EL CONCILIO DE CALCEDONIA CUARTO CONCILIO ECUMÉNICO.

 

Resultado de imagen de CALCEDONIA PUEBLO

En la redacción del Tema referente al Concilio  de Calcedonia, vamos a seguir el siguiente esquema:

1.- Introducción.

2.-Antecedentes.

3.- El Concilio.

4.- Consecuencias negativas del Concilio.

5.- Los cánones disciplinares.

6.-El Rechazo del Papa del Canon 28.

Resultado de imagen de Conciliábulo de Éfeso

CONCILIÁBULO DE ÉFESO.


1.-INTRODUCCIÓN.

El Concilio de Calcedonia es el cuarto concilio ecuménico de la Iglesia cristiana. Fue convocado el 8 de octubre del año 451 por el emperador romano de Oriente, Marciano, a instancias del Papa León I, para refutar las doctrinas adoptadas en el Conciliábulo de Éfeso  del año 499 (en ocasiones llamado ‘Latrocinio de Éfeso’). Fue el más concurrido de la Antigüedad cristiana, aunque la cifra de 600 obispos dada habitualmente sea excesiva: parece que asistieron alrededor de 360. 

Resultado de imagen de después de la Encarnación

2.- ANTECEDENTES.

 Muchos teólogos alejandrinos no admitían la doctrina definida en Efeso de la unión de las dos naturalezas en Cristo, pues a su juicio decir dos naturalezas equivaldría a  decir  dos  personas.  Según ellos,  después  de  la Encarnación ya no hubo en Cristo dos naturalezas, sino una sola -de ahí «monofisismo»-, porque la naturaleza humana habría sido absorbida por la divina.

Resultado de imagen de archimandrita Eutiques

Esta doctrina fue anunciada en Constantinopla por el archimandrita Eutiques, superior  de   un importante monasterio de la ciudad y personaje muy relacionado con la Corte, y un sínodo presidido  por  el  patriarca Flaviano le privó de su cargo eclesiástico (448). Pero entonces entró en escena, en apoyo de Eutiques,  el ambicioso patriarca Dióscuro de Alejandría.

Resultado de imagen de Dióscoro de Alejandría

DIÓSCURO PATRIARCA DE ALEJANDRÍA.

Dióscuro  consiguió  que  el   emperador    Teodosio II convocase al año siguiente (449) un concilio en Efeso, cuya presidencia asumió el propio patriarca alejandrino. El  Papa  León  I  envió  legados  portadores  de  una «Epístola dogmática» acerca de la cuestión cristológica, dirigida a Flaviano de Constantinopla. Pero Dióscuro, respaldado por la autoridad imperial, impuso con violencia su voluntad al concilio: no se permitió la lectura de la carta del Papa, Flaviano fue depuesto y desterrado, se condenó la doctrina de las dos naturalezas en Cristo y se cometieron, en suma, tales desmanes que el Papa León I calificó aquella asamblea de «Latrocinio de Efeso». 

Resultado de imagen de EL CONCILIO DE CALCEDONIA

3.-EL CONCILIO DE CALCEDONIA  Y SU DOCTRINA 

 La reacción contra el «sínodo de ladrones» no se hizo esperar. El Papa San León pidió la reunión de un nuevo concilio;  la muerte  de Teodosio  II  y  la  asunción del Imperio por su hermana la emperatriz Pulqueria  y   el esposo  de  ésta,  Marciano,  facilitaron  el  camino.  El concilio, que se inauguró en Calcedonia el 8 de octubre del  año  451,  fue  el  más concurrido de la Antigüedad cristiana,   aunque   la   cifra   de   600   obispos    dada habitualmente  sea  excesiva:  parece  que     asistieron alrededor de 360.

Resultado de imagen de Papa León I

El concilio condenó el «latrocinio» de Efeso, a Dióscuro y sus secuaces. Las  seis  primeras  sesiones  estuvieron totalmente dedicadas a las cuestiones dogmáticas: se  leyó  el   Símbolo  niceno-constantinopolitano   y    la  «Epístola dogmática»  a Flaviano del Papa León I, que fue la que sigue aclamada con unánime adhesión :

Resultado de imagen de nuestro Señor Jesucristo

JESUCRISTO NUESTRO SEÑOR, DIOS Y HOMBRE VERDADERO

Siguiendo, pues, a los Santos Padres, todos a una voz enseñamos que ha de confesarse a uno solo y el mismo Hijo, nuestro Señor Jesucristo, el mismo perfecto en la divinidad y el mismo perfecto en la humanidad, Dios verdaderamente, y el mismo verdaderamente hombre de alma racional y de cuerpo, consustancial con el Padre en cuanto a la divinidad, y el mismo consustancial con nosotros en cuanto a la humanidad, semejante en todo a nosotros, menos en el pecado [Hebr. 4, 15]; engendrado del Padre antes de los siglos en cuanto a la divinidad, y el mismo, en los últimos días, por nosotros y por nuestra salvación, engendrado de María Virgen, madre de Dios, en cuanto a la humanidad;

Resultado de imagen de María Virgen, madre de Dios, en cuanto a la humanidad;

que se ha de reconocer a uno solo y el mismo Cristo Hijo Señor unigénito en dos naturalezas, sin confusión,   sin cambio, sin división, sin separación, en modo alguno borrada la diferencia de naturalezas por causa de la unión, sino conservando, más bien, cada naturaleza su propiedad y concurriendo en una sola persona y en una sola hipóstasis, no partido o dividido en dos personas,

Resultado de imagen de Dios Verbo

sino uno solo y el mismo Hijo unigénito,  Dios  Verbo Señor Jesucristo, como de antiguo acerca de Él nos enseñaron los profetas, y el mismo Jesucristo, y nos lo ha trasmitido el Símbolo de los Padres. Así, pues, después de que con toda exactitud  y cuidado  en  todos  sus aspectos  fue  por  nosotros  redactada esta fórmula, definió el santo y ecuménico Concilio que a nadie será lícito  profesar  otra  fe,  ni  siquiera  escribirla  o componerla´.

4.-LAS CONSECUENCIAS NEGATIVAS DEL CONCILIO.

Resultado de imagen de la Iglesia jacobita.

IGLESIA CIRIACA DE ANTIOQUÍA.

4.-LAS CONSECUENCIAS NEGATIVAS DEL CONCILIO.


. La profesión de fe fue suscrita por todos los obispos presentes.No obstante, el Concilio de Calcedonia supuso la primera división importante en el seno de la Iglesia, en tanto que algunas comunidades cristianas orientales rechazaron las declaraciones de fe conciliares, entre ellas la Iglesia armenia, la Iglesia copta y la Iglesia jacobita. Además,  el  Concilio  condenó  como  herético  el docetismo y prohibió la ordenación sacerdotal a cambio de dinero.

Resultado de imagen de CÁNONES DISCIPLINARES

5.-LOS CÁNONES DISCIPLINARES DEL CONCILIO.

En total, en Calcedonia fueron promulgados 27 cánones, referentes a la disciplina y conducta debidas de los miembros de la Iglesia, así como a la jerarquía de ésta. Todos ellos fueron aceptados por la Iglesia occidental. Un vigésimo octavo canon, no reconocido por León I, hubiera otorgado al patriarca de Constantinopla una posición preeminente entre los patriarcas orientales, en una situación jerárquica similar a la del papa romano en Occidente. 

 

Resultado de imagen de 6.-LOS CÁNONES

6.-LOS CÁNONES.

1.-El primer canon aprobó los cánones emitidos en sínodos anteriores.
2.-El segundo estableció penas severas contra los que conferían órdenes o cargos eclesiásticos a cambio de dinero o las recibían por dinero o actuaban como intermediarios en tales transacciones.
3.-El tercero prohibía el comercio secular a todo lo eclesiástico, excepto en interés de los menores, huérfanos u otras personas necesitadas.
.4.-El cuarto prohibía erigir monasterios u oratorios sin el permiso del Obispo apropiado, recomendaba a los monjes una vida de retiro, mortificación y oración; y prohibía recibir esclavos en el monasterio sin permiso de su dueño.
5.-El quinto inculcaba los cánones de los sínodos anteriores sobre el traslado de obispos y clérigos de una ciudad a otra.
6.-El sexto recomendaba que no se ordenase a nadie si no se le asignaba a un oficio eclesiástico. Y los que se ordenaran en contraposición a esta provisión, no debían ejercer sus órdenes.
7.-El séptimo prohibía a los eclesiásticos ejercitarse en el arte militar u ocupar un oficio seglar.
8.-El octavo decretaba que los clérigos de casas de caridad, monasterios u oratorios de mártires debían estar sujetos al obispo del territorio.
9.-El noveno ordenaba que los eclesiásticos debían llevar sus litigios sólo ante su obispo el sínodo provincial, el exarca o el obispo de Constantinopla.
10.-El décimo prohibía que los clérigos estuvieran inscritos en los registros de las iglesias de distintas ciudades
11.-El undécimo ordenaba que se le debía proveer cartas de recomendación (litterae pacificae) de las iglesias a los pobres o necesitados, cuando viajaban.
12.-El décimo segundo prohibía a los obispos obtener el título de metropolitanos de los emperadores en perjuicio del verdadero metropolitano de su provincia
13.-El decimotercero prohibía a los clérigos forasteros ejercer sus oficios a no ser que tuvieran cartas de recomendación de sus obispos
14.-El decimocuarto prohibía a los clérigos menores casarse con mujeres herejes o dar a sus hijos en matrimonio a herejes.
15.-ELdecimo cimoquinto decretaba que ninguna diaconisa fuera ordenada antes de tener cuarenta años, y que ninguna, una vez ordenada, pudiera dejar el estado y casarse.
16.-El decimosexto prohibía el matrimonio de las vírgenes o monjes consagrados a Dios.
17.-El decimoséptimo ordenaba que las parroquias en los distritos rurales permanecieran bajo la jurisdicción de sus respectivos obispos, pero si el emperador construía una nueva ciudad, su organización eclesiástica se hiciera según el modelo del Estado
18.-El decimoctavo prohibía organizaciones secretas en la Iglesia, sobre todo entre los clérigos y monjes.
19.-El decimonono ordenaba que los obispos de la provincia se reunieran dos veces al año en un sínodo regular.
20.-El vigésimo prohibía de nuevo el traslado de clérigos de una ciudad a otra excepto en caso de grave necesidad.
21.-El vigésimo primero ordenaba que las quejas contra obispos o clérigos no se escuchasen sino después de una investigación sobre el carácter del acusador.
22.-El vigésimo segundo prohibía a los clérigos apropiarse de bienes de su obispo difunto.
23.-El vigésimo tercero prohibía a clérigos y monjes residir en Constantinopla sin permiso de su obispo.
24.-El vigésimo cuarto ordenaba que los monasterios, una vez establecidos, junto con la propiedad que les era asignada, no se dedicasen a otros propósitos
25.-El vigésimo quinto mandaba que el metropolitano debía ordenar a los obispos de su provincia dentro de tres meses (desde la elección).
26.-El vigésimo sexto ordenaba que la propiedad eclesiástica no fuera administrada sólo por los obispos, sino por un procurador especial.
27.-El vigésimo séptimo decretaba penas severas contra el secuestro de mujeres.
28.-El vigésimo octavo ratificaba el tercer canon del concilio de Constantinopla (381), y decretaba que puesto que la ciudad de Constantinopla estaba honrada con el privilegio de tener al emperador y al senado dentro de sus murallas, su obispo debía también tener prerrogativas especiales y ser segundo en rango, tras el obispo de Roma. En consecuencia él debía consagrar a los obispos metropolitanos de las tres diócesis civiles de Ponto, Asia y Capadocia .

Resultado de imagen de 6.-RECHAZO DEL CANON VEINTIOCHO POR EL PAPA.

BORRANDO EL CANON VEINTIOCHO.

6.-RECHAZO DEL CANON VEINTIOCHO POR EL PAPA.

Este último canon provocó otra sesión del concilio, la decimosexta, que tuvo lugar el 1 de noviembre. Los delegados papales protestaron después por este canon, alegando que tenían instrucciones especiales del papa León sobre el asunto, que el canon violaba las prerrogativas de los patriarcas de Alejandría, Antioquía y Jerusalén, y era contrario a los cánones (VI, VII) del Concilio de Nicea. Sin embargo, sus protestas no fueron escuchadas y el concilio persistió en retener dicho canon en sus actas. Con este incidente se clausuró el concilio de Calcedonia.
Bibliografía Orlandis, José; Historia de la Iglesia. La Iglesia Antigua y Medieval.  Schaefer, Francis. “Council of Chalcedon.”

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: DIOS EN LA FILOSOFÍA DE SUAREZ.