ELCONSEJO MUNDIAL DE LAS IGLESIAS Y EL ECUMENISMO.

Dentro de la categoría  OTRAS IGLESIAS CRISTIANAS nos vamos a ocupar del estudio del CONSEJO MUNDIAL DE LAS IGLESIAS ya que en el mismo están incluidas el mayor número de las Iglesias cristianas existentes en la actualidad, en busca de la unidad, y en cuanto que lo consideramos como la más amplia expresión organizada del movimiento ECUMÉNICO moderno. El INDICE del tema nos anticipa su contenido.

1.- Antecedentes históricos: Síntesis  histórica del movimiento ecuménico cristiano.

2.- Nacimiento y fines del Consejo Mundial de las Iglesias.

3.- Desarrollo histórico del mismo.

4.-Iglesias miembros.

5.- La Iglesia Católica , Apostólica Romana y el Ecumenismo.

 NATHAN SÖDERBLOM.

1.-ANTECEDENTES HISTÓRICOS.

El movimiento Ecuménico cristiano se puede decir que nació en el año 1910 en la Conferencia Misionera Mundial en Edimburgo. En esta Conferencia se creó un Comité de Continuación encaminado a seguir  dando pasos hacia la unidad. Robert Gardiner fue nombrado secretario del Comité.

En 1914  Robert Gardiner mandó una carta de invitación al Cardenal Gasparini. El papa Benedicto XV contesta que es él quien se considera a sí mismo como la causa de la unidad de la Iglesia.

En 1919 Una delegación de obispos episcopalianos en busca de la unidad  es recibida por Benedicto XV quien les dice que la única unidad posible es su vuelta a la Iglesia Católica..

Nathan Söderblom, obispo luterano de Upsala, Suecia en una carta abierta , sugiere la creación de un Consejo Ecuménico de las Iglesias, indicando que el camino para llegar a la unidad era la colaboración en acciones prácticas, consecuencia del mismo fue  la celebración en 1920  de la Conferencia “ Vida y Acción” a la que acudieron delegados de la Iglesia Ortodoxa. Juan Mott, metodista es también un enamorado del ecumenismo siendo su lema: “ Mediante la acción unida de todos demos muestra de que el ecumenismo es una realidad, dejando a la Providencia manifestarnos el camino a seguir” Nathan Söderblom  recibió en 1930 el premio Nobel de la Paz. En 1946 Juan Mott recibió igualmente el Premio Nobel de la Paz y fue presidente Vitalicio del Consejo Ecuménico. Un Comité  de Continuación de la Conferencia Misionera Mundial en Ginebra sientan la  bases del Movimiento Fe y Constitución.

En 1925 se reúne en Estocolmo la Conferencia del cristianismo práctico. También en Estocolmo se reúne el Comité de Continuación de la Conferencia Misionera Mundial, para programar la  Conferencia Mundial de Fe y Constitución  que se reúne por Primera vez en 1927 en Lausana con el objetivo de lograr la unificación en la Doctrina.

En esta etapa pues del camino hacia la unidad  los Movimientos Vida y Acción  y Fe y Constitución fueron quienes por distintas vías emprendieron el camino hacia la unidad de las Iglesias. Tales Movimientos son representantes destacados del ecumenismo Protestante.

El Ecumenismo Católico en estos años iría por otras vías considerando que la separación de las Iglesias Otodoxas y Protestantes fue una herida sangrante inflingida a la Iglesia de Cristo, hasta confluir en la actualidad, desde posiciones distintas, con el Movimiento Ecuménico emprendido por el Consejo Mundial de las Iglesias, al Movimiento Ecuménico Católico nos referiremos en el punto 5 de este Tema.

EL PAPA CON EL METROPOLITA DE MOSCÚ EL AÑO 2005

2.-NACIMIENTO DEL CONSEJO MUNDIAL DE LAS IGLESIAS.

El Consejo Mundial de las Iglesias inicia su andadura  con la redacción de un Estatuto, fijado provisionalmente en Utrech el año 1938, tal Estatuto debido a la segunda Guerra Mundial no fue adoptado hasta la Asamblea de Ámsterdam, en 1948 año en el que se creó el mismo al unirse los Movimientos Vida y Acción y Fe y Constitución.

En esta  su primera Asamblea General participaron 147  Iglesias, de la Comunión Anglicana, Protestantes, Iglesias Ortodoxas y otras Iglesias orientales. No había ningún católico presente  como representante oficial de la Santa Sede pues ésta  no concedió los permisos para asistir como observadores, aunque había católicos asociados a los participantes y orando por el éxito de la empresa.

El Consejo nace  como una comunidad de Iglesias autónomas sobre  las que el mismo no tiene ninguna autoridad vinculante, naciendo de una elección libre de pertenencia a la misma. El Arzobispo Temple, expresa esta autonomía al decir: “cualquier autoridad que pueda tener consistirá en la fuerza que tenga en las iglesias por su sabiduría”

El objetivo que el Consejo persigue es “ llamar unos a otros con la finalidad de ser un signo visible de la unidad en una fe y una comunión eucarística expresada en el culto y en la vida común en Cristo, y para avanzar en la unidad para que el mundo crea.”

La base  doctrinal sobre la que el Consejo inició su camino fue la aceptación de nuestro Señor Jesucristo como Dios y Salvador. Sólo una base tan amplia podría servir para aglutinar a  iglesias tan distantes las unas de las otras.


IGLESIA ECUMÉNICA DE GRAN CANARIA.

3.-DESARROLLO HISTÓRICO DEL MISMO.

Hitos importantes del caminar del Consejo han sido las Asambleas celebradas en Evanhston en 1954; Nueva Delhi 1961; Upsala 1968; Vancouver 1983; Canberra 1992.

La base doctrinal del Consejo se amplió en 1961 para incluir referencias a las Sagradas Escrituras , a la Sma. Trinidad y a la vocación común de las Iglesias. El texto de la ampliación dice así: “ El Consejo Mundial de las iglesias es una comunidad de Iglesias que confiesan al Señor Jesucristo como Dios y Salvador según las Escrituras, y procuran responder juntas a su vocación común, para gloria del único Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo.”

Como se ha indicado anteriormente  el Movimiento Fe y Constitución forma parte del Consejo  siendo su objetivo desde sus orígenes “ proclamar la unidad de la Iglesia de Jesucristo y exhortar a las iglesias a alcanzar el objetivo final de la unidad visible”.

Los medios principales para lograr este objetivo son los encuentros de estudio sobre las cuestiones teológicas que actualmente dividen a las iglesias. En la actualidad son objeto de estudio tres cuestiones: Bautismo, Eucaristía y Ministerio.

Uno de los resultados de la reflexión sobre estos temas fue la publicación de un Documento  de Fe, y Constitución Bautismo, Eucaristía y Ministerio. Este Documento fue enviado a todas las iglesias miembros, junto con un cuestionario y la recomendación de que se estudiara detenidamente. Las respuestas se reunieron en seis volúmenes y lo que es más importante, el Documento ha impulsado a algunas iglesias a cambiar sus prácticas litúrgicas, y otras han iniciado conversaciones finalizadas en acuerdos y medidas encaminadas hacia la unidad.

3.-IGLESIAS MIEMBROS DEL CONSEJO MUNDIAL DE LAS IGLESIAS.

En 2005, el Consejo contaba con una afiliación de 348 iglesias. Aunque la mayoría de las iglesias fundadoras del Consejo fueron europeas y norteamericanas hoy la mayoría están en África, Asia, el Caribe, América Latina, Oriente Medio y el Pacífico, a continuación reseñamos las FAMILIAS en las que se agrupan estas iglesias.

Familias de iglesias;Iglesias instituidas en África; Iglesias anglicanas; La Iglesia Asiria; Iglesias bautistas; Iglesia Católica; Discípulos de Cristo/Iglesias de Cristo; Iglesias evangélicas; Amigos (Cuáqueros); Iglesias de santidad; Iglesias luteranas; Iglesias menonitas; Iglesias metodistas; Iglesias moravas; Iglesias vetero  católicas; Iglesias ortodoxas (bizantinas); Iglesias ortodoxas (orientales); Iglesias pentecostales; Iglesias reformadas; Ejército de Salvación; Iglesia Adventista del Séptimo Día; Iglesias unidas y en vías de unión; Iglesias libres e independientes.

Estas iglesias miembros suman cerca de 500 millones de cristianos en más de 120 países.

MONJAS ECUMÉNICAS CON SU FUNDADOR.

La Iglesia Católica no es miembro del Consejo Mundial de las Iglesias, pero ha trabajado  con él hace varias décadas, enviando observadores a todas las reuniones principales del Consejo. Un grupo de trabajo entre la Iglesia Católica y el Consejo viene funcionando desde  1965, mostrando cómo el tema de la unidad de las iglesias es también un asunto de extraordinario interés para la Iglesia Católica. Lo vemos de una forma más explícita en el apartado siguiente.

EL PAPA JUAN PABLO II CON LOS MIEMBROS DEL CONSEJO Y REPRESENTANTES DE OTRAS RELIGIONES.

5.-LA IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA ROMANA Y EL ECUMENISMO.

Paralelamente al Movimiento Ecuménico Protestante  surgió un Movimiento Ecuménico en la Iglesia Católica.

En 1925 se organizaron encuentros denominados como “ Diálogos de Malinas” entre el Cardenal Mercier, arzobispo de Malinas y primado de la Iglesia en Bélgica y la Iglesia anglicana.

En 1930, el padre José Metzger fundo la Asociación “ Una Sancta, con el objetivo de fomentar el diálogo ecuménico.

El Padre Watson un cristiano protestante convertido al catolicismo fundó el Octavario por la Unión de los Cristianos, una semana de oración del 18 al 25 de enero , a favor de la unión ded los cristianos que en la actualidad ha adquirido dimensiones mundiales.

El Papa Juan XXIII marcó un hito importante en el movimiento ecuménico católico. El anuncio de la celebración del Concilio Vaticano II se recibió como si su objetivo central fuera el lograr la unidad de las iglesias. Varias confesiones cristianas, anglicana, luterana, metodista, cuáquera y otras   participaron como observadores  en el Concilio Vaticano II.

CAPILLA ECUMÉNICA DE LA PAZ EN ACAPULCO. MÉJICO

En 1960  este mismo papa fundó el “Secretariado para la Unión de los Cristianos”, fue el Cardenal Bea quien inicialmente asumió la presidencia del Secretariado.

El Decreto “ Unitatis Redintegratio” del Concilio Vaticano II sentó las bases doctrinales y líneas prácticas del ecumenismo católico.

A partir de la celebración del concilio los encuentros entre los líderes de las iglesias cristianas y los papas se multiplicaron.

Gestos como el levantamiento de las excomuniones mutuas entre católicos y ortodoxos crearon un nuevo clima entre las iglesias, de forma que uno de los mayores frutos de todas estas acciones es, como mínimo, anunciar la buena nueva de nuestro señor Jesucristo, bien proceda de “Pablo o Apolo”e invitando a escuchar lo que “dice el Espíritu a las Iglesias,” hasta ver realizado el deseo del Señor  Jesús: Padre que todos sean uno como tú y yo somos uno.”( Cf. Juan 27,21.)

ENCUENTRO ECUMÉNICO.

(Pedro Langa Aguilar- Teólogo y ecumenista) Entre libertad religiosa y persecuciones. Así ha discurrido el año en el diálogo interreligioso. Sus citas de El Cairo, Kuala Lumpur, Barcelona y el Vaticano denuncian falta de libertad religiosa en numerosos países y guerra sin cuartel contra los cristianos, ensombreciendo un período que se esperaba risueño y acaba con denso balance de luto y lágrimas: nada menos que 170.000 seguidores de Cristo pierden al año su vida por la fe. Pese a lo cual, ha sido fecundo y positivo.

El buen rollo entre judíos y católicos presidió la Comisión Bilateral Permanente de la Santa Sede y el Gran Rabinato de Israel, la visita de Benedicto XVI a la Sinagoga de Roma en enero, y ya en septiembre, el telegrama al rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni.

Ello no es óbice, repito, para reconocer con el Patriarca de Jerusalén que Tierra Santa todavía es “Iglesia del Calvario” que invita, sobre todo, a poner tierra por medio.

Católicos y musulmanes alzaron su voz en El Cairo contra la manipulación de las religiones, y en noviembre hizo lo propio el séptimo Coloquio de Teherán, publicado a raíz del sangriento asalto de fundamentalistas islámicos a la catedral siro-católica de Bagdad.

Los ataques a cristianos, en resumen, no han hecho sino recebarse durante el año que acaba, pese al Sínodo para el Oriente Medio y a un Vaticano partidario a toda costa de la colaboración católico-musulmana.

Panorama menos sombrío en ecumenismo.

Kurt Koch, nuevo presidente del dicasterio de la Unidad de los Cristianos

Aquí los destellos han sido memorables, y sus fuentes van del Octavario y las fiestas patronales de Roma y Constantinopla, a puntuales acontecimientos, como el relevo en la dirección del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos (PCPUC) (Kurt Koch por Walter Kasper), el 70º aniversario de Bartolomé I, el 70º de la fundación de Taizé, el 100º de la Conferencia Misionera Mundial de Edimburgo y el 50º del PCPUC, a cuya Asamblea Plenaria Benedicto XVI recordó que el ecumenismo no es “negociar un acuerdo”, sino “la unidad en la verdad”.

Para Roma y la Ortodoxia, 2010 ha sido esperanzador y saludable, entre otras cosas, por el viaje de Benedicto XVI a Chipre, de “gran importancia histórica”, y por el exhorto de Bartolomé I al Comité conjunto del CCEE y la KEK a “no tener miedo” al ecumenismo.

“Unidad sinfónica” con los anglicanos

Comunidades anglicanas de EE.UU. y Canadá piden ingresar en la Iglesia católica, y el cardenal Levada explica en Kingston el 16 de marzo que el mundo espera una “unidad sinfónica”, o sea, que transforme a la Iglesia enriqueciéndola.

El primado anglicano Rowan Williams visita a Benedicto XVI el 18 de noviembre y admite cosas positivas en los Ordinariatos.

Tal vez su mejor contexto sea el viaje papal a Inglaterra y Gales, concluido con la beatificación de Newman.

 quijotediscípulo.

About these ads