You are currently browsing the category archive for the ‘El caso Galileo.’ category.

GALILEO ANTE EL TRIBUNAL INQUISITORIAL.

EL CASO GALILEO.

El caso de Galileo es otro de los asuntos aireados constantemente contra la Iglesia, de forma semejante al de la Inquisición. ¿Qué decir pues de este tema?

            En primer lugar  que el problema de la teoría de Galileo que afirmaba que quien se movía no era el sol alrededor de una tierra inmóvil, sino que era la tierra quien giraba alrededor del un sol, inicialmente  no era un problema surgido entre la Iglesia y la ciencia, sino un tema discutido  entre los mismos científicos del tiempo, quienes no se ponían de acuerdo acerca de este tema, de modo que desde el punto de vista científico la teoría de Galileo era una hipótesis.

Galileo la presentó, sin embargo, como una teoría científicamente probada. Fue en esta situación en la que la Iglesia por medio de la Inquisición entró  en la discusión llamando  a Galileo  para que probase su teoría, pues la misma iba en contra del saber común, que según las apariencias quien salía y se ponía no era la tierra sino el sol, y que en la Sagrada Escritura se decía que Josué el sucesor de Moisés mandó al sol  a que se parase.

            Galileo defendió su teoría sin que diera pruebas suficientes de la misma por lo que  se le mandó  que la plantease como hipótesis o en su caso dejara de enseñarla tanto en público como en privado. Esto ocurría el 1616, durante el pontificado de Paulo V.

            A este respecto, Messori, historiador italiano, saca a colación que Galileo tuvo varios errores científicos: decía que las mareas eran provocadas por la sacudida de las aguas a causa del movimiento de la tierra, cuando se debe a la atracción de la luna; otro, cuando en 1618 aparecieron en el cielo unos cometas, dijo que se trataba de ilusiones ópticas y arremetió contra los astrónomos jesuitas del observatorio romano que decían que estos cometas eran objetos celestes reales.

 EL PAPA URBANO VIII.     

Galileo llegó a hacerse amigo del sucesor de Paulo V, el papa Urbano VIII a quien le dedicó una de sus obras. Esto animó a Galileo a ir a Roma tratando de que la sentencia dada el 1616 fuera corregida, algo que no consiguió. Galileo no se desanimó y escribe el Dialogo supra due Mssimi sistema Tolemaico e Copernicano, y logra que la Inquisición de Florencia le permita publicarlo, era un diálogo entre dos científicos uno de ellos llamado Simplicio defendía el sistema de Tolomeo que afirmaba la quietud de la tierra, el otro defendía el sistema de Copérnico, que afirmaba el movimiento de la tierra alrededor del sol. Algunas malas lenguas identificaron a Simplicio con el papa Urbano VIII. Con independencia de este hecho  el disgusto del papa fue grande

.

Entonces Galileo recibe la orden de presentarse en Roma donde se le abre proceso inquisitorial en el que sigue defendiendo su teoría, como algo probado, el tribunal le condenó “a la cárcel formal de este Santo Oficio por un tiempo que queda a nuestro arbitrio; como penitencia saludable, que por tres años diga una vez a la semana los siete salmos penitenciales”

             A este respecto se pregunta el historiador antes citado: “¿Torturas, cárceles de la Inquisición, Hoguera? Son mentiras. Galileo no pasó ni un día en la cárcel, ni sufrió ningún tipo de violencia física. Durante el proceso se alojó, a cargo de la santa Sede, en una vivienda de cinco habitaciones con vistas a los jardines del Vaticano, y con un servidor personal. No perdió la estima y amistad de obispos y científicos, muchas veces religiosos.

No se le prohibió seguir con su trabajo, ni recibir visitas. Sólo le quedó una obligación la de rezar una vez por semana los siete salmos penitenciales. Murió a los 78 años, en su cama, con la indulgencia plenaria y la bendición del papa, después de haber escrito: “En todas mis obras no habrá quien pueda encontrar una mínima sombra de algo que recusar de la piedad y reverencia de la Santa Iglesia” Una de sus hijas, monja, recogió su última palabra ¡ Fue ésta  “ Jesús” !

EL PAPA JUAN PABLO II PIDIÓ PERDÓN POR EL CASO GALILEO.

A pesar de la veracidad histórica  de los hechos anteriormente referidos que pudieran hacernos pensar que este caso no puede ser catalogado como una sombra de la Iglesia Católica, desde nuestro punto de vista hemos de reconocer, de forma semejante a como lo hicimos al historiar las Inquisiciones Pontificia y Española, que lo  realmente criticable no es el modo como se llevaron a cabo estos hechos, que como en otras ocasiones se ha dicho tuvieron una moderación que se podría calificar de ejemplar comparándolos con los modos procedentes de otras instancias, sino el que la Iglesia fundada en la vida y enseñanza de Cristo, hubiera desarrollado comportamientos tan distantes de esa vida y enseñanza. Por esto mismo el 31 de octubre de 1992, el Papa Juan Pablo II rehabilitó a Galileo.

            Y termino con un texto de Lutero referido en este caso a Copérnico astrónomo que defendió la teoría heliocèntrica antes que  Galileo, Cualquiera que desee parecer inteligente tiene que idear un nuevo sistema,  cual de los sistemas es, desde luego, el verdaderamente mejor. Este necio desea transtornar toda la ciencia de la astronomía; pero la Sagrada Escritura nos dice que Josué mandó pararse al Sol y no a la Tierra” 

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA INQUISICIÓN PONTIFICIA.

quijotediscipulo

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

VISITAS

  • 2,009,974 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: