You are currently browsing the category archive for the ‘01.-Siglo. San Lino. San Anacleto. San Clemente.’ category.

HISTORIA DEL PAPADO SIGLO A SIGLO.

EL SIGLO I.

INDICE:

1.-SAN LINO.

2.-SAN ANACLETO.(  76-88-90)

3.-SAN CLEMENTE. ( 92-102)

SAN LINO  PAPA SUCESOR DE SAN PEDRO.

            Según los testimonios que han llegado a nosotros desde diversas fuentes el primer Papa que sucedió a san Pedro fue  LINO. Los datos biográficos tanto de su vida como de su ministerio son escasos. Los resumiremos en los siguientes puntos.

1.- Datos biográficos

2.- Actividades anteriores a su función papal.

3.- Su Pontificado. 

4.- Su muerte.

 SAN LINO

1.-DATOS BIOGRÁFICOS.

 Comenzamos con su nombre, Lino es un nombre procedente del  griego: “linon”, latinizado en Linus que hace referencia a la tela de algodón y que significa “hilo” y también “unción” o ungir. Lino pertenece a la mitología griega, era hijo de Apolo y se le considera la personificación de los himnos funerarios mediante la repetición de la palabra: “Ailinon“.

Parece históricamente cierto que Lino nació a finales de los años 20-30  en Volterra, Toscana, región italiana, dentro de una familia cristiana, lugar en el que llevó a cabo distintas actividades hasta que pasó a Roma.

2.-ACTIVIDADES ANTERIORES  A SU FUNCIÓN PAPAL.

 Pocas son las noticias que podemos dar acerca de sus actividades en Roma, se sabe a ciencia cierta que conoció a san Pedro y san Pablo,  hay quienes lo identifican con con el Lino que aparece en la carta de san Pablo a Timoteo: “Te saludan Eubulo, Pudente, Lino, Claudia y todos los hermanos” (2Tim.4,21) Entre ellos se encuentra san Ireneo, obispo de Lyon,  que en su obra Adversus haereses, dice: ‘Después de haber fundado y establecido la Iglesia (de Roma), los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo, confiaron la administración a Lino, de quien habla San Pablo en la carta aTimoteo” (Adv. haereses, III, III, 3)

Otros  llegan más lejos  afirmando que  Claudia  era la madre de Lino por encontrarse en una cita en la que todos son hombres menos ella y estar mencionada  inmediatamente después del  que sería su hijo. Tal afirmación carece de fundamento histórico.

San Ireneo  afirma que Lino  recibió de San Pedro y San Pablo el mandato de suceder (junto con San Anacleto) a San Pedro como obispo de Roma, antes que éste fuera martirizado entre el 56 y el 67; pero Eusebio y Teodoreto afirman que sólo fue elegido después de la muerte de San Pedro. Según Rufino esta doble designación y en vida de San Pedro, podría deberse a que Lino fue nombrado por San Pablo, para evangelizar a los cristianos de origen gentil, mientras que San Anacleto fue nombrado por San Pedro para evangelizar a los cristianos judíos.

MAS BIEN TUTOR Y PADRE ,EL SIGNIFICADO  DEL NOMBRE  PAPA.

3.-SU PONTIFICADO

Hacemos un inciso comenzando por aclarar el origen y significado del nombre de Papa adjudicado a los Romanos Pontífices.

            El nombre de Papa es de origen griego y tanto en el original como en su traducción latina significa: tutor, padre. En los comienzos de la iglesia católica la expresión Papa se utilizaba para dirigirse a los obispos y en especial a los que ocupaban  una sede metropolitana. La primera vez de la que hay constancia del empleo  de este nombre para designar al obispo de Roma es la carta de Siricio ( cf. Carta V. PL 13, 1164) aunque el uso exclusivo de este título para designar al Romano Pontifice sería en el pontificado de Gregorio VII.

Lino fue Papa durante doce años, aproximadamente del 64 al 76, o del 67 al 76, si se coloca al martirio de San Pedro en el 67, al final y no al principio de la persecución de Nerón. Estas cifras no tienen valor absoluto, porque en las dos listas presentadas prevalece el interés doctrinal, y sólo a comienzos del siglo III, con Julio Africano e Hipólito, se empezó a tener en cuenta la cronología.

SAN IRENEO.

Lino aparece como el sucesor de Pedro en diversos testimonios. El primero de ellos el de san Ireneo( años 175-195) que dice así:

“Pero como sería demasiado largo enumerar las sucesiones de todas las Iglesias en este volumen, indicaremos sobre todo las de las más antiguas y de todos conocidas, la de la Iglesia fundada y constituida en Roma por los dos gloriosísimos Apóstoles Pedro y Pablo, la que desde los Apóstoles conserva la Tradición y «la fe anunciada» (Rom 1,8) a los hombres por los sucesores de los Apóstoles que llegan hasta nosotros. Así confundimos a todos aquellos que de un modo o de otro, o por agradarse a sí mismos o por vanagloria o por ceguera o por una falsa opinión, acumulan falsos conocimientos.

Es necesario que cualquier Iglesia esté en armonía con esta Iglesia, cuya fundación es la más garantizada -me refiero a todos los fieles de cualquier lugar-, porque en ella todos los que se encuentran en todas partes han conservado la Tradición apostólica .
3,3. Luego de haber fundado y edificado la Iglesia los beatos Apóstoles, entregaron el servicio del episcopado a Lino: a este Lino lo recuerda Pablo en sus cartas a Timoteo (2 Tim 4,21). Anacleto lo sucedió. Después de él, en tercer lugar desde los Apóstoles, Clemente heredó el episcopado, el cual vio a los beatos Apóstoles y con ellos confirió, y tuvo ante los ojos la predicación y Tradición de los Apóstoles que todavía resonaba;….

A Clemente sucedió Evaristo, a Evaristo Alejandro, y luego, sexto a partir de los Apóstoles, fue constituido Sixto. En seguida Telésforo, el cual también sufrió gloriosamente el martirio; siguió Higinio, después Pío, después Aniceto. Habiendo Sotero sucedido a Aniceto, en este momento Eleuterio tiene el duodécimo lugar desde los Apóstoles. Por este orden y sucesión ha llegado hasta nosotros la Tradición que inició de los Apóstoles. Y esto muestra plenamente que la única y misma fe vivificadora que viene de los Apóstoles ha sido conservada y transmitida en la Iglesia hasta hoy.( Adversus Haereses 3, 3, 2. (Traducción tomada de Patrología I. 5ta Edición. Johannes Quasten BAC. Pág. 303)

El testimonio de que Lino es el sucesor de san Pedro   aparece en varios lugares además de en san Ireneo.

 Según Tertuliano, que escribía hacia el 199, “la iglesia romana afirmaba que Clemente fue ordenado por S. Pedro”. La ordenación de Clemente por san Pedro a la que se refiere Tertuliano no es como obispo de Roma, sino como presbítero de esa Iglesia (De Praescript., XXXII), san Jerónimo en algunos de sus escritos afirma que Clemente fue el primer papa, aunque en otros dice que Clemente fue el cuarto papa. ( De viris illustr., XV).

HEGESIPO HISTORIADOR CRISTIANO.

Las opiniones acerca de la antigüedad de las listas son variadas  pero se puede, a este respecto,  afirmar que  la mas antigua  es la que hizo Hegesipo en tiempos del papa Aniceto, c- 160 dice textualmente ‘Elaboré el orden de sucesión hasta Aniceto’. Lino fue Papa durante doce años, aproximadamente del 64 al 76”
  Es probable que la misma fuera  utilizada por san Ireneo ( Adv. Haer III.III)  y  Julio Africano, que en el año 222 escribió una crónica de hechos cronológicamente ordenados, así como Hipólito cuya cronología se extiende hasta el año 234 quien, sin embargo, introduce una variación en el orden de sucesión que se puede probablemente encontrar en el Catálogo Liberiano del 354. El catálogo mismo fue adoptado en el “Liber Pontificalis”. Eusebio usó en su crónica y en su historia a Africano; en la carta corrigió ligeramente las fechas.  Las variaciones en el orden son las siguientes:

 Lino, Cleto, Clemente (Hegesipo. en Epifanio, Canon de la Misa)

Lino, Anacleto, Clemente (Ireneo, Africano)

Lino Anacleto Clemente ( Jerónimo)

Lino Cleto Anacleto, Clemente (Ireneo, Africano  en Eusebio)

Lino, Clemente, Cleto, Anacleto (Hipólito(?), Cat, Liberiano, Liber Pontif.)

Lino, Clemente, Anacleto (Optato, Agustín).

Vemos que el nombre de san Lino aparece en todas las listas como el inmediato sucesor de Pedro. Nada podemos añadir acerca de la actividad realizada por Lino tras la muerte de san Pedro, sino de una manera genérica afirmar que le tocó confirmar y regir a la Iglesia en una época difícil

LIBER PONTIFICALIS O LIBRO DE LOS PONTÍFICES.

4.-SU MUERTE Y SEPULTURA

El Liber pontificalis afirma que Lino sufrió el martirio,  tal afirmación no puede ser probada y es improbable, porque en los años en que san Lino gobernó la iglesia no hubo ninguna persecución de la Iglesia Romana.

El mismo libro libro afirma que Lino, después de su muerte fue sepultado junto a san Pedro, en la colina vaticana. La afirmación  de que cuando se construyó en 1615 el altar de la Confesión se encontraron algunos sarcófagos y entre ellos uno llevaba el nombre de Lino no aporta nada seguro acerca de su sepultura pues en el mismo sarcófago había otras letras que unidas a lino podrían referirse a un Aquilino, Anulino etc. Por lo que la base de la sepultura de Lino al lado de San Pedro es la afirmación del  Liber Pontificalis. ( (” Cf. Torrigio: Le sacre grotte Vaticane”, Viterbo, 1618, 53 y Severano “Memorie delle sette chiese di Roma”, Roma, 1630, 120)

La fiesta de San Lino ahora se celebra el 23 septiembre. Ésta es también la fecha dada en el “Liber Pontificalis.”

SAN ANACLETO-CLETO PAPA ,SUCESOR DE SAN LINO.

          Como dijimos al hablar de san Lino, los datos referentes a los  primeros papas son escasos, en esta misma escasez se encuentra  el sucesor de san Lino llamado Anacleto o simplemente Cleto. El esquema que seguiremos sobre su vida aparecen resumidos en los apartados siguientes:

1.- Datos Biográficos.

2.- Su pontificado

 3.- Muerte y sepultura

1.-DATOS BIOGRÁFICOS.

 La biografía de san Anacleto está condicionada al hecho de si Anacleto es el mismo o distinto del Cleto que aparece en las distintas listas de los primeros papas.

Ya hemos visto al hablar de san Lino las diversidades  existentes entre las distintas listas o relaciones  de los sucesores de Pedro. Una relación es: Lino, Cleto, Clemente (Hegesipo. en Epifanio, Canon de la Misa), ésta, en cuanto referida por Hegesipo,  es la más antigua. La segunda relación es: Lino, Anacleto, Clemente (Ireneo, Africano) Esta relación por lo que se refiere a san Ireneo, le sigue en antigüedad a la anterior, y es básicamente la misma con la salvedad de que en ella a Cleto se le llama Anacleto. La tercera relación es: Lino Anacleto Clemente ( Jerónimo) idéntica a las anteriores. La cuarta relación a tener en cuenta es: Lino, Clemente, Cleto, Anacleto (Cat, Liberiano, Liber Pontif.)

Esta relación introduce una variación pero es la más moderna pues procede del  Catálogo Liberiano, una relación de papas del siglo IV, llamada así porque termina con el papa Liberio que  murió 366. El  Liber Pontificalis coincide con la relación del Catálogo, pero este libro es del siglo VI.

La  relación históricamente fundada es que Cleto y Anacleto son la misma persona que es nombrada en algunos casos con el nombre completo y otros con el abreviado Cleto. Tanto en África  como el Oriente se sigue esta relación, que es dada también en el canon romano de la misa, y ocurre lo mismo con san Epifanio, san Jerónimo,  Rufino y en muchas relaciones  de los siglos V y VI.

Según las fuentes que consideran a Cleto y Anacleto la misma persona, éste   nació en Atenas su nombre en griego significa irreprochable y ya de muy joven fue convertido por san Pedro, quien le ordena de diácono y poco más tarde de presbítero.

Es posible que acompañara a san Pedro  hasta que llega a Roma, donde forma parte, desde el primer momento, de aquel grupo de selectos o colaboradores que tenía San Pedro Roma. No es de extrañar que a ellos —a Lino, su sucesor; a Anacleto y a Clemente— les confiara de vez en cuando el gobierno de la Iglesia romana, mientras él iba recorriendo las distintas cristiandades. Según Rufino Lino fue nombrado por San Pablo, para evangelizar a los cristianos de origen gentil, mientras que San Anacleto fue nombrado por San Pedro para evangelizar a los cristianos judíos.

 2.-SU PONTIFICADO (  76-88-90)

 Por el año 76, y habiendo muerto el sucesor de San Pedro, San Lino, es escogido Anacleto por la comunidad de fieles para sucederle gobernando la iglesia hasta el año 88, según unos y según otros hasta el 90

Su pontificado cae de lleno en los años de la persecución de  Domiciano, del año 81 al 86, es de suponer que acompañaría a los fieles en estos duros años reuniéndose en las catacumbas para celebrar los oficios litúrgicos.

.Sería él quien señalaría la tumba de san Pedro en el túmulo en que se encontraron sus restos, dentro de un cementerio pagano, y que luego sería incorporado en la primera construcción  de la Básilica mandada construir por Constantino sobre la colina vaticana, en ella, como dijimos en el Tema introductorio sobre el Primado de San Pedro, se encontró un grafito que decía : AQUÍ ESTA PEDRO. los apóstoles, y especialmente la de San Pedro, que había sido enterrado en la colina del Vaticano. En ella hace construir una especie de túmulo o “memoria” que sirviera para señalar a las generaciones futuras el lugar exacto de la tumba del primer papa.

Otras noticias nos hablan de que ordenó  unos 25 presbíteros, mandó señalar y adornar los sepulcros de los mártires en las catacumbas, pero todos estos datos no tienen un aval histórico suficientemente fiable

BUSTO DEL EMPERADOR DOMICIANO.

3.- MUERTE Y SEPULTURA.

El “Liber Pontificalis” dice que   murió mártir en la persecución de Domiciano   y que fue enterrado en la colina vaticana  cerca del cuerpo de san Pedro, según el historiador  Eusebio murió en el año 12 del reinado de Domiciano.( 81-96)

SAN CLEMENTE PAPA SUCESOR DE SAN CLETO-ANACLETO.

 Aunque sea incidir de nuevo en un tema ya anteriormente aludido al hablar de Lino y Cleto debemos afirmar que tampoco hay demasiadas noticias por el que consideramos el sucesor de san Cleto en el obispado de Roma. En el tema nos ocuparemos de los siguientes puntos.

 1.- Datos biográficos.

 2.-Pontificado.

3.-Escritos .

4.- Muerte y sepultura.

1.- DATOS BIOGRÁFICOS.

 Uno de los escritos atribuidos falsamente a Clemente dicen que éste era familia de la nobleza de los Flavios,  mientras que algunos autores modernos llegan a identificarlo con el cónsul Tito Flavio Clemente y que por su condición de cristiano fue murió mártir en la persecución de Domiciano junto con  la mártir Flavia Domitila que da nombre a una de las catacumbas romanas, estos datos tienen poca fiabilidad y desde luego no pueden ser demostrados con certeza.

Contra esta teoría hay varios datos con mayor fundamento, en primer lugar que es extraño que los escritores primitivos que hablan de Clemente no digan nada a este respecto. Orígenes, quien en su comentario sobre san Juan afirma que Clemente es nombrado en la carta de san Pablo a los Filipenses,4,3 ( In Joannem 6,36: PG, 14,293) afirma que Clemente es el  autor de la carta a los  Hebreos  quien explicaría en ella el pensamiento de san Pablo, Eusebio en su Historia Eclesiástica 6,25 recoge tal opinión asi como que Clemente fue el traductor al griego de la referida carta ( Cf. H.E. 3,38) al griego dado que su pensamiento es muy cercano a las enseñanzas de san Pablo( Cf. Eusebio H.E.6,25)

Por otra parte el análisis del texto de la Carta a los Corintios escrita por Clemente da pie a considerar que tal carta tiene como autor a un judeo-cristiano, algo que está implícito en lo dicho anteriormente acerca de la carta los Hebreos.

Al hablar de san Lino y san Cleto hemos visto los testimonios  de Hegesipo, Ireneo, Jerónimo… que colocan a Clemente en el tercer puesto de la lista de sucesión de los obispos romanos, después de san Pedro, también Orígenes Orígenes afirma que Clemente  fue discípulo de los Apóstoles (De Principüs, 2,3,6: PG, 11,194C).

Ya hemos dicho en otro lugar que el testimonio de Tertuliano que afirma que Clemente fue ordenado por san Pedro (De praescriptione haereticorum, 32: PL, 2,45)  no entra en contradicción con los testimonios anteriores, pues san Pedro pudo ordenar a Clemente como diácono y presbítero, máxime teniendo en cuenta que S. Epifanio de Salamina afirma que  Clemente renunció al pontificado en favor de Lino y volvió a él después de la muerte de Anacleto todo ello con la única finalidad de no perturbar la paz.

 TEMPLO DE LA CIUDAD DE CORINTO.

2.- SU PONTIFICADO. ( 92-102)

El pontificado de Clemente ocurriría entre los años 92 al 102, en el año 95 hubo en Corinto disensiones contra los presbíteros de aquella Iglesia, Clemente envió a los corintios una carta que es posiblemente el primero de los escritos que han llegado a nosotros después del Nuevo Testamento.

El único escrito  auténtico de Clemente es la Carta a los Corintios (PG, 1,201-328; X. Funk, Patres Apostolici, Tubinga 1901, 98-185). La fecha de su composición, a juzgar por el testimonio expreso de Hegesipo (Eusebio, Historia Ecclesiastica, 3,16; 4,22: PG, 20,249 y 377) y del testimonio interno de la carta, hay que fijarla al final del imperio de Domiciano (18 sept. 96) o a principios del de Nerva (96-98). El historiador Eusebio escribe: «que la carta de Clemente es reconocida como auténtica. La escribió, en nombre de la Iglesia de Roma, a la de Corinto con ocasión de una discusión originada en Corinto» (Historia Ecclesiastica, 3,16: PG, 20,249; cfr. Ireneo, Adversus Haereses, 3,3).

La Carta consta de un prólogo (c. 1-3); de dos partes, bien marcadas, una teórica (c. 4-38) y otra más bien práctica (c. 39-58); de una Gran Oración (c. 59-61) y, finalmente, de un resumen (c. 62-65) en el que, a modo de epílogo, recapitula todos los argumentos y exhorta a la concordia.

Hay en ella un conjunto de textos que bien merece que los comentemos  pues en ellos se contiene una doctrina acerca de puntos importantes de la enseñanza católica.

 LA JERARQUIA EN LA IGLESIA PRIMITIVA.

El primero de los textos habla de la Jerarquia en la Iglesia:

 Los Apóstoles nos predicaron el Evangelio de parte del Señor Jesucristo; Jesucristo fue enviado de Dios. En resumen, Cristo de parte de Dios, y los Apóstoles de parte de Cristo; una y otra cosa, por ende, sucedieron ordenadamente por voluntad de Dios. Así, pues, habiendo los Apóstoles recibido los mandatos y plenamente asegurados por la resurrección del Señor Jesucristo y confirmados en la fe por la palabra de Dios, salieron, llenos de la certidumbre que les infundió el Espíritu Santo, a dar la alegre noticia de que el reino de Dios estaba para llegar.

Y así, según pregonaban por lugares y ciudades la buena nueva y bautizaban a los que obedecían al designio de Dios, iban estableciendo a los que eran primicias de ellos – después de probarlos por el espíritu – por inspectores y ministros de los que habían de creer. Y esto no era novedad, pues de mucho tiempo atrás se había ya escrito acerca de tales inspectores y ministros. La Escritura, en efecto, dice así en algún lugar: “Estableceré a los inspectores de ellos en justicia y a sus ministros en fe” (42: BAC 65,216)

.

PADRES DE LA IGLESIA CON EL PAPA CLEMENTE I.

También nuestros Apóstoles tuvieron conocimiento, por inspiración de nuestro Señor Jesucristo, que habría contienda sobre este nombre y dignidad del episcopado. Por esta causa, pues, como tuvieran perfecto conocimiento de lo por venir, establecieron a los susodichos y juntamente impusieron para adelante la norma de que, en muriendo éstos, otros que fueran varones aprobados les sucedieran en el ministerio. Ahora, pues, a hombres establecidos por los Apóstoles, o posteriormente por otros eximios varones con consentimiento de la Iglesia entera; hombres que han servido irreprochablemente al rebaño de Cristo con espíritu de humildad, pacífica y desinteresadamente; atestiguados, otro sí, durante mucho tiempo por todos; a tales hombres, os decimos, no creemos que se les pueda expulsar justamente de su ministerio (44,1-3: BAC 65,218).

 Otros textos tienen gran importancia con relación al primado:

 Estos textos  no contienen una afirmación categórica del primado de la Sede Romana.  Clemente no dice en ninguna que su intervención obligue desde el punto de vista jurídico a los fieles de Corinto pero deja entrever claramente su derecho a intervenir en la contienda y en segundo lugar que los corintios están obligados a la obediencia.

 REPRESENTACIÓN DEL MISTERIO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD 

En el primer capítulo, el autor empieza por excusarse de no haber podido prestar atención antes a las irregularidades existentes en la lejana Corinto. Esto prueba claramente que la carta no fue inspirada únicamente por la vigilancia cristiana de los orígenes ni por la solicitud de unas comunidades por otras. De ser así hubiera sido obligado el presentar excusas por inmiscuirse en la controversia. En cambio, el obispo de Roma considera como un deber el tomar el asunto en sus manos y cree que los corintios pecarían si no le prestaran obediencia: “Si algunos desobedecieran a las amonestaciones que por nuestro medio os ha dirigido El mismo, sepan que se harán reos de no pequeño pecado y se exponen a grave peligro. Mas nosotros seremos inocentes de este pecado” (59,1-2).

Un tono tan autoritario no se explica suficientemente por el mero hecho de las estrechas relaciones culturales que existían entre Roma y Corinto. El escritor está convencido de que sus acciones están inspiradas por el Espíritu Santo: “Alegría y regocijo nos proporcionaréis si obedecéis a lo que os acabamos de escribir impulsados por el Espíritu Santo” (63,2).

REPRESENTACIÓN DE LA TRINIDAD, 

Otra doctrina de la carta es la referida al misterio de la Trinidad. Dios es descrito como Padre que creó todas sus obras con bondad y sabiduría admirables, pero que demuestra un amor especial a los que, por medio de Cristo eligió como su heredad, los limpió de sus pecados y los conduce con providencia hacia su Reino. El Hijo, siendo el «cetro de su majestad», se humilló hasta tal punto que padeció por nosotros muerte y pasión. Él es nuestro Señor, Salvador, Sacerdote. La Iglesia le tributa idéntico culto que al Padre. Finalmente, el Espíritu Santo que, de igual manera que el Hijo, revela los misterios divinos, inspira a los profetas, rige la Iglesia cuando ilumina con su luz y adorna con sus virtudes a los Apóstoles, obispos y a cada uno de los fieles de Cristo.

Durante su pontificado, las primeras herejías en la Iglesia: la de los gnósticos y la de los ebionitas.

 3.-ESCRITOS

En este apartado decir simplemente que el único escrito que tiene garantía de ser obra de san Clemente es la Carta a los Corintios que hemos referido. Las Homilías son escritos falsamente atribujidos al santo. Circula también un “ martirio de Clemente” que es evidentemente espúreo.

 4.-MUERTE Y SEPULTURA.

Nada sabemos con certeza  acerca de su muerte y martirio, únicamente que la Iglesia católica conmemora el martirio de Clemente el día 23 de noviembre.

[san+clemente.jpg]

BASÍLICA DE SAN CLEMENTE EN ROMA.   

En Roma hay una básilica dedicada a su nombre del tiempo de Constantino.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA IGLESIA EN EL EVANGELIO DE MATEO.

 quijotediscípulo

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

abril 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

VISITAS

  • 1,855,418 hits

Imagenes Interesantes

Follow your dreams

Acqua Alta 7

Exterior of New York City's Oculus

Shirahige II

peekaboo

Mrs Mallard

Mains

Mostar old bridge, Bosnia and Herzegovina

Bluebell Wood

Reading makes sure

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: