You are currently browsing the category archive for the ‘23.-Blasco Ibañez prototipo del anticlericalismo del realismo y naturalismo en España.’ category.

VICENTE BLASCO IBAÑEZ PROTOTIPO DEL ANTICLERICALISMO DEL REALISMO Y NATURALISMO EN ESPAÑA.

             Posiblemente se piense que el título del tema no es el apropiado para presentar a este famoso y prolífico escritor español de finales del XIX y principios XX, lo inapropiado que pueda haber en el se justifica al incluirlo en un  blog en el que se va buscando la presencia de los religioso en los escritores españoles a través de los tiempos; dicho esto reseñamos los puntos a tratar en el tema:

 1.-Reseña biográfica.

2.-Su obra literaria.

3.-Juicio global de su estilo literario.

4.-El anticlericalismo en la obra de Vicente Blasco Ibañez.

CASA MUSEO DE VICENTE BLASCO IBAÑEZ EN VALENCIA.

 1.-RESEÑA BIOFRÁFICA.

Vicente Blasco Ibáñez nació en Valencia el 29 de enero de 1867. Cursó los estudios de Derecho, que terminó, aunque prácticamente no ejerció. En su juventud colaboró en el almanaque Lo Rat-Penat con algunos textos en catalán, en plena Renaixença, por influencia de Constantí Llombart pero enseguida continuó su obra literaria y periodística en castellano y fue opositor del grupo valencianista dirigido por Teodor Llorente.

Fue militante del partido republicano desde su juventud. Fundó el diario El Pueblo en su ciudad natal, que fue la plataforma para difundir sus propias ideas políticas,

fue en varias ocasiones diputado a Cortes y se batió en duelo reiteradas veces. En uno de estos desafíos estuvo a punto de perder la vida. La bala le dio en la hebilla del cinturón, gracias a lo cual se salvó.

Un breve exilio a París en 1890 lo puso en contacto con la narrativa francesa del naturalismo.

Dividió su vida entre la política, el periodismo, la literatura y el amor a las mujeres, de las que era un admirador profundo, tanto de la belleza física como de las características psicológicas de éstas. Se definía como un hombre de acción, antes de como un literato. Escribía con inusitada rapidez.

CASA MUSEO DE VICENTE BLASCO IBAÑEZ

Casó con María Blasco en 1891 . A pesar de tener el mismo apellido, no eran familia. Tuvieron cuatro hijos: Mario, Julio César (fallecido a los 24 años), Sigfrido y la única mujer Libertad.

Su mujer fallecería en 1925 en Valencia, mientras él residía exiliado en Menton casándose en segundas nupcias en 1925 con Elena Ortuzar, de nacionalidad chilena.

En la política se distanció de Pi i Margall, creó su propio partido, denominado por sus seguidores como blasquismo y desde El Pueblo desarrolló una incesante campaña de ataques al gobierno de restauración.

También organizó manifestaciones en contra de los gobiernos de Sagasta y Cánovas y contra la guerra de Cuba.

Fue diputado a las Cortes en varias legislaturas Blasco tuvo problemas con la justicia por ejemplo cuando encabeza encrespadas manifestaciones contra la monarquía que le llevan a prisión. (1898, 1899, 1901, 1903, 1905, 1907).

En 1908 abandonó la política activa. Hacia 1909 viajó a la Argentina en donde, además de crear dos ciudades, Nueva Valencia y Cervantes, impartió conferencias en torno a la historia y la literatura españolas, aunque desistió en 1913.           

Años después, Vicente Blasco Ibañez, uno de los novelistas más famosos de aquel cambio de siglo, marchó a París, coincidiendo con el inicio de la Primera Guerra Mundial, donde se puso al lado de los aliados.

Allí recibió el encargo personal del Presidente Raymond Poincaré de escribir una novela sobre la guerra, que fue Los cuatro jinetes del Apocalipsis 1916, que cautivó al público norteamericano, llegando a ser leída más que la propia Biblia en dicho país.

EL GENERAL PRIMO DE RIVERA.

Se opuso de forma enérgica contra la Dictadura de Primo de Rivera (1923-1928

En Valencia creó y dirigió varias editoriales como Sempere o Prometeo. Fue uno de los escritores españolas de la éoco que alcanzó gran fama en el extranjero algunas de sus obras fueron adaptadas para el cine como Sangre y Arena. Murió en Menton (Francia) el 28 de enero 1928., sus restos serían posteriormente trasladados a Valencia.( Cf. http://www.escritores.org › Biografías)

2.-OBRA LITERARIA.

           Blasco Ibáñez irrumpió en el panorama literario nacional a comienzos de la última década del siglo XIX, cuando recogió en el volumen titulado Cuentos valencianos (1893) algunos de los relatos que venía publicando entre las páginas del rotativo El Pueblo. Estas narraciones breves, abren el primero de los cinco amplios apartados en que el propio autor quiso dividir a grandes rasgos su obra, en un intento de organizar desde criterios temáticos una producción tan vasta y variada que -a su modo de ver- no admite una propuesta de clasificación mucho más precisa y detallada.

1.-Novelas de ambiente levantino

 Tras la publicación de los citados Cuentos valencianos (1893) –el autor de Valencia dio a la imprenta la novela Arroz y tartana (1894), considerada -dentro de este apartado de las narraciones de ambiente levantino- como la pieza que mejor describe la ciudad que le vio nacer.

Un año después, fue el mar de Levante el protagonista ambiental de su siguiente entrega poética, Flor de mayo (1895), a la que luego se sumaron las novelas de la huerta valenciana, La barraca (1898), y de su más preciado fruto, Entre naranjos (1900); la novela de la arqueología regional, Sónnica la cortesana (1901), y la novela de la Albufera de Valencia, Cañas y barro (1902).

 2.-Novelas ideológicas.

Tras haber reflejado a la perfección el amor y la devoción que sentía hacia su patria chica, Vicente Blasco Ibáñez se enfrascó en la redacción de una serie de novelones de contenido ideológico en los que dejó bien patentes sus tesis revolucionarias y su airado anticlericalismo -presente ya, este último, en los diez volúmenes del folletín juvenil La araña negra (1898), un auténtico panfleto antijesuita-. Narraciones de rebeldía social y espiritual son estas obras que conforman el segundo bloque temático de su obra, en el que, bajo los títulos de La catedral (1903), El intruso (1904), La bodega (1905) y La horda (1905), aparece el Blasco Ibáñez activista político y luchador social,.

3.-Novelas psicológicas.

 En una tercera fase de su producción literaria, el escritor valenciano apeló a la introspección psicológica -que tampoco estaba ausente en sus etapas anteriores- para dar cuenta de una serie de conflictos humanos que hallaron su mejor formulación en la mundialmente conocida Sangre y arena (1908), así como en otras novelas tan notables como La maja desnuda (1906), Los muertos mandan (1908) y Luna Benamor (1909)., como Los argonautas (1914) -en la que se explayó sobre el fenómeno universal de la emigración- y La tierra de todos (1922) –donde pasó revista a la aventura de la colonización.Sangre y arena.

4.-Novelas de la guerra.

 El estallido, en 1914, del conflicto bélico internacional suscitó dos reacciones inmediatas en un autor de la talla de Vicente Blasco Ibáñez, la primera ligada a su condición de hombre público y la segunda inserta de lleno en su dimensión de literato. Así, mientras que por un lado se volcó en la defensa del frente aliado y recabó, desde la prensa gala, la participación activa de España en la contienda, por otra parte encaminó los contenidos de su narrativa hacia los temas bélicos,

Se trata de la espléndida narración extensa titulada Los cuatro jinetes del Apocalipsis (1916), a la que pronto añadió otros títulos centrados también en la guerra, como Mare Nostrum (1918) y Los enemigos de la mujer (1919).

 5.-Novelas históricas.

 Cabe citar, por último, el quinto bloque temático de la producción literaria de Blasco Ibáñez, integrado por una serie de narraciones en las que el autor valenciano pretendió reconstruir y reivindicar algunos de los episodios y personajes más representativos de la historia de España destacan en este quinto apartado de su obra otras excelentes narraciones como El papa del mar (1925) -centrada en la figura excepcional del antipapa Benedicto XIII, más conocido como “el Papa Luna“-, A los pies de Venus (1926), El paje del mar (1927), En busca del gran Khan (1928) y El caballero de la Virgen (1929).

 6.-Otras obras

 En la extensa y variadísima bibliografía de Vicente Blasco Ibáñez tienen cabida otras muchas obras que no pueden incluirse en los cinco grandes bloques temáticos estudiados en parágrafos anteriores. Se trata de novelas de aventuras como las tituladas El paraíso de las mujeres (1922), La reina Calafia (1923) y El fantasma de las alas de oro (1930); novelas cortas como El préstamo de la difunta (1921), Las novelas de la Costa Azul (1927), Las novelas del amor y de la muerte (1928) y El adiós a Schubert (1929), y libros de viajes como En el país del arte (1896), Oriente (1907), La Argentina y sus grandezas (1910) y La vuelta al mundo de un novelista (1925).              

Cabe, asimismo, recordar -aun contraviniendo con ello la voluntad expresa de Vicente Blasco Ibáñez, que las repudió ferozmente en su edad adulta- las narraciones folletinescas que escribió en sus años mozos, entre las que figuran los ya citados diez volúmenes de La araña negra (1898); los cuatro tomos de ¡Viva la República!; Roméu, el guerrillero; El conde Garci-Fernández, y las leyendas y tradiciones recopiladas bajo el título de Fantasías.

Otras obras suyas no mencionadas hasta ahora son los tres primeros tomos de los nueve que conformaron la Historia de la Gran Guerra europea, así como los polémicos artículos recogidos en el volumen titulado El militarismo mejicano (1921), que fue muy mal recibido en el país azteca.

3.-JUICIO GLOBAL DE SU ESTILO LITERARIO.

Las claves del extraordinario éxito popular de que gozaron las novelas de Vicente Blasco Ibáñez radican en su voluntaria elección de un léxico realista, unos argumentos sencillos, unos temas universales (el amor, el odio, la lucha por la vida, etc.) y, sobre todo, unos procedimientos narrativos de manifiesta simpleza.

Por lo demás, supo apelar con brillantez y eficacia a las inquietudes cotidianas de esa vasta legión de lectores que, insensible a dicha falta de calado intelectual, se dejaba arrastrar por sus proclamas demagógicas y panfletarias acerca del socialismo, la fuerza de los países aliados contra Alemania, los vicios y defectos seculares de la Iglesia, etc.

Entre sus mayores logros estilísticos, resulta obligado señalar su innegable capacidad -dotada de un cierto tono lírico- para la descripción de paisajes y la ambientación de sus obras en esa tierra levantina a la que tanto amó, siempre rodeada en sus textos de abundantes notas mediterráneas que dejan bien patentes las excelencias pictóricas de su estilo (el azul del mar, la luminosidad solar, los contrastes de luces y sombras, etc.), enriquecidas por otros muchos rasgos ambientales que apelan con constancia a los sentidos (como, por ejemplo, el aroma que desprenden los naranjos).

Y, entre sus grandes limitaciones y carencias, también es necesario reparar en su impericia para lograr el equilibrio necesario entre descripción y narración, propia de quien se deja arrastrar por una verborrea retórica desmesurada; en su torpeza en la construcción del diálogo, casi siempre prolijo y artificioso en su obra, y en ese cúmulo de concesiones demagógicas y populacheras que, si bien le aseguraron un éxito inmediato entre una amplia gama internacional de lectores, dejaron entrever su incapacidad para indagar con lucidez en ese vacío existencial del ser humano que, en el fondo, parecía siempre atormentarle. Blasco Ibáñez, »( Cf. MCNBiografias.comwww.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=blasco-ibannez-vicente)

 CARICATURA DE BLASCO IBAÑEZ COMO DON QUIJOTE.

ESTA ES LA RELACIÓN DE SUS OBRAS.

 ¡Por la patria! Romeu el Guerrillero. Imprenta el Correo de Valencia (1888).

Historia de la Revolución Española: Desde la Guerra de la Independencia a la Restauración de Sagunto. 1804-1874. La Enciclopedia Democrática, Barcelona, 3 vols (1890-1892).

La araña negra. Editorial Seix, Barcelona, 2 vols. (1892)

El catecismo del buen republicano federal. Imprenta Ripollés, Valencia, 2 vols (1892).

¡Viva la República! Novela histórica. M. Senent, Valencia (1893)

París, impresiones de un emigrado. M. Senent, Valencia (1893)

Arroz y tartana. Biblioteca de El Pueblo, Valencia (1894) [1]

Flor de mayo. Biblioteca de El Pueblo, Valencia (1895)

En el país del arte (Tres meses en Italia). Folletín en El Pueblo, Valencia (1896)

Cuentos valencianos. Imprenta Alufre, Valencia (1896).

La barraca. Folletín en El Pueblo (1898). [2]

Entre naranjos. Sempere, Valencia (1900) [3]

La condenada (narraciones breves). Sempere, Valencia (1900)

Sónnica la cortesana. Sempere, Valencia (1901).

Cañas y barro. Sempere, Valencia (1902). [4]

La catedral. Sempere, Valencia (1903) [5]

El intruso. Sempere (1904)

La bodega. Sempere (1905)

La horda. Sempere (1905)

La maja desnuda. Sempere (1906)

Oriente. Sempere (1907)

La voluntad de vivir. Sempere (1907, publicada en 1953)

Sangre y arena. Sempere (1908)

Los muertos mandan. Sempere (1909)

Luna Benamor (narraciones breves). Sempere, (1909)

Argentina y sus grandezas. Hispano-Americana, Madrid (1910) [6]

Los argonautas. Prometeo, Valencia (1914)

Historia de la guerra europea. Prometeo, Valencia (1914-1921). 9 vols.

Los cuatro jinetes del Apocalipsis. Prometeo (1916) [7]

Mare Nostrum. Prometeo (1918)

Los enemigos de la mujer. Prometeo (1919)

El militarismo mejicano. Prometeo (1920)

El préstamo de la difunta (narraciones breves). Prometeo (1921) [8]

El paraíso de las mujeres. Prometeo (1922) [9]

La Tierra de Todos. Prometeo (1922) [10]

La Reina Calafia. Prometeo (1923)

Novelas de la Costa Azul (narraciones breves). Prometeo (1924).

La vuelta al mundo de un novelista. Prometeo (1924-1925). 3 vols.

Una nación secuestrada (El terror militarista en España). París, 1924.

Lo que será la República española (Al país y al ejército). París, 1925.

Por España y contra el rey (Alfonso XIII desenmascarado). París, 1925.

El papa del mar. Prometeo (1925)

A los pies de Venus: los Borgia. Prometeo (1926)

Novelas de amor y de muerte (narraciones breves). Prometeo (1927)

El caballero de la Virgen (Alonson de Ojeda). Prometeo (1929). Edición póstuma

En busca del Gran Khan (Cristóbal Colón) (1929, publicada póstumamente)

El fantasma de las alas de oro (1930, publicada póstumamente)

La condenada y otros cuentos (1979) (editada por sus herederos)

 4.-EL ANTICLERICALISMO EN LA OBRA DE VICENTE BLASCO IBAÑEZ.

          Como se ha indicado anteriormente en donde de forma más clara aparece el anticlericalismo de Blasco y Ibañez es en sus obras ideológicas, en realidad en la España de finales del siglo XIX y principios del siglo XX es característico este hecho en no pocos escritores españoles de esta etapa, sin embargo en Blasco Ibañez sus ideas anticlericales, e irreligiosidad están tan remarcadas que este autor se puede presentar como prototipo del anticlericalismo español,

            En la Araña Negra , un auténtico panfleto antijesuita su autor descarga su irreligiosidad.,Uno de los personajes de la novela al final exclama: “¡qué sublimidad para el mal tiene el jesuitismo! Y sigue: El mundo está en peligro: la libertad y el progreso serán palabras vanas que representarán cosas inestables mientras siga en pie esa sombría institución.

Hace falta una inquisición  pero al revés un nuevo Torquemada que haga desaparecer y que respete a las personas, pero que convierta en ceniza todas las instituciones caducas del presente”.

            En La Catedral desvela sus más mordaces y severas críticas contra la Iglesia y de forma especial contra sus pastores.

El protagonista de la obra Gabriel Luna como el mismo autor, es un activista, que comparte las experiencias de un exilio en Francia y Estados Unidos, la pasión por la difusión de los valores republicanos y su actividad política clandestina que hacen inevitable asociar directamente su discurso con el de Blasco Ibáñez.

El diálogo que mantiene con algunos clérigos y trabajadores de la iglesia, siempre sustentados en la experiencia del personaje y una retórica panfletista, son tan revolucionarios que acaban espoleando al personal a la rebeldía y a la insumisión, pero más impactantes son todavía algunas de las revelaciones de los sujetos de la catedral que acaban rechazando un falso discurso impuesto por la Iglesia.

Entre las grandes críticas dirigidas a la institución religiosa, Blasco Ibáñez insiste a menudo en su alianza con los máximos poderes y los lazos estrechos que mantiene con la monarquía, yendo incluso a hablar de la servidumbre de los monarcas de España hacia la Iglesia católica.

Por eso, como activista político y en el contexto de una Europa en pleno movimiento, sus críticas se dirigen hacia ese clericalismo representativo de un orden vetusto y opresivo. A través de su protagonista principal, el hombre subraya que «los pueblos que han roto con el Pontificado, volviendo para siempre la espalda a Roma, son más prósperos y felices que aquella España que dormita como una mendiga a la puerta de la Iglesia».

Por otro lado no deja de hacer generalización contra la conducta del clero al que achaca toda clase de acciones inmorales.

El Intruso (1904) es, quizas, la novela más política el novelista sintetiza los conflictos sociales de la Vizcaya moderna, que enfrentan a los antiguos carlistas, parapetados tras el partido nacionalista de reciente creación, y apoyados por los jesuitas de Deusto, con el proletariado minero y de los altos hornos, cogiendo en medio a los burgueses liberales que habían desarrollado la ciudad.

Fueron los primeros encontronazos entre bizkaitarras y proletarios en su mayoria emigrantes, llamados despectivamente “maketos”, el once de octubre de 1903 se enfrentaron en Bilbao violentamente miles de personas, era domingo y además el dia de la patrona de Bizkaia, la virgen de Begoña (Begoña´ko Ama) Un cura gritó “¡Vivan los bizkaitarras!” y un joven le contesto “¡Viva la Republica!” fue rodeado y apaleado se le dio por muerto, consiguió llegar vivo al hospital . la masa después se dedicó a incendiar iglesias.

 En La bodega1905) que aborda los problemas sociales del campo andaluz y La Horda 1905 que el autor situa en los barrios bajos de Madrid (aparece el Blasco Ibáñez activista político y luchador social, empecinado en la implantación del socialismo republicano y en la redención de la clase proletaria. La acumulación de tesis socio-políticas en menoscabo de la imaginación creadora sitúa estas novelas entre lo más mediocre de su obra. Por otra  parte  su vida  de lujo  y riqueza  contrasta  con  estas ideas sociales.

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INGTERESE DEL BLOG: CAMPOAMOR ENTRE LA INCREENCIA Y EL DESEO DE CREER.

 quijotediscipulo.

 

 

 

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

VISITAS

  • 2,008,266 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: