You are currently browsing the category archive for the ‘4.-La Iglesia de Jesús en el Evangelio de Juan.’ category.

 

LA IGLESIA EN EL EVANGELIO DE JUAN.   

Este es el índice del Tema:  INTRODUCCIÓN.

  1. – LA IGLESIA,ACOGEDORA POR LA FE,DEL VERBO ENCARNADO , RECIBE DE SU PLENITUD, GRACIA TRAS GRACIA. ( Cap. 1,1-18.).
  2. -LA COMUNIDAD MESIÁNICA NACE DEL TESTIMONIO DE JUAN .( Cap. 1,19-51.
  3. -LA FE DE ABRAHAN COMO FUENTE DE INCORPORACIÓN A LA COMUNIDAD MESIÁNICA. ( Cap. 2, 1-11).
  4. – LA PERTENENCIA A LA COMUNIDAD MESÍANICA REQUIERE NACER DE NUEVO.( 3, 1-21) .
  5. -JESÚS ESPOSO, Y LA IGLESIA ESPOSA: (Cap. 3,22-30).
  6. -EL EVANGELISTA REITERA LO QUE YA HABÍA DICHO EN EL DIÁLOGO CON NICODEMO. Cap. 3,31-36.
  7. -AUTOPROCLAMACIÓN DE JESÚS COMO MESÍAS.( 4,1-42).
  8. -CONTROVERSIA ENTRE EL JUDAISMO Y LA IGLESIA. Cap. 4,46. 5.
  9. -JESÚS ESTA EN SU IGLESIA COMO PAN QUE DA LA VIDA.( Cap. 6).
  10. – LA UNIDAD DE LA FE Y EL BAUTISMO.
  11. -UNA ALAEGORÍA DE CRISTO Y LA IGLESIA DE JESÚS. (Cap. 10,1-38).
  12. -LA MUERTE DE JESÚS Y SU FINALIDAD.
  13. -LA IGLESIA EN LA ÚLTIMA CENA. CAPÍTULOS . (Cap.13-16).
  14. -LA ORACIÓN SACERDOTAL DE CRISTO.( Cap. 17,1-26).
  15. -EL REINO DE DIOS SE IDENTIFICA CON JESÚS. (Cap. 18-19).
  16. – NO HAY REY SIN REINO.( Cap. 19,23-37).
  17. – LA IGLESIA EN EL ACONTECIMIENTO DE LA RESURRECCIÓN. (Cap. 20).
  18. -LA ESTRUCTURA JERÁRQUICA DE LA IGLESIA.( Cap. 21).

 

EL MESÍAS EN EL LIBRO DEL APOCALIPSIS.

INTRODUCCIÓN.

 Digamos , de entrada , que el Evangelio de Juan es, en realidad, un escrito doctrinal en forma de Evangelio. Su primera intención no es narrar, sino enseñar. El interés principal de esta obra es de carácter teológico; en ella los milagros son signos; los discursos, más que discursos de Jesús, son discursos sobre Jesús con el fin de que la comunidad  crea en Él, se sienta engendrada por El, e  iluminada  por Él, así lo ha expresado el evangelista cuando al final del evangelio dice: “Estas cosas están escritas para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.“( 30,21).

            Tales discursos no versan sobre los problemas del tiempo de Jesús (la ley, el sábado, los alimentos puros o impuros, etc…) sino sobre la misión de Jesús en el mundo: ser el Mesías,  el Hijo de Dos, el enviado del Padre, Luz del mundo, Agua viva, Pan celestial, por lo mismo, en  este evangelio que parte de que Jesús  es el Mesías, la Iglesia ocupa un lugar central, pues el Mesías implica la Comunidad Mesiánica, y en segundo lugar, porque el fin por el que se ha escrito este evangelio es para que esta Comunidad obtenga  y desarrolle  la  nueva vida.

             La idea de que Jesús es el Cristo, Mesías ungido, es esencial en el evangelio de Juan que por lo mismo es eminentemente cristológico

            Para alcanzar lo que  según el título del Tema se busca, no vamos a llevar a cabo un estudio sistemático  del concepto de Iglesia que hay este evangelio, sino que , como se ha hecho en otros temas referidos  a  la idea de Iglesia que aparecen en el  evangelio de Marcos y Lucas, seguiremos el orden del Evangelio  con el fin de sumergirnos en sus textos para conectar así con el pensamiento  y sentimiento del evangelista.

 HÁGASE EN MI SEGÚN TU PALABRA…

  1. – LA IGLESIA, 2.-ACOGEDORA POR LA FE, 3.-DEL VERBO ENCARNADO , 4.-RECIBE DE SU PLENITUD, 5.-GRACIA TRAS GRACIA.(Cap. 1,1-18.

 Trascribimos los textos tomándolos de la Biblia de Jerusalén.

  1. En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios.
  2. Ella estaba en el principio con Dios.
  3. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existe.
  4. En ella estaba la vida y la vida era la luz de los hombres,
  5. y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron.
  6.  Hubo un hombre, enviado por Dios: se llamaba Juan.
  7. Este vino para un testimonio, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por él.
  8.  No era él la luz, sino quien debía dar testimonio de la luz.
  1. La Palabra era la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo.
  2. En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció.
  3. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.
  4. Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre;
  5. la cual no nació de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nació de Dios.
  6. Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.
  7. Juan da testimonio de él y clama: «Este era del que yo dije: El que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo.»
  8. Pues de su plenitud hemos recibido todos, y gracia por gracia.
  9. Porque la Ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.
  10. A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, él lo ha contado.

 Comentario.  

Las gracias que recibe la Comunidad de Cristo son : La filiación divina, la vida divina,  el conocimiento de Dios, nacido de lo que Jesucristo nos ha contado,  pues sólo él  está en el seno del Padre, y el estar, en la verdad

.

 

 2.-LA COMUNIDAD MESIÁNICA NACE DEL TESTIMONIO DE JUAN .( Cap. 1,19-51.)

19.-20-Y este fue el testimonio de Juan, cuando los judíos enviaron donde él desde Jerusalén sacerdotes y levitas a preguntarle: «¿Quién eres tú?»

21-El confesó, y no negó; confesó: «Yo no soy el Cristo.»

22.-Y le preguntaron: «¿Qué, pues? ¿Eres tú Elías?» El dijo: «No lo soy.» – «¿Eres tú el profeta?» Respondió: «No.»

23.-Entonces le dijeron: «¿Quién eres, pues, para que demos respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?»

24.-Dijo él: «Yo soy voz del que clama en el desierto: Rectificad el camino del Señor, como dijo el profeta Isaías.»

25.-Los enviados eran fariseos.

26.-Y le preguntaron: «¿Por qué, pues, bautizas, si no eres tú el Cristo ni Elías ni el profeta?

»27.-Juan les respondió: «Yo bautizo con agua, pero en medio de vosotros está uno a quien no conocéis,

28.-que viene detrás de mí, a quien yo no soy digno de desatarle la correa de su sandalia.»

29.-Esto ocurrió en Betania, al otro lado del Jordán, donde estaba Juan bautizando.

30.-Al día siguiente ve a Jesús venir hacia él y dice: «He ahí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

31.-Este es por quien yo dije: Detrás de mí viene un hombre, que se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo.

32.-Y yo no le conocía, pero he venido a bautizar en agua para que él sea manifestado a Israel.»

33.-Y Juan dio testimonio diciendo: «He visto al Espíritu que bajaba como una paloma del cielo y se quedaba sobre él.

34.-Y yo no le conocía pero el que me envió a bautizar con agua, me dijo: “Aquel sobre quien veas que baja el Espíritu y se queda sobre él, ése es el que bautiza con Espíritu Santo.”

35.-Y yo le he visto y doy testimonio de que éste es el Elegido de Dios.»

36.-Al día siguiente, Juan se encontraba de nuevo allí con dos de sus discípulos.

37.-Fijándose en Jesús que pasaba, dice: «He ahí el Cordero de Dios.»

38.-Los dos discípulos le oyeron hablar así y siguieron a Jesús.

39.-Jesús se volvió, y al ver que le seguían les dice: «¿Qué buscáis?» Ellos le respondieron: «Rabbí – que quiere decir, “Maestro” – ¿dónde vives?»

40.-Les respondió: «Venid y lo veréis.» Fueron, pues, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día. Era más o menos la hora décima.

41.-Andrés, el hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan y habían seguido a Jesús.

42.-Este se encuentra primeramente con su hermano Simón y le dice: «Hemos encontrado al Mesías» – que quiere decir, Cristo.

43.-Y le llevó donde Jesús. Jesús, fijando su mirada en él, le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas» – que quiere decir, “Piedra”.

44.-Al día siguiente, Jesús quiso partir para Galilea. Se encuentra con Felipe y le dice: «Sígueme.»

45.-Felipe era de Bestsaida, de la ciudad de Andrés y Pedro.

46.-Felipe se encuentra con Natanael y le dice: «Ese del que escribió Moisés en la Ley, y también los profetas, lo hemos encontrado: Jesús el hijo de José, el de Nazaret.»

47.-Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.»

48.-Le dice Natanael: «¿De qué me conoces?» Le respondió Jesús: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.»

49.-Le respondió Natanael: «Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.»

50.-Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.»

51.-Y le añadió: «En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.»

COMENTARIO.

El testimonio de Juan el Bautista origina el seguimiento de Jesús por parte de dos de sus discípulos,  y además, da pie al evangelista para el relato del encuentro de Jesús con más de los  primeros discípulos: Andrés, Pedro, Felipe… estos son  el germen de la nueva comunidad, de la Comunidad Mesiánica, algo que el evangelista manifiesta en el hecho del cambio de nombre de Pedro ,roca, piedra, que está en relación con la misión que tendrá en la Comunidad Mesiánica, en la Iglesia de Jesús.

 LAS BODAS DE CANA. VERONÉS.

3.--LA FE DE ABRAHAN COMO FUENTE DE INCORPORACIÓN A LA COMUNIDAD MESIÁNICA. Cap. 2, 1-11..

 2: 1.Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús.

  1. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos.
  2. Y, como faltara vino, porque se había acabado el vino de la boda, le dice a Jesús su madre: «No tienen vino.»
  3. Jesús le responde: «¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.»
  4. Dice su madre a los sirvientes: «Haced lo que él os diga.»
  5. Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una.
  6. Les dice Jesús: «Llenad las tinajas de agua.» Y las llenaron hasta arriba.
  7. «Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala.» Ellos lo llevaron.
  8. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio
  9. y le dice: «Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.»
  10. Así, en Caná de Galilea dio Jesús comienzo a sus señales. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos.

COMENTARIO

  La actuación de María, la madre de Jesús en las bodas, es el enlace que une a la Comunidad Mesiánica con la Comunidad del Antiguo Testamento, en ella se hace presente la fe de Abrahán  con la fórmula de la antigua alianza : ” Haced lo que él os diga , pero a su vez  María es la portadora del mensaje de que la alianza antigua ha dejado de tener vigencia : pues “ya no tienen vino”, Jesús es el vino nuevo del que brota la fe que origina la Iglesia, representada en este caso por los discípulos.

            Las boda que Dios, el esposo, hizo con su esposa, el pueblo de Israel, ha pasado; el esposo , Jesucristo, hace una boda con la Iglesia, la nueva esposa.

DIÁLOGO DE JESÚS CON NICODEMO.

 4– LA PERTENENCIA A LA COMUNIDAD MESIÁNICA REQUIERE NACER DE NUEVO.( 3, 1-21) .   

  1. 3:1.Había entre los fariseos un hombre llamado Nicodemo, magistrado judío.
  2. Fue éste donde Jesús de noche y le dijo: «Rabbí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede realizar las señales que tú realizas si Dios no está con él.»
  3. Jesús le respondió: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios.»
  4. Dícele Nicodemo: «¿Cómo puede uno nacer siendo ya viejo? ¿Puede acaso entrar otra vez en el seno de su madre y nacer?»
  5. Respondió Jesús: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios.
  6. Lo nacido de la carne, es carne; lo nacido del Espíritu, es espíritu.
  7. No te asombres de que te haya dicho: Tenéis que nacer de lo alto.
  8. El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que nace del Espíritu.»
  9. Respondió Nicodemo: «¿Cómo puede ser eso?»
  10. Jesús le respondió: «Tú eres maestro en Israel y ¿no sabes estas cosas?
  11. «En verdad, en verdad te digo: nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio.
  12. Si al deciros cosas de la tierra, no creéis, ¿cómo vais a creer si os digo cosas del cielo?
  13. Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre.
  14. Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre,
  15. para que todo el que crea tenga por él vida eterna.
  16. Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.
  17. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.
  18. El que cree en él, no es juzgado; pero el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el Nombre del Hijo único de Dios.
  19. Y el juicio está en que vino la luz al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas.
  20. Pues todo el que obra el mal aborrece la luz y no va a la luz, para que no sean censuradas sus obras.
  21. Pero el que obra la verdad, va a la luz, para que quede de manifiesto que sus obras están hechas según Dios.»

 COMENTARIO.              

Este texto es una síntesis maravillosa de la revelación cristiana centrada, no sólo en la restauración de la vida perdida por el pecado, sino en la creación de una vida nueva que supera la creación primera, pues incorpora al hombre a la vida divina, semilla de la resurrección futura.            

Desde el punto de vista eclesiológico el primer aspecto a destacar es la referencia al bautismo, el sacramento de la regeneración, esta referencia es indudable en el texto: : «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios.” y por el bautismo la incorporación a la Iglesia, que en este texto se identifica con el Reino de Dios.            

Esta referencia al bautismo destaca la estructura sacramental de la Iglesia, como diremos en su momento, el evangelio de Juan hace referencia a la mayor parte de los sacramentos.            

El nacimiento según el Espíritu ya lo había anunciado en el Prólogo cuando dijo: 12. Pero a todos los que la que la recibieron( la Palabra) les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre; la cual no nació de sangre, ni de deseo de hombre, sino que nació de Dios.( Cap. 1,12-13).            

Otro aspecto eclesiológico del texto, es la afirmación de que lo que hace posible el nacimiento en el Espíritu  es la Encarnación del Hijo de Dios, entendida como el descenso del Hijo del Hombre que es el que bajó del cielo, siendo puesto en lo alto como signo y causa de salvación: 13.Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. 14Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre,.            

Un  tercer aspecto es el de la necesidad de la fe en Él en cuanto Hijo de Dios,  y Mesias sufriente: 15.para que todo el que crea tenga por él vida eterna.            

 El evangelista proclama la raíz última del misterio salvador que no es otro que el amor de Dios : 16.Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.

  1. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

            Según esto, la  Comunidad Mesiánica, el Reino de Dios, la Iglesia, no es otra cosa sino: el conjunto de los renacidos a una vida nueva, creada por Dios a imagen  de la vida del Verbo encarnado, por medio  del Espíritu Santo y de la fe de los miembros de esa Comunidad

.    5-JESÚS ESPOSO, Y LA IGLESIA ESPOSA: Cap. 3,22-30.

 22.-Después de esto, se fue Jesús con sus discípulos al país de Judea; y allí se estaba con ellos y bautizaba.

23.-Juan también estaba bautizando en Ainón, cerca de Salim, porque había allí mucha agua, y la gente acudía y se bautizaba.

24.-Pues todavía Juan no había sido metido en la cárcel.

25,.Se suscitó una discusión entre los discípulos de Juan y un judío acerca de la purificación.

26.-Fueron, pues, donde Juan y le dijeron: «Rabbí, el que estaba contigo al otro lado del Jordán, aquel de quien diste testimonio, mira, está

bautizando y todos se van a él.»

27.-Juan respondió: «Nadie puede recibir nada si no se le ha dado del cielo.

28.-Vosotros mismos me sois testigos de que dije: “Yo no soy el Cristo, sino que he sido enviado delante de él.”

29.-El que tiene a la novia es el novio; pero el amigo del novio, el que asiste y le oye, se alegra mucho con la voz del novio. Esta es, pues, mi alegría, que ha alcanzado su plenitud.

30.-Es preciso que él crezca y que yo disminuya.

 

 COMENTARIO.

 En el texto, Juan, da el último testimonio de Cristo,  dice de él que  es el esposo, el Bautista  el amigo del esposo que se alegra con su voz. El evangelista vuelve a la imagen del Antiguo Testamento  en el que Dios es el esposo y el pueblo de Israel la esposa, y lo aplica ahora a Cristo que es el esposo y la Iglesia la esposa

.

 6.-EL EVANGELISTA REITERA LO QUE YA HABÍA DICHO EN EL DIÁLOGO CON NICODEMO. Cap. 3,31-36.  

31.-El que viene de arriba está por encima de todos: el que es de la tierra, es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo,

32.-da testimonio de lo que ha visto y oído, y su testimonio nadie lo acepta

33.-El que acepta su testimonio certifica que Dios es veraz.

34.-Porque aquel a quien Dios ha enviado habla las palabras de Dios, porque da el Espíritu sin medida.

35.-El Padre ama al Hijo y ha puesto todo en su mano.

36.-El que cree en el Hijo tiene vida eterna; el que rehúsa creer en el Hijo, no verá la vida, sino que la cólera de Dios permanece sobre él.»  

COMENTARIO.

 El evangelista reitera lo ya  dicho, por un lado habla de que Cristo es el que revela al Padre, porque viene de arriba, porque es testigo de lo que dice, y por otro cómo  la acogida del testimonio de Cristo  por la fe origina la vida eterna, mientras que quien rechaza al que da testimonio del Padre está en la muerte, porque el amor de Dios no está en el, sino mas bien la ira de Dios está sobre él.

 7.-AUTOPROCLAMACIÓN DE JESÚS COMO MESÍAS.( 4,1-42).

  1. Cuando Jesús se enteró de que había llegado a oídos de los fariseos que él hacía más discípulos y bautizaba más que Juan –
  2. aunque no era Jesús mismo el que bautizaba, sino sus discípulos -,
  3. abandonó Judea y volvió a Galilea.
  4. Tenía que pasar por Samaria.
  5. Llega, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, cerca de la heredad que Jacob dio a su hijo José.
  6. Allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, como se había fatigado del camino, estaba sentado junto al pozo. Era alrededor de la hora sexta.
  7. Llega una mujer de Samaria a sacar agua. Jesús le dice: «Dame de beber.»
  8. Pues sus discípulos se habían ido a la ciudad a comprar comida. Le dice a la mujer samaritana:
  9. «¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?» (Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.)
  10. Jesús le respondió: «Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: “Dame de beber”, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva.»
  11. Le dice la mujer: «Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo; ¿de dónde, pues, tienes esa agua viva?
  12. ¿Es que tú eres más que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?»
  13. Jesús le respondió: «Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed;
  14. pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna.»
  15. Le dice la mujer: «Señor, dame de esa agua, para que no tenga más sed y no tenga que venir aquí a sacarla.»
  16. El le dice: «Vete, llama a tu marido y vuelve acá.»
  17. Respondió la mujer: «No tengo marido.» Jesús le dice: «Bien has dicho que no tienes marido,
  18. porque has tenido cinco maridos y el que ahora tienes no es marido tuyo; en eso has dicho la verdad.»
  19. Le dice la mujer: «Señor, veo que eres un profeta.
  20. Nuestros padres adoraron en este monte y vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar.»
  21. Jesús le dice: «Créeme, mujer, que llega la hora en que, ni en este monte, ni en Jerusalén adoraréis al Padre.
  22. Vosotros adoráis lo que no conocéis; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos.
  23. Pero llega la hora (ya estamos en ella) en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren.
  24. Dios es espíritu, y los que adoran, deben adorar en espíritu y verdad.»
  25. Le dice la mujer: «Sé que va a venir el Mesías, el llamado Cristo. Cuando venga, nos lo explicará todo.»
  26. Jesús le dice: «Yo soy, el que te está hablando.»
  27. En esto llegaron sus discípulos y se sorprendían de que hablara con una mujer. Pero nadie le dijo: «¿Qué quieres?» o «¿Qué hablas con ella?»
  28. La mujer, dejando su cántaro, corrió a la ciudad y dijo a la gente:
  29. «Venid a ver a un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho. ¿No será el Cristo?»
  30. Salieron de la ciudad e iban donde él.
  31. Entretanto, los discípulos le insistían diciendo: «Rabbí, come.»
  32. Pero él les dijo: «Yo tengo para comer un alimento que vosotros no sabéis.»
  33. Los discípulos se decían unos a otros: «¿Le habrá traído alguien de comer?»
  34. Les dice Jesús: «Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra.
  35. ¿No decís vosotros: Cuatro meses más y llega la siega? Pues bien, yo os digo: Alzad vuestros ojos y ved los campos, que blanquean ya para la siega. Ya
  36. el segador recibe el salario, y recoge fruto para vida eterna, de modo que el sembrador se alegra igual que el segador.
  37. Porque en esto resulta verdadero el refrán de que uno es el sembrador y otro el segador:
  38. yo os he enviado a segar donde vosotros no os habéis fatigado. Otros se fatigaron y vosotros os aprovecháis de su fatiga.»
  39. Muchos samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por las palabras de la mujer que atestiguaba: «Me ha dicho todo lo que he hecho.»
  40. Cuando llegaron donde él los samaritanos, le rogaron que se quedara con ellos. Y se quedó allí dos días.
  41. Y fueron muchos más los que creyeron por sus palabras,
  42. y decían a la mujer: «Ya no creemos por tus palabras; que nosotros mismos hemos oído y sabemos que éste es verdaderamente el Salvador del mundo.»

 COMENTARIO.

              Tenía que pasar por Samaría. El evangelista subraya  este paso como una necesidad nacida de la misiòn de Jesús, porque en Samaría estaba el pozo de Jacob, y allí había otro lugar para la adoración de Dios y porque  los samaritanos estaban también a la espera del Mesías.

            Jesús va a responder a estas tres demandas de los samaritanos ,  diciendo a la samaritana donde está la verdadera fuente  de la que nace el agua viva que salta y origina la vida eterna; en cuanto al lugar de adoración, Jesús proclama la inutilidad de los templos, tanto el de Jerusalén como el de Garizín , por más sagrados que se crean, para el encuentro con Dios, porque  el verdadero templo en el que Dios quiere ser adorado es el Mesías que está aquí  hablando  contigo.

            El texto tiene sin duda una fuerte dimensión cristológica, pues en él el mismo Jesús se autopresenta como el Cristo. Pero a la vez aparece la dimensión eclesiológica  porque Samaría  debería ser un lugar a la que la Iglesia debería dedicar su atención evangelizadora: “Seréis mis testigos  en toda Judea y Samaría y hasta los confines de la tierra.( Hech.. 1,8

      En el diálogo con los discípulos aparece igualmente la dimensión eclesiológica : pues ha llegado ya el tiempo de la siembra y de la siega, la Iglesia  está encargada de la siembra y de la siega, pero el fruto que la Iglesia recoge procede de otro.       

            Por otra parte la actividad de Jesús en Samaría cosechó un fruto abundante pues

  1. Y fueron muchos más los que creyeron por sus palabras, y decían a la mujer: «Ya no creemos por tus palabras;que nosotros mismos hemos oído

            El texto termina con una gran aclamación  de la esposa:

“y nosotros  sabemos que éste es verdaderamente el Salvador del mundo.»

 8.-CONTROVERSIA ENTRE EL JUDAÍSMO Y LA IGLESIA. Cap. 4,46. 5.

 En estos textos hay sin duda un trasfondo de las controversias entre las comunidades cristianas y el judaísmo, estos hablan de las transgresiones  de Jesús que cura al hijo de un pagano, que transgrede el sábado obrando  como  el Padre que da la vida en sábado… 5,17. Pero Jesús les replicó: «Mi Padre trabaja hasta ahora, y yo también trabajo.»18. Por eso los judíos trataban con mayor empeño de matarle, porque no sólo quebrantaba el sábado, sino que llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose a sí mismo igual a Dios.

            Los judíos le exigen  garantías del porqué de estos comportamientos y el evangelista  presenta como garantes a Juan Bautista,  al Padre: 5, 36. Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Juan; porque las obras que el Padre me ha encomendado llevar a cabo, las mismas obras que realizo, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado. es decir las obras que hace el Hijo, sus milagros, las Escrituras: «Vosotros investigáis las escrituras, ya que creéis tener en ellas vida eterna; ellas son las que dan testimonio de mí;”

 

 9.-JESÚS ESTÁ  EN SU IGLESIA COMO PAN QUE DA LA VIDA.

Cap 6:1. Después de esto, se fue Jesús a la otra ribera del mar de Galilea, el de Tiberíades,

  1. y mucha gente le seguía porque veían las señales que realizaba en los enfermos.
  2. Subió Jesús al monte y se sentó allí en compañía de sus discípulos.
  3. Estaba próxima la Pascua, la fiesta de los judíos.
  4. Al levantar Jesús los ojos y ver que venía hacia él mucha gente, dice a Felipe: «¿Donde vamos a comprar panes para que coman éstos?»
  5. Se lo decía para probarle, porque él sabía lo que iba a hacer.
  6. Felipe le contestó: «Doscientos denarios de pan no bastan para que cada uno tome un poco.»
  7. Le dice uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro:
  8. «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero ¿qué es eso para tantos?»
  9. Dijo Jesús: «Haced que se recueste la gente.» Había en el lugar mucha hierba. Se recostaron, pues, los hombres en número de unos 5.000.
  10. Tomó entonces Jesús los panes y, después de dar gracias, los repartió entre los que recostados y lo mismo los peces, todo lo que quisieron.
  11. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: «Recoged los trozos sobrantes para que nada se pierda.»
  12. Los recogieron, pues, y llenaron doce canastos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido.
  13. Al ver la gente la señal que había realizado, decía: «Este es verdaderamente el profeta que iba a venir al mundo.»
  14. Dándose cuenta Jesús de que intentaban venir a tomarle por la fuerza para hacerle rey, huyó de nuevo al monte él solo.
  15. Al atardecer, bajaron sus discípulos a la orilla del mar,
  16. y subiendo a una barca, se dirigían al otro lado del mar, a Cafarnaúm. Había ya oscurecido, y Jesús todavía no había venido donde ellos;
  17. soplaba un fuerte viento y el mar comenzó a encresparse.
  18. Cuando habían remado unos veinticinco o treinta estadios, ven a Jesús que caminaba sobre el mar y se acercaba a la barca, y tuvieron miedo.
  19. Pero él les dijo: «Soy yo. No temáis.»
  20. Quisieron recogerle en la barca, pero en seguida la barca tocó tierra en el lugar a donde se dirigían.
  21. Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado del mar, vio que allí no había más que una barca y que Jesús no había montado en la barca con sus discípulos, sino que los discípulos se habían marchado solos.
  22. Pero llegaron barcas de Tiberíades cerca del lugar donde habían comido pan.
  23. Cuando la gente vio que Jesús no estaba allí, ni tampoco sus discípulos, subieron a las barcas y fueron a Cafarnaúm, en busca de Jesús.
  24. Al encontrarle a la orilla del mar, le dijeron: «Rabbí, ¿cuándo has llegado aquí?»
  25. Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: vosotros me buscáis, no porque habéis visto señales, sino porque habéis comido de los panes y os habéis saciado.
  26. Obrad, no por el alimento perecedero, sino por el alimento que permanece para vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre, porque a éste es a quien el Padre, Dios, ha marcado con su sello.»
  27. Ellos le dijeron: «¿Qué hemos de hacer para obrar las obras de Dios?»
  28. Jesús les respondió: «La obra de Dios es que creáis en quien él ha enviado.»
  29. Ellos entonces le dijeron: «¿Qué señal haces para que viéndola creamos en ti? ¿Qué obra realizas?
  30. Nuestros padres comieron el maná en el desierto, según está escrito: Pan del cielo les dio a comer.»
  31. Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: No fue Moisés quien os dio el pan del cielo; es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo;
  32. porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da la vida al mundo.»
  33. Entonces le dijeron: «Señor, danos siempre de ese pan.»
  34. Les dijo Jesús: «Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed.
  35. Pero ya os lo he dicho: Me habéis visto y no creéis.
  36. Todo lo que me dé el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré fuera;
  37. porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado.
  38. Y esta es la voluntad del que me ha enviado; que no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite el último día.
  39. Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y que yo le resucite el último día.»
  40. Los judíos murmuraban de él, porque había dicho: «Yo soy el pan que ha bajado del cielo.»
  41. Y decían: «¿No es éste Jesús, hijo de José, cuyo padre y madre conocemos? ¿Cómo puede decir ahora: He bajado del cielo?»
  42. Jesús les respondió: «No murmuréis entre vosotros.
  43. «Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no lo atrae; y yo le resucitaré el último día.
  44. Está escrito en los profetas: Serán todos enseñados por Dios. Todo el que escucha al Padre y aprende, viene a mí.
  45. No es que alguien haya visto al Padre; sino aquel que ha venido de Dios, ése ha visto al Padre.
  46. En verdad, en verdad os digo: el que cree, tiene vida eterna.
  47. Yo soy el pan de la vida.
  48. Vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron;
  49. este es el pan que baja del cielo, para que quien lo coma no muera.
  50. Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo.»
  51. Discutían entre sí los judíos y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?»
  52. Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.
  53. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día.
  54. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida.
  55. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él.
  56. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí.
  57. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre.»
  58. Esto lo dijo enseñando en la sinagoga, en Cafarnaúm.
  59. Muchos de sus discípulos, al oírle, dijeron: «Es duro este lenguaje. ¿Quién puede escucharlo?»
  60. Pero sabiendo Jesús en su interior que sus discípulos murmuraban por esto, les dijo: «¿Esto os escandaliza?
  61. ¿Y cuando veáis al Hijo del hombre subir adonde estaba antes?…
  62. «El espíritu es el que da vida; la carne no sirve para nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y son vida.
  63. «Pero hay entre vosotros algunos que no creen.» Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién era el que lo iba a entregar.
  64. Y decía: «Por esto os he dicho que nadie puede venir a mí si no se lo concede el Padre.»
  65. Desde entonces muchos de sus discípulos se volvieron atrás y ya no andaban con él.
  66. Jesús dijo entonces a los Doce: «¿También vosotros queréis marcharos?»
  67. Le respondió Simón Pedro: «Señor, ¿donde quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna,
  68. y nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo de Dios.»
  69. Jesús les respondió: «¿No os he elegido yo a vosotros, los Doce? Y uno de vosotros es un diablo.»
  70. Hablaba de Judas, hijo de Simón Iscariote, porque éste le iba a entregar, uno de los Doce.

 COMENTARIO.

           Centrados como estamos en el tema de la Iglesia de Jesús en el evangelio de Juan, vamos buscando en este texto las referencias eclesiológicas que existen en el mismo, sin olvidar que este es otro de los textos más densos, teológicamente hablando, de este evangelio.            

Sin duda que en el mismo Jesús es presentado como el Pan de Vida y es precisamente en esta presentación donde  aparecen las alusiones eclesiológicas del mismo.            

En primer lugar en la forma como Jesús lleva a cabo la multiplicación de los panes y los peces con una clara referencia a la institución de la Eucaristía: 11. Tomó entonces Jesús los panes y, después de dar gracias, los repartió entre los que recostados y lo mismo los peces, todo lo que quisieron. así como la alusión que hace a los doce  encargados de entregar el pan a la gente  y de recoger en los doce cestos las sobras.            

La fe  por la que se accede a la vida eterna es fruto de la gracia que el Padre concede, y en este caso el objeto de la fe es Cristo crucificado: 53. Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.             Este es otro texto en el que el evangelista  manifiesta la estructura sacramental de la Iglesia, pues sin duda, hay en el texto una clara promesa de la Eucaristía que tendrá su cumplimento en la última cena pascual de Jesús.

.  

10.-LA UNIDAD DE LA FE Y EL BAUTISMO.

 En el capitulo 9,1-41 que habla de la curación del ciego de nacimiento hay una clara alusión   al bautismo,  en primer lugar el ciego lo es por nacimiento, para que recobre la vista deberá nacer de nuevo, este nacimiento se lleva a cabo por el bautismo , por eso el texto pone en boca del ciego una vez curado estas palabras : ” Ese hombre que se llama Jesús , hizo barro me untó los ojos  y me dijo vete a Siloé y lávate ; yo fui me lavé y vi. A continuación  el ciego una vez curado hace un explicita confesión de fe en Jesús: 9:35.Jesús se enteró de que le habían echado fuera y, encontrándose con él, le dijo: «¿Tú crees en el Hijo del hombre?36.-El respondió: «¿Y quién es, Señor, para que crea en él?»37.-Jesús le dijo: «Le has visto; el que está hablando contigo, ése es.»38.-El entonces dijo: «Creo, Señor.» Y se postró ante él.”

            Fe y bautismo se encuentra nuevamente juntos.

 11.- UNA ALEGORÍA DE CRISTO Y DE LA IGLESIA DE JESÚS..Cap. 10,1-38.

  1. «En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que escala por otro lado, ése es un ladrón y un salteador;
  2. pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas.
  3. A éste le abre el portero, y las ovejas escuchan su voz; y a sus ovejas las llama una por una y las saca fuera.
  4. Cuando ha sacado todas las suyas, va delante de ellas, y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.
  5. Pero no seguirán a un extraño, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.»
  6. Jesús les dijo esta parábola, pero ellos no comprendieron lo que les hablaba.
  7. Entonces Jesús les dijo de nuevo: «En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas.
  8. Todos los que han venido delante de mí son ladrones y salteadores; pero las ovejas no les escucharon.
  9. Yo soy la puerta; si uno entra por mí, estará a salvo; entrará y saldrá y encontrará pasto.
  10. El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia.
  11. Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas.
  12. Pero el asalariado, que no es pastor, a quien no pertenecen las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye, y el lobo hace presa en ellas y las dispersa,
  13. porque es asalariado y no le importan nada las ovejas.
  14. Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas y las mías me conocen a mí,
  15. como me conoce el Padre y yo conozco a mi Padre y doy mi vida por las ovejas.
  16. También tengo otras ovejas, que no son de este redil; también a ésas las tengo que conducir y escucharán mi voz; y habrá un solo rebaño, un solo pastor.
  17. Por eso me ama el Padre, porque doy mi vida, para recobrarla de nuevo.
  18. Nadie me la quita; yo la doy voluntariamente. Tengo poder para darla y poder para recobrarla de nuevo; esa es la orden que he recibido de mi Padre.»
  19. Se produjo otra vez una disensión entre los judíos por estas palabras.
  20. Muchos de ellos decían: «Tiene un demonio y está loco. ¿Por qué le escucháis?»
  21. Pero otros decían: «Esas palabras no son de un endemoniado. ¿Puede acaso un demonio abrir los ojos de los ciegos?»
  22. Se celebró por entonces en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno.
  23. Jesús se paseaba por el Templo, en el pórtico de Salomón.
  24. Le rodearon los judíos, y le decían: «¿Hasta cuándo vas tenernos en vilo? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente.»
  25. Jesús les respondió: «Ya os lo he dicho, pero no me creéis. Las obras que hago en nombre de mi Padre son las que dan testimonio de mí;
  26. pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas.
  27. Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas mi siguen.
  28. Yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano.
  29. El Padre, que me las ha dado, es más grande que todos, y nadie puede arrebatar nada de la mano del Padre.
  30. Yo y el Padre somos uno.»
  31. Los judíos trajeron otra vez piedras para apedrearle.
  32. Jesús les dijo: «Muchas obras buenas que vienen del Padre os he mostrado. ¿Por cuál de esas obras queréis apedrearme?»
  33. Le respondieron los judíos: «No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino por una blasfemia y porque tú, siendo hombre, te haces a ti mismo Dios.»
  34. Jesús les respondió: «¿No está escrito en vuestra Ley: Yo he dicho: dioses sois?
  35. Si llama dioses a aquellos a quienes se dirigió la Palabra de Dios – y no puede fallar la Escritura –
  36. a aquel a quien el Padre ha santificado y enviado al mundo, ¿cómo le decís que blasfema por haber dicho: “Yo soy Hijo de Dios”?
  37. Si no hago las obras de mi Padre, no me creáis;
  38. pero si las hago, aunque a mí no me creáis, creed por las obras, y así sabréis y conoceréis que el Padre está en mí y yo en el Padre.»

 COMENTARIO.

             Este texto del evangelio de Juan  es a la vez Cristológico y eclesiológico. Cristológico porque en él, el mismo Jesús se autoproclama como el Mesías, el Cristo, el Mesías  y como  ya había hecho anteriormente , fundamenta su aserción en los testimonios que dan de él las escrituras, el Padre, sus obras.            

En cuanto al  carácter eclesiológico del texto, éste se muestra de forma directa con solo su lectura.            

El buen Pastor da la vida por sus ovejas porque él ha venido   expresamente a eso, ” yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante” ,cuida a sus ovejas, las alimenta, las defiende, hasta el punto de dar su vida por ellas y las ovejas reconocen su voz, y le siguen…                 

Cualquier fiel cristiano  reconocería hoy, como todos lo reconocieron los cristianos  desde sus orígenes  de qué forma Cristo- representado como el buen Pastor en el primitivo arte cristiano , lleva a cabo estas acciones en su Iglesia: descubriendo  el sentido teológico de la pasión y muerte de Jesús, la donación de su gracia a través de los sacramentos.            

El texto destaca la necesidad de la acción misionera de la Iglesia, pues “ “También tengo otras ovejas, que no son de este redil; también a ésas las tengo que conducir y escucharán mi voz; así como el proyecto del Pastor de la unidad de su iglesia :y habrá un solo rebaño, un solo pastor

. MOISÉS Y LA SERPIENTE DE BRONCE. PARROQUIA DE NTRA. SRA. DE LA ASUNCIÓN DE MIGUELTURRA.

12-LA MUERTE DE JESÚS Y SU FINALIDAD.

Con la resurrección de Lázaro y la profesión de fe de Marta,” Tú eres el Cristo , el Hijo de Dios, el que iba a venir al mundo”; (  cap. 11,27) ; el anuncio de la necesidad de de la muerte de Jesús , expresada por Caifás : ” conviene que muera uno solo por el pueblo y  no perezca la nación  en las que el evangelista ve que esa muerte además de evitar la muerte de toda la nación, tiene la finalidad de que “Jesús iba a morir por la nación y no sólo por la nación sino también para reunir en uno a todos los hijos de Dios que estaban dispersos“; ( cap. 11,50);  y de la glorificación de Cristo por la cruz   por medio de la cruz : ” y yo cuando sea levantado de la tierra atraeré a todos hacia mi”;  ( Cap. 12,23), que es un anticipo de que la Iglesia nacerá del costado abierto de Cristo, termina la primera parte del evangelio y da comienzo la segunda

.  

EL LAVATORIO DE PIES A LOS DISCÍPULOS. PARROQUIA DE NTRA. SRA. DE LA ASUNCIÓN DE MIGUELTURRA. COPIA DEL TINTORETTO.

 13.-LA IGLESIA EN EL TEXTO DE LA ÚLTIMA CENA. CAPITULOS 13-16.

a).- La iglesia como los discípulos de Cristo. Los ” Suyos.”  

13:1.Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.

  1. Durante la cena, cuando ya el diablo había puesto en el corazón a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarle,
  2. sabiendo que el Padre le había puesto todo en sus manos y que había salido de Dios y a Dios volvía,
  3. se levanta de la mesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó.
  4. Luego echa agua en un lebrillo y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla con que estaba ceñido.
  5. Llega a Simón Pedro; éste le dice: «Señor, ¿tú lavarme a mí los pies?»
  6. Jesús le respondió: «Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora: lo comprenderás más tarde.»
  7. Le dice Pedro: «No me lavarás los pies jamás.» Jesús le respondió: «Si no te lavo, no tienes parte conmigo.»
  8. Le dice Simón Pedro: «Señor, no sólo los pies, sino hasta las manos y la cabeza.»
  9. Jesús le dice: «El que se ha bañado, no necesita lavarse; está del todo limpio. Y vosotros estáis limpios, aunque no todos.»
  10. Sabía quién le iba a entregar, y por eso dijo: «No estáis limpios todos.»
  11. Después que les lavó los pies, tomó sus vestidos, volvió a la mesa, y les dijo: «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros?
  12. Vosotros me llamáis “el Maestro” y “el Señor”, y decís bien, porque lo soy.
  13. Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros.
  14. Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros.
  15. «En verdad, en verdad os digo: no es más el siervo que su amo, ni el enviado más que el que le envía.
  16. «Sabiendo esto, dichosos seréis si lo cumplís…
  17. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros.
  18. En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros.»

Comentario .

              Comienza esta segunda parte con un prólogo solemne en el que aparece ya una referencia a la Iglesia cuando dice: habiendo amado a los suyos los amó hasta el extremo.”

            Sigue después el lavatorio de los discípulos  como algo obligatorio para los “suyos” y que nos recuerda  el dicho de  Jesús : el que quiera ser el primero entre vosotros se vuestro servidor.

            A continuación el nuevo mandamiento, nuevo no en relación con lo mandado en el Antiguo Testamento, sino nuevo porque está en relación con la nueva alianza sellada con la sangre de Cristo: los amó hasta el extremo. La Iglesia aparece aquí bajo la denominación de  los discípulos de Jesús : en esto conocerán que sois mi Iglesia.

 b).- Jesús el  camino que lleva hasta el Padre.

 Cap 14:1.«No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios: creed también en mí.

  1. En la casa de mi Padre hay muchas mansiones; si no, os lo habría dicho; porque voy a prepararos un lugar.
  2. Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo, para que donde esté yo estéis también vosotros.
  3. Y adonde yo voy sabéis el camino.»
  4. Le dice Tomás: «Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?»
  5. Le dice Jesús: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí.
  6. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre; desde ahora lo conocéis y lo habéis visto.»
  7. Le dice Felipe: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.»
  8. Le dice Jesús : «¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me conoces Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”?
  9. ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre está en mí? Las palabras que os digo, no las digo por mi cuenta; el Padre que permanece en mí es el que realiza las obras.
  10. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Al menos, creedlo por las obras.

 COMENTARIO.            

 En esta parte aparece la dimensión escatológica de la Iglesia llamada a compartir con Cristo la gloria junto al Padre.            

El acceso a esa gloria está asegurado para los que tienen a Cristo como camino, verdad y vida.            

En el camino está ya la meta pues quien está hermanado con el Hijo, está en posesión del Padre, porque en Cristo está el Padre, y el Padre está en Cristo.

 c).- Las promesas de la Nueva Alianza en Cristo.  

14:12.En verdad, en verdad os digo: el que crea en mí, hará él también las obras que yo hago, y hará mayores aún, porque yo voy al Padre.

13.-Y todo lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 14.-Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.

15.-Si me amáis, guardaréis mis mandamientos;

16.-y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre,

17.-el Espíritu de la verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce. Pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros.

18.-No os dejaré huérfanos: volveréa vosotros.

19.-Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero vosotros si me veréis, porque yo vivo y también vosotros viviréis.

20.-Aquel día comprenderéis que yo estoy en mi Padre y vosotros en mí y yo en vosotros.

21.-El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él.»

22.-Le dice Judas – no el Iscariote -: «Señor, ¿qué pasa para que te vayas a manifestar a nosotros y no al mundo?»

23.-Jesús le respondió: «Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él.

24.-El que no me ama no guarda mis palabras. Y la palabra que escucháis no es mía, sino del Padre que me ha enviado.

25.-Os he dicho estas cosas estando entre vosotros.

26.-Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho.

 COMENTARIO .

Estas son las promesas que Cristo hace a su Iglesia:  1.- Hará las mismas obras que yo hago,  y aún mayores, pues cuando me vaya al Padre no os dejaré huérfanos

2.- Recibirá el  Espíritu Santo como Don, con  todo lo que esto, en el pensamiento de Juan lleva consigo. 3.-La inhabitación de la Santísima Trinidad , es el culmen de todas las promesas.

4.- Estas promesas se cumplirán en cualquiera, sea de la nación que sea, que crea en Cristo,  cumpla sus mandamientos y le ame.

 d).- Palabras de despedida.

 27.-Os dejo la paz, mi paz os doy; no os la doy como la da el mundo. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde.

28.-Habéis oído que os he dicho: “Me voy y volveré a vosotros.” Si me amarais, os alegraríais de que me fuera al Padre, porque el Padre es más grande que yo.

29.-Y os lo digo ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda creáis.

30.-Ya no hablaré muchas cosas con vosotros, porque llega el Príncipe de este mundo. En mí no tiene ningún poder;

31.pero ha de saber el mundo que amo al Padre y que obro según el Padre me ha ordenado. Levantaos. Vámonos de aquí.»  

Comentario .

           Por otra parte se anuncia que la Iglesia será objeto de persecución, es algo inevitable pues el “mundo” está cerrado a la Palabra de Dios y Cristo y su Iglesia son un testimonio contra el mundo. La iglesia será una Iglesia de martires: 18.«Si el mundo os odia, sabed que a mí me ha odiado antes que a vosotros.” 33.Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo.»

                      Jesús termina su discurso con el saludo de la paz, una paz nacida de la comunión con  Dios, con los hermanos, del perdón y la salvación.

            Una paz bien distinta a la que ofrece el mundo cimentada en el bienestar material.

             En los capítulos 15 y 16  reitera el  evangelista  ideas similares a las anteriores, aparece en ellos la alegoría de la vid y los sarmientos, que puede considerarse como una descripción de la Iglesia por dentro: La presencia del Espíritu que actúa en ella, del Padre  que ejerce la limpieza en su interior, mediante la poda. De cómo la Iglesia vive de la acción de la Trinidad en ella. El gozo interior que produce la unión con Jesús. La oración y la fidelidad a Jesús son los medios para vivir en comunión con Cristo. El amor es la esencia de la Iglesia.

            

 

 14.-LA ORACIÓN SACERDOTAL DE CRISTO.

  1. 17: 1.Así habló Jesús, y alzando los ojos al cielo, dijo: «Padre, ha llegado la hora; glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti.
  2. Y que según el poder que le has dado sobre toda carne, dé también vida eterna a todos los que tú le has dado.
  3. Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo.
  4. Yo te he glorificado en la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste realizar.
  5. Ahora, Padre, glorifícame tú, junto a ti, con la gloria que tenía a tu lado antes que el mundo fuese.
  6. He manifestado tu Nombre a los hombres que tú me has dado tomándolos del mundo. Tuyos eran y tú me los has dado; y han guardado tu Palabra.
  7. Ahora ya saben que todo lo que me has dado viene de ti;
  8. porque las palabras que tú me diste se las he dado a ellos, y ellos las han aceptado y han reconocido verdaderamente que vengo de ti, y han creído que tú me has enviado.
  9. Por ellos ruego; no ruego por el mundo, sino por los que tú me has dado, porque son tuyos;
  10. y todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío; y yo he sido glorificado en ellos.
  11. Yo ya no estoy en el mundo, pero ellos sí están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, cuida en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno como nosotros.
  12. Cuando estaba yo con ellos, yo cuidaba en tu nombre a los que me habías dado. He velado por ellos y ninguno se ha perdido, salvo el hijo de perdición, para que se cumpliera la Escritura.
  13. Pero ahora voy a ti, y digo estas cosas en el mundo para que tengan en sí mismos mi alegría colmada.
  14. Yo les he dado tu Palabra, y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como yo no soy del mundo.
  15. No te pido que los retires del mundo, sino que los guardes del Maligno.
  16. Ellos no son del mundo, como yo no soy del mundo.
  17. Santifícalos en la verdad: tu Palabra es verdad.
  18. Como tú me has enviado al mundo, yo también los he enviado al mundo.
  19. Y por ellos me santifico a mí mismo, para que ellos también sean santificados en la verdad.
  20. No ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí
  21. para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.
  22. Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno como nosotros somos uno:
  23. yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente uno, y el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a mí.
  24. Padre, los que tú me has dado, quiero que donde yo esté estén también conmigo, para que contemplan mi gloria, la que me has dado, porque me has amado antes de la creación del mundo.
  25. Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido y éstos han conocido que tú me has enviado.
  26. Yo les he dado a conocer tu Nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que tú me has amado esté en ellos y yo en ellos.»

 COMENTARIO.

             Sin duda el evangelista Juan, al poner en labios de Jesús esta oración, que sin duda tiene perfiles históricos, también  tiene ante sus ojos no sólo al grupo que acompañó a Cristo en la última cena , sino a todas las comunidades  existentes en su tiempo a las que él mismo se dirigió en el libro del Apocalipsis.

            Esto nos permite a nosotros  desde una perspectiva mayor que la de Juan recitar la  misma oración unidos a Cristo que como Cabeza de su Iglesia sigue intercediendo por ella ante el Padre.

ESTE ES EL HOMBRE. PARROQUIA DE MIGUELTURRA. ANÓNIMO.SIGLO XVII.

 15-EL REINO DE DIOS SE IDENTIFICA CON JESÚS. Capítulos 18-19.

 Los últimos capítulos del evangelio de Juan son  la cima de la visión que de la Iglesia tiene este evangelio.

De los Capítulos 18 y 19  seleccionamos dos textos.

  1. 18:28.De la casa de Caifás llevan a Jesús al pretorio. Era de madrugada. Ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse y poder así comer la Pascua.
  2. 29.-Salió entonces Pilato fuera donde ellos y dijo: «¿Qué acusación traéis contra este hombre?»
  3. 30.-Ellos le respondieron: «Si éste no fuera un malhechor, no te lo habríamos entregado.»
  4. 31.-Pilato replicó: «Tomadle vosotros y juzgadle según vuestra Ley.» Los judíos replicaron: «Nosotros no podemos dar muerte a nadie.»
  5. 32.-Así se cumpliría lo que había dicho Jesús cuando indicó de qué muerte iba a morir.
  6. 33.-Entonces Pilato entró de nuevo al pretorio y llamó a Jesús y le dijo: «¿Eres tú el Rey de los judíos?»
  7. 34.-Respondió Jesús: «¿Dices eso por tu cuenta, o es que otros te lo han dicho de mí?»
  8. 35.-Pilato respondió: «¿Es que yo soy judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?»
  9. 36.-Respondió Jesús: «Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuese de este mundo, mi gente habría combatido para que no fuese entregado a los judíos: pero mi Reino no es de aquí.»
  10. 37.-Entonces Pilato le dijo: «¿Luego tú eres Rey?» Respondió Jesús: «Sí, como dices, soy Rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz.»
  11. 38.-Le dice Pilato: «¿Qué es la verdad?» Y, dicho esto, volvió a salir donde los judíos y les dijo: «Yo no encuentro ningún delito en él.
  12. 39.-19.1.Pilato entonces tomó a Jesús y mandó azotarle.
  13. 40.-Los soldados trenzaron una corona de espinas, se la pusieron en la cabeza y le vistieron un manto de púrpura;
  14. 41.-y, acercándose a él, le decían: «Salve, Rey de los judíos.» Y le daban bofetadas.

19:19.Pilato redactó también una inscripción y la puso sobre la cruz.

20.-Lo escrito era: «Jesús el Nazareno, el Rey de los judíos.»

21.-Esta inscripción la leyeron muchos judíos, porque el lugar donde había sido crucificado Jesús estaba cerca de la ciudad; y estaba escrita en hebreo, latín y griego.

22.-Los sumos sacerdotes de los judíos dijeron a Pilato: «No escribas: “El Rey de los judíos”, sino: “Este ha dicho: Yo soy Rey de los judíos”.»

23.-Pilato respondió: «Lo que he escrito, lo he escrito.»

24.-Los soldados, después que crucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos, con los que hicieron cuatro lotes, un lote para cada soldado, y la túnica. La túnica era sin costura, tejida de una pieza de arriba abajo.

25.-Por eso se dijeron: «No la rompamos; sino echemos a suertes a ver a quién le toca.» Para que se cumpliera la Escritura: Se han repartido mis vestidos, han echado a suertes mi túnica. Y esto es lo que hicieron los soldados..

 COMENTARIO.

              El evangelio de Juan proclama que Jesucristo es rey. Su Cristo no viene sólo a hablar del reino de Dios , el Reino de Dios es Cristo, la trasposición que haría la Iglesia del mensaje de Jesús centrado en el Reino de Dios  a Jesucristo está anticipado ya aquí.

             El Reino de Jesús no es  de este mundo, más bien no es como los de este mundo, por ello ni Cesar ni Pilato, ni los demás poderes temporales han de ver en este reino algo que pueda amenazarles como ellos se amenazan y destruyen entre si, con el poder de los soldados.

             Pero el reino de Cristo no deja por ello de tener fuerza en este mundo, pues es el reino de la justicia y santidad, el reino del amor, en el que el rey va delante con su corona y su cetro. Por boca de Pilato es presentado al mundo este rey: ” He aquí al hombre” en él está la vida, el perdón, la redención, la liberación …

             Los soldados de este reino son los que han hecho del amor la fuerza que doblega los corazones, en muchos casos con la donación de sus vidas, cualquiera su lengua, pueblo o nación.

Por boca de Pilato la entronización del Rey ha sido hecha y ésta es definitiva: Lo escrito escrito está.

CRISTO CRUCIFICADO DE  Evgraf Semenovich Sorokin .

 16.- NO HAY REY SIN REINO.( cap. 19,23-37).

  1. 23.-Los soldados, después que crucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos, con los que hicieron cuatro lotes, un lote para cada soldado, y la túnica. La túnica era sin costura, tejida de una pieza de arriba abajo.
  2. 24.-Por eso se dijeron: «No la rompamos; sino echemos a suertes a ver a quién le toca.» Para que se cumpliera la Escritura: Se han repartido mis vestidos, han echado a suertes mi túnica. Y esto es lo que hicieron los soldados
  3. 25.-Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena.
  4. 26.-Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.»
  5. 27.-Luego dice al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.
  6. 28.-Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba cumplido, para que se cumpliera la Escritura, dice: «Tengo sed.»
  7. 29.-Había allí una vasija llena de vinagre. Sujetaron a una rama de hisopo una esponja empapada en vinagre y se la acercaron a la boca.
  8. 30.-Cuando tomó Jesús el vinagre, dijo: «Todo está cumplido.» E inclinando la cabeza entregó el espíritu.
  9. 31.-Los judíos, como era el día de la Preparación, para que no quedasen los cuerpos en la cruz el sábado – porque aquel sábado era muy solemne – rogaron a Pilato que les quebraran las piernas y los retiraran.
  10. 32.-Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primero y del otro crucificado con él.
  11. 33.-Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas,
  12. 34.-sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua.
  13. 35.-El que lo vio lo atestigua y su testimonio es válido, y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis.
  14. 36.-Y todo esto sucedió para que se cumpliera la Escritura: No se le quebrará hueso alguno.
  15. 37.-Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

 COMENTARIO 

          El sentido eclesial de este texto  ha sido resaltado en la Iglesia prácticamente desde sus orÍgenes y  luego especialmente en los Santos Padres.

          En primer lugar el hecho de que no rasgaran la túnica, se ha interpretado como el reto de mantener la unidad de la Iglesia.

          La  mutua entrega de   la Madre de Jesús a Juan representante de la Iglesia  y de Juan a la Madre de Jesús como la Maternidad de María de la Iglesia, tal como el Concilio Vat. II la denominaría, Madre de la Iglesia, así como la invitación a la Iglesia para que vea siempre en María como una Madre que cuida de los hermanos de su Hijo.

            El corazón traspasado de Cristo como el nacimiento  de la Iglesia después de Jesús y como la fuente de los sacramentos.

 CRISTO RESUCITADO.EL GRECO.

 17.-LA IGLESIA EN EL  ACONTECIMIENTO DE LA RESURRECCIÓN.CAP. 20.

  1. El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro.
  2. Echa a correr y llega donde Simón Pedro y donde el otro discípulo a quien Jesús quería y les dice: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto.»
  3. Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro.
  4. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro.
  5. Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró.
  6. Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo,
  7. y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte.
  8. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó,
  9. pues hasta entonces no habían comprendido que según la Escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos.
  10. Los discípulos, entonces, volvieron a casa.
  11. Estaba María junto al sepulcro fuera llorando. Y mientras lloraba se inclinó hacia el sepulcro,
  12. y ve dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies.
  13. Dícenle ellos: «Mujer, ¿por qué lloras?» Ella les respondió: «Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto.»
  14. Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.
  15. Le dice Jesús: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?» Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré.»
  16. Jesús le dice: «María.» Ella se vuelve y le dice en hebreo: «Rabbuní» – que quiere decir: «Maestro» -.
  17. Dícele Jesús: «No me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios.»
  18. Fue María Magdalena y dijo a los discípulos que había visto al Señor y que había dicho estas palabras.
  19. Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: «La paz con vosotros.»
  20. Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor.
  21. Jesús les dijo otra vez: «La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío.»
  22. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo.
  23. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»
  24. Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»
  25. Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto mi dedo en el agujero de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré.»
  26. Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro y Tomás con ellos. Se presentó Jesús en medio estando las puertas cerradas, y dijo: «La paz con vosotros.»
  27. Luego dice a Tomás: «Acerca aquí tu dedo y mira mis manos; trae tu mano y métela en mi costado, y no seas incrédulo sino creyente.»
  28. Tomás le contestó: «Señor mío y Dios mío.»
  29. Dícele Jesús: «Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído.»
  30. Jesús realizó en presencia de los discípulos otras muchas señales que no están escritas en este libro.
  31. Estas han sido escritas para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre.

 COMENTARIO.

 Los primeros versículos del capítulo  equivalen a la proclamación del hecho fundamental de la fe cristiana por parte de Pedro y Juan , el kerigma: Pedro y Juan: la resurrección ,pues vieron y creyeronasí se desprende del v.9.-pues hasta entonces no habían comprendido que según la Escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos.”

La  proclamación  de María Magdalena : He visto al Señor  inicia la cadena de testigos,  después la de los discípulos  al ausente Tomás: Hemos visto al Señor ,con un resultado negativo, representante de los que se negaran a creer sin ver, pero que anuncian a los muchos que creerán sin haber visto: 29.Dícele Jesús: «Porque me has visto has creído. Dichosos los que no han visto y han creído.»

            También el Señor mío y Dios mío de Tomás es el contenido de la proclamación de la Iglesia.

El saludo del Señor  a los discípulos , reiterado : la paz con vosotros es el cumplimiento de la promesa de la  donación de la paz que el mundo no puede dar y a continuación:  Como el Padre me envió, también yo os envío.»

  1. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo.
  2. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»

Este es el centro de este capítulo la donación del Espíritu Santo, fuente de la vida y fuerza de la Iglesia   que  se patentiza en los sacramentos , en este caso de la Confirmación y de la Penitencia.

            Esta es la misión propia de Cristo que ahora comunica a sus discípulos: Como el Padre me envió, también yo os envío.»

APACIENTA MIS OVEJAS. RAFAEL.

 18.-LA ESTRUCTURA JERÁRQUICA DE LA IGLESIA.( Cap. 21).

  1. Después de esto, se manifestó Jesús otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Se manifestó de esta manera.
  2. Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el Mellizo, Natanael, el de Caná de Galilea, los de Zebedeo y otros dos de sus discípulos.
  3. Simón Pedro les dice: «Voy a pescar.» Le contestan ellos: «También nosotros vamos contigo.» Fueron y subieron a la barca, pero aquella noche no pescaron nada.
  4. Cuando ya amaneció, estaba Jesús en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús.
  5. Díceles Jesús: «Muchachos, ¿no tenéis pescado?» Le contestaron: «No.»
  6. El les dijo: «Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis.» La echaron, pues, y ya no podían arrastrarla por la abundancia de peces.
  7. El discípulo a quien Jesús amaba dice entonces a Pedro: «Es el Señor», se puso el vestido – pues estaba desnudo – y se lanzó al mar.
  8. Los demás discípulos vinieron en la barca, arrastrando la red con los peces; pues no distaban mucho de tierra, sino unos doscientos codos.
  9. Nada más saltar a tierra, ven preparadas unas brasas y un pez sobre ellas y pan.
  10. Díceles Jesús: «Traed algunos de los peces que acabáis de pescar.»
  11. Subió Simón Pedro y sacó la red a tierra, llena de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y, aun siendo tantos, no se rompió la red.
  12. Jesús les dice: «Venid y comed.» Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: «¿Quién eres tú?», sabiendo que era el Señor.
  13. Viene entonces Jesús, toma el pan y se lo da; y de igual modo el pez.
  14. Esta fue ya la tercera vez que Jesús se manifestó a los discípulos después de resucitar de entre los muertos.
  15. Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: «Simón de Juan, ¿me amas más que éstos?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis corderos.»
  16. Vuelve a decirle por segunda vez: «Simón de Juan, ¿me amas?» Le dice él: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas.»
  17. Le dice por tercera vez: «Simón de Juan, ¿me quieres?» Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: «¿Me quieres?» y le dijo: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero.» Le dice Jesús: «Apacienta mis ovejas.
  18. «En verdad, en verdad te digo: cuando eras joven, tú mismo te ceñías, e ibas adonde querías; pero cuando llegues a viejo, extenderás tus manos y otro te ceñirá y te llevará adonde tú no quieras.»
  19. Con esto indicaba la clase de muerte con que iba a glorificar a Dios. Dicho esto, añadió: «Sígueme.»
  20. Pedro se vuelve y ve siguiéndoles detrás, al discípulo a quién Jesús amaba, que además durante la cena se había recostado en su pecho y le había dicho: «Señor, ¿quién es el que te va a entregar?»
  21. Viéndole Pedro, dice a Jesús: «Señor, y éste, ¿qué?»
  22. Jesús le respondió: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿qué te importa? Tú, sígueme.»
  23. Corrió, pues, entre los hermanos la voz de que este discípulo no moriría. Pero Jesús no había dicho a Pedro: « No morirá», sino: «Si quiero que se quede hasta que yo venga.»
  24. Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas y que las ha escrito, y nosotros sabemos que su testimonio es verdadero.
  25. Hay además otras muchas cosas que hizo Jesús. Si se escribieran una por una, pienso que ni todo el mundo bastaría para contener los libros que se escribieran.

 COMENTARIO.

Este capítulo  es considerado como un añadido al Evangelio de Juan, prescindiendo de este dato, se puede decir que el cuarto evangelio está necesitado del mismo.

En  el primer encuentro de Pedro con Jesús éste le había cambiado el nombre : Jesús, fijando su mirada en él, le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas» – que quiere decir, “Piedra”.( 1,42).

            Era necesario explicar el motivo de este cambio. El capítulo lo explica: A Pedro se le confía pastorear las ovejas de Cristo, mis corderos , mis ovejas. El encargo es sellado con un sígueme indicando la muerte con que había de morir.

Finalmente el capitulo se cierra  con la confesión de la Iglesia acerca del testimonio del discípulo amado: 24.Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas y que las ha escrito, y nosotros sabemos que su testimonio es verdadero.

 

BIBLIOGRAFIA: La Iglesia: perspectiva de Juan , por Domingo Muñoz León en Revista de Teología Bíblica. VOL. XXVI. Nº 77.

Francisco de la Calle : Teología del cuarto evangelio. Edicciones Sígueme . Salamanca 1980.

Eloino Nacar, Alberto Clunga, Maximiliano Garcia Cordero : Sagrada Biblia. BAC  1965.

  1. Schmid. Y. Congar.H. Fries.H. Küng: Iglesia Conceptos Fundamentales de Teología. T. II. Ediciones Cristiandad Madrid 1966.

 

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA FE DEL CARBONERO. LA TEORÍA DEL BIG-BANG FUE DESCUBIERTA POR UN SACERDOTE.  

quijotediscipulo.                  

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

mayo 2017
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

VISITAS

  • 1,888,909 hits

Imagenes Interesantes

The Rose and Snail

...bella dentro..

Alpha Falls - Side View

Certainly one forkful couldn't hurt...

Tetti, torri e campanili

Watch it!

frappè

21/52 Libros

Oculus

Triple Distilled

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: