You are currently browsing the category archive for the ‘28.-Angel Ganivet y el espíritu del territorio.’ category.

ÁNGEL GANIVET Y EL ESPÍRITU DEL TERRITORIO.

 1.-Reseña biográfica.

2.- Su obra.

3.- La religión cristiana en la obra de Ganivet.

 CASA DONDE NACIÓ ÁNGEL GANIVET.

 1.-RESEÑA BIOGRÁFICA.

 Ángel Ganivet nació en Granada el 13 de diciembre de 1865 en una familia de clase media, su padre murió cuando él tenía nueve años.

A la edad de diez años, una fractura le llevó a estar a punto de perder una pierna; poniendo en riesgo su vida, se negó a la amputación y, tras años de rehabilitación, consiguió no quedarse cojo.

Su formación curricular la llevó acabo entre Granada y Madrid , primero el bachillerato, después Derecho y Filosofía y Letras y el Doctorado en Filosofía   entre 1880 y 1890.

En 1891 hizo oposiciones al cuerpo de Archivos y Bibliotecas que gana siendo destinado a la biblioteca del Ministerio de Fomento en Madrid . Su estancia en Madrid le permite integrarse en el mundo literario asistiendo al Ateneo y otras tertulias literarias.

En 1891 hace oposiciones a la cátedra de griego de Granada , sin conseguir un resultado positivo.

ANGELA ROLDÁN LLANOS.

En 1892 conoce a Amelia Roldán Llanos, de la que se enamora viviendo juntos sin contraer ningún tipo de matrimonio De su relación, nacen dos hijos, Natalia que muere al poco de nacer y Ángel Tristán.

En 1894 fue nombrado vicecónsul en Amberes donde permanecerá durante cuatro años, es durante este tiempo cuando inicia su vida de escritor, por otra parte su relación con Amelia se enfría terminando por romperse.

En 1895 es ascendido a cónsul y destinado a Helsingfors (actual Helsinki). Tras el cierre de este consulado es nombrado cónsul de Riga, lugar donde se suicidó 29 de noviembre de 1898 arrojándose a las aguas del Dvina, a consecuencia de una grave depresión.

2.-SUS OBRAS.

 Inició su trayectoria como escritor al publicar el Epistolario”, una colección de cartas, siendo miembro del grupo llamado “La cuerda granadina”.

En sus novelas tendió hacia la sátira, con ejemplos como “La conquista del reino de Maya por el último conquistador español Pío Cid” (1897) o “Los trabajos del infatigable creador Pío Cid” (1898).

Escribió teatro, “El escultor de su alma” (1899), y fue un destacado ensayista, siendo algunos de sus textos más importantes “Idearium español” (1897), “Cartas finlandesas” (1898), recopilación de artículos publicados en “El defensor de Granada”, o “El porvenir de España” (1905), volumen que apareció póstumamente. Junto a todo ello algunos poemas.

Su obra literaria y su pensamiento permite situarlo dentro de la Generación del 98 en su afán de remodelación y preocupación por la identidad de España partiendo de una retrovisión de su historia: «Apenas constituida en Nación, nuestro espíritu se sale del cauce que le estaba marcado y se derrama por todo el mundo en busca de glorias externas y vanas, quedando la Nación convertida en un cuartel de reserva, en un hospital de inválidos, en un semillero de mendigos».

 3.-LA RELIGION CRISTIANA EN LA OBRA DE GANIVET.

          De Ángel Ganivet se puede decir que es un espiritualista a quien le duele la situación de España, que precisamente el año en el que el se suicidó se perdieron las últimas colonias españolas, Cuba, Puerto Rico y Filipinas.

Su espiritualismo no tiene nada de religioso, sino que es más bien una idea que él plasma refiriéndose a lo que llama el espíritu del territorio rechazando el materialismo y toda misión civilizadora y expansionista en Africa, aunque luego mantenga la conveniencia de una política autárquica y enmarcada en los límites geográficos propios para que no se pierda la esencia de nuestro carácter´

Unos textos tomados de una de las cuatro cartas que Ángel Ganivet y Unamuno se cruzaron entre sí con ocasión del libro de Ganivet : El porvenir de España , cartas que fueron publicadas en el Defensor de Granada en 1898, nos informan acerca del espiritualismo y de la idea que el mismo tiene de la religión cristiana, según Don Miguel de Unamuno, que transcribimos y comentamos a continuación, dicen estos textos de esta carta de Unamuno:

“Pero sucede, por mal de nuestros pecados, que cuando se invoca en España a Don Quijote es siempre que se acomete a molinos de viento, o cuando la trabajamos con pacíficos frailes de San Benito, o para acometer sin razón ni sentido a algún nuevo caballero vizcaíno.

Conviene, pues, ver el fondo inmoral de la quijotesca locura. Las empecatadas lecturas de los mentirosos libros de caballerías, última escoria de aquel híbrido monstruo de paganismo real y cristianismo aparente que se llamó ideal caballeresco; tales lecturas despertaron en el honrado hidalgo la vanidad y la soberbia que duerme en el pozo de toda alma humana

Preocupábase de pasar a la historia y dar qué cantar a los romances; creíase uno de los “ministros de Dios en la tierra y brazos por quien se ejecuta en ella su justicia“, y de tal modo le engañó el enemigo que bajo sombra de justicia fue a imponer a los demás su espíritu y a erigirse en árbitro de los hombres…

Me llevaría muy lejos el disertar acerca de lo profundamente anti-cristiano e inhumano, que resultan el ideal caballeresco, el pundonor del duelista, la tan decantada hidalguía y todo heroísmo que olvida el evangélico “no resistáis al mal”devolver bien por mal” “y poner la otra mejilla” Nunca me he convencido de lo religioso del llamado derecho de defensa, como de ninguno de los males, supuestos necesarios, como es la guerra misma.

Si el fin del cristianismo no fuese libertarnos de esas necesidades, nada tendría de sobre-humano. A lo imposible hay que tender, que es lo que Jesús nos pidió al decirnos que fuésemos perfectos como su Padre… Duele decirlo, pero hay que decirlo, porque es verdad; después de diez y nueve siglos de apostolado, la idea cristiana pura no ha imperado un sólo día en el mundo.”

Ni imperará, amigo Ganivet, mientras haya naciones y con ellas guerras, ni tampoco imperará en España mientras no nos libertemos del pagano moralismo senequista, cuya exterior semejanza con la corteza del cristianismo hasta a usted mismo ha engañado…

 LUCIO ANNEO SÉNECA.

Don Quijote se creó un mundo ideal que le hizo andar a tajos y mandobles con el real y efectivo y trastornar cuanto tocaba sin enderezar de verdad tuerto alguno, ..Un pueblo nuevo tenemos que hacérnoslo sacándolo de nuestro propio fondo, …

         No ahínca usted en su libro en la concepción religiosa española ni en la obra de su cristianización, y aun me parece que en esto no ha llegado usted a aclarar sus conceptos.

           Sólo así me explico lo que en la página 23 dice usted de la Reforma, juzgándola con notoria injusticia y a mi entender con algún desconocimiento de su última esencia, así como del “verdadero sentido del cristianismo”, que ha de hallarse en la fe que permanece bajo las disputas de los hombres.

INMACULADA. MURILLO.

Así me explico también que al principiar su libro confunda usted el dogma de la Concepción Inmaculada con el de la virginidad de la madre de Jesús.

Es una lástima el que los espíritus más geniales, más vigorosos, más sinceros y más elevados de nuestra patria no hayan trabajado lo debido sus concepciones y sentimientos religiosos, y que en este país, que se precia de muy católico, sea general la semi-ignorancia en cuanto al catolicismo y su esencia, aun entre los teólogos. La llamada fe implícita ha tomado un desarrollo que debe espantar a toda alma sinceramente cristiana.

  MARTIN LUTHER KING .

Es menester que nos penetremos de que no hay reino de Dios y justicia sino en la paz, en la paz a todo trance y en todo caso, y que sólo removiendo todo lo que pudiere dar ocasión a guerra es como buscaremos el reino de Dios y su justicia, y se nos dará todo lo demás de añadidura.

¡Utopías! ¡Utopías! Es lo que más falta nos hace, utopías y utopistas…

. Por ver en usted, amigo Ganivet, un utopista, le creo uno de esos hombres verdaderamente nuevos que tanta falta nos están haciendo en España.”

COMENTARIO.

En este texto de la primera carta de Unamuno a Ganivet , los subrayados indican cual es para Unamuno el verdadero mal de España que no es otro que la exaltación del poder y de la fuerza como medio para erradicar el mal, una exaltación representada por la figura de D, Quijote, y de sus inútiles hazañas que ha hecho que se olvide “el evangélico “no resistáis al mal” “ en el devolver bien por mal “ “ en poner la otra mejlla “de Jesús de Nazaret así como la verdadera esencia del cristianismo

.En este aspecto y de forma concreta Unamuno rechaza el cristianismo corrompido por el eclecticismo de la moral de Séneca que hace de la virtud un medio para obtener la felicidad terrenal como si de un epicúreo se tratara.

De forma más clara y contundente rechaza Unamuno el tan cacareado quijotismo español “profundamente anti-cristiano e inhumano”.

En esta misma línea rechaza la proclamada fe implícita por los teólogos y el mismo magisterio, como algo suficiente para obtener la salvación sin nisiquiera haber oído el nombre de Jesús y sus enseñanzas.

Y de forma directa, y este es el centro de esta carta, critica Unamuno a Ganivet por haber ignorado en su obra el Porvenir de España cuando le dice: No ahínca usted en su libro en la concepción religiosa española ni en la obra de su cristianización, y aun me parece que en esto no ha llegado usted a aclarar sus conceptos.

Y termina concretando : Es menester que nos penetremos de que no hay reino de Dios y justicia sino en la paz, en la paz a todo trance y en todo caso, y que sólo removiendo todo lo que pudiere dar ocasión a guerra es como buscaremos el reino de Dios y su justicia, y se nos dará todo lo demás de añadidura.

En su primera carta abierta, que básicamente es un comentario-respuesta al Idearium español, denota Unamuno un esencialismo cristiano que le lleva a negar la importancia de las influencias pagana y árabe, que compara a las tempestades que alborotan la superficie del mar sin alterar sus profundidades,

La obra de Ganivet, no está en ningún caso abierta a que el espíritu religioso y cristiano pueda servir para asegurar a España un valioso porvenir.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA FE RISTIANA EN LA OBRA DE JUAN DE LA ENCINA.

 quijotediscipulo.

 

 

 

 

 

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

junio 2017
L M X J V S D
« May    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

VISITAS

  • 1,913,835 hits

Imagenes Interesantes

Macro Monday 2017-06-25 (5D_32A9977-89)

Broken for Macro Mondays 26th June 2017

Smashed - HMM

broken

Magic Bulb

broken

Macro Monday - Broken

broken star stopper

Broken

Norwegian  Chill

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: