplo, de Méjico, son los formados en el Colegio de san Ildefonso, o en algún otro colegio mayor de los Jesuitas.

            Es un hecho que en las colonias americanas el siglo XVIII fue también una época de reformas. Se fundaron periódicos y universidades, se abrieron imprentas, academias y museos, escuelas de minas y de cirugía todo ello impulsado en su mayor parte por  instituciones religiosas.

            La Ilustración Alemana fue igualmente un producto autónomo más cercano a la Ilustración española que a la inglesa y francesa.

2.-LA MASONERÍA Y SU ACTITUD CON LA IGLESIA.

            En la difusión de la Ilustración inglesa y francesa corresponde un lugar de primer orden a la masonería.

            Prescindiendo de las imaginaciones que ligan a la masonería con los egipcios, el pitagorismo, los Templarios o que la hacen remontarse hasta el mismo paraíso terrenal, su origen más remoto hay que situarlo en los antiguos Gremios medievales, entre los que se encontraba el de los arquitectos ( masones) quienes mantenían en secreto sus técnicas constructivas. Fueron muy valorados por reyes y nobles. Hasta el siglo XVII este Gremio  conservó su espíritu religioso, bien católico o protestante.

            El cambio radical se produjo a partir del año 1717, año en el que cuatro logias profesionales de Londres  decidieron unirse en la Gran Logia de Inglaterra. A partir de ahí la antigua masonería, profesional, corporativa,  y constructiva pasó a la masonería doctrinaria, ideológica y política.

            De Inglaterra se difundieron por todas las naciones  europeas y fue uno de los factores fundamentales de la independencia de las colonias americanas.

            Debajo de la intrincada organización de sus grados, jerarquías y simbolismos, plena de ocultismo, se encubre una ideología similar a la de la Ilustración inglesa y francesa , tanto en el orden de las creencias religiosas, como morales, su objetivo puede reducirse  en estas palabras:” borrar entre los hombres las preocupaciones de casta, las distinciones convencionales de colores, opiniones  y nacionalidades, combatir el fanatismo y la superstición, extirpar los odios nacionales y con ellos , el origen de la guerra; llevar el progreso libre y pacífico según el cual cada individuo debe libremente desarrollar todas sus facultades, haciendo del género humano una sola familia de hermanos por el amor , la ciencia y el trabajo. Hermosas palabras ¿quien  dejaría de suscribirlas?

            Para realizar este programa, el obstáculo principal era el catolicismo, representación viva de la superstición, la intolerancia, la opresión y el servilismo.

             Los pasos a dar para el logro de su desaparición, debería comenzar por la difusión de las ideas ilustradas tal como se encontraban en la Gran Enciclopedia, posteriormente habría que buscar   situarse en los altos puestos políticos, de modo que se puede asegurar que  a partir de los comienzos del siglo XVIII la historia de las naciones está marcada por el signo masónico con su aspiración al dominio universal.

Ya en abril de 1738 había condenado Clemente XII, por la bula In Eminencia, las congregaciones masónicas, y, arreciando el peligro, renovó la condenación Benedicto XIV en 18 de mayo de 1751. La Iglesia siguió viva y ante tantas críticas y ataques, comienza a cultivarse la apologética, la patrística, la historia de la Iglesia, la liturgia y el derecho canónico. “No hay mal que por bien no venga”

 PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO.

 1.- ¿ Cómo situarías  la valoración de la Iglesia en este siglo.?

2.- ¿ Piensas que esta valoración es una consecuencia de la actuación de la Iglesia en siglos anteriores.?

3.-¿ Crees que la valoración  actual de la Iglesia tiene algo que ver con los acontecimientos relatados propios del siglo.?

MAPA DE EUROPA EN EL SIGLO XVIII.

SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

EL SIGLO DIECIOCHO.

Segunda parte.

Vamos  a ocuparnos de la temática que del mismo nos quedó del tema anterior, con la esperanza de no necesitar una tercera parte para acabar con el siglo.

 3.- La persecución de la Compañía de Jesús y el decreto pontificio de su disolución.

4.- La revolución francesa y sus consecuencias para la Iglesia.

5.- Algunos aspectos de la vida de la Iglesia en éste siglo.

6.- Nuevos Institutos religiosos fundados en el siglo.

File:Ihs-logo.svg

 LOGOTIPO DE LA COMPAÑÍA DE JESÚS: JESUCRISTO .HOMBRE. SALVADOR.

1.-LA PERSECUCIÓN  DE LA COMPAÑÍA DE JESUS Y EL DECRETO PONTIFICIO DE SU DISOLUCIÓN.

 Como hemos visto en Temas anteriores, la presencia de la Compañía de Jesús en la vida de la Iglesia está marcada por sus servicios a la misma, en el de la vida cristiana a través de los ejercicios espirituales, en sus renombrados teólogos como Francisco Suárez, en todos los niveles de la enseñanza y especialmente en la superior, en las misiones, en su obediencia al Romano Pontífice etc. etc. de forma que resulta inexplicable, no sólo  la persecución que sufrió en el presente siglo por instituciones laicas, especialmente, por  las monarquías borbónicas europeas que seguían considerándose cristianísimas, por el jansenismo y la ilustración, sino el  que  su extinción  fuera decretada por el mismo papa.

            El que podíamos llamar calvario de los jesuitas comenzaría por su expulsión de Portugal en 1759, en Francia el 1764 y en 1767 de España y de sus colonias americanas, terminando poco después el  1773 con su crucifixión, decretada su extinción por el Papa Clemente XIV.

            ¿Cuáles fueron las causas que llevaron a la extinción de la Compañía? Con estas palabras las sintetiza Marcelino Menéndez y Pelayo en  su Historia de los heterodoxos españoles: queríase a toda costa acabar con los jesuitas, y cuando el siglo XVIII vino aunáronse para la común empresa jansenistas y filósofos.El impulso venía de Francia. Salieron a relucir el probabilismo, el regicidio, los ritos chinos y malabares, el sistema molinistade la gracia; y juntamente con esto se les acusó de comerciantes y hasta de contrabandistas, de agitadores de las misiones del Paraguay y de mantener en santa ignorancia a los indios de sus reducciones para eternizar allí su dominio.”

            El jesuita P. Pinedo, sintetiza las causas en dos grupos. El primer grupo, que él llama causas internas y entre ellas: la intromisión en la política por medio de los confesores reales; el control de la administración de los estados,  por sus alumnos; la tendencia de los confesores jesuitas al llamado laxismo, consistente en no dar importancia a pecados tenidos por graves por otros moralistas y por los jesuitas leves.

            Entre las externas,  las incluidas en el texto de Menéndez Pelayo y la envidia de algunas otras órdenes religiosas que veían con malos ojos  el influjo de los jesuitas en el campo de la enseñanza y lo que ellos llamaban “orgullo jesuítico”. Es casi motivo de risa lo que Carlos III, el rey español, aconsejaba a su hijo el rey de Nápoles “ que expulsara inmediatamente a los jesuitas de su reino, pues temía que iban a atentar contra su vida en venganza de las vejaciones que habían sufrido por parte suyaEsta idea se fundaba en la doctrina jesuítica, propia de Santo Tomás, de que el bien común de una nación  podría justificar el tiranicidio, es decir, el dar muerte al tirano, rey o presidente de una nación, tal como aparece en la obra del jesuita Juan de Mariana “De rege et regis Institutione.

  EL MOTÍN DE ESQUILACHE         

Otros historiadores hablan de que el motivo de la expulsión de los jesuitas de España fue la acusación de la participación de los mismos en los motines ocurridos por diversas causas en la nación, contra Carlos III, tales como el motín de Esquilache, o  el motivado por la carencia de abastecimientos en Madrid, así como por la ausencia de iluminación en las calles madrileñas. Causas ninguna fundamentada históricamente,  y aún en la hipótesis, también improbable, de que algún jesuita pudiera haber influido en ellos, en nada se justificaba un castigo a toda la Compañía incluida la de los jesuitas presentes en las misiones, de las distintas  colonias españolas.

            ¿Pero que llevó al papa a decretar la extinción de la Compañía de Jesús en toda la Iglesia?

            Básicamente la debilidad e inexperiencia de un pontífice, como Clemente XIV, quien presionado  y amenazado con la provocación de un Cisma por los ministros y embajadores borbónicos y algunos cardenales enemigos de los jesuitas, terminó cediendo  un 21 de julio de 1773. El general de la Compañía, padre Ricci, se limitó a decir “Yo adoro las disposiciones de Dios. Fue encarcelado y recluído en las prisiones del castillo de Santángelo, donde murió el 24 de noviembre de 1775. Los jesuitas españoles fueron llevados inicialmente a los Estados Pontificios contra el deseo del papa que no los dejó entrar en sus dominios. Miles fueron los jesuitas extinguidos entre ellos los más de 5.000 provenientes de las misiones americanas.

            La Compañía de Jesús no se extinguió del todo, Federico II de Prusia, y Catalina II de Rusia, prohibieron la promulgación del decreto de extinción  en sus estados. Este pequeño rescoldo permitiría el renacimiento de los jesuitas.

 LA REVOLUCIÓN FRANCESA EN CHILE.

4.-LA REVOLUCIÓN FRANCESA Y SUS CONSECUENCIAS PARA LA IGLESIA.

  La llamada revolución francesa es un suceso de gran  importancia en todos los países occidentales y con grandes repercusiones para la Iglesia. Tal revolución supuso en Francia la eliminación del Antiguo Régimen que tenía organizada la sociedad  en tres grupos o estados sociales: El grupo integrado por la nobleza, el constituido por el clero y finalmente el integrado por el pueblo. La revolución consistió en llevar al tercer estado, al pueblo al poder político, convirtiendo al clero en dependiente del estado y  privar a la nobleza sus  privilegios

            Antecedentes de la revolución francesa  fue el triunfo del parlamentarismo en Inglaterra, aplicación de la doctrina de que el poder radicaba en el pueblo.

La independencia de los Estados Unidos con un régimen político similar al inglés y las ideas de la ilustración francesa: Montesquieu defendió la separación de los poderes : el poder legislativo propio del parlamento, el ejecutivo detentado por el gobierno y el judicial propio del estamento jurídico, tal idea necesitaba de una Constitución que regulara el  funcionamiento de los tres poderes y se la proporcionó la doctrina de Rousseau de que  el poder político residía en el pueblo, desechando la teoría del origen divino del poder residente en el monarca.

            Estas ideas políticas eran una invitación a la salida revolucionaria, una revolución que efectivamente se produjo y que  duró de 1789 a 1799 pasando por cuatro etapas: Asamblea constituyente. Asamblea legislativa, Convención y Directorio, terminando con el acceso al poder por el general Napoleón Bonaparte quien, tras ser nombrado primer Cónsul  saliendo victorioso de los ataques de la coalición del conjunto de naciones unidas contra Francia, acabó autodenominándose emperador de Francia y de la mayor parte de Europa.     

TEMPLO EN GANTE. FRANCIA.  UTILIZADO COMO GUSRDERÍA DE CABALLOS DURANTE LA REVOLUCIÓN FRANCESA.

¿Qué consecuencias tuvo para la Iglesia la revolución francesa?

            Aunque la revolución inicialmente perseguía una renovación política y social, al estar la Iglesia muy unida a la monarquía siendo el primero de los estados privilegiados, junto con la nobleza del antiguo régimen y dado que la revolución estuvo impulsada por las ideas anticristianas de la Ilustración, la Iglesia fue una de las principales víctimas de la revolución: monjas de clausura ajusticiadas, algunos sacerdotes obligados a hacer juramento a favor de la revolución, destrucción de monumentos, nacionalización de los bienes eclesiásticos, supresión de las órdenes religiosas contemplativas, separación de la Iglesia francesa de su dependencia del papado, total dependencia de la misma del poder nacional, la mayor parte de estas consecuencias estaban contenidas en la “ constitución civil del clero”. Sólo 4 obispos de los 133 existentes en Francia aceptaron esta constitución.

            En 1791 el papa Pío VI condenó la “constitución civil del clero” como contraria a la misma esencia de la Iglesia. En represalia la Asamblea legislativa, movida por la comuna revolucionaria de París, asesinó a sacerdotes acusándoles de traidores cuando Prusia comenzó a invadir Francia. Fue en la llamada etapa “del terror” de septiembre de 1792 en la que Robespierre mandó a la guillotina a miles de monárquicos moderados, e incluso a revolucionarios como Danton. También guillotinaron al monarca Luis XVI y a María Antonieta su esposa.. En ese mismo septiembre fue abolida la monarquía y el calendario gregoriano.

  PAPA PÍO VI.         

El papa Pío VI fue secuestrado por Napoleón, muriendo en poder del secuestrador a los 82 años de edad. En su tumba podía leerse: “ Pío VI, último Papa”

            Con la revolución francesa podemos afirmar que nacía la época contemporánea para Europa, de ella brotarían como ramas de su tronco: la libertad, el orden constitucional, la soberanía popular, la concepción de la nación en torno a una misión histórica; con ella acabaría igualmente el Antiguo Régimen con su clasificación en estamentos : Iglesia, Nobleza y Clero, la idea del poder divino de los reyes, el absolutismo del poder, la separación entre la Iglesia y el Estado, ideas todas estas sintetizadas en su lema: Libertad, igualdad, fraternidad que tiene raíces cristianas y que hoy forman parte de nuestra mentalidad.

 5.-ALGUNOS ASPECTOS DE LA VIDA DE LA IGLESIA EN ESTE SIGLO.

  A pesar de las ideas y hechos en su mayor parte anticristianos acontecidos en este siglo, podemos decir que tales ideas no calaron aún en la vida del pueblo siendo patrimonio de los círculos elitistas de la sociedad, por ello la Iglesia continuó su vida, conservando sus creencias, realizando sus servicios, dando lugar al nacimiento de santos y santas en su seno así como nuevos institutos religiosos de los que informamos a continuación.

 LA SALLE FUNDADOR DE LAS ESCUELAS CRISTIANAS

6.- LA CONGREGACIÓN DE LOS HERMANOS DE LAS ESCUELAS CRISTIANAS.

            Una memoria escrita en Ruán  el año 1727, dos años después de la muerte de Juan Bautista De La Salle expresa scintamente lo que Juan Bautista persiguió con su fundación.

El Señor De La Salle … tuvo la idea de crear escuelas en las que los hijos de los artesanos y de los pobres aprendieran gratuitamente a leer, escribir y aritmética, y recibieran una educación cristiana por medio de catecismos y otras instrucciones apropiadas para la formación de buenos cristianos. Con este propósito reunió un grupo de hombres solteros. Trabajó para hacerles vivir de un modo coherente con el fin de su Instituto, y para renovar la vida de los primeros cristianos… les compuso unas Reglas…”

            La Congregación nacida en Francia se vio afectada por los sucesos provocados por la Revolución Francesa quedando en suspenso de 1792 a 1805. Solamente un pequeño grupo de Hermanos siguió viviendo en Italia al cobijo de los Estados Pontificios.

             La restauración del Instituto supuso un crecimiento extraordinario  primero en Francia  y también fuera de ella en 35 países del mundo.

Actualmente, el ministerio de los Hermanos se desarrolla junto a unos 60.000 colaboradores seglares y más de 750.000 alumnos en 85 países.

 PASIONISTAS DE DAIMIEL, ESPAÑA, MÁRTIRES DE LA GERRA CIVIL ESPAÑOLA.

7.- CONGREGACIÓN DE LA PASIÓN.

  El Nombre oficial Congregationis Passionis, y siglas C.P.) conocidos como pasionistas, es una congregación religiosa fundada el 22 de noviembre de 1720 por san Pablo de la Cruz en el convento en el Monte Argentarrio en Italia.son 2500 en todo el mundo, la Orden cuenta con conventos y seminarios en todos los continentes.

 8.-. LA CONGREGACIÓN DEL SANTÍSIMO REDENTOR 

            San Alfonso María de Liguori fundó en 1732 en el sur de Italia la Congregación del Santísimo Redentor, popularmente llamada Congregación de los Redentoristas. Los Redentoristas se esfuerzan por seguir el ejemplo de Jesucristo Redentor predicando el evangelio a los pobres (cf. Lc 4,14–21). La Congregación nació como respuesta a las necesidades espirituales de los más abandonados, de las gentes pobres en zonas rurales, en las montañas, lejos de la ciudad de Nápoles. Actualmente presentes en 77 países, los Redentoristas cuentan con 5.500 sacerdotes, hermanos y seminaristas que profesan los votos de pobreza, castidad y obediencia.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO.

1.- ¿ Crees que la Iglesia tuvo algo que ver con el estallido de la Revolución francesa.

2.- ¿ Si estás siguiendo la síntesis de la Historia de la Iglesia que es lo que más te está llamando la atención desde un punto de vista positivo.

3.-¿  que te sugiere la capacidad de regeneración interior que muestra la Iglesia a través de sus dosmi años de existencia?

APUNTES PARA UNA HISTORIA DE LA IGLESIA DE HOY.

 Publicado el 18.03.2011

SOBRE LA PRESENCIA DE LAS CREENCIAS RELIGIOSAS EN LA SOCIEDAD SECULARIZADA.

FRANCISCO TORRALBA.

(Texto y fotos: Glòria Carrizosa) Francesc Torralba (Barcelona, 1967), doctor en Filosofía y Teología, tiene un expediente académico brillante. Profesor de la Universidad Ramon Llull de Barcelona, es un prolífico autor con más de medio centenar de libros sobre temas muy variados. En los últimos tiempos, se ha convertido en el humanista cristiano más mediático de Cataluña. No solo tiene prestigio en el ámbito académico, sino que su mensaje, bien construido, y su look actual son sinónimos de credibilidad para el gran público. “Quería hacer llegar los grandes temas filosóficos a la gente, y por eso me arriesgué a salir en los medios”.

Ahora afronta un nuevo reto: el nuevo Gobierno que ha accedido a la presidencia de Cataluña, presidido por Artur Mas, de Convergencia i Unió, le ha nombrado presidente del recién creado Consejo Asesor de Diversidad Religiosa, un organismo pionero en España.

- ¿La creación de este Consejo es un primer paso para que se escuche la opinión de las diferentes religiones?

- Es una oportunidad de primer orden. Cuando se hizo el mapa de la diversidad religiosa en Cataluña, hace dos años, elaborado por Joan Estruch, que es sociólogo de la religión en la Universidad de Barcelona, apareció un mapa relativamente complejo. En zonas donde hay más inmigración, hay más diversidad religiosa, por ejemplo en Santa Coloma de Gramenet, donde hay una gran pluralidad étnica, cultural y lingüística. La diversidad es un hecho emergente, y todo indica que se incrementará en el futuro. Por tanto, se necesita un órgano de deliberación para ver qué une a las distintas confesiones religiosas, ver qué tipo de dificultades tienen en el espacio público para manifestar sus creencias, y también, naturalmente, que puedan ser escuchadas. Será una voz, nunca vinculante, pero al menos expresará una laicidad positiva respecto al hecho religioso. También puede ser un órgano pionero en otras comunidades de España que puede ayudar a lidiar en determinados conflictos, a limar asperezas, a romper prejuicios ante el fenómeno religioso. En definitiva, puede ayudar a un Gobierno a ser muy cauteloso cuando legisle en temáticas religiosas.

- ¿Cuál es el modelo a seguir y quién formará parte de este organismo?

- No puedo contestar todavía sobre las personas que formarán parte del mismo. Creo que lo ideal sería que el Consejo de Diversidad fuera realmente representativo y estuviera integrado por personas que, más allá de sus creencias, tengan una visión con cierta perspectiva del fenómeno religioso. Por tanto, además de los representantes de las religiones, me gustaría que estuvieran presentes expertos en esta temática para que puedan proyectar luz a partir de su competencia profesional.

- En algunas ocasiones, las religiones son más fuente de conflicto que de paz. ¿Se van a valorar temas como la indumentaria en la vida pública o la libertad de celebración de culto?

- Así es, las relaciones entre las creencias y la sociedad democrática no siempre son fáciles. Vamos a valorar cuál debe ser la presencia de lo religioso en el ámbito de la escuela pública, en los hospitales públicos, en las cárceles. Los medios acostumbran a recoger los elementos de tensión, donde no hay acuerdo, o hay un debate muy abierto entre lo religioso, lo social y lo político. Pienso que este Consejo puede aportar mucha luz sobre estas cuestiones y, sobre todo, mostrar los aspectos más nobles, más positivos que aportan las tradiciones a la sociedad. Las religiones, en contexto de crisis, están haciendo una labor muy intensa, pero discreta, de apoyo a personas en situación de gran fragilidad. Queremos demostrar que las tradiciones religiosas son un activo en el conjunto de la sociedad democrática, plural, abierta.

Laicismo por reacción

- Por otra parte, en nuestra sociedad avanza un laicismo a veces agresivo…

- Ciertamente, hay distintas actitudes ante el hecho religioso, y una de ellas es el laicismo, que desearía que todo lo que tiene que ver con el ámbito religioso se desarrollara en una estricta privacidad. El Estado es aconfesional; o sea, que todos los centros que dependen de él deben ser neutros desde este punto de vista. Pero la sociedad no es aconfesional, sino que es plural. El reto es ver cómo gestionamos esta pluralidad en un Estado aconfesional: en sus escuelas, hospitales, prisiones, centros de servicios sociales, en sus administraciones jurídicas, etc. Lo que el Estado no puede exigir es que la sociedad sea neutra. Pienso que hay un laicismo por reacción, no por convicción, que considera que la religión es un tumor maligno en la sociedad que genera una especie de metástasis. Y hay otro laicismo, a la defensiva, ante una actitud que considera lo religioso demasiado invasivo en la vida pública. Tengo la impresión de que es un laicismo que hace mucho ruido, pero que no es mayoritario.

Por SIC el 23 de marzo de 2011

ESTADISTICAS SOBRE EL ESTUDIO DE LA RELIGIÓN EN ESPAÑA.

La Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis de la Conferencia Episcopal Española (CEE) ha elaborado el informe anual sobre el número de alumnos que reciben formación religiosa y moral en la escuela. Los datos han sido recabados a través de las Delegaciones Diocesanas de Enseñanza que, a su vez, los han recibido de los directores de los colegios.
En el curso 2010-2011, la enseñanza religiosa y moral católica es una vez más la opción mayoritaria, escogida voluntariamente por tres de cada cuatro alumnos. En la actualidad cursan la asignatura 3.172.537 alumnos sobre un total de 4.470.191, lo que representa un 71%.

Datos por tipos de centros
Por tipos de centros, el porcentaje de alumnos que cursan religión en la Escuela Católica es del 99,2%. En los de titularidad estatal, la media porcentual entre todas las etapas es del 62,7% y en los de iniciativa social civil, la media se sitúa en el 69,6 %.
La media total, del 71%, supone un descenso de un 1% en el porcentaje de alumnos con respecto al curso pasado. Los datos son muy significativos si tenemos en cuenta las dificultades a las que debe enfrentarse en su entorno la enseñanza de esta asignatura.

Emergencia educativa

En el informe, los obispos subrayan “la importancia de la formación religiosa para las nuevas generaciones, tan necesaria para el crecimiento armónico, humano, espiritual y religioso de los alumnos en edades tan cruciales del crecimiento de la persona. Ante la situación actual de la educación, que el Papa Benedicto XVI ha calificado como urgencia educativa, es tiempo de decisiones importantes para los hijos, superando las dificultades que, a veces, se aplican a la enseñanza religiosa: la nula, escasa o sesgada información a la hora de matricular a los hijos; el mismo menosprecio que, en ocasiones, se hace de los profesores, impidiendo el normal desarrollo de su actividad; el traslado del horario de las clases de religión a la primera hora o a la última del día, invitando así a los alumnos a no asistir a estas clases; la minusvaloración frecuente de la aportación de la religión a la educación de los alumnos. Estas y otras situaciones son causa de discriminación de la enseñanza religiosa escolar, van contra los derechos fundamentales de los padres y perjudican el auténtico, pacífico y verdadero progreso humano, espiritual y religioso del alumno”.

Invitación a los padres católicos

La Conferencia Episcopal Española ha denunciado en diversas ocasiones que la Ley Orgánica de Educación (LOE) ha introducido trabas inaceptables para que los alumnos opten en igualdad de oportunidades por la enseñanza de la religión católica en los distintos tramos de enseñanza y ha destacado cómo, a pesar de las graves dificultades, los padres y alumnos ejercen cada año, voluntaria y mayoritariamente, su derecho fundamental de elegir la formación religiosa y moral católica.
Por ello, los obispos les agradecen la confianza depositada en la Iglesia y en particular reconocen la labor de los profesores de religión que, en medio de tantos obstáculos jurídicos, académicos y sociales, sirven con empeño y entrega a sus alumnos. Además, invitan a los padres católicos a que apunten a sus hijos a clase de religión. “Sabed –les dicen con palabras del Papa – que eliminar a Dios significa romper el círculo del saber. Es imprescindible el papel educativo de la enseñanza religiosa católica como disciplina escolar en diálogo interdisciplinar con las demás. De hecho, contribuye ampliamente no sólo al desarrollo integral del estudiante, sino también al conocimiento del otro, la comprensión y el respeto recíproco”.

About these ads