You are currently browsing the category archive for the ‘16.-La angustia existencial en la obra de Quevedo.’ category.

 LA ANGUSTIA EXISTENCIAL EN LA OBRA POÉTICA DE FRANCISCO DE QUEVEDO Y VILLEGAS.

Estos son los puntos que trataremos en el tema:

 1.- Breve reseña biográfica de Quevedo.

2.- La naturaleza de su obra escrita.

3.- La angustia existencial en la obra poética de Francisco de Quevedo y Villegas.

4.- Soneto a Cristo Crucificado.

5.-Soneto desmontando un mito.

TORRE DE JUAN ABAD, SEÑORIO DE QUEVEDO.

1.-BREVE RESEÑA BIOGRÁFICA DE QUEVEDO.

          (Madrid, 1580 – Villanueva de los Infantes, España, 1645) Escritor español. Los padres de Francisco de Quevedo desempeñaban altos cargos en la corte, por lo que desde su infancia estuvo en contacto con el ambiente político y cortesano. Estudió en el colegio imperial de los jesuitas, y, posteriormente, en las Universidades de Alcalá de Henares y de Valladolid, ciudad ésta donde adquirió su fama de gran poeta .

Debido a una temprana enfermedad ocular debió llevar anteojos la mayor parte de su vida.

            Siguiendo a la corte, en 1606 se instaló en Madrid, donde continuó los estudios de teología e inició su relación con el duque de Osuna, a quien Francisco de Quevedo dedicó sus traducciones de Anacreonte, autor hasta entonces nunca vertido al español.

            En 1613 Quevedo acompañó al duque a Sicilia como secretario de Estado, y participó como agente secreto en peligrosas intrigas diplomáticas entre las repúblicas italianas.

            De regreso en España, en 1616 recibió el hábito de caballero de la Orden de Santiago. Acusado, parece que falsamente, de haber participado en la conjuración de Venecia, sufrió una circunstancial caída en desgracia, a la par, y como consecuencia, de la caída del duque de Osuna (1620); detenido, fue condenado a la pena de destierro en su posesión de Torre de Juan Abad (Ciudad Real).

            Sin embargo, pronto recobró la confianza real con la ascensión al poder del conde-duque de Olivares, quien se convirtió en su protector y le distinguió con el título honorífico de secretario real.

PLAZA DE LA IGLESIA EN VILLANUEVA DE LOS INFANTES, PUEBLO DE LA PROVINCIA DE C. REAL DONDE MURIÓ QUEVEDO.

            Pese a ello, Quevedo volvió a poner en peligro su estatus político al mantener su oposición a la elección de Santa Teresa como patrona de España en favor de Santiago Apóstol, a pesar de las recomendaciones del conde-duque de Olivares de que no se manifestara, lo cual le valió, en 1628, un nuevo destierro, esta vez en el convento de San Marcos de León.

            Pero no tardó en volver a la corte y continuar con su actividad política, con vistas a la cual se casó, en 1634, con Esperanza de Mendoza, una viuda que era del agrado de la esposa de Olivares y de quien se separó poco tiempo después.

            Problemas de corrupción en el entorno del conde-duque provocaron que éste empezara a desconfiar de Quevedo, y en 1639, bajo oscuras acusaciones, fue encarcelado en el convento de San Marcos, donde permaneció, en una minúscula celda, hasta 1643.

            Cuando salió en libertad, ya con la salud muy quebrantada, se retiró definitivamente a Torre de Juan Abad, para después pasar  a Villanueva de los Infantes donde falleció el 8 de septiembre de  1645.

( Cf.Biografia de Francisco de Quevedo http://www.biografiasyvidas.com/biografia/q/quevedo.htm).

 2.-LA NATURALEZA DE SU OBRA ESCRITA.

         Como literato, Quevedo cultivó todos los géneros literarios de su época.

la podemos clasificar de la forma siguiente:

 Poesía amorosa.

            A pesar de que muchos de los poemas de Quevedo muestran un carácter misógino, el poeta es también capaz de trasmitir en algunos de sus poemas amorosos, sobre todo en los sonetos, un sentimiento abrumador.

            José Manuel Blecua habla de la existencia de 220 poemas de tema amoroso en la obra de Quevedo, en los que los tópicos amatorios del momento, como la oposición de contrarios, por ejemplo hielo/fuego; el canto a un río o una fuente a causa de un amor desdichado, etc., aparecen con frecuencia.

            Se puede observar la influencia de Petrarca en una serie de poemas dedicados a Lisi, pero Quevedo va más allá de la tradición petrarquista como podemos observar en el soneto que dirige a Floralba, donde amenaza con romper los eufemismos que aparecían en la poesía petrarquista.

            Además, según Blecua, Quevedo se muestra original y moderno al escribir una poesía que no necesita de aclaraciones, como ocurría con la sobrecargada poesía que se escribía en el siglo XVII. También en el tratamiento de los temas, Quevedo se muestra novedoso, y es que en su poesía la muerte se ve superada por el amor, como muy bien podemos ver en el poema “Amor constante más allá de la muerte”.

 Poesía religioso-metafísica.

             Podemos decir que todos los poemas escritos por Quevedo ofrecen una postura ética, existe una serie de poemas que se centran en las reflexiones del autor, teñidas de una cierta angustia existencial, en torno a temas como la vida, la muerte o el tiempo. Este último siempre es tratado por Quevedo desde la desesperación que provoca inexorable paso del tiempo. Es cierto que frecuentemente se habla del carácter pagano de este escritor, pero Quevedo también fue creador de poemas en los que está presente el cristianismo, como por ejemplo sucede en el Heráclito cristiano.

 Poesía satírico-burlesca.

            Se atribuyen a la pluma de Quevedo 336 poemas de esta clase. En ellos, Quevedo, normalmente, se muestra cruel y ataca a todos los integrantes de la sociedad: escritores, mendigos, médicos, mujeres, pícaros y un largo etcétera. Nadie está a salvo de ser mordido por el ingenio del escritor. También los tópicos literarios y los mitos literarios fueron objeto de su ironía.

            Dámaso Alonso, sobre este tipo de poesía, dice que es difícil separar lo burlesco de lo moral, pero que, sin duda alguna, Quevedo la empleó como válvula de escape, además de servirle para ensayar un gran número de figuras retóricas. Y es que en estos poemas, Quevedo emplea sin miramientos esos recursos de la poesía gongorina que tantas veces censuró.

            También, Quevedo dedicó algún tiempo a la escritura de jácaras, poemas de carácter obsceno en los que las prostitutas y los rufianes eran los protagonistas de esos esperpénticos y macabros versos.

(Cf. La poesía de Quevedo | La guía de Lengua http://lengua.laguia2000.com/literatura/la-poesia-de-quevedo#ixzz3WGn2Ef8)

            En prosa, la producción de Francisco de Quevedo es también variada y extensa, y le reportó importantes éxitos. Escribió desde tratados políticos hasta obras ascéticas y de carácter filosófico y moral, como La cuna y la sepultura (1634), una de sus mejores obras, tratado moral de fuerte influencia estoica, a imitación de Séneca. El juicio final y otras.

            Sobresalió con la novela picaresca Historia de la vida del Buscón, llamado don Pablos, obra ingeniosa y de un humor corrosivo, impecable en el aspecto estilístico, escrita durante su juventud y desde entonces publicada clandestinamente hasta su edición definitiva. Más que su originalidad como pensador, destaca su total dominio y virtuosismo en el uso de la lengua castellana, en todos sus registros, campo en el que sería difícil encontrarle un competidor.

 3.-LA ANGUSTIA EXISTENCIAL   EN LA OBRA DE FRANCISCO DE QUEVEDO Y VILLEGAS.

 1.- EL SONETO. ” ¡ AH DE LA VIDA !”

 1.-«¡Ah de la vida!»… ¿Nadie me responde?

¡Aquí de los antaños que he vivido!

La Fortuna mis tiempos ha mordido;

las Horas mi locura las esconde.

2.-¡Que sin poder saber cómo ni adónde

la Salud y la Edad se hayan huido!

Falta la vida, asiste lo vivido,

y no hay calamidad que no me ronde.

3.-Ayer se fue; Mañana no ha llegado;

Hoy se está yendo sin parar un punto:

soy un fue, y un será, y un es cansado.

4.-En el Hoy y Mañana y Ayer, junto

pañales y mortaja, y he quedado

presentes sucesiones de difunto.

 2.- EL SONETO: ¡ FUE SUEÑO AYER…!

 1.-¡Fue sueño ayer: mañana será tierra!

¡Poco antes, nada; y poco después, humo!

¡Y destino ambiciones, y presumo,

apenas punto al cerco que me cierra!

  2.-  Breve combate de importuna guerra,

en mi defensa, soy peligro sumo;

y mientras con mis armas me consumo,

menos me hospeda el cuerpo, que me entierra.

  3.-Ya no es ayer; mañana no ha llegado;

hoy pasa, y es, y fue, con movimiento

que a la muerte me lleva despeñado.

  4.- Azadas son la hora y el momento

que, a jornal de mi pena y mi cuidado,

cavan en mi vivir mi monumento.

_______________________________________

 3.- EL SONETO: ¿ QUÉ OTRA COSA…?

 1.- ¿Qué otra cosa es verdad sino pobreza

en esta vida frágil y liviana?

Los dos embustes de la vida humana,

desde la cuna, son honra y riqueza.

  2.- El tiempo, que ni vuelve ni tropieza,

en horas fugitivas la devana;

y, en errado anhelar, siempre tirana,

la Fortuna fatiga su flaqueza.

3.-   Vive muerte callada y divertida

la vida misma; la salud es guerra

de su propio alimento combatida.

4.-¡Oh, cuánto, inadvertido, el hombre yerra:

que en tierra teme que caerá la vida,

y no ve que, en viviendo, cayó en tierra!

________________________________________

 4.-  SONETO : TODO TRAS SÍ …

   1.- Todo tras sí lo lleva el año breve

de la vida mortal, burlando el brío

al acero valiente, al mármol frío,

que contra el Tiempo su dureza atreve.

2.- Antes que sepa andar el pie, se mueve

camino de la muerte, donde envío

mi vida oscura: pobre y turbio río

que negro mar con altas ondas bebe.

3.- Todo corto momento es paso largo

que doy, a mi pesar, en tal jornada,

pues, parado y durmiendo, siempre aguijo.

4.-  Breve suspiro, y último, y amargo,

es la muerte, forzosa y heredada;

mas si es ley, y no pena, ¿qué me aflijo?

________________________________________

 5.- SONETO: ¡CÓMO DE ENTRE MIS MANOS …!  

 1.- ¡Cómo de entre mis manos te resbalas!

¡Oh, cómo te deslizas, edad mía!

¡Qué mudos pasos traes, oh, muerte fría,

pues con callado pie todo lo igualas!

  2.-Feroz, de tierra el débil muro escalas,

en quien lozana juventud se fía;

mas ya mi corazón del postrer día

atiende el vuelo, sin mirar las alas.

3.-¡Oh, condición mortal! ¡Oh, dura suerte!

¡Que no puedo querer vivir mañana

sin la pensión de procurar mi muerte!

4.-Cualquier instante de la vida humana

es nueva ejecución, con que me advierte

cuán frágil es, cuán mísera, cuán vana.

________________________________________

 COMENTARIO.

             La angustia existencial que rezuman estos versos, nos traen a la mente otros mucho más antiguos, con la ventaja de que muchos los consideran inspirados por Dios, y sobre todo en el mismo hay un interlocutor poderoso al que se dirige el autor del salmo , algo que algo que no aparece en los sonetos de Quevedo y que por ello son , no só angustiados, sino también desesperados , los versos de referencia se encuentran en el SALMO 89 que dice así:

.1.-Señor, tú has sido nuestro refugio

de generación en generación.

2-Antes que naciesen los montes

o fuera engendrado el orbe de la tierra,

desde siempre y por siempre tú eres Dios.

3.-Tú reduces el hombre a polvo,

diciendo: «Retornad, hijos de Adán».

4.-Mil años en tu presencia

son un ayer, que pasó;

una vela nocturna.

5.-Los siembras año por año,

como hierba que se renueva:

6.-que florece y se renueva por la mañana,

y por la tarde la siegan y se seca.

7.-¡Cómo nos ha consumido tu cólera

y nos ha trastornado tu indignación!

8.-Pusiste nuestras culpas ante ti,

nuestros secretos ante la luz de tu mirada:

9.-y todos nuestros días pasaron bajo tu cólera,

y nuestros años se acabaron como un suspiro.

10.-Aunque uno viva setenta años,

y el más robusto hasta ochenta,

la mayor parte son fatiga inútil,

porque pasan aprisa y vuelan.

11.-¿Quién conoce la vehemencia de tu ira,

quién ha sentido el peso de tu cólera?

12Enséñanos a calcular nuestros años,

para que adquiramos un corazón sensato.

13.-Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo?

Ten compasión de tus siervos;

14por la mañana sácianos de tu misericordia,

y toda nuestra vida será alegría y júbilo.

15.-Danos alegría, por los días en que nos afligiste,

por los años en que sufrimos desdichas.

16.-Que tus siervos vean tu acción,

y sus hijos tu gloria.

17 .-Baje a nosotros la bondad del Señor

y haga prósperas las obras de nuestras manos.

             El salmo es una meditación sobre la vida humana. En estilo bellísimo y pintoresco, con abundancia de metáforas, el salmista canta en la primera parte la grandeza de Dios, Señor del universo, anterior a la formación de los montes, para quien mil años son como un día.

            Frente a esta grandeza divina está la pequeñez e indigencia del hombre, hecho de la tierra, sin consistencia, y cubierto de pecados, que excitan la ira divina. Por sus faltas, la vida humana transcurre triste y en constante turbación.

            «Es un canto emotivo, de elevación casi único. A la seriedad del pensamiento sobre la pequeñez de la vida humana corresponde la solemnidad y tonalidad grave de expresión. Pero, aunque esté bajo el golpe del dolor y de una punzante melancolía, el poeta no se deja arrastrar por ella fuera de Dios ni de la confianza en Él… Su manera es demasiado viril para entregarse a estériles lamentaciones» (R. Kittel)

EL SACRAMENTO DEL PERDÓN. PARROQUIA DE MIGUELTURRA. C. REAL. ESPAÑA.

 4.- SONETO A CRISTO CRUCIFICADO.

   1.-Vinagre y hiel para sus labios pide,

y perdón para el pueblo que le hiere:

que como sólo porque viva, muere,

con su inmensa piedad sus culpas mide.

 2.-   Señor que al que le deja no despide,

que al siervo vilo que le aborrece quiere,

que porque su traidor no desespere,

a llamarle su amigo se comide,

 3.- ya no deja ignorancia al pueblo hebreo

de que es Hijo de Dios, si, agonizando,

hace de amor, por su dureza, empleo.

4.-Quien por sus enemigos, expirando,

pide perdón, mejor en tal deseo

mostró ser Dios, que el sol y el mar bramando.

 COMENTARIO.

             El soneto por su contenido es la proclamación de la Divinidad de Cristo, fundada en este caso , en el perdón que pide y otorga a sus enemigos, pues en tal deseo mostró ser Dios, mejor que en la creación del sol y del mar bramando .

 5.- SONETO DESMONTANDO UN TÓPICO.

 1.-Sol os llamó mi lengua pecadora,

y desmintióme a boca llena el cielo;

luz os dije que dábades al suelo,

y opúsose un candil, que alumbra y llora.

2.-Tan creido tuvistes ser aurora,

que amanecer quisistes con desvelo;

en vos llamé rubí lo que mi abuelo

llamara labio y jeta comedora.

3.-Codicia os puse de vender los dientes,

diciendo que eran perlas; por ser bellos,

llamé los rizos minas de oro ardientes

4.-Pero si fueran oro los cabellos,

calvo su casco fuera, y, diligentes,

mis dedos los pelaran por vendellos.

 COMENTARIO.

           El soneto desmonta el   tópico de la belleza femenina que identificaba cabello con oro, labios con rosa o rubí, una sátira con raíces religiosas del siempre genial, , Quevedo.

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOC : DIOS Y LA FE CRISTIANA EN LOS SONETOS DEL MARQUES DE SANTILLANA.

 elcaballerodelverdegaban.

 

 

 

 

 

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

junio 2017
L M X J V S D
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

VISITAS

  • 1,915,931 hits

Imagenes Interesantes

Selsey Life Boat Station

Compass Plant (Silphium laciniatum)

Squirrel in the undergrowth D50_9462.jpg

Winter Paradise

Boiling sky

Peek

Mauro Corona

Flares...

ospreyflt1-3

❤️Polar Bear Taxi... [EXPLORED]

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: