You are currently browsing the category archive for the ‘La contestación en el interior de la Iglesia Católica en el siglo XXI’ category.

La Basílica de San Pedro

BÁSILICA DE SAN PEDRO. VATICANO.

LA CONTESTACIÓN EN EL INTERIOR DE  LA IGLESIA CATÓLICA DEL SIGLO XXI.

 El título del tema aunque parece claro tiene sin embargo muchas variantes, algunas de ellas se irán concretando a lo largo del tema en el que seguiremos el siguiente orden:

 1.- Qué entendemos por contestación eclesial  hoy.

2.-Contestación referida a temas de la fe.

3.-Contestación referida a la doctrina moral de la iglesia católica.

4.- Contestación referida a la disciplina de la Iglesia.

5.-Consideraciones personales.

 ASAMBLEA PLENARIA DE LA C.EPISCOPAL ESPAÑOLA.

1.-QUE ENTENDEMOS POR CONTESTACIÓN ECLESIAL HOY.

 De forma muy global describimos la misma como una actitud de 1.- desacuerdo con el 2.-Magisterio de la Iglesia católica, integrado por el 3.-Papa, los organismos vaticanos,   los obispos y conferencias episcopales, en asuntos referidos  4.-a la fe, moral y disciplina de la Iglesia, proveniente de personas o instituciones que 5.- se consideran miembros de la misma, nacidas del hecho de la 6.-descristianización de la sociedad.

            Creo que no es inoportuno decir que la contestación del Magisterio de la Iglesia ni es un hecho exclusivo de nuestro tiempo ni tampoco el de mayor contestación de su historia.

.           Durante todas las épocas de la larga historia de la Iglesia católica ha habido contestatarios dentro de ella o salidos de ella, las  herejías, y cismas, son las muestras más extremas de la misma así como sus  convulsiones internas.

            Si buscásemos algún tipo de diferencia entre la contestación pasada y la presente  quizás podríamos indicar como una de sus características su procedencia en la mayoría de los casos, con contadas excepciones, de personas e instituciones que a pesar de su desacuerdo siguen permaneciendo dentro de la iglesia y a su vez, también en la mayoría de los casos, nacen de la angustia y preocupación por el abandono masivo de muchos creyentes así como por  la creciente descristianización de la sociedad, lo que le da a la misma una motivación distinta de la de otras épocas.

 MARTÍN LUTERO DEFENDIENDO SUS DOCTRINAS.

2.-CONTESTACIÓN REFERIDA A TEMAS DE LA FE.

Al hablar de los tipos de contestación habría que decir que todas ellas afectan a la fe de la Iglesia, pues todas tienen como base y causa un rechazo, al menos indirecto de la fe de la Iglesia, si hablamos de contestación referida  a materias de la fe es porque ella  afecta de una manera directa a alguna verdad de la fe.

 1.-Sobre la doctrina de la justificación.

 Entre ellas enumeramos en primer lugar a la doctrina de la Justificación. Con respecto a esta verdad lo que en la actualidad se quiere destacar es que la mayoría de los fieles católicos han sido adoctrinados en  un moralismo que parece implicar la necesidad de hacer buenas obras las cuales serían  merecedoras de la salvación; la muchas veces referida frase de San Agustín “ el que te creó sin ti, no te salvará sin ti, “ mal interpretada podría ser el modelo de este tipo de justificación, olvidando que todo lo referido a la justificación es don y procede de Dios y nada de la colaboración humana, la justificación procede de la fe por las que el hombre cree, por  la fe que Dios le infunde que,  sólo por Jesucristo y en Jesucristo, hemos sido perdonados, liberados del pecado, hechos hijos de Dios y en ningún caso por méritos nuestros, ni antes ni después de la justificación.

            Los justos viven por la fe que dimana de la palabra de Cristo (Ro 10: 17) y que obra por el amor (Gá 5:6), que es fruto del Espíritu (Gá 5:22) pero como los justos son asediados desde dentro y desde fuera por poderes y deseos (Ro 8:3 5 -3 9 y Gá 5:16-2 1) y sucumben al pecado (1 Jn 1: 8 y 1 0) deben escuchar una y otra vez las promesas de Dios y confesar sus pecados(1 Jn 1:9), participar en el cuerpo y la sangre de Cristo y ser exhortados a vivir con justicia, conforme a la voluntad de Dios. De ahí que el Apóstol diga a los justos: «… ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, porque Dios es quien en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad» (Flp 2:12-13). Pero ello no invalida  el Evangelio como Buena Noticia  «Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús» (Ro 8:I) y en quienes Cristo vive (Gá 2:20). Por la justicia de Cristo «vino a todos los hombres la justificación que produce vida» (Ro 5:18).

            Ya en el concilio de Trento se rechazó una doctrina intermedia de la Justificación que era admitida por la espiritualidad común del siglo XVI, esta postura intermedia aparece, por ejemplo en san Juan de Ávila cuando dice:

            “Por Cristo fuimos hechos de enemigos amigos, y por Él conservados en su amistad. Más fuertes contrarios de estar bien con Dios teníamos en nuestros pecados primero que a Dios conociésemos que lo son ahora las faltas que hacemos, y como no pudieron los pecados pasados estorbar la fuerza de la gracia que en Cristo nos fue comunicada, tampoco podrán los pecados estorbar la amistad con Dios, pues estamos incorporados en Cristo, amado del Padre… en suma que conozca sus faltas y le parezcan muy grandes, y las llore y gima por la confesión y la penitencia; pero son mayores los bienes que en Cristo tenemos, por lo cual confíe ser amado, con mucho hacimiento de gracias; y si más no le dieren que lo dado, eso basta para esperar la salud eterna.”( Cf. Esaú de María: “ Ya han florecido las granadas  Carta 5ª de san Juan de Ávila”

            A éste respecto es necesario dar a conocer  el contenido de la  DECLARACIÓN OFICIAL CONJUNTA ENTRE LA FEDERACION LUTERANA MUNDIAL Y LA IGLESIA CATOLICA SOBRE LA DOCTRINA DE LA JUSTIFICACION.”   Del año 1999.( Cf en Internet  bajo el anterior título)

            El  Santo Oficio incluyó  el “Dosier Küng” (nº de protocolo 399/57/i) con la intención de censurar su libro sobre la “justificación”, pero esta censura  finalmente no se produjo.

 EL INFIERNO. EL BOSCO.

 2.- Sobre la eternidad de las penas del infierno.

Otro de los temas contestados dentro de la Iglesia es el de la eternidad de las penas del infierno, entendidas como un castigo positivo infringido por Dios que comunicaría la inmortalidad, que no es un don natural humano, a las personas condenadas a tal castigo precisamente para castigarlas eternamente.

            Con respecto a esta verdad es necesario decir que la misma ha producido en una gran cantidad de fieles de toda la historia de la Iglesia católica  una espiritualidad basada en el miedo a Dios, que por otro lado ha sido fuente de tormentos y sufrimientos para muchos fieles, en el especial los más cercanos a la iglesia, tales como religiosos, religiosas y laicos, a este respecto hay que decir que el luteranismo nació precisamente de este miedo en una sociedad como en la que se desenvolvió la vida de Lutero en la que una de sus características fue la de encontrar seguridad de la salvación, surgieron así varias espiritualidades como la del Beneficio de Cristo, la justificación por la sola fe, la de los iluminados o dejados etc.

            En segundo lugar que en la praxis pastoral de la Iglesia se ha pasado en pocos años del “veía caer a las almas al infierno como caen las hojas de los árboles en el otoño” de santa Teresa de Jesús, “al no sabemos si habrá alguien en el infierno”  de Pablo VI. “Hoy en la praxis pastoral se ha hecho un silencio sobre esta verdad, aunque permaneciendo ahí sin ningún tipo de corrección.

            En tercer lugar no se comprende desde la concepción del Dios cristiano, Transcendencia absoluta, que éste  pueda comunicar a ninguna realidad que no sea idéntica a sí mismo lo que es exclusivo de Él, lo que acontecería si creara una penas eternas.

 3.-Sobre la inmortalidad natural del alma humana.

 Muchos aspectos de la vida de la Iglesia católica muestran una concepción del hombre que ha incorporado a su acerbo doctrinal la concepción hilemórfica de Aristóteles desarrollada por santo Tomás de Aquino, en la que la persona humana es un compuesto de alma y cuerpo, en la que el alma forma del cuerpo es simple, carente de partes e inmortal por naturaleza, esta concepción tiene muchas implicaciones de difícil conciliación con otras ideas católicas sobre la supervivencia del hombre después de la muerte, sobre la resurrección de los muertos, sobre el momento de la infusión del alma en el cuerpo, la humanización del hombre, la moralidad del aborto etc.

 IMAGEN DEL CONCILIO VATICANO I.

4.-Sobre la infalibilidad del Papa.

 La doctrina de la  infalibilidad Papal es uno de los puntos doctrinales más controvertidos dentro de la Iglesia católica, y no digamos fuera de ella en instancias de todo orden , religiosas: iglesias cristianas separadas, otras religiones no cristianas, científicas, filosóficas y políticas.

            En lo que se refiere a las controversias dentro de la misma Iglesia, desde el discurso del  Obispo  Strossmayer en el concilio Vaticano I hasta el presente, se han desarrollado y publicado serios argumento en contra de la infalibilidad, aunque esta controversia ha tenido y tiene escasa repercusión popular y solo circule en espacios de teología, intelectualidad eclesial y laica.

            Hans Küng encabeza este movimiento de revisión de la doctrina de la infalibilidad pontificia, y con él  y a partir de sus textos, Strukturen der Kirche (Estructura de la Iglesia), Die Kirche (La Iglesia), y en especial de su libro Unfehlbar? Eine Anfrage (Infalible? Un interrogante),  otros colectivos eclesiales como los grupos de la Teología de la Liberación, Teólogos de la asociación del Papa Juan XXIII etc,.

             Con respecto a estas polémicas es necesario advertir que las mismas no son, en su mayor parte,  una crítica absoluta de la doctrina de la infalibilidad papal, sino más bien un movimiento que busca claridad y determinación más concreta del alcance de tal doctrina.

 3.-CONTESTACIÓN REFERIDA A LA DOCTRINA MORAL DE LA IGLESIA.

 1.-Sobre la moral sexual de la Iglesia católica.

  Podría decirse que la doctrina moral sobre la sexualidad humana es una de las más contestadas en la actualidad dentro de la Iglesia católica, no digamos fuera de ella.

            Tal contestación abarca diversos aspectos de la moral sexual, dado que la sexualidad es una realidad humana que afecta a la vida  de la persona individual  humana, a la familia, y a la sociedad.

            La contestación va dirigida a la visión negativa que de  la sexualidad humana se ha tenido a través de la historia de la iglesia, en la que la única justificación de la misma era su necesidad para la procreación humana y la conservación de la especie.

            En  el mismo matrimonio considerado un sacramento, el uso sexual   se veía como una fornicación consentida en orden a la conservación humana, tal visión aparece reflejada en las prohibiciones de su uso en determinadas fechas del ciclo litúrgico, en la prohibición de acercarse a la Eucaristía después de haber hecho uso del matrimonio, en la ley de la continencia por la que se prohibía a los clérigos la convivencia marital con la esposa por razones de su impureza a la hora de celebrar la Eucaristía etc.etc.

            Otro de los aspectos contestados de la moral sexual católica es su concepción de una sexualidad con un fin principal central cual es el fin de la procreación,  fuera de la apertura de todo acto sexual a la vida humana es un pecado grave, pues se sigue sosteniendo que en esta materia no hay parvedad y  todos los demás fines que posteriormente se han ido subrayando no pueden ser alcanzados fuera de la acción reproductora, imponiendo a un ser libre y con capacidad de decisión para alcanzar su  perfección humana,  una ley natural de carácter biológico y fisiológico similar a la que rige la sexualidad animal.

            A su vez es contestada la doctrina de la planificación familiar que considera gravemente inmoral el uso de anticonceptivos  y no sólo de los abortivos, y mutilativos, sino también de los puramente anticonceptivos, tal como aparece en la Humanae Vitae del Papa Pablo VI.

            Está ocurriendo en este tema algo similar a lo relativo a la doctrina sobre la eternidad del infierno, cual es la ley del silencio, cuando prácticamente se sabe que la mayor parte de los católicos y entre ellos los presbíteros hacen caso omiso de esta doctrina en su enseñanza a los fieles.

            La contestación de la moral sexual tiene otros aspectos como son los referidos a la actitud de la iglesia con los divorciados, los homosexuales, los afectados por el sida etc etc.  

 2.-Sobre la moral social de la iglesia.

 La pastoral social,  y el sustrato doctrinal moral de la misma está viviendo   hoy incertidumbres, pues resurge en la práctica una disputa teológica entre el cristianismo de encarnación y la teología escatológica. Y desde el punto de vista práctico, la teología escatológica parece estar imponiéndose hoy en la iglesia. Esta imposición lleva a pensar que la misma iglesia se ha dejado arrinconar dentro de la iglesia, y dejando la construcción terrena del Reino de Dios en manos de otras fuerzas sociales

            Por más que se hable de la iglesia de los pobres, esta iglesia parece convivir a gusto con los ricos de este mundo, con tal que le permitan vivir en libertad para desarrollar sus ideales celestiales. Algo que supone un olvido de aquellos años en que el papa  Juan XXIII decía en su Mater et Magistra:

            “Una doctrina social no debe ser materia de mera exposición. Ha de ser, además, objeto de aplicación práctica. Esta norma tiene validez sobre todo cuando se trata de la doctrina social de la Iglesia, cuya luz es la verdad, cuyo fin es la justicia y cuyo impulso primordial es el amor. Es, por tanto, de suma importancia que nuestros hijos, además de instruirse en la doctrina social, se eduquen sobre todo para practicarla

            La encíclica introduce además el método inductivo sintetizado en las sugerencias prácticas con la tríada de los momentos del “ver, juzgar, obrar” Y es bien sabido cuanto la cuestión  del método con referencia a la doctrina social ha sido debatida especialmente en los años del post-Concilio.

            Muchas personas, son más sensibles, hoy, a las cuestiones de los derechos humanos, de la justicia, de la ecología, de la lucha contra la pobreza. Esta es una realidad que puede ser considerada como una auténtica oportunidad para la nueva evangelización.

            Precisamente en razón del hecho que en nuestro tiempo las personas son más sensibles a los temas que tocan la vida concreta de las personas y la realidad común de las naciones, la puerta de acceso a la evangelización puede eficazmente ser aquella de lo “social”. No se puede negar, en efecto, que, especialmente los “alejados” en búsqueda, y no sólo ellos, puedan sentirse mayormente interpelados por una Iglesia que, en todos los niveles, se compromete con principios que se traducen en hechos para aliviar los sufrimientos, resolver las injusticias, trabajar por las paz y por el bien común antes de acercarse a una enseñanza catequética por así decirlo “clásica”

            ( Cf. Dra. Flaminia Giovanelli Pontificio Consejo Justitia et Pax en Conferencia Episcopal Española. En línea)

 3.-Juicios  morales sobre algunos  actos de la acción pastoral del Pontificado del Papa Benedicto XVI.

 1.- Sobre la crisis actual de la Iglesia.

           “Las razones de esta profunda crisis en nuestra Iglesia no tienen su origen en la creciente secularización sino en la incapacidad del Pontificado para leer los signos de los tiempos”

            “El gran número de casos de violencia sexual y su encubrimiento son producto de una concepción inhumana de la sexualidad y de estructuras de poder patriarcales caducadas.

            La crisis mundial actual evidencia que una jerarquía formada por clérigos ya no es válida como fundamento y justificación de la estructura institucional de la Iglesia católica y su autoridad”.Cf Raquel Mallavibarrena de Somos Iglesia España, actual Coordinadora del Movimiento Internacional Somos Iglesia.”

 2.- Sobre su responsabilidad antes de su acceso al pontificado.

  Josef Ratzinger, se dice desde determinados círculos católicos, quien asumió en las últimas tres décadas la máxima responsabilidad institucional en la definición de la doctrina oficial católica, carga en última instancia con la culpa por el fracaso de la Iglesia en responder adecuadamente a los desafíos de nuestro tiempo.

            Ignoró con determinación las preocupaciones que le presentaron obispos, teólogos y muchos feligreses laicos del mundo entero en múltiples ocasiones.

            Su hostilidad fue particularmente clara frente a la teología de la liberación.

            El primer quinquenio de su pontificado evidencia cada día más la debilidad fundamental de la estructura de la Iglesia católica romana – su constitución jerárquica en “sociedad bi-clasista” compuesta por sacerdotes por un lado y laicos por el otro, así como el centralismo romano que no le concede a las iglesias locales prácticamente ninguna autonomía.

 3.-Sobre la decisión de levantar la excomunión de cuatro obispos de la Sociedad de Sacerdotes de Pío X.

            De una forma concreta se le critica “El escándalo que causó en la Iglesia a nivel mundial la decisión solitaria del Papa, síntoma de una falta total de respeto al principio de colegialidad, de levantar la excomunión de cuatro obispos de la Sociedad de Sacerdotes Pío X, fue recibida como clara señal de la relativización del Concilio Vaticano II lo cual conmocionó profundamente a la Iglesiadeclara Pedro Freitas de Somos Igreja en Portugal, quien asumirá próximamente la Coordinación del Movimiento Internacional “Somos Iglesia.”

            “La extrema centralización del poder y el total desacato del principio de subsidiaridad en la Iglesia que han caracterizado el pontificado de Benedicto XVI hasta la fecha, tienen consecuencias alarmantes y son responsables en gran medida de los crecientes desafíos a los que tienen que hacer frente las Iglesias locales: el aumento de la escasez de vocaciones a un tipo de sacerdocio anticuado así como la cada vez mayor deserción de fieles que dejan la Iglesia.”

 OBISPOS CASADOS ANGLICANOS ACEPTADOS POR LA IGLESIA CATÓLICA.

4.-CONTESTACIÓN SOBRE TEMAS QUE AFECTAN A LA DISCIPLINA DE LA IGLESIA.

 1.-Sobre la praxis litúrgica del  sacramento de la penitencia.

 Desde distintas  instancias se solicita una renovación de la administración del Sacramento de la Penitencia, en la línea de lo iniciado por el Papa Pablo VI que el mismo parece que posteriormente frenó, permitiendo la celebración comunitaria del Sacramento  incluida la absolución colectiva.

2.-Sobre la supresión de la ley eclesiástica del celibato clerical obligatorio.

 Se considera que es una ley que tuvo su origen en una visión negativa de la sexualidad humana, que no estuvo vigente en la Iglesia hasta el siglo XII y que tampoco tiene en la actualidad un carácter universal en la iglesia dado que el matrimonio está permitido a los clérigos de las iglesias católicas orientales.

            Partiendo del principio de que las leyes de la iglesia no obligan cum  grave inconmodo  hay  escaso o nulo fundamento para esta ley que afecta a la vida íntima de muchos presbíteros, a la vida de la iglesia por su no pocas infracciones,  y. por su posible influjo en la vocaciones al ministerio ordenado así como por la evolución de la visión positiva de la sexualidad humana por lo que se considera que la ley del celibato obligatorio debería desaparecer dejando paso al celibato voluntario.

 FLAMINIA GIOVANELLI. Miembro del  Pontificio Consejo Justitia et Pax . Ciudad del Vaticano

3.-Sobre el status de la mujer en la Iglesia.

 Por más que se intente argumentar que la mujer no está discriminada en la Iglesia, tal discriminación existe, las expresiones más claras de tal discriminación son por un lado su ausencia en los ámbitos de decisión que de forma exclusiva reside en los varones únicos que son considerados como jerarquía de la iglesia y la exclusión del ministerio ordenado, cuando no hay ni razones bíblicas ni teológicas ni históricas para tal exclusión si no se elevan las razones meramente culturales a la categoría de aquellas.

 4.-Otras contestaciones.

Avanzar en la colegialidad.

Potenciar el diálogo ecuménico cristiano.

Promover el diálogo interreligioso.

Establecer ámbitos de encuentros con el mundo.

Reforzar el diálogo fe-cultura.

Abrir la presencia de los laicos en la toma de decisiones en la iglesia.

Potenciar la función de servicio de la jerarquía.

Evitar todo vestigio inquisitorial en el ejercio del servicio jerárquico.

 5.-CONSIDERACIONES PERSONALES.

 La primera consideración que me sugiere  el hecho de esta contestación es la de la valoración de  la existencia de un centro de unidad en la iglesia nacida del gran beneficio de la revelación divina, tal revelación no serviría para nada si la misma no llega a nosotros a través de una mediación auténtica, tal mediación en la iglesia católica reside en su jerarquía.

-          Toda contestación del magisterio  nacida en el interior de la iglesia, debe evitar lo que algunas veces se exige del mismo, es decir, que  realmente esté fundada en el amor a la Iglesia y en su servicio.

-          Como consecuencia de lo anterior la contestación en la Iglesia es necesario hacerla  permaneciendo en ella, si tal contestación lleva a la ruptura con ella, como mínimo puede producir un mal mayor para la iglesia que lo que  se intenta en ella,  la historia de los cismas son la mejor constatación de esta afirmación, de forma que el individuo pueda concienciarse que tiene mayor verdad el equivocarse dentro de la iglesia que acertar fuera de ella.

-          La salida de la iglesia es una herida que puede quedar abierta para siempre, mas la permanencia en ella a pesar de las desavenencias puede curarlas la misma dinámica de la Iglesia

-          El magisterio de la Iglesia enseña que la última norma de actuación de la persona humana es la propia conciencia, en la formación de la conciencia cristiana deber entrar siempre la obediencia al magisterio, aunque tal obediencia no implique dejar de criticarle.

-          Posiblemente lo que se necesita más en la iglesia no es criticar lo que se hace sino lo que se deja de hacer, pues en todos los terrenos es mucho mejor sumar que restar, siendo en muchos casos más positivo poner manos a la obra realizando dentro de la iglesia la obra que se exige de ella.

-          El cristiano no sólo puede criticar al magisterio sino que tiene la obligación de hacerlo cuando tiene conciencia de que esa crítica es necesaria y beneficiosa para la Iglesia y la jerarquía debe estar abierta a recibir tales críticas como una ayuda a  su función magisterial, un buen ejemplo de esto nos lo dio san Pablo en su crítica a san Pedro por la simulación de éste ante la comunidad cristiana de origen judío de no violar las normas judaicas.

-          La crítica pierde legitimidad cuando se hace fuera de los cauces de la Iglesia siempre que la misma tenga cauces para la misma, apoyándose  por ejemplo en prácticas similares a las de los partidos políticos, que parecen buscar más la notoriedad personal que el bien de la Iglesia.

 quijotediscípulo,  es también sanchoamigo wordpress.com.

 

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

abril 2014
L M X J V S D
« mar    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

VISITAS

  • 1,208,426 hits

Imagenes Interesantes

Orange Moon - Full Lunar Eclipse

All the hidden places. Explored #21

Florida Manatees, Trichechus manatus

'You Are My Rock' - Porth Swtan/Church Bay, Anglesey

Burma: Land of monks and smiles

Open For Business

Beached

Inside Out

Keep Out

Spring Rape Seed

Más fotos
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 197 seguidores