EXPERIENCIA DE DIOS EN EL HECHO DE SU OCULTAMIENTO.

1.-VISIÓN RELIGIOSA DEL SUFRIMIENTO HUMANO.

      El fenómeno que en las líneas que sigue vamos describir, tiene que ver con la existencia del mal, y más particularmente con la del sufrimiento humano, algo que se deja ya insinuar en el título dado al tema.

      Es posible que la pretensión de mostrar que algo perteneciente al universo del mal y del dolor, sea un ámbito para experimentar a Dios suene, al menos, a desconcertante.

      La existencia del mal en el mundo ha sido desde antiguo uno de los motivos más utilizados para la negación de Dios y un obstáculo que ha  debido afrontar la racionalidad de cualquier religión.

      Abordar las implicaciones que la realidad del mal pueda tener en la existencia de Dios y en la racionalidad de las religiones, no es el fin de este trabajo, la referencia que antecede viene dada por el hecho de que la conciencia religiosa pura, por más paradójico que pudiera parecer, no sólo no ha encontrado en la existencia del mal  un obstáculo para admitir la existencia de la divinidad y de cualquier forma de trascendencia, sino que ha visto muchas veces un halo manifestativo de Dios en cosas que “razonablemente” podrían  considerarse como contrarias a tal existencia.

      Algo de esto sugiere la exclamación de Job, quien tras los sufrimientos pasados pudo exclamar: “ Sólo te conocía de oídas, pero ahora te han visto mis ojos”(1) Éste podría ser también el caso del tema que ahora abordamos: un determinado tipo de sufrimiento humano le va a dar pie para hablarnos de una viva experiencia de Dios.

2.- EL FENÓMENO DEL OCULTAMIENTO DE DIOS.

      Siguiendo a Juan de Ávila vamos a describir éste que hemos titulado como el del ocultamiento de Dios, el título nos orienta ya algo acerca de su naturaleza, otros calificativos dados por el santo nos dan sintéticamente su núcleo central. Desde estos calificativos lo podríamos también llamar como el fenómeno del abandono de Dios, de su rechazo, de la ira divina. Esta pues, sería en pocas palabras su esencia: una situación en la que la persona tiene una viva sensación de que Dios la ha abandonado, sintiéndose desamada, rechazada y como reprobada por Él.

      Vamos a seguir su descripción en unos cuantos textos del santo manchego:

“ No tengáis por ira lo que es verdadero amor,

que así como la malquerencia suele alagar,

así el amor reñir y castigar…

No olvidéis que entre el Padre y nosotros es medianero nuestro Señor Jesucristo,

por el cual somos amados y atados con tan fuerte lazo de amor.

Por lo tanto no os escandalicéis por estas cosas que os vienen,

pues que todo viene dispensado por las manos que por vos y en testimonio de amaros se enclavaron en la cruz.”

 UNO DE TANTOS CLAVADOS EN LA CRUZ.    

Tras esta introducción en la que se hace sospechar que la persona a quien se dirige se encuentra en una situación muy dolora, pasa a describir tal situación:

Y aunque es cosa que mucho lastima este desmayo del corazón

y disfavor sentido en lo interior de él,

y no atinar el alma cómo está con Dios, y como estará, ni en que para,

mas, con todo esto pocas cosas hay con que uno purgue sus pecados…

como aquella oscuridad tenebrosa y aflicción interior que hace sudar al corazón

gotas de sangre” (2)

      Y continúa después describiendo la situación como bien conocida por él:

“No me espanto de vuestra flaqueza, porque probado cuan trabajosa cosa es esconderse Dios al alma que le busca,

no sé que fatiga se pueda igualar con la que trae sus ausencia al alma deseosa,

dejada en oscuras tinieblas, que ni sabe por donde camine,

ni tiene ganas de estarse queda.

si quiere buscarle, no le halla,

si quiere quejarse, no descansa,

si contentarse, no puede,

si llama, no le responden…”(3)

     RECHAZO.

 En el texto va apareciendo ése que dijimos ser el núcleo central de la vivencia humana:” el esconderse Dios al alma que le busca”, experiencia de la ausencia y rechazo de Dios; sentimiento de su ausencia y disfavor” que ha dicho, todo lo demás son efectos derivados de este núcleo: desconcierto vital, disgusto de todo y por todo, sufrimiento intenso, ansia de un Dios que se vivencia airado:

      De un modo dramático describe los efectos de esta ira divina:

“ Cuando Dios esconde su cara,

y no enseña favor al alma sino disfavor

entonces es duro el padecer y sabe a tormentos de infierno” (4)

      Es, afirma en una frase lapidaria “el puro padecer”.

      El sufrimiento se agrava por la impresión de que se trata de una situación irreversible, que ha durar para siempre, para la que no hay remedio, ni consuelo, ni recurso de ningún tipo, ni bienes materiales, ni valores espirituales en los que ampararse o resarcirse:

En trabajos os veréis muchas veces, que, si con sentido humano los miráis,

os padecerán ser señales de infierno y principio de él.

Porque mientras la confianza está fuerte, no hay cosa que mucho lastime;

mas cuando Dios esconde su cara… no sentiréis, entonces esperanza de escapar…

mas contentaos con no desesperar, y seaos aquel desconsuelo

penitencia por vuestros pecados

con los cuales algún día os consolasteis. ( 5)

 SIN ESPERANZA          

 Es probablemente por haber vivido la situación como propia, por lo que puede hablar del sentido positivo que tiene para el manchego ese padecer:

Conviéneos, pues, dar buena  cuenta de este peligroso paso

donde Dios ha querido poneros, y adorando sus juicios

y confortada con la confianza en su bondad,

abajar vuestra cabeza y sin más escudriñar,

abrir la boca de vuestro corazón y tragar esa píldora de oscuridad

y el sentimiento de la ausencia y disfavor de Dios,

con obediencia del mismo Dios”( 6)

      El símil empleado poco después tiene especial vivacidad:

“ Coceos en el fuego de la tribulación para que seáis fuerte como ladrillo

y seáis conveniente para sufrir las tentaciones y trabajos,

 no blanda como adobe de barro que se deshace en el agua

 y no es fuerte para edificio.

Por este fuego os conviene pasar si queréis gozar del descanso.(7)

      La descripción de  Juan de Ávila se encuentra corroborada por otros autores espirituales. Véase la similitud que tiene con la que hace  Juan de la Cruz hablando de las purgaciones pasivas del espíritu:

EN UNA NOCHE OSCURA.

“ Lo que esta doliente alma aquí más siente

es parecerle claro que Dios la ha desechado

y aborreciéndola la ha arrojado en las tinieblas…

sombra de muerte y gemidos de muerte  y dolores de infierno

siente el alma muy a lo vivo, que consiste en sentirse sin Dios,

y castigada y arrojada e indigna de él

y que está enojado,

que de todo se siente aquí, y más que le parece que ya es para siempre” (8)

      Este, pues, el fenómeno, tal como aparece en los textos que de él hablan; sólo interesaba describirlo para ver cómo puede ser experimentado Dios en él. Lo vemos en el siguiente apartado.

3.-SOLO TE CONOCÍA DE OÍDAS AHORA TE HAN VISTO MIS OJOS.

      Pienso que ha quedado suficientemente dicho que allí hay una experiencia religiosa de la divinidad, en cuanto fenómeno humano, cuando aparece algo en la vida de una persona  ante lo cual ésta se siente transcendida, situada en una dimensión existencial absolutamente distinta de aquella en la que se halla en su vida cotidiana, proporcionándole una sensación de plenitud y felicidad distinta de las felicidades que le proporciona cualquier otro suceso. Estas dos cualidades la del trascendimiento y de plenitud son las que nos permiten afirmar que el fenómeno vivido es de carácter religioso. Ambas cualidades están en el fenómeno del ocultamiento del que venimos ocupando.

      La cualidad del trascendimiento la expresa muy claramente Juan de Ávila cuando pone esta situación en la misma línea de las experiencias gozosas de Dios:

Creo…que sabe nuestro Señor consolar a sus almas tan de verdad

que ningún seno se les quede lleno y rebose de gozo

teniendo tal experiencia cuál quien no la tiene no la puede decir ni creer.”

“ Y también creed, sabe  desconsolar a los suyos tan de veras,

Que ningún consuelo les puede consolar ni alegrar,

Ni aliviar el gran peso de la tristeza.

Porque así como las consolaciones de Dios, son mayores que se pueden decir,

Así las desconsolaciones de su ausencia

Son increíbles a quien no las pasa” (9)

      Tanto en el caso del gozo como en el del sufrimiento la descripción lo ha destacado con vigor.

      El lenguaje se ha cargado de tintes de no saber expresar lo que se siente, algo que desborda el sentir y sufrir corriente: ese carácter de “ increíbles a quien no las pasa”, padecer que “hace sudar gotas de sangre,” sufrimientos que “ saben a tormentos de infierno;” o esa como escueta definición de que “ es el puro padecer;” o como dice en otra ocasión que “ es un vivir muriendo” o “ mil vueltas le han de dar que le saquen de seso”(10)

      Todo concurre a transmitir la idea de que se trata de una experiencia de sufrimiento única y en algún sentido sobrehumana:

“ Sabe Dios desconsolar a los suyos tan de veras, que ningún consuelo les puede consolar” ha dicho. Es por esta dimensión del sufrimiento por la que la persona se encuentra ante una realidad que le supera, es una experiencia de Dios airado. ¡Dios está aquí rechazándome!.

      Aunque parezca paradójico también esa cualidad de plenitud aparece, aunque de un modo negativo. Si la vivencia de plenitud se mostraba de forma que nada en la estructura humana se quedase sin llenar, la ausencia de Dios se muestra como la fractura y desintegración de la persona.

      Juan de Ávila lo expresa utilizando metáforas muy significativas, como la del vidrio arrojado en alto” que si el vidrio pudiera hablar, temblaría de caer hecho pedazos”, o la del “ ser trillada”, desintegrada que emplea en otra ocasión.

      Lo que es claro es que Juan de Ávila tiene conciencia de que en ese  sufrimiento,

Dios está presente, Él y nadie más que Él y puede causar este dolor; por ello lo califica de experiencia viva de Él y recurre a la historia de Job y a las tribulaciones por las que pasó que le hicdieron exclamar:

“ Sólo te conocía de oídas, pero ahora te han visto mis ojos” (11)

4.-EL MODO DEL ENCUENTRO CON DIOS.

 ¿ De qué modo y cuál es la clase de este encuentro?

      En principio parece que bastaría con entender que se trata de una experiencia de Dios mediata: El Dios trascendente está siendo captado en los sufrimientos que su rechazo produce, de un modo simultáneo al sufrimiento.

      Unas palabras del santo, sin embargo, insinúan una experiencia parecida al fenómeno de la contemplación, en la que Dios es captado sin intermediarios, mas no como fuego de amor que enardece, sino como fuego y luz que consume y entenebrece, dice el santo que lo que hace sufrir no es tanto:

lo que sentimos en nosotros…que no es dulzura, sino amargura…

sino lo que sentimos de Él” (12)

como si estuviera siendo directamente siendo captado en ese aspecto terrible de un Dios que está repeliendo y rechazando a la persona.

      La experiencia del encuentro gozoso y plenificante de Dios y ésta de su ocultamiento forman parte de un mismo proceso, si es que se puede decir así. Desde luego sólo las personas que han descubierto y se han encontrado con un Dios plenificante pueden  sufrir de este modo su ausencia:

Quien a Dios no ha gustado, no sabe qué cosa es tener hambre

ni tampoco hartura”.(13)

por ello se podrían decir que sólo desde el punto de vista de la descripción es permisible separar las dos experiencias.

      Es por lo que el maestro Ávila , que como se ha visto se toma tan en serio el problema de los sufrimientos humanos, éste del que venimos hablando  lo relativice:

Oh padre, dice a un predicador amigo,

 y si no fuese porque veía a vuestra  reverencia penado,

y cuán de buena gana, oyéndole quejar y temblar, me reía yo,

como quien oye a ún niño llorar y temblar

 porque le han asombrado con un león de paja

 o con una máscara de hamarrache” (14)

      Es claro que está hablando como quien conoce cual es el fin y final de esta historia:

Demostróle su amigo la luz, y luego encerróla en su mano,

mas él la tornará a abrir y volverá a enseñar con tan gran alegría,

que las piedras secas y duras se le harán dulces.” (15)

               Este es el fenómeno completo tal como lo vive el que lo experimenta, una vivencia directa de Dios que abraza al hombre y lo desborda de planificación y otras, con el mismo abrazo lo desmenuza, por eso Juan de Ávila llama a este no el fenómeno no el del rechazo y reprobación divina, sino como el de su ocultamiento:

ESCONDIOSE LA MADRE TRAS LA CORTINA DE SARGA,

Escondióse la madre tras la sarga ( 16)

y está oyendo llorar al niño, que no se halla sin ella;

mas ella saldrá, que no lo sufrirá el corazón y tomará el niño en los brazos,

y darle ha leche y estará él contento

que olvide los trabajos pasados como si no hubieran pasado” (17)

      Y termina Juan de Ávila dando una interpretación del fenómeno cuando dice:

“ La penetración en el misterio de Dios,

se da a cambio de no vivir de gana en este mundo…

a vosotros , los atribulados por mí

hechos escoria de este mundo,

si algo de ello me dio, que si me dio

a trueque de esto me lo dio”(18)

      Tales palabras son parte de una interpretación que de acuerdo con el fin de nuestro trabajo, no entran en nuestro objetivo.

NOTAS: (1) Job. 42,25;(2) Carta 20. II; (3) Carta 20.I (4) Ibidem; (5) Ibidem;(6) Ibidem; (7) Ibidem;(8) Noche 800 s.s. O.C.(9) Carta 20;(10) Carta 20; (11) Job. 42,5;(12)Carta 20; (13) Carta 74; (14) Carta 2.(15) Ibidem;(16) La sarga es una tela áspera que se utilizaba como cortina.(17) Carta 2; (18) Carta,2.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC: LA EPERIENCIA DE DIOS EN LA ORACIÓN MÍSTICA.

quijotediscipulo

Anuncios