You are currently browsing the category archive for the ‘19.Siglo.’ category.

 SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

EL SIGLO DIECINUEVE.

Primera  Parte.

La cercanía del siglo por una parte y por otra, la importancia de los acontecimientos ocurridos en el siglo, hacen que de antemano anuncie que los mismos necesitarán su división en varias partes; a continuación ponemos el INDICE  GENERAL del siglo que nos da una visión sintética del mismo y que iremos desarrollando en varias partes.

 1.-El liberalismo y sus manifestaciones en el siglo.

 2.- El nacimiento del ateismo, y  sus distintas formas.

3.- El papa Pío IX  y la publicación del Syllabus

4.- La pérdida de los Estados Pontificios.

5.-El Concilio vaticano primero y sus consecuencias en la Iglesia católica.

6.-La revolución industrial y la aparición de la cuestión social.

7.- El papa León XIII y la doctrina social de la Iglesia.

8.-La mujer en el siglo XIX.

9.- España y sus colonias  en el siglo XIX.

10.- Santos y Congregaciones del siglo.

11.- Actividad misional de la Iglesia.

12.- Los imperios coloniales.

 LA LIBERTAD GUIANDO AL PUEBLO.

1.-EL LIBERALISMO  Y SUS MANIFESTACIONES EN EL SIGLO.

 Pocas palabras tienen un sentido tan impreciso, genérico y variado como la palabra liberalismo, por lo que en nuestro TEMA hablaremos del liberalismo tal como este término fue entendido en el siglo XIX.

            Desde este punto de vista podemos decir que el liberalismo es  una manera de pensar que afirma que el valor y el bien supremo del hombre es la libertad individual, entendiendo ésta como la absoluta independencia del hombre de cualquier tipo de autoridad, bien sea la autoridad política, social, económica, o religiosa. El hombre es completamente libre y autor absoluto de su propia existencia.

            A partir de esta descripción podemos hablar de distintas clases de liberalismo. Liberalismo político, social, económico, moral y religioso.

            A nosotros nos interesa el liberalismo moral y el religioso que van íntimamente unidos. Para entenderlo hemos de partir de que el mismo, tiene su origen y es consecuencia del racionalismo y  el naturalismo de la Ilustración. Tal racionalismo afirmaba que la única religión posible es aquella que esté fundamentada en la razón, de modo que aquellas religiones, como ocurre especialmente con la católica, que tenga dogmas, normas, preceptos etc. que la razón no puede comprender ni explicar,  es una religión que hay que eliminar como ajena a la naturaleza del hombre .

            Este liberalismo extremo, en su conjunto, se mostró como enemigo de la Iglesia católica y fue condenado en el terreno doctrinal por el papa Gregorio XVI en la encíclica “Mirari vos” de 1832. En los países católicos como, Francia, España, Portugal, el triunfo del sistema liberal produjo efectos nefastos para la Iglesia, pues fue acompañado de medidas políticas contra ella, como el robo de sus bienes, la llamada desamortización, la supresión de monasterios, prohibición de órdenes religiosas, prohibición de la enseñanza católica etc.

  DIVERSAS CARAS DEL LIBERALISMO.         

Además de éste liberalismo, existió un catolicismo liberal, no tanto doctrinal como práctico,  que pretendía separar a la Iglesia de su unión con el Estado, tratando de evitar la existencia de Estados Confesionales, pidiendo para la Iglesia sólo una completa libertad.

En varios países, los católicos liberales lucharon con éxito a favor de la libertad de enseñanza frente al monopolio estatal, este liberalismo alentó  movimientos liberadores de pueblos católicos como los de Bélgica, Polonia e Irlanda.

             El sacerdote francés Roberto Lamennais , que luego  se salió de la Iglesia, trabajó por hacer compatible el liberalismo y el catolicismo, tal intento fue rechazado por otros católicos, los llamados ultramontanos, indicando aquellos que estaban detrás de las montañas , es decir los romanos, entre ellos el mismo papa Gregorio XVI que era decididamente antiliberal. A partir de ahí se produjo en el campo católico una pugna entre liberales y no liberales.

            En otro orden de cosas la doctrina protestante del libre examen dio origen a un liberalismo aplicado a la Sagrada Escritura que terminó por borrar de ella todo hecho sobrenatural, aunque, en otros casos, el estudio científico de los libros bíblicos dio resultados muy positivos para la comprensión de sus textos. Los escrituristas católicos se unirían posteriormente a este estudio.

 ANAGRAMA DEL ATEISMO.

2.-EL NACIMIENTO DEL ATEISMO Y SUS DIVERSAS FORMAS.

 Otro de los sucesos con grandes repercusiones religiosas en éste siglo fue la aparición del ateismo en el pensamiento filosófico europeo, entendiendo como tal la negación de la existencia de Dios, este ateismo fue el resultado de la orientación filosófica a partir de Descartes, pasando por Inmanuel Kant y continuando con Hegel y el idealismo alemán. La escuela filosófica denominada la Izquierda Hegeliana terminó por aceptar el ateismo como un postulado de la razón, sin ninguna prueba racional y científica del mismo, aplicándose a partir de este postulado a explicar el origen y naturaleza de las religiones; nombres como Feuerbach, Freud, Marx y Engels,Compte, Nietzsche, Darwin, proponen diversas explicaciones del origen de la religión, coincidiendo sin embargo todos, en considerar el hecho religioso como algo externo y sobrevenido  a la naturaleza humana: el miedo, la ignorancia de los fenómenos de la naturaleza, el anhelo de plenitud, el complejo de Edipo, la necesidad y miseria social humana, la ignorancia de la propia grandeza humana etc etc. y no como algo que forma parte de la misma  naturaleza y estructura de la persona humana, como demostraría posteriormente la Fenomenología y la Filosofía de la religión.

El ateismo en este siglo, fue sin embargo, un fenómeno que se hizo presente,  en la mayoría de los casos, en las clases intelectuales, sin grandes repercusiones en la masa social humana. Por lo que la fe cristiana siguió con el mismo arraigo en Europa.

EL PAPA PIO IX.

 3.-EL PAPA PÍO IX Y LA PUBLICACIÓN DEL SYLLABUS.

 Al comienzo de su pontificado mostró un talante liberal, era famoso por su sencillez: jugaba al billar con los soldados  de su guardia suiza, y fue el prime El papa Pío IX gobernó la Iglesia de 1846 al 1870, siendo el pontificado más largo de la historia del papado, 32 años. Al romano  pontífice que concedió audiencias privadas, atendió personalmente a víctimas de una epidemia de cólera fuesen católicos, protestantes o judíos, era piadoso y afable aunque también irritable. Se corrió la voz de que quería conciliar el catolicismo con el pensamiento liberal.

            Su  largo pontificado le hizo vivir no pocos sucesos que dieron pie a juicios contradictorios sobre el mismo, uno de esos sucesos fue la publicación de la Encíclica “ Quanta Cura” el 8 de diciembre de 1864, y su anexo el Syllabus, o catálogo de 80 proposiciones, donde  se condenan los errores del mundo moderno y el pensamiento liberal. Transcribimos algunas de las proposiciones del Syllabus .

LISTA DE ERRORES

 1. No existe un ser divino supremo, sapientísimo y providentísimo, distinto del mundo universo; y Dios está identificado con la naturaleza de las cosas, por tanto, sujeto a transformaciones, y Dios, realmente, se forma en el hombre y en el mundo, y todas las realidades son Dios, y tienen la misma sustancia de Dios; y Dios y el mundo son una misma cosa, y, por tanto, también el espíritu y la materia, la necesidad y la libertad, la verdad y la mentira, el bien y el mal, la justicia y la injusticia.

5. La revelación divina es imperfecta, y, por tanto, está sujeta a un progreso continuo e indefinido, que corresponda al progreso de la humanidad .
6. La fe cristiana contradice a la razón natural; y la revelación divina no sólo es inútil, sino que además perjudica a la perfección del hombre .

TODOS LOS HOMBRES PUEDEN ALCANZAR LA SALVACIÓN POR CRISTO. AÑO 2013.

16. Los hombres pueden, dentro de cualquier culto religioso, encontrar el camino de su salvación y alcanzar la vida eterna.
17. Por lo menos debemos esperar con fundamento la eterna salvación de todos aquellos que no se encuentran dentro de la verdadera Iglesia de Cristo.
18. El protestantismo no es más que una forma distinta de la verdadera religión cristiana; y dentro de aquélla se puede agradar a Dios lo mismo que en la Iglesia católica.

19. La Iglesia no es una sociedad verdaderamente perfecta y completamente libre; ni goza de derechos propios y permanentes conferidos por su divino Fundador; por el contrario, corresponde al poder civil determinar los derechos de la Iglesia y los límites dentro de los cuales pueda ésta ejercer dichos derechos.
40. La doctrina de la Iglesia católica es contraria al bien y a los intereses de la sociedad humana .
41. Compete al poder civil, aun cuando lo ejerza un gobernante infiel, un poder indirecto negativo sobre las cosas sagradas; y, por consiguiente, corresponde a dicho poder civil no sólo el derecho conocido con el nombre de exequatur, sino también el derecho llamado de apelación ab abusu.

77. En la época actual no es necesario ya que la religión católica sea considerada como la única religión del Estado, con exclusión de todos los demás cultos.
78. Por esto es de alabar la legislación promulgada en algunas naciones católicas, en virtud de la cual los extranjeros que a ellas emigran pueden ejercer lícitamente el ejercicio público de su propio culto.
79. Porque es falso que la libertad civil de cultos y la facultad plena, otorgada a todos, de manifestar abierta y públicamente las opiniones y pensamientos sin excepción alguna conduzcan con mayor facilidad a los pueblos a la corrupción de las costumbres y de las inteligencias y propaguen la peste del indiferentismo.
80. El Romano Pontífice puede y debe reconciliarse y transigir con el progreso, el liberalismo y la civilización moderna.

  Como puede descubrir el lector por la lista de errores que hemos transcrito de los 80 que contiene el SYLLABUS, hay entre ellos gran diversidad, de modo que algunos de los catalogados y condenados serían hoy admitidos por el magisterio de la Iglesia asi :

Los nºs: 16,17,18,77,78,79 de ahí las controversias surgidas en el seno de la Iglesia tanto en el pasado como en el presente acerca de la oportunidad y contenido del mismo.

 PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO.

 1.-¿ Qué opinión te merecen todas y cada unas de las proposiciones del  SYLLABUS ¿

2.-¿ Hay entre ellas algunas que hoy suprimirían los propios católicos.

3.-¿ Según vamos viendo en estos últimos  siglos de la historia se puede decir que la Iglesia iba a remolque habiendo perdido la iniciativa en la sociedad?

SÍNTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

EL SIGLO DIECINUEVE.

Segunda parte.

1.-El liberalismo y sus manifestaciones en el siglo.

2.- El nacimiento del ateismo, y  sus distintas formas.

3.- El papa Pío IX  y la publicación del Syllabus

4.- La pérdida de los Estados Pontificios.

5.-El Concilio vaticano primero y sus consecuencias en la Iglesia católica.

6.-La revolución industrial y la aparición de la cuestión social.

7.- El papa León XIII y la doctrina social de la Iglesia.

8.-La mujer en el siglo XIX.

9.- España y sus colonias  en el siglo XIX.

10.- Santos y Congregaciones del siglo.

11.- Actividad misional de la Iglesia.

12.- Los imperios coloniales.

En esta segunda parte seguimos estudiando el siglo XIX comenzando con el nº 4 pues en la primera parte nos ocupamos de los tres primeros.

 4.-LA PÉRDIDA DE LOS ESTADOS PONTIFICIOS.

 Ya vimos en la primera parte del TEMA cómo en Roma se proclamó la República, aunque esta proclamación  tuvo una vida muy corta debido  a la ayuda que los reyes franceses y austriacos prestaron al papa, haciendo que se le devolvieran los Estados Pontificios, pero ésta devolución fue bien corta, porque los defensores de la unificación de Italia, después de haber logrado la unificación de los distintos reinos y feudos italianos, querían anexionarse los Estados Pontificios y hacer de Roma la capital de la  nación italiana.

            En 1870 el rey del Piamonte  Victor  Manuel II llegó a Roma para consumar la unificación de Italia acompañado de un millar de hombres armados, entrando por la puerta Pía. A los 79 años, el papa subió la Santa Escalera de rodillas y pidió a sus soldados que ofrecieran una resistencia simbólica para luego rendirse con honor. Un plebiscito determinó la incorporación de la ciudad al reino de Italia acabando así con 1.116 años de monarquía temporal de la Iglesia. Víctor Manuel le ofreció al papa  poderes limitados a cambio de reconocer la República, Pío IX lo excomulgó y se declaró prisionero del Vaticano. Nunca más volvió a salir. Muchos católicos le amaron pero no el pueblo romano, a su muerte una chusma intentó arrojar su ataúd al Tiber.

CONCILIO VATICANO I

 5.- EL CONCILIO VATICANO I Y SUS CONSECUENCIAS.

Al papa Pío IX se debe también la convocatoria del concilio Vaticano I, es el primer concilio celebrado en el Vaticano se inauguró el año 1869 y se clausuró el 1870. La convocatoria del concilio sorprendió a gran parte de los miembros asistentes al mismo. Asistieron 744 padres conciliares de 30 países: 49 cardenales de los 55 existentes en la Iglesia, 666 obispos de los 927 existentes, 21 abades de los 22 existentes y 28 superiores generales de órdenes y congregaciones religiosas, de los 29 existentesLos esquemas presentados fueron veinticuatro sobre materias de índole canónica, administrativa, de costumbres, de estructuras, la reunión conciliar se vio interrumpida por la situación político militar de Italia por lo que sólo se llegan a votar  y promulgar solemnemente dos de las constituciones de las 24 presentadas.

            La Constitución Dei Filius aprobada el 24 del 4 de 1870, se centra en el estudio de las relaciones entre la razón y la fe. Frente a los errores del racionalismo, del fideismo… el concilio definió la existencia de un Dios personal cuya existencia puede ser conocida por las solas fuerzas de la razón, aunque afirmando la necesidad de la revelación para el conocimiento más claro del ser divino.

            La segunda fue la Constitución “ Pastor  Aeternus aprobada el 18-7-1870, con mayor controversia y discusión entre los padres, señalando algunos que la misma, sería un obstáculo más para llegar a la unidad cristiana; el documento contiene esencialmente la afirmación del primado y de la infalibilidad del papa cuando habla “ ex catedra “ sobre materias de fe y costumbres.

            Es importante señalar  que la infalibilidad pontificia, según el concilio, está incluida  en el primado y autoridad del papa sobre toda la Iglesia universal, por lo que puede considerarse como de fe divina, procedente de Cristo al conferir a Pedro el poder sobre toda la Iglesia: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del Infierno no prevalecerán sobre ella” La doctrina sobre la infalibilidad terminó con las discusiones acerca de quien tenía en la Iglesia mayor autoridad, si el papa o el Concilio, la Iglesia era una institución monarquíca, residiendo en el papa, en cuanto Vicario de Cristo, la misma autoridad que Cristo tiene en su Iglesia.

            El papa Pío IX definió también el dogma de la Inmaculada Concepción.

            El pontificado de Pío IX ha sido uno de los más discutidos de la historia de los papas, las acusaciones vertidas sobre él son de distinto orden, fue acusado de antisemita a pesar de que al comienzo de su pontificado una de las primeras acciones que llevó a cabo fue la apertura del Gheto romano en el que estaban concentrados los judíos, se  habla también de la inoportunidad de la convocatoria del concilio vaticano I, mucho más de la publicación del Syllabus.

            La memoria de Pío IX ha sido, sin embargo, vindicada con su beatificación por obra de Juan Pablo II.

Archivo:Maquina vapor Watt ETSIIM.jpg

 6.-LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL Y EL PROBLEMA SOCIAL.

 En el siglo XIX se produjo una gran revolución en el campo de la industria, la denominada segunda revolución industrial tras la primera aparecida a mitad del siglo XVIII hasta cerca de la mitad del XIX. Esta nueva revolución se caracteriza por la concentración de la población en las grandes ciudades, por el crecimiento de esta población en este siglo, así Gran Bretaña pasaría de 21 millones de habitantes a 33, Alemania de 34 a 50, Bélgica de 4 a seis, Francia de 36 a 38, España de 15 a 17, el mayor o menor crecimiento poblacional es signo de la mayor o menor industrialización. Los nuevos inventos así como la aparición de la finaciación empresarial por entidades bancarias, serían dos de los puntales del desarrollo de la industria.

            Numerosos fueron los inventos en este siglo: la locomotora, la dinamo eléctrica, el automóvil a vapor, el automóvil eléctrico, los automóviles comienzan a funcionar, el motor de explosión, el ferrocarril, el teléfono, el telégrafo, la telegrafía sin hilos, el fonógrafo, el cinematógrafo etc. .El desarrollo científico alcanzaría al campo de la medicina, Fleming descubrió los cromosomas, Pasteur la vacunas: contra el cólera, el carbunco,la antirrábica, Yersín descubrió el bacilo de la peste.

                        El desarrollo industrial traería también  consigo la creación y aparición de dos nuevas clases sociales: los empresarios que pronto fueron denominados  capitalistas y los obreros denominados proletarios sin más bienes que su prole   El liberalismo aplicado a la economía e industrialización, con su doctrina de la oferta y la demanda  por la que se regulaban las relaciones entre el capital y el trabajo trajo consigo grandes sufrimientos para los trabajadores, con jornadas de trabajo sin ninguna clase de regulación, los bajos salarios, el trabajo de los niños a partir de los 7 años, las condiciones inhumanas, los sueldos de hambre… que hicieron que Carlos Marx denominara al trabajador como “ el nuevo esclavo de la edad moderna.” Apareció el enfrentamiento entre las clases dando origen a la llamada cuestión social.

            Como respuesta a tal cuestión comenzaron a surgir los movimientos  obreros. En un principio los obreros se manifiestan espontáneamente sin un plan político, pero pronto comenzarían a surgir los sindicatos dirigidos por obreros más cultos que toman conciencia de su situación organizándose para la defensa de la clase obrera, exigiendo mejoras salariales, jornadas de trabajo de ocho horas, descansos, desempleo etc. Tales sindicatos nacen en Inglaterra y en 1870 ya estaban organizados en toda Europa.

            El movimiento obrero tuvo distintas procedencias,  en primer lugar el Anarquismo cuyo ideólogo fue Bakunín quien rechaza toda organización social procedente de algún tipo de autoridad, bien sea monárquica, republicana, democrática, proponiendo una sociedad pacifista y sin clases y colectivista. El Marxismo quien tiene en Marx y Engels su  principales ideólogos. En la obra  El Capital exponen su idea de que el valor de los bienes producidos dependen exclusivamente de la cantidad de trabajo que lleva incorporado, los salarios pagan sólo una parte de ese valor, el resto   del mismo va a parar a manos del capital; más difusión que El Capital tuvo el Manifiesto Comunista de 1848 en el que se habla del camino a seguir para la liberación completa del proletariado, comenzando con la lucha de clases, seguido de la Dictadura del Proletario como paso a la construcción de una sociedad sin clases.

            La internacional de trabajadores se organizó como un sindicato de los trabajadores a nivel internacional.

 

EL PAPA LEON XIII.

 7.- EL PAPA LEON XIII Y LA DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA.

 La revolución industrial cogió al magisterio de la Iglesia  por sorpresa, algunos hablan de que con esta revolución la Iglesia perdió para siempre el mundo del trabajo. El papa León XIII que accedió al pontificado a la muerte de Pio IX, (1878-1903) es un papa que ha marcado un  hito en la historia de la Iglesia. A él le tocó vivir la mayor   parte de los estragos de la revolución industrial, su Encíclica Rerum Novarum sentó las bases de la Doctrina Social de la Iglesia Tras la encíclica papal  el mundo católico comenzó a moverse en el campo social con la formación de Circulos de obreros católicos, Mutualidades, Montes de Piedad, Sociedades de socorros mutuos, Sindicatos católicos, organizaciones, que en su mayoría, tenían un carácter de beneficencia, hasta que  el mundo católico descubriera que problema social era una exigencia de justicia y no de caridad.

 PREGUNTAS PARA EL DIALOGO.

 1.- ¿ Crees que es verdadera la afirmación de que la Iglesia ha estado siempre de parte de los ricos?

2.- ¿ Piensas que la expropiación de  los Estados Pontificios fue beneficiosa o perjucial para la Iglesia ?

3.- ¿ Es exacta la afirmación de que la Iglesia perdió el mundo del trabajo?

SINTESIS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA.

EL SIGLO DIECINUEVE.

Tercera parte.

  Continuamos con el siglo XIX a partir del número ocho esperando poder incluir en esta tercera parte lo que nos resta del INDICE que nos marcamos para el siglo.

 1.-El liberalismo y sus manifestaciones en el siglo.

2.- El nacimiento del ateismo, y  sus distintas formas.

3.- El papa Pío IX  y la publicación del Syllabus

4.- La pérdida de los Estados Pontificios.

5.-El Concilio vaticano primero y sus consecuencias en la Iglesia católica.

6.-La revolución industrial y la aparición de la cuestión social.

7.- El papa León XIII y la doctrina social de la Iglesia.

8.-La mujer en el siglo XIX.

9.- España y sus colonias  en este siglo.

10.- Santos y Congregaciones del siglo.

11.- Actividad misional de la Iglesia y el Colonialismo Europeo.

EN DEMANDA DEL SIGLO XIX.

 8.- LA MUJER EN EL SIGLO XIX.

  Como dijimos al historiar el siglo XIV hablando de la situación de la mujer  en la edad media, ésta comenzó a desaparecer  de la sociedad con la llegada del movimiento  renacentista, en aquel  TEMA nos ocupamos de analizar  tanto la presencia  de la mujer a un nivel similar al del varón en la sociedad medieval, como su desaparición social y su reclusión en el hogar a partir  del Renacimiento.¡ Quien lo diría!

            Esta desaparición se prolongó  en el tiempo prácticamente hasta finales del siglo XIX, llegando en el tiempo  hasta nuestros días, pudiéndose afirmar que ni la Iglesia católica, ni el movimiento ilustradoni el socialismo marxista, ni el feminismo socialista lograron cambiar el papel que a la mujer se le venía asignando cerca de cinco siglos.

            Refiriéndonos a la Iglesia católica no tenemos más que decir que a partir del Renacimiento se fue consolidando la idea de que el sitio de la mujer era o bien  el hogar, donde podría brillar como dulce esposa, madre solícita y ángel del hogar, o bien la vida religiosa en la que podría desarrollar funciones tan importantes como la atención a la infancia, el cuidado de los enfermos, la enseñanza a las niñas y todo ese conjunto de servicios sociales llevados a cabo por las religiosas de vida activa, sin olvidar la igualdad entre mujeres y hombres a la hora de su elevación a los altares, su incorporación a la Iglesia como Cuerpo místico de Cristo, y su elevación a la categoría de hijas de Dios destinadas a la resurrección a imagen de Jesucristo Resucitado. No hay que olvidar, tampoco,  que para ser monja de clausura se exigía aprender a leer y escribir.

            Lo mismo y más podemos decir del movimiento ilustrado, y de su versión progresista, en él nos encontramos  perlas como la que nos proporciona el escritor catalán Pompeu Gener  ligado al republicanismo federal y en consecuencia a los grupos más progresistas del país, quien afirmaba en la Vanguardia todavía a finales del siglo XIX : “ En sí misma, la mujer, no es como el hombre, un ser completo: es sólo el instrumento de la reproducción, la destinada a perpetuar la especie; mientras que el hombre es el encargado de hacerla progresar, el generador de la inteligencia…creador del mundo social”

            Otro ejemplo  del movimiento liberal español, nos lo da la  Constitución aprobada en las Cortes de Cádiz  que  quedó en un simple proyecto por el golpe militar que anuló por el  decreto de 4 de mayo de 1814 su aplicación, aunque su redacción ha llegado a nosotros;  así en el Dictamen y Proyecto de Educación Pública hablando de la enseñanza a impartir a las mujeres dice que ha de ser “doméstica y privada,” y hablando de la enseñanza de las niñas se dice que “ el Estado  costee algunos establecimientos en que aprendan las niñas a leer y escribir, y las labores propias de su sexo.” La Ley  de Instrucción Pública de 9 de septiembre de 1857, llamada Ley Moyano, sigue el mismo esquema de los liberales de principios de siglo:

“ En las enseñanzas elemental y superior de las niñas se omitirán los estudios de que tratan el párrafo sexto del artículo primero ( Breves nociones de Agricultura, Industria y Comercio) y los párrafos primero y tercero del artículo 4º ( Principios de Geometría, de Dibujo lineal y de Agrimensura” y “ Nociones generales de física y de Historia Natural) reemplazándose con : Primero. Labores propias del sexo. Segundo: Elementos de Dibujo aplicado a las mismas labores. Tercero. Ligeras nociones de Higiene doméstica.”

MUJERES LIBERADAS DE LA PROLETARIZACIÓN.

             No podemos dejar este apartado dedicado a los ilustrados y liberales  sin recordar que nada menos que  Rousseau en su libro el Emilio decía cual era la función  de las mujeres: “ dar placer ( a los hombres) serles útiles, hacerse amar y honrar por ellos, criarlos de jóvenes, cuidarlos de mayores, aconsejarlos, consolarlos, hacerles agradable y dulce la vida, esos son los deberes de las mujeres de todos los tiempos, y lo que se les ha de enseñar  desde la infancia”

            El socialismo socialista y marxista articuló la llamada “ cuestión femenina” aplicando su doctrina general de que cualquier emancipación bien de hombres y mujeres, dependía de la presencia en el ámbito de la producción industrial, tal teoría aplicada a la mujer produjo efectos mortales, dado que el capitalismo incorporó al trabajo gran cantidad de mujeres proletarias, por ser de menor costo y más fáciles de dominar y que además de sufrir todos los estragos de los trabajadores de la época, tuvieron que verse menospreciadas socialmente ante el hecho de  que las mujeres burguesas hicieron gala de su reclusión en el hogar como signo de distinción y del prestigio del trabajo del marido.

            Fue en este ambiente donde las mujeres comenzaron a organizarse reivindicando el derecho al voto o sufragio, de ahí su denominación de sufragistas. El movimiento se inició en Estados Unidos. En Europa el movimiento sufragista inglés fue más violento que el americano, lo que dio ocasión a que no pocas mujeres fuesen encarceladas, protagonizando huelgas de hambre y alguna encontró la muerte defendiendo su slogan: “votos para las mujeres.”  Hasta pasada la primera Guerra Mundial, el año 1928 las mujeres inglesas no pudieron votar en igualdad con los hombres.

 9.- ESPAÑA Y SUS COLONIAS EN EL SIGLO XIX.

 Uno de los efectos del liberalismo, además de por otras causas, fue el movimiento independista en las colonias españolas de América. En 1810 inició la independencia de la Nueva España, el cura Hidalgo que fue fusilado; el cura Morelos siguió el movimiento; la independencia de Méjico se alcanzó totalmente el 1821. El 1812 el arzobispo de Caracas reconoció la independencia de Venezuela consumada el 1821. Colombia la consiguió el 1818, Perú el 1824, Guatemala, Honduras, El Salvador, Ecuador, Argentina, Brasil, prácticamente todo el territorio de la América Española alcanzó la independencia a lo largo del siglo XIX.

            En la mayor parte de los  casos el movimiento independentista tuvo carácter anticlerical, en Colombia, Méjico, Guatemala, Honduras, El Salvador, Colombia, Venezuela, Ecuador etc. Tal anticlericalismo  tenía diversos matices según las nuevas naciones, en unos casos se nacionalizaron los bienes de la Iglesia, se expulsó a los religiosos, se  negó a la Iglesia adquirir bienes dando al gobierno el poder intervenir en el culto y disciplina eclesiástica…La Iglesia contaba en este siglo con 41 diócesis, 23 universidades, del 28 de mayo al 9 de julio de 1899 el papa León XIII dirigió en Roma un concilio latinoamericano, unificando la acción pastoral, al mismo asistieron 15 arzobispos y 38 obispos. A finales del siglo, de 61 millones de latinoamericanos, 58 millones profesaban la religión católica.

            En América del Norte, y en concreto en los Estados Unidos, la Constitución de 1789 proclamó la separación de la Iglesia  y el Estado, el odio religioso contra los católicos aparecía de vez en cuando. En 1807 había 150 mil católicos en Estados Unidos, para 1890 se llegaba casi a los 10 millones. La separación entre la Iglesia y el Estado fue real,  el episcopado norteamericano celebró tres concilios nacionales: en 1852, en 1866, y en 1884. Los católicos construyeron templos, obras benéficas y escuelas.

            En Canadá en 1829  se reconoció a los católicos los derechos civiles, el número de católicos creció con la llegada, de irlandeses, alemanes, italianos, polacos y mejicanos.

10.- SANTOS  Y CONGREGACIONES DEL SIGLO.

 Es un gozo  saber que la Compañía de Jesús es restaurada en 1814 por obra de PíoVII. Entre las nuevas congregaciones, no menos de trece, recordamos a los Salesianos fundada en 1861 por san Juan Bosco  consagrada a la formación de la juventud socialmente más marginada, 1876 aparece una rama femenina de la mismas, la Congregación de las Hijas de María Auxiliadora. San Antonio Maria Claret funda a los Claretianos entregados a la evangelización de las zonas más deprimidas por medio de las llamadas misiones populares. El italiano Padre Comboni alumbra a los combonianos en 1867 que harían de África el centro de su actividad abarcando no sólo el anuncio del evangelio sino también la promoción de sus pueblos. San Marcelino de Champagnat funda a los Hermanos Marístas, seglares consagrados y entregados a la educación de niños y jóvenes y así hasta trece nuevas congregaciones.

            Entre los santos del siglo recordamos al Cura de Ars que consagra con su vida la fecundidad de la vida parroquial, santa Teresita del Niño Jesús que en su autobiografía la Historia de un alma describe el desarrollo de la obra del Espíritu Santo en ella y santa Bernardett de Soubirus  a quien se apareció la Virgen en Lourdes.

SANTUARIO DE LA VIRGEN DE LOURDES.

11.-ACTIVIDAD MISIONAL EN EL SIGLO DEL COLONIALISMO..

El evangelio sigue siendo anunciado en los más remotos rincones, India, China, Corea, Turquía el Líbano y Siria, Egipto y Beirut, Japón, Sydney, Argelia, Marruecos, Sudán, Sierra Leona realizando una actividad civilizadora.

            Mientras los países europeos se entregan con fines puramente económicos a la colonización de nuevos pueblos: Inglaterra, Francia, Italia, Bélgica, España inauguran nuevas colonias, en algunos casos verdaderos imperios coloniales.

            Uno de los problemas mayores y más preocupante iniciado a finales del siglo XIX hasta nuestros días es el de las diferencias existentes entre el llamado Primer mundo y Tercer mundo que no deja de crecer promoviendo por un lado el estancamiento económico de los países del Tercer mundo y por otro el crecimiento sostenido del primer mundo afianzando las diferencias entre los países pobres y ricos hasta unos niveles de inhumanidad no conocida en los siglos pasados de la historia humana.

            Si buscamos una respuesta que explique esta brutal desigualdad nos daremos cuenta que las causas de la misma son de orden  vario aunque todas ellas convergen en la producción de un mismo efecto.

            En primer lugar señalaríamos la superpoblación de los pueblos europeos a finales del siglo XIX que impulsó  a la emigración a otras tierras bien para seguir desarrollando las riquezas alcanzadas o encontrar un trabajo que se ofrecía fácil fuera del ámbito europeo.

            En segundo término el sobrante de capital con el que avanzar en la industrialización y desarrollo del capitalismo.

            En tercer  lugar la búsqueda de materias primas  necesarias para el desarrollo industríal  y de nuevos mercados en los que colocar los productos.

            En cuarto término el desarrollo de los nacionalismos fundados en la superioridad de unos pueblos con respecto a otros unido al sentimiento civilizador que los países desarrollados podrían llevar a cabo en otros pueblos. Todos estos factores fueron la causa del fenómeno del Colonialismo entendido como el sometimiento de unos pueblos por otros al que se entregaron las naciones de Europa en el último tercio del siglo XIX.

            Los efectos de este Colonialismo se comenzaron a comprobar a mediados del siglo XX : los países colonizados siguieron sin desarrollarse  teniendo que encararse con el abandono de sus colonizadores sin haber sido capacitados  para asumir su independencia.

EN EL SIGLO XXI EXISTEN CERCA DE ..

            Hoy iniciado el siglo XXI no olvidemos que a las superpotencias  les interesa mantener estas enormes diferencias y a pesar de que convoquen todas las cumbres mundiales que quieran, son los mismos gobiernos quienes instigan el crecimiento de este desequilibrio.

PREGUNTAS PARA EL DIÁLOGO.

1.-¿ Como ves la situación de la mujer en nuestro tiempo crees que ha llegado a conseguir la plena igualdad con los varones?

2.- ¿ Cómo juzgas la presencia de los misioneros en los pueblos en vías de desarrollo.?

3.- ¿ Piensas que los habitantes del primer mundo permitirían a su políticos el empobrecimiento de sus pueblos para nivelar las diferencias entre países pobres y ricos?

APUNTES PARA UNA HISTORIA DE LA IGLESIA.

 

Por SIC el 12 de febrero de 2011

MAPA DEL ESTADO VATICANO.

Radio Vaticano nació con el nuevo Estado Vaticano instituido por los Pactos Lateranenses. Hoy se celebra el 82º aniversario de la institución del Estado de la Ciudad del Vaticano; mañana, 12 de febrero, celebraremos el 80º aniversario del nacimiento de nuestra emisora. Radio Vaticano es, pues, una de las estructuras que caracterizan el Estado Vaticano, en su soberanía y en su libertad de acción internacional. Distinto, en cambio, fue el contexto en el que nació el otro órgano informativo de la Santa Sede: el “Osservatore Romano”, que comenzó a publicarse hace 150 años, en el advenimiento de la unidad de Italia que coincidió con el ocaso del poder temporal de los Papas.

Giovanni Lajolo

CARDENAL GIOVANNI LAJOLO

Esta reflexión histórica la puso en evidencia ayer tarde el cardenal Giovanni Lajolo, presidente del Gobernatorato, durante su intervención introductiva de la Conferencia de presentación del cumpleaños de la Radio del Papa, que tuvo lugar en la Sala de Conferencias de los Museos Vaticanos.

El purpurado señaló las principales etapas del nacimiento de la emisora pontificia, recordando como, con la nueva emisora, que nacía dos años después de la ciudad del Vaticano, ésta “tenía un propio instrumento de telecomunicaciones que la hacía soberana y autónoma en este campo, pudiendo desarrollar servicios radiotelegráficos y radiotelefónicos propios”.

En este sentido, es natural hacer notar, dijo el cardenal Lajolo, que la primera estación de radio “fue concebida principalmente para desarrollar estos servicios de telegrafía y telefonía, y por tanto la radio surgió al principio estrechamente vinculada a las funciones del Estado y dependía directamente del Gobernatorato”. Con este nuevo instrumento, inventado años antes por Guillermo Marconi, Pío XI tuvo a su disposición no sólo el telégrafo sin hilos, sino también un micrófono, que le permitió llegar con su voz al mundo entero.

Con la Radio, “la universalidad de su servicio ministerial y pastoral tiene una vía absolutamente nueva y eficaz para expresarse”. De hecho, “los radiomensajes del Papa “se convirtieron, al menos en los primeros decenios, en uno de los más importantes géneros de expresión del magisterio petrino y sobre todo de sus advertencias y llamamientos en relación a la situación del mundo.”

En el curso de su historia la Radio ha sido “el instrumento más adecuado e idóneo, quizá único, para difundir un mensaje de fe y de libertad capaz de superar las fronteras y llegar a todos los puntos de la tierra”.

Un aspecto peculiar de su servicio fue “la toma de sonido y la amplificación en los muchos lugares en los que se desarrolla la actividad del Papa y otros acontecimientos de relieve en el Vaticano”: una manera ésta no sólo de hacer oír la voz del Pontífice, sino también de grabarla y de custodiarla como “fuente de documentación y de estudio preciosísimo”.

Los años de nacimiento de la Radio, fueron años marcados por totalitarismo políticos opresivos que negaron la libertad religiosa, dijo el cardenal Lajolo. La emisora pontificia se presentó entonces como el instrumento más idóneo para transmitir un mensaje de paz y libertad. Tras el Concilio, Radio Vaticano fue llamada a participar siempre de manera más eficaz en la misión de evangelización y de guía moral en el mundo.

En la Conferencia de presentación del octogésimo aniversario de Radio Vaticano, nacida el 12 de febrero de 1931, participaron también Mons. Wells, asesor para los Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, el Profesor Paolucci, director de los Museos vaticanos y nuestro director, el padre Federico Lombardi que subrayó la misión que tiene la emisora, como colaboradora del Pontífice, de comunicar su mensaje de manera “clara y comprensible”. Y habló asimismo de la “riqueza que representa el ser una comunidad de redactores y técnicos internacional y multicultural, quizá la única radio en el mundo que emite en 40 lenguas y se escribe en 15 alfabetos, signo de la universalidad de la Iglesia católica”.

«Nuestra misión está anclada a algo que no conoce ocaso y debemos saber realizarla con los medios adecuados al tiempo. Por lo tanto con las diversas tecnologías y lenguajes que son necesarios hoy para llegar a los oídos y al corazón de las personas de hoy, en especial de los jóvenes».

¿Cómo cambiará la comunicación de Radio Vaticano en los próximos años?:

«Nosotros somos expertos lingüistas. Utilizamos 40 lenguas diferentes y ello quiere decir saber adaptar el ‘mensaje’ también a culturas y mentalidades muy diferentes entre sí. Creo que debemos permanecer en diálogo continuamente. Quizás, sea ésta precisamente la novedad que debemos afrontar. Es decir, entrar en el mundo de las redes sociales y enriquecer la dimensión del diálogo con nuestros interlocutores».

 Por SIC el 26 de marzo de 2011

 

EL PAPA IMPULSA Y EXPRESA LA PREOCUPACIÓN DE LA IGLESIA POR EL MUNDO OBRERO.

El Papa Benedicto XVI reiteró, al final de esta mañana, que la Iglesia impulsa todo esfuerzo por garantizar un trabajo seguro, digno y estable, al recibir a unos ocho mil peregrinos de la diócesis italiana de Terni, en el 30 aniversario de la visita de Juan Pablo II al complejo siderúrgico de esta localidad, en la fiesta de san José de 1981. «Hoy queremos recordarlo, de modo especial, por el amor que demostró hacia el mundo del trabajo», dijo el Papa, evocando las palabras de su amado predecesor, compartiendo los mismos sentimientos del ya inminente beato y recordando lo que dijo el día de su elección pontificia:
«Me presenté también yo con convicción como ‘un humilde trabajador de la viña del Señor’ y hoy, junto con vosotros, quiero recordar a todos los trabajadores y encomendarlos a la protección de san José, el trabajador».

Tras señalar que Terni está marcada por la presencia de una de las más grandes fábricas de acero, que ha contribuido al crecimiento de una significativa realidad obrera, con un camino de luces, pero también de momentos difíciles, como el actual, el Papa se refirió a las preocupaciones que atenazan el corazón de los trabajadores, reflejadas en las palabras de su Obispo, Mons. Vincenzo Paglia, que encabezaba esta peregrinación.

«Sé que la Iglesia diocesana comparte vuestras preocupaciones y siente la responsabilidad de estar a vuestro lado para comunicaros la esperanza del Evangelio y la fuerza para edificar una sociedad más justa y digna del hombre. Y ello a partir del manantial, la Eucaristía», afirmó el Papa, alentando a impulsar la pastoral del trabajo, afianzada en la esperanza evangélica y en la Eucaristía:

«De la Eucaristía, en efecto, en la que Cristo se hace presente en su acto supremo de amor hacia todos nosotros, aprendemos a vivir en la sociedad como cristianos, para hacerla más acogedora, más solidaria y más atenta a las necesidades de todos – en particular de los más débiles – y más rica de amor»

Refiriéndose a los problemas del sector laboral y la crisis del desempleo, Benedicto XVI hizo hincapié en la necesidad de impedir riesgos de incidentes en los lugares de trabajo y en la importancia de que los jóvenes puedan tener un empleo:

«Quisiera recordar el grave problema de la seguridad en el trabajo. Sé que habéis debido afrontar esta trágica realidad. Hay que cumplir todos los esfuerzos para que se detenga la cadena de muertes e incidentes. Sin olvidar la precariedad del trabajo, en particular de los jóvenes. Motivo de angustia para tantas familias. Vuestro obispo citó además la difícil situación de la industria química de vuestra ciudad y los problemas en el sector siderúrgico. Estoy particularmente a vuestro lado y pongo en las manos de Dios todas vuestras angustias y preocupaciones, anhelando que en la lógica de la gratuidad y solidaridad, se puedan superar estos momentos, para que se asegure un trabajo seguro, digno y estable».

En este contexto, Benedicto XVI recordó una vez más a Juan Pablo II, que en Terni habló del ‘Evangelio del trabajo’, afirmando que fue «escrito sobre todo por el hecho de que el Hijo de Dios, de la misma sustancia que el Padre, al hacerse hombre, trabajó con las propias manos. Más aún, su trabajo, que fue un auténtico trabajo físico, ocupó la mayor parte de su vida en esta tierra, y así entró en la obra de la redención del hombre y del mundo»:

«Ello nos habla de la dignidad del trabajo, aún más de la dignidad específica del trabajo humano que se inserta en el misterio mismo de la redención. Es importante comprenderlo en esta perspectiva cristiana. Aunque a menudo se ve como instrumento de ganancias, y en varias partes del mundo, incluso como medio de explotación, que ofende la dignidad de la persona».

Después de recordar también la necesidad de respetar el Domingo como día del Señor, el Santo Padre reiteró su cercanía y la de la Iglesia y sus palabras fueron acogidas con cariño y aplausos:

«Queridos trabajadores y trabajadoras, queridos amigos todos, quisiera terminar mis palabras diciendo que la Iglesia sostiene, conforta y alienta todo esfuerzo dirigido a garantizar a todos un trabajo seguro, digno y estable. El Papa está con vosotros, con vuestras familias, vuestros niños y jóvenes, con vuestros ancianos y os lleva a todos en el corazón y ante Dios ¡El Señor os bendiga, junto con vuestro trabajo y futuro

Por SIC el 27 de marzo de 2011

 

EL PAPA VISITA LAS FOSAS DE LOS MUERTOS EN ITALIA EN EL HOLOCAUSTO.

Este domingo, acogiendo con gratitud y aprecio la invitación de la Asociación Nacional de las Familias Italianas de los Mártires caídos por la libertad de la Patria, el Papa Benedicto XVI salió del Vaticano, para visitar de forma privada el Sagrario de las Fosas Ardeatinas. Lugar donde se perpetró la matanza llevada a cabo por las tropas de ocupación de la Alemania nazi, en Roma en la que fueron asesinados 335 civiles y militares italianos, como acto de represalia por la muerte de 33 soldados alemanes, en un ataque de partisanos italianos, que había tenido lugar el día anterior en la calle Rasella.
Según Radio Vaticano, peregrinando a este lugar querido para todos los italianos, en particular para el pueblo romano – después de detenerse en oración ante las tumbas de los caídos – el Papa pronunció unas palabras de saludo dirigiéndose a los presentes en esta visita, entre ellos, al Cardenal Vicario, al Rabino Jefe de Roma, y, en especial, a los familiares de las víctimas.

«Creo en Dios y en Italia, creo en la resurrección de los mártires y de los héroes, creo en el renacer de la patria y en la libertad del pueblo». Benedicto XVI citó estas palabras escritas en la pared de una celda de tortura, en Roma, durante la ocupación nazi, calificándolas de testamento de una persona desconocida, prisionera en ese lugar, que «demuestran que el espíritu humano queda libre aun en las condiciones más duras».

Señalando el 150 aniversario de la unidad de Italia, que se celebra este año, el Obispo de Roma destacó que ese «creo en Dios y en Italia» afirma la primacía de la fe, como manantial de confianza y esperanza para esta nación y su futuro. Luego evocó con conmoción la violencia perpetrada hace 67 años, rindiendo homenaje a las víctimas:

«Lo que ocurrió aquí el 24 de marzo de 1944 es una ofensa gravísima a Dios, porque es violencia deliberada del hombre contra el hombre. Es el efecto más execrable de la guerra, de toda guerra, mientras que Dios es vida, paz y comunión. Como mis predecesores, vengo aquí a rezar y renovar la memoria. A invocar la divina Misericordia, la única que puede colmar los vacíos, las vorágines abiertas por los hombres cuando, empujados por la ciega violencia, reniegan su dignidad de hijos de Dios y hermanos entre ellos. Yo también, como Obispo de Roma, ciudad consagrada por la sangre de los mártires del Evangelio del Amor, vengo a rendir homenaje a estos hermanos, asesinados a poca distancia de las antiguas catacumbas»

Haciendo hincapié en los lazos entre fe y amor a la patria y reiterando que todo hombre está llamado a realizar su propia dignidad – testimoniando aquella verdad que reconoce con su propia conciencia – el Santo Padre hizo resonar otro vibrante testimonio:

«Otro testimonio que me impactó es el que se encontró justo aquí, en las Fosas Ardeatinas. Una hoja de papel en la que un caído escribió: Dios mío Padre grande, te rogamos que puedas proteger a los judíos de las bárbaras persecuciones. 1 Padre Nuestro, 10 Ave Marías, 1 Gloria al Padre’. En aquel momento tan trágico e inhumano, en el corazón de esa persona surgió la invocación más alta: Dios mío Padre grande ¡Padre de todos!»

«Como en los labios de Jesús, muriendo en la cruz: Padre en tus manos encomiendo mi espíritu». Evocando las palabras de Nuestro Señor, el Papa, subrayó una vez más la importancia de rechazar el mal y de aceptar a Dios Amor y Padre de la humanidad:

«En el nombre Padre está la garantía segura de la esperanza, la posibilidad de un futuro distinto, libre de odios y venganzas, un futuro de libertad y de fraternidad, para Roma, Italia, Europa, el mundo. Sí, por doquier, en cada continente, a cualquier pueblo pertenezca, el hombre es hijo de aquel Padre que está en los cielos. Es hermano de todos en humanidad. Pero ser hijo y hermano no es algo descontado. Lo demuestran, lamentablemente, también las Fosas Ardeatinas. Hay que quererlo, hay que decir ‘sí’ al bien y ‘no’ al mal. Hay que creer en el Dios del amor y de la vida. Y rechazar toda otra falsa imagen divina, que traiciona su santo Nombre y, por tanto, traiciona al hombre, hecho a su imagen»

Benedicto XVI culminó sus intensas y emocionadas palabras invocando la paz para la familia humana:

«En este lugar, doloroso memorial del mal más horrendo, la respuesta más verdadera es la de tomarse de la mano, como hermanos y decir: Padre nuestro, nosotros creemos en Ti y con la fuerza de tu amor queremos caminar juntos, en paz, en Roma, en Italia, en Europa y en el mundo entero. Amén»

A su llegada a las Fosas Ardeatinas, el Papa había sido acogido por el Cardenal Vicario Agostino Vallino; el Cardenal Andrea Lanza di Montezemolo, cuyo padre fue de una de las víctimas; el general Vittorio Barbato, Comisario General para los homenajes a los caídos en la guerra; el director de este Mausoleo, y la señora Rosina Stame, presidenta de Asociación Nacional de las Familias Italianas de los Mártires caídos por la libertad de la Patria y por el Rabino Jefe de la Comunidad Judía de Roma, Riccardo Di Segni. Después de un homenaje floral ante la lápida que recuerda la matanza, el Santo Padre entró al Sagrario y de rodillas se detuvo en oración ante las tumbas.

Luego el Rabino Jefe de Roma rezó en hebreo el Salmo 129 ‘De profundis’ y el Santo Padre rezó el Salmo 23, «El Buen Pastor», y una Oración.

«Oh Dios, Padre misericordioso, te agradecemos por habernos donado a tu Hijo Jesús, Pastor Bueno, que dio su vida por nosotros.
Con su muerte y resurrección Él nos liberó de la esclavitud del pecado y nos abrió el pasaje a la vida eterna.
Te rogamos por nuestros hermanos que en este lugar fueron asesinados sin piedad:
Concédeles que gocen por siempre de la luz y la paz de tu Reino.
Te lo rogamos por Cristo nuestro Señor.
Amén»

Saliendo del Monumento Benedicto XVI firmó en el Libro de visitas, escribiendo en latín «Ningún mal temeré, pues estás Tú junto a mí», frase tomada del Salmo 23. Recordamos que Benedicto XVI es el tercer Papa que visita las Fosas Ardeatinas, rezando ante las tumbas de las víctimas. El Siervo de Dios Pablo VI estuvo el 12 de septiembre de1965 y el Venerable Juan Pablo II el 21 marzo de 1982.

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

junio 2017
L M X J V S D
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

VISITAS

  • 1,912,247 hits

Imagenes Interesantes

Tokyo

Moke Lake

Lower Kentucky Falls (Mapleton, OR)

Glorious Morning

Three of a kind

Peace, quiet and tranquility

Stag Beetle

In het gras/Into the grass

Detached.



Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: