You are currently browsing the category archive for the ‘04 Tema:De sus autores hasta nosotros.’ category.

EL CAMINO SEGUIDO POR LOS LIBROS DEL NUEVO TESTAMENTO HASTA LLEGAR A NOSOTROS.

Ciento dieciocho papiros, contienen el 67,48 % de los escritos del Nuevo Testamento.

¡Qué interesante!, me decía alguien  cuando le hablé de cómo habían llegado hasta nosotros, los textos de los evangelios y del resto de libros del Nuevo Testamento, – fíjese, me decía,  es una cosa que nunca me había preguntado; casi todos los días escuchando y leyendo estos libros y nunca se me había pasado por la cabeza preguntarme cómo, después de casi dos mil años habrían llegado a nosotros; cuando lo pienso  me imagino  que será más o menos como  ahora: el escritor, Mateo o Juan o Pablo,… escribirían sus libros, éstos llegarían a quienes fuesen dirigidos, se guardarían los originales en alguna biblioteca y de ahí se seguirían haciendo copias, y traducciones, y así, hasta nuestros días.

– Bueno, ¡demasiada imaginación!, y mal usada, – tuve que decirle, lo que ocurriría sería bastante distinto ,-imagínate, más bien, que  Lucas, por ejemplo, tomaría una pluma y con una «tinta» que en nada se parecería a las de nuestras estilográficas, se pondría a escribir, naturalmente a mano, sobre un papiro bien formando un  rollo o un conjunto de hojas cosidas a manera de nuestros libros, para formar un codex y con tiempo y trabajo acabaría su evangelio:¡un sólo ejemplar!,un solo «libro», si es que lo queremos llamar así.

PAPIRO ENROLLADO, O ROLLO DE PAPIRO.

¿Y a partir de ahí qué?, pues también hay que seguirle echando imaginación al asunto y pensar, por ejemplo, que lo entregaría a su comunidad cristiana donde se leería, y que algún miembro de esa comunidad, que supiera escribir, se ocuparía de hacer alguna nueva copia, que éstas continuarían multiplicándose, de una en una , por el mismo sistema, ¿hasta cuántas?, no sabemos; lo que si es cierto, es que el libro que Lucas  escribió con sus propias manos, o Mateo, o Pablo no  ha llegado hasta nosotros. En ningún caso podemos decir – mira en la biblioteca tal se encuentra el texto que con sus manos escribió Mateo, Lucas o Marcos o cualquiera de los Apóstoles.

Esto, que ahora puede sorprender a más de un lector, no tiene nada de sorprendente pues es lo que ocurría casi con el 100% de cualquier obra, fuera profana o religiosa, porque el sistema de producción no daba pie para otra cosa, el material utilizado,  el paso del tiempo, la escasez de la « edición», condenaba casi irremisiblemente al escrito original a perderse, bien porque de manejarlo se rompía, bien porque el material en que estaba escrito se consumía, o  porque la «tinta» utilizada se borraba.

Todo ello es lo que hace que nos preguntemos: entonces  ¿ cómo  han llegado a nosotros los escritos del Nuevo Testamento? .

En lo que hemos dicho hasta aquí está ya incluida la respuesta a tal pregunta: De aquél posiblemente único ejemplar se hicieron copias, de estas otras y así sucesivamente,  algunas de estas copias son las que han llegado a nosotros.

PAPIRO CON TEXTOS DE LA SAGRADA ESCRITURA

El título del artículo nos informa de  que ciento dieciocho de esas copias, bien íntegras o bien parciales, están guardadas en alguna de nuestras bibliotecas.

Tales copias fueron escritas, como los originales, en un material que recibe el nombre de papiro. Éste era sacado de una plana llamada djet o thuf ,en egipcio, byblos en griego, papyrus en latín. Se trata de una planta  de 1 a 5 metros de alto, sus tallos pueden  alcanzar los seis metros de altura; esa era la materia prima para la producción del papel  llamado de papiro, en el que desde bastante tiempo antes de Cristo se escribían la casi totalidad de los manus-critos, es decir escritos a mano.

PAPIRO DE EGERTON

Estos ciento dieciocho papiros se denominan con un número: Papiro P1, ,P2,  P,3 etc. y así hasta los ciento dieciocho y están todos ellos escritos en lengua griega, lengua, en que por cierto fueron escritos los libros del Nuevo Testamento.

EL CONTENIDO DE LOS PAPIROS DEL NUEVO TESTAMENTO.

El Nuevo Testamento tiene un total de 7.956 versículos, el conjunto de los  papiros conservan  5.369 de ellos, es decir un 67,48% de todos los libros del Nuevo Testamento.

  CUEVAS DE QUMMRAN JUNTO AL MAR MUERTO DONDE HABITABAN LOS ESENIOS UNA ESPECIE DE MONJES JUDIOS Y DONDE SE HAN ENCONTRADO PAPIROS QUE HABLAN DE SUS CREENCIAS,  Y ORGANIZACIÓN  CON UNA ANTIGUEDAD DE 100 O 200 AÑOS A.C.

No es una tarea fácil determinar la fecha de cada uno de estos 118 papiros que se conservan. Desde el siglo V se solía poner al final del manuscrito la fecha de su composición, pero ninguno de los que ahora estamos hablando contiene tal anotación. En algunos casos la fecha de la destrucción del lugar donde se ha encontrado el papiro, es una buena pista, es lo que sucede con los manuscritos hallados en las cuevas de Qummran, que tienen que ser  como mínimo anteriores al año 68, fecha en que se cerraron  las cuevas. Determinar la fecha por la utilización del carbono no es procedente,  porque supondría la destrucción  de parte del papiro. Según el estilo, lengua  y tipo de escritura los especialistas pueden establecer, aproximadamente, a qué época corresponde el manuscrito.

El papiro P45, compuesto de unas treinta hojas, es uno de los más importantes. La mayoría de los especialistas sitúa la antigüedad de este papiro a finales del siglo II o entre los años 200 y 250, aunque algunos papirólogos proponen como fecha del mismo la del año 150.

CURACIÓN DE UN CIEGO DE NACIMIENTO.MATEO CAP. 21.POR  E GRECO.

Este papiro contiene fragmentos de los cuatro evangelios y de los Hechos de los Apóstoles, en concreto de los capítulos 20,21, 25 y 26 de san Mateo; fragmentos de los capítulos del 4 al 12 del evangelio de San Marcos y los capítulos del 6 al 14, menos el 8, de Lucas; los capítulos 4,10, 11 de Juan ; y los capítulos de 4 al 17 de los Hechos de los Apóstoles. Está compuesto de 30 hojas de las 200 que originariamente debía tener.

Son también muy importantes el P. 46, el P.47, el P.75 tanto por su extensión como por su antigüedad. El P.52, lo es asimismo, por ser muy antiguo.

El resto de los papiros contienen otras partes de los libros, unos más, otros menos, alguno está integrado por un solo  versículo de un evangelio, o de una epístola

Estos papiros se conservan todos ellos en distintas bibliotecas y museos de todo el mundo, entre ellos la  Biblioteca Vaticana, y son uno de los mayores tesoros bibliográficos de la cultura humana.

BIBLIOTECA VATICANA.

Cualquiera que esté leyendo el artículo, estoy seguro que se  habrá quedado con el dato de que estos papiros en su totalidad no contienen más que  el 67,48 % del Nuevo Testamento, no tendría nada de particular que alguno inquiriese de donde se ha sacado el 30% restante que falta para completarlo.

La pregunta es obvia pero tiene también una respuesta muy precisa: los papiros, de los que hasta aquí hemos venido hablando, no son los únicos manuscritos que contienen textos del Nuevo Testamento, además de ellos existen los llamados « Códices Mayúsculos o  Unciales». Estos códices no contienen únicamente fragmentos de los textos bíblicos, sino que algunos, nos dan el texto completo de los mismos. Lo que es cierto es que el conjunto de estos códices nos aportan el cien por cien de los textos del Nuevo Testamento.

A estos manuscritos se les llama Mayúsculos o Unciales porque están escritos, todo su texto, en vistosas y hermosas letras mayúsculas. El material usado para escribirlos, no es ya el papiro sino el más consistente y duradero pergamino.

Los manuscritos unciales  mas importantes son los siguientes: el Códice 01 Sinaítico,del siglo IV. el 02 Alejandrino, s.V; el 03 Vaticano, s. IV; el 04 Epharaemi s.V, el 05 Bezae. s. V., El número de códices mayúsculos es muy superior, en concreto de  299, todos ellos manuscritos en pergamino, la antigüedad de estos códices es muy variada, va del siglo IV, al IX y hasta alguno más cercano a nosotros.

 CÓDICE VATICANO CONTIENE TODO EL ANTIGUO Y EL NUEVO TEXTAMENTO. SIGLO IV.

Existen también los manuscritos llamados minúsculos, porque están escritos con caligrafía de ese tamaño, no tienen tanta importancia como los unciales, ni por su contenido ni por su antigüedad, pero ellos conservan igualmente la totalidad de los libros del Nuevo Testamento.  Porque son nada menos que 2.812 manuscritos, dispersos por todas las bibliotecas del mundo occidental, como del antiguo oriente y en lugares donde en el pasado floreció el cristianismo, como lo que hoy es la moderna Turquía y  las Colonias  griegas del mundo antiguo. Gran parte de estos manuscritos están escritos en pergamino y algunos ya  en papel.

CÓDICE MINÚSCULO MINIADO DEL NUEVO TESTAMENTO.

Finalmente la lista de manuscritos del Nuevo Testamento, se completa con las traducciones que del griego se hicieron en la antigüedad de sus libros. Entre estas traducciones hay que destacar las versiones latinas entre ellas la Vetus latina y la Vulgata, junto a ellas las traducciones Siríacas, todas ellas, tanto las latinas como éstas últimas, traducidas de diversos códices unciales.

Y basta ya, basta porque alguno puede sentirse cansado de tanto manuscrito y sobre todo, basta, porque espero que quien haya seguido la redacción del artículo, no le habrá quedado la menor duda de que tenemos tal cantidad de manuscritos de los textos bíblicos, que con toda seguridad, cuando leemos o escuchamos hoy alguna lectura del Nuevo Testamento, podemos estar bien seguros que lo que estamos leyendo o escuchando se corresponde con lo que escribieron nuestros queridos y admirados testigos de Cristo y de su evangelio: llámense Mateo, o Marcos o Lucas, Pedro, Pablo, Santiago  o Juan.

BASÍLICA DE SAN CLEMENTE ROMANO. SIGLO V.

Y añado otro dato más. Algunos de los primitivos cristianos, algunos discípulos de los apóstoles, por ejemplo Clemente Romano, Papias,san Ireneo  san Justino,, etc. nos dejaron escritos relacionados con la fe cristiana, con las historias de sus comunidades, con las acusaciones de que eran objeto por los enemigos del cristianismo etc. etc. Pues bien, en estos escritos se encuentran numerosas citas de los evangelios así como del resto de los libros del Nuevo Testamento, tales citas se corresponden por completo con los textos que han llegado a nosotros del referido NuevoTestamento.

QUIZÁS TAMBIEN LE INTERESE: LA EXISTENCIA HISTÓRICA DE JESÚS.

quijote discípulo.

Por SIC el 14 de diciembre de 2010

La Sagrada Biblia. Versión Oficial de la Conferencia Episcopal Española ha sido publicada por la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC). Ha visto la luz en un formato 17 por 24 cm., que no es habitual en este tipo de obras. Hay una edición encuadernada en tela y otra en geltex. Cuenta con 2.160 páginas en papel biblia, amplias introducciones a los libros de la Sagrada Escritura, citas de textos paralelos, mapas, más de 6.000 notas y un índice litúrgico con las lecturas para la Eucaristía.

El volumen se abre con un decreto del Presidente de la CEE, una presentación del Secretario General y la Instrucción Pastoral “La Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia”, aprobada por la 91ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española.

Se pretende ofrecer al lector un ejemplar que, en su aspecto exterior, se corresponda con la excelencia de su contenido –la Palabra de Dios-, sin dejar por ello de ser un volumen manual.

Es el fruto de un riguroso trabajo en el que han intervenido numerosos especialistas en Sagrada Escritura, en liturgia, en literatura, todos los obispos y sus colaboradores, los peritos de la Congregación para el Culto Divino y sus responsables. En concreto, la traducción ha corrido a cargo de veinticuatro especialistas y se ha hecho a partir de los originales en hebreo, arameo y griego. La ortografía, prosodia y estilo han sido cuidadosamente revisados, y han sido tenidas en cuenta para ello las Normas emanadas de la Real Academia de la Lengua, a la que se la han realizado consultas. Las introducciones y las notas incluyen comentarios de carácter filológico, literario, histórico y teológico, que ayudan a entender mejor los pasajes de la Sagrada Escritura.

Los criterios que se han aplicado a la traducción han sido, básicamente, tres: respeto al original, adaptación al genio de la lengua española y consideración del carácter específicamente sagrado del propio texto de la Biblia y del uso litúrgico a que está destinada una buena parte de esta traducción.

Un acontecimiento histórico

No es la primera vez que la Conferencia Episcopal encarga traducciones de la Biblia que asume como propias. De hecho, esta traducción tiene antecedentes parciales. En concreto, incorpora las traducciones que se vienen empleando en los libros litúrgicos reformados después del Concilio Vaticano II. Son traducciones que fueron hechas, desde 1963, por un pequeño grupo de especialistas, de los que el más conocido es el P. Luis Alonso Schökel (1920-1998). La idea de hacer una traducción completa de la Biblia, como texto oficial de la Conferencia Episcopal, es ya también de aquellos años sesenta del siglo pasado, pero tomó fuerza en los años 90, con motivo de la publicación de la Instrucción de la Pontificia Comisión Bíblica titulada La interpretación de la Biblia en la Iglesia (1993). En 1996, se creó a tal efecto, una Comisión coordinadora, compuesta por los presidentes y los secretarios de las Comisiones Episcopales para la Doctrina de la Fe y de Liturgia, dos biblistas, un liturgista y un teólogo. A propuesta suya se constituyó un Comité Técnico, presidido por el Dr. D. Domingo Muñoz León y cuyo secretario ha sido el Dr. D. Juan Miguel Díaz Rodelas.

El trabajo se repartió entre veinticuatro especialistas, procedentes de los diversos centros de estudios superiores de España, Roma y París. En noviembre de 2008, la Comisión Permanente aprobó la Biblia completa y la Asamblea Plenaria dio su aprobación cualificada al texto solo para su posterior empleo en los libros litúrgicos oficiales. Con el mismo fin, el texto fue sometido también, en julio de 2009, a la revisión y aprobación de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

La Biblia, el gran código de la humanidad

Sin la Biblia no se puede entender en toda su amplitud la cultura española ni la occidental. En la Exhortación Apostólica postsinodal “Verbum Domini”, Benedicto XVI la ha definido como “un gran código para las culturas”, “que contiene valores antropológicos y filosóficos que han influido positivamente en toda la humanidad”.

Ahora, por primera vez, se cuenta con una Biblia en español para todas las actividades oficiales de la Iglesia. La Conferencia Episcopal Española se incorpora así a una dilatada y benemérita tradición que, en España, ha procurado a lo largo de los siglos acercar la Palabra de Dios a todos.

Congreso sobre la Sagrada Escritura, en Febrero

Con motivo de la publicación de esta Versión de la Sagrada Biblia, los días 7, 8 y 9 del próximo mes de febrero se celebrará en Madrid un Congreso sobre “La Sagrada Escritura en la vida de la Iglesia”.

Se ha abierto un sitio web (www.sagradabibliacee.com), donde se podrá ir consultando la información sobre el mencionado Congreso, así como diversa documentación sobre la Biblia de la CEE.

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

VISITAS

  • 1,956,298 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: