You are currently browsing the category archive for the ‘06.- Dios en las Coplas de Jorge Manrique.’ category.

FACSIMIL DE LAS COPLAS DE JORGE MANRIQUE POR LA MUERTE DE SU PADRE.

 LAS  COPLAS DE JORGE MANRIQUE CONTRASTADAS CON  TEXTOS DEL NUEVO TESTAMENTO 

 1.-Reseña biográfica del autor.

2.-Texto de las coplas con su contraste con textos del N.T.

 JORGE MANRIQUE.

1.-RESEÑA BIOGRÁFICA DEL AUTOR.

               (Paredes de Navas, España, h. 1440 – Castillo de Garcimuñoz, Cuenca, id., 1479) Miembro de una familia de la nobleza más rancia de Castilla (era hijo de don Rodrigo Manrique, maestre de la orden de Santiago, y sobrino del poeta Gómez Manrique).

             Jorge Manrique compaginó su afición por las letras con la carrera de las armas, participando junto a su padre en las luchas que precedieron al ascenso de los Reyes Católicos. Ambos pertenecían a la orden de Santiago, y combatieron del lado de Isabel la Católica contra los partidarios de Juana la Beltraneja. Pereció a causa de las heridas recibidas durante al asalto al castillo de Garcimuñoz, en el feudo del marqués de Villena.

            La poesía de Jorge Manrique se sitúa dentro de la corriente cancioneril del siglo XV. Su producción poética menor, reunida en un Cancionero, está formada por medio centenar de composiciones breves, en su mayor parte de tema amoroso, que siguieron los cánones trovadorescos y cortesanos de finales de la Edad Media. Más originales son sus piezas burlescas, como las “Coplas a una beoda” o la titulada “Convite que hizo a su madrastra”

.( Cf. http://www.biografiasyvidas.com/biografia/m/manrique.htm).

 

2.-TEXTO  DE LAS COPLAS  CON SU CONTRASTE CON TEXTOS DEL N.T.

             Reproducimos a continuación las Coplas, escritas, al menos una parte, con posterioridad al 11 de noviembre de 1476, fecha de la muerte de don Rodrigo Manrique, su padre.

            Acompañamos al texto de las Coplas, que pretenden ser una visión cristiana de la vida,  con algunos textos tomados del Nuevo Testamento que nos permitan contrastar la filosofía que subyace en las Coplas con la enseñanza evangélica. Acomodándonos de este modo al título del tema.

             La selección de los textos es algo que procede del autor del tema, por lo que tal selección puede también ser sometida al juicio del lector, que la puede considerar apropiada o inapropiada.

            Comenzamos:

                    I

  Recuerde el alma dormida,

avive el seso e despierte

  contemplando

cómo se passa la vida,

cómo se viene la muerte

  tan callando;

  cuán presto se va el plazer,

cómo, después de acordado,

  da dolor;

cómo, a nuestro parescer,

cualquiere tiempo passado

  fue mejor.

                    II

   Pues si vemos lo presente

cómo en un punto s’es ido

  e acabado,

si juzgamos sabiamente,

daremos lo non venido

  por passado.

  Non se engañe nadi, no,

pensando que ha de durar

  lo que espera

más que duró lo que vio,

pues que todo ha de passar

  por tal manera.

                    III

   Nuestras vidas son los ríos

que van a dar en la mar,

  qu’es el morir;

allí van los señoríos

derechos a se acabar

  e consumir;

  allí los ríos caudales,

allí los otros medianos

  e más chicos,

allegados, son iguales

los que viven por sus manos

  e los ricos.

            INVOCACIÓN

                    IV

   Dexo las invocaciones

de los famosos poetas

  y oradores;

non curo de sus ficciones,

que traen yerbas secretas

  sus sabores.

  Aquél sólo m’encomiendo,

Aquél sólo invoco yo

  de verdad,

que en este mundo viviendo,

el mundo non conoció

  su deidad.

 

JESÚS COMO PAN DE VIDA. OBRA DE MARCELO GRANDE. SIGLO XXI. PARROQUIA DE MIGUELTURRA. PROVINCIA DE C. REAL. ESPAÑA.

TEXTO  DE , JUAN CAP.6,27 ss.

.27.Obrad, no por el alimento perecedero, sino por el alimento que permanece para vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre, porque a éste es a quien el Padre, Dios, ha marcado con su sello…

  1. Ellos entonces le dijeron: «¿Qué señal haces para que viéndola creamos en ti? ¿Qué obra realizas?
  2. Nuestros padres comieron el maná en el desierto, según está escrito: Pan del cielo les dio a comer.»
  3. Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: No fue Moisés quien os dio el pan del cielo; es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo;
  4. Yo soy el pan de la vida.
  5. Vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron;
  6. este es el pan que baja del cielo, para que quien lo coma no muera.
  7. Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo.»
  8. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre.»

                    V

 Este mundo es el camino

para el otro, qu’es morada

  sin pesar;

mas cumple tener buen tino

para andar esta jornada

  sin errar.

  Partimos cuando nascemos,

andamos mientra vivimos,

  e llegamos

al tiempo que feneçemos;

assí que cuando morimos,

  descansamos.

                    VI

  Este mundo bueno fue

si bien usásemos dél

  como debemos,

porque, segund nuestra fe,

es para ganar aquél

  que atendemos.

  Aun aquel fijo de Dios

para sobirnos al cielo

  descendió

a nescer acá entre nos,

y a vivir en este suelo

  do murió.

 PARÁBOLA DE LOS TALENTOS.

 TEXTO DE MATEO. CAP. 25,4 s.s.

  1. «Es también, (el Reino de Dios) como un hombre que, al ausentarse, llamó a sus siervos y les encomendó su hacienda:
  2. a uno dio cinco talentos, a otro dos y a otro uno, a cada cual según su capacidad; y se ausentó.
  3. Enseguida, el que había recibido cinco talentos se puso a negociar con ellos y ganó otros cinco.
  4. Igualmente el que había recibido dos ganó otros dos.
  5. En cambio el que había recibido uno se fue, cavó un hoyo en tierra y escondió el dinero de su señor.
  6. Al cabo de mucho tiempo, vuelve el señor de aquellos siervos y ajusta cuentas con ellos.
  7. Llegándose el que había recibido cinco talentos, presentó otros cinco, diciendo: “Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes otros cinco que he ganado.”
  8. Su señor le dijo: “¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.”
  9. Llegándose también el de los dos talentos dijo: “Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes otros dos que he ganado.”
  10. Su señor le dijo: “¡Bien, siervo bueno y fiel!; en lo poco has sido fiel, al frente de lo mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.”
  11. Llegándose también el que había recibido un talento dijo: “Señor, sé que eres un hombre duro, que cosechas donde no sembraste y recoges donde no esparciste.
  12. Por eso me dio miedo, y fui y escondí en tierra tu talento. Mira, aquí tienes lo que es tuyo.”
  13. Mas su señor le respondió: “Siervo malo y perezoso, sabías que yo cosecho donde no sembré y recojo donde no esparcí;
  14. debías, pues, haber entregado mi dinero a los banqueros, y así, al volver yo, habría cobrado lo mío con los intereses.
  15. Quitadle, por tanto, su talento y dádselo al que tiene los diez talentos.
  16. Porque a todo el que tiene, se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará.
  17. Y a ese siervo inútil, echadle a las tinieblas de fuera. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.

                   VII

 Si fuesse en nuestro poder

hazer la cara hermosa

  corporal,

como podemos hazer

el alma tan glorïosa

  angelical,

  ¡qué diligencia tan viva

toviéramos toda hora

  e tan presta,

en componer la cativa,

dexándonos la señora

  descompuesta

                VIII

   Ved de cuán poco valor

son las cosas tras que andamos

  y corremos,

que, en este mundo traidor,

aun primero que muramos

  las perdemos.

  Dellas deshaze la edad,

dellas casos desastrados

  que acaeçen,

dellas, por su calidad,

en los más altos estados

  desfallescen.

           IX

   Dezidme: La hermosura,

la gentil frescura y tez

  de la cara,

la color e la blancura,

cuando viene la vejez,

  ¿cuál se para?

  Las mañas e ligereza

e la fuerça corporal

  de juventud,

todo se torna graveza

cuando llega el arrabal

  de senectud.

  LA PROVIDENCIA DIVINA SOBRE SUS CRIATURAS.

TEXTO DE MATEO. CAP. 6,25,s.s.

  1. «Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida, qué comeréis, ni por vuestro cuerpo, con qué os vestiréis. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?
  2. Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas?
  3. Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida?
  4. Y del vestido, ¿por qué preocuparos? Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan.
  5. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos.
  6. Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe?
  7. No andéis, pues, preocupados diciendo: ¿Qué vamos a comer?, ¿qué vamos a beber?, ¿con qué vamos a vestirnos?
  8. Que por todas esas cosas se afanan los gentiles; pues ya sabe vuestro Padre celestial que tenéis necesidad de todo eso.
  9. Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura.

                    X

   Pues la sangre de los godos,

y el linaje e la nobleza

  tan crescida,

¡por cuántas vías e modos

se pierde su grand alteza

  en esta vida!

  Unos, por poco valer,

por cuán baxos e abatidos

  que los tienen;

otros que, por non tener,

con oficios non debidos

  se mantienen.

             XI

   Los estados e riqueza,

que nos dexen a deshora

  ¿quién lo duda?,

non les pidamos firmeza.

pues que son d’una señora;

  que se muda,

  que bienes son de Fortuna

que revuelven con su rueda

  presurosa,

la cual non puede ser una

ni estar estable ni queda

  en una cosa.

                 XII

   Pero digo c’acompañen

e lleguen fasta la fuessa

  con su dueño:

por esso non nos engañen,

pues se va la vida apriessa

  como sueño,

e los deleites d’acá

son, en que nos deleitamos,

  temporales,

e los tormentos d’allá,

que por ellos esperamos,

  eternales.

           XIII

 Los plazeres e dulçores

desta vida trabajada

  que tenemos,

non son sino corredores,

e la muerte, la çelada

  en que caemos.

  Non mirando a nuestro daño,

corremos a rienda suelta

  sin parar;

desque vemos el engaño

y queremos dar la vuelta

  no hay lugar.

 CASA CONSTRUIDA SOBRE ROCA.

 TEXTO DE LUCAS CAP.6,47 s.s.

  1. «Todo el que venga a mí y oiga mis palabras y las ponga en práctica, os voy a mostrar a quién es semejante:
  2. Es semejante a un hombre que, al edificar una casa, cavó profundamente y puso los cimientos sobre roca. Al sobrevenir una inundación, rompió el torrente contra aquella casa, pero no pudo destruirla por estar bien edificada.
  3. Pero el que haya oído y no haya puesto en práctica, es semejante a un hombre que edificó una casa sobre tierra, sin cimientos, contra la que rompió el torrente y al instante se desplomó y fue grande la ruina de aquella casa.»

                    XIV

   Esos reyes poderosos

que vemos por escripturas

  ya passadas

con casos tristes, llorosos,

fueron sus buenas venturas

  trastornadas;

  assí, que no hay cosa fuerte,

que a papas y emperadores

  e perlados,

assí los trata la muerte

como a los pobres pastores

  de ganados.

                    XV

   Dexemos a los troyanos,

que sus males non los vimos,

  ni sus glorias;

dexemos a los romanos,

aunque oímos e leímos

  sus hestorias;

  non curemos de saber

lo d’aquel siglo passado

  qué fue d’ello;

vengamos a lo d’ayer,

que también es olvidado

  como aquello.

 

CASA CON NUEVO GRANERO ADJUNTO.

TEXTO DE LUCAS CAP. 12,15 s.s. 

15.Y les dijo: «Mirad y guardaos de toda codicia, porque, aun en la abundancia, la vida de uno no está asegurada por sus bienes.»

16.Les dijo una parábola: «Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto;

17.y pensaba entre sí, diciendo: “¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha?”

18.Y dijo: “Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, y edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes,

19.y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea.”

20.Pero Dios le dijo: “¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?”

21.Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios.»

            XVI

  ¿Qué se hizo el rey don Joan?

Los infantes d’Aragón

  ¿qué se hizieron?

¿Qué fue de tanto galán,

qué de tanta invinción

  como truxeron?

  ¿Fueron sino devaneos,

qué fueron sino verduras

  de las eras,

las justas e los torneos,

paramentos, bordaduras

  e çimeras?

                  XVII

   ¿Qué se hizieron las damas,

sus tocados e vestidos,

  sus olores?

¿Qué se hizieron las llamas

de los fuegos encendidos

  d’amadores?

  ¿Qué se hizo aquel trovar,

las músicas acordadas

  que tañían?

¿Qué se hizo aquel dançar,

aquellas ropas chapadas

  que traían?

                 XVIII

 Pues el otro, su heredero

don Anrique, ¡qué poderes

  alcançaba!

¡Cuánd blando, cuánd halaguero

el mundo con sus plazeres

  se le daba!

  Mas verás cuánd enemigo,

cuánd contrario, cuánd cruel

  se le mostró;

habiéndole sido amigo,

¡cuánd poco duró con él

  lo que le dio!

               XIX

   Las dávidas desmedidas,

los edeficios reales

  llenos d’oro,

las vaxillas tan fabridas

los enriques e reales

  del tesoro,

  los jaezes, los caballos

de sus gentes e atavíos

  tan sobrados

¿dónde iremos a buscallos?;

¿qué fueron sino rocíos

  de los prados?

  EXAMINADLO TODO Y QUEDAOS CON LO BUENO.

TEXTO DE LA CARTA 1ª A LOS TESALONICENSES, CAP.5,18 s.s.

  1. En todo dad gracias, pues esto es lo que Dios, en Cristo Jesús, quiere de vosotros.
  2. No extingáis el Espíritu;
  3. no despreciéis las profecías;
  4. examinadlo todo y quedaos con lo bueno.
  5. Absteneos de todo género de mal.
  6. Que El, el Dios de la paz, os santifique plenamente, y que todo vuestro ser, el espíritu, el alma y el cuerpo, se conserve sin mancha hasta la Venida de nuestro Señor Jesucristo

                    XX

   Pues su hermano el innocente

qu’en su vida sucesor

  se llamó

¡qué corte tan excellente

tuvo, e cuánto grand señor

  le siguió!

  Mas, como fuesse mortal,

metióle la Muerte luego

  en su fragua.

¡Oh jüicio divinal!,

cuando más ardía el fuego,

  echaste agua.

                    XXI

   Pues aquel grand Condestable,

maestre que conoscimos

  tan privado,

non cumple que dél se hable,

mas sólo como lo vimos

  degollado.

  Sus infinitos tesoros,

sus villas e sus lugares,

  su mandar,

¿qué le fueron sino lloros?,

¿qué fueron sino pesares

  al dexar?

                    XXII

   E los otros dos hermanos,

maestres tan prosperados

  como reyes,

c’a los grandes e medianos

truxieron tan sojuzgados

  a sus leyes;

  aquella prosperidad

qu’en tan alto fue subida

  y ensalzada,

¿qué fue sino claridad

que cuando más encendida

  fue amatada?

                XXIII

   Tantos duques excelentes,

tantos marqueses e condes

  e varones

como vimos tan potentes,

dí, Muerte, ¿dó los escondes,

  e traspones?

  E las sus claras hazañas

que hizieron en las guerras

  y en las pazes,

cuando tú, cruda, t’ensañas,

con tu fuerça, las atierras

  e desfazes.

              XXIV

   Las huestes inumerables,

los pendones, estandartes

  e banderas,

los castillos impugnables,

los muros e balüartes

  e barreras,

  la cava honda, chapada,

o cualquier otro reparo,

  ¿qué aprovecha?

Cuando tú vienes airada,

todo lo passas de claro

  con tu flecha.

 ADMINISTRANDO EL PALACIO Y SUS GENTE.

 TEXTO DE LUCAS CAP. 16,1 s.s.

  1. Decía también a sus discípulos: «Era un hombre rico que tenía un administrador a quien acusaron ante él de malbaratar su hacienda;
  2. le llamó y le dijo: “¿Qué oigo decir de ti? Dame cuenta de tu administración, porque ya no podrás seguir administrando.”
  3. Se dijo a sí mismo el administrador: “¿Qué haré, pues mi señor me quita la administración? Cavar, no puedo; mendigar, me da vergüenza.
  4. Ya sé lo que voy a hacer, para que cuando sea removido de la administración me reciban en sus casas.”
  5. «Y convocando uno por uno a los deudores de su señor, dijo al primero: “¿Cuánto debes a mi señor?”
  6. Respondió: “Cien medidas de aceite.” El le dijo: “Toma tu recibo, siéntate en seguida y escribe cincuenta.”
  7. Después dijo a otro: “Tú, ¿cuánto debes?” Contestó: “Cien cargas de trigo.” Dícele: “Toma tu recibo y escribe ochenta.”
  8. «El señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente, pues los hijos de este mundo son más astutos con los de su generación que los hijos de la luz.
  9. «Yo os digo: Haceos amigos con el Dinero injusto, para que, cuando llegue a faltar, os reciban en las eternas moradas.

                    XXV

   Aquel de buenos abrigo,

amado, por virtuoso,

  de la gente,

el maestre don Rodrigo

Manrique, tanto famoso

  e tan valiente;

sus hechos grandes e claros

non cumple que los alabe,

  pues los vieron;

ni los quiero hazer caros,

pues qu’el mundo todo sabe

  cuáles fueron.

                    XXVI

   Amigo de sus amigos,

¡qué señor para criados

  e parientes!

¡Qué enemigo d’enemigos!

¡Qué maestro d’esforçados

  e valientes!

  ¡Qué seso para discretos!

¡Qué gracia para donosos!

  ¡Qué razón!

¡Qué benino a los sujetos!

¡A los bravos e dañosos,

  qué león!

                   XXVII

   En ventura, Octavïano;

Julio César en vencer

  e batallar;

en la virtud, Africano;

Aníbal en el saber

  e trabajar;

  en la bondad, un Trajano;

Tito en liberalidad

  con alegría;

en su braço, Aureliano;

Marco Atilio en la verdad

  que prometía.

         XXVIII

  Antoño Pío en clemencia;

Marco Aurelio en igualdad

  del semblante;

Adriano en la elocuencia;

Teodosio en humanidad

  e buen talante.

  Aurelio Alexandre fue

en desciplina e rigor

  de la guerra;

un Constantino en la fe,

Camilo en el grand amor

  de su tierra.

             XXIX

  Non dexó grandes tesoros,

ni alcançó muchas riquezas

  ni vaxillas;

mas fizo guerra a los moros

ganando sus fortalezas

  e sus villas;

  y en las lides que venció,

cuántos moros e cavallos

  se perdieron;

y en este oficio ganó

las rentas e los vasallos

  que le dieron.

AMOR AL ENEMIGO.

 TEXTO DE MATEO CAP. 5,38 s.s.

38.«Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente.

39.Pues yo os digo: no resistáis al mal; antes bien, al que te abofetee en la mejilla derecha ofrécele también la otra:

40.al que quiera pleitear contigo para quitarte la túnica déjale también el manto;

41.y al que te obligue a andar una milla vete con él dos.

42.A quien te pida da, y al que desee que le prestes algo no le vuelvas la espalda.

43.«Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.

44.Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan,

45.para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos.

46.Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa vais a tener? ¿No hacen eso mismo también los publicanos?

47.Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de particular? ¿No hacen eso mismo también los gentiles?

48.Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial.                 

             XXX

  Pues por su honra y estado,

en otros tiempos passados

  ¿cómo s’hubo?

Quedando desamparado,

con hermanos e criados

  se sostuvo.

  Después que fechos famosos

fizo en esta misma guerra

  que hazía,

fizo tratos tan honrosos

que le dieron aun más tierra

  que tenía.

                    XXXI

   Estas sus viejas hestorias

que con su braço pintó

  en joventud,

con otras nuevas victorias

agora las renovó

  en senectud.

  Por su gran habilidad,

por méritos e ancianía

  bien gastada,

alcançó la dignidad

de la grand Caballería

  dell Espada.

                XXXII

   E sus villas e sus tierras,

ocupadas de tiranos

  las halló;

mas por çercos e por guerras

e por fuerça de sus manos

  las cobró.

  Pues nuestro rey natural,

si de las obras que obró

  fue servido,

dígalo el de Portogal,

y, en Castilla, quien siguió

  su partido.

                XXXIII

   Después de puesta la vida

tantas vezes por su ley

  al tablero;

después de tan bien servida

la corona de su rey

  verdadero;

  después de tanta hazaña

a que non puede bastar

  cuenta cierta,

en la su villa d’Ocaña

vino la Muerte a llamar

  a su puerta,

             XXXIV

  diziendo: “Buen caballero,

dexad el mundo engañoso

  e su halago;

vuestro corazón d’azero

muestre su esfuerço famoso

  en este trago;

  e pues de vida e salud

fezistes tan poca cuenta

  por la fama;

esfuércese la virtud

para sofrir esta afruenta

  que vos llama.”

 

JUICIO FINAL. MIGUEL ÁNGEL.  CAPILLA SIXTINA. VATICANO.

 TEXTO DE MATEO 25,31 s.s.

31.«Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles, entonces se sentará en su trono de gloria.

32.Serán congregadas delante de él todas las naciones, y él separará a los unos de los otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos.

33.Pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.

34.Entonces dirá el Rey a los de su derecha: “Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.

35.Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis;

36.estaba desnudo, y me vestisteis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme.”

37.Entonces los justos le responderán: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; o sediento, y te dimos de beber?

38.¿Cuándo te vimos forastero, y te acogimos; o desnudo, y te vestimos?

39.¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?”

40.Y el Rey les dirá: “En verdad os digo que cuanto hicisteis a unos de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis.”

                    XXXV

   “Non se vos haga tan amarga

la batalla temerosa

  qu’esperáis,

pues otra vida más larga

de la fama glorïosa

  acá dexáis.

  Aunqu’esta vida d’honor

tampoco no es eternal

  ni verdadera;

mas, con todo, es muy mejor

que la otra temporal,

  peresçedera.”

             XXXVI

   “El vivir qu’es perdurable

non se gana con estados

  mundanales,

ni con vida delectable

donde moran los pecados

  infernales;

  mas los buenos religiosos

gánanlo con oraciones

  e con lloros;

los caballeros famosos,

con trabajos e aflicciones

  contra moros.”

              XXXVII

   “E pues vos, claro varón,

tanta sangre derramastes

  de paganos,

esperad el galardón

que en este mundo ganastes

  por las manos;

e con esta confiança

e con la fe tan entera

  que tenéis,

partid con buena esperança,

qu’estotra vida tercera

  ganaréis.”

 CRISTO RESUCITADO CON SAN ILDEFONSO. GRECO.

 TEXTO DE SAN PABLO  CARTA A LOS COLOSENSES, CAP. 3, 1 s.s.

  1. Así pues, si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios.
  2. Aspirad a las cosas de arriba, no a las de la tierra.
  3. Porque habéis muerto, y vuestra vida está oculta con Cristo en Dios.
  4. Cuando aparezca Cristo, vida vuestra, entonces también vosotros apareceréis gloriosos con él.( No es, pues, ésta la tercera vida)

 Responde el Maestre:

         XXXVIII

  “Non tengamos tiempo ya

en esta vida mesquina

  por tal modo,

que mi voluntad está

conforme con la divina

  para todo;

  e consiento en mi morir

con voluntad plazentera,

  clara e pura,

que querer hombre vivir

cuando Dios quiere que muera,

  es locura.”

 Del maestre a Jesús

                XXXIX

   “Tú que, por nuestra maldad,

tomaste forma servil

  e baxo nombre;

tú, que a tu divinidad

juntaste cosa tan vil

  como es el hombre;

tú, que tan grandes tormentos

sofriste sin resistencia

  en tu persona,

non por mis merescimientos,

mas por tu sola clemencia

  me perdona”.

  TEXTO DE LA CARTA 1ª DE SAN JUAN , CAP. 3,1-2.

  1. Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!. El mundo no nos conoce porque no le conoció a él.
  2. Queridos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal cual es.

 ATARDECER    EN EL MAR OCEANO.          

               XL

  Assí, con tal entender,

todos sentidos humanos

  conservados,

cercado de su mujer

y de sus hijos e hermanos

  e criados,

  dio el alma a quien gela dio

(el cual la ponga en el cielo

  en su gloria),

que aunque la vida perdió,

dexónos harto consuelo

  su memoria.

Jorge Manrique, 1477

 (Facsímil (Biblioteca Nacional. CF. http://www.poesi.as/index1.htm)

 elcaballerodelverdegaban.

 NOTA. elcaballerodelverdegaban es tambi’en el autor de los siguientes blogs:

 2./quijotediscipulowordpress.com

3./ sanchoamigowordpress.com

4./bachillersansoncarrasco.wordpress.com

5.-elcuradellugar.wordpress.com    O el quijote capítulo a capítulo bajo la perspectiva de la religión, o la Religión en el Quijote.

 PUEDE ACCEDER A ELLOS SIN NINGÚN REQUISITO PREVIO.

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

mayo 2017
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

VISITAS

  • 1,883,084 hits

Imagenes Interesantes

To See the Light

Spice Finch in the clown car bush Madrona Marsh Torrance 320

Chipped Glass - HMM..x

Kazoku

Macro Mondays - Chip(s) - Slate ‘chips’ and daisy

Milky Way Rising Over the Thrombolites - Lake Clifton, Western Australia

Chipped

CHIP(S)

Keep calm and eat chips.

Macro Mondays - Chip(s)

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: