IGLESIA METODISTA DE SANTIAGO

JUAN GUERRERO PASTOR DE LA IGLESIA METODISTA DE COLOMBIA HACE UNA RESEÑA SOBRE SU COMUNIDAD.

La iglesia metodista fue fundada en el siglo XVIII por Juan Wesley. Talvez Wesley se revolcaría en la tumba si escuchase decir que él fue quien fundó esta Iglesia. En realidad nunca quiso fundar una nueva iglesia. Esto lo consideraba arrogante, pues pensaba que quien funda una iglesia necesariamente es por que considera que las existentes son inferiores. La anglicana era la iglesia oficial de Inglaterra, y Wesley nació anglicano, vivió anglicano, murió anglicano y fue enterrado bajo el rito anglicano.
Wesley trabajó toda su vida para que los cristianos, no importando su denominación, fueran practicantes serios de su fe. Sin proponérselo, resultó liderando un gran avivamiento espiritual en plena revolución industrial inglesa. Durante más de 60 años predicó al aire libre a grandes multitudes, más de tres sermones diarios.

JUAN WESLEY Y SU PREDICACIÓN.

Alguna vez en su diario escribió: Mi vida es predicar. Decía Paul Johnson, el historiador, que si Wesley no fue el más grande predicador de la historia, por lo menos si fue el más tenaz. Fue un hombre inquieto, disciplinado y metódico. De acá viene el nombre metodista, que al comienzo sólo era un sobrenombre, pero que con el tiempo vino a ser una importante Iglesia.
Wesley publicó una extensa biblioteca de autores cristianos. Incluyó autores de diversas tendencias. Tenía un espíritu ecuménico. Aprendió español, sólo, por el placer que le producía la poesía y la mística española. Aprendió y dominó el Alemán para conocer de cerca el pietismo alemán y a Lutero. Citaba la Biblia directamente del griego. El hebreo no lo dominaba muy bien. Leyó en Latín las extensas obras de la patrística cristiana, de la cual fue ampliamente conocedor. También escribió cerca de 200 libros, muchos de los cuales eran resúmenes de obras técnicas de su tiempo, pero la mayor parte fueron obras teológicas y sermones.
Yo pienso como Kierkegard, que lo más placentero en la vida es leer un buen sermón. Personalmente me considero buen lector de sermones. Disfruto mucho los de San Agustín, Lutero y mas recientemente, los de Barth, pero los sermones de Wesley son un capitulo aparte en mi vida, son los que más disfruto y los que mas influencia y poder han ejercido sobre mí. Hoy se conservan más de 800 sermones escritos, pero Wesley apartó una lista de 52, a los que llamó normativos, y dijo: El que quiera ser metodista tiene que aceptar estos sermones como base de su fe.

WESLEY EL DENOMINADO FUNDADOR  DEL METODISMO.

Millones se hicieron metodistas. Wesley los organizó en grupos pequeños que debían reunirse en horarios que no interfirieran con los cultos de las iglesias a las que pertenecían los metodistas. Entre los más serios y comprometidos, Wesley creo un cuerpo de predicadores itinerantes. No podían ofrecer sacramentos, sólo predicar. Wesley les decía: Ofrezcan a Cristo.
Los predicadores metodistas ingleses rápidamente llegaron a América. Como eran itinerantes y solían, como Wesley, ir a caballo de pueblo en pueblo llevando el evangelio. Rápidamente crecieron y se expandieron por las nuevas colonias de Norteamérica. Usaban una liturgia de la palabra muy sencilla. Esta forma de celebrar el culto cristiano, influenció todo el protestantismo norteamericano posterior.

IGLESIA METODISTA DE SANTA CLARA. COLOMBIA

Hoy se dice que los cien millones de cristianos protestantes (Pentecostales) que debe haber en América latina, son hijos directos de Wesley. En otra ocasión puedo explicar en detalle la anterior frase.

Cuando los Estados Unidos se independizaron de Inglaterra, el rey Inglés ordenó la salida de todos los pastores de la oficial iglesia anglicana que se encontraban en América. Los metodistas, que desde siempre rehusaron ser iglesia, se quedaron sin pastores ordenados que ofrecieran los sacramentos de la Santa Cena y bautismo.

Desde siempre en la iglesia cristiana sólo pastores ordenados pueden ofrecer sacramentos al pueblo. Así que no hubo mas remedio y los metodistas tuvieron que convertirse en Iglesia y establecer sus propios procedimientos de ordenación y organización para el ministerio cristiano y poder así ofrecer sacramentos al pueblo. Así nació la primera Iglesia Metodista en el mundo. (1784)
Pronto la metodista llegó a ser la iglesia más grande e influyente en los Estados Unidos. A mediados del siglo XVIII, la iglesia metodista era más grande que la sumatoria de todas las demás denominaciones cristianas del país. Después la guerra entre el norte industrial y el sur agrario y esclavista dividió a los Estados Unidos y produjo grandes heridas y múltiples fragmentaciones en el metodismo.

A finales del siglo XVIII hubo otra gran fragmentación en las iglesias protestantes norteamericanas, fue la época en que nacieron los funtamentalismos, carismatismos y pentecostalismos. Las iglesias congregacionalistas (Bautistas) crecieron y la inmigración de italianos e Irlandeses de tradición católica visibilizó a la Iglesia de Roma, iglesia que antes sólo era conocida en las fronteras con México.
En la actualidad, en tamaño, la metodista es la tercera denominación religiosa de los Estados Unidos, pero es tal vez la que históricamente más ha influenciado el ethos religioso de la nación.

CONFERENCIA MISIONERA DE EDIMBURGO.

En la conferencia misionera de Edimburgo (1910), dominada por el protestantismo europeo, se concluyó que América latina ya era un continente cristiano y por tanto no había necesidad de evangelizarlo. ¿Para aquel entonces los cristianos de América latina eran católico romanos y con frecuencia linchaban a los pocos protestantes que habían. Justo González, el otro historiador, dice que probablemente esta es la razón por la cual amplios sectores evangélicos de América latina, son alérgicos al ecumenismo?


CONFERENCIA DE EDIMBURGO.

Los protestantes norteamericanos no estuvieron de acuerdo con esta decisión de la conferencia de Edimburgo y programaron una nueva conferencia en Panamá (1916). Acá se programó la evangelización protestante de América Latina. Se decidió que para no crear confusión, no entraría más de una denominación (Iglesia) protestante a cada país. Creo que a Colombia le correspondió ser evangelizada por la iglesia presbiteriana. Con los años este acuerdo de panamá no se respetó, pero el metodismo siempre lo respetó y nunca enviaron misioneros a Colombia. Es por esta razón que el metodismo es nuevo en Colombia y no es producto del esfuerzo de misionero de extranjeros.En la actualidad el metodismo hace presencia en prácticamente todos los países del mundo. El concilio mundial metodista congrega a unos 70 millones de fieles”

LA CONFESIÓN DE FE

La fe se verbaliza y en esa verbalización se presenta el contenido de la creencia. A lo largo de los siglos el declarar la fe de manera solemne por parte de la Iglesia ha sido conocido y reconocido como la Confesión de Fe de la misma. Dentro de la Iglesia Metodista la Confesión de Fe se la conoce bajo el nombre de los 25 Artículos de Religión.
Las distintas Iglesias Metodistas de todo el mundo han ido perfilando su propia Confesión de Fe siguiendo los trazos fundamentales que la caracteriza y la identifica.
La Confesión de Fe no solamente es un documento que ayuda a la propia Iglesia a dar razón de sus creencias sino que sirve a los creyentes a profundizar en aquellas enseñanzas que contribuyen a una espiritualidad fundamentada en el conocimiento, el estudio y el aprendizaje.

Los 25 artículos de religión

Los 25 artículos de la “Confesión de Fe” de la Iglesia Evangélica Metodista es la traducción y adecuación a nuestros tiempos de los Artículos de Religión de la Iglesia Metodista Unida que surgieron del texto original redactado por el mismo Juan Wesley, fundador del metodismo, escrito en el año 1784 bajo el nombre de “El Servicio Dominical de los Metodistas”.

Es evidente que esta “Confesión de Fe” se explica a sí misma en su tiempo histórico. También es evidente que hoy en día daríamos razón de nuestra fe de una manera más acorde con nuestro propio contexto. El hecho de presentar esta “Confesión de Fe” como propia se encuentra en la voluntad manifiesta de dejar clara nuestra pertenencia al movimiento metodista del cual nos honra formar parte. Los Editores

.NOTA: A continuación transcribimos los artículos de la Confesión del Metodismo de forma literal, tal como nos la presenta su redactor en lengua española. Algunos de estos artículos van acompañados de un comentario del creador del Blog: quijotediscipulo.

ICONO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

Artículo 1: De la fe en la Santísima Trinidad

Hay un solo Dios vivo y verdadero, eterno, sin cuerpo ni partes, de infinito poder, sabiduría y bondad; creador y conservador de todas las cosas, así visibles como invisibles. En la unidad de esta Deidad hay tres personas, de una misma sustancia , poder y eternidad – el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Artículo 2: Del Hijo de Dios que fue hecho realmente hombre

El Hijo, que es el Verbo del Padre, verdadero y eterno Dios, de una misma sustancia con el Padre, tomó la naturaleza humana en el seno de una mujer Virgen; de manera que dos naturalezas enteras y perfectas, a saber, la Deidad y la Humanidad, se unieron en una sola persona, para jamás ser separadas, de lo que resulta un solo Cristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, que realmente padeció, fue crucificado, muerto y sepultado, para reconciliar a su Padre con la humanidad, y para ser sacrificio, no solamente por la culpa original, sino también por los pecados actuales de los seres humanos.

Artículo 3:De la resurrección de Cristo

Cristo verdaderamente resucitó de entre los muertos y volvió a tomar cuerpo con todo lo perteneciente a la integridad de la naturaleza humana, con la que subió al cielo y allí está sentado hasta que vuelva para juzgar a todos los seres humanos en el día postrero.

Artículo 4: Del Espíritu Santo

El Espíritu Santo, que procede del Padre y del Hijo, es de una misma sustancia, majestad y gloria con el Padre y con el Hijo, verdadero y eterno Dios.

Artículo 5: De la suficiencia de las Sagradas Escrituras para la Salvación

Las Sagradas Escrituras contienen todo el conocimiento necesario para la salvación ; de modo que no debe exigirse que ningún ser humano reciba como artículo de fe, ni considere requisito necesario para la salvación, nada que en ellas no se lea ni pueda por ellas probarse. Bajo el nombre de Sagradas Escrituras entendemos aquellos libros canónigos del Antiguo y del Nuevo Testamento, de cuya autoridad nunca hubo duda alguna en la Iglesia . Los nombres de los libros canónicos del Antiguo Testamento son los siguientes: Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio, Josué, Jueces, Rut, 1ª Samuel, 2ª Samuel, 1ª Reyes, 2ª Reyes, 1ª Crónicas, 2ª Crónicas, Esdras, Nehemías, Ester, Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, Cantar de los Cantares, Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel, Daniel, Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahún, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías y Malaquías. Todos los libros del Nuevo Testamento, tal y como son aceptados generalmente, nosotros los recibimos y los tenemos por canónicos.

Artículo 6. Del Antiguo Testamento.

El Antiguo Testamento no es contrario al Nuevo Testamento; puesto que en ambos, Antiguo y Nuevo, se ofrece la vida eterna al género humano a través de Cristo, único Mediador entre Dios y los seres humanos, siendo que El (Cristo) es Dios y Hombre. A pesar de que la ley que Dios dio por medio de Moisés, en lo relativo a ceremonias y ritos , no obliga a los cristianos, ni deben sus preceptos civiles aplicarse en ningún estado, sin embargo, no hay cristiano alguno que quede exento de la obediencia a los mandamientos que se denominan morales .

ID Y PREDICAD…

COMENTARIO. Pienso que con relación al hecho de que la fuente de la fe cristiana es sólo  la Sagrada Escritura, es necesario tener en cuenta  varias precisiones:

1ª. Jesús no dejó nada escrito acerca de la Sagrada Escritura.

2ª. Jesús no mandó a sus discípulos que escribieran nada , sino que les dijo  “Id por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación. 16 El que crea y se bautice, se salvará. El que no crea, se condenará.”( Mc. 15,15)

3.- Los discípulos cumplieron el mandato de Jesús  y predicaron el evangelio, de esta predicación nació la Iglesia y de la misma se nutrieron las primitivas comunidades cristianas y de ellas salieron los escritos evangélicos, de forma que la Iglesia no nació del Nuevo Testamento, sino de la Tradicción , el Nuevo Testamento fue primero Tradicción y después Sagrada Escritura.

SAN DÁMASO. PAPA.

4.-El Canon de la Sagrada Escritura en la Iglesia no comenzó a fijarse  hasta el año  382, por obra de san Dámaso papa, en su Decretum Dámasi, tal como aparece en las actas del Sinodo Romano de ese año ; así lo afirman un buen número de autores. El Canon de la Sagrada Escritura vuelve a aparecer en el año 397 en el Tercer Concilio Cartaginense, y finalmente el papa Inocencio I en carta al obispo de Tolosa del 20 de febrero del año 405 señala de nuevo el canon de la Sagrada Escritura recibido, éste es el Canon seguido por la Iglesia desde que en la misma se trató este tema , de ese canon  se separó Lutero rechanzando aquellos libros que contenían afirmaciones muy explícitas contrarias a su doctrina. El canon del metodismo no contiene por ejemplo el Libro de los Macabeos del A.T, ni la  carta de Santiago del N.T.

Por último ¿ cómo y quien debe interpretar la sagrada Escritura ?

Catedral de Canterbury

CATEDRAL ANGLICANA DE CANTERBURY

Me imagino que como en el resto de los artículos el metodismo dejará ver cuáles son sus raices : el protestantismo y el anglicanismo. Dos raíces que dificilmente se pueden conciliar, de ahí las oscilaciones que aparecen en los artículos de fe del metodismo.

Si toman la enseñanza luterana aplicarán la doctrina del libre examen: El Espiritu Santo Inspira directamente  a los creyentes cómo se ha de interpretar la escritura que leen . De este principio han salido las cerca de 500 confesiones cristianas reunidas en el Consejo Mundial de las Iglesias.

Articulo 7º. Del pecado original.

El pecado original no consiste en la imitación de Adán, sino que es la corrupción de la naturaleza de todo ser humano engendrado en el orden natural de la estirpe de Adán, por lo cual el ser humano está muy alejado de la justicia original, y por su misma naturaleza se inclina al mal, y esto continuadamente .

Artículo 8: Del libre albedrío

La condición del ser humano, después de la caída de Adán, es tal que no puede capacitarse a sí mismo por su propia naturaleza ni por sus propias obras, para alcanzar la fe e invocar a Dios; por lo tanto, no tenemos poder por nosotros/as mismos/as para que nuestras decisiones sean agradables y aceptables a Dios, sin que la gracia de Dios, que es en Cristo, nos capacite para ello. El Libre Albedrío es la libertad que nos ha dado Dios, a pesar de nuestra condición humana, para aceptar la salvación que ofrece.

Artículo 9: De la Justificación

Se nos considera justos delante de Dios, sólo por los méritos de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, por la fe, y no por nuestras propias obras o merecimientos.

Artículo 10: De las Buenas Obras

Aunque las Buenas Obras, que son fruto de la fe, una vez hemos sido justificados tampoco pueden librarnos de nuestros pecados, ni soportar la severidad de los juicios de Dios, son, sin embargo, agradables y aceptables a Dios en Cristo. Nacen de una fe verdadera, de manera que por ellas puede conocerse la fe viva de los creyentes de la misma manera como se conocerá el árbol por su fruto.

Artículo 11: De las Obras Voluntarias

Las Obras Voluntarias deben practicarse en humildad pues por ellas declaran los seres humanos que no solamente ofrecen a Dios todo lo que deben hacer, sino que por amor a El hacen aún más de lo que cabría esperar de ellos. Sin embargo, debemos tener muy claro lo que Cristo dice explícitamente al respecto: Cuando hubiereis hecho todo lo que os he mandado, decid: “siervos inútiles somos porque lo que debíamos hacer, hicimos” .

Artículo 12: Del pecado después de la Justificación

No todo pecado voluntariamente cometido después de la justificación es pecado contra el Espíritu Santo el cual es imperdonable . Por lo cual, a los que han caído en el pecado después de la justificación, no se les debe negar el privilegio del arrepentimiento. Después de haber recibido el Espíritu Santo, podemos apartarnos de la gracia concedida y caer en el pecado y, por la gracia de Dios, levantarnos de nuevo y enmendar nuestra vida.

Martín Lutero

MARTIN LUTERO.

COMENTARIO. Los artículos 7,8,9,10,11,12,y posteriormente los referidos al bautismo y a la santificación,  si se leen despacio, están llenos de contradicciones y de obscuridades tras su lectura no se sabe cual es en verdad la situación del hombre tras el pecado de Adán que es lo que puede o no puede hacer desde el punto de vista moral, ni se sabe cual es en  última instancia la fuente de la justificación, si para alcanzar la misma necesita hacer el hombre alguna cosa , o lo que hay que hacer ya lo ha hecho Jesucristo por nosotros, si la fe es o no una buena obra necesaria para la justificación, si las buenas obras son necesarias para algo en orden a la justificación y salvación… En el fondo todas estas vaguedades nacen de mezclar  la doctrina luterana sobre la Justificación y  la fe anglicana muy distante de la confesión luterana, que parecen son los orígenes de la iglesia metodista.

En la fe luterana , en primer lugar, la justificación es un asunto entre Jesucristo y el Padre, el hombre ni puede ni tiene que hacer nada para alcanzar la justificación. El pecado del hombre una vez justificado por la fe no impide para nada la salvación ahí está Cristo que intercede por nosotros.

En consecuencia tal justificación es externa al hombre  no cambia el ser del mismo, pues la misma consiste en  la no imputación del pecado por los méritos de nuestro Señor Jesucristo.

CRISTO ES EL CENTRO DE TODA LA VIDA CRISTIANA.

Si se dice que para alcanzar la justificación es necesaria  la fe y nada más. Hay que saber en qué consiste esa fe , si , por ejemplo,  es la fe por la que aceptamos todas  las verdades  reveladas, o es la fe fiducial por la que tenemos plena confianza de estar salvados por Cristo…

En segundo lugar con relación a la fe necesaria para la justificación ,  hay que saber si el hombre con sus propias fuerzas puede alcanzarla,   o necesita  de la gracia de Dios para la misma, en cualquier caso la fe  sería ya una buena obra que el hombre puede y debe hacer para alcanzar la salvación, luego esta nace también de las buenas obras, al menos de esta buena obra.

En tercer lugar la afirmación de que la justificación y salvación viene sólo por la fe, está en contra de toda la enseñanza bíblica y especialmente de las enseñanzas de Jesús.  San Pablo se cuida mucho de advertir que la justificación no viene por las obras de la ley y la ley a la que se refiere es aquella en la que los escribas y fariseos ponían la justificación, sino por la fe en Cristo que obra a traves de la caridad; ésta fe es toda ella don de la gracia que está pidiendo la respuesta del hombre y esta respuesta consiste en las buenas obras que nacen de la capacitación de la gracia para ser unas nuevas criaturas que han nacido de nuevo. 

Por ello la justificación consiste en algo más que en la no imputación del pecado, sino que es una nueva creación que nos asimila a la vida divina.

Esta doctrina de la justificación  es propia no sólo del catolicismo sino también de las Iglesias Ortodoxas y del Anglicanismo.

EL CUERPO MÍSTICO DE CRISTO.

Articulo 13. Sobre la Iglesia.

La iglesia visible cuya cabeza es Cristo es una Comunidad de fieles en la cual se predica la Palabra santa de Dios, se administran debidamente los sacramentos , conforme a la institución hecha por Cristo, en todo aquello que forma parte necesaria y esencial de los mismos. La Iglesia de Jesucristo está integrada por una Comunidad de iguales , de mujeres y hombres, sin ninguna diferenciación por razón de sexo, raza, país de origen, lengua, cultura, clase social o cualquier otro signo interno o externo que aparentemente nos puede diferenciar porque todos somos uno en Cristo Jesús . En la Iglesia es donde se manifiestan los dones. Todos ellos, incluido el de pastorado, pueden ser desarrollados tanto por hombres como por mujeres.

Artículo 14: De la tradición

En algunas tradiciones se enseña la existencia del purgatorio , que los pastores de la iglesia pueden absolvernos de nuestros pecados , que debemos venerar a las imágenes , que debemos reconocer poderes sobrenaturales a las reliquias o que debemos invocar la intercesión de los santos . Todas estas enseñanzas no se fundamentan en la Biblia, la Palabra de Dios.

Artículo 15: Del uso de la lengua en el culto

En aquellas poblaciones en las que se hable más de una lengua se debe fomentar el respeto y la tolerancia para que cada miembro de la Comunidad pueda utilizar su propia lengua en su expresión cúltica. Sin embargo, y a fin de fomentar la mejor comunicación posible, y sin que ello sea menoscabo de lo anterior, en cada Comunidad se debe optar por una lengua principal, que será la que mayoritariamente se use en el transcurso del culto, a fin de alcanzar la mayor bendición posible.

Artículo 16: De los sacramentos

Los sacramentos instituidos por Cristo son no solamente señales o signos visibles de la profesión de fe de los cristianos, sino también medios y testimonios de la gracia y de la buena voluntad de Dios para con nosotros, a través de los cuales Cristo obra en nosotros de forma invisible, y no solamente aviva nuestra fe en El, sino que también la fortalece y confirma. Los sacramentos instituidos por Cristo, nuestro Señor, en los evangelios son dos, a saber: el Bautismo y la Santa Cena.

COMENTARIO. La vaguedad continúa apareciendo en todos estos artículos relativos a la Iglesia y a sus sacramentos. El concepto que se da de sacramento es coherente con la doctrina de la Justificación defendida por el protestantismo.

Pero los sacramentos son los medios a través de los cuales Cristo hace que nazca,crezca y se desarrolle el  hombre nuevo en el que consiste la verdadera Justificación alcanzada por el hombre por la Gracia de Nuestro Señor Jesucristo.

El Nuevo Testamento, nacido de la Tradición nos habla también del sacramento de la penitencia, del sacramento de las curaciones y del sacramento del Orden.

Artículo 17: Del Bautismo

El Bautismo no es solamente signo de profesión y nota distintiva de nuestra fe, por la cual se distinguen los cristianos de los no bautizados, sino también signo de regeneración o renacimiento.

Celebración de los 25 años de la presencia de los PP. Barnabitas en Sant Adrià de Besòs - BARCELONA. Preside el Arzobispo de Barcelona Mons. Luis Martínez Sistach  19-02-2006

Artículo 18: de la Santa Cena

La Cena del Señor, o Santa Cena, no es solamente signo del amor que deben tenerse entre sí los cristianos, sino más bien sacramento de nuestra redención por la muerte de Cristo; de modo que, para los que digna y debidamente y con fe reciben estos elementos, el pan que partimos es una participación del cuerpo de Cristo, y así mismo la copa de bendición es una participación de la sangre de Cristo. Sin embargo, el pan en ningún momento deja de ser pan ni el vino deja de ser vino sino que simboliza el cuerpo y la sangre de Cristo, muerto y resucitado.

Artículo 19: De la participación en la Santa Cena

La Santa Cena está abierta a todas aquellas personas hayan aceptado a Cristo en sus vidas como su Señor y Salvador personal .

Artículo 20: De la Obra suficiente de Cristo

El sacrificio hecho por Cristo en la Cruz es la perfecta redención , propiciación y satisfacción por todos los pecados de todo el mundo, tanto originales como actuales; no hay otra satisfacción por el pecado sino únicamente la realizada por Cristo Jesús. Por lo cual, el sacrificio de Cristo ni puede ser sustituido ni repetido por ser suficiente.

LUGAR DE LA CELEBRACIÓN DE LA CENA PASCUAL DE CRISTO EN JERUSALEM, SEGÚN LA TRADICIÓN.

COMENTARIO. Esta concepción de la Eucaristía nace igualmente  del pensamiento Luterano. Lutero se vio obligado a negar el valor  de memorial de la pasión muerte y resurrección de Cristo y renovación sacramental del sacrificio de Cristo porque previamente había negado la existencia del sacerdocio ministerial.Si hubiera admitido el carácter sacrificial de la Eucaristía se  sentiría obligado a reconocer el sacramento del orden.

El anglicanismo está practicamente de acuerdo en los artículos precedentes con la enseñanza católica y ortodoxa, vuelven a aparecer otra vez las raices del metodismo, y la dificultad  que tiene éste de conciliar ambas raíces.

Artículo 21: Del Matrimonio de los ministros

La Ley de Dios no manda a los ministros de Cristo hacer voto de celibato ni abstenerse del matrimonio; lícito es, pues, para ellos, lo mismo que para los demás cristianos, contraer matrimonio a su discreción, como juzguen más adecuado para su santificación.

COMENTARIO. Es cierto que el celibato no nace de una  ley de Dios, sin embargo es necesario tener en cuenta que la relación entre ministerio y celibato tiene sus orígenes tanto en la vida de Jesús como en la  primitiva tradición cristiana.

Jesús fue célibe. Jesús habló del celibato por el Reino de Dios, porque hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, y eunucos que hicieron los hombres, y por último los que se hicieron a si mismos por el  reino de Dios, el que tenga oidos para oir que oiga.

También dijo  Jesús que quien deje padres, madres, mujer e hijos por mi y por el evangelio recibirá aquí el ciento por uno y después la vida eterna

San Pablo tiene también una actitud muy positiva del celibato de los ministros calificandolo como mejor para el Reino de Dios.

Desde la primitiva Iglesia se estableció una relación entre celibato y ministerio, de forma que desde muy temprana edad a partir del siglo IV los ministros debían guardar la llamada ley de la CONTINENCIA por la que aunque se  les permitía  contraer matrimonio se les prohibía hacer vida marital y tener hijos. Esta relación fue cambiando hasta llegar a la ley del celibato existente hoy tanto en la Iglesia católica latina como en la iglesia católica griega aunque con un alcance diferente.

Artículo 22: De las Ceremonias de la Iglesia

No es necesario que la liturgia y las ceremonias sean en todo lugar las mismas, ni se expresen de forma idéntica; puesto que siempre han sido diversas, y pueden cambiarse según la diversidad de los países, los tiempos y las costumbres, con tal de que nada se establezca contrario a la Palabra de Dios. Cualquiera que, apoyándose en su juicio u opinión personal, voluntaria e intencionadamente quebrantase públicamente la liturgia y las ceremonias de la Comunidad a la que pertenece, debe ser reprendido como perturbador del orden común de la Comunidad, y como quien hiere las conciencias de los demás hermanos.

Artículo 23: De los gobernantes

Es deber de todos los cristianos, y especialmente de los pastores y otros ministros ordenados, guardar y obedecer las leyes y decretos de la autoridad gobernante o suprema del país del cual sean ciudadanos o en el cual residan, y deberán emplear todos los medios disponibles para estimular y promover la obediencia a las autoridades legal y democráticamente constituidas.

Artículo 24: De los bienes conseguidos

Las riquezas y los bienes que logramos como fruto de nuestro trabajo no nos pertenecen a nosotros mismos sino que son de Dios de los cuales nosotros debemos ser sus sabios administradores tanto en favor de la iglesia como en solidaridad con los más pobres de entre nosotros y de nuestra sociedad.

Artículo 25: De la santificación

La santificación es la renovación de nuestra naturaleza caída a través del Espíritu Santo, recibido mediante la fe en Jesucristo, cuya sangre expiatoria limpia de todo pecado; por ella no sólo somos librados de la culpa del pecado, sino también lavados de su contaminación, salvados de su poder, y capacitados, por gracia, para amar a Dios con todo nuestro corazón y andar intachablemente en sus santos mandamientos.

IGLESIA METODISTA EN COLOMBIA.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA IGLESIA EN LAS CARTAS DE SAN PABLO.

quijotediscipulo

About these ads