EL SENTIMIENTO RELIGIOSO CRISTIANO  EN LAS RIMAS SACRAS Y SOLILOQUIOS DE FELIX LOPE DE VEGA Y CARPIO.

             Seguimos el siguiente esquema:

1.-Breve reseña de su vida.

2.- Obras.

3.-La fe cristiana en las Rimas Sacras.

4.-El sentimiento religioso en los Soliloquios  de Lope de Vega .

exterior1

 CASA MUSEO DE LOPE DE VEGA EN MADRID.

1.-BREVE RESEÑA DE SU VIDA.

             (Félix Lope de Vega y Carpio, Madrid, 1562-id., 1635) Escritor español. Lope de Vega procedía de una familia humilde y su vida fue sumamente agitada y llena de lances amorosos.

            Estudió en los jesuitas de Madrid (1574) y cursó estudios universitarios en Alcalá (1576), aunque no consiguió el grado de bachiller.

            Debido a la composición de unos libelos difamatorios contra la comedianta Elena Osorio (Filis) y su familia, por desengaños amorosos, Lope de Vega fue desterrado de la corte (1588-1595).

            No fue éste el único proceso en el que se vio envuelto: en 1596, después de ser indultado en 1595 del destierro, fue procesado por amancebamiento con Antonia de Trillo.

            Estuvo enrolado, al menos, en dos expediciones militares: una fue la que conquistó la isla Terceira en las Azores (1583), al mando de don Álvaro de Bazán, y la otra, en la Armada Invencible.

 DESPACHO EN LA CASA MUSEO DE LOPE DE VEGA EN MADRID.

           Fue secretario de varios personajes importantes, como el marqués de Malpica o el duque de Alba, y a partir de 1605 estuvo al servicio del duque de Sessa, relación sustentada en una amistad mutua.

            Lope se casó dos veces: con Isabel de Urbina (Belisa), con la que contrajo matrimonio por poderes tras haberla raptado antes de salir desterrado de Madrid; y con Juana de Guardo en 1598.

            Aparte de estos dos matrimonios, su vida amorosa fue muy intensa, ya que mantuvo relaciones con numerosas mujeres, incluso después de haber sido ordenado sacerdote.. En total tuvo 15 hijos documentados entre legítimos e ilegítimos:

            Su ordenación al sacerdocio ocurrió en unas fechas de una profunda crisis existencial, impulsada quizá por la muerte de parientes próximos y que le inclinaba cada vez más hacia el sacerdocio.

            A esta situación  responden sus Rimas sacras y las numerosas obras devotas que empieza a componer, así como la inspiración filosófica que asoma en sus últimos versos.

            Doña Juana de Guardo sufría frecuentes enfermedades y en 1612 Carlos Félix murió de fiebres. El 13 de agosto del año siguiente, falleció Juana de Guardo, al dar a luz a Feliciana. Tantas desgracias afectaron emocionalmente a Lope, y el 24 de mayo de 1614 decidió al fin ser ordenado sacerdote

            Entre sus amantes se puede citar a Marina de Aragón, Micaela Luján (Camila Lucinda), con la que tuvo dos hijos, Marcela y Lope Félix, y Marta de Nevares (Amarilis y Marcia Leonarda), además de las ya citadas anteriormente.

            Falleció en Madrid en 1635 y sus restos depositados en la Iglesia de San Sebastián.

 EN LA CASA MUSEO DE LOPE DE VEGA EN MADRID.

.-OBRAS.

             La obra y la biografía de Lope de Vega presentan una gran trabazón, y ambas fueron de una exuberancia casi anormal. Se le atribuyen unos 3000 sonetos, tres novelas, cuatro novelas cortas, nueve epopeyas, tres poemas didácticos, y varios centenares de comedias (1800 según Juan Pérez de Montalbán).

            La primera novela que escribió, La Arcadia (1598), es una obra pastoril en la que incluyó numerosos poemas. En Los pastores de Belén (1612), otra novela pastoril pero «a lo divino», incluyó, de nuevo, numerosos poemas sacros.

            Entre estas dos apareció la novela bizantina El peregrino en su patria (1604), que incluye cuatro autos sacramentales. La Filomena y La Circe contienen cuatro novelas cortas de tipo italianizante, dedicadas a Marta de Nevares.

            A la tradición de La Celestina, la comedia humanística en lengua vulgar, se adscribe La Dorotea, donde narra sus frustrados amores juveniles con Elena Osorio.

            Su obra poética usó de todas las formas posibles y le atrajo por igual la lírica popular y la culterana de Luis de Góngora, aunque, en general, defendió el «verso claro».

EN LA CASA MUSEO DE LOPE DE VEGA.

            Por un lado están los poemas extensos y unitarios, de tono narrativo y asunto a menudo épico o mitológico, como, por ejemplo La Dragontea (1598); La hermosura de Angélica (1602), inspirado en el Orlando de Ariosto; Jerusalén conquistada (1609), basada en Torquato Tasso; La Andrómeda (1621) y La Circe (1624). De temática religiosa es El Isidro (1599) y también los Soliloquios amorosos (1626). La Gatomaquia (1634) es una parodia épica.

            En cuanto a los poemas breves, su lírica usó de todos los metros y géneros. Se encuentra recogida en las Rimas (1602), Rimas sacras (1614), Romancero espiritual (1619), Triunfos divinos con otras rimas sacras (1625), Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos (1634) y la Vega del Parnaso (1637).

            Donde realmente vemos al Lope renovador es en el género dramático. Después de una larga experiencia de muchos años escribiendo para la escena, Lope compuso, a petición de la Academia de Madrid, el Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo (1609). En él expone sus teorías dramáticas, que vienen a ser un contrapunto a las teorías horacianas, expuestas en la Epístola a los Pisones.

            De las tres unidades -acción, tiempo y lugar-, Lope sólo aconseja respetar la unidad de acción para mantener la verosimilitud, y rechaza las otras dos, sobre todo en las obras históricas, donde se comprende el absurdo de su observación; aconseja la mezcla de lo trágico y lo cómico (en consonancia con el autor de La Celestina): de ahí la enorme importancia de la figura del gracioso en su teatro y, en general, en todas las obras del Siglo de Oro; regulariza el uso de las estrofas de acuerdo con las situaciones y acude al acervo tradicional español para extraer de él sus argumentos (crónicas, romances, cancioncillas).

            En general, las obras teatrales de Lope de Vega giran en torno a dos ejes temáticos, el amor y el honor, y su público es de lo más variado, desde el pueblo iletrado hasta el más culto y refinado.

            De su extensísima obra, más de «mil quinientas» según palabras del propio autor, se conservan unas trescientas de atribución segura.

 CON FIRMA AUTOBIOGRÁFICA DEL AUTOR.

           La temática es tan variada que resulta de difícil clasificación. El grupo más numeroso es el de comedias de capa y espada, basadas en la intriga de acción amorosa:      La dama boba, Los melindres de Belisa, El castigo del discreto, El caballero del milagro, La desdichada Estefanía, La discreta enamorada, El castigo sin venganza, Amar sin saber a quién y El acero de Madrid. De tema caballeresco: La mocedad de Roldán y El marqués de Mantua. De tema bíblico y vidas de santos: La creación del mundo y El robo de Dina. De historia clásica: Contra valor no hay desdicha. De sucesos históricos españoles: El bastardo Mudarra y El duque de Viseo.

            Sus obras más conocidas son las que tratan los problemas de abusos por parte de los nobles, situaciones frecuentes en el caos político de la España del siglo XV; entre ellas se encuentran La Estrella de Sevilla, Fuente Ovejuna, El mejor alcalde, el rey, Peribáñez y el comendador de Ocaña y El caballero de Olmedo. De tema amoroso son La doncella Teodor, El perro del hortelano, El castigo del discreto, La hermosa fea y La moza de cántaro.( Cf. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/v/vega.htm)

 

3.- LA FE CRISTIANA EN LAS RIMAS SACRAS DE LOPE DE VEGA.

           Presentamos algunos sonetos de estas Rimas Sacras, , con un comentario nacido de su lectura directa.Titulamos el soneto con el primer verso de su primera estrofa.

ICONO DEL BUEN PASTOR CON LA OVEJA PERDIDA EN SUS HOMBROS.

 1.-PASTOR, QUE CON TUS SILBOS AMOROSOS.

 Pastor, que con tus silbos amorosos

me despertaste del profundo sueño,

tú, que hiciste cayado de ese leño,

en que tiendes los brazos poderosos.

 

Vuelve los ojos a mi fe piadosos,     5

pues te confieso por mi amor y dueño,

y la palabra de seguirte empeño

tus dulces silbos, y tus pies hermosos.

 

Oye, pastor, que por amores mueres,

no te espante el rigor de mis pecados,        10

pues tan amigo de rendidos eres.

 

Espera pues, y escucha mis cuidados,

¿pero cómo te digo que me esperes,

si estás para esperar los pies clavados?

 EL BUEN PASTOR

COMENTARIO.

             En el soneto subyacen  distintas referencias a la Sagrada Escritura. La alegoría de Dios como Pastor del Pueblo de Israel, es frecuente en el Antiguo Testamento,  es explicita de forma precisa, por ejemplo, en el Salmo : 23. también en los profetas.

            En el Nuevo Testamento aparece especialmente en el Evangelio de san Juan, 10,11-16.

            La exégesis interpreta que la función de Dios o Jesucristo como Buen Pastor es la salvación de la «oveja descarriada» (el hombre como pecador).

            En el soneto, Lope de Vega parte de la idea de Cristo como buen pastor que da la vida por sus ovejas, dirigiéndose a Él  expresando que es la contemplación de Cristo crucificado quien  le ha curado de su ceguera,  le suplica que vuelva hacia él sus piadosos ojos, , pues  se confiesa como su  amante y servidor, para terminar manifestando  la incoherencia de su petición de espera, teniendo como tiene sus pies clavados, que no es más que la expresión  de la fe cristiana de que Dios está siempre  dispuesto  a perdonar al hombre aún antes de que se lo pida.

 

¿ COMO SABÍAIS QUE ESTABAIS DESNUDOS?

2.-¡ CUÁNTAS VECES, SEÑOR, ME HABÉIS LLAMADO…

 ¡Cuántas veces, Señor, me habéis llamado,

y cuántas con vergüenza he respondido,

desnudo como Adán, aunque vestido

de las hojas del árbol del pecado!

 

Seguí mil veces vuestro pie sagrado,          5

fácil de asir, en una cruz asido,

y atrás volví otras tantas, atrevido,

al mismo precio en que me habéis comprado.

 

Besos de paz os di para venderos;

pero si fugitivos de su dueño,          10

hierran cuando los hallan los esclavos,

 

hoy que vuelvo con lágrimas a veros,

clavadme vos a vos en vuestro leño,

y tendreisme seguro con tres clavos.

 

EL BESO DE JUDAS. GIOTTO.

COMENTARIO.

             En el soneto aparecen las siguientes referencias, en la primera estrofa  a Adán y Eva quienes después de haber pecado, taparon sus vergüenzas con unas hojas  escondidos tras la llamada de Dios. También el poeta ha hecho muchas veces lo mismo.

            En la segunda estrofa afirma, de nuevo, sus muchos  arrepentimientos ante  la contemplación de Cristo Crucificado ,que pagó así el precio de sus pecados, para olvidarse otras tantas veces de sus buenos propósitos,  y tener necesidad de volver a ser comprado por el mismo precio.

            En la tercera y cuarta estrofa afirma que como un nuevo Judas  vendió al Señor con besos de paz; suplicándole que si a los esclavos huidos de sus dueños los marcan con un hierro una vez hallados, ahora que el vuelve arrepentido y con lágrimas  lo clave en la cruz con los tres clavos con los que en ella Él está clavado.

 3.-¿ QUE TENGO YO, QUE MI AMISTAD PROCURAS ?

 ¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?

¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,

que a mi puerta cubierto de rocío

pasas las noches del invierno oscuras?

 

¡Oh, cuánto fueron mis entrañas duras     5

pues no te abrí! ¡Qué extraño desvarío,

si de mi gratitud el hielo frío

secó las llagas de tus plantas puras!

 

¡Cuántas veces el ángel me decía:

«Alma, asómate ahora a la ventana;        10

verás con cuánto amor llamar porfía»!

 

Y ¡cuántas, hermosura soberana,

«mañana le abriremos», respondía,

para lo mismo responder mañana!

 

COMENTARIO.

             El soneto con toda propiedad es una creación de su autor . que se retrata  en él , y reprocha su dureza e inhumanidad  ante el Cristo, que imagina, reiteradamente  llamando a su puerta en pleno invierno y cubierto de nieve, buscando encontrarse con Él, como dice el libro del Apocalipsis , 3,20 .

            “Mira, yo estoy llamando a la puerta; si alguien oye mi voz y abre la puerta, entraré en su casa y cenaremos juntos.“y respondiendo al ángel difiriendo la conversión para un  mañana que nunca llega, lo que, al menos, le da pie para preguntarse por el interés que Jesús, Jesús mío, lo llama,  puede tener para buscar su amistad.

 4.-YO DORMIRÉ EN EL POLVO, Y SI MAÑANA…

 Yo dormiré en el polvo, y si mañana

me buscares, Señor, será posible

no hallar en el estado convenible

para tu forma la materia humana.

 

Imprime ahora, o fuerza soberana,           5

tus efectos en mí, que es imposible

conservarse mi ser incorruptible,

viento, humo, polvo y esperanza vana.

 

Bien sé que he de vestirme el postrer día

otra vez estos huesos, y que verte   10

mis ojos tienen, y esta carne mía.

 

Esta esperanza vive en mí tan fuerte,

que con ella no más tengo alegría,

en las tristes memorias de la muerte.

 

LA RESURRECCIÓN DE LOS MUERTOS.

COMENTARIO.

            El soneto parte de la seguridad por un lado de la muerte  y por  otro  de la prometida  resurrección de la carne , algo que manifiesta en la tercera y cuarta estrofa,  su seguridad es tal, que la misma es la única alegría que le da el triste  pensamiento de la muerte, pero conociendo  la enseñanza paulina de que sólo si morimos con Él , viviremos con Él, le suplica que realice ya en él, viento, polvo y esperanza vana, los efectos que llevan a la inmortalidad, olvidando el poeta, digo yo, que esos efectos los produjo el Señor el día en que fue bautizado, siendo de esta forma regenerado y preparado para la incorruptibilidad, su corruptible cuerpo.

 5.-¿ QUIÉN NO MUERE DE TU AMOR, SI MIRA … ?

 ¿Quién no se muere de tu amor, si mira

con la piedad que escuchas y respondes?

¿cómo es posible que las puertas rondes

de un alma, que te trata con mentira?

 

Mas eres Dios, Señor, ¿de qué me admira 5

el mirar que ofendido no te escondes?

a quien te quiere y ama correspondes,

y con quien te ofendió, templas la ira.

 Cuando consideré mi desvarío,

temblaba yo tus iras y desdenes,     10

y hallé tu pecho fácil, tierno y pío.

 ¡Qué condición tan generosa tienes!

¿quién es ingrato con tu amor, Dios mío,

pues apenas te llaman, cuando vienes?

 COMENTARIO.

             Se preguntaba  y respondía san Juan de Ávila , a una señora que le preguntaba ” ¿ de dónde a mí tanto bien que el Rey eterno me ame y por eso me sufra y me dé bienes en vez de males ?

Respondo, señora, que me diga ella, ¿ por qué el fuego quema, y el sol alumbra, y el agua refresca, y cada cosa según su naturaleza ?

Y si dice que el fuego es fuego y por eso quema, así le digo que, porque Dios es Dios, por eso nos ama libremente  y hace misericordias a quien no las merece. ( Cf. San Juan de Ávila,  Epistolario, carta a una señora ).

            Este el contenido de este soneto y la respuesta a todos sus interrogantes.

 6.-A DONDE QUIERA QUE SU LUZ APLICAN,

 A donde quiera que su luz aplican,

hallan, Señor, mis ojos tu grandeza,

si miran de los cielos la belleza,

con voz eterna tu deidad publican.

 Si a la tierra se bajan, y se implican           5

en tanta variedad, naturaleza

les muestra tu poder con la destreza,

que sus diversidades significan.

 Si al mar, Señor, o al aire, meditando

aves y peces, todo está diciendo,     10

que es Dios su autor, a quien está adorando.

 Ni hay bárbaro Antípoda, que viendo

tanta belleza, no te esté alabando,

yo sólo conociéndola te ofendo.

 COMENTARIO.

          El soneto proclama la grandeza de Dios manifestada en todas las obras de la naturaleza de la que Él autor, al modo del Salmo 18 que dice:

El cielo proclama la gloria de Dios,

el firmamento pregona

la obra de sus manos:

el día al día le pasa el mensaje,

la noche a la noche se lo susurra.

Sin que hablen, sin que pronuncien,

sin que resuene su voz,

a toda la tierra alcanza su pregón

y hasta los límites del orbe su lenguaje.

             Junto a ello la alabanza del bàrbaro Antípoda, en una alusión a los indios catequizados por España, en la que el poeta quiere ver integrada toda la humanidad.

            Sólo yo, termina diciendo, conociendo tal grandeza, te ofendo.

 4.- EL SENTIMIENTO RELIGIOSO EN LOS SOLILOQUIOS DE LOPE DE VEGA.

            Soliloquios amorosos de un alma a Dios es una obra de Lope de Vega  compuesta de un prólogo una introducción en versos, siete capítulos llamados «Soliloquios», y que acaba con una versión del Ave Maris Stella en castellano, cien jaculatorias a Cristo en prosa y una versión castellana del Stabat Mater.

            En 1612 aparece con cuatro Soliloquios y en 1626 añade otros tres más hasta un total de siete.

            Cada «Soliloquio» consta de una serie de veinte redondillas ampliamente glosadas en prosa (menos el último capítulo que incluye en su glosa la canción «Si tus penas.¡.»,

            Lope atribuye la obra a un imaginario autor, llamado el Rvdo. Padre Gabriel Cadecopeo  que la escribió en latín, siendo el solo su traductor  al castellano.

            Esta obra de Lope pasó largo tiempo desapercibida, mientras que en la actualidad, el estudio de la misma, su interpretación , naturaleza y fines se ha disparado.

            En el tema nos vamos a limitar a transcribir los Soliloquio tercero que bien puede considerarse como un resumen de todos ellos y el séptimo que incluye la canción antes dicha.

            Como se ha dicho los soliloquios van acompañados de una glosa en prosa que omitimos dejando al lector que haga su propio comentariio.

INVITACIÓN . SIGLO XX. MARCELO GRANDE. PARROQUIA DE MIGUELTURRA.

 SOLILOQUIO TERCERO

 1.-Manso Cordero ofendido,

puesto en una Cruz por mi,

que mil veces os vendí,

después que fuisteis vendido.

 2.-Dadme licencia, Señor,

para que, deshecho en llanto,

pueda en vuestro rostro santo

llorar lágrimas de amor.

 3.-¿Es posible, vida mía,

que tanto mal os causé,

que os dejé, que os olvidé,

ya que vuestro amor sabía?

 4.-Tengo por dolor más fuerte,

que el veros muerto por mi,

el saber que os ofendí,

cuando supe vuestra muerte.

 5.-Que antes que yo la supiera,

tanto dolor os causara,

alguna disculpa hallara,

pero después, no pudiera.

 6.-¡Ay de mi, que sin razón

pasé la flor de mis años,

en medio de los engaños

de aquella ciega afición!

 7.-¿Qué de locos desatinos

por mis sentidos pasaron,

mientras que no me miraron,

Sol, vuestros ojos divinos!

 8.-Lejos anduve de Vos,

hermosura celestial,

lejos, y lleno de mal,

como quien vive sin Dios.

 9.-Mas no me haber acercado

antes de ahora, sería

ver que seguro os tenía,

porque estábades clavado.

 10.-Que a fe que si yo supiera

que os podíades huir,

que yo os viniera a seguir,

primero que me perdiera.

 11.-¡Oh piedad desconocida

de mi loco desconcierto,

que adónde Vos estáis muerto,

esté segura mi vida!

 12.-¡Pero qué fuera de mi,

si me hubiérades llamado

en medio de mi pecado

al tribunal que ofendí!

 13.-Bendigo vuestra piedad,

pues me llamáis a que os quiera,

como si de mi tuviera

vuestro amor necesidad.

 14.-Vida mía, ¿Vos a mi

en qué me habéis menester,

si a Vos os debo mi ser,

cuanto soy, y cuanto fui?

 15.-¿Para qué puedo importaros,

si soy lo que Vos sabéis?

¿qué necesidad tenéis?

¿qué cielo tengo que daros?

 16.-¿Qué gloria buscáis aquí?

pues sin Vos, mi bien eterno,

todo parezco un infierno,

¡mirad cómo entráis en mi!

 17.-Pero ¿quien puede igualar

a vuestro divino amor?

como Vos amáis, Señor,

¿qué Serafín puede amar?

 18.-Yo os amo, Dios soberano,

no como Vos merecéis,

pero cuanto Vos sabéis

que cabe en sentido humano.

 19.-Hallo tanto que querer,

y estoy tan tierno por Vos,

que si pudiera ser Dios,

os diera todo mi ser.

 20.-Toda el alma de Vos llena

me saca de mi, Señor,

dejadme llorar de amor,

como otras veces de pena.

 SOLILOQUIO SÉPTIMO

 1.-Hoy para rondar la puerta

de vuestro santo costado,

Señor, un alma ha llegado

de amores de un muerto, muerta.

 2.-Asomad el corazón,

Cristo, a esa dulce ventana,

oiréis de mi voz humana

una divina canción.

 3.-Cuando de Egipto salí,

y el mar del mundo pasé,

dulces versos os canté,

mil alabanzas os di.

 4.-Mas ahora que en Vos veo

la Tierra de Promisión,

deciros una canción

que os enamore, deseo.

 5.-Muerto estáis, por eso os pido

el corazón descubierto:

Para perdonar, despierto;

para castigar, dormido.

 6.-Si decís que está velando,

cuando Vos estáis durmiendo,

¿quien duda, que estáis oyendo

a quien os canta llorando?

 7.-Y aunque él se duerma, Señor,

el amor vive despierto:

Que no es el amor el muerto,

Vos sois el muerto de amor.

 8.-Que si la lanza, mi Dios,

el corazón pudo herir,

no pudo el amor morir,

que es tan vida como Vos.

 9.-Corazón de mi esperanza,

la puerta tenéis estrecha,

que a otros pintan con flecha,

y a vos os pintan con lanza.

 10.-Mas porque la lanza os cuadre,

un enamorado dijo,

que a no haber puerta en el Hijo,

¿por donde se entrará al Padre?

 11.-Anduve de puerta en puerta

cuando a Vos no me atreví,

pero en ninguna pedí,

que la hallase tan abierta.

 12.-Pues como abierto os he visto,

a Dios quise entrar por Vos,

que nadie se atreve a Dios,

sin poner delante a Cristo.

 13.-Y aun ese lleno de heridas,

porque sienta el Padre Eterno,

que os cuestan, Cordero tierno,

tanta sangre nuestras vidas.

 14.-Vuestra Madre fue mi Estrella,

que, siendo Huerto cerrado,

a vuestro abierto costado

todos llegamos por ella.

 15.-Ya con ansias del amor

que ese costado me muestra,

para ser estampa vuestra,

quiero abrazaros, Señor.

 16.-La cabeza imaginé

defendieran las espinas,

y hallé mil flores divinas,

con que el desmayo pasé.

 17.-Porque ya son mis amores

tan puros, y ardientes rayos,

que me han de matar desmayos,

si no me cubrís de flores.

 18.-Cuando a mi puerta salí

a veros, Esposo mío,

coronada de rocío

toda la cabeza os vi.

 19.-Mas hoy, que a la vuestra llego,

con tanta sangre salís,

que parece que decís:

Socórreme, que me anego.

 20.-Ya voy a vuestros abrazos

puesto que descalza estoy,

bañada en lágrimas voy,

desclavad, Jesús, los brazos.

Este Soliloquio 7º va acompañada  de un glosa  de la siguiente canción:

Si tus penas no pruebo, Jesús mío,

vivo triste y penado;

dámelas por el alma que te ha dado,

que si este bien me hicieres,

¡ay Dios cómo veré lo que me quieres!

Quiéreme bien en dármelas lo muestra,

que es ley entre amadores

partir, como los gustos, los dolores;

que no es partir al justo

tener Tú los dolores y yo el gusto

Mas ¿qué te pido yo que Tú me quieras,

si Tú, mi bien, me quieres

de suerte que por darme vida mueres.

Yo soy quien no te quiero,

pues viéndote a la muerte no me muero…

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC: GARCILASO, PUERTA DEL RENACIMIENTO EN ESPAÑA.

 elcaballerodelverdegaban.

 

 

Anuncios