You are currently browsing the category archive for the ‘19. El sentido del dolor humano en el Nuevo Testamento.’ category.

EL SENTIDO DEL DOLOR  HUMANO EN EL NUEVO TESTAMENTO.

Dividimos el tema en estos tres apartados:

1.-El sentido del dolor y del sufrimiento humano en el judaísmo del tiempo de Jesús.

2.-El Sentido del dolor y del  sufrimiento de  Jesús en  el Nuevo Testamento.

3.-El sentido del dolor y del  sufrimiento del cristiano en el Nuevo Testamento.

.

 1.-EL SENTIDO DEL DOLOR Y DEL SUFRIMIENTO  HUMANO EN EL JUDAÍSMO DEL TIEMPO DE JESÚS.

En el judaísmo contemporáneo a Jesús predomina una concepción acerca del sentido del dolor y del sufrimiento humano a la  que se llega tras un largo proceso reflejado en las diversas concepciones que con el relación al dolor se dan en el Antiguo Testamento.

En primer lugar advertir que el Antiguo Testamento desconoce la existencia de un dolor o sufrimiento que no tenga sentido a no ser en los obstinados y definitivamente reprobados por Dios. Estos sufrimientos son similares a los dolores de parto que sufre una mujer que no acaban en el nacimiento de un nuevo ser ( Cf. Os. 13,13)

El Antiguo Testamento desconoce igualmente el sufrimiento que podríamos llamar ascético, en el sentido de que el hombre busque el dolor por propia iniciativa, o él mismo se lo proporcione para demostrar así su piedad.

La idea a la que ha llegado el judaísmo en tiempo de Jesús es la de la doctrina de la retribución, el sufrimiento es una corrección por la que  el hombre justo y piadoso  debe dar gracias a Dios, ya que a través de ella será conducido al arrepentimiento que culmirá en la propia salvación, mientras que el impío no será afligido ni molestado y por ello la probabilidad de su perdición es mayor.  El dolor sirve pues como expiación del pecador y a su vez de expiación por los pecados de Israel.( Cf ApBar, 78,6; MekEx, 20,23;SifreDt, 6,5; Mischle Rabba 13,24.)

El judaísmo del tiempo de Jesús parece que no conoce ni acepta la idea de un Mesías doliente. Este dato aparece también reflejado  en la actitud de los discípulos de Jesús ante sus aseveraciones de que el Mesías deberá padecer mucho.

2.-EL SENTIDO DEL DOLOR Y DEL SUFRIMIENTO DE JESÚS EN EL NUEVO TESTAMENTO.

 El Nuevo Testamento presenta a Jesús como oscilante y reservado en torno a la idea de la retribución  a propósito del dolor.( Cf. Joh.9,3; Lc. 19,31 ) Otros textos del Nuevo Testamento sin embargo  dan a entender que Jesús no rechaza de plano la idea de que el sufrimiento y dolor humanos puedan tener el carácter de una retribución que lleva al hombre a su salvación, encaminada a que el hombre se convierta y viva.( Cf. Lc. 13,1-5; Joh. 5,14.)

El Nuevo Testamento asegura que como hombre Jesús estuvo sometido al dolor, este es un dato que no necesita mayor prueba, pues Jesús es un hombre semejante a nosotros en todo, y el dolor y el sufrimiento es un ingrediente inseparable de la existencia humana. Si Jesús hubiera estado inmune al sufrimiento su humanidad hubiera sido aparente.

Lo que quizá no aparezca tan claro en el Nuevo Testamento es  cual es el sentido que Jesús dio a sus propios sufrimientos. De una forma global, quizás podría admitirse que el sentido que Jesús dio a sus sufrimientos estuvo sujeto a una evolución, nacida de la forma como fue viendo el resultado de su misión.

ORANDO: NO ME DEJES CAER EN LA TENTACIÓN.

Uno de los sufrimientos padecidos por Jesús durante  su vida, fue el resultado del acoso de la tentación que padeció en el transcurso de la misma, este acoso aparece ya desde el comienzo de su vida pública, y que estuvo presente durante todo el transcurso de toda esa vida

Los evangelios nos presentan a Jesús al comienzo de su vida pública en una situación similar  a la del  pueblo de Israel  en la travesía del desierto, el pueblo de Israel en el desierto fue sometido a toda clase de sufrimientos y pruebas con el fin de reafirmar su  confianza en el Dios liberador. Sabemos còmo el pueblo durante esa travesía claudicó antes las pruebas a que fue sometido, dando como resultado el fracaso de su liberación.

Cristo, situado en su propio desierto, después de haber experimentado su confirmación mesiánica en el bautismo, tuvo que soportar el sufrimiento de ser acosado con la finalidad de que rompiera su compromiso derivado de su propia misión, la respuesta de Jesús a ese acoso fue la del rechazo drástico a la oferta del tentador, de esta forma, la tentación y su sufrimiento , no sólo no destruyó su compromiso, sino que experimentó cómo su compromiso salió reforzado.  No es pues extraño que Jesús, tras esa experiencia. entendiera que el dolor puede activar los resortes de la persona para una plenificación de la misma.

RECHAZADO POR SUS PAISANOS DE NAZARET.

Otro de los sufrimientos por los que tuvo que pasar Jesús fue el del rechazo, Él que durante su vida pública se entregó a hacer el bien, curando a todos los oprimidos por el mal, mensajero de la presencia del Reinado de Dios, tuvo que soportar el rechazo, la incomprensión, la tergiversación de su enseñanza, la calumnia y hasta la amenaza de su propia vida; nada de esto le impidió continuar con el compromiso aceptado, sino que apoyado en la confianza de aquel por el que se sentía enviado, soportó todos estos sufrimientos entendiendo que los mismos formaban parte y eran consecuencia de su opción. También de esta experiencia salió Jesús reforzado.

El último y decisivo sufrimiento fue el que Jesús habría de soportar durante su pasión y muerte.

No es nada extraño de que Jesús fuera previendo, sólo por  la forma cómo se iban desarrollando los  acontecimientos, que su final sería la muerte, hasta el punto de llegar un momento  a la convicción de que no sólo su vida iba a terminar en la muerte, sino que este debía ser su final, algo que según los sinópticos Jesús predijo:

LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR.

Comenzó a enseñarles cómo era preciso que el Hijo del hombre padeciese mucho, y que fuese rechazado por los ancianos y los príncipes de los sacerdotes”( Mc. 8,31)

Este deber tuvo que generar en Jesús, en primer lugar una situación de perplejidad,  porque este deber parecía chocar de plano con  su condición mesiánica, pues no parecía tener ningún sentido que la voluntad del que le había enviado a anunciar el Reinado de Dios, como la Buena Noticia de la intervención divina en la liberación del pecado y de la muerte, fuera que Él acabara su vida, precisamente ,sometido a una muerte, dolorosa e ignominiosa que le hiciera padecer mucho.

En segundo lugar Jesús debió buscar salir de esta perplejidad  para encontrarle un  sentido a esta muerte.

EL SIERVO DE  YHAVÉ.

 Lo cargó con padecimientos, ofreciendo su vida por el pecado…El Justo mi siervo justificará a muchos y cargará con las iniquidades de ellos…” ( Isa. 53,11.) Por las fórmulas empleadas en la institución de la Eucaristía , “este es mi cuerpo que se entrega por vosotros” o “ por todos”esta es la sangre de la nueva alianza que será derramada, según los sinópticos, Jesús se aplicó a sí mismo la actuación del Siervo de Yahvé de Isaias, 53: “ Quiso Yahvé  quebrantarle con dolencias por vosotros y por todo el mundo, para el perdón de los pecados”( Lc. 22,37; Mc. 10,45; Mc. 14,24)corroboran tal aplicación.

Por ello la predicación de la Iglesia primitiva entendió la pasión de Jesús como la obra de expiación por los pecados e iniquidades de muchos  del Siervo de Yaveh, de tal forma que quien  no tuvo ningún pecado propio tuvo que cargar con la expiación de los pecados de los demás.( Cf. Hech. 8,30-35, Hech. 3,13-26; Hech. 4,30)

FUE ENTREGADO A LA MUERTE COMO UN MALDITO.

Aparece pues como doctrina del N.T que Jesús fue entregado al sufrimiento y a la muerte para la salvación de los hombres, para la reconciliación con Dios. Jesús se ha convertido en la misma expiación personificada, en medio de propiciación, y en rescate para toda culpa humana.

Este fue el sentido que Jesús encontró al deber de someterse a la muerte, un sentido que Jesús aceptó  al venirle impuesto por su Padre,  manifestándose  plenamente como un hombre, en tal aceptación  por el hecho de experimentar la angustia, la agonía, la soledad,  el miedo, el temor, el arredramiento y el abandono de su Padre  ante el propio sufrimiento.

 3.-EL SENTIDO DEL SUFRIMIENTO Y DEL DOLOR EN LA VIDA DEL CRISTIANO SEGÚN EL NUEVO TESTAMENTO.

a) El sufrimiento del cristiano como solidaridad.

De la idea  neotestamentaria de comunión es inseparable la idea del sacrificio, el cristiano es el  que está provisto de los mismos sentimientos de Cristo y por lo tanto tiene que sufrir  y a ello es invitado por el mismo Jesús: el que quiera ser discípulo mío niéguese a si mismo tome su cruz y me siga. La cruz que el cristiano ha de tomar es la suya propia no la de Cristo.

El seguimiento con la cruz no significa buscar el sufrimiento, tampoco Jesús lo buscó, sino que le vino impuesto. Igualmente el cristiano ante el sufrimiento no puede tener una actitud insensible y estóica

De  esta forma el cristiano se solidariza con el sufrimiento de Cristo,  un sufrimiento que le vino impuesto en beneficio de los demás, por ello la cruz del cristiano tiene que estar abierta al sufrimiento de los demás, porque el sufrimiento de Cristo y el de la comunidad pueden identificarse. Porque si un miembro del Cuerpo de Cristo sufre todo el cuerpo sufre con él.

EL SUFRIMIENTO SOLIDARIO.

La confesión de una misma fe dentro de una misma comunidad cristiana exige no sólo tener compasión de los que sufren en ella sino un padecer-con, un padecer que comprometa existenciálmente con los miembros que en ella sufren. Por eso las primitivas comunidades cristianas conocieron la necesidad de preocuparse con todas sus fuerzas con los que sufrían.

Este sufrimiento no tiene un valor de salvación sino un valor evangelizador pues convierte al cristiano en testigo de la salvación de Cristo, y en anuncio de la Buena Noticia .

El sufrimiento solidario del cristiano con los sufrimientos de Cristo y de la comunidad, si es verdaderamente solidario, culmina en el amor, en el amor a Cristo pues el cual teniendo categoría de Dios, no hizo alarde de esa categoría sino que se entregó a la muerte por amor del hombre, y también en el amor al prójimo.

Sólo el amor cristiano que brota del amor de Cristo  libera al cristiano y hace que su sufrimiento tenga sentido, porque ese amor le hace participar en la nueva humanidad nacida de la cruz de Cristo.

b) El aspecto escatológico del  sufrimiento.

El sufrimiento del cristiano no es un fin en sí mismo, sino un medio para ser perfecto en el amor. Como el sufrimiento de Cristo que no fue un fin en si mismo, sino un medio para la salvación de todos. “ Pues convenía que aquél para quien y por quien son todas las cosas, que se proponía llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase al Autor de la salvación de ellos”

El nuevo Testamento conexiona siempre el sufrimiento y la muerte con la resurrección y la vida. Si con Él  morimos, viviremos con Él, si con ël sufrimos reinaremos con Él.

Ante la esperanza de la nueva vida se desvanece el tiempo de padecer, de forma que los sufrimientos actuales son cosa de nada comparados con la gloria que nos espera.

Por eso san Pablo en Fil.3,10 menciona como el objetivo de su nueva vida el conocimiento y la fuerza de la resurrección de Cristo y después la solidaridad con sus padecimientos.

El cristiano no  debe  aguardar lo primero  el final, sino que antes ha de tener sus ojos  puestos en la finalidad del sufrimiento que tras la encarnación del Hijo de Dios para poder liberar al hombre del pecado y de la muerte sufriendo como un hombre cualquiera, nos descubre que el sufrimiento humano no tiene  en Dios su  causa, sino  que es más bien la manifestación del rechazo de Dios de todo sufrimiento humano, que se manifestará en la nueva vida que ahora  está escondida con Cristo en Dios.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA  MUERTE HUMANA A LA LUZ DE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO.

quijotediscipulo.

NOTA quijotediscipulo ES TAMBIÉN EL AUTOR DE LOS SIGUIENTES BLOGS:

2.-sanchoamigowordpress.como

3.-bachillersansoncarrasco.wordpress.com

4.-elcuradellugar.wordpress.com          O el Quijote capítulo a capítulo bajo la perspectiva de la religión, O la Religión cristiana en el Quijote.

4.-elcaballerodelverdegaban.wordpress.com  O Dios y la Religión cristiana en la literatura castellana.

PUEDE ACCEDER A ELLOS SIN NINGÚN TIPO DE REQUISITO.

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

VISITAS

  • 1,794,391 hits

Imagenes Interesantes

Fox Sparrow Wintertime Inceville Los Liones Canyon Los Angeles 051

My boys in Ireland

Red-tailed Hawk (X72_4493-1)

'Crystal Cavern' - British Columbia

Aplomado Falcon

Cool colours

International railroad bridge

Cap Formentor

51/365 2017

Morgengruß....

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: