You are currently browsing the category archive for the ‘12.Siglo’ category.

SINTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

EL SIGLO DOCE : Primera parte.

 La cantidad de sucesos ocurridos   en  la Iglesia en este siglo nos obliga a dividir  en dos TEMAS el desarrollo de los mismos. Damos a continuación el esquema de los que nos ocuparemos.

1.-Continúa el problema de las investiduras.

2.- El fin de las disputas entre la Iglesia y el imperio.

3.–Impulso y lucha por la reforma de la Iglesia.

4.-Nacimiento de las órdenes militares.

5.-La obligación del celibato en la Iglesia católica.

5.-Dos nuevas Cruzadas para la conquista de los Santos Lugares.

 File:Schwoiser Heinrich vor Canossa.jpg

LA HUMILLACIÓN DEL EMPERADOR ENRIQUE V EN CANOSSA.

1.-CONTINÚA EL PROBLEMA DE LAS INVESTIDURAS.

         Como se dijo en el TEMA anterior “el problema de las investiduras” fue uno de los asuntos que el gran Papa Gregorio VII abordó durante su  pontificado. Aunque sus disposiciones frenaron un tanto el problema, éste continuó tras su muerte, de modo  que tanto el emperador como los reyes y señores feudales, siguieron entrometiéndose en los asuntos de la Iglesia nombrando obispos y otros cargos eclesiásticos; este mal perduraría durante siglos en la Iglesia apareciendo con distintas formas y nombres,   a pesar de los esfuerzos de los papas por solucionarlo y de las reuniones y concilios convocados con este fin, como por ejemplo, el Concordato de Worms, el primer Concilio del Letrán, el segundo y tercer concilio del mismo nombre, etc.

2.-EL FIN DE LA DISPUTAS ENTRE LA IGLESIA Y EL IMPERIO.

            Los enfrentamientos entre la Iglesia y el Imperio se encauzaron hacia una solución en el año 1122 durante el papado de Calixto II por el acuerdo alcanzado en el Concordato de Works, confirmado un año después en el concilio de Letrán.

            Por el  acuerdo entre la santa sede y el imperio se establecía que el poder eclesiástico sería quien daría la investidura clerical de abades y obispos mediante la entrega del anillo y el báculo, y la colación de las órdenes sagradas Los así investidos y ordenados debían obediencia al papa en todos los aspectos espirituales. Al poder civil le correspondía la investidura como señor feudal así como el poder temporal. Al emperador se le concedía además la potestad de asistir a la elección de los cargos eclesiásticos y de utilizar su voto de calidad en el caso de que no hubiese acuerdo entre los electores eclesiásticos. La realidad  es que en muchos casos bien por falta de acuerdo entre los electores, bien por falta de asistencia de los mismos a la elección era el emperador quien terminaba imponiendo su candidato. El problema de la ingerencia del poder civil en los asuntos eclesiásticos perduró durante varios siglos después hasta la separación definitiva entre la Iglesia y el Estado.

 CISTERCIENSES EN UNA ABADÍA  GERMANA.

3.-IMPULSO Y LUCHA POR LA REFORMA DE LA IGLESIA.

              En este siglo se inicia, un  clamor por la reforma de la Iglesia, protagonizado unas veces, por sus jerarquías, monasterios, cabildos catedralicios y sacerdotes santos  y otras por el pueblo creyente, que no dejó de advertir su distanciamiento de las enseñanzas evangélicas. Este clamor tomó dos formas bastante distintas entre sí, una que podríamos calificar de ortodoxa y otra que  terminó por distanciarse  del magisterio eclesiástico que las condenó como heréticas.

1.- Formas calificadas como ortodoxas.

            -La acción de los cistercienses y otras nuevas órdenes.

            Los cistercienses de los que ya hablamos en el TEMA  anterior, recibieron una renovación y nuevo impulso por obra de san Bernardo quien a sus veinticuatro años fue nombrado abad de Claraval, en el año 1115, su acción se extendió a los más variados aspectos de la vida de la Iglesia: trabajó intensamente  contra el relajamiento de Cluny, así como por la reforma del clero, denuncia el lujo de obispos y altos dignatarios eclesiásticos, interviene en la solución del cisma provocado en la Iglesia de Roma, acusa a los obispos de malos pastores entregados más a los asuntos temporales que a la edificación de los fieles, trabajó por la difusión del monacato por él reformado,  la abadía por él fundada llegó a contar más de 700 monjes, y a su vez fundó otras nuevas, no menos de 300.

            El influjo de estos monasterios se dejó sentir grandemente en la Iglesia universal. Tanto éste como el siglo anterior corresponden al tiempo de una sociedad de tipo rural y señorial. Los monasterios construidos en medio de los campos eran el motor y centro de la vida de los fieles que acudían a ellos para recibir enseñanza y ejemplo, pues la época del florecimiento de la vida monástica  tenía como prototipo la vida de los monjes y monjas.

 SAN BERNARDO DE CLARAVAL.    

Otro de los aspectos de la vida de san Bernardo es el de su magisterio espiritual; su  espiritualidad  más que en los aspectos ascéticos, hechos de renuncias y sacrificios, se basa en la unión con Dios por el amor, un amor que  se distancia de la concepción escolástica del mismo; el amor  desinteresado que no necesita causa, pues se justifica y vale por sí mismo: “Amó porque amo”” Vivo para amar”.Ésta espiritualidad influiría en gran manera en nuestros místicos de los siglos XVI y XVII.

            San Bernardo, como no podía ser menos, participaba del concepto de Cristiandad, el texto tomado de una de sus cartas la 256, en la que comentando el texto de san Lucas en el que se habla de la entrada triunfal  de Jesús en Jerusalén, se refiere a las dos espadas: “ la una y la otra espada pertenecen a la Iglesia, es a saber, la espada espiritual y la espada material. Pero ésta debe de ser sacada para la Iglesia y aquella debe ser sacada por la Iglesia; la primera por mano del sacerdote, la segunda por la mano del caballero, pero desde luego por orden del sacerdote y por mandato del emperador.

 –          La vida canónica: canónigos regulares de san Agustín.

            Los llamados canónigos regulares aparecen también en este siglo. Todavía hoy día llamamos canónigos,  a los sacerdotes que acompañan al obispo en la liturgia por él presidida y celebrada en las catedrales, en tiempos anteriores los canónigos tenían otras funciones además de las litúrgicas, ellos eran como el senado denominado cabildo, en quien el obispo se apoyaba en sus decisiones; lo normal  es que estos tuvieran una vida secular, es decir, viviendo en sus casas de forma individual y en medio del mundo, algunos de ellos, sin embargo, comenzaron a vivir en comunidad, siguiendo la regla de San Agustín. Sobresalen entre ellos los canónigos regulares de san Juan de Letrán y los de san Victor. La más importante de estas formaciones  fue la llevada a cabo por san Norberto en Premonté (año 1120) que dio lugar a la orden de los Premonstratenses, que se extendió por Europa desarrollando una gran actividad misionera.

4.-NACIMIENTO DE LAS ÓRDENES MILITARES.

            La creación de las órdenes militares es un producto de la Edad Media, y como tal deben juzgarse; como su mismo nombre indica son la unión del monje y del caballero, monje-soldado. Nacen  de grupos de caballeros que se dedicaron, unas veces, a cuidar y defender a los enfermos cristianos en un Hospital de los Santos Lugares, otras a defender  a los peregrinos que iban a Tierra Santa , y en algún caso a la realización de diversas obras de beneficencia en lugares de la misma Europa. Aunque pueda resultar para nosotros extraño, tales órdenes son efecto de la renovación espiritual llevada a cabo por san Bernardo y están en  su origen, en conexión con las Cruzadas.

            Entre las creadas en este siglo se encuentran los Hospitalarios de san Juan dedicados al cuidado de los enfermos. Los Templarios cuidadores del templo de Salomón reconstruido por Herodes; los Teutones que lograron la sumisión y cristianización de los paganos del nordeste de Europa.

            En España son conocidas las órdenes militares de Calatrava, de  Alcántara, de Santiago y de Montesa que  lucharon en una  Cruzada distinta: la de la reconquista de los territorios hispanos dominados por los moros.

BASILICA DE SAN JUAN DE LETRÁN O EL LATERANO, LUGAR DONDE SE CELEBRARON VARIOS CONCILIOS Y NUMEROSOS SÍNODOS.

5.-LA OBLIGACIÓN DEL CELIBATO EN LA IGLESIA CATÓLICA.

            Unas palabras que Uguccio de Pisa señaló, en torno al 1190: la «continencia de los clérigos es la que deben observar no contrayendo matrimonio y no usando del matrimonio si lo hubieran contraído», nos pueden situar bien acerca del sentido y evolución de la ley del celibato católico.

            El texto, lo primero que indica es la existencia de un uso por el que, aunque los casados pudieran acceder a las órdenes,  debían no usar el matrimonio, con el consentimiento de la esposa, de ahí que el celibato eclesiástico se denominaba en sus comienzos  con propiedad « continencia»

            La antigüedad de tal uso, es, como mínimo anterior a la celebración del Concilio de Elvira, celebrado en un lugar cercano a Granada en el primer decenio del siglo IV, pues en este concilio se recoge por escrito la vigencia  de la « continencia» para los clérigos. El canon 33 de dicho concilio, bajo el título «Sobre los obispos y ministros [del altar], que deben ser continentes con sus esposas», se encuentra el siguiente texto dispositivo: «Se está de acuerdo en la completa prohibición, válida para obispos, sacerdotes y diáconos, o sea, para todos los clérigos dedicados al servicio del altar, que deben abstenerse de sus mujeres y no engendrar hijos; quien haya hecho esto debe ser excluido del estado clerical».

            No es posible ver en el canon 33 una ley nueva. Se manifiesta claramente, por el contrario, como una reacción contra la inobservancia, muy extendida, de una obligación tradicional y bien conocida a la que en ese momento se añade también una sanción: o se acepta el cumplimiento de la obligación asumida:» la continencia» o bien se renuncia al estado clerical.

            De forma análoga se expresa el segundo Concilio africano del año 390, repetida en los posteriores: «Conviene que los sagrados obispos, los sacerdotes de Dios y los levitas sean continentes por completo para que puedan obtener sin dificultad lo que piden al Señor; a fin de que nosotros también custodiemos lo que han enseñado los Apóstoles y ha conservado una antigua usanza».La misma enseñanza se encuentra en los Papas Siricio (386) e Inocencio I (401-417), León Magno (456) y Gregorio Magno (590-604); y en los Padres S. Ambrosio, S. Agustín, S. Jerónimo .

            La inobservancia de la continencia por parte de los clérigos se hizo bastante general  por el hecho de que muchos de los beneficios que estaban unidos al oficio clerical: abades, obispos, párrocos, eran, en muchos casos, concedidos por seglares, lo que dio lugar a la generalización del pecado de Simonía, es decir la compra de los oficios, accediendo a ellos gente sin vocación, este mal fue afrontado especialmente por Gregorio VII.

            Por tales motivos  el segundo Concilio Lateranense ( 1139), dispuso que los matrimonios contraidos por los clérigos mayores, como las personas consagradas mediante votos de vida religiosa fueran no sólo ilícitos, sino inválidos; naciendo así la ley del celibato clerical  tal como la conocemos en la actualidad en la Iglesia católica latina.

Contra la ley del celibato se levantaron numerosas voces de protestas entre obispos y clérigos, prácticamente el conjunto de los obispos franceses, españoles alemanes e italianos  se opusieron a esta medida que lentamente se fue observando en toda la iglesia latina.( Cf. Pontificado de Gregorio VII, en el blog.)

 SEGUNDA CRUZADA.PAPA EUGENIO III Y SAN BERNARDO.

6.- DOS NUEVAS CRUZADAS.

            El papa hizo una nueva convocatoria para una segunda Cruzada, a la que respondieron numerosos cruzados, entre ellos el rey de Francia,  Luis VII y el emperador Conrado III. El emperador partió en 1147 al mando de un ejército; las tropas francesas marcharon hacia Jerusalén un mes más tarde. Los germanos cayeron en una emboscada turca y desmoralizados, tanto los soldados como los  peregrinos regresaron a Europa. A las tropas francesas no les cupo mejor suerte, pues llegados a Jerusalén en 1148, el rey Balduino III de Jerusalén les aconsejó que atacaran Damasco, ataque que fue un fracaso   pues no consiguieron tomar  la ciudad. Poco más tarde regresaron a Francia.

            El fracaso de esta segunda Cruzada permitió la reunificación de las potencias musulmanas. Al mando de Saladino las tropas musulmanas tomarían Jerusalén quedando el ejército cristiano derrotado de forma definitiva el 4 de julio de 1187, haciendo que desapareciese el reino cristiano de Jerusalén.

 El,  papa Gregorio VIII proclamó la tercera Cruzada. (1189-1192) El entusiasmo levantado en la Cristiandad fue grande, a la convocatoria respondieron el emperador Federico I, el  rey francés Felipe II Augusto y el monarca de Inglaterra Ricardo Corazón de León. El resultado fue algo más positivo, pues aunque no lograron la conquista de Jerusalén, consiguieron arrancar del control de Saladino una serie de ciudades que permitió el restablecimiento del reino latino. Este segundo reino, mucho más reducido que el primero y por lo tanto más débil, perduró en condiciones precarias un siglo más.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO.

 1.- ¿ Qué tipo de relación piensas debe existir entre la Iglesia y el poder civil en cada una de las naciones en las que la Iglesia está implantada?

2.- ¿ Qué echas de menos en la organización y vida de la Iglesia en estos siglos de los que nos venimos ocupando.

3.-¿ Cómo valoras la ley del celibato para los clérigos de la Iglesia católica latina?

 IMAGEN DE LA UNIVERSIDAD DE SALAMANCA. ESPAÑA.

SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

EL SIGLO DOCE.

Segunda parte.

                Como indica el título de este  TEMA  estudiamos en él lo que nos quedó del esquema del anterior:

 1.-Formas consideradas  heréticas que lucharon por la reforma de la Iglesia.

2.-Nace la Inquisición episcopal, anticipo de la Pontificia y de la Inquisición española.

3.-La atención a los pobres en este siglo.

4.-Santos y Santas del siglo.

5.-Desarrollo de las instituciones culturales.

6.-Aparición del sistema escolástico  como forma de enseñanza.

7.-Creación de las primeras universidades.

File:Tumbas-bogomilos.jpg

TUMBAS DE LOS BOGOMILOS EN BOSNIA.

1.-FORMAS CONSIDERADAS HERÉTICAS QUE LUCHARON POR LA REFORMA DE LA IGLESIA.

  En relación con la inquietud religiosa por la reforma que vimos en el TEMA anterior, que eran conformes con el magisterio de la Iglesia, en este  mismo siglo XII aparecieron también bastantes  grupos  tendentes a este mismo fin , pero que tenían su origen en el pueblo;  estos grupos distintos de un lugar a otro tenían varias cosas en común, entre ellas la búsqueda de la pobreza y sencillez, llegando en algún caso a la irrupción en los monasterios quemando sus templos en protesta por la riqueza de los mismos, denunciando a los monjes que  por más que individualmente no tuvieran bienes, sus comunidades tenían grandes riquezas; coincidían también  en  el rechazo del poder económico y político de la Iglesia, predicando  la conformidad con las enseñanzas del evangelio que debía ser  puesto al alcance  de todos por su traducción a las lenguas propias de cada pueblo.

            Junto a ello  defendían doctrinas contrarias a las prácticas de la  Iglesia , como la oposición al bautismo de los niños, a las liturgias celebradas en los monumentales templos, la creencia en la existencia de dos principios el del Bien y el del Mal, la negación de los sacramentos de la penitencia y del matrimonio, de la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía y la  protesta contra la tiranía del poder eclesiástico. Entre estos grupos sobresalieron los patarinos de Milán, los petrobusianos de Pedro Bruyns, los bogomilos  y especialmente  los valdenses de Pedro Valdo.

            Era este un rico comerciante de Lyón  quien movido por la predicación de los monjes ambulantes distribuyó su fortuna entre los pobres,   (1173) Tomó como modelo el encargo del Señor en Mt 10,9ss y comenzó a llevar una vida apostólica y pobre como predicador ambulante de penitencia. Reunió a su alrededor hombres y mujeres del mismo pensar y los envió de dos en dos a predicar la penitencia En boca de los valdenses, el lema «¡Vuelta a la Iglesia pobre de los apóstoles!» tenía un sentido esencialmente religioso. La Sagrada Escritura era el todo para ellos (como descripción de la vida del redentor pobre; sobre todo con las advertencias de Cristo al joven rico: Mt 6,19.21); con ellos comenzó propiamente el gran movimiento bíblico laico del Medievo.     El fervor de estos «pobres de Lyón» era bueno, ejemplarmente evangélico; en realidad se sentían enviados como ovejas en medio de lobos. Todo esto, sin embargo, constituía una peligrosa provocación para el mundo cristiano y, en primer lugar, para la jerarquía y las abadías.

                         Por desgracia, estos inflamados solían carecer de los necesarios conocimientos para la predicación. Ésta les fue prohibida primeramente por el arzobispo de Lyón y luego por el Concilio de Letrán (1179).

            Las ideas de los valdenses fueron variadas y estuvieron confusamente mezcladas; diferían mucho según los distintos países y según sus diferentes etapas de evolución. Allí donde sus comunidades no estaban aún organizadas, continuaron largo tiempo participando en la vida de la Iglesia. La imagen es mucho más radical en las corrientes afines del norte de Italia, donde se impuso con más fuerza la influencia de los cátaros: negación del purgatorio, consiguiente rechazo de la oración por los difuntos y las misas por sus almas; rechazo del culto a los santos, de las indulgencias, del juramento, del servicio militar y de la pena de muerte…

            San Bernardo como vimos en el Tema anterior participó en este mismo anhelo de purificación de la Iglesia sin salirse de ella, trabajando por la reforma del clero y estimulando  la práctica de la pobreza. Éste mismo espíritu se manifestaría en el siglo siguiente en las Órdenes mendicantes, especialmente  en la orden de predicadores y los franciscanos hijos de san Francisco de Asís.

 2.-LA INQUISICIÓN EPISCOPAL Y EL ANTICIPO DE LA  INQUISICIÓN PONTIFICIA Y DE LA INQUISICIÓN ESPAÑOLA.

           El título de este apartado menciona los tres tipos de Inquisición que han existido en la Iglesia, en este Tema, nos referimos a la Inquisición Episcopal directamente, de las otras nos ocuparemos en el siglo de su aparición.

            Un decreto del papa  Lucio III, “ad abolendam” del año 1184  ha sido llamado por muchos la “carta magna” de la institución inquisitorial. En él se dice entre otras cosas “ …que cualquier arzobispo u obispo, por sí o por su archidiácono, o por otras personas honestas e idóneas, una o dos veces al año, inspeccione las parroquias en las que se sospeche que habitan herejes; y allí obligue a tres o más varones de buena fama, o si pareciese necesario a toda la vecindad, a que bajo juramento indiquen al obispo o al archidiácono si conocen allí herejes, o a algunos que celebren reuniones ocultas o se aparten de la vida, las costumbres o el trato común de los fieles. El obispo o el archidiácono convoque  ante su presencia a los acusados, los cuales serán castigados según el juicio del obispo, a no ser que a juicio de aquellos y según las costumbres patrias hubiesen purgado el reato imputado, o si después de haber hecho penitencia recayesen en la perfidia primera. Pero si alguno de ellos rechazando el juramento por una superstición condenable, se negasen tal vez a prestar juramento, sea considerado por este mismo hecho como hereje y sea sometido a las penas que fueron indicadas más arriba”

            Las penas “indicadas mas arriba” consistían en que si se trataba de un clèrigo sería  entregado al juicio secular  sin ninguna otra investigación, debiendo confiscarse sus bienes entregándolos a la iglesia a la que servían. Si se trataba de un laico directamente debía entregarse al tribunal secular para que le impusiesen la pena correspondiente “a su crimen”.

 3.-LA ATENCIÓN DIRECTA A LOS POBRES EN ESTE SIGLO

            La atención a los pobres fue abundantemente desarrollada en las ciudades de la Edad media. Ya en este siglo su ejecución era llevada a cabo por el clero parroquial, los monasterios y hospitales, las hermandades, corporaciones  y confraternidades y hasta los gremios. Este cuidado no carecía  de organización, también en los lugares rurales, nadie puede negar a la Iglesia, desde sus orígenes hasta nuestros días esta preocupación: los pobres siempre han sido objeto de atención por parte de la Iglesia. Más problemática  ha sido la atención de los pobres cuando éstos no se han resignado a ser meros objetos de atención sino que han querido ser sujetos de su propia liberación, algo de lo que no queremos ocuparnos en este TEMA pues habrá lugar para analizarlo. en otros siglos.

4.-SANTOS Y SANTAS DEL SIGLO.

            En total el santoral católico del siglo XII asciende a 194 santos y santas. La mayor parte de ellos fueron monjes benedictinos,  especialmente de la reforma llevada a cabo por san Bernardo el abad de  Claraval.

            Es muy nombrado san Anselmo obispo y doctor de la Iglesia, que nacido, en Aosta fue monje y abad del monasterio de Bec, en Normandía, enseñando a los hermanos a caminar por la vía de la perfección y a buscar a Dios por el estudio y comprensión de la fe. De él es el famoso argumento ontológico para demostrar la existencia de Dios. Promovido a la sede de Canterbury en Inglaterra, trabajó por la independencia de la Iglesia sufriendo por ello persecuciones y destierro.

EL ARTE ROMÁNICO ES LA MÁS PURA MANIFESTACIÓN DEL ARTE CRISTIANO EN TODOS SUS ASPECTOS.

5.-DESARROLLO DE LAS INSTITUCIONES CULTURALES.

            En el siglo XII  hubo un renacimiento cultural que abarcó distintas ramas del saber: lógico, filosófico, teológico, científico y artístico en el que  la Iglesia tuvo un papel de protagonismo. Desde el punto de vista artístico el arte románico llegó a su culminación estética dando lugar a la aparición de un nuevo estilo, el gótico, que lo mismo que el románico se convertiría en la expresión del sentir religioso de la Iglesia, teniendo sus mejores representaciones en la arquitectura, escultura y pintura llenando a toda Europa del sentir religioso y cristiano.

              Las escuelas monacales salvaron en gran medida la sabiduría clásica, en ellas se  descubrieron antiguos filósofos griegos especialmente Platón y Aristóteles a través de las traducciones del árabe hechas en Toledo y Sicilia. Los centros del saber  monástico fueron rebasados por las escuelas catedralicias, de las veinte  existentes en la anterior centuria se pasó, por lo menos hasta doscientas, pues cada ciudad episcopal se sentía obligada a tener la suya, las materias enseñadas eran gramática latina, retórica y dialéctica, en lo que podíamos denominar como saber humanístico, y aritmética, geometría, astronomía y música en el científico. Estas escuelas aunque tenían como sujeto preferente a los clérigos, quienes recibían entre otros el saber teológico, eran también frecuentadas por numerosos laicos.

            Fue en estas escuelas donde surgió el  método escolástico, que hacía de la razón el instrumento básico de todo conocimiento, de modo que uno de los objetivos perseguidos por este método era enseñar a utilizar la razón, algo que se lograba con el estudio de la lógica, previo al conocimiento filosófico y teológico.

UNIVERSIDAD DE PARÍS.

6.-CREACIÓN DE LAS PRIMERAS UNVERSIDADES.

   También en el siglo XII  nacieron las universidades aunque la gran eclosión de las mismas sería el siglo XIII.

            La primera universidad fue la de Bolonia, en Italia, esta universidad, sin embargo, tuvo un origen completamente laico, dedicada principalmente al estudio del derecho, de tal forma que resucitaron el derecho romano, siendo utilizada en  no pocos casos, por los emperadores alemanes para fundamentar sus derechos sobre la autoridad papal. Sus alumnos eran en su mayoría seglares, administradores de reyes, príncipes y señores feudales;  posiblemente anterior a ella, fue la Escuela de medicina de Salermo también en Italia. La recuperación del derecho romano y su aplicación por parte de reyes y emperadores fue objeto de múltiples males para la sociedad, así como para la Iglesia, pues éste fue el instrumento del que se sirvieron para afincar en la sociedad europea, por ejemplo,  la pena de muerte y la tortura.

            De creación pontificia fue la universidad de París, en la que por cierto se excluyó la enseñanza del Derecho Romano.

            Para protegerse, los estudiantes de Bolonia crearon un gremio, después el cuerpo docente también se organizó como un grupo, de ahí surgió el nombre de universidad, universitas, como el conjunto de estudiantes y profesores.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO.  

 1.-¿ Cómo valorarías la acción de la Iglesia en este siglo?

2.- ¿Estarías de acuerdo, conociendo la historia de la Iglesia católica,  en admitir   que la mejor renovación y reforma de la misma es la que se lleva a cabo sin salirse de ella?

3.-¿ Puede servir de defensa de la acusación de retrógrada y atrasada a la Iglesia católica viendo su presencia a través de los siglos en el campo de la  enseñanza?

NOTA: El tema de la historia del siglo XII puede completarse con el tema: Papa del siglo XII en la Categoria : HISTORIA DEL PAPADO SIGLO A SIGLO  de este blog.

APUNTES PARA UNA HISTORIA DEL SIGLO XXI.

Publicado el 18.02.2011.EN VIDA NUEVA

¿PARA QUE SIRVE LA  ENSEÑANZA CATÓLICA.?

(José Luis Corzo, Sch. P.)  Tal vez no sea oro todo lo que reluce en la relación de la fe con la escuela. Al concilio le costó mucho llegar a una simple declaración sobre la educación. En países como Francia e Italia, por ejemplo, hay menos escuelas católicas que aquí. Que la nueva evangelización no depende de ellas parecía sugerirlo hasta el director del nuevo dicasterio pontificio. ¿Para qué sirven?

Los cristianos se han preocupado en la historia por muchas carencias humanas, como la enfermedad, las prisiones, el subdesarrollo y el hambre, la seguridad (bomberos en más de una ocasión), etc. Tal vez, antes de encontrar en la escuela un terreno tierno donde sembrar la fe, se acercaron a ella como a una obra más de misericordia (enseñar al que no sabe), mucho antes que utilizarla para reformar la sociedad o, por lo menos, preservar a los nuestros. (…)

En noviembre de 2010, la cátedra Calasanz de la Universidad Pontificia de Salamanca convocó un seminario de profesores de Pedagogía y de Teología –varios escolapios –para dilucidar qué fibras cristianas se tejen con las demás en el telar educativo. Tomo de allí mi reflexión, enfocada así por Antonio Aparisi: “El punto de partida convendría que fuera una aguda contemplación de la realidad humana. Otra metodología de la reflexión no parece correcta”…, no vaya a ser –interpreto– que cada uno haga valer sus ideales –y por sublimes que no quede– o se atrinchere en el patio de su casa, sin ver la que está cayendo en el panorama mundial (el único posible en este siglo XXI de interdependencia planetaria). (…)

LA FE NO ES IDEOLOGÍA

Si sopesamos nuestra propia experiencia infantil, probablemente a muchos nos atornillaron en casa y en la escuela los principios del cristianismo, lo que teníamos que creer y practicar.

La fe era un componente más de nuestras convicciones y de nuestra Weltanschauung (como antes se decía), de nuestra cosmovisión, o si queréis, del paisaje homogéneo que se veía desde nuestra ventana particular. Por ella veíamos un trozo de mundo –¡nunca más que un trozo!– bien ensamblado para afrontarlo todo con cierta coherencia. (A tal panorámica podríamos llamarla ideología; pero no ahondemos en ese difícil término)

.

LA ENSEÑANZA INFANTIL.

También es posible que, después, algunos hayamos vivido –como un drama o hasta como una liberación– el derrumbe de aquella primera mentalidad infantil y familiar, y su fatigosa reconversión en ésta de ahora, quizás más insegura, más líquida y amorfa, pero nuestra.

A los teólogos no les gusta esta aparición ideológica de la fe. He tocado una tecla que desafina: por lo bajo, porque reduce la fe (y en consecuencia, la educación cristiana) a convicciones culturales y por eso preferimos la edad infantil para inculcarla, pero ya no funciona bien. También desafina por lo alto, como si me negara a reconocer el bien inmenso que esa mentalidad ha hecho a la historia y al pensamiento occidental.

Pero las cosas han cambiado mucho con la Modernidad. ¿Aún vamos a insistir en que la revelación cristiana contiene normas para educar y para organizar la sociedad, la economía, la gastronomía, las migraciones, la familia, etc.? Con razón escribió Pablo VI en la Evangelii Nuntiandi (n. 20) hace ya 35 años que “la ruptura entre Evangelio y cultura es sin duda alguna el drama de nuestro tiempo”. El drama, no la hecatombe.

El reto es volver a comprender la misión de la Iglesia en este mundo autónomo y secularizado; sin conquistarlo, por un extremo, ni maldecirlo o abandonarlo, por el otro. Sal de la tierra y luz del mundo (Mt 5,13-14), sin ser del mundo. (…)

EL CLAVO ARDIENDO.

Este mundo moderno adulto (que no perfecto) nos ha desorientado y muchos se preguntan: ¿dónde queda un sitio para Dios? y, como no dan con ninguna respuesta…, hasta se aferran al clavo ardiendo del liberalismo: ¡cada grupo con sus ideas, con sus escuelas, con sus derechos! Una cultura frente a otra, una sociedad cristiana dentro de la civil. ¡Un imposible poco misionero y ecuménico!

Para eso no sirven nuestras escuelas. Se corren grandes riesgos, como despreciar las ajenas, si sólo la nuestra ofrece una educación integral; o resucitar viejas y nuevas fricciones: entre ciencia y fe (Galileo como prototipo), entre Iglesia y Estado (el franquismo como escarmiento), entre una ética civil y las exigencias de cada grupo (la sharía islámica como aviso).  Querer parcelar la educación para la ciudadanía lo ilustra bien, mientras el mundo ansía un derecho planetario común. La ONU ya no basta.

Debemos hablar de cristianos en la escuela más que de escuela o pedagogía cristianas. Muchos obispos –de África, Francia y otros países– se negaban en el concilio a menospreciar la escuela pública y preferir las católicas: hasta en España hay más católicos en la pública que en las privadas. El derecho real de elegir centro educativo para los hijos es una quimera al alcance de pocos.

Otro fundamentalismo laico quiere excluir de las Ciencias Humanas el estudio de las religiones; cosa tan absurda como eliminar la Botánica de las Ciencias Naturales. Tenemos más motivos y argumentos que el liberalismo para ofrecer a todos en la escuela el estudio de la religión y del cristianismo.

NO CHOQUE SINO ENCUENTRO.

Benedicto XVI, en su viaje a Compostela, dejó caer que el encuentro entre laicismo y fe religiosa es el reto de hoy. A los 35 años de Evangelii Nuntiandi daba un paso nuevo: no ya lo scontro, el choque, dijo, sino el encuentro. No sólo lo diría por los laicistas; también por nosotros, y no sería un mal programa educativo.

EN BUSCA DEL ENCUENTRO.

Hay que dialogar en la plaza pública con los argumentos racionales de todos. Pocas afirmaciones de la fe y de la esperanza quedan fuera del habla común. Del amor, ninguna.

Puede que una raíz de la lucha escolar sea que unos y otros pretenden la clonación de los niños. Algo inmoral, si no fuera imposible. (…)

Otra didáctica para la fe es una vivencia personal y comunitaria

Más que ideología, cosmovisión o Weltanschauung, los cristianos de la escuela buscamos una fe vivencia (¡bonita traducción orteguiana!), en la que nuestra soledad se desvanece. Eso pasa cuando me veo conocido y amado por Otro, interpelado por su Presencia, concernido por su mirada, sostenido por la voluntad de quien no es objeto del ojo, del tacto o del oído, ni siquiera de nuestra mente, sino, al contrario, ¡pensados por Él! Objetivos porque nos quiere y nos conoce, sabe nuestro nombre verdadero y quiénes somos.

No es raro que esa vivencia la facilite una comunidad, porque –antes de reconocer a Dios– la vivimos en relación con otros; en el enigma del otro, que sin tener mi simetría ni ser objeto alguno, aflora en una relación muy profunda: no utiliza, sino escucha y habla y deja responder; nos hace ser persona, sujeto en comunión.

Por eso el Vaticano II, para distinguir una escuela católica, eligió esto: “Su nota distintiva es crear un ambiente de la comunidad escolar animado por el espíritu evangélico de libertad y de caridad…” (GE 8). Nada menos. En ese clima caben –o no– todos los demás detalles escolares. (…)

UN PANORAMA INESPERADO.

Pensar en esta fe/relación, no ideológica, lo cambia todo: ya no buscamos en nuestras clases soluciones para este mundo, sino una respuesta solidaria (en Historia y en Física y en Literatura…), pendiente del clamor de los pobres, de los mansos, de los perseguidos y de los que lloran.

Confiados en el Amor atravesamos las cañadas oscuras de la vida y buscamos con los otros la luz, como quienes logran vivir sin ningún dios tapaagujeros. Nuestra fe-esperanza-amor, inseparables entre sí, se interrogan en clase –aun sin decirlo– por la mirada y el Espíritu de Cristo hacia los signos de los tiempos, voz de Dios en la historia (como quería llamarlos el perito conciliar J. Ratzinger). Él no nos sustituye, pero no se aparta de nosotros. (…)

La escuela del cristiano sirve para mirar con el Evangelio. Nada más. Y no es poco, si renuncia a otras veleidades. Hoy también se ven, desde las clases, la ignorancia que quita la palabra y deja mudo, y el hambre que margina, la ceguera que atonta, la parálisis que aprisiona, la lepra que segrega, la cárcel que corroe y el egoísmo que entierra los talentos e impide una vida nueva, más justa y solidaria.

Lo vemos en el Tercer Mundo y en el Cuarto (en nuestras calles) y en las pateras y en las masacres y en el Congo y en el Sahara y en Haití y en Túnez y en Egipto.

TRES PASOS ESCOLARES: APRENDER, ESCUCHAR Y MIRAR AL OTRO.

¿Las escuelas miran todo eso? Si alguna escuela lo ignora, no es que sea neutra y aconfesional –como, tal vez, declara–, sino es que se somete y doblega bien a los poderosos, en el mejor de los casos; o que simplemente es estúpida, como me temo.

Para mirar los desafíos de nuestro tiempo no hace falta la catequesis, sino la Geografía y la Historia, los números y las letras, las estadísticas, el periódico e Internet.

NOTA: ESTE TEMA SE COMPLETA CON LA HISTORIA DE LOS PAPAS DEL SIGLO XII, QUE ESTÁ TAMBIÉN EN EL BLOG.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA INQUISICIÓN ESPAÑOLA.

quijotediscipulo.

 

           

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

VISITAS

  • 1,952,847 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: