You are currently browsing the category archive for the ‘¿ QUÉ ES DIOS ? RESPONDEN LOS POETAS.’ category.

GERARDO DIEGO UN POETA DE LA GENERACIÓN DEL 27 Y SU SENTIDA VIVENCIA DE LA FE CATÓLICA.

GERARDO DIEGO UN POETA DE LA GENERACIÓN DEL 27 Y SU SENTIDA VIVENCIA DE LA FE CATÓLICA.

Los puntos del Tema:

1.- Reseña biográfica.

2.- Obra literaria.

3.-Dios y la fe cristiana en la obra y vida de Gerardo Diego.

4.-Juicio de Valor sobre la poesía religiosa de Gerardo Diego.

5.-Presentación de algunos de sus poemas religiosos.

 ESTATUA DE GERARDO DIEGO EN SANTANDER.

1.-RESEÑA BIOGRÁFICA.

Gerardo Diego Cendoya. (Santander,  Sentaraille 3 de octubre 1896-Madrid, 8 de julio de 1987). Poeta español miembro de la Generación del 27.

Estudia Letras en la Universidad de Deusto, aunque se licencia en la Universidad de Madrid. En 1920 obtiene la plaza de Catedrático de Lengua y Literatura e imparte clases como profesor de instituto en distintas ciudades españolas, como Soria, Santander, Gijón o Madrid.

Su actividad literaria comienza a una edad muy temprana, publicando en 1918 su primera obra, el cuento La caja del abuelo, en El Diario Montañés. Durante estos primeros años colabora en distintas publicaciones, como la Revista Grial, la Revista Castellana y diversas revistas vanguardistas – Grecia, Reflector o Cervantes. Su primer libro de poesías, El romancero de la novia, ve la luz en 1920.

Durante su estancia en Gijón mantiene una gran actividad literaria, fundando las revistas Carmen y Lola y manteniendo contactos con el resto de los integrantes de la Generación del 27. Este grupo de poetas se da a conocer tras la publicación en 1932 de su antología Poesía española: 1915-1931.

La Fundación Gerardo Diego ultima la tercera edición de su Poesía completa

FAMILIA DE GERARDO DIEGO Y SU ESPOSA GERMAINE MARÍN.

En 1934 se casa en Toulouse y en Sentaraille (boda civil y religiosa) con la estudiante francesa Germaine Marin , que habría de ser su compañera inseparable durante toda su larga vida.

La Guerra Civil estalla cuando se halla de vacaciones en Sentaraille (Francia). A diferencia de gran parte de sus compañeros, Gerardo Diego tomó partido por el bando sublevado y permaneció, por tanto, en España al finalizar la misma. Finalizada la contienda, se traslada al Instituto Beatriz Galindo de Madrid, en el que permanecería hasta su jubilación. Durante la guerra y la posguerra, son además frecuentes en la obra de Diego los poemas políticos en defensa de los sublevados y de los voluntarios falangistas de la División Azul.

ELENA DIEGO HIJA DE GERARDO DIEGO.

Durante los años de posguerra Gerardo Diego continúa con su actividad poética con obras como Ángeles de Compostela, Alondra de verdad o Romances.

Durante los siguientes años el poeta mantiene su intensa actividad, publicando nuevos libros, viajando y recibiendo numerosos homenajes y premios. En 1962 obtiene el Calderón de la Barca por su retablo escénico El cerezo y la palmera, su incursión en el teatro.

El gran reconocimiento del autor llega en 1979 con la concesión del Premio Miguel de Cervantes, que comparte con Jorge Luis Borges.

 2.-OBRA LITERARIA.

 1.-POESÍA.LIBROS POÉTICOS.

1920.- “El romancero de la novia

1922.- “Imagen: Poemas (1918-1921)”

1923.- “Soria: Galería de estampas y efusiones

1924.- “Manual de espumas

1925.- “Versos humanos

1931.- “Vía crucis

1932.- “Fábula de Equis y Zeda

1932.- “Poemas adrede

1940.- “Ángeles de Compostela

1941.- “Alondra de verdad

1941.- “Romances

1944.- “Iniciales

1944.- “La sorpresa: Cancionero de Sentaraille

1948.- “Soria

1949.- “La luna en el desierto y otros poemas

1949.- “Hasta siempre

1949.- “Canción al Niño Jesús y letrilla de la Virgen María

1951.- “Visitación de Gabriel Miró

1951.- “Limbo

1952.- “Dos poemas (Versos divinos)”

1953.-  “Segundo sueño

1953.- “Biografía incompleta

1954.- “Variación

1955.- “Amazona

1956.- “Paisaje con figuras

1956.- “Égloga de Antonio Bienvenida

1958.- “Amor solo

1958.- “Evasión

1959.- “Canciones a Violante

1959.- “Tántalo: versiones poéticas

1961.- “Mi Santander, mi cuna, mi palabra

1961.- “La rama

1961.- “Glosa a Villamediana

1962.- “Sonetos a Violante

1963.- “La suerte o la muerte: poema del toreo

1963.- “Nocturnos de Chopin

1964.- “El jándalo (Sevilla y Cádiz)”

1966.- “Variación 2

1966.- “Odas morales

1966.- “El Cordobés dilucidado y Vuelta del peregrino

1967.- “Preludio, aria y coda a Gabriel Fauré

1970.- “La fundación del querer

1970.- “Tres poemas a la Magdalena

1971.- “Versos divinos

1972.- “Cementerio civil

1975.- “Carmen Jubilar

1977.- “Soria sucedida

1985.- “Cometa errante

I-B. ANTOLOGÍAS.

 1941.- “Primera antología de sus versos (1918-1941)”

1948.- “Poemas: Antología” (selección y prólogo de Manuel Altolaguirre)

1958.- “Antología: (Primer cuaderno, 1918-1940)”

1965.- “Poesía amorosa (1918-1961)”

1967.- “Segunda antología de sus versos (1941-1967)”

1969.- “Antología poética (1918-1969)”

1970.- “Versos escogidos

1973.- “Palma de mano abierta

1974.- “Poesía de creación

1980.- “Poemas mayores

1980.- “Poemas menores

1980.- “Imagen múltiple de Gerardo Diego

1985.- “Gerardo Diego para niños

2.- TEATRO.

1960.- “El cerezo y la palmera

 3. -ESTUDIOS , ANTOLOGÍAS Y EDICIONES. 

III-A. Sobre poesía y literatura

  1. – “Égloga en la muerte de Dª Isabel de Urbina
  2. – “Antología poética en honor a Góngora: desde Lope de Vega a Rubén Dario

1932.- “Poesía española. Antología, 1915-1931”

1934.- “Poesía española. Antología (contemporáneos)”

1952.- “La Navidad en la poesía española

1948.- “Una estrofa de Lope

1956.- “Menéndez Pelayo en la historia literaria

1961.- “Nuevo escorzo de Góngora

1962.- “Concha Espina

1964.- “Lope y Ramón

1968.- “Figura y obra de Manuel LLano

1974.- “Manuel Machado, poeta

1984.- “Crítica y poesía

 3.–B. Sobre música y arte.

1949.- “Diez años de música en España: musicología, interpretes, compositores

1949.- “La pintura de Eduardo Vicente

1962.- “Gerardo de Alvear: Sala de Exposiciones de la Dirección General de Bellas Artes

1975.- “28 pintores españoles vistos por un poeta

Cronología revisada por la Biblioteca Gerardo Diego del Instituto Cervantes de Bruselas y la Fundación Gerardo   Texto revisado febrero 2012 ( Cf.http://www.cervantes.es › Bibliotecas y Documentación › Una biblioteca, un autor)

Inició su andadura poética con El romancero de la novia (1920), que denotaba cierta influencia de Juan Ramón Jiménez y su aprecio por las formas tradicionales. Después de una breve estancia en París, donde hizo amistad con Vicente Huidobro y conoció la pintura cubista, reveló su permeabilidad a las corrientes vanguardistas, como el creacionismo, en versos de gran musicalidad.

 3.-DIOS Y LA FE CRISTIANA EN LA OBRA Y IDA  DE GERARDO DIEGO.

 No resulta nada difícil encontrar en la obra de Gerardo Diego temas religiosos, tanto en sus poesías como en sus artículos en prosa, la temática religiosa de Gerardo Diego dice relación con la fe cristiana, analizando esta obra sorprende por un lado ver la cantidad de obra religiosa y por otro la variedad de esta temática.

Toca casi todo el ciclo litúrgico:: la Navidad, la cuaresma Semana Santa, los sacramentos, en especial la Eucaristia, temas devocionales como el Via crucis, la devoción a Maria, lugares de culto, templos, catedrales.

Esta temática responde, en general ,a la religiosidad del pueblo español, en su época y especialmente en el siglo XIX y principios del XX , la vida del pueblo español sigue estando impregnada de religiosidad: las fiestas, los actos más importantes de la vida humana: nacimiento, primera comunión , cumpleaños, bodas, la defunción

Cosa distinta es la actitud ante la religión, en este mismo tiempo, de los círculos más cultos de la sociedad, lo hemos reseñado en el estudio de varios de los autores en nuestro blog, las crisis religiosas eran frecuentes en estos autores y mucho más el anticlericalismo de muchos de ellos.

JUNTO AL PIANO LA FAMILIA DE GERARDO DIEGO.

La religiosidad de Gerardo Diego es principalmente fruto de su ámbito familiar, vivió en una familia muy practicante tanto por parte de su familia paterna como materna.En su casa se rezaba el rosario en familia, se bendecía la mesa, se guardan los domingos y días de fiesta… Dos de sus hermanos eran jesuitas y una hermana religiosa, con ellos mantuvo una frecuente relación epistolar, fruto de esa relación, entre otras cosas, fue su formación bíblica, en una época en la que no se permita ni se aconsejaba a los fieles la lectura de la Sagrada Escritura, uno de sus hermanos le aconsejaba la lectura diaria, primero del Nuevo Testamento y después del Antiguo.

Sus estudios en la Universidad jesuítica de Deusto es otra de las causas de su formación y práctica religiosa.

Todo este mundo está reflejado en la vida y obra de Gerardo Diego, no sin advertir, tal como se puede ver, echando una mirada a su obra literaria variada tanto en los temas como en sus formas estilísticas.

A continuación presentamos algunos de sus poemas religiosos comprobación de lo dicho .

AL CIPRÉS DE SILOS.

4.-JUICIO DE VALOR SOBRE LA POESÍA RELIGIOSA DE GERARDO DIEGO.

Al publicar en 1971 Gerardo Diego su libro Versos Divinos viene a reunir, en un solo volumen muy anunciado, una serie de poemas, algunos ya conocidos, presididos todos ellos por la unidad de tema.

Es lo religioso, lo cristiano, lo católico en definitiva, lo que da unión a toda esta serie de composiciones líricas. Mucho antes de aparecer este libro, teníamos ya al poeta santande- rino como uno de los más finos intérpretes contemporáneos de la temática religiosa, conjunto de motivos que siempre se han de considerar como peligrosos, ya que antes de nosotros existe una prolongada tradición de poesía con pretensiones de ser devota, pero que no supo sino desprestigiar a la poesía y a la religión católica con una serie de poemas cuyo valor estético es prácticamente nulo.

Salvo honrosas excepciones, se ha caído durante mucho tiempo en una serie de tópicos insistentemente repetidos, que han contribuido decisivamente a que el lector actual huya de la poesía religiosa casi inconscientemente.

Gerardo Diego supera esta dificultad con soltura y dlemuestra, a lo largo de las páginas, una recia personalidad de poeta, ya consagrada por tantas pruebas previas, y de ferviente católico que sabe interpretar los temas de nuestra religión con serena visión y acertada facilidad y soltura. ( Cf.https://digitum.um.es/…/04%20Gerardo%20Diego%20y%20sus.%20Versos%20Divin…)Veamos algunos ejemplos que confirmen lo anteriormente dicho.

5.- ALGUNOS EJEMPLOS DE LA POESIA RELIGIOSA DE GERARDO DIEGO.

 1.-LETRILLA DE LA VIRGEN MARÍA ESPERANDO LA NAVIDAD.

 Cuando venga, ay, yo no sé

con qué le envolveré yo,

con qué.

Ay, dímelo tú, la luna,

cuando en tus brazos de hechizo

tomas al roble macizo

y le acunas en tu cuna.

Dímelo, que no lo sé,

con qué le tocaré yo,

con qué.

Ay, dímelo tú, la brisa

que con tus besos tan leves

la hoja más alta remueves,

peinas la pluma más lisa.

Dímelo y no lo diré

con qué le besaré yo,

con qué.

Y ahora que me acordaba,

Ángel del Señor, de ti,

dímelo, pues recibí tu mensaje:

«he aquí la esclava».

Sí, dímelo, por tu fe,

con qué le abrazaré yo,

con qué.

 O dímelo tú, si no,

si es que lo sabes, José,

y yo te obedeceré,

que soy una niña yo,

con qué manos le tendré

que no se me rompa, no,

con qué.

 

VIRGEN DE LA EXPECTACIÓN DEL PARTO.

COMENTARIO.

 La letrilla tiene como protagonista a la Virgen que espera el nacimiento de su Hijo. La Virgen que sabe quien es Hijo que lleva en sus entrañas. se halla en un estado de expectación del parto, tema bastante frecuente en el arte, que en este caso le lleva a preguntar a la luna, a la brisa , al Ángel de la anunciación, a su esposo José, de qué forma debe tratarlo un vez nacido: Cómo lo envolverá, lo tocará, lo besará , lo acunará, pues es nada menos que el Hijo de Dios lo que influye claramente en la naturaleza de su expectación.

 OFRENDA.

 Dame tu mano, María,

la de las tocas moradas.

Clávame tus siete espadas

en esta carne baldía.

Quiero ir contigo en la impía

tarde negra y amarilla.

Aquí en mi torpe mejilla

quiero ver si se retrata

esa lividez de plata,

esa lágrima que brilla.

 

Déjame que te restañe

ese llanto cristalino,

y a la vera del camino

permite que te acompañe.

Deja que en lágrimas bañe

la orla negra de tu manto

a los pies del árbol santo

donde tu fruto se mustia.

Capitana de la angustia

no quiero que sufras tanto.

 

Qué lejos, Madre, la cuna

y tus gozos de Belén:

– No, mi Niño. No, no hay quien

de mis brazos te desuna.

Y rayos tibios de luna

entre las pajas de miel

le acariciaban la piel

sin despertarle. Qué larga

es la distancia y qué amarga

de Jesús muerto a Emmanuel.

 

¿Dónde está ya el mediodía

luminoso en que Gabriel

desde el marco del dintel

te saludó: -Ave, María?

Virgen ya de la agonía,

tu Hijo es el que cruza ahí.

Déjame hacer junto a ti

ese augusto itinerario.

Para ir al monte Calvario,

cítame en Getsemaní.

 

A ti, doncella graciosa,

hoy maestra de dolores,

playa de los pecadores,

nido en que el alma reposa.

A ti, ofrezco, pulcra rosa,

las jornadas de esta vía.

A ti, Madre, a quien quería

cumplir mi humilde promesa.

A ti, celestial princesa,

Virgen sagrada María.

 COMENTARIO.

Decir en primer lugar que este poema está incorporado al rezo oficial de la Iglesia, en concreto al rezo de una hora nona del oficio divino del sábado.

Con independencia de esto el poema es una especie de Introducción o Prólogo del largo poema del Viacrucis, hecho al que hace referencia en varios versos de este poema, por ejemplo:

Déjame hacer junto a ti

ese augusto itinerario.

Para ir al monte Calvario,

cítame en Getsemaní.

Como se sabe Jesús fue apresado en el huerto de Getsemaní lugar donde comienza la Pasión para terminar con su muerte en el monte Calvario.

Por otro lado el poema hace referencia a varios sucesos de la vida del Señor y de su Madre, por ejemplo a la profecía del anciano Simeón “ y a ti misma una espada te atravesará el alma! O a la Anunciación:

¿Dónde está ya el mediodía

luminoso en que Gabriel

desde el marco del dintel

te saludó: -Ave, María?

 Finalmente destacar el sentimiento que el poeta manifiesta de forma especial en las súplicas que dirige a la Madre del Señor.

 3.-VIACRUCIS.

 PRIMERA ESTACIÓN : JESÚS ES CONDENADO A MUERTE

 Jesús sentenciado a muerte.

No bastan sudor, desvelo,

cáliz, corona, flagelo,

todo un pueblo a escarnecerte.

Condenan tu cuerpo inerte,

manso Jesús de mi olvido,

a que, abierto y exprimido,

derrame toda su esencia.

Y a tan cobarde sentencia

prestas en silencio oído.

 

Y soy yo mismo quien dicto

esa sentencia villana.

De mis propios labios mana

ese negro veredicto.

Yo me declaro convicto.

Yo te negué con Simón.

Te vendí y te hice traición,

con Pilatos y con Judas.

Y aún mis culpas desanudas

y me brindas el perdón.

 COMENTARIO.

 El poema consta de las catorce estaciones de este ejercicio piadoso, en el que la Iglesia rememora el hecho histórico de la muerte y pasión de Cristo, con una intención no tanto rememorativa sino religiosa, Santo Tomás decía que la conmemoración de cualquier misterio de la vida del Señor producía en quien lo celebraba los mismos frutos que el misterio produjo en el momento de su realización. Esta primera estrofa destaca un sentimiento de culpa tantas veces proclamado en la liturgia y en la religiosidad popular: “ Y soy yo quien dicto esa sentencia villana…

 

SEGUNDA ESTACIÓN. JESÚS CARGA CON LA CRUZ,POR EL GRECO.

 Jerusalén arde en fiestas.

Qué tremenda diversión

ver al Justo de Sión

cargar con la cruz a cuestas.

Sus espaldas curva, prestas

a tan sobrehumano exceso

y, olvidándose del peso

que sobre su hombro gravita,

con caridad infinita

imprime en la cruz un beso.

 

Tú el suplicio y yo el regalo.

Yo la gloria y Tú la afrenta

abrazado a la violenta

carga de una cruz de palo.

Y así, sin un intervalo,

sin una pausa siquiera,

tal vivo mi vida entera

que por mí te has alistado

voluntario abanderado

de esa maciza bandera.

 COMENTARIO.

 El centro del suceso de esta estación es que Jesús carga con la cruz, el poeta destaca que a partir de este hecho la cruz se erige como bandera del cristiano, algo propuesto por el mismo Jesús: “si alguno quiere venir en pos de mi cargue con su cruz de cada dia y me siga, porque mi cruz es llevadera y su carga ligera.”

TERCERA ESTACIÓN : JESÚS CAE POR PRIMERA VEZ BAJO EL PESO DE LA CRUZ.POR JOSNA GORA.

 A tan bárbara congoja

y pesadumbre declinas,

y tus rodillas divinas

se hincan en la tierra roja.

Ya no hay nadie que te acoja.

En vano un auxilio imploras.

Vibra en ráfagas sonoras

el látigo del blasfemo.

Y en un esfuerzo supremo

lentamente te incorporas.

 

Como el cordero que viera

Juan, el dulce evangelista,

así estás ante mi vista

tendido con tu bandera.

Tu mansedumbre a una fiera

venciera y humillaría.

Ya el Cordero se ofrecía

por el mundo y sus pecados.

Con mis pies atropellados

como a un estorbo le hería.

 COMENTARIO.

 La estación reseña la primera de las tres caídas de Jesús bajo el peso de la Cruz, hecho que no consta de forma directa en las fuentes, pero sí destacado en la quinta estación, por la ayuda que le presta obligado Simón de Cirene..

El poeta sigue recreando : la caída, la soledad de Cristo, los latigazos de los soldados para que se levante , el silencio y la mansedumbre de Jesús, la oferta del Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, la propia inculpación : “ Con mis atropellados como a un estobo le hería.”

CUARTA ESTACIÓN : JESÚS SE ENCUENTRA CON SU MADRE. RAFAEL SANZIO.

 Se ha abierto paso en las filas

una doliente Mujer.

Tu Madre te quiere ver

retratado en sus pupilas.

Lento, tu mirar destilas

y le hablas y la consuelas.

¡Cómo se rasgan las telas

de ese doble corazón!.

Quién medirá la pasión

de esas dos almas gemelas!

 

¿Cuándo en el mundo se ha visto

tal escena de agonía?.

Cristo llora por María.

María llora por Cristo.

¿Y yo, firme, lo resisto?.

¿Mi alma ha de quedar ajena?.

Nazareno, Nazarena,

dadme, siquiera, un poco

de esa doble pena loca,

que quiero penar mi pena.

 COMENTARIO.

 La supuesta salida al paso de María para encontrarse con el Hijo, le sugieren al poeta el traspaso por la espada que anunciara Simeón: ¡ Cómo se rasgan las telas de ese doble corazón . Quien medirá la pasión de esas dos almas gemelas ! Y a continuación la implicación personal, en preguntas, oración y condena” pues quiero penar mi pena.”

 QUINTA ESTACIÓN EL CIRENEO AYUDA A JESÚS A LLEVAR LA CRUZ.SAN JUAN DE DIOS Y EL ÁNGEL HACEN DE CIRINEOS. MURILLO BARTOLOMÉ.

 Ya no es posible que siga

Jesús el arduo sendero.

Le rinde el plúmbeo madero.

Le acongoja la fatiga.

Mas la muchedumbre obliga

a que prosiga el cortejo.

Dure hasta el fin del festejo.

Y la muerte se detiene

ante Simón de Cirene,

que acude tardo y perplejo.

 

Pudiendo, Jesús, morir,

¿por qué apoyo solicitas?.

Sin duda es que necesitas

vivir aún para sufrir.

Yo también quise vivir,

vivir siempre, vivir fuerte.

Y grité: – Aléjate, muerte.

Ven Tú, Jesús cireneo.

Ayúdame, que en Ti creo

y aún es tiempo de ofenderte.

 Escultura del Cirineo en la Iglesia de San Isidoro de Sevilla, original de Francisco Ruiz Gijón.

COMENTARIO.

 El Círineo ayuda a Jesús a llevar la Cruz lo dice asi San Mateo: Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo forzaron a que llevara la cruz. ¿ Compasíon ? No, dice el poeta necesidad, pues la muchedumbre obliga a que continue el festejo y hay que paralizar la muerte y lo más importante hay que seguir viviendo para continuar sufriendo. Y la súplica : Ayudame Jesús Cireneo que en ti creo y aún es tiempo de ofenderte.

 SEXTA ESTACIÓN LA VERÓNICA LIMPIA EL ROSTRO DE JESÚS. EL ROSTRO DE LA SÁBANA SANTA Y SU REPRODUCCIÓN.

 Fluye sangre de tus sienes

hasta cegarte los ojos.

Cubierto de hilillos rojos

el morado rostro tienes.

Y al contemplar cómo vienes,

una mujer se atraviesa,

te enjuga el rostro y te besa.

La llamaban la Verónica.

Y exacta tu faz agónica

en el lienzo queda impresa.

 

Si a imagen y semejanza

tuya, Señor, nos hiciste,

de tu imagen me reviste

firme a olvido y a mudanza.

Será mayor mi confianza

si en mi alma dejas la huella

de tu boca que nos sella

blancas promesas de paz,

de tu dolorida faz,

de tu mirada de estrella.

 

ROMERíA EN ALICANTE CON LA SANTA FAZ.

COMENTARIO.

 Lo primero preparar la imagen que ha de quedar grabada; le viene a la mente al poeta que fue, como hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, aunque ahora prefiera que deje en su alma la huella de su dolorida faz, porque ella es signo de una doble misericordia, la de la mujer Verónica valiente y decidida que sabe que la de Cristo no dejará de premiar un simple vaso de agua dado en su nombre.

 SÉPTIMA ESTACIÓN: JESUS CAE POR SEGUNDA VEZ BAJO EL PESO DE LA CRUZ.

 Largo es el camino y lento,

y el Cireneo se rinde.

Él se ha trazado una linde

en su oscuro pensamiento.

Mientras disputa violento,

deja que la cruz se hunda

total, maciza, profunda,

sobre aquel único hombro.

Y como un humano escombro

cae Jesús, por vez segunda.

 

¿Otra vez, Señor, en tierra,

abrazado a tu estandarte?.

Ese insistente postrarte

¿qué oculto sentido encierra?.

Mas ya te entiendo. En la guerra

por Ti luchando, transido

caeré en tierra malherido,

¿y no he de alzarme ya más?.

Yo sé que Tú me darás

la mano, si te la pido.

 COMENTARIO.

 Supone el poeta que el Cireneo ha dejado caer sobre el hombro de Jesús todo el peso de la Cruz y así ha provocado su segunda caída, para terminar preguntándose por el sentido esta nueva caída en tierra : Mas ya entiendo…yo sé que Tú medarás la mano si te la pido.

 OCTAVA ESTACIÓN JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN.

 Qué vivo dolor aflige

a estas mujeres piadosas,

madres, hermanas, esposas,

sin culpa del “crucifige”.

Jesús a ellas se dirige.

Sus palabras oídlas bien:

– Hijas de Jerusalén.

Llorad vuestro llanto, sí,

por vosotras, no por mí.

Por vuestros hijos también.

 

Por nosotros mismos, cierto.

Pero ¿quién por Ti no llora?.

Haz que llore hora tras hora

por mí tibio y por Ti yerto.

Riégame este estéril huerto.

Quiébrame esta torva frente.

Ábreme una vena ardiente

de dulce y amargo llanto,

y espanta de mí este espanto

de hallar cegada mi frente.

 COMENTARIO.

 El suceso es en su primera parte transcripción libre de lo que narran los evangelios, la segunda parte una sentida oración en la que el poeta parece pedir ese don de lágrimas que le conduzcan a la esperanzadora bienaventuranza: dichosos los que lloran porque ellos serán consolados.

 NOVENA ESTACIÓN JESÚS CAE POR TERCERA VEZ BAJO EL PESO DE LA CRUZ.

 Ya caíste una, dos veces,

la rota túnica pisas

y aún entre mofas y risas

tendido a mis pies te ofreces.

Yo no sé a quién me pareces,

a quién me aludes así.

No sé qué haces junto a mí,

derribado con tu leño.

Yo no sé si ha sido un sueño,

o si es verdad que te vi.

 

Y yo caigo una, dos, tres,

y otra vez más, y otra, y tantas.

Siempre tus espaldas santas

me sirvieron de pavés.

Ahora siento bien cual es

la razón de tus caídas.

Sí. Porque nuestras vencidas

almas no te tengan miedo

caes, oh humilde remedo,

y a abrazarte las convidas.

 ¿ PUEDE HABER MAYOR INIQUIDAD ?

COMENTARIO.

 Jesús cae por tercera vez. No es una invitación al pecado la peor caída, es la proclamación de la misericordia de Dios manifestada en el perdón que otorga al pecador por la pasión y muerte del Señor: Siempre tus espaldas santas me sirvieron de pavés.

 DÉCIMA ESTACIÓN JESÚS ES DESPOJADO DE SUS ESTIDURAS.EL GRECO

 Ya desnudan al que viste

a las rosas y a los lirios.

Martirio entre los martirios

y entre las tristezas triste.

Qué sonrojo te reviste,

cómo tu rostro demudas

ante aquellas manos rudas

que te arrancan los vestidos

de sangre y sudor teñidos

sobre tus carnes desnudas.

 

Bella lección de pudores

la que en este trance dictas,

tus candideces invictas

coloridas de rubores.

Tú, que has teñido las flores

de tintas tan sonrosadas,

que en las castas alboradas

las nubes vistes de oro,

ay, devuélveme el tesoro

de mis flores marchitadas.

COMENTARIO.

 Juega el poeta con los colores con que la naturaleza viste a a las rosas y a los lirios , a la luminosas alboradas a las nubes y a las flores con los colores que el pudor enciende en las almas candorosas para terminar pidiendo le devuelva el tesoro de lo que Don Quijote llama la más valiosa perla que una vez perdida nunca se recupera.

UNDÉCIMA ESTACIÓN JESÚS ES CLAVADO EN LA CRUZ.

 Por fin en la cruz te acuestas.

Te abren una y otra mano,

y un pie y otro soberano,

y a todo, manso, te prestas.

Luego entre Dimas y Gestas,

desencajado por crueles

distensiones de cordeles,

te clavan crucificado

y te punzan el costado

y te refrescan las hieles.

 

Y que esto llegue es preciso

y así todo se consuma,

y, a la carga que te abruma,

el cuello inclinas sumiso.

– Conmigo en el paraíso

serás hoy – al buen ladrón

prometes. Tierna lección

la de tus palabras ciertas.

Toma mis manos abiertas.

Toma mis pies: tuyos son.

 COMENTARIO.

 Las literales alusiones al hecho de la crucifixión son evidentes, enclavado de pies y manos, puesto entre dos ladrones, la promesa de la inmediata entrada en el paraíso al llamado buen ladrón, la lanzada del costado, la hieles no gustadas, el todo se ha consumado et inclinato capite emisit spiritus, e inclinando la cabeza entregó su espíritu.

DUODÉCIMA ESTACIÓN MARIA AL PIE DE LA CRUZ.

 Al pie de la cruz María

llora con la Magdalena,

y aquel a quien en la Cena

sobre todos prefería.

Ya palmo a palmo se enfría

el dócil torso entreabierto.

Ya pende el cadáver yerto

como de la rama el fruto.

Cúbrete, cielo, de luto

porque ya la Vida ha muerto.

 

Profundo misterio- El Hijo

del Hombre, el que era la Luz

y la Vida, muere en cruz,

en una cruz crucifijo.

Ya desde ahora te elijo

mi modelo en el estrecho

tránsito. Baja a mi lecho

el día que yo me muera,

y que mis manos de cera

te estrechen sobre mi pecho.

 COMENTARIO.

 En verdad que es profundo misterio contemplar al Hijo del Hombre al que se refiere el profeta Daniel puesto en la cruz. Misterio no como cosa oculta, sino como realidad con múltiples significados, ¡ cuántos hombres y mujeres han descifrado este misterio contemplando el Crucifijo Cruci- fixux. Modelo no sólo como pide el poeta en la muerte, sino como modelo y dechado en la vida, en la muerte como puerta de la resurrección y vida eterna.

 PENÚLTIMA ESTACIÓN :JESÚS PUESTO EN LOS BRAZOS DE SU MADRE.LA PIEDAD. MIGUEL ÁNGEL

 He aquí helados, cristalinos

sobre el virginal regazo,

muertos ya para el abrazo,

aquellos miembros divinos.

Huyeron los asesinos.

Qué soledad sin colores.

Oh, Madre mía, no llores.

Cómo lloraba María.

La llaman desde aquel día

la Virgen de los Dolores.

 

¿Quién fue el escultor que pudo

dar morbidez al marfil?.

¿Quién apuró su buril

en el prodigio desnudo?.

Yo, Madre mía, fui el rudo

artífice, fui el profano

que modelé con mi mano

ese triunfo de la muerte

sobre el cual tu piedad vierte

cálidas perlas en vano.

 AHÍ TIENES A TU MADRE,

COMENTARIO.

 Mejor que Virgen de los Dolores, LA PIEDAD. Grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne, Justificado en el Espíritu, Visto de los ángeles, Predicado a los gentiles, Creído en el mundo, Recibido arriba en gloria.

LA PIEDAD: Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”. Luego dice al discípulo: “He ahí tienes a tu madre”” (Jn 19, 26-27).

 ÚLTIMA ESTACIÓN JESÚS ES LLEVADO AL SEPULCRO. MARÍA JESÚS MARTINEZ.BLOG QUIJOTEDISCIPULO

 Fue José el primer varón

que a Jesús tomó en sus brazos,

y otro José en tiernos lazos

le estrecha de compasión.

Con grave, infinita unción

el sagrado cuerpo baja

y en un lienzo le amortaja.

Luego le da sepultura

y una piedra en la abertura

de la roca viva encaja.

 

Como póstuma jornada

de ti vía de amargura,

admiro en la sepultura

tu heroica carne sellada.

Señor, ya no queda nada

por hacer. Señor, permite

que humildemente te imite,

que contigo viva y muera,

y en luz no perecedera,

que como Tú resucite.

 TABLA. JESÚS TRIGUERO. ESTOFADO NIEVES MORENO.

COMENTARIO:

 José, tomando el cuerpo de Jesús, lo envolvió en una sábana limpia, lo puso en el sepulcro nuevo que se había excavado en una roca, rodó una piedra grande a la entrada del sepulcro y se marchó.

Señor, ya no queda nada por hacer ,dice el poeta, más  la Palabra de Dios dice lo que aún quedaba por hacer: Pasado el sábado, María Magdalena, María, la madre de Santiago, y Salomé compraron perfumes para ungir el cuerpo de Jesús. A la madrugada del primer día de la semana, cuando salía el sol, fueron al sepulcro. Y decían entre ellas: «¿Quién nos correrá la piedra de la entrada del sepulcro?» Pero al mirar, vieron que la piedra había sido corrida; era una piedra muy grande. Al entrar al sepulcro, vieron a un joven sentado a la derecha, vestido con una túnica blanca. Ellas quedaron sorprendidas, pero él les dijo: «No temáis ¿ Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado? Ha resucitado, no está aquí. Ha resucitado, no está aquí. Mirad el lugar donde lo habían puesto.

4.-AL SANTISIMO SACRAMENTO.

 Entre tantas dudosas certidumbres

que me mienten, halagan los sentidos,

Tú, callado y sin nubes, tan desnudo,

tan transparente de ternura y trigo

¿qué me quieres decir -labios sellados-

desde tu oculto y cándido presidio?

¿Qué me destellas, ay, qué me insinúas,

qué me quieres, Amor, Secreto mío?

Porque las ondas que abres y propagas

desde la fresca fuente de tu círculo

me alcanzan y me anegan, me coronan,

me ciñen de suavísimos anillos.

Mas ya sé lo que quieres, lo que buscas.

Si la Esperanza es prenda de prodigios,

si el sol de Caridad arde sin tregua,

lo que pides es Fe, los ojos niños.

Quererte, sí, y creerte. ¿Tú me esperas?

¿Me quieres Tú? ¿De veras que yo existo?

¿Tú me crees, Señor? Yo creo y quiero

creer en Ti, quererte a Ti y contigo.

 

Sí, mi divino prisionero errante,

mi voluntario capitán cautivo,

mi disfrazado amante de imposibles,

mi cifra donde anida el infinito.

Sí. Tú eres Tú, te creo y te conozco.

Ya te aprendí y te sé, paz del Espíritu.

Prosternarse, humillarse: eso fue todo.

Deponer, abdicar cetros, designios.

Por Ti hasta la indigencia, hasta el despojo

quedarse en puros huesos desvalidos.

La reina Inteligencia hágase esclava,

sea la Voluntad sierva de siglos.

Y queden ahí devueltos, desmontados,

en su estuche de raso los sentidos.

Veo y no veo, palpo y nada palpo,

escucho sordo y flor de ausencia aspiro.

No hay más que una verdad: Tú, Rey de Reyes.

Tú, Sacramento, Corpus Christi, Cristo.

 

Ya me tienes vaciado,

vacante de fruto y flor,

desposeído de todo,

todo para Ti, Señor.

 

No soy más que tu proyecto,

tu disponibilidad.

Lléname de amor y cielo,

rebósame de piedad.

 

He enmudecido mi música

en silencio de tapiz.

Me negué hasta el claro sueño,

hasta la misma raíz.

 

Ven, ruiseñor, a habitarme.

Hazme cuna de Belén.

Ven a cantar en mi jaula

abierta, infinita, ven.

 

Rosas en el ocaso de la víspera,

las nubes hoy se han despertado blancas.

Es ya la aurora bajo palio de oro,

la gloria teologal de la mañana.

Deslumbradora nieve en las cortinas

que descorren dos ángeles de brasa

y en medio el pecho azul de cielo, abierto

para dar paso a un Sol que se le salta.

El Sol, el Sol de Corpus. Cómo vibran

sus rayos de oro y miel, cómo remansan

recogiéndose al centro, al hogar íntimo

donde un Cordero su toisón recama.

 

Pero ¿qué traslación, qué meteoro

es éste que me busca, que me abraza?

Viene por mí, cae hacia mí derecho,

y en lugar de crecer, cuanto más baja,

más se aprieta de amor, más se reduce,

se achica, se cercena, se acompasa,

hasta inscribirse humilde en la estatura

del mísero dintel de mi cabaña.

 

Oh sol que el cielo entero no te ciñe

y en sus collados últimos derramas

la unidad de tu ser con brío y luces

que no saben de eclipses ni distancias.

Yo no soy digno, no, de contemplarte,

de encerrarte en mi pecho, torpe casa

de la abominación, lonja del crimen

apenas hoy barrida y alfombrada.

Mas ya el milagro se consuma, y tomo,

comulgo el Pan de la divina gracia.

 EUCARISTIA. MARCELO GRANDE. PARROQUIA DE MIGUELTURRA. C. REAL.

No soy digno, no era digno,

pero ahora un templo soy.

Ilumínanse mis bóvedas

y todo temblando estoy.

 

Esto que vuela en mi bosque

es un pájaro de luz,

es una flecha con alas

desclavada de una cruz.

 

Y se ahínca en mi madera

y me embriaga de olor.

Ya, aunque se disuelva en brisa,

me quedará el resplandor.

 

Quédate, fuego, conmigo.

Espera un instante, así.

Transparéntame mis huesos.

No te separes de mí.

 

Dentro de mí te guardo, oh Certidumbre,

como el mosto en agraz guarda el racimo.

Te siento navegando por mis venas

como la madre mar a sus navíos.

Dentro de mí, fuera de mí, impregnándome,

como a la abeja mieles y zumbidos,

como la luz al fuego o como el suave

color, calor al reflejar del vidrio.

Te oigo cantar, orillas de mi lengua,

florecer en silencio de martirios.

Dulce y concreto estás en mí encerrado.

Lo que ignoran los hombres, pajarillos

lo saben bien, lo rizan, lo gorjean,

flores lo aroman por los huertos tibios,

estrellas lo constelan, lo tachonan,

telegrafían destellando visos,

ángeles del amor lo vuelan fúlgidos,

lo velan rumorosos y purísimos.

 

Tierno y preciso estás, manso y sin prisa,

dulce y concreto estás, Secreto mío.

¿Qué valen todas mis verdades turbias

ante esa sola, oh Sacramento nítido?

En Ti y por Ti yo espero y creo y amo,

en Ti y por Ti, mi Pan, Misterio mío.

  COMENTARIO.

  Se trata de una composición de un tema arduo para la fe, la presencia real de Jesucristo en el Sacramento de la Eucaristía, cuya materia son el pan y el vino naturales, que según proclama la fe católica, pierden su sustancia natural que queda sustituida por la sustancia de Cristo. hecho denominado transusbtanciaciòn, quedando los accidentes del pan y del vino sin cambiar por lo que el pan sigue apareciendo como pan en su sabor , olor, etc así como el vino,

El poeta tiene sin duda presente este prodigio al que  alude   en su poema  que desde su fe  acepta y proclama, con una emotiva manifestación de sentimientos, especialmente de admiración ante el misterio de amor manifestado en esa inefable kénosis, vaciamiento de si mismo, aún más admirable que la de la encarnación: el cual teniendo categoría de Dios no hizo alarde de esa categoria, que dice san Pablo.

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: AMADO NERVO UN HOMBRE RELIGIOSO SUMERGIDO EN UNA INUTIL NOCHE OSCURA,

quijotediscipulo

 

.

 

 

 

 

 

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

VISITAS

  • 2,009,974 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: