You are currently browsing the category archive for the ‘HISTORIA DE JESÚS Y EXISTENCIA DE DIOS.’ category.

La cúpulas de la basílica del Santo Sepulcro destacan sobre todos los edificios de la Ciudad Vieja. Foto: Berthold Werner

VISTA  DE LA BASÍLICA DEL SANTO SEPULCRO EN JERUSALÉN.

SOBRE ALGUNOS ASPECTOS DE LA UBICACIÓN DEL CALVARIO EN LA BASÍLICA DEL SANTO SEPULCRO DE JERUSALÉN.

Estos serán los puntos a considerar en el tema:

1.-Recorrido por el plano de  la Basílica.

2.-La Capilla del Gólgota.

3.-El Hallazgo de la Veracruz.

4.- Confrontación de los datos anteriores del Gólgota  con los evangelios.

 PLANO DE LA BASÍLICA CON VARIANTES INTERESANTES 

Conviene  estudiarlos  detenidamente  para ubicar los lugares de los que hablaremos en el Tema, en especial de la Capilla del Gólgota.

 

MIRAMOS  LA CAPILLA DEL GÓLGOTA. LÁMPARAS QUE CUELGAN. IMAGEN DE JESÚS CRUCIFICADO DOS IMÁGENES. MARÍA Y SAN JUA. ALTAR CENTRAL. TRAS LOS CRISTALES LA ROCA DEL GÓLGOTA.

BAJO EL ALTAR  CÍRCULO DE PLATA CON UN AGUJERO QUE SEÑALA DONDE ESTUVO LA CRUZ.

 2.-LA CAPILLA DEL GÓLGOTA.

            “Tomaron, pues, a Jesús – escribe Juan – que cargando él mismo con la cruz, salió hacia el lugar llamado de la Calavera, que en hebreo se dice Gólgota. Allí lo crucificaron; y otros dos con él, uno a cada lado y Jesús en medio. Pilato escribió también un letrero y lo puso encima de la cruz. En él estaba escrito: JESUS EL NAZARENO, EL REY DE LOS JUDIOS”. (Jn 19, 17-19).

            Los historiadores han intentado iluminar el pasaje evangélico que trata del proceso y de la crucifixión de Jesús, tanto desde el plano jurídico como de la práctica de una ejecución brutal que horrorizaba incluso a los antiguos, por más que estuviesen habituados a semejantes espectáculos de sangre. “Lo que la sola palabra cruz significa – escribía Cicerón – debe quedar a distancia no sólo del cuerpo de los ciudadanos romanos, sino incluso de sus pensamientos, de sus ojos y de sus oídos”.

            Los arqueólogos, hasta ahora, han podido añadir relativamente poco de interés a cuanto se conocía por las fuentes escritas. Un documento excepcional son los huesos del crucificado descubiertos en 1968 por los arqueólogos israelíes en un osario de una tumba del primer siglo, al norte de Jerusalén.

            Sólo con suposiciones e hipótesis, más o menos verosímiles, se había imaginado cómo sería el Gólgota-Calvario en tiempos de Jesús, fuera de las murallas de la ciudad, y antes de que los arquitectos de Adriano y después los de Constantino lo englobasen en un conjunto de edificios monumentales, en el segundo y cuarto siglos, los mostrados anteriormente  en el plano de la Basílica.

ESBOZO DE LA TOPOGRAFÍA DEL GÓLGOTA. 1.- SEPULCRO. 2.- CALVARIO. 3.- CANTERA-CISTERNA DEL HALLAZGO DE LA CRUZ. LA ZONA COMPRENDIDA ENTRE 1 Y 3 SE ENCUENTRA HOY ENCERRADA EN LA BASÍLICA DEL SANTO SEPULCRO. MURO  DE LAS MURALLAS.HOY TODO ESTO SE ENCUENTRA DENTRO DE LA CIUDAD.

EL DIBUJO DEL ESBOZO EN UNA MAQUETA: LA PIEDRA DEL CALVARIO FUERA DE LA  MURALLA Y LAS 4 TORRES DE LA FORTALEZA ANTONIA.

            Sobre la zona, debidamente nivelada, se levantó el foro de COLONIA A ELIA CAPITOLINA, la nueva ciudad construida por el emperador sobre las ruinas de Jerusalén. Y la roca del Calvario resultó el mejor pedestal natural para la estatua de la Tykhe-Estarté de la ciudad, como se puede ver en el reverso de las monedas de la época acuñadas en la misma ciudad.           

         Por los escritores de los primeros siglos hemos podido saber que, juntamente con otros santuarios cristianos y judíos, también el área del sepulcro de Jesús y del antiguo Calvario entraron dentro de los planes de Adriano de terminar con cualquier vestigio de culto “judío” en favor de la religión del estado.

            El testimonio de los cristianos de la ciudad, que conservaba vivo el recuerdo de la crucifixión de Jesús vinculado a aquella roca, a pesar de la transformación, se fue transmitiendo a través de la literatura apócrifa contemporánea, rica en detalles teológicos y valiosa por la relación que establecía entre esta literatura de la salvación y los lugares que habían sido el escenario de la misma.

            De hecho, gracias a las indicaciones de los cristianos de la ciudad, como escribe el historiador Eusebio, contemporáneo a los hechos., los arquitectos de Constantino pisaban sobre seguro cuando llegaron a Jerusalén para construir aquí, por orden del emperador, una basílica digna de Dios sobre el sepulcro de Jesús y sobre el Calvario.

            La roca fue dejada como dramático testimonio en un ángulo del atrio de la basílica. Fue sólo más tarde, en tiempo del emperador Teodosio II (428) cuando se convirtió en el pedestal de una cruz de oro cubierta por un baldaquino y protegida por un cancel. No obstante, siempre bien visible.

            Desapareció casi del todo a la vista cuando en las sucesivas reconstrucciones que siguieron a destrucciones e incendios fue englobada en los muros de las capillas que se le habían ido adosando a cada lado.

CAPILLA DEL GÓLGOTA .  TRAS LOS CRISTALES LA ROCA DEL CALVARIO-GÓLGOTA.

         Gracias a recientes trabajos de excavación y restauración en la zona, contamos con la posibilidad – por primera vez después de siglos – de volver a ver cuanto queda de la roca del Calvario-Gólgota.

            Parte ha estado siempre visible en el ábside de la capilla inferior, llamada capilla de Adán, como se conocía y se podía contemplar la parte final en la capilla superior o de la crucifixión.

  LA ROCA DEL GÓLGOTA, ALREDEDOR PERTENECE A LOS GRECO-ORTODOS Y EL ALTAR DE LA DOLOROSA A LOS FRANCISCANOS.

            Durante los trabajos de restauración llevados a cabo en la parte franciscana del Calvario el año 1935, el arquitecto. A. Barluzzi pudo descubrir otra parte de la roca que ha quedado visible desde entonces bajo el altar de la Dolorosa.

            Como consecuencia de los trabajos de reutilización del refectorio de los canónigos, adosado a la pared oriental de las capillas del Calvario, el arquitecto Christos Katsimbinis ha conseguido no sólo liberar la roca de todos los añadidos y dejarla perfectamente visible, sino, sobre todo, haber hecho posible el trazar, por primera vez, un plano de todo el conjunto.

            La paciencia y la tenacidad de un arqueólogo español, el padre agustino, Florentino Díez, de León, logró abrir una estrecha zanja de 4’40 m. de profundidad por sólo 2’40 de ancho entre la roca y un muro de época romana.

De esta excavación se han logrado importantes datos de naturaleza histórica. Datos que podrán iluminar el periodo de utilización pagana del Calvario, cuando se convirtió en santuario de la Astarté capitolina.

            Por ahora podemos decir, viendo el resultado de las excavaciones en relación de las que en otras épocas se han llevado a cabo en otras zonas distintas de la basílica del Santo Sepulcro, que también la roca del Calvario formaba parte de la cantera de piedra blanca (mezzy) que existía fuera de las murallas de la ciudad y que no fue destruida en bloques por los canteros, por su escasa calidad, ya que tenía muchas vetas de tierra roja.

The bare rock of Calvary

LA ROCA  DESNUDA DE LA CANTERA DE PIEDRA BLANCA QUE HA APARECIDO MEDIO METRO DE LA CAPILLA DEL SANTÍSIMO FRANCISCANA.

           La roca destacaba del fondo irregular de la cantera de 8’10 metros; así se explica la utilización como lugar de ejecuciones ejemplares en un primer momento y posteriormente como base cultual de una estatua (tiempo de Adriano) y de la cruz (tiempo de Teodosio).

CAPILLA DE SANTA ELENA. REALIZADA EN EL SIGLO XII POR LOS CRUZADOS.EN EL PLANO DE LA BASÍLICA SE ENCUENTRA SEÑALADA CON LA LETRA E.

3.- EL HALLAZGO DE LA “VERACRUZ”.

          Relacionado con el Gólgota están   las cruces en las que fueron puestos Cristo y los dos crucificados con él.

            Ciñéndonos en concreto a la cruz de Cristo tenemos un conjunto de documentos que nos hablan del hallazgo de la cruz de Cristo en estos documentos se habla de quien, la buscó, de quien  la encontró, del porqué de su búsqueda, del modo como se encontró  etc. A continuación transcribimos dos textos traducidos por mi  directamente del latín en los que se nos responde a estas varia circunstancias.

VISTA DE LA BASÍLICA DEL SANTO SEPULCRO DESDE EL MONASTERIO ETIOPE. A LA IZQUIERDA LA CAPILLA DE SANTA ELENA.

1.-El texto de Rufino de Aquilea. 

             Rufino de Aquilea (Concordia, c. 340-Messina, 410) Teólogo de la Iglesia latina. Monje y amigo de san Jerónimo, visitó a los solitarios de Egipto e intervino en los altercados origenistas que le enemistaron con san Jerónimo. El avance de los godos le obligó a buscar refugio en Sicilia. Ha dejado traducciones latinas de Orígenes y una importante continuación de la Historia eclesiástica, de Eusebio. Su texto dice así:

           CAPÍTULO VII.“Por aquel mismo tiempo, Helena madre de Constantino, mujer con una fe y un ánimo incomparable y con una magnificencia singular , de quien con todo derecho era y se creía ser madre de Constantino,  advertida por unas divinas visiones vino a Jerusalén  y allí  inquirió a sus  habitantes  sobre  el lugar en  el que el sacrosanto cuerpo de Cristo había sido fijado en el patíbulo.

 LA CUEVA BAJO EL CALVARIO DONDE FUE COLOCADA LA ESTATUA DE LA QUE HABLA RUFINO.

El cual, ciertamente, era difícil de encontrar, porque en él  fue colocado un simulacro de Venus por  los perseguidores, para que si algunos de entre los cristianos  hubiesen  querido adorar en aquél lugar a Cristo, pareciera que venían a adorar a Venus..Y por esta causa venían a él con poca frecuencia de forma  que el mismo cayó prácticamente en el olvido.

            Pero como ( como dijimos más arriba) esta religiosa mujer hubiera llegado al lugar designado por una señal   para ella divina, removiendo todo lo profano y manchado , desde las laderas hasta la cima , encontró sin ningún orden tres cruces.

            La alegría por el hallazgo se veía perturbada por la ignorancia de la pertenencia de cada una de las cruces. Estaba  ciertamente aquél  letrero que había sido escrito por Pilato con letras Griegas, Latinas y Hebreas , pero el mismo no servía  de una forma evidente para descubrir cual era el patíbulo del Señor .De ahí que el testimonio incierto de la debilidad humana necesitara un testimonio divino.

            Sucedió que en este mismo  lugar  de la ciudad, había una mujer  afectada con una grave enfermedad que la mantenía postrada cercana a la muerte.

EL OBISPO DE JERUSALEN MACARIO.    

        Macario   era   por este tiempo  el obispo de esta  Iglesia. Este yendo   donde  estaban  juntos la reina con  todos los que se le habían añadió, le dijo: traedme  aquí todos  las cruces que han sido encontradas y Dios nos descubrirá cual fue la que sostuvo al Señor. Y entrando con la reina y con los del pueblo al lugar donde se encontraba la referida mujer postrada y prácticamente muerta, puestos todos de rodillas dirigió al Señor la siguiente oración:

             CAPÍTULO VIII. “Tu Señor, que por la salvación que por tu Hijo Unigénito y su pasión en la cruz te dignaste  alcanzar la  salvación del género humano y que ahora en estos novísimos tiempos  inspiraste el corazón de tu sierva buscar el santo madero donde  pendió nuestra salvación, muestra de forma evidente  de estas tres cruces cual para la gloria del señor, o cual sirvió para el servil servicio , para que esta mujer que yace semiviva, en este mismo momento sea para ella el leño salvador ,  y sea rescatada de las puertas de la muerte .

         Y dicho  esto acercó una de las tres cruces a la mujer y no sirvió para nada. Acercó la segunda y no ocurrió nada. Mas cuando acercó la tercera de repente abrió los ojos y se restableció la mujer  y recibida la estabilidad de sus fuerzas, comenzó a andar por la casa bendiciendo y alabando a Dios.

           La reina convencida por este signo evidente en cumplimiento de un voto construyó en el mismo lugar donde fue hallada la cruz un magnifico templo con regia generosidad.

          Llevó a su hijo los clavos con los que fue clavado el cuerpo del Señor con uno de los cuales hizo un freno en la brida de su caballo de guerra, con los otros el segundo se lo colocó en el casco y el tercero en otras armas. En cuanto al leño salvador parte lo dejó para su hijo, otra parte la dejó en el mismo lugar donde fue hallada y la colocó en una urna de plata.

            Otro de los signos de la piedad venerable  de la reina está en que invitó a un banquete a todas las vírgenes consagradas a Dios  a las que trató con tal devoción que creía que era indigno que las mismas fuesen servidas por  sus criados por lo que ella  poniéndose las vestiduras propias de u n criado , ella misma se puso a servirlas, la comida, a escanciar  bebida  derramando sobre sus manos el agua, de tal forma que la Reina y madre de todo el mundo fuese tenida como un sierva entre las siervas de Cristo.

            Todas estas cosas las hizo en Jerusalén.” ( Cf. Hist. Eccl. X,VII y VIII, P. L. XXI, 477).

ESCALERAS QUE BAJAN A LA CAPILLA DE SANTA ELENA.

 2.- El texto de san Paulino de Nola.

            San Paulino de Nola (Burdeos, 353-Nola, 431) Renunciando a una brillante carrera administrativa, ingresó en el clero de san Ambrosio de Milán y fue elegido obispo de Nola (410). Es uno de los principales poetas cristianos de Occidente y sus cartas son un documento excepcional de la historia religiosa de su época. Fiesta el 22 de junio.El texto referente al hallazgo de la cruz dice así:

             “En la   historia de la cruz percibe   un verdadero milagro de Dios. Aquella venerable reina cuando vino diligente y piadosamente   a  los lugares de Jerusalén allí  buscando con fe  todo lo que había oído y visto escrito acerca de  todas las  curiosidades  de las insignias divinas, se vió  impelida  a buscar  la cruz del Señor.

            Pero ¿ qué  camino o razón seguir para encontrarla  cuando nadie había hallado ningún indicio adecuado para ello y el recuerdo y la conciencia religiosa y el cuidado de los antiguos en el tiempo  habían sido borrados  por una reciente e impía superstición.?

           Soy consciente  y testigo de ello es el Señor, de  que esta piadosa mujer  mereció por su piadoso afecto el santo Espiritu de los que por su ánimo y fe se hace patente lo oculto, inspirada por este espíritu, cuando sobre ese asunto toda esperanza humana por disposición divina  habiá desaparecido,  se centró en encontrar la cruz del Señor. Para ello reunió a todos los cristianos del lugar  y no a solo ellos sino a los peritos judíos en  Jerusalén  para que le dijeran lo que sabían del mismo.

           Siguiendo sus indicaciones  y guiada por la inspiración divina  mandó de inmediato excavar el lugar que le  indicaron  sirviéndose de los ciudadanos y del ejército y  en poco tiempo lo demolió todo   y en contra de la esperanza de todos, y movida solo por su fe,  removió hasta el fondo del monte hasta que aparecieron las cruces ocultas.

         Y como había tres cruces comenzó a angustiarse no fuera que tomara la cruz del Señor por alguna de los ladrones que habían sido crucificados con el. Viendo el Señor su ansiedad y cuidado inspirada por él mandó buscar el cadáver de un difunto  muerto hacía poco.

            Sin tardanza fue llevado el cadáver y poniéndole una cruz y después otra no ocurrió nada hasta que le colocaron la cruz del Señor y de inmediato, nada más  entrar en contacto con ella  el  cuerpo del muerto resucitó, ante la admiración de todos  poniéndose en pie  y cual otro Lázaro a quien una vez quitadas las ligaduras  comenzó a estar vuelto a la vida  entre los presentes” (Cf. Ep. XXXII, v; P. L. LXI, 329)

Restos del Temenos (muralla que rodea) del templo pagano

3.- Otros documentos que hacen referencia al hecho.

              Análoga narración se encuentra en Alejandro de Chipre en su “Inventio crucis” .

              Sócrates Escolástico que lo describe en su “Historia ecclesiae Historia de la Iglesia I 17” añadiendo que el templo a Afrodita estaba todavía en pie cuando llegó Elena.

             Es Gelasio, de Cesaréa y discípulo de Eusebio, quien narra en su Historia de la Iglesia (escrita hacia el 390) los detalles del descubrimiento de la cruz aunque su texto se perdió  quedan los transmitidos en el  texto de Rufino de Aquilea, anteriormente transcrito.

              Teodoreto de Ciro (Antioquía, h. 393 – entre 458 y 466 en Ciro) fue obispo de Ciro en Siria y el último teólogo destacado de la escuela de Antioquía quien dice “No estaban seguros de cual de ellas había sostenido el cuerpo del Señor y recogido las gotas de su preciosa sangre” (Historia de la Iglesia I 17).

              San Ambrosio de Milán (Tréveris, c. 340 – Milán, 397)  en (De obitu Theodosii 45)

            San Juan Crisóstomo o Juan de Antioquia (Antioquía, Siria; 347 – 14 de septiembre de 407) en (Homilías sobre el evangelio de Juan 85).

LA CRUCIFIXIÓN DE ANDREA MANTEGNA.

4.-CONFRONTACIÓN  DE LOS DATOS ANTERIORES DEL GÓLGOTA  CON LOS EVANGELIOS.

           Los cuatro relatos evangélicos llaman Calvario al sitio donde crucificaron a Jesús , sólo tres de ellos, de origen judío ,utilizan delante o detrás la palabra hebrea Gólgota. ( Mt. 27,33-56; Mc. 15,22-40; Lc. 23,33-49.Joh. 19,17-37.) Los evangelios no llaman  en ningún lugar, monte al Calvario.

            Los cuatro cuentan el reparto de las vestiduras de Jesús y hablan del letrero que Pilatos mandó poner encima de la cruz,”muchos de los judíos leyeron ese título, porque estaba cerca de la ciudad el sitio donde fue crucificado Jesús.”( Joh. 19,20 ) Cristo fue crucificado fuera de los muros a este respecto la carta a los Hebreos.( 13:12).

            Para custodiarlo se sentaron allí, “y sentados hacían la guardia allí”. Sugiere sentados sobre algún peñasco.

            “Se mofaban de él los que pasaban por allí, y lo insultaban. Lo que indica que el Calvario estaba en un lugar de paso

            “Fueron crucificados con él dos bandidos , uno a la derecha y otro a la izquierda” esta  situación de los crucificados sugiere la cercanía que había entre ellos, algo que confirma el que Jesús pudiera escuchar a los ladrones,  a pesar de los gritos de los que le insultaban, uno de los cuales también  le insultaba mientras el otro le reprendía   y le decía a Jesús: acuérdate de mi cuando llegue a tu reino: Él le dijo: en verdad te digo, hoy estarás conmigo en el paraíso ( Lc. 23,31-35).

            “Corrió uno , empapó una esponja en vinagre, la puso en una caña  y se la dio a beber diciendo: veamos si viene Elías a bajarle.”.La acción de poner la esponja en una caña sugiere que la cruces estaban en alto. Esta idea se confirma con el hecho de que  : Había allí , mirándole desde lejos muchas mujeres…También la afirmación de

que ” Jesús fue elevado en alto” repetida varias veces por Juan (3,14;8,28; 12,32).

            Los soldados permitieron que la madre de Jesús, la hermana de su Madre, María de Cleofás, María la Magdalena y el “discípulo a quien amaba”estuvieran “junto a la cruz”, a su lado, de pie” ( Joh 19,25).

            Otros datos más cuentan los evangelios, como las palabra de Jesús, la afirmación del  centurión responsable, que a Jesús no le quebraron las piernas, quedando un gran grito expiró… que ahora no hacen al caso.

1.-CF.Biblia y Fe. Revista de Teología Bíblica. Los Enigmas del Gólgota. VOL. XXIV 1993.

2.-La roca del Calvario y el Gólgota – El Almendro www.elalmendro.org/epsilon/tierra/tierra006.

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC:VERDADERAMENTE HA RESUCITADO EL SEÑOR.

quijotediscipulo.

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

VISITAS

  • 2,063,071 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: