You are currently browsing the category archive for the ‘09.-Dios en el cántico de la Noche oscura de san Juan de la Cruz.’ category.

ICONO DE CRISTO COMO EL ESPOSO.

DIOS EN EL CÁNTICO: NOCHE OSCURA  DE SAN JUAN DE LA CRUZ.

             Índice del tema:

1.-Breve reseña biográfica.

2.-Escritos de san Juan de la Cruz.

3.-Texto del Cántico.

4.-Comentario.

 SAN JUAN DE LA CRUZ. FRANCISCO PACHECO. SIGLO XVI.

1.-BREVE RESEÑA BIOGRÁFICA.

             Su verdadero nombre era Juan de Yepes y nació el 24 de junio de 1542 en Fontiveros, pequeño pueblo abulense perteneciente a Castilla y León, una comunidad autónoma de España.

            Murió su padre cuando Juan tenía seis años; a los nueve años, se trasladó con su madre al abulense pueblo de Medina del Campo, en donde a los 17 años, ingresa en un colegio de jesuitas para estudiar humanidades.

            El año 1563 toma los hábitos de la orden religiosa Carmelita, adoptando el nuevo nombre de fray Juan de san Matías; al año siguiente se traslada a Salamanca para cursar estudios de teología en su célebre universidad.

             En el año 1567 es ordenado sacerdote, y adopta el nuevo y definitivo nombre de Juan de la Cruz.

            Su ilustre paisana de Ávila, Teresa de Jesús, trabó gran amistad con él y le integró en el movimiento de la reforma carmelita que ella había iniciado.

            En 1568 Juan de la Cruz fundó el primer convento de Carmelitas Descalzos, los cuales practicaban a ultranza la contemplación y la austeridad.

            Unos años después, 1577, sus intentos reformistas de las órdenes monásticas, le llevaron a sufrir 9 meses de dura prisión en un convento de Toledo, acusado de apóstata de donde huyó el 15 de agosto de 1578.

ORATORIO DE SAN JUAN DE LA CRUZ EN ÚBEDA, DONDE ESTÁ SEPULTADO.

            Para huir de la prisión conventual toledana, contó con las influencias que ejerció su paisana Teresa de Jesús, ante la duquesa de Alba. Con su huida dio en refugiarse en un convento de Jaén y continuó con la reforma carmelitana, fundando varios conventos por Andalucía.

             En esta región llegó a ser nombrado Vicario Provincial de la orden de Carmelitas Descalzos; pero el buen Juan siguió con su obstinación de la reforma, lo que le llevó a enfrentamientos con la jerarquía religiosa y a sufrir nueva prisión en el convento de la Peñuela, en plena Sierra Morena, en donde culminó la escritura de sus principales obras literarias.

            Cuando por fin es excarcelado y se dispone a cumplir con el traslado que se le impone a América, el 14 de diciembre de 1591, muere a la edad de 49 años. Lo canonizaron en 1726. Pío XI lo hizo doctor de la Iglesia en 1926. Su gran conocedor y admirador Juan Pablo II, lo nombró patrono de los poetas.( Cf. http://www.los-poetas.com/f/biocruz.htm).

 2.-ESCRITOS DE SAN JUAN DE LA CRUZ.

          Su obra poética está compuesta por tres poemas considerados mayores: Noche oscura, Cántico espiritual y Llama de amor viva; y un conjunto de poemas habitualmente calificados como menores: cinco glosas, diez romances (nueve de ellos pueden contarse como una sola composición) y dos cantares.

             La difusión de su obra, inicialmente  fue manuscrita, y aún no se han dilucidado todos los problemas textuales que conllevan.

            En prosa escribió cuatro comentarios a sus poemas mayores: Subida del Monte Carmelo y Noche oscura para el primero de estos poemas, y otros tratados homónimos sobre el Cántico espiritual y Llama de amor viva.( Cf. wikipedia).

3.- TEXTO DEL CÁNTICO :NOCHE OSCURA.

 ( 1.-VIA PURGATIVA).

 En una noche oscura

con ansias de amores inflamada,

¡oh dichosa ventura!

salí sin ser notada,

estando ya mi casa sosegada.

———————————-

A oscuras, y segura

por la secreta escala disfrazada,

¡oh dichosa ventura!

a oscuras, y en celada,

estando ya en mi casa sosegada.

 —————————————–

(2.-VIA ILUMINATIVA.)

 En la noche dichosa

en secreto, que nadie me veía,

ni yo miraba cosa,

sin otra luz y guía,

sino la que el corazón ardía.

——————————————

Aquesta me guiaba

más cierto que la luz del mediodía

a donde me esperaba,

quien yo bien me sabía,

en parte donde nadie parecía.

——————————————-

¡Oh noche, que guiaste,

oh noche amable más que alborada:

oh noche que juntaste

Amado con Amada,

Amada en el Amado transformada!

 ————————————–

(3.-VIA UNITIVA).

 En mi pecho florido,

que entero para él sólo guardaba,

allí quedó dormido,

y yo le regalaba,

y el ventalle de cedros aire daba.

———————————————-

 El aire de la almena,

cuando yo sus cabellos esparcía,

con su mano serena

en mi cuello hería,

y todos mis sentidos suspendía.

——————————————

Quédeme, y olvídéme,

el rostro recliné sobre el Amado,

cesó todo, y dejéme,

dejando mi cuidado

entre las azucenas olvidado.

 4.-COMENTARIO.

 1.- ESTRUCTURA EXTERNA.

              Métricamente el poema está formado por ocho liras. La lira es una estrofa de origen italiano traída a España por Garcilaso de la Vega en su canción “A la flor de Gnido”. Esta estrofa consta de dos endecasílabos (el segundo y quinto versos) y tres heptasílabos: su rima es consonante y las rimas se distribuyen: 7a 11B 7a 7b 11B.

CAMINANDO HACIA EL SOL.

 2.-ESTRUCTURA INTERNA

             Para determinar la estructura interna de este poema hay que saber que en él se desarrollan las tres vías o caminos que tiene que recorrer el Alma hasta la unión mística con Dios. Estas vías se conocen con el nombre de vía purgativa, vía iluminativa y vía unitiva.

            – En la vía purgativa el Alma se libera poco a poco de sus pasiones y purifica de sus pecados;

– En la vía iluminativa el Alma se ilumina con la consideración de los bienes eternos y de la pasión y redención de Cristo; se manifiesta en la práctica de las virtudes morales , que poco a poco pasan de ser virtudes adquiridas hasta el punto de convertirse  en infusas.

          – Finalmente, mediante la vía unitiva el Alma alcanza la unión con Dios, según el modo definido por San Juan de la Cruz como «matrimonio espiritual».

            Los escritores místicos para poder expresar esta unión espiritual se valen de imágenes tomadas del amor humano. El amor humano es, pues, la manera de la que se valen los místicos para explicar el amor divino: el Alma será la Esposa o Amada y Cristo el Esposo o Amado.

 3.- APLICACIÓN AL POEMA  DE LAS TRES VÍAS.

 a).-Corresponde a la vía purgativa. La amada (el Alma) busca a Dios en medio de la noche y en secreto (las primeras estrofas, versos 1-10). Sólo hay un verbo principal (salí) que aparece en pretérito perfecto simple.

a).-Se centra en la vía iluminativa. El Alma es iluminada por la luz de la fe y esta luz le permite ir ascendiendo en su camino hacia Dios  por la práctica de las virtudes cristianas(estrofas tercera y cuarta, versos 11–20). Las formas verbales aparecen en pretérito imperfecto de indicativo para describirnos el estado del alma. El Alma prorrumpe en exclamaciones, para agradecer a la noche que le haya permitido conducirla hasta la unión con el Amado. Formalmente aparecen oraciones exclamativas que corresponden a la función expresiva del lenguaje (estrofa quinta, versos 21–25).

c).- Se alcanza a vía unitiva. El Alma se une definitivamente con Dios (estrofas sexta, séptima y octava, versos 26—40). Formalmente hay un agolpamiento de verbos en contraste con las estrofas anteriores,  al principio el Alma  sigue todavía activa , acariciando al Amado,  hasta termina por quedarse  suspendida (quedéme, olvídeme, dejéme)

LA NOCHE. VAN GOGH.

 4.- ESTUDIO DE LA FORMA Y CONTENIDO.

             Lo primero que nos encontramos al analizar el texto es con el símbolo de la noche. Los escritores místicos se valen de símbolos para poder comunicar sus experiencias.

            En la primera estrofa noche simboliza los diversos sacrificios: y purgaciones que ha de llevar a cabo el alma para vencer las tentaciones, quitar vicios y pecados.  De esta manera el alma se aleja del pecado (estando ya mi casa sosegada) y se prepara el encuentro con Dios (¡oh dichosa ventura!) A través del epíteto escura, que se repite en el texto con diversas variantes (A escuras y segura, a escuras y encelada) insiste el poeta en la idea de la oscuridad de los sentidos que ha de ser previa a la ascensión del alma.

            Por otra parte, la oscuridad favorece la idea de secreto (recordemos que la palabra mística significa «sabiduría secreta») que también se repite varias veces en las tres primeras estrofas:

por la secreta escala disfrazada/ a escuras y encelada/en secreto que nadie me veía.

            En el v.6 nos encontramos también con una paradoja —otro recurso místico para poder expresar lo inefable de esta poesía—: a escuras y segura. La oscuridad normal nos hace caminar inseguros, pero esta oscuridad en el sentido explicado más arriba sí permite al alma elevarse con seguridad hacia Dios.

 adonde me esperaba/quien yo bien me sabía,/en parte donde nadie parecía.

           El alma, pues, avanza segura y encuentra una luz especial que hace que se transforme la “noche oscura” en “noche dichosa“; que propicia el encuentro con el Amado, a quien se alude mediante una perífrasis (sin decir su nombre):

adonde me esperaba/quien yo bien me sabía,/en parte donde nadie parecía.

            La estrofa quinta es toda ella una pura exclamación afectiva. Mediante el paralelismo sintáctico:

¡Oh noche, que guiaste,/oh noche amable más que alborada:/oh noche que juntaste/Amado con Amada,/Amada en el Amado transformada

y la repetición anafórica de noche, el alma exalta los valores positivos de ésta:

 noche guiadora, noche amable, noche que junta a los amantes.

 

     Y EL VENTALLE DE CEDROS AIRE DABA.

A partir de la sexta estrofa ya comienza la vía unitiva.

            En ella, mediante el polisíndeton se agolpan las acciones agradables, tomadas del amor profano la amada todavía se muestra activa:

En mi pecho florido,/que entero para él sólo guardaba,/allí quedó dormido,/y yo le regalaba,/y el ventalle de cedros aire daba.

            Mediante la metáfora, el poeta identifica el aire que mueve las hojas de los cedros con un abanico que refresca a los amantes.

            En la estrofa séptima hay un cambio de escenario: ahora el lugar de encuentro de los amantes es las almenas de un castillo, por donde también pasa el aire. Es en esta estrofa donde se produce el denominado éxtasis místico como efecto de la acción del Amado:

El aire de la almena,/cuando yo sus cabellos esparcía,/con su mano serena/ en mi cuello hería,/y todos mis sentidos suspendía.

  Quedéme y olvidéme;/el rostro recliné sobre el Amado/cesó todo y dejéme,/

          En la última estrofa se alcanza el clímax del poema: el Alma se une definitivamente al Amado y descansa del largo camino que ha tenido que recorrer. Mediante la aliteración del sonido /m/ se intenta cargar de afectividad y amor esta escena:

Quedéme y olvidéme;/el rostro recliné sobre el Amado/cesó todo y dejéme,/

dejando mi cuidado/entre las azucenas olvidado.

( Cf. elvelerodigital.com/apuntes/lyl/nocheoscura.htm)

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: DIOS Y LA FE CRISTIANA EN LOS SONETOS DEL MARQUÉS DE SANTILLANA

quijotediscipulo.

 

 

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

junio 2017
L M X J V S D
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

VISITAS

  • 1,915,931 hits

Imagenes Interesantes

Selsey Life Boat Station

Compass Plant (Silphium laciniatum)

Squirrel in the undergrowth D50_9462.jpg

Winter Paradise

Boiling sky

Peek

Mauro Corona

Flares...

ospreyflt1-3

❤️Polar Bear Taxi... [EXPLORED]

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: