You are currently browsing the category archive for the ‘27.-Unión con Dios por amor.’ category.

“NOTICIA EXPERIMENTAL QUE DEL AMOR NACE.”

1.-EL CONOCIMIENTO POR AMOR.

 Vamos en el presente tema a desarrollar una idea repetida por el maestro Ávila: la de que el amor produce conocimiento y además, que ese conocimiento es de naturaleza experimental.

      Se trata, pues, de analizar el alcance que tienen sus afirmaciones de que el amor es fuente de un conocimiento especial, único, de Dios al que llama “noticia experimental que del amor nace.”

      La afirmación de que el amor produce conocimiento es distinta de lo que se expresa en el lenguaje común, pues evidentemente que hay una relación entre conocimiento y amor: cuando algo o alguien es amado, su amor y deseo nos lleva a conocerlo; más aún, el trato y la convivencia  a la que el amor lleva, sitúa a las personas en óptimas condiciones para el conocimiento: el mismo lenguaje común lo afirma cuando dice: “ te conozco bien porque te quiero.

      Pero estas y otras consideraciones lo que descubren es que el amor o bien está siendo el resultado del conocimiento de la persona amada, o es el motivo que produce tal conocimiento. Esto es la aplicación del dicho: que nada o nadie puede ser amado si  no es previamente conocido,  es el dicho de la corriente filosófica aristotélico-tomista expresada en el dicho nihil volitum quin praecognitu. que aparece también en el lenguaje común  diciendo que “ el amor es ciego.”

      Muchos pensadores de nuestra época han subrayado el valor cognoscitivo de la vida afectiva y referido al conocimiento de Dios, el amor es presentado como una vía para el conocimiento de Dios, distinta del conocimiento racional y científico.

      Esta vía de acceso a Dios a través del conocimiento que nace del amor, tiene una larga tradición en el cristianismo, es enseñada ya por algunos padres como san Gregorio Magno (1), por el Pseudos Dionisio, san Bernardo, san Buenaventura. En el siglo XVI forma parte de la espiritualidad común de esta época. Juan de Ávila está también a favor de esta corriente por lo que a continuación vamos a transcribir algunos textos suyos que nos harán comprender mejor la idea del conocimiento por amor.

2.-LOS TEXTOS.

                 Juan de Ávila es un enamorado del tema del amor. Leyendo su obra casi consigue que el lector sienta lo que él mismo dice en un sermón: “pluguiese a Dios que tanto se os predicase de la caridad, que de fastidiados, os acordaseis siquiera de la palabra caridad” (2), por lo mismo si de escoger textos se trata tenemos donde escoger:

“ ¿Con qué te cazaremos? ¿Con ballesta o con halcón.? ¿ Con qué lazo te tomaremos, Dios mío, para que no te nos vayas.? No hay fuerza, no hay dones, no hay manera, no hay consejo, no sabiduría, no basta cielo, no basta tierra, finalmente, no basta hermanos, toda industria humana, para tomar a Dios, si no es con amor .

           Este es, hermanos,  el señuelo con que Dios se abate; éste es el cebo con que Dios se pesca: Amor, hermanos, amor.

        Ésta es la bendita caza, sobre toda bienaventuranza bendita,que no se deja prender sino del corazón que arde con amor…¡ Bienaventurado, hermanos, el corazón donde Dios por amor se aposenta! (3)

        En un diálogo con Dios  afirma:

“¡Oh si del todo ardiésemos por ti! entonces dirían nuestros huesos ¿quién es semejante a ti? porque del fuego del amor tuyo nacería conocimiento de ti,pues quien dice que te conoce, como te ha de conocer, y no te ama, es un mentiroso.

          Amémoste, pues, y conozcámoste por el conocimiento que de amarte resulta.”(4)

      De manera menos apasionada, aunque más aseverativa, dice en una carta a un sacerdote a quien le enseña el verdadero camino para experimentar a Dios:

“…Si nosotros nos contentamos con conocer a Dios por fe,y no le conocemos por la noticia experimental que del amor nace, también tendremos que llorar…y decir ¡ ay del tiempo cuando no te amaba!”(5)

      De modo más directo y explicito le dice:

“ Y si quiere saber qué cosa es andar la mano de Dios por el alma; si quiere beber en la tierra una gotilla del río del deleite de Dios, si quiere llegarse a ver la visión de cómo Dios está en la zarza, y no se quema la zarza, aunque arda, no aguce tanto el ingenio para inquirir cuanto el afecto para purificarlo”(6)

      Aunque vuelva de nuevo a este texto para otros fines, evidentemente en él lo que dice es que si quiere conocer a Dios no “aguce el entendimiento para saber, sino el amor para purificarlo.

     CONCLUSIÓN:

Amemos, pues y viviremos; amemos y seremos semejantes a Dios y heriremos a Dios que con solo amor es herido;amemos y será nuestro Dios porque sólo el amor le posee”(7)

      El sentido de estos textos es fruto de una convicción sobre la existencia de un tipo de conocimiento de Dios relacionado con el amor, tales afirmaciones no nacen de la imprecisión del lenguaje que relaciona de forma vaga conocimiento y amor. Esto se pone de manifiesto, por ejemplo, en el siguiente texto en el que habla de una forma más escolar:

“¿ Para qué todo esto…?  Si preguntáis ¿ qué cosa es Dios?os diré: una cosa que no podemos entender lo que es…Cuando dejemos de lado esta forma de conocimiento y quedemos en una oscuridad que al preguntársenos ¿ que es Dios? Respondamos:No sé…entonces tal ánima está en lo fino para entender y hablar de Dios; cuando muera el conocimiento por ideas y nazca el que nace de amarle crecerá nuestro entendimiento sabiendo entender de veras a Dios.

         No lo puedo decir más claro, pues es una cosa que se puede sentir y no decir(8).

3.-AMOR Y EXPERIENCIA DE DIOS.

                Lo primero que se puede decir de la relación existente entre amor y experiencia de Dios, siempre según la enseñanza de Juan de Ávila, es que el amor proporciona un conocimiento de Dios distinto del que proporciona la fe.  La fe es un conocimiento de oídas,” el tono de la contraposición entre ambos conocimientos marca la superioridad del primero, recordamos las palabras antes dichas: “si nos contentamos con conocer a Dios por fe y no le conocemos por la noticia experimental que del amor nace, tendremos que llorar…y es que el conocimiento que proporciona el amor, según se dice, es personal, y asegura al sujeto su comprobación.

      Es  asimismo distinto del que se adquiere por el estudio, este conocimiento es mediato adquirido, por ideas, parcializado y analógico; mas bien nada, porque si después de lo logrado con él se le pregunta uno ¿ qué es Dios?  Lo más prudente sería decir: “ pues una cosa que no sabemos decir lo que es?

      En la comparación entre el conocimiento adquirido por el estudio y el alcanzado por amor es donde Juan de Ávila aclara más la naturaleza de este último, pues es un conocimiento directo, inmediato y apropiado de Dios. Afirma que es un conocimiento nacido de un encuentro, como por contacto, como si el alma estuviera “tocando a Dios y Dios estuviera tocando al alma.”

      Del mismo, brota una “ sabiduría inefable en la que predominan los matices afectivos, resultado de una viva experiencia de la relación interpersonal en la que Dios es conocido como Bien Sumo que desvela su intimidad a la persona mientras le ama y que en presentándose la deslumbra con su grandeza, trascendencia, belleza, y blandura…

      A la persona que le ama y mientras le ama se le desvela en el gozo que le proporciona, en la felicidad que le produce, en el éxtasis que le causa, en el sentido que le comunica, en la fortaleza que le trasmite…

      La persona de lo que puede dar cuenta es de lo que está viviendo y experimentando:

–          Que está conociendo a Dios de un modo directo.

–          Que se siente transcendida en su presencia.

–          Que experimenta un gozo y plenitud nuevas.

–          Que ante ello todo lo demás es pura nada:

“ Si las flores de los buenos principios que Dios en el alma de vuestra merced por su misericordia la consuelan y dan contentamiento,¿ qué sería si vuestra merced se atreviese a andar un poquito más ligero por el camino de Dios…? Creo que encontraría con tales cosas, que dejaría el cántaro como la samaritana, para mejor gozar del agua viva que Cristo da;…

               Entonces, señor, se quitarían de gana los deseos prosperidades de esta vida,y antes serían aborrecidas que amadas,como cosa que estorba el gusto de las cosas divinales.

             Entonces vienen al hombre, juntamente gozo y dolor.porque aquel vino nuevo que Dios le da a beberle embriaga con su dulcedumbre y le hace despreciar todo lo visible; y considerando cuanto tiempo ha carecido de él…no puede dejar de decir y llorar con san Agustín:tarde te conocí, belleza tan antigua,tarde te conocí, belleza tan nueva.(9)y aunque él lloraba porque no había conocido a Dios por fe, andando en errores;

              Mas si nosotros nos contentamos con conocer a Dios por fe y no le conocemos por la noticia experimental que del amor nace…también tendremos que llorar como él y decir:¡ ay del tiempo cuando no te amaba!...

            Las palabras que dice posteriormente conviene leerlas con especial atención, en ellas, sirviéndose de imágenes expresa en qué consiste esa noticia experimental:

Y si vuestra merced quiere saber qué cosa es andar la mano de Dios en el alma

Las palabras sugieren que el hombre está como tocando a Dios y dejándose tocar por Él.

“ Si quiere beber en la tierra una gotilla del río del deleite de Dios”

            La referencia a la felicidad, al gozo embriagante, que la presencia de Dios produce es una constante:

Si quiere llegarse a la visión de cómo Dios está en la zarzaSirviéndose del episodio de Moisés que se encontró con Dios en una zarza que ardía y no se consumía, Juan de Ávila simboliza la presencia de Dios como fuego ardiente: “ y no se quema la zarza aunque arda.”(10) como no se deshace el corazón humano aunque arda encendido en el amor que la presencia de Dios le causa. Y no entorpezca el encuentro queriendo desarrollar un conocimiento que tan distante está del nuevo conocimiento: “no aguce tanto el ingenio para inquirir cuanto el afecto para purificarlo.”

             Y empleando ahora textos del Nuevo Testamento continúa:

“ Porque si el que halla el tesoro escondido en el campo vende todo lo que tiene para comprarlo (11) ¿ qué hará quien se encuentra con el dulcísimo maná escondido (12) de la dulcedumbre de Dios, sino, por comer de él con entrambos paladares,ayuna de todo lo demás de la tierra y dice con sus entrañas: mi corazón y mi carne desfallecen por el Dios vivo, Dios de mi corazón,herencia mía, Dios para siempre”(13).

4.-COMPROBACIÓN PERSONAL Y EXPERIENCIA POR AMOR.

            Venimos viendo, según Juan de Ávila afirma,  que un determinado amor de Dios produce un conocimiento experimental de Él, no hay, en cambio, ninguna teoría encaminada a justificar y explicar el modo cómo este conocimiento se produce.

            Podría recurrirse a la teoría del llamado conocimiento por connaturalidad por el que alguien es conocido en el efectos de atracción que su presencia causa en el cognoscente.

            O podría pensarse en las afirmaciones que hace la espiritualidad del recogimiento de que el hombre, hecho a imagen de Dios, guarda en el fondo y centro del alma, esta imagen pudiendo llegar a través de un proceso de “ recogimiento” de las facultades humanas, al encuentro de ese Dios presente en tal centro.

            Un texto en el que Juan de Ávila dice que el hombre es “casa de Dios” y que cuando nos centramos y recogemos en “ unidad y deseo de amor” entonces nos hallamos a nosotros mismos, descubrimos cual es nuestro propio ser que es el  que Dios ha puesto en nosotros al hacernos a imagen suya.

            Sin embargo lo más acorde con el pensamiento de Juan de Ávila parece ser el atenerse a lo que él mismo nos dice de forma expresa: “ No lo puedo decir más claro, es cosa que se puede sentir y no decir”.

            No hay pues teoría que aplicar sino experiencia que describir.

 NOTAS: (1) San Gregorio Magno. Obras B.A.C. Intro. Pág 92 s.s.(2) Sermón 25.(3) Sermón 23.(4) Sermón 23.(5) Carta 64.(6) Carta 10. Alude al texto san Agustín, libro 10,cap.27,nº 38.(7)Carta 10,(8) Carta 74.(9) Lección sobre 1º Joh. Lección 1ª 49 s.s.(10) Carta 26. Ex. 3,2, (11) Carta 10.; Mt.13,44,(Salmo 72) (12) Apo. 2,7.( 13) Salmo 72, 25-26).

 

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

VISITAS

  • 1,794,637 hits

Imagenes Interesantes

first light

Fox Sparrow Wintertime Inceville Los Liones Canyon Los Angeles 051

What long legs I have.

My boys in Ireland

Red-tailed Hawk (X72_4493-1)

'Crystal Cavern' - British Columbia

Brussels

summerdreams

Maternal

Aplomado Falcon

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: