You are currently browsing the category archive for the ‘35.- Amado Nervo un hombre religioso sumergido en una inútil noche oscura.’ category.

AMADO NERVO UN HOMBRE RELIGIOSO SUMERGIDO EN UNA INÚTIL NOCHE OSCURA.

1.-Reseña biográfica.

2.-La obra de Amado Nervo.

3.-Dios y la fe católica en la obra de Amado Nervo.

 CASA MUSEO DE AMADO NERVO EN TEPIC ( NAYARIT). MÉJICO.

1.-RESEÑA BIOGRÁFICA.

 (José Amado Ruiz de Nervo; Tepic, Nayarit, 1870 – Montevideo, 1919) Poeta mexicano. Hizo sus primeros estudios en el Colegio de Jacona, pasando después al Seminario de Zamora, en el Estado de Michoacán, donde permaneció desde 1886 hasta 1891.

Los problemas económicos que atenazaron a su familia, un hogar de clase media venido a menos, le forzaron a dejar inconclusos sus estudios eclesiásticos, sin que pueda descartarse por completo la idea de que su decisión fuera también influida por sus propias inclinaciones.

En cualquier caso, siguió alentando en su interior una espiritualidad mística, nacida sin duda en estos primeros años y que empapó su producción lírica en una primera etapa; en ella meditó fundamentalmente sobre la existencia humana, sus problemas, sus conflictos y sus misterios, y sobre el eterno dilema de la vida y la muerte.

Abandonados los estudios, empezó a ejercer el periodismo, profesión que desarrolló primero en Mazatlán, en el Estado de Sinaloa, y más tarde en la propia Ciudad de México, adonde se trasladó temporalmente en 1894.

Sus colaboraciones aparecieron en la Revista Azul. Junto a su amigo Jesús E. Valenzuela, fundó la Revista Moderna. Estas dos publicaciones fueron el resultado de las ansias e impulsos modernistas que aparecieron, en aquella época, en todos los rincones de la Latinoamérica literaria y artística.

PALACIO DE LA TORRE DE ELECTRICIDAD Y CASTILLO DE AGUA. EXPOSICIÓN UNIVERSAL DE PARÍS.

En 1900, el diario El Imparcial lo envió como corresponsal a la Exposición Universal de París, donde residiría durante dos años. Entabló allí conocimiento y amistad con el gran poeta nicaragüense Rubén Darío, quien más tarde diría de Nervo: “se relacionó también con el grupo de literatos y artistas parnasianos y modernistas, completando de ese modo su formación literaria.”

En París conoció a la que iba a ser la mujer de su vida, Ana Cecilia Luisa Dailliez, con la que compartió su vida más de diez años, entre 1901 y 1912, y cuyo prematuro fallecimiento fue el doloroso manantial del que emanan los versos de La amada inmóvil, que no vio la luz pública hasta después de la muerte del poeta, prueba de que éste consideraba su obra como parte imprescindible de su más dolorosa intimidad.

Su Ofertorio supone, sin ningún género de duda, uno de los momentos líricos de mayor emoción, una de las joyas líricas más importantes de toda su producción poética.

Cuando regresó a México, tras aquellos años decisivos para su vida y su formación literaria y artística, ejerció como profesor en la Escuela Nacional Preparatoria, hasta que fue nombrado inspector de enseñanza de la literatura.

En 1906, por fin, ingresó en el servicio diplomático mexicano y se le confiaron distintas tareas en Argentina y Uruguay, para ser finalmente designado secretario segundo de la Legación de México en España.

En 1918 recibió el nombramiento de ministro plenipotenciario en Argentina y Uruguay, el que iba a ser su último cargo, pues, un año después, en 1919, Amado Nervo moría en Montevideo, la capital uruguaya, donde había conocido a Zorrilla San Martín, notable orador y ensayista con el que trabó estrecha amistad y que, a decir de los estudiosos, influyó decisivamente en el acercamiento a la Iglesia Católica que realizó el poeta en sus últimos momentos, un acercamiento que tiene todos los visos de una verdadera reconciliación.

 2.- LA OBRA DE AMADO NERVO.

 Todos los estudiosos parecen estar de acuerdo en afirmar que adoptó los principios y la filosofía del Parnaso, grupo de creadores franceses que intentaba reaccionar contra la poesía utilitaria y declamatoria tan en boga por aquel entonces, rechazando también un romanticismo lírico en el que los sentimientos, las encendidas pasiones y las convicciones íntimas de los autores, interfiriendo en su producción literaria, impedían, a su entender, el florecimiento de la belleza artística pura.

Poeta y prosista, el valor de su prosa desmerece, sin embargo, si se la compara con sus producciones en verso.

Nervo es, efectivamente, un auténtico poeta modernista, verdadero hijo literario de, Rubén Darío inspiraron las páginas de sus Perlas Negras y sus Místicas (1898), en las que puede encontrarse su célebre A Kempis, cuyo encendido lirismo no podría ya superar el poeta.

Más tarde, su mexicanidad se atempera por su estancia y sus contactos en París; la influencia francesa y, sobre todo, la española y la latinoamericana, concretada en el indiscutible maestrazgo de Rubén Darío y Leopoldo Lugones, confieren al espíritu, el sentimiento y la obra de Amado Nervo una dirección menos mística, unas preocupaciones menos religiosas, aunque impregnadas de un panteísmo que le da mayor universalidad, un pálpito más liberal y humano.

Es la etapa en la que escribe sus Poemas (1901), seguidos en 1902 por El Éxodo y las flores del camino, Hermana agua y Lira heroica.

El ciclo se cerrará en 1905 con la aparición de Los jardines interiores. Todas sus producciones muestran un exquisito refinamiento, una indiscutible preocupación por la perfección de la forma y el absoluto protagonismo de la estrofa dentro de la escritura.

En 1909 publica En voz baja, obra que supone el inicio de su andadura hacia la paz espiritual que, a raíz de la muerte de su amada, dará paso a la profunda transformación que vivirá el poeta y que, en consecuencia, impregnará toda su obra; no puede olvidarse que los conmovidos versos de La amada inmóvil fueron escritos en 1912, aunque sólo aparecieran póstumamente, en 1920. A la misma época pertenece también Serenidad (1914).( Cf. Biografia de Amado Nervowww.biografiasyvidas.com/biografia/n/nervo.htm.

 3.-DIOS Y LA FE CATÓLICA EN LA OBRA DE AMADO NERVO.

            En varias etapas de su vida, como hemos dicho en su biografía, Amado Nervo vivió una espiritualidad mística, en su juventud, posiblemente por el influjo de la formación que recibió en sus 5 años de estancia en el Seminario.

            Posteriormente la influencia de autores franceses y españoles, atemperó esta espiritualidad, que volvería a rebrotar tras la muerte de su amada.

En estas etapas trata en sus obras de Dios, al que busca con desesperación obsesiva, estableciendo con la naturaleza una relación mística. “Los jardines interiores” (1905), “En voz baja” (1909), “Serenidad” (1914), “Elevación” (1917) y “Plenitud” (1918) y algunas otras, contienen poemas marcados con este sentimiento religioso. Comentamos algunas analizando la naturaleza de esa espiritualidad.

 1.-A Kempis.

 Ha muchos años que busco el yermo,

ha muchos años que vivo triste,

ha muchos años que estoy enfermo,

¡y es por el libro que tú escribiste!

 

¡Oh Kempis, antes de leerte amaba

la luz, las vegas, el mar Océano;

mas tú dijiste que todo acaba,

que todo muere, que todo es vano!

 

Antes, llevado de mis antojos,

besé los labios que al beso invitan,

las rubias trenzas, los grandes ojos,

¡sin acordarme que se marchitan!

 

Mas como afirman doctores graves,

que tú, maestro, citas y nombras,

que el hombre pasa como las naves,

como las nubes, como las sombras…

 

huyo de todo terreno lazo,

ningún cariño mi mente alegra,

y con tu libro bajo del brazo

voy recorriendo la noche negra…

 

¡Oh Kempis, Kempis, asceta yermo,

pálido asceta, qué mal me hiciste!

¡Ha muchos años que estoy enfermo,

y es por el libro que tú escribiste!

 COMENTARIO.

 El poema de Amado Nervo hace referencia al libro “ Imitación de Cristo “ escrito por Tomás de Kempis; ya en las primeras páginas del libro, en el capítulo 1º el lector puede encontrar unas palabras aptas para mover a nuestro autor a escribir su poema, son las siguientes:

“Vanidad de vanidades y todo vanidad, sino amar y servir a sólo Dios. Esta es la suma sabiduría, por desprecio del mundo ir a los reinos celestiales. Y pues así es, vanidad es buscar riquezas perecederas, y esperar en ellas.

También es vanidad desear honra, y ensalzarse vanamente. Vanidad es seguir el apetito de la carne, y desear cosa por donde después te sea necesario ser gravemente castigado.

Vanidad es desear larga vida, y no curar que sea buena. Vanidad es pensar solamente en esta presenta vida, y no proveer a lo venidero. Vanidad es amar lo que tan presto pasa, y no apresurarse donde está el gozo perdurable.

Acuérdate continuamente de la escritura que dice: no se harta el ojo de ver, ni la oreja de oir. Pues así es, estudia desviar tu corazón de lo visible, y traspásalo a lo invisible; porque lo que siguen su sensualidad, ensucian su conciencia, y pierden la gracia de Dios. Naturalmente que Kempis en su libro dijo muchas y más sabrosas palabras que éstas.

 2.-INCREPACIÓN.

Poema perteneciente a LOS JARDINES INTERIORES.

 Que a aquél que recorriendo su ruta de asperezas

haya abrevado su alma en mayores tristezas

que mis tristezas, alce la voz y me reproche…

Job, Jeremías, Cristo, Daniel, en vuestra noche

toda llena de angustias de redención, había

un astro, el astro de una ideal teoría:

Dios vino hasta vosotros, Dios besó vuestra frente;

Dios abrió en vuestro cielo la brecha reluciente

de una ilusión…

 

En mi alma todo es sombra y en ella

jamás ¡jamás! titilan los oros de una estrella;

mi alma es como la higuera por el Señor maldita,

que no presta ni fruto ni sombra, que no agita

sus abanicos de hojas; sus ramas, ¡ay! desnudas,

servirán a la desesperación de algún Judas,

¡de algún ideal tránsfuga que me besó con dolo

y que por fin se ahorca desamparado y solo!

 

Que aquel que recorriendo su ruta de asperezas

haya abrevado su alma en mayores tristezas

que las mías, levante su voz de trueno. ¿En dónde

están los grandes tristes? ¡Ninguno me responde!

La eternidad es muda y el enigma cobarde…

Hermana, tengo frío, el frío de la tarde.

 COMENTARIO.

 El poema como dice su título es una increpación a los grandes sufrientes de la historia sagrada, Job, Jeremías, Cristo… pero esos sufrimientos no pueden ser tan grandes como los del poeta, porque todos ellos tenían el consuelo de tener un sentido, un fin, mientras que los suyos carecen de todo eso, por ello bien puede increpar a los grandes tristes ¿ En dónde están los grandes tristes ?..después de haber recordado que su alma es como la higuera estéril que Jesús maldijo.( Lucas 13, 6-9.)

 EL MITO DE LA CAVERNA DE PLATÓN.SÓLO EL MUNDO DE LAS IDEAS ES REAL, EL NUESTRO PURAS SOMBRAS DE AQUEL MUNDO.

3.-NOVISSIMA VERBA .

Poema ubicado en VOZ BAJA.

 Yo no sé si la muerte pondrá un sello

de nobleza mayor, á esto que escribo;

si tendré el privilegio de que exclamen :

« Murió después de haberlo escrito… »

« Se formó un cabezal para su sueño

postrer, con este libro… »

 

Pero, muerto ó viviente, soy fantasma,

somos fantasmas nada más, amigo !

El alma universal que nos anima,

en los cuerpos encarna de contino

para sentirse y escucharse en ellos,

y son las existencias el efímero

« aquí estoy », las materializaciones fugaces,

el furtivo disfraz

de lo que vive tras la sombra,

de Aquello que se emboza en el abismo,

de Aquello que resume el universo,

de lo Inefable, de lo que es, ha sido

y por siempre será.,. Mi buen hermano,

oye con atención esto que digo,

y que no te conturbe : ¡ Dios sí existe !

… ¡ Nosotros somos los que no existimos !

 COMENTARIO.

 Tras la lectura del poema se viene a mi mente el mito de la caverna de Platón, o también el Panteismo de Spinoza o el Panenteismo de Hegel. La única realidad que de verdad existe es el Alma del Mundo, o el Absoluto de Hegel, Dios si existe porque sólo Él es la existencia, el ser per Se que es pura y eterna actualidad , acto puro de los escolásticos, todo lo demás son sombras, o manifestaciones transeúntes de la realidad absoluta, fantasmas pasajeros en los que el Alma universal se manifiesta…Estas son las novissima verba= las  novísimas palabras que dan titulo al poema, que por lo dicho no son tan nuevas.

 3.-LA SOMBRA DEL ALA

Poema ubicado en . VOZ BAJA.

 Tú que piensas que no creo

cuando argüimos los dos,

no imaginas mi deseo,

mi sed, mi hambre de Dios;

 

Ni has escuchado mi grito

desesperante, que puebla

la entraña de la tiniebla,

invocando al Infinito;

 

Ni ves á mi pensamiento,

que empeñado en producir

ideal, suele sufrir

torturas de alumbramiento.

 

Si mi espíritu infecundo

tu fertilidad tuviese,

forjado ya un cielo hubiese

para completar su mundo.

 

Pero di, ¿ qué esfuerzo cabe

en un alma sin bandera

que lleva por donde quiera

su torturador « \ quién sabe ! »

 

Que vive ayuna de fé

y, con tenaz heroísmo,

va pidiendo á cada abismo

y á cada noche un ¿por qué?

 

De todas suertes me escuda

mi sed de investigación,

mi ansia de Dios, honda y muda

, y hay más amor en mi duda

que en tu tibia afirmación.

 COMENTARIO .

 El poema tiene un interlocutor que el autor no determina, bien pudiera ser todo aquél que manifiesta tener fe, aunque la misma sea tan tibia que no se manifiesta en las obras, calificada por apóstol Santiago, como muerta” la fe sin obras está muerta.”

La confesión del poeta de que hay más amor en su duda que en esa tibia afirmación, quizá está ratificada por Juan cuando dice: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! puesto que eres tibio, estoy comenzando a vomitarte dentro de mi boca.”Apo. 3, 15-16.

Por otro lado el poema manifiesta una situación de su autor que como el del de salmo 42 exclama “mi alma está sedienta de ti, mi carne tiene ansia de ti, como tierra reseca, agostada , sin agua; y junto a ello la falta de fe, la duda que le atenaza , ese torturador ¡quien sabe!

4.-UNO CON ÉL.

Eres uno con Dios, porque le amas.

¡Tu pequeñez qué importa y tu miseria,

eres uno con Dios, porque le amas!

 

Le buscaste en los libros,

le buscaste en los templos,

le buscaste en los astros,

 

y un día el corazón te dijo, trémulo:

«aquí está», y desde entonces ya sois uno,

ya sois uno los dos, porque le amas.

 

No podrían separaros

ni el placer de la vida

ni el dolor de la muerte.

 

En el placer has de mirar su rostro,

en el dolor has de mirar su rostro,

en vida y muerte has de mirar su rostro.

 

«¡Dios!» dirás en los besos,

dirás «Dios» en los cantos,

dirás «¡Dios!» en los ayes.

 

Y comprendiendo al fin que es ilusorio

todo pecado (como toda vida),

y que nada de Él puede separarte,

uno con Dios te sentirás por siempre:

uno solo con Dios, porque le amas.

 COMENTARIO.

 El poema es expresión de lo que muchos místicos cristianos han dicho tras sus experiencias religiosas: El amor a Dios nos une a Él de forma inseparable, así san Agustin,san Bernardo, santa Teresa de Jesús, san Juan de la Cruz, san Juan de Ávila y un largo etc.

El caso es que también Cristo dijo algo semejante: Si alguno me ama, mi Padre lo amará, vendremos a él y haremos morada en él” y san Pablo : Hechos 17:27 s.s. .para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, Aunque Dios ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros. Porque en él vivimos, y nos movemos, y existimos.

El poema, como en otros casos, sitúa a nuestro autor en la incoherencia religiosa, pues después de afirmar que el amor nos une inseparablemente con Dios, no deja de proclamar que toda la vida humana es una pura ilusión.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERSE DEL BLOG: CAMPOAMOR ENTRE LA INCREENCIA Y EL DESEO DE CREER.

 quijotediscipulo.

1.-quijotediscipulo, ó ¿ Don Quijote predicador y teólogo ?es también el autor  de los siguientes blogs, todo ellos en wordpres.com

 sanchoamigo ó Sancho Gobernador de una Ínsula.

 elcuradellugar ó La Religión en el Quijote

 elcaballerodelverdegaban ó Dios y la Fe cristiana en los escritores de lengua castellana a través de los tiempos.

 elbachiller ó EL BACHILLER SANSÓN CARRASCO

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

VISITAS

  • 2,064,119 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: