You are currently browsing the category archive for the ‘07.- Bis. ¿ Tuvo Jesús conciencia de ser Dios ?’ category.

¿ TUVO JESÚS CONCIENCIA DE SER DIOS?

INTRODUCCIÓN.

El título del Tema no es posiblemente  el más apropiado,pues lo  que en él vamos buscando tiene mayor amplitud;  quizás el  título más acorde con lo que en él se pretende sería la pregunta, de  ¿ cómo se autocomprendió Jesús?, ¿cuál era la idea que tenía de sí mismo, de su misión, de su quehacer en la vida terrena? 

En  esta búsqueda no deja de tener sentido  preguntarse si tuvo conciencia de ser Dios y de su relación con él, pues esta calificación la hemos visto claramente afirmada en el Nuevo Testamento y fue una de las primeras calificaciones de la comunidad primitiva, anterior a los  mismos escritos de los Evangelios.

Con independencia del resultado de este estudio, es necesario recalcar que en él lo que se va buscando es sólo cual era la conciencia que el  Jesús terreno  tuvo de si mismo, no lo que Jesús fue en realidad en sí mismo, pues se considera que el hombre Jesús pudo tener una evolución en la comprensión de si y de su misión en el transcurso de su vida terrena , lo que implica que en determinados momentos de su existencia  la conciencia de sí no coincidiera con lo que él era en realidad.

LUGAR DONDE SE ENCONTRARON LOS MANUSCRITOS DEL MAR MUERTO.

Para esta búsqueda contamos con escritos que van desde el siglo II a.C, al siglo II d.C.. Los principales siguen siendo los escritos del Nuevo Testamento y especialmente los evangelios. Luego están los apócrifos, Filón, Flavio Josefo inscripciones judías, manuscritos de Qumrán y textos rabínicos.

El camino  que vamos a seguir para comprender de la mejor forma la conciencia que Jesús tenía de sí mismo, es, en primer lugar, viendo  lo que las gentes dijeron de él y la actitud que el tuvo ante tales dichos y por otro analizar las enseñanzas de Jesús y sus actitudes existenciales ante los acontecimientos que vivió, especialmente durante el tiempo de su vida pública.

“SEÑOR, VEO QUE TÚ ERES PROFETA.”LA MUJER DE SAMARÍA. PARROQUIA DE MIGUELTURRA.

2.-JESÚS PROFETA,

Uno de los testimonios más directos acerca del pensamiento de la gente sobre Jesús  fue la  respuesta que le dieron sus discípulos a una pregunta de éste  ¿ Quién dice la gente que soy yo? La respuesta fue la identificación con alguno de los profetas del pasado: “unos dicen, que Elías, o Jeremías o alguno de los profetas.”( Mc. 8,27-29)  Herodes y su entorno oyendo la fama de Jesús dijo: “ Juan el Bautista, ha resucitado de entre los muertos, y por tanto obra con sus fuerzas. Elías es. Y otros decían: Profeta es , o alguno de los profetas” (Mc.5,15 ) Simón el fariseo que le invitó a comer, y en el transcurso de la comida entró una pecadora quien le lavó los pies y se los secó con sus cabellos, acto que movió a Simón a decir: “Si éste fuera profeta conocería, quién y cuál es la mujer que le toca”( Lu.7, 36- 50 ) Precisamente porque lo era aceptó el juicio de Simón terminando por decir a la mujer “ Perdonados son tus pecados vete en paz”

En la entrada en Jerusalén la gente preguntaba con asombro quién es este, la respuesta “Es el profeta Jesús, el de Nazaret de Galilea( Mt. 21, 10-11) la gente lo aclama “ Hosanna el Hijo de David” y los fariseos preguntan: ¿ no oyes lo que estos dicen? Respondióles Jesús: Sí ¿ No habéis leído jamás:” De los niños y de los que maman has hecho brotar la alabanza” ( Mt. 21, 16-17 ) Los jefes de los sacerdotes no se atreven a detenerlo “ por miedo a la gente porque le tenían por profeta”( Mt. 21,45-46.

Y en el juicio ante el sanedrín tras la bofetada con lo que   lo provocan diciendo: “ Profetiza . Y los criados le daban de bofetadas” ( Mc. 14, 65 )

Jesús acepta el título que le da la gente de forma unánime, y en una ocasión en que sus paisanos lo desprecian por no haber querido hacer un milagro Jesús sentencia “  En verdad os digo ningún profeta es bien recibido en su patria” ( Lc. 4, 24.) y el evangelio de Marcos amplía la cita” Y Jesús les decía “ Ningún profeta es tenido en poco sino en su patria, y entre sus parientes y en su familia” ( Mc. 6, 4 )

¿ QUE ENTENDÍAN LOS JUDÍOS Y JESÚS POR PROFETA? 

Hay ocasiones en que la gente entendió que era profeta por su poder de hacer milagros. Después de la resurrección del hijo de la viuda de Nain la gente exclama: “ Un gran profeta se ha levantado entre nosotros y Dios ha visitado a su pueblo” ( Lc 7,16-17) Tambièn los discípulos Emaús , cuando en conversación con ellos Jesús les pregunta sobre lo que ha pasado en Jerusalén y Cleofás le responde : “Lo de Jesús Nazareno, varón profeta, poderoso en obras y palabras ante Dios y ante todo el pueblo?(Lc. 24,19) El mismo Jesús califica como profetas  a  Elías y Eliseo  por su poder de  hacer milagros, en la discusión con sus paisanos les dice: ” pero en verdad os digo que muchas viudas había en Israel, cuando se cerró el cielo por tres años y seis meses y sobrevino una gran hambre en toda la tierra y a ninguna de ellas fue enviado Elías sino a Sarepta de Sidón, a una mujer viuda. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue limpiado sino el sirio Naamán” ( Lc 4,25-27)

Lo que no resulta evidente es que el profeta fuese identificado por este poder de hacer milagros, ni Flavio Josefo en el siglo I, así como Hillel ni Shammain identificaron al profeta por su poder de hacer milagros.

En el Antiguo Testamento los profetas son hombres de gran espíritu, identificados con la voluntad de Dios, denunciadores de las injusticias vinieran de donde viniesen, sacerdotes reyes y señores, defensores y ayudadores de la gente y especialmente de los pobres. Un matiz importante del verdadero profeta es el de transmitir al pueblo la voluntad de Dios y finalmente la previsión del futuro, y en muchos casos terminar por una muerte violenta.

Después del exilio babilónico la voz de los profetas se tornó en algo intrascendente, cuando los doctores de la ley y los escribas  se alzaron con el poder religioso. Los profetas cayeron en desprestigio, el mismo Jesús advierte a sus discípulos que se guarden de los falsos profetas.

A pesar de ello en el pueblo no se perdió la  esperanza de la venida de un profeta que hiciera presente en el pueblo la justicia y santidad divina. Así el libro de los Macabeos  recoge  estas palabras: “Pusieron las  piedras en el monte del templo, en lugar conveniente hasta que venga un profeta y decidiese” ( 1 Maca , 4, 46 y 15, 41.)     En el diálogo de Jesús con la Samaritana ésta reconoce a Jesús como profeta y le plantea el tema del lugar de adoración a Dios si en Jerusalén o en Garizín, aludiendo a que cuando llegara el profeta esperado y lo aclararía todo. ( Cf. Juan 4-19-20) Los samaritanos  después de conocerlo concluyen que “ es el verdadero salvador del mundo”( Cf. Joh. 4, 19-20 y  4,42 ).

 ELÍAS ARREBATADO AL CIELO ECHA SU MANTO A ELISEO. PARROQUIA DE MIGUELTURRA.

El profeta esperado era considerado como el mensajero celestial y profeta que transmitiría al pueblo las últimas palabras de Dios a Israel. Este mensajero era visto de dos formas,  la primera como Moisés y la segunda como Elías. Los mismos seguidores de Jesús optaron por la venida de Elías aunque posteriormente lo identificaron con Juan el Bautista. La relación con Moisés casi la monopolizaron los monjes esenios.

El evangelista Juan  señala cómo el gentío después de ver el milagro de la multiplicación de los panes y de los peces, exclamó : “ Este hombre tiene que ser el profeta que debía venir al mundo” Y lo mismo al oirle hablar sobre los ríos de agua viva que saltan hasta la vida eterna. ( Juan 6, 14 y 7,40) Es  probable que el evangelista esté aplicando el texto del Dt.” El Señor tu Dios suscitará en medio de tus hermanos un profeta como yo” El libro de los Hechos aplica a Jesús el texto de DT (  3, 17-26) Y Juan en el episodio de la Transfiguración coloca a Jesús entre Moisés y Elías.

Visto el recorrido por los Evangelios y los Hechos podemos  concluir que Jesús tuvo conciencia clara de ser profeta, y como tal se comportó. De hecho Jesús fue un hombre  de espíritu que mantuvo constantemente el deseo de cumplir la voluntad del Padre, realizó milagros, se opuso a los detentores  del poder en el pueblo y murió como la mayor  parte de los verdaderos profetas

¿ Tendría Jesús también conciencia de que él era el profeta de los últimos tiempos? Desde la fe  sabemos que Jesús encarnó la esperanza escatológica de ser el profeta, mas quizás no haya  base suficiente para afirmar apodícticamente  que Jesús tuviera conciencia  de esta realidad  que conocemos por fe.

2.-JESÚS SEÑOR Y MAESTRO.

Comencemos por decir que nunca en los evangelios sinòpticos Jesús se diera a sí mismo el título de Señor.  La única vez en que Jesús lo acepta está en el evangelio de Juan: “ Vosotros me llamáis  Maestro y Señor, y tenéis razón porque lo soy” ( Juan 13, 13) ¿ Qué sentido tendría la denominación de señor aplicado a Jesús ?

Por los manuscritos de Qumrán sabemos y en especial por el Génesis apócrifo hoy se sabe que el uso de Señor aplicado a Dios, era normal en el lenguaje religioso familiar entre los judíos desde Daniel, siglo II a.c. hasta el siglo III  d..c. También se usó “marah” o Kirios como una forma de tratamiento entre las personas y en los mismos escritos en los que se aplica a Dios, se lo daba la esposa al marido, el hijo a su padre, el súbdito a su jefe. En el dialecto galileo la expresión, mi señor o nuestro señor tenía un sentido similar al de vd. o vds.

El título de maestro se aplicaba  a quien desde los 14 años hasta los 40 había estado a los pies de un rabino estudiando las El título escrituras;  a pesar de esta propiedad académica del uso del maestro, el pueblo se lo asignaba a cualquier persona  que demostrara tener un conocimiento de la ley con capacidad para ilustrar u orientar a las personas.

A Jesús pudieron llamarle maestro y señor en cualquiera de estos sentidos. Si se lo hubieran aplicado como algo identificativo con Dios, quiere decirse que Jesús aceptaría el ser tenido como Dios.

Marcos le da el título de Señor a Jesús una única vez, y lo pone en labios de una mujer sirofenicia, en el pasaje en que le pide cure a su hija contestándole Jesús que no era lícito echar el pan de los hijos a los perros, sabemos la contestación de la mujer que mereció la atención de Jesús; sí señor también los perros comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos “ Mc. 7, 44-47.. Es evidente que la palabra señor no está ligada a ningún hecho religioso. Mateo en cambio utiliza la palabra señor precisamente en los en los lugares paralelos a Marcos, en los que éste omite tal título, por ejemplo en Mt 8,12 en el que se le acercó un leproso , que se postró ante él diciendo, Señor, si quieres puedes limpiarme. “ otro texto “ Al llegar ellos a la muchedumbre, se le acercó un hombre y doblando la rodilla le dijo: Señor ten piedad de mi hijo…” ( Mt. 17, 14)  Mateo y Marcos dan el título de señor a Jesús cuando éste va a realizar un milagro. Lucas lo asocia a un milagro sólo en tres ocasiones, en el sentido de superior y jefe, excepto  cuando uno de los ladrones que había sido crucificado con él, le dice: “ Señor  acuerdate de mi cuando llegues a tu reino” Aunque la Biblia Nacar-Columna pone en lugar de señor, Jesús…

Finalmente Juan se fundamenta en el uso de señor equivalente a don o a maestro, para transformarlo en una confesión de fe.”Mi Señor y mi Dios” Joh 20,28.

 3.- JESÚS EL MESÍAS.

Si hay algo claro en los escritos del Nuevo Testamento es la identificación de Jesús con el Mesías. La fórmula original sería Jesús el Cristo, que en san Pablo quedarían fundidas ambas palabras, Jesucristo, Cristo, y ya en la primera generación los creyentes en Jesús fueron llamados cristianos. Desde el inicio del cristianismo, según consta en los Hechos de los Apóstoles, la fe de la comunidad identificó a Jesús con el Mesías.

En los escritos del Antiguo Testamento hablar del mesías era hablar del ungido, el rey. A ninguno de los reyes concretos se le asigna tal título. Y cuando se habla del verdadero Mesías se evita llamarlo rey. De él se dice que será un príncipe pacífico, justo, en cuyo periodo habrá toda clases de bienes, nadie luchará contra nadie, pues de las lanzas se harán podaderas, participando en banquetes en los que habrá vinos de solera.

El Talmud palestino y Filón presentan al mesías como rey descendiente de David, vencedor de los enemigos del pueblo en la línea del capítulo 11 de Isaías. Junto a esta imagen existía también  la de sacerdote, profeta, preexistente y aún asesinado.

En los evangelios existe una aparente contradicción, por un lado toda la predicación de Jesús, las parábolas hablan del reino como el centro del mensaje de Jesús y por otra Jesús nunca se atribuye a sí mismo tal título. Es más, a quienes se lo aplican los manda callar.

Jesús no huye de la polémica con los escribas y fariseos, ¿ Cómo dicen los rabinos que el Mesías es hijo de David? David mismo, inspirado por el Espíritu Santo, ha dicho: Dijo el Señor a mi Señor. Siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies. El mismo David le llama Señor ¿ de dónde pues viene que sea hijo suyo?. Los fariseos lo acusan de ser el mesías en el proceso llevado a cabo en Jerusalén, la razón es porque en Galilea ser mesías era un honor, pero en Judea corría serio peligro para la nación. Como presidente del Sanedrín  el sumo sacerdote le conjura por el Dios vivo: “ Te conjuro por Dios vivo a que me digas si eres el Mesías, díjole Jesús: Tú lo has dicho. Y yo os digo que un día veréis al Hijo del Hombre sentado a la diestra  del Poder y venir sobre las nubes del cielo”( 26,62)

Los endemoniados son los que de forma más habitual proclaman a Jesús como Mesías, el les hace callar con imperio. La misma postura mantiene con los apóstoles y  Pedro cuando confiesa en Cesarea : ¿ Y vosotros quien decís  que soy yo?  y Pedro por todos contesta tu eres el Mesias  y les encargó que a nadie dijeran esto. ( Mc 8, 30-33)

Y  VOSOTROS ¿  QUIÉN DECÍS  QUE SOY YO ?

Siendo el tema central de la predicación de Jesús el Reino de Dios, digamos más bien el Reinado de Dios, no es nada extraño que él tuviera conciencia de su mesianismo, mas el Mesías con el que Jesús se identifica es acorde con la idea que él tiene del Reino de Dios.

El Reino de Dios que él anuncia, “y que está dentro de nosotros” es el formado por gente sencilla, al que de forma privilegiada pertenecen los niños, los pobres, los que tienen hambre y sed de justicia. Los mendigos, los menesterosos a los que proclama bienaventurados y poseedores del reino. También los indeseables, los publicanos, las prostitutas pueden pertenecer al Reino o al Reinado de Dios. A través de las parábolas va explicando las actitudes necesarias para el reinado de Dios.

Un tal Reino integrado por esta gente, no podía ser objeto ni de temor, ni de envidia de los poderosos, ni de los zelotes en busca de liberación política, ni de los jefes religiosos, ni del poder del imperio. En apariencia resulta tan inútil como una perla perdida, o como un tesoro escondido en un campo ajeno. Sin embargo si preocupaba en Judea que alguien se proclamara mesías por el temor a la reacción del gobernador romano.

El Bautista apresado por Herodes envió a sus discípulos a decirle: “¿Eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro?” Jesús les respondió: “Id y contad a Juan lo que oís y veis: los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la Buena Nueva; ¡y dichoso aquel que no se escandalizare  de mí”( Mt. 11, 2-4.)

Esta realeza les pareció incluso a sus discípulos no comprensible, fue a la luz de la resurrección y tras la venida del Espíritu Santo cuando no dudaron de identificar  el reino de Dios” con quien fue su mensajero.

4.- EL HIJO DEL HOMBRE.

Nos encontramos con un calificativo posiblemente el más repetido de los aplicados a Jesús  en los evangelios sinópticos, unas 60 veces, en los Hechos aparece en una ocasión y dos en el Apocalipsis.

Con relación a esta frase hay  1.- que saber cómo la pudieron entender los oyentes, al menos la mayoría de los mismos, 2.- qué sentido tenía en los evangelistas y 3.- finalmente cual fue el sentido que tenía para Jesús cuando la escogió como un medio de identificación.

Es seguro que la expresión desde el punto de vista bíblico procede del profeta Daniel ( 7,8,9,y 10,11 ) Quien probablemente lo utilizó para tranquilizar a los judíos durante la persecución de Antioco anunciando a “ Un como hijo de hombre” que vendría a inaugurar un reino humano, en contraposición de los otros tres de los que está hablando, sin justicia, bárbaros e impíos.

Con relación al sentido que tendría  para los oyentes, lo primero que hay que destacar es que en los evangelios no consta que produjera  ningún tipo de reacción en quienes lo escuchaban. Los especialistas deducen que en el lenguaje de la calle , en el arameo del siglo I, la expresión no tenía mas que dos sentidos, el genérico por el que equivale a decir, yo mismo, yo incluido, yo como hombre,  este hombre, el hombre… hago tal o cual cosa, y el perifrástico, es decir ,haciendo una circunlocución para decir simplemente yo, esta expresión nunca se utilizaba como epíteto, no como un adjetivo calificativo, sino para reforzar al nombre.

Muchos oyentes seguro que lo identificarían  con el sentido genérico.

En cuanto a los evangelistas , es llamativo que de los 66 textos en los que aparece la expresión “ Hijo del hombre” sólo dos citan a Daniel de forma explícita,( Mc. 13, 26, 14, 62,) 16 lo hacen de una forma implícita o indirecta ( Cf. Mc. 8,38; Mateo 10, 23; Lc 18,18 )  y 20 no tienen ninguna relación con Daniel. Indicar también que en un caso la expresión aparece en dos fuentes distintas, lo que implica que no existió una tradición única, por lo que es muy probable que no proceda de Jesús, sino de la comunidad cristiana  que lo empleaba con  sentido distintos de acuerdo con la ocasión.

¡ ÉSTE ES EL HOMBRE ! DIJO PILATOS.

Hay algunos casos que necesitan ser analizados puntualmente: en aquellos lugares en que se relata la venida del Hijo del Hombre sobre las nubes del cielo,  o  acompañado de los ángeles  como juez, quienes hablan de ello todos se refieren a Daniel. Pero con una diferencia muy significativa que allí donde Pablo y la Diddajé cuando hablan de Jesús lo hacen dándole el título de Señor, el Evangelio de los Hebreos, la llamada fuente Q de los sinópticos  y Marcos  emplean la frase Hijo del Hombre referido: al resucitado y escrito con Mayúscula: “, por ejemplo “ Porque si alguien se avergonzara de mí ante esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del Hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con los santos ángeles” ( Mc 8, 38)

Si el  título “Hijo del Hombre, en estos casos, procediera de Jesús   ¿cómo no lo utilizaría san Pablo y la primitiva comunidad cristiana.?

En cuanto a la venida sobre  las nubes del cielo puesto en boca de Jesús significaría que se estaba identificando con Dios, puesto que la nube era signo visible de la divinidad, lo más probable es que sea un calificativo de Jesús como Dios , cuya segunda venida estaba siendo esperada, procedente de la primitiva comunidad cristiana.Lo que indica que Jesús no se  aplicó a sí mismo el titulo del  en este caso Hijo del Hombre.

En cuanto que el Hijo del hombre es  también señor del sábado, tal como aparece en Mc. 2, 23-28 Jesús lo utilizó sin duda en el sentido en el que lo utilizaba la gente, simplemente como hombre, como cualquier hombre:

23 Y sucedió que un sábado, cruzaba Jesús por los sembrados, y sus discípulos empezaron a abrir camino arrancando espigas.
24 Decíanle los fariseos: «Mira ¿por qué hacen en sábado lo que no es lícito?»
25 El les dice: «¿Nunca habéis leído lo que hizo David cuando tuvo necesidad, y él y los que le acompañaban sintieron hambre,
26 cómo entró en la Casa de Dios, en tiempos del Sumo Sacerdote Abiatar, y comió los panes de la presencia, que sólo a los sacerdotes es lícito comer, y dio también a los que estaban con él?»
27 Y les dijo: «El sábado ha sido instituido para el hombre y no el hombre para el sábado.
28 De suerte que el Hijo del hombre también es señor del sábado».      

   El texto está indicando claramente que la frase el Hijo del Hombre es también  señor del sábado es un añadido de Marcos, pues todo el contexto está indicando que el texto de Marcos ha añadido el versículo 28, cuando todo el contexto está pidiendo que la escena termine en el versículo 27.El añadido y unión  de los dos versículos nació de la primitiva comunidad cristiana y así los transcribió Marcos.

Una última pregunta ¿ pero porqué Jesús se  sirvió de este giro lingüístico como  forma de hablar  o por qué  han puesto en labios de Jesús tal giro? Es seguro que Jesús  conocía el texto de Daniel y se designó  a sí mismo como el hijo del hombre, cosa que nadie había hecho anteriormente, pero en él la frase está siendo utilizada con el sentido general con que lo hacía la gente, en este mismo sentido lo utilizó hablando de forma general del hombre, abandonado como oveja sin pastor, hambriento de justicia, con capacidad de perdonar y también  constituído  señor de la creación.

 PADRE SI ES POSIBLE QUE PASE DE MI ESTE CÁLIZ…

5.-EL HIJO DE DIOS.

No cabe duda que cuando en los textos del Nuevo Testamento  se afirma que Jesús es el Hijo de Dios lo están empleando en el sentido de que Jesucristo es el Hijo de Dios igual al Padre y por lo tanto, Dios como Él.

El  evangelio de Marcos comienza con estas palabras : “ Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios.” Y el evangelio de Juan termina con éstas otras “Muchas otras señales hizo Jesús en presencia de sus discípulos, que no están escritas en este libro, y éstas fueron escritas para que creáis  que Jesús es el Mesías, y para que creyendo tengáis vida en mi nombre” ( Joh. 20, 31.)

Esta certeza fue la que se sobrepuso en el Concilio de Nicea  haciendo que Jesús fuera aclamado como : “Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho”

La pregunta que ahora nos hacemos es si Jesús se consideraba Dios cuando era confesado como  Hijo de Dios.

PUEBLO DE ISRAEL SALE DE EGIPTO CONDUCIDO POR DIOS.

Para acercarnos a la respuesta de esta pregunta digamos que en el Antiguo Testamento se utiliza hijo de Dios en el sentido de ser un elegido de Dios, cercano a él, predilecto, de ahí se deriva el que la frase sea aplicada a realidades muy distintas. Unas veces se llama así a los seres celestiales (  Cf. Gen. 2, 6-4; Dt 32, 8; Salmo 29, 1) también al representante de Dios en la tierra, es decir al rey ( Cf. Sm, 7-14;  Salmo 2,7; 89, 26-27. Otras veces se denominaba así al pueblo de Israel en su conjunto ( Ex 4,22; Jr. 31,20) También se aplicaba al mesias de los últimos tiempos como el predilecto de Dios, su ungido, el hombre por antonomasia santo.

¿Los evangelios sinópticos al llamar  a Jesús  Hijo de Dios están diciendo una cosa distinta? En los evangelios hay dos tipos de textos: aquellos en los que Jesús se llama a sí mismo hijo de Dios, y   aquellos en los que otros le adjudican tal  título.

YO TE BAUTIZO EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL…

Entre los primeros hay tres fundamentales aquel en el que está hablando de los últimos tiempos  y describiendo lo terrorífico de los mismos, dice:  En cuanto a ese día o a esa hora, nadie lo conoce, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre” ( Mc. 13, 32) en este texto lo que se afirma es que Jesús tiene una relación especial con el Padre .  En el  segundo se edice “ Nadie conoce al Padre sino el Hijo, y nadie conoce al Hijo sino el Padre y aquel  a quien el Hijo se lo quiera revelar” El tercer texto es la fórmula trinitaria del bautismo.” Id predicad este evangelio a toda criatura bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. ( Cf. Mt. 28, 19

En el primer texto se está indicando que Jesús tiene un especial relación con Dios pero no hasta tal punto que tal relación sea de identidad con el Padre .En los dos siguientes aparece la fe de la primera  comunidad cristiana que Marcos  traslada a su evangelio.

Hay un segundo grupo en el que se asocia el hijo de Dios con el Mesías, por ejemplo en el que Pedro afirma la mesianidad de Jesús ¿ Quién dice la gente que es el hijo del hombre ¿ ellos  contestaron , unos que Juan el Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías u otro de los profetas. Y Él les dijo: Y vosotros quien decís que soy ? Tomando la palabra Simón Pedro, dijo : Tú eres el Mesías , el Hijo de Dios vivo. Y Jesús respondiendo dijo: Bienaventurado tú, Simón Bar Jona, porque no es la carne ni la sangre quien esto te ha revelado, sino mi Padre que está en los cielos.”( Mt. 16, 16 s.)

Este texto nos trae a la mente el Salmo 2, quien comienza desde el principio diciendo:” Por qué se amotinan las gentes y trazan los pueblos planes vanos? Se reúnen los reyes de la tierra y a una se confabulan los príncipes, contra Yhavé y contra su Ungido. Rompamos sus coyundas, arrojemos de nosotros sus ataduras. El que mora en los cielos  se ríe, el Señor se burla de ellos. A su tiempo le hablará en su ira y los consternará en su furor. Yo he constituido mi rey sobre Sión, mi monte santo. Voy a promulgar un decreto de Yhavé  El me ha dicho: Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy. Pídeme y haré de las gentes tu heredad, te daré en posesión los confines de la tierra”

Este salmo es ciertamente un salmo mesiánico , así lo ha interpretado el Libro de los Hechos de los Apóstoles cuando les prohibieron a Pedro y a Juan que no volvieran a hablar más de Jesús, cuando Pedro y Juan contaron  a los suyos lo que les habían dicho los pontífices y ancianos. “ Ellos en oyéndolos, a una levantaron la voz a Dios y dijeron: Señor tú que hiciste el cielo y la tierra, el mar y cuanto en ellos hay, que por boca de nuestro Padre David, tu siervo, dijiste: ¿ Por qué braman las gentes y los pueblos meditan cosas vanas? Los reyes de la tierra han conspirado y los príncipes se han confederado contra el Señor y contra su Ungido. ( He. 4, 24 s.s.) ( Cf. Mt. 16,16, y Mc. 14,61) Evidentemente que en el salmo  hijo de Dios se refiere directamente al rey. Jesús lo acepta como referido también a él, pero desde luego interpretado por la concepción que del Reino  que Jesús tenía de su reinado “mi reino no es de este mundo”

.

.

MI REINO NO ES DE ESTE MUNDO.

Lo mismo sucede con el título hijo del Altísimo en la anunciación del ángel a María. Mientras que en la frase , de la misma anunciación que dice: El hijo que nazca de ti será llamado santo, hijo de Dios, la filiación del hijo no es otra que la santidad, así  lo ha dicho en el mismo texto, “será santo hijo de Dios”.

Hay otros lugares en los que los demonios, o una voz celestial es la que reconoce a Jesús como el hijo de Dios. No deja de ser intrigante el hecho de que las mejores confesiones de fe en Jesús se pongan en labios de fuerzas contrarias al mismo. ( Cf. Mt. 4, 3-4 ) Los discípulos no llamaron a Jesús Hijo de Dios nada más  que después de ser librados de hundirse, Pedro dijo: mándame ir a ti bajo sobre las aguas y vino hacia Jesús. El dijo, ven y vino hacia Jesús. Pero viendo el viento fuerte, temió a hundirse,gritó: Señor sálvame. Al instante Jesús le tendió la mano, le agarró diciéndole: Hombre de poca fe ¿ Por qué has dudado?. Y subiendo a la barca, se calmó el viento. Los que en ella estaban se postraron ante Él, diciendo: Verdaderamente, tú eres Hijo de Dios.” Mt. 14,33.

Es en el bautismo y en la transfiguración donde una voz celeste que se supone de Dios, señala a Jesús como mi hijo. Lo sobrenatural del bautismo parece que tuvo que ver sólo con Jesús. En la transfiguración , antes de la voz, dice Mateo que no sabian lo que decían. No hay duda de que en la transfiguración del Señor hay contenidos que pertenecen a la revelación, pero resulta difícil sacar de tal suceso conclusiones históricas.

De lo que no hay duda es de la conciencia que tuvo Jesús de estar en contacto  intimo e inmediato, con Dios, con una intimidad, única y exclusiva de Él que le  llevó a llamar a Dios Abba, un lenguaje que es como un balbuceo del niño que llama a su padre papá. Tal intimidad, sin embargo no nos permite admitir que Jesús tenía conciencia de ser Dios.

Un texto de san Pablo, nos puede ayudar a comprender, guardando las distancias, el sentido que podría tener esta palabra en labios de Jesús, dice san Pablo: “ Porque los que son movidos  por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios. Que no habéis recibido el espíritu de siervos para recaer en el temor, antes habéis recibido el espíritu de adopción por el que nos impulsa a gritar Abba ¡Padre!. El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios, y si hijos también herederos; herederos de Dios, coherederos de Cristo, supuesto que padezcamos con Él para ser con Él glorificados” ( Rom. 8, 14-18 ) Toda la vida de Jesús estuvo impulsada por El Espíritu, desde el momento de su concepción hasta que clavado en la cruz pudo decir: todo está cumplido.

Archivo:Cristo crucificado.jpg

.- JESÚS EL SIERVO  DE DIOS.

La afirmación de los evangelios de que Jesús esperaba terminar su vida con una muerte violenta. tiene  bastantes visos de ser históricamente cierta.

En primer término el evangelio de Marcos cuando refiere la curación del paralítico introducido por la azotea, lo primero que le dice “es perdonados son tus pecados” esta afirmación motivó la crítica de los escribas allí presentes,  que pensaban y comentarían entre sí : ¿ Cómo habla así éste ? Blasfema”(Mc. 2,7) la blasfemia era un delito que se pagaba con la  lapidación  y la puesta en cruz del cadáver. Similar era el castigo por la violación del sábado. Del mismo modo la muerte era el castigo de los falsos profetas y finalmente no olvidemos la tradición de que la muerte violenta era el patrimonio de los profetas y Jesús se había colocado entre el grupo de los profetas.

Si Jesús contaba con una muerte violenta no tiene nada de particular que tendría que preguntarse por la finalidad de tal  muerte. De un modo muy general puede comprobarse de que Jesús había encontrado en el  cap. 53 de Isaías la explicación y el sentido de este final de su vida.

Una de las razones de la anterior afirmación es que  para Jesús  Isaias II tenía gran importancia para la conciencia de su misión, así Mateo 11, 5,  pone en labios de Jesús  las palabras de Isaias como respuesta a la embajada de Juan el Bautista “ Eres tú el que de venir o debemos esperar a otro “ también Mc 11, 17 y Lc. 4,18 s.citan palabras de Isaías en labios de Jesús..

APÁRTATE DE MI SATANÁS…

Después de la narración de la transfiguración en el Monte Tabor “ bajando del monte, les prohibió contar a nadie lo que habían visto hasta que el Hijo del hombre resucitase de entre los muertos.Le preguntaron diciendo ¿ Cómo dicen los escriba que primero ha de venir Elias? El les dijo: Cierto que Elías viniendo de nuevo restablecerá las cosas pero ¿ cómo está escrito del Hijo del hombre que padecerá mucho y será despreciado? Yo os digo que Elias ha venido ya y que hicieron  con él lo que quisieron, como de él esta escrito” En éste diálogo los discípulos ponen a Jesús la objeción de que su muerte no podía estar cercana, pues aún no había venido Elías, Jesús les responde que Elías ya vino por lo que vaticina de que su muerte ya está cercana.

El hecho de que el número de veces de textos en los que Jesús  aplica a Isaìas 53, a sí mismo podría deberse a que Jesús sólo se dio a conocer en la predicación a sus discípulos, y no en la  predicación pública. Sólo a sus discípulos manifestó de que veía el cumplimiento de Isaias 53 como la misión que Dios le había asignado y sólamente a ellos les hizo la interpretación de su muerte como expiación de los pecados: “ pues el Hijo del hombre no ha venido a ser servido sino a servir y dar su vida en rescate por muchos” ( Mc. 10,45 ) y en el texto de la última cena se dice” mientras comían, tomó pan, y bendiciéndolo, lo partió, se lo dio y dijo. Tomad éste es mi cuerpo. Tomando en cáliz, después de dar gracias se lo entregó y bebieron de él todos. Y les dijo: Esta es mi sangre de la alianza, que  es derramada por muchos en verdad os digo que ya no beberé del fruto de la vid hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios”( Mc 14, 22 )Este texto tiene gran importancia porque en él nos encontramos con una descripción de las palabras de la cena, más antigua que  el resto de las descripciones.

Finalmente san Pablo en 1ª Corintios 11, 23-25 dice:” Porque yo he recibido del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, en la noche en que fue entregado, tomó el pan , y después de dar gracias lo partió y dijo: Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros, haced esto en memoria mia. Y asimismo, después de cenar, tomó el caliz dicendo: Este es el caliz de la nueva alianza en mi sangre, cuantas veces lo bebáis, haced esto en memoria mía” San Pablo escribió estas palabras hacia el año 40-45 en Antioquía.  La descripción de la cena que dan los evangelios sinópticos  está llena  del lenguaje semita, mientras que la de Pablo, está en cuanto al lenguaje helenizada, por lo que la versión de los evangelios hay que considerarla más antigua que la de Pablo, lo cual podría muy bien acercarnos al año 30 dando pie a considerarlas como pronunciadas por Jesús.

EL SIERVO DE YHAVÉ.

El   Siervo de Dios es un título con el que se identificó Jesús, esta identificación explica las expresiones de la ultima cena, la aceptación de la muerte…Entre  las palabras de Isaías que sirvieron a Jesús para explicar el sentido de su muerte están éstas :

¿ Quién creerá lo que hemos oído? ¿ A quièn fue revelado el brazo de Yavé? Sube ante Él como el retoño, como raíz de tierra árida. No hay en él parecer, no hay hermosura para que le miremos. Despreciado y abandonado de los hombres, varón de dolores y familiarizado con el sufrimiento, y como uno ante el cual se vuelve el rostro, menospreciado sin que le tengamos en cuenta

Pero fue él ciertamente quien soportó nuestros sufrimientos, y cargó con nuestros dolores, herido por Dios y abatido. Fue traspasado por nuestras iniquidades, y molido por nuestros pecados. El castigo de nuestra paz fue sobre él y en sus llagas hemos sido curados.( Isaías 53)

En cuanto a la pregunta que nos hacíamos en el título de este largo tema: ¿ Tuvo Jesús en algún momento de su vida terrena  la conciencia de ser Dios? Mi respuesta es que NO,  las fuentes que hemos examinado no nos dan pié para ello. tal como dijo san Pablo “ El cual teniendo categoría de Dios no hizo alarde de esta  categoría, al contrario se despojó de su rango” El despojarse nos sugiere que al hacerse hombre se desnudó de su divinidad,  entre otras razones porque como dice también san Pablo ” fue un hombre semejante a nosotros en todo, menos en el pecado” porque si Jesús sabía que era Dios, toda su vida humana hubiera sido, como mínimo, una comedia.

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR.EL GRECO.

¿ Fue Jesús realmente Dios ? Mi respuesta es sí desde el mismo momento de su concepción. ¿ Cuando adquirió el hombre Jesús conciencia de su divinidad ? Difícil resulta determinar el momento de la adquisición de tal conciencia, aunque desde luego tras la explosión de su  vida divina en la resurrección.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG:LA PERSONALIDAD HUMANA DE JESÚS.

quijotediscípulo

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

VISITAS

  • 2,047,110 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: