You are currently browsing the category archive for the ‘Del pacifismo de los primeros cristianos a la Guerra hecha en nombre de Dios.’ category.

 

MONUMENTO A LOS MÁRTIRES CRISTIANOS.

DEL PACIFISMO DE LOS PRIMEROS CRISTIANOS A LA GUERRA HECHA EN NOMBRE DE DIOS.

En el tratamiento del tema seguimos el siguiente índice:

1.El pacifismo  de Jesús de Nazaret.

2.-El pacifismo de los primeros cristianos.

3.-Inicio del abandono del pacifismo.

4.-Formulación de la doctrina sobre la violencia inevitable.

5.-La guerra hecha en nombre de Dios.

“BIENAVENTURADOS LOS PACÍFICADORES.”

 1.- EL PACIMISMO DE JESÚS DE NAZARET

Una definición de la paz de san Agustín la hemos visto repetida en muchos de nuestros manuales: La paz es “ la tranquilidad en el orden”, los padres del Concilio Vaticano II terminaron por rechazarla sacándola de la primera redacción de la  Constitución Gaudium et Spes .

            Ya en el Antiguo Testamento se perfila una concepción de la paz como algo que va más allá de la ausencia de luchas ( Cf. Jer. 6,14; Miq 3 5-8) Sin embargo en la mayor parte de los textos del A.T. encontramos a Yahveh dirigiendo las guerras de su pueblo de modo que en el mismo es llamado  “ guerrero” ( Ex 15,3) “ Dios de los Ejércitos”  (1Sam 17,45) El que ha liberado a su pueblo de la esclavitud tras machacar a los egipcios haciendo que en el paso del mar rojo  por la acción de Dios,  queden sepultados carros  y caballeros…

            Sin embargo en el Antiguo Testamento se anuncia que será el Mesías, al que llama, Principe de la Paz quien instaurará la verdadera paz.( Is. 11, 1-9)

            Con Jesús quedó inaugurada la paz mesiánica, aunque tratándose del Reino de Dios inaugurado por El, se sigue estando a la espera de que llegue a su plenitud. No hace, sin embargo, falta ser un experto en los escritos del Nuevo Testamento para poder asegurar que Jesús rechazó la violencia como medio para conseguir la paz. Él está muy distante del dicho latino si “vis pacem para bellum,” si quieres la paz prepárate para la guerra”

            Contra está afirmación no está  el dicho de Mt. 10,34 que pone en labios de Jesús que él no había “ venido a traer paz a la tierra, sino la espada”  pues no es Jesús  quien ha empuñado la espada contra sus enemigos , sino sus perseguidores quienes la han levantado contra él y sus seguidores.

            Tampoco el texto de Juan 2,15, que narra la escena del látigo para expulsar a los mercaderes del templo, significa que Jesús utilizara el látigo contra los mercaderes sino contra  los animales con los que traficaban .

            Por el contrario los textos en que Jesús rechaza la violencia son numerosos y diáfanos: los referidos al amor de los enemigos, la enseñanza de vencer al mal con el bien, el poner la otra mejilla, llamar bienaventurados a los pacíficos, prohibir a Pedro que utilizara la espada para defenderle  etc. ( Cf. Mt.  5 43-48; 5,29; 5,9; 26 51-53.)

 SAN MAXIMILIANO MARTIR.

2.-EL PACIMISMO DE LOS PRIMEROS CRISTIANOS.

 El pacifismo de Jesús fue tan claro que los cristianos no sólo se negaron a participar en ninguna guerra sino que rechazaron incluso en alistarse en el ejercito. Orígenes afirma “No salimos con el Emperador a la guerra, aun cuando se nos obligue a ello” ( Cf, Contra Celso, lib. VIII núm.73) Existen testimonios de soldados que abandonaron el ejército al hacerse cristianos ( Cf. Tertuliano de Corona mílitis. Cap. XI. Taciano “ Discurso contra los griegos XI.” Sabemos también cómo se exigía a los que pedían el bautismo, antes de hacer el catecumenado la renuncia al estado militar, o no eran admitidos si sus padres eran militares.

            Es cierto que este pacifismo no solía crear problemas a la mayor parte de los cristianos porque el ejército se nutría de voluntarios, excepto a los hijos de los militares que eran obligados a alistarse en el ejército. Este fue el caso de san Maximiliano, hijo de militar, cuando fue llamado a incorporarse al ejercito se negó  diciendo: “ Yo no puedo ser soldado; yo no puedo hacer el mal, porque soy cristiano.” Su negativa le ocasionó la muerte. ( Cf. Martirio de san Maximiliano I; )

  Los testimonios de cristianos  no distinguían entre quien mata a un hombre en tiempo de paz  y quien lo hace en tiempo de guerra. ( Cf. Cipriano de Cartago,A Donato. 6) Tertuliano afirmó rotundamente que “ Cristo , al desarmar a Pedro, desarmó a todos los cristianos” ( Tertuliano De idolatría , cap. 19. nº 3)

ATILA Y LA INVASIÓN DEL  IMPERIO ROMANO.

3.- INICIO DEL ABANDONO DEL PACIFISMO.

            Tras el decreto de Milán de Constantino del año 313 dando libertad a los cristianos, se iba a ir abandonando progresivamente el pacifismo, quien primero dio pie a ello fue el mismo Constantino quien vio en su victoria contra Majencio una ayuda del Dios cristiano: “ con este signo vencerás afirma el historiador Eusebio, amigo del Emperador, que éste vio la noche anterior a la batalla del puente Milvio; pero fue tras la invasión de Roma por Alarico el año 410, y el resto de las invasiones de los pueblos bárbaros en los territorios del imperio, cuando el pacifismo comenzó a entrar en crisis.

Los paganos todavía numerosos se volvieron contra los cristianos echándoles en cara su pacifismo, una autor de aquella época escribe:

          ¿ Dónde están esos dioses protectores que nos salvaron de Anibal y de los galos? Se ha extinguido el fuego de sus sacrificios, han sido proscritos, expulsados. ¿ Y por qué? Para instalar en su lugar a un Dios tímido, discreto, que a fuerza de predicar la paz, el perdón ha ablandado las almas y desarmado a la patria. Cuando todo el mundo sufre y llora, ¿ dónde está ese Dios?, ¿ qué hace?. Se esconde en las iglesias, esperando, aterrorizado a que los bárbaros vengan a destrozar sus altares. Dejémoslo ahí y volvamos a levantar de nuevo a nuestros dioses, que daran la victoria a nuestros estandartes( Cit. En . La Iglesia y la guerra. Joseph Joblin, Herder Barce., 1990, p. 87.

            Fue en este contexto en el que los cristianos se vieron obligados a replantearse su comportamiento ante la violencia y la guerra. San Ambrosio parece que fue el primero en reflexionar sobre este tema, de él son estas palabras: “La fuerza que defiende a la patria contra los bárbaros es del todo conforme a la justicia, igual que la que protege de los ladrones a débiles y compañeros” ( De officis ministrorum. Lib. I cap. 27.) San Agustín muestra en sus escritos una crisis personal frente al tema, por un lado afirma: “ Matar las guerras con la palabra y alcanzar y conseguir la paz con la paz y no con la guerra es mayor gloria que matar a los hombres con la espada” ( Carta 229) y a Bonifacio, general romano en África le advirtió “ No pienses que nadie puede agradar a Dios si milita entre las armas de la Guerra”( Carta 189) Mas cuando Bonifacio a la muerte de su esposa decidió abandonar las armas e irse a un monasterio, san Agustín le disuadió porque era necesario proteger al pueblo de las incursiones de los bárbaros. Como se ve para los cristianos la guerra seguía siendo injusta y anti evangélica, pero a su vez inevitable, aunque no por ello se atrevieron a declararla legítima.

APOTEOSIS DE TOMÁS DE AQUINO.

4.- FORMULACIÓN DE LA DOCTRINA SOBRE LA VIOLENCIA INEVITABLE.

               La cristiandad que consideró inevitables las guerras se dispuso a reglamentarla con el fin de evitar lo más posible sus males. A partir de siglo IV comenzó a elaborarse la doctrina sobre la guerra justa. San Agustín y san Isidoro de Sevilla entre otros trataron este tema  hasta llegar a la doctrina clásica hecha por Santo Tomás de Aquino. La  guerra es legítima:

1.- Cuando existe una injusticia evidente y grave que da lugar a una situación de legítima defensa.

2.-Cuando hayan fracasado todas las soluciones pacíficas posibles.

3.- Cuando la declaración de la guerra sea hecha por  la máxima  autoridad soberana.

4.- Cuando se prevea que los males y calamidades producidas por la lucha armada no sean mayores  que   la injusticia que se intenta reparar.

            Esta doctrina ni declaraba la guerra como un derecho, ni quitaba la contradicción con el evangelio, es decir con ella aún persistía la situación de perplejidad: La guerra era a la vez antievangélica  e inevitable. Por este motivo Santo Tomás  no trató el tema en el tratado de “Justitia et jure,” sino en el de la virtud de la caridad.( Summa Teológica,2-2q.40.)

IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO EN JERUSALÉN.

5.- LA GUERRA HECHA  EN NOMBRE DE DIOS

Sea por los motivos que fueren la historia es testigo que la humanidad había entrado en una pendiente peligrosa, quizás fuera por la influencia del Islam que llevaba ya cuatrocientos años predicando y haciendo la guerra santa, el caso es que la Cristiandad no sólo olvidó el evangelio sino que también incumplió la doctrina sobre la guerra justa.

Vendrían Las Cruzadas, las Guerras de Religión. La guerra dejó de verse como un mal inevitable para ser considerada como un derecho y un deber. Nada menos que san Bernardo diría  refiriéndose a los TemplariosCombaten solamente por los intereses de su Señor, sin temor de incurrir en ningún pecado por la muerte de sus enemigos ni en peligro ninguno por la suya propia, porque la muerte que se da o se recibe por amor de Jesucristo, muy lejos de ser criminal, es digna de mucha gloria.”( De la excelencia de la nueva milicia. Cap. 3, nº 4 )

Martin Lutero (1483-1546) en grabado desde el siglo XIX. Profesor de teología y sacerdote. Líder de la gran revuelta religiosa del siglo XVI en Alemania. Grabado por f. & W Holl de una pintura de Lucas Cranach y publicado en Londres por Blackie & hijo. Foto de archivo - 9247110

GRABADO DE MARTIN LUTERO.

Martin Lutero algunos siglos más tarde , escribió: “Casi me siento tentado a vanagloriarme de que, desde el tiempo de los apóstoles, la espada y la autoridad temporales por nadie han sido mejor descritas y tan egregiamente enaltecidas como por mí, cosa que también mis enemigos han de confesar” y continuaba: “ La mano que lleva semejante espada y mata no es ya la mano humana, sino la divina: y no es el hombre, sino Dios, el que ahorca, decapita, mata y guerrea. Todo es su obra y su juicio( ¿Cf. Es posible ser soldado y cristiano? Obras de Martín Lutero, T.2. Paidós, Buenos aires, 1974,,pp.171-172) Cuando menos era la vuelta a mil quinientos años después, al Dios “guerrero” y “Dios de los ejércitos”  del Antiguo Testamento.

 BIBLIOGRAFÍA.

Luis González Carvajal. “Fieles a la Tierra.” Comisión Episcopal del Clero. Madrid 1995.

QUIZÁS TAMBIEN LE INTERESE DEL BLOG: LA EXPERIENCIA DE DIOS EN EL CAMINO HACIA LA PERFECCIÓN MORAL HUMANA.

quijotediscipulo.

 

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

VISITAS

  • 1,794,391 hits

Imagenes Interesantes

Fox Sparrow Wintertime Inceville Los Liones Canyon Los Angeles 051

My boys in Ireland

Red-tailed Hawk (X72_4493-1)

'Crystal Cavern' - British Columbia

Aplomado Falcon

Cool colours

International railroad bridge

Cap Formentor

51/365 2017

Morgengruß....

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: