You are currently browsing the category archive for the ‘23 Tema. La mujer y el ministerio ordenado en la Iglesia de Jesús.’ category.

LA MUJER Y EL MINISTERIO ORDENADO EN LA IGLESIA DE JESÚS.

 En el tratamiento de este tema seguiremos el siguiente INDICE:

1.-Introducción.

2.- Jesús el fundador de la Iglesia no eligió a ninguna mujer para que  tuviera una misión que pudiera ser base de algún ministerio institucional  ordenado.

3.- .- La Iglesia en el transcurso de su historia no  ha permitido que la mujer acceda al ministerio institucional ordenado

4.- El por qué de la exclusión de la mujer del ministerio institucional ordenado.El  Jesús histórico excluyó  a la mujer de los ministerios institucionales, por motivos exclusivamente culturales.

1.-INTRODUCCIÓN.

 Al iniciar el estudio de este tema partimos de una constatación, es ésta: que nos encontramos en el siglo XXI a una distancia de  dos mil años del comienzo de la andadura de la Iglesia fundada por Jesús, y que a estas alturas las mujeres no pueden acceder a ningún ministerio ordenado, es decir, a  aquellos  ministerios que requieren la previa recepción del sacramento del orden, y que dan al ministro ordenado poderes de santificar, evangelizar con autoridad y gobernar la comunidad, en nombre de Cristo en cuanto Cabeza de la Iglesia.

Ante esta constatación lo primero que se ocurre preguntar es el por qué de este hecho.

Entre las muchas respuestas que se podrían aducir sobresalen dos que son en definitiva las únicas que podrían  aportar una causa verdaderamente válida para justificar la exclusión de la mujer del ministerio ordenado. Me refiero a la que podríamos llamar la razón cristológica y en segundo lugar a la que denominaríamos como razón histórica, ambas las podríamos formular así:

1.- Jesús el fundador de la Iglesia no eligió a ninguna mujer para que  tuviera una misión que pudiera ser base de algún ministerio institucional  ordenado. Razón Cristológica.

2.- La Iglesia en el transcurso de su historia no  ha permitido que la mujer acceda al ministerio institucional  ordenado. Razón histórica.

 Mas aunque fueran ciertas estas dos razones todavía podría  hacerse  una nueva pregunta: ¿ Hay alguna  causa por la que Jesús y la Iglesia en el transcurso de la historia no han permitido el acceso de la mujer al ministerio institucional  ordenado?

Naturalmente que esta pregunta  necesita haber probado previamente  tanto la verdad de la razón cristológica, como la de la razón histórica. Por lo mismo nos ocupamos directamente de ellas.

1.-JESÚS EL FUNDADOR DE LA IGLESIA NO ELIGIÓ A NINGUNA MUJER PARA QUE TUVIERA UNA MISIÓN QUE PUDIERA SER BASE DE ALGÚN MINISTERIO INSTITUCIONAL  ORDENADO.

En el tema de este mismo Blog titulado: Jesús y la fundación de la Iglesia, se habla de que el mismo, tuvo una intención clara de fundar una comunidad que le sobreviviera y que tal intención nacía de su conciencia mesiánica. Remitimos a ese tema para ver con más detenimiento la relación entre Jesús y su Iglesia, aunque tomamos de él los pasos concretos que dio Jesús para la fundación de la comunidad mesiánica y que resumimos en los que siguen:

JESÚS ESCOGE A LOS DOCE ENTRE SUS DISCÍPULOS.

 1.-JESÚS SE RODEA DE UN GRUPO DE DISCÍPULOS QUE CONSIDERA  QUE ES SU COMUNIDAD, su familia, de forma que la comunidad mesiánica no es sólo un concepto en la mente de Jesús sino una comunidad real de personas que creen en él teniéndole como maestro y a Dios como Padre:“ Alguien le dijo: Tu madre y tus hermanos están fuera y desean hablarte. El respondió diciéndole al que le hablaba: ¿ Quien es mi madre y quienes son mis hermanos? Y extendiendo su mano sobre sus discípulos, dijo : He aquí mi madre y mis hermanos. Porque quienquiera que hiciere la voluntad de mi Padre , que está en los cielos, éste es mi hermano, y mi hermana y mi madre” ( Mt. 12, 47-50)

Entre los discípulos que siguen a Jesús se encuentra un grupo de mujeres que le siguen de forma más o menos permanente “Después de esto, Jesús recorría ciudades y pueblos proclamando la Buena Noticia del Reino de Dios. Los doce estaban con él, pero también algunas mujeres que habían sido libradas por él  de los espíritus malignos y curadas de enfermedades: María, llamada Magdalena, de quien había expulsado  siete demonios, Juana, mujer de Cusa, el abogado de Herodes, Susana y muchas otras, que le servían con sus bienes “( Lc. 8, 1-13)

HECHOS CONCRETOS. JESÚS Y LA SAMARITANA.

Su actitud de apertura hacia la mujer como miembro de la comunidad mesiánica  se tradujo en otros hechos concretos: No es el más pequeño la prohibición del divorcio (Mc 10,11; Mt 5,32; 19,9; Lc 16,18), o la discusión con los saduceos sobre a quién pertenecería, después de la resurrección, la mujer tomada por siete maridos en cumplimiento de la ley del levirato (Mc 12,18-27)

Jesús habla  con la Samaritana aunque jamás se hubiera visto a un rabino hablar con una mujer en público, y es a ella a quien le declara su mesianidad: “este es el  que habla contigo” y es ella la que lo anuncia a sus vecinos como mesías. ( Cf. Joh. 5,5-26).

Devuelve la vida al hijo de la viuda de Naín ( Lc. 7,11-17). Libra de la fiebre a la suegra de Pedro. ( Mc 1,30-31). Libra a la hemorroisa del flujo de sangre que la hace impura de forma permanente. ( Mt. 9,20-22) Brinda  su amistad a María y a Marta las hermanas de Lázaro y deja que María le unja para su sepultura ( Joh 12,1-11). Da su perdón a la mujer sorprendida en adulterio. Permite que una pecadora le lave los pies con perfume y se los seque con sus cabellos, otorgándole su perdón:” porque  ha amado mucho y a quien mucho ama mucho se le perdona”( Lc. 7,36-50). Cura a la hija de la siro fenicia : “ porque en nadie ha visto tanta fe” ( Mc. 7,24-30). Se aparece   a María Magdalena antes que a los discípulos después de resucitado. ( Joh. 20, 28.) 

” SI ALGUIEN QUIERE SER DISCÍPULOS MÍO TOME SU CRUZ DE CADA DÍA Y ME SIGA.”

2.-JESÚS SEÑALALAS CONDICIONES PARA ENTRAR A FORMAR PARTE DE ESTA COMUNIDAD  , tales condiciones las podríamos resumir así:

a) Convertirse  creyendo en la Buena Noticia de Reino.  ( Mt. 4,17)

b) Aceptar sus enseñanzas centradas en la voluntad de su Padre ( Mt, 13, 10-23; 6,10; 15,24) “ Así pues habéis de orar: Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad, como en el cielo así en la tierra”(Mt. 6,9-11)

c) Guardar sus preceptos : “ No todo el que dice Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos…así pues al que que escucha mis palabras y las pone por obra será el varón prudente que edifica su casa sobre roca” ( Mt 7, 21-28)

d) Entregarse con entrega filial en manos de Dios ( Mt. 6,25-34)

e) Tener el espíritu de las bienaventuranzas y las enseñanzas del sermón de la montaña ( Mt. 5,-6-7)

f) Estar dispuesto a perdonar y perdonar siempre ( ( 18, 21-35)

PARÁBOLA DEL SEMBRADOR. VAN GOGH.

3.-JESÚS EXPLICA A SUS DISCÍPULOS LA NATURALEZA DEL REINO DE UNA FORMA DIRECTA   mientras que a los demás se la explica por medio de parábolas.

4.-Manda a 72 y dos de ellos a predicar a las aldeas dándoles poderes para sanar  y expulsar demonios, con unas determinadas instrucciones acerca de cómo han de realizar dicha misión: “ no llevéis sandalias, ni alforjas ni dos túnicas etc”

5.- Jesús escoge de entre sus discípulos a doce para representar a las doce tribus de Israel. Tal elección implica: la intención de integrar a la totalidad de todo el pueblo de Israel en la comunidad mesiánica. Este número tiene un significado que va más allá del  cumplimiento del mismo pues desaparecido Judas, se sigue hablando de los doce, y a su vez el resto de los apóstoles se aplican a completar el número.

6.- A estos doce les comunica sus propios poderes, pues de la misma manera que Él ha sido enviado por su Padre así también El los enviará a ellos de forma que “el que a vosotros recibe , a mí me recibe, y el que me recibe a mí, recibe al que me envió”( Mt. 10, 40)

7.- Entre los doce Pedro tiene una particular misión, pues él será la roca sobre la que fundará su comunidad o pueblo, una vez que él haya dejado la vida terrena.” Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”( Mt, 16, 18-19)

LA IGLESIA ES EL CUERPO DE CRISTO.

8.- En consecuencia el Reino de Dios predicado e iniciado por  Jesús se identifica con la Iglesia cuyo fundamento y roca es Pedro, pues de otra forma no tendría sentido el que Jesús llamara a la Iglesia fundada en Pedro , mi iglesia. Es decir lo mismo que Dios había edificado su “qahal” ( iglesia) en el antiguo Israel en Moisés, Jesús promete edificar su nuevo “ qahal” en Pedro. Mateo no hace sino constatar en su evangelio la perfecta consonancia entre la ley antigua y la nueva; es decir entre el qahal de Yhavé y la “ iglesia de Jesús”.

9.- La iglesia o comunidad de Jesús aunque tiene una naturaleza espiritual y misteriosa, tiene a su vez una estructura visible tal como aparece de forma diáfana en el siguiente texto de Mateo: “ Si tu hermano peca, vete y repréndele a solas, tú con él; si te escucha habrás ganado a tu hermano; si no te escucha toma todavía contigo a uno o dos  testigos, para que todo el asunto quede zanjado por la palabra de ellos; si los desoye a ellos, díselo a la iglesia, ( comunidad o asamblea de hermanos) y, si desoye a la iglesia sea para ti como gentil o publicano . ( Mt. 18, 15-18)

10.- La asamblea de la iglesia en su conjunto, tendrá los mismos poderes que se confiaron a Pedro, por lo que la comunidad de Jesús no será una comunidad sin cabeza, sino que tendrá autoridad, además de en Jesús “ mirad que yo estoy con vosotros hasta el final de los tiempos”, en los doce y Pedro. ( Mt 16,19)

)

LA ÚLTIMA CENA PASCUAL.

11.-.- Jesús en la “Ultima cena Pascual” instituyó la Eucaristía como “memorial” de su pasión, mandando a los doce presentes en ella: “Haced esto en memoria mía.”( Cf.Mt 26,26-28; Mc 14,22-24; Lc 22,1920 y 1 Cor 11,23-26.)

12.-Jesús después de su resurrección dijo a sus discípulos: “Como el Padre me ha enviado así os envío yo a vosotros, recibid el Espíritu Santo  a quienes perdonéis  los pecados les quedan perdonados, a quienes se los retuviereis les quedan retenidos“( Cf. Joh, 20, 21-22)

 13.-  Jesús mandó a sus discípulos:” id al mundo entero y predicad el evangelio a todo criatura bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo enseñándoles  a guardar todas las cosas que yo os he mandado” (Mt. 28:19 )

¿Hay en estos y otros pasos concretos dados por Jesús para la  fundación de la comunidad mesiánica algunos que puedan ser la base para la constitución de algún ministerio institucional  ordenado dentro de la iglesia?

La respuesta a esta pregunta es claramente afirmativa, y  entre los pasos dados por Jesús aquí señalados pueden destacarse  los siguientes:

ELECCIÓN DE LOS DOCE APÓSTOLES POR JESÚS.

Jesús escoge entre el grupo de sus discípulos a doce cuyos nombres son insistentemente repetidos en los evangelios: A estos doce los escoge  para que sean las columnas de la comunidad mesiánica. Les concede dentro de ella  unos poderes que son similares a los que él ha recibido de su Padre. Lo acompañan en la última cena dándoles el encargo de celebrar el memorial de su pasión. Les dice recibid el Espiritu Santo a quienes perdonéis los pecados les quedan perdonados y a quienes se los retengáis les quedan retenidos. Los envía al mundo con el encargo de anunciar el evangelio a toda criatura.

Jesús nombra a Pedro como Roca en la que fundará su Iglesia, dándole el poder de las llaves como símbolo del poder de atar y desatar.

.-Estos pasos son una base indudable  para la constitución de unos ministerios institucionales, y el hecho es que la Iglesia nacida tras la resurrección de Jesús se basó en estos datos para la institución tanto  del ministerio petrino como del ministerio apostólico, radicado primero en Pedro y el resto de los apóstoles y luego en sus sucesores.

En cambio el   Jesús histórico  no eligió a ninguna mujer dándole alguna misión que pudiera ser la base de un ministerio institucional ordenado.

El trato dado por el Jesús histórico a la mujer no supone ninguna ruptura con  la situación en la que la mujer se encontraba dentro de la tradición judía, Jesús fue un judío y se comportó durante su vida como un judío que no había venido a abolir la ley sino a darle su plenitud, es dentro de este marco  en el que se  pueden situar varios de los comportamientos de Jesús con la mujer, como en otras situaciones;  lo cierto es que en los casos en los que Jesús adopta posturas contrarias a las prácticas judías de su tiempo, recurre a las sagradas escrituras para fundar su postura, por ejemplo en el caso del rechazo de las tentaciones en el desierto, en el de la guarda del sábado, en el del rechazo de las tradiciones que anulan el precepto del Señor, en el del rechazo del divorcio, en el del amor a los enemigos, en el del perdón de las injurias…

Por otra parte la concepción que Jesús tiene de su mesianidad le lleva a unos comportamientos en los que los pobres, los pecadores, los hijos pródigos, las prostitutas los huérfanos, las viudas, los enfermos, los marginados en general, ocupan un lugar de preferencia en orden a la incorporación en el Reino y a su cuidado , también esta concepción es acorde con la genuina tradición profética: “ ¿ eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro? id y decidle a Juan lo que habéis  visto y oído, los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia” ( Mt. (Mt 11,4-5). También la mujer es por ello motivo de  preferencia para su integración en la comunidad mesiánica.

2.-  LA IGLESIA EN EL TRANSCURSO DE SU HISTORIA NO HA PERMITIDO QUE LA MUJER ACCEDA AL MINISTERIO INSTITUCIONAL  ORDENADO.

Para mostrar la verdad de este aserto creo que es suficiente con probar que en la primitiva Iglesia, la que del siglo I a los comienzos del siglo II, la mujer no fue admitida en los ministerios institucionalizados, pues a partir de esa fecha es algo que se da por probado que la mujer fue excluida de los ministerios institucionales eclesiales.

a).-En la Iglesia del siglo I existieron ministerios institucionales.

 Entendemos por ministerios institucionales aquellos ministerios=servicios establecidos de forma estable por quienes tenían autoridad en la Iglesia para ello.

Lo primero que es preciso mostrar es la existencia en la Iglesia del siglo I de ministerios institucionales, para posteriormente, en caso de existir, constatar si la iglesia del siglo I incluyó a la mujer en estos ministerios

La existencia de ministerios institucionales en la Iglesia inmediatamente después de la resurrección de Cristo se deriva de lo que anteriormente hemos dicho del comportamiento del Jesús histórico con relación a la fundación de la Iglesia, tanto el ministerio apostólico como el ministerio de Pedro tuvieron en la Iglesia carácter de ministerios institucionales destinados a la fundación de la iglesia y a su expansión, derivados de Cristo

Estos ministerios dieron lugar a  la creación de otros ministerios. El primero de ellos es el de la elección de Matías como sustituto de Judas:

ELECCIÓN DE SAN MATÍAS,

“Uno de esos días, Pedro se puso de pie en medio de los hermanos -los que estaban reunidos eran alrededor de ciento veinte personas- y dijo:16 “Hermanos, era necesario que se cumpliera la Escritura en la que el Espíritu Santo, por boca de David, habla de Judas, que fue el jefe de los que apresaron a Jesús.
El era uno de los nuestros y había recibido su parte en nuestro ministerio. Pero después de haber comprado un campo con el precio de su crimen, cayó de cabeza, y su cuerpo se abrió, dispersándose sus entrañas.
El hecho fue tan conocido por todos los habitantes de Jerusalén, que ese campo fue llamado en su idioma Hacéldama, que quiere decir: ‘Campo de sangre’.
En el libro de los Salmos está escrito: Que su casa quede desierta y nadie la habite. Y más adelante: Que otro ocupe su cargo.
Es necesario que uno de los que han estado en nuestra compañía durante todo el tiempo que el Señor Jesús permaneció con nosotros,22 desde el bautismo de Juan hasta el día de la ascensión, sea constituido junto con nosotros testigo de su resurrección”.
Se propusieron dos: José, llamado Barsabás, de sobrenombre el Justo, y Matías.
Y oraron así “Señor, tú que conoces los corazones de todos, muéstranos a cuál de los dos elegiste25 para desempeñar el ministerio del apostolado, dejado por Judas al irse al lugar que le correspondía”.
Echaron suertes, y la elección cayó sobre Matías, que fue agregado a los once Apóstoles.(
Hch. 1, 15-26)

El texto anterior que debe estar mal colocado pues el mismo supone la iglesia ya instituida  y sin embargo  está antes de la narración de la venida del Espiritu Santo, a no ser que se intente demostrar que los “doce” estaban completos en el momento en el que la iglesia inició su andadura, es decir en Pentecostés.

Pedro es quien toma la iniciativa, en cuanto líder de la comunidad siendo el resto de los apóstoles quienes deciden echarlo a suertes cayendo ésta en Matías.

Otro de los ministerios institucionales viene mencionado posteriormente, se refiere a la institución de los diáconos.

SAN ESTEBAN PROTOMARTIR. UNO DE LOS 7 DIÁCONOS.

“ En aquellos días, como el número de discípulos aumentaba, los helenistas comenzaron a murmurar contra los hebreos porque se desatendía a sus viudas en la distribución diaria de los alimentos.
Entonces los Doce convocaron a todos los discípulos y les dijeron: “No es justo que descuidemos el ministerio de la Palabra de Dios para ocuparnos de servir las mesas.
Es preferible, hermanos, que busquen entre ustedes a siete hombres de buena fama, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, y nosotros les encargaremos esta tarea.
De esa manera, podremos dedicarnos a la oración y al ministerio de la Palabra”.
La asamblea aprobó esta propuesta y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe y a Prócoro, a Nicanor y a Timón, a Pármenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía.
Los presentaron a los Apóstoles, y estos, después de orar, les impusieron las manos.
Así la Palabra de Dios se extendía cada vez más, el número de discípulos aumentaba considerablemente en Jerusalén y muchos sacerdotes abrazaban la fe.”
(  Hch. 6, 1-6).

CONVERSIÓN DE SAN PABLO. CARAVAGGIO.

b) En la iglesia del siglo I además de los ministerios institucionales existieron los carismáticos.

 El caso más significativo de un ministerio carismático fue el de la elección de Pablo, quien tiene conciencia clara de haber sido designado para el ministerio apostólico, pero en su caso no por medio de los doce sino directamente por el  “espíritu” tal como él defendiéndose de la acusación de sedición y que su anuncio no procedía de la encomienda de los doce advierte en la carta a los Gálatas:

“PABLO, apóstol, (no de los hombres ni por hombre, mas por Jesucristo y por Dios el Padre, que lo resucitó de los muertos),  y todos los hermanos que están conmigo, á las iglesias de Galacia:

Gracia sea á vosotros, y paz de Dios el Padre, y de nuestro Señor Jesucristo.El cual se dio a si mismo por nuestros pecados para librarnos de este presente siglo malo,conforme á la voluntad de Dios y Padre nuestro; Al cual sea la gloria por siglos de siglos. Amén.

Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis traspasado del que os llamó á la gracia de Cristo, á otro evangelio: No que hay otro, sino que hay algunos que os inquietan, y quieren pervertir el evangelio de Cristo. Mas aun si nosotros ó un ángel del cielo os anunciare otro evangelio del que os hemos anunciado, sea anatema.

Como antes hemos dicho, también ahora os lo repito: Si alguno os anunciare otro evangelio del que habéis recibido, sea anatema.

Porque, ¿persuado yo ahora a hombres o a  Dios? ¿o  busco de agradar á hombres? Cierto, que si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.

Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio que os ha sido anunciado por mí, no es de ningún hombre, pues ni yo lo recibí, ni lo aprendí de hombre, sino por revelación de Jesucristo.

Porque ya habéis oído acerca de mi conducta otro tiempo en el judaísmo, que perseguía sobremanera la iglesia de Dios, y la destruía; y sobresalía  en el judaísmo sobre muchos de mis iguales en mi nación, siendo muy más celador que todos de las tradiciones de mis padres.

Mas cuando plugo á Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, revelar á su Hijo en mí, para que le predicase entre los Gentiles, luego no conferí con carne y sangre; Ni fui a Jerusalén  a los que eran apóstoles antes que yo; sino que me fui  a la Arabia, y volví de nuevo á Damasco.

Después, pasados tres años, fui a Jerusalén a ver a Pedro, y estuve con él quince días. Mas a ningún otro de los apóstoles vi, sino á Jacobo el hermano del Señor.

Y en esto que os escribo, he aquí delante de Dios, no miento.

Después fui a las partes de Siria y de Cilicia; y  no era conocido de vista por las iglesias de Judea, que eran en Cristo; solamente habían oído decir: aquel que en otro tiempo nos perseguía, ahora anuncia la fe que en otro tiempo destruía.

Y glorificaban á Dios en mí.( Gal. 1,1-24)

EL DON DE LENGUAS.

Esto ha llevado a algunos a la convicción de que en la primitiva Iglesia  hubo dos clases de ministerios, uno el institucional reflejado en la comunidad judeo-cristiana de Jerusalén, con base en el ministerio apostólico y otro el carismático reflejado en el sector pagano cristiano lejos de Palestina representado por Pablo, es más, se ha llegado a decir que en realidad en el siglo I existieron dos Iglesias paralelas, que llegaron a estar enfrentadas,  así K Holl, pero tal afirmación es una verdad a medias , es cierto que en la comunidad primitiva hubo dos sectores diferenciados , el judeo-cristiano y el gentil o pagano-cristiano, y que en este sector apoyado por Pablo eran muy valorados los carismas, pero está comprobado que las iglesias paulinas nunca quisieron desligarse de las iglesias apostólicas de la  comunidad jerosolimitana, es más, en la Iglesia de Antioquía, que en el algún momento tuvo una subrayada rivalidad con la de Jerusalén, Pablo y Bernabé recibieron la comisión de los ancianos  antioquenos de que ellos ofertaran el mensaje a los gentiles tal como aparece en los Hechos 13, 1-3, lo que sugiere que no existía ningún conflicto entre el  ministerio carismático representado por Pablo y el institucional, sino que ambos trabajaban por los intereses de la iglesia antioquena.

Pablo admitía  la existencia de carismas en la Iglesia y que   los mismos   eran como ministerios procedentes del espíritu el cual los distribuye entre los creyentes a fin de consolidar la comunidad. ( Cf. 1ª Cor. 12, 4-14) Sin embargo el mismo Pablo exige que los carismas deben ser confirmados por la institución, especialmente el don de profecía ( Cf. 1ª Cor. 12,13-10; y 14,29 )

 3) La mujer en la comunidad primitiva.

 Es dentro de este contexto donde se debe situar la actuación de la mujer en la comunidad primitiva. Es evidente que los nombres concretos de mujeres presentes y activas en las comunidades aparecen en el ámbito pagano-cristiano, mientras que en el sector judeo-cristiano se excluye todo protagonismo de la mujer .

El defensor de la presencia de la mujer en la Iglesia es sin duda san Pablo, contra la apertura de san Pablo hacia la mujer parecen estar unos textos en los que supuestamente  el apóstol tomaría un posición muy cerrada con las mujeres  a quienes no sólo se les prohíbe hablar en público sino que se les exige una total sumisión a sus maridos : “ mulieres in ecclesia taceant” ( Cf. 1Cor. 34,35; 1ª Tim,2,9-15) Estos textos además de estar fuera de la praxis paulina están desplazados cronológicamente en el tiempo, lo que ha llevado a la mayor parte de los exégetas actuales a considerarlos interpolados en los escritos paulinos.

Donde se pone especialmente de manifiesto la actitud de san Pablo con la mujer  es en la práctica en  la que a la hora de evangelizar ellas ocupan un lugar entre los varones. En su segundo viaje apostólico Pablo aparece rodeado de las nobles mujeres de Filipos: Lidia , Evodia y Sintique .( Hch. 16, 14-15)

También en Corinto aparece Cloe, ( 1ª Cor.1,11-16) y Febe en Cencreas ( Rom. 16, 1-2) y después del discurso en el areópago aparece Damarias como su colaboradora y cuando escribe a los romanos no deja de mencionar y dedicar un recuerdo de ciertas mujeres a quienes estuvo unido por tareas apostólicas: María, Junia, Trifena, Trifosa, Julia, la hermana de Nereo  y por último Priscila que había cooperado en la instrucción de Apolo de Alejandría ( ( Hch. 18,26) Estos datos son suficientes para acreditar que en las comunidades paulinas las mujeres desempeñaban funciones de responsabilidad , y aunque no se diga nada en concreto, todo hace suponer que las mismas compartían el ministerio carismático, tal suposición se esclarece cuando se analizan algunas de las funciones que según los escritos paulinos desarrollaron diversas mujeres en distintos ambientes comunitarios.

Uno de los carismas que aflora en las comunidades paulinas es la profecía,y en ellas la mujer puede profetizar, siendo un don al que se puede aspirar ( 1 Cor. 11,5; 12, 5; 14,1; 14,40.)

También Pedro  había vaticinado que las “ hijas” iban a profetizar ( Hch. 2,14-18.) Algo que sin embargo no ocurrió en las comunidades judeo-cristianas.

Otro ministerio participado por las mujeres fue el del “ diaconado” pero sólo en las comunidades paulinas no en las judeo-cristianas, pues en la elección de los siete diáconos  a impulso de Pedro todos fueron hombres,  en cambio Pablo recomienda a los romanos que reciban a Febe diaconisa de Éfeso. ( Rom.16,1-2)

No se sabe con certeza cual sería la misión encomendada a tales diaconisas pero es muy posible que entre ellas estuviera la de dedicarse de forma especial a la instrucción de las mujeres. Es más,  esta función dada a la mujer de instrucción a las de su sexo superaría el siglo I , pues ya en el siglo II algún episkopos  llegó a nombrar a las diaconisas en una ceremonia con carácter institucional que terminaba con la imposición de las manos.( Cf. Rollet, La condition de la femme dans l`Eglise París 1975, pag. 24)

Sin embargo a partir de la destrucción de Jerusalén en el año  70 se iniciaría un proceso de exclusión de la mujer de todo ministerio, que culminaría a finales del siglo I y a principios del II, precisamente cuando la institucionalización  de los ministerios se hizo general y necesaria  apareciendo las figuras de los diáconos, los obispos y presbíteros.


4.- EL POR QUÉ DE LA EXCLUSIÓN DE LA MUJER DEL MINISTERIO INSTITUCIONAL ORDENADO.

Tal pregunta la vamos a responder brevemente, pues no necesita un mayor detenimiento, dado que las causas de tal exclusión son bien pocas, todas se reducen a una sola y que podemos expresar con este enunciado:

El  Jesús histórico excluyó  a la mujer de los ministerios institucionales, por motivos exclusivamente sociales. Jesús como hemos dicho anteriormente era un judío que pensó como un judío y vivió como un judío, de modo que a la hora de pensar  en su comunidad mesiánica la concibió dentro del marco estructural judío en el que la mujer no tenía cabida .

No es nada extraño que la primitiva Iglesia a la hora de institucionalizar y estructurar la Iglesia lo hiciera teniendo como referencia la conducta de Jesús en lo  que se refiere a la mujer,  y los módulos estructurales romanos desde el momento en que Roma  pasó a ser el centro del poder constitucional cristiano en los que la mujer por motivos estrictamente sociales no tenía cabida.

Creo que viene bien ahora recordar que lo ocurrido con relación a la presencia de la mujer en la Iglesia,  no es más que un reflejo de lo que a la misma le ha ocurrido en el ámbito civil, en la que la marginación de la mujer ha ido paralela a la marginación de la misma en la Iglesia, y la marginación de la mujer en la Iglesia ha ido paralela a la marginación de la misma en el ámbito civil.

LA IGLESIA TIENE PODER RECIBIDO DE CRISTO PARA PERMITIR EL ACCESO DE LA MUJER AL MINISTERIO ORDENADO  Y LLEVAR A CABO LOS CAMBIOS NECESARIOS EN CADA TIEMPO  EN CUANTO AL MODO DE ACCEDER A ESE MINISTERIO.

De lo dicho se deduce que  la Iglesia no  tiene motivos válidos para impedir que la mujer acceda a los ministerios institucionales ordenados, sino que más bien  debería sentirse impulsada a incorporar a la mujer a todos los ministerios eclesiales sin excepción, al vivir en una sociedad en la que la mujer está siendo incorporada a la vida social en todos los campos.

La actitud aperturista del Jesús histórico con relación a la mujer así como  su presencia en las comunidades paulinas y la teología de la Iglesia diseñada en el concilio vaticano II , nos llevan a que en  la misma la mujer pueda estar presente en los ministerios institucionales ordenados.

QUIZAS TAMBIÉN LE INTERESE EN EL BLOG : JESÚS Y EL ORIGEN DE LA IGLESIA.

quijotediscipulo.

Por SIC el 21 de febrero de 2011.

CATEDRAL DE TUDELA.ESPAÑA.

RESPUESTA DEL ARZOBISPO Mons. Francisco Pérez González Arzobispo de Pamplona-Tudela

Pregunta: ¿En qué razones teológicas se basan las confesiones cristianas que ordenan sacerdotes a mujeres? Y, si las tienen, ¿por qué nos son válidas para la religión católica?
Respuesta: De unos años a ahora, otras confesiones cristianas, e incluso algún pequeño sector de la Iglesia católica, reclaman el derecho a que las mujeres puedan recibir la ordenación sacerdotal, tanto en el grado presbiteral como episcopal.

La Iglesia anglicana ha sido la pionera en realizar estas ordenaciones, de modo que, dentro de su jerarquía, están presentes mujeres sacerdotisas y obispas.
Por una parte, quienes reclaman la ordenación de la mujer, justifican su postura partiendo de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Negar la posibilidad de la ordenación de las mujeres es un acto que las margina. La igual dignidad entre el varón y la mujer implicaría que también la mujer debe tener derecho a participar del sacerdocio ministerial.

Algunos teólogos defienden esta idea apoyándose en un fragmento e la carta de san Pablo a los Gálatas (3,28): Ya no hay diferencia entre judío y gentil, esclavo y libre, hombre o mujer… A todo esto se añade que la mujer tiene las mismas capacidades que el hombre para ejercer las responsabilidades propias del ministerio.
No obstante, tal y como ha manifestado el magisterio pontificio, no se puede contemplar el ministerio como un derecho que alguien se pueda arrogar por ser hombre o mujer. Toda vocación es una llamada y un don de Dios que ofrece según su voluntad. Nadie puede decir: “tengo derecho a ser sacerdote”.
Por otra parte, quienes reclaman la ordenación de la mujer, aducen también razones de tradición, puesto que en los primeros siglos de la historia de la Iglesia las mujeres ejercían algunos ministerios, como el servicio de ayuda en los bautismos o el profetismo.

Incluso se esgrime que la misma María Magdalena, presente con otras mujeres en la última Cena y primera testigo de la Resurrección, habría recibido por este hecho el ministerio apostólico.
Ahora bien, nunca han ejercido las mujeres el sacerdocio en la Iglesia católica. Tal y como afirmó el papa Juan Pablo II en la carta apostólica Ordinatio sacerdotalis (Ordenación sacerdotal) del año 1994, zanjando la cuestión, no está en manos de la Iglesia admitir a las mujeres a la ordenación sacerdotal ya que fue el propio Cristo quien estableció que el ministerio ordenado fuera ejercido por varones.

SAN JUAN  PABLO II.

Literalmente, el papa, apoyándose en el magisterio de sus predecesores, dice que «la verdadera razón es la Tradición; Cristo estableció las cosas de este modo» (n. 2).

Jesús eligió a los que él quiso (Mc 3, 13-14) y, a su vez, los apóstoles eligieron a sus sucesores entre los varones. Apela, además, al hecho de que la Virgen María no fuera ordenada sacerdote, como prueba de que esto no implica una degradación de la posición de las mujeres dentro de la Iglesia (n. 3).

La labor de la mujer en la comunidad eclesial, con otras formas de servicio, sigue siendo importante y necesaria en la vida de la Iglesia; para nada resta o disminuye su dignidad puesto que en la complementariedad está la armonía de la unidad.
Finalmente, aunque el magisterio de la Iglesia es claro en esta cuestión, quienes defienden la ordenación femenina, piensan que se trata de un debate abierto y que había que escuchar el soplo del Espíritu animando nuevas iniciativas en la Iglesia. Sin embargo, Juan Pablo II, en el mencionado documento, dejó claro que la Iglesia no tiene autoridad para modificar esta tradición ya que brota de la misma voluntad de Jesucristo. Por lo que todos los fieles de la Iglesia han de tener este juicio como definitivo (n. 3).

Lo mismo ha afirmado el Papa Benedicto XVI en otros documentos. Es ya una cuestión zanjada aunque algunos puedan seguir pensando que un día la Iglesia cambiará.

Publicado el 18.02.2011 EN VIDA NUEVA.

.quijotediscipulo.

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

febrero 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728  

VISITAS

  • 1,792,285 hits

Imagenes Interesantes

Twite

old love does not rust

Meltdown

These are lego

Waiting for a train

Lego Smallville - Batman



Wynnum foreshore - Queensland, Australia

Hiep Hiep Hoera!!

Bench

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: