You are currently browsing the category archive for the ‘1.-El clamor de los pobres en el siglo XXI.’ category.

  EL CLAMOR  DE LOS POBRES DEL MUNDO EN EL SIGLO XXI. Estos son los puntos de referencia en el tema:

  1. -El Clamor de los pobres.
  2. -¿ De qué pobreza hablamos ?
  3. Mapa mundi de la pobreza extrema.
  4. – La Iglesia a la escucha de los pobres.
  5. -La Iglesia al encuentro de los pobres.
  6. – La Iglesia servidora de los pobres.
  7. – La Iglesia necesitada de una conciencia más honda y concreta del servicio de los pobres.
  8. -El acercamiento directo al mundo de los pobres.
  9. – Sobre la razón de una Iglesia pobre en medio de los pobres.
  10. – ¿ De qué Iglesia estamos hablando ?

1.- EL CLAMOR DE LOS POBRES.

Unas veces, desde su protesta; otras, desde el silencio; tanto desde el lejano Tercer Mundo como desde el llamado “Cuarto Mundo”, tan cerca de nosotros, en nuestra misma sociedad, los pobres, los marginados e indigentes nos lanzan una llamada, un grito de socorro y de auxilio.

            ¿Quienes son? Dónde están? Cómo viven o malviven? ¿Cuáles son las causas de su lamentable situación, y cómo buscar entre todos alguna solución? Estos y otros graves interrogantes queremos plantear en esta primera parte de nuestro documento.

La Iglesia debe escuchar ese grito de los pobres, oyendo en su clamor la voz del Siervo de Yavé, del Hijo de Dios que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros.  llama bienaventurados a los pobres, porque de ellos es el Reino de los Cielos, y advierte que tomará como hecho a su misma persona lo que hiciéramos con el dice san Lucas en el evangelio cap 6 :20:

            Y él, alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: «Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios.

  1. Bienaventurados los que tenéis hambre ahora, porque seréis saciados. Bienaventurados los que lloráis ahora, porque reiréis.
  2. Bienaventurados seréis cuando los hombres os odien, cuando os expulsen, os injurien y proscriban vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del hombre.
  3. Alegraos ese día y saltad de gozo, que vuestra recompensa será grande en el cielo. Pues de ese modo trataban sus padres a los profetas.
  4. «Pero ¡ay de vosotros, los ricos!, porque habéis recibido vuestro consuelo.
  5. ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos!, porque tendréis hambre. ¡Ay de los que reís ahora!, porque tendréis aflicción y llanto.

            Podriamos decir, entonces, que siendo la voz de los pobres una llamada para que les ayudemos, es también una llamada para ayudarnos a nosotros mismos. ¿Sabremos escuchar esta llamada la Iglesia y los cristianos españoles?…

            En este punto vamos a examinar la realidad de la pobreza,  en el mundo, para comprobar, siquiera sea someramente, que no se trata de exageraciones retóricas ni de falsas alarmas, sino de una terrible realidad que oprime de forma insoportable a una gran parte de la humanidad, todos ellos llamados a ser Hijos de Dios y hermanos nuestros.

2.- ¿ DE QUÉ POBREZA HABLAMOS ?

              Para situar el marco de nuestra reflexión, debemos antes recordar los diversos sentidos en que puede entenderse el concepto de pobreza.

            Un primer sentido es el de la pobreza  evangélica como seguimiento literal de la pobreza de Jesús. Esta forma, desde el punto de vista histórico se institucionalizó en la Iglesia en las órdenes religiosas, monasterios, conventos … no nos ocuparemos de estas formas de vivir la pobreza, aunque siempre esté  en nuestro horizonte la vida de Jesús,  su forma de vivir y sus enseñanzas en este aspecto.

Está la pobreza como indigencia, miseria y marginación, es la pobreza forzada, bien sea leve, grave o extrema de los bienes necesarios para llevar una vida acorde con la dignidad de la persona.

            Es de esta pobreza  de la queremos ocuparnos, indicando que aunque relacionadas  con este tipo de pobreza nazcan otras formas que son causa de desigualdades injustas entre los humanos como la pobreza social, la falta de elementos como la educación, la formación profesional, la cultura, el libre ejercicio de los derechos civiles, sociales, laborales o políticos, la posibilidad de poder disfrutar del progreso humano en las ciencias, en las artes etc. etc.

            Para determinar este tipo de pobreza puede ser útil, aceptar funcionalmente la que dice la Comunidad Económica Europea: “A los efectos de esta decisión  se entiende que la expresión  `pobre’ se refiere a aquellas personas, familiares y grupos de personas cuyos recursos -materiales, culturales y sociales- son tan limitados que les excluyen del mínimo nivel de vida aceptable en los estados miembros en los que viven”.

            El denominador básico más comúnmente aceptado suele ser el denominado umbral de la pobreza, formulado por la Comunidad Europea como sigue: “Aquellos que tienen unos ingresos netos por persona inferiores a la mitad de los ingresos medios por persona en un determinado país”.

 3.--MAPA MUNDI DE LA POBREZA EXTREMA.

            Si entramos en internet vamos a encontrar toda clase de informaciones con datos pormenorizados acerca de la pobreza en el mundo, los datos son escalofriantes, para nuestro objetivo basta una referencia informativa que transcribimos a continuación tomada de un informe del Banco Mundial, es la siguiente:

            Dos de los cinco países con mayor pobreza extrema, pertenecen a los BRICS, es decir estos cinco países: India, China, Nigeria Bangladech, Repúbliva democrática del Congo.

            El desinterés y el poco compromiso de los gobiernos hace que los pueblos de todos los lugares del mundo tengan personas en extrema pobreza, sumado a ello, los bajos sueldos que pagan las grandes empresas y la explotación infantil hacen que esta situación no mejore.

Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial (BM), afirmó la espantosa suma de mil millones de personas en todo el mundo que viven en extrema pobreza, es decir, la séptima parte de la población mundial no come todos los días.

            “Será extremadamente difícil, pero creo que lo podemos hacer. Esta puede ser la generación que acabe con la pobreza extrema. (…) Los países necesitan complementar los esfuerzos para asegurar el crecimiento con políticas que aporten más recursos a los pobres, como los programas de transferencia de dinero condicionales y directos”, expresó.

            El Banco Mundial ha identificado a los cinco países más pobres del mundo y, paradójicamente,  se encuentran dos países que pertenecen al bloque político – económico denominado BRICS.

            En primer lugar, se encuentra India (33%), China (13%), Nigeria (7%), Bangladesh (6%) y la República Democrática del Congo (5%). Las cinco sumadas representan 760 millones de personas en extremada condición de pobreza.

            El abismo que separa a los países desarrollados de los países en desarrollo o subdesarrollados es inmenso: mientras la renta per capita ascendía  en Suiza a 32.680 $; en Suecia, a 23.660 $; en Marruecos era de 950; en Zimbawe, de 590; en Zambia, 420, y en Somalia 120.

            Pero también en el mundo de los ricos existen bolsas de pobreza, el llamado Cuarto Mundo que son más bien sub-mundos de miseria y marginación.

            Como dice San  Juan Pablo II, en la Encíclica Centesimus Annus: “A pesar de los grandes cambios en las sociedades más  avanzadas, las carencias humanas del capitalismo, con el consiguiente dominio de las cosas sobre los hombres, están  lejos de haber desaparecido.”

 

4.- LA IGLESIA A LA ESCUCHA DE LOS POBRES.

                La referencia  a la situación de la pobreza en el mundo no puede reducirse para nadie a una fría constatación de   datos estadísticos. Todo aquel que tenga una actitud humanitaria y solidaria puede descubrir detrás de cada cifra la existencia de seres humanos, de su especie y de su sociedad, que carecen de lo más  elemental para poder vivir con un mínimo de dignidad o, simplemente, para poder subsistir.

                Los cristianos, además, sabemos que en cada uno de esos níños y ancianos, jóvenes y adultos, varones y mujeres que viven en la miseria, podemos descubrir el rostro de Cristo, el Hijo de Dios y hermano de los hombres, que sufre en todos ellos y pide nuestra ayuda en cada uno de ellos.

            Jesucristo da una respuesta a todos aquellos que buscan descubrir el rostro de Dios, el Dios escondido, ofreciéndoles en primer lugar su propia historia, su vida sus hechos , su muerte  como manifestación del mismo Dios, puesto que el Dios invisible se ha hecho visible en este Hijo del Hombre, y en segundo lugar porque El ha querido identificarse con toda persona que sufre asegurando que ni un simple vaso de agua que demos en su nombre quedará sin recompensa.

            Por ello, la perspectiva de la fe hace que un análisis de la situación, se convierta para la Iglesia en una exigencia que la impulsa, sin excusa posible, a comprometerse a trabajar en el mundo en favor de los pobres.

 La Sagrada Escritura nos recuerda que Dios escucha con gran misericordia “el grito de los pobres”,. La Iglesia de Dios, habitada y movida por su Espíritu, debe avivar en ella su amor misericordioso hacia los pobres, escuchando su llamada y prestando su voz a los que no tienen voz.

            Por ello, la perspectiva de la fe hace que un análisis de la situación, se convierta para la Iglesia en una exigencia que la impulsa, sin excusa posible, a comprometerse a trabajar en el mundo en favor de los pobres escuchando su llamada y prestando su voz a los que no tienen voz.

            Hay que destacar que las palabras de condena de Cristo en el Evangelio no van directamente dirigidas a los causantes del mal que padecen los pobres. Lo que condena es el pecado de omisión, el desinterés ante los necesitados de ayuda, como en la alegoría profética del Juicio Final, o en la parábola del rico Epulón y el pobre Lázaro..

            Bueno es que escuchemos una vez más esta palabra de Dios :

  1. «Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria.
  2. Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos.
  3. Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.
  4. Entonces dirá el Rey a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.
  5. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis;
  6. estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.”
  7. Entonces los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber?
  8. ¿Cuándo te vimos forastero, y te a cogimos; o desnudo, y te vestimos?
  9. ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?”
  10. Y el Rey les dirá: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.”

SE NECESITA ALGO MÁS QUE GESTOS, PARA QUE LOS GESTOS NO SE CONVIERTAN  EN UNA MANIFESTACIÓN DE HIPOCRESÍA.   5.--LA IGLESIA AL ENCUENTRO DE LOS POBRES.

              De aquí que el encuentro con el pobre no pueda ser para la Iglesia y el cristiano meramente una anécdota intranscendente, ya que en su reacción n y en su actitud se define su ser y también su futuro, como advierten tajantemente las palabras de Jesùs

            Por lo mismo, en esa coyuntura quedamos todos, individuos e instituciones, implicados y comprometidos de un modo decisivo. La Iglesia sabe que ese encuentro con los pobres tiene para ella un valor de justificacíón o de condena, segùn nos hayamos comprometido o inhibido ante los pobres. Los pobres son sacramento de Cristo.

            Mas ese juicio y esa justificación no solamente debemos pasarlos ante Dios, sino tambìén ahora mismo ante los hombres. Solo una Iglesia que se acerca a los pobres y a los oprimidos, se pone a su lado y de su lado, lucha y trabaja por su liberación, por su dignidad y por su bienestar, puede dar un testimonio coherente y convincente del mensaje evangélico.

            Bien puede afirmarse que el ser y el actuar de la Iglesia se juegan en el mundo de la pobreza y del dolor, de la marginación y de la opresión, de la debilidad y del sufrimiento.

            Decía San Ambrosio: “Aquel que envió sin oro a los Apóstoles12 fundó también   la Iglesia sin oro.

            La Iglesia posee oro no para tenerlo guardado, sino para distribuirlo y socorrer a los necesitados. Pues ¿ qué  necesidad hay de reservar lo que, si se guarda, no es útil para nada? ¿ No es mejor que, si no hay otros recursos, los sacerdotes fundan el oro para sustento de los pobres, que no que se apoderen de él l sacrilegamente los enemigos?. ¿ Acaso nos dirá  el Séñor: Por qué  habéis  tolerado que tantos pobres murieran de hambre, cuando poseíais oro con el que procurar su alimento? ¿ Porqué  tantos esclavos han sido vendidos y maltratados por sus enemigos, sin que nadie los haya rescatado?’ Mejor hubiera sido conservar los tesoros vivientes que no los tesoros de metal!”

 

6.--LA IGLESIA SERVIDORA DE LOS POBRES.

              ¿ Cómo entender lo que significa estar al servicio de los pobres ? Los mejores cristianos de la historia, los santos, han entendido el seguimiento de Jesús bajo esta forma de servicio y entrega por amor a los hombres, en especial a los más débiles biles y necesitados, como Pedro Nolasco o Pedro Claver, Juan Bosco o Juan de Dios, san Juan de Mata San Juan fundador de los Trinitarios  que es  la primera institución oficial en la Iglesia dedicada al servicio de la redención con las manos desarmadas, sin más armadura que la misericordia, y con la única intención de devolver la esperanza a los hermanos en la fe que sufrían bajo el yugo de la cautividad. ¿ Acaso al nombrar a estos santos estamos diciendo que la única forma de entregarse al servicio de los pobres sea de esta forma institucionalizada ? No hay tal cosa, pues entre  quienes se han entregado al servicio de los pobres hay personas de toda condición , sexo y profesión,  La Iglesia y los cristianos de todos los tiempos, como seguidores de Cristo, hemos recibido el encargo primordial de servir por amor a Dios y a los hombres, con entrañas de misericordia.            

Sin embargo, esta actitud, que ha de ser general en los cristianos, no puede quedarse en algo genérico y vago, reduciéndose a ideología o mera retórica. ¿ No tenemos la impresión  de que  en nuestro tiempo estamos muy bien abastecidos de documentos y de declaraciones, de manifestaciones, de buenas obras y buenos testimonios, de buena voluntad?

.  

7.-LA IGLESIA NECESITADA DE UNA CONCIENCIA MÁS HONDA Y CONCRETA DEL SERVICIO A LOS POBRES.

            Ahora bien: para no quedarnos en vaguedades, es necesario encarnarnos en el aquí y en el ahora. Es decir, que la Iglesia de hoy debemos profundizar, adquirir “una conciencia más honda” de esta misión  recibida del Espíritu Santo para dar testimonio de la misericordia de Dios.

            Se trata de un deber de toda la comunidad, y no solamente de unos pocos digamos especializados en este ministerio.

            Hay diversidad de carismas, otorgados por Dios para el bien común, y no todos podemos ejercerlos todos, como tantas veces comenta San Pablo en sus cartas, sino que cada uno debe actuar el suyo para el bien de todos. Pero debe ser común a todos los cristianos vivir y manifestar el amor entrañable, las entrañas de misericordia -según dice María en el Magnificat- que Dios tiene hacia los pobres, tal como Jesús de Nazaret tan especialmente nos encomendó  a sus discípulos.

            Todas las personas que tengan un sentido de Iglesia, que se sientan  de alguna forma identificados con ella, que reciben de la misma sentido para su vida,  que esperan alcanzar la plenitud de su ser , que realicen prácticas cristianas a la vista de los hombres están llamados a decir como su Maestro:

Lucas 4:18.- El Espíritu del Señor sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos ,19.- y proclamar un año de gracia del Señor.

 8.--EL ACERCAMIENTO DIRECTO AL MUNDO DE LOS POBRES.

                De todos modos, aunque todo esto sea siempre necesario como punto de partida para tener una visión realista y de conjunto de los problemas, lo principal en este campo siempre será el acercamiento directo de la Iglesia y de los cristianos al mundo de los pobres. Dios mismo se acercó tanto que en Jesús de Nazaret se hizo uno de ellos, naciendo, viviendo y muriendo como los pobres, con una opción bien meditada e intencionada.

            Como dice San Pablo, Jesucristo, siendo infinitamente rico, se hizo pobre por nosotros, pero no para que fuéramos pobres, sino para enriquecernos con su pobreza. Es la ley de la Encarnación, que sigue siendo ley para la Iglesia en la historia.

            Ese testimonio de la misericordia de Dios debe manifestarse en toda su misión, y no en un pequeño grupo de personas, ni a ciertas horas en un despacho asistencial, ni predicando una vez algo el Día de la caridad o el de Manos Unidas, etc., como si fuese una modesta parcela entre las muchas actividades de la vida eclesial y pastoral. No. En modo alguno. Mientras no tengamos una “conciencia más honda y más concreta” de que la misericordia hacia los pobres es la gran misión de todos y siempre, bien podríamos decir que la Iglesia y los cristianos no tenemos conciencia, y somos  infieles a la misión que el Señor con tanto empeño nos encomendó.

            Todo ello nos lleva a la construcción de una Iglesia pobre en medio  de los pobres.

 9.-SOBRE EL FUNDAMENTO DE UNA IGLESIA POBRE EN MEDIO DE LOS POBRES.

                   Pero podríamos preguntarnos ¿ cuál  es la razón fundamental de esta importancia de los pobres en la Iglesia y para la Iglesia. ¿ Es una manera de tranquilizar la conciencia de los ricos?; la Iglesia y los cristianos también, en muchas ocasiones, dando de limosna parte de lo que se roba con la injusticia? O ¿ acaso un egoísmo redomado, pagando con limosnas una entrada para el cielo? ¿O simplemente expresiones retóricas para mover el corazón de los ricos? Creemos, por el contrario, que, la misión de la Iglesia hacia los pobres y la misión de los pobres en la Iglesia se basa en sólidos fundamentos de carácter teológico, cristológico, neumatológico, y eclesiológico.

            No nos vamos a ocupar en desarrollar algo que ya está implícito en lo dicho hasta ahora, pero si  enunciar algunos de esos motivos.

  1. -Especial predilección de Dios por los pobres y más necesitados
  2. -El Espíritu profético de los discípulos de Cristo: La Iglesia debe hablar y debe obrar.
  3. – El hecho del “Empobrecimiento de Dios”.
  4. – El dato de que el Pobre de Yavé se hace presente en las calles y en el mundo en cada uno de los que él llama hermanos. ¿ No andámos los cristianos buscando a Dios ? ¡ Cómo taparse los ojos allí donde se nos ofrece sin velos !
  5. – En la historia de la salvación la acción de Cristo y de su Iglesia son sólo dos momentos de la misma historia, también la Iglesia debe tener presente que su misión es la misma que la de su Maestro: Anunciar la Buena Noticia a los pobres.
  6.  Si nuestra naturaleza no estuviere corrompida por el pecado, debería bastar la visión del sufrimiento de tantos seres humanos iguales a nosotros la simple simpatía humana para moverse a remediar tal sufrimiento, no hay mas signos de inhumanidad  que desentenderse de los que sufren por las guerras, el hambre, la pobreza, por eso todo lo que pueda ayudarnos a vencer tal inhumanidad deberíamos darlo por bueno.  

 En consecuencia los cristianos debemos saber que somos libres de entrar o  de no entrar en su Iglesia pero si lo hacemos debemos tener presente que  a los cristianos como a Pedro ,se nos ha capacitado para andar sobre las aguas, sabiendo que esa andadura no debe interrumpirse pues si lo hacemos volveremos a hundirnos y caer a donde nos encontrábamos antes.Por eso el cambio que el mundo está necesitando o se hace por los discípulos de Jesús  o nunca  se llevará a cabo.

10.-¿ DE QUÉ IGLESIA ESTAMOS HABLANDO ?

                Un primer dato que deseamos destacar aquí es que se desconecte la identificación de la Iglesia con la Jerarquía de la misma. Para lograr este objetivo es necesario que los medios de comunicación dejen de identificar Iglesia con su Jerarquía.

            Esa identificación está tan marcada que los mismos fieles, aún los más practicantes , la realizan.

            Aún la misma Jerarquía, en no pocos casos la lleva a cabo, de forma que cuando se habla de la misma ella misma se siente concernida.

            Sería bueno, pues,  que siempre que los cristianos  usen o escuchen hablar de la Iglesia pregunten de qué Iglesia  se está hablando.

            Aquí entendemos por Iglesia a todo el pueblo de Dios formado por todos los bautizados que al menos tengan sentido de pertenencia a la misma, porque todos los bautizados, en mayor o menor medida, o mejor de una manera u otra, están llamados a escuchar el clamor de los pobres, evitando que también ellos señalen con el dedo a aquellos con que el mundo señala cuando hablan o escuchar hablar de la Iglesia.

            En consecuencia nos gustaría, de cara al mundo y a la sociedad , que siempre que los que tienen un mínimo sentido de pertenencia a la Iglesia , hablaran mejor de los cristianos, que de la Iglesia , a no ser que en cualquier caso se añadan las especificaciones correspondiente.

            Así terminamos este Tema de cuya materia seguiremos  tratando en siguientes subcategorías.( Cf. LA IGLESIA Y LOS POBRES Documento de reflexión de la Comisión Episcopal de Pastoral Social Madrid 21 de febrero de 1994.)

QUIZÁS LE INTERESE TAMBIÉN DEL BLOG: VIVIR COMO MIEMBROS DE UN CUERPO DEL QUE CRISTO ES CABEZA.  quijotediscipulo.                                              

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

VISITAS

  • 2,062,531 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: