You are currently browsing the category archive for the ‘39.-Delmira de Agustini una poetisa que rasga la intimidad sexual femenina.’ category.

DELMIRA DE AGUSTINI UNA POETISA QUE RASGA LA CORTINA QUE VELA LA INTIMIDAD SEXUAL FEMENINA.

 1.-Biografia y principal obra poética.

2.-Otras composiciones.

3.-Delmira una poetisa que rasga la cortina que vela la intimidad sexual femenina.

4.-Algunos poemas de Delmira Agustini.

Fotogalería a Cielo Abierto del Prado, en el Pasaje Clara Silva esquina. Delmira Agustini, próximo a la Rosaleda.

 1.-BIOGRAFÍA Y PRINCIPAL OBRA POÉTICA.

 Hija de Santiago Agustini y María Murtfeldt, Delmira «la Nena» para sus padres, nació en Montevideo (Uruguay) el 24 de octubre de 1886. Se educó en el hogar, como solían hacerlo entonces las señoritas de la clase media alta, y recibió clases de francés, piano, pintura y dibujo.

No obstante, la dedicación casi religiosa de sus padres para que a Delmira no le faltara nada en la edificación de su cultura, tuvo que ver con la extraordinaria sensibilidad y la inteligencia que desde muy pequeña ella demostró poseer.

A los cinco años sabía leer y escribir correctamente, a los diez componía versos y ejecutaba en el piano difíciles partituras. Estas cualidades fueron muy valoradas por sus progenitores quienes, según algunos, sobreprotegieron a la futura poeta.

A lo largo de su infancia, el contacto con otros niños fue escaso, razón por la cual creció en un ambiente introvertido y callado. Pasaba largas horas, a veces días, ensimismada en el placer de la lectura, la escritura, el piano.

Incluso siendo ya una adolescente, tuvo muy poco contacto con las otras muchachas de su edad. De acuerdo a algunos testimonios, prefería dedicar su tiempo a actividades intelectuales y artísticas, y no le interesaban las reuniones sociales, que consideraba frívolas.

Más tarde establecería contacto con algunas de las figuras intelectuales más sobresalientes de la época, figuras casi todas mayores que ella: Juan Zorrilla de San Martín, Carlos Vaz Ferreira, Julio Herrera y Reissig, Manuel Ugarte, Samuel Blixen (editor del semanario cultural Rojo y Blanco), entre otros. Su tiempo libre solía pasarlo junto a sus padres dando largas caminatas por el parque, o con su gran amigo de la infancia, André de Badet.

A partir de 1902, a los dieciséis años, empieza a publicar sus primeros poemas en la revista La Alborada. Al año siguiente, esta misma revista la invita a colaborar en una sección que ella misma bautiza con el nombre de «La legión etérea» y que firma con el pseudónimo de Joujou.

En esta sección, Delmira se ocupa de hacer retratos de mujeres de la burguesía montevideana que sobresalen en lo cultural y/o lo social. Se trata de siluetas excesivamente ornamentales del más puro gusto modernista. Entre estas semblanzas sobresale una dedicada a la poeta María Eugenia Vaz Ferreira.

En 1907 publica su primer poemario, El libro blanco(Frágil) que fue muy bien acogido por la crítica. El éxito literario de Delmira Agustini correrá parejo a la fama de su belleza. Es importante señalar que el ambiente montevideano en el que Delmira vivió y publicó su poesía estaba marcado por fuertes contrastes.

Por un lado era puritano y conservador, especialmente en lo referente a la sexualidad y la diferencia entre los sexos. Pero también era libertario y progresista; por ejemplo, durante los gobiernos de Battle y Ordoñez (1903-1907, 1911-1915) se llevaron a cabo reformas importantes, como el decreto de la primera ley de divorcio del continente (1907) y la creación de la Universidad de Mujeres (1912).

Se trataba, pues, de una atmósfera ambigua, algo que incidió en la forma en que la crítica acogió su escritura. Aunque su talento fue elogiado, su temática explícitamente erótica no encajaba dentro de los estereotipos femeninos de la época, los cuales enfatizaban el perfil de lo que «tenía» que ser una mujer, especialmente una joven soltera y virgen.

DELMIRA AGOSTINI.

Sorprendidos y desconcertados, la mayoría de los críticos intentaron neutralizar su voz, enfocando la atención en su persona  una muchacha físicamente bella— e insistiendo en su aura etérea.

De esta forma nació, entre sus contemporáneos, el mito Delmira, uno que incluía tanto a la «niña virginal» como a la «Pitonisa de Eros»; un mito que intentaba explicar «el milagro» de su escritura como producto del instinto, pasando por alto su intelectualidad. De allí se comprende lo que Carlos Vaz Ferreira le escribe en una carta: «No debiera ser capaz, no precisamente de escribir, sino de “entender” su libro. Cómo ha llegado usted, sea a saber, sea a sentir lo que ha puesto en ciertas poesías suyas.».

En 1910 publica su segundo libro, Cantos de la mañana. Para entonces su prestigio como poeta es considerable e incluso llega a ser elogiada por Rubén Darío, a quien conoce en 1912 durante una visita de éste a Montevideo; el encuentro provoca un intercambio de cartas. Asimismo, en su casa recibe las visitas de varios escritores e intelectuales atraídos por su talento, entre ellos, Manuel Ugarte. Una vez ha despuntado el talento poético de Delmira, su familia apoya su vocación de forma completa; el padre pasa a limpio los poemas tomados de los cuadernos y hojas sueltas de su hija, y lo mismo hará su hermano Antonio.

La madre la sobreprotege y procura mantenerla alejada del trato social, incluso cuando ya es una poeta célebre que todos requieren: cuando la visitan, la madre siempre está presente en la sala, algo que no asombra teniendo en cuenta las convenciones de la época.

A pesar de las reseñas desfavorables de críticos y biógrafos en cuanto a la relación con sus padres —derivadas de los comentarios recogidos de las cartas de su ex marido, un testigo dudoso, la estudiosa Magdalena García Pinto asegura que Delmira en realidad siempre vio en ellos una «lealtad solidaria», y sostiene que no ha identificado señales de desarmonía al revisar la correspondencia familiar.

En febrero de 1913 publica su tercer libro de poemas, Los cálices vacíos, poemario más abiertamente erótico que los anteriores, algo que provoca un escándalo social que luego pasa a la murmuración incesante en torno a la joven poeta y su atrevimiento. Los poemas resultaron especialmente escandalosos no sólo porque su autora fuera una joven soltera —léase virgen— sino también, y sobre todo, porque en ese momento se consideraba impropio que la mujer fuera sujeto de deseo, es decir, podía ser únicamente objeto deseado.

De allí lo excepcional de sus versos: Delmira se apropia de elementos culturales de la época pero para perfilar un nuevo y complejo sujeto femenino, un sujeto que posee por sí mismo un erotismo personal y diferente a aquel impuesto por la tradición literaria masculina. En pocas palabras, subvierte imágenes y conceptos de la tradición modernista para hablar de sus experiencias como mujer. Por otro lado, en Los cálices vacíos, Delmira anuncia, en una nota «Al lector», que está preparando un nuevo poemario que se titulará Los astros del abismo y el cual considera será «la cúpula» de su obra. Estos poemas, los más oscuros y barrocos, fueron publicados póstumamente en la edición de sus Obras completas de 1924 bajo el título general de «El rosario de Eros».( CF. Centro Virtual Cervantes © Instituto Cervantes,  1997-2016. Reservados todos los derechos. cvc@cervantes.es

BODA DE DELMIRA.

Contrajo matrimonio con Enrique Job Reyes el 14 de agosto de 1913, pero por diversas desavenencias conyugales lo abandonó un mes y medio más tarde, divorciándose el 5 de junio de 1914. En julio del mismo año muere asesinada por su exesposo, quien después se suicidó.

La ciudad de Montevideo cuenta con un espacio memorial dedicado a Delmira Agustini y a todas las víctimas de la violencia de género ubicado en la calle Andes 1206, donde Delmira fuese asesinada por su exmarido. Es una obra del artista Martín Sastre y fue inaugurado en el año 2014 al cumplirse 100 años del fallecimiento de la poetisa.

VISIONES DE ESPAÑA. LA FIESTA DEL PAN. JOAQUIN SOROLLA.

2.-OTRAS COMPOSICIONES.

Además de las obras anteriormente mencionadas la inesperada muerte de Delmira Agustini no permitió la apropiada publicación de muchas de sus composiciones . Es de suponer que no fueron muchas las que se hayan perdido. Su padre y madre, ambos sobrevivieron a la poetisa, dedicaron esmerado cuidado sobre todo lo relacionado a su hija, y muy en especial a las inspiraciones literarias de “La Nena” de la casa. Tal devoción provee cierta seguiridad de que los esfuerzos de Delmira fueron documentados.

Gracias al detallado estudio de Ofelia Machado en 1944, muchas de estas obras inéditas quedan bien catalogadas. Presentamos aquí algunas de ellas y el nombre de las otras que tenemos conocimiento.

Sabemos que en el futuro tendremos que trabajar más en esta sección. Hasta entonces, preferimos no ignorar lo que ya se sabe.

También quisiéramos recordar al lector que Delmira Agustini no publicó muchas de estas poesías. Por tanto, no las tomamos como un trabajo completo. Las presentamos como parte del estudio en la creatividad de la poetisa y no de la crítica de su obra.

ESTOS SON SUS TÍTULOS:

Al General F, Ribera. Inédito por Delmira Agustini, compuesto durante su niñez. Átomos Publicada en: “La Alborada” 4 de octubre de 1903. Coqueterias, Càrcel de Héroe-Di, Bohemia Pálida .Dúos profundos.El Trágico. En el mar.En el Templo del ensueño. Etérea. Fascinaciones. Fibras. Gama exquisita. Humo mítico. Inicial. Las Frentes. Nos Critiques publicada en: “La Petite Revue” 19 de noviembre de 1902.Suprema.Surgió en un Preludio, también le llamo Danseuse. VisionesdeEspaña.(Cf.http://www.damisela.com/literatura/pais/uruguay/autores/agustini/xwork.htm)

 3.-DELMIRA UNA POETISA QUE RASGA LA CORTINA QUE VELA LA INTIMIDAD SEXUAL FEMENINA.

          El título de este párrafo que por cierto es el del Tema, quizás esté pidiendo una ligera explicación de sus términos, pues el mismo implica una determinada opinión entre las muchas que se han dado de la vida y especialmente de la obra de Edelmira.

            Es obvio que Edelmira fue una importante poeta de las letras castellanas dentro del modernismo, algo que es reconocido y público.

            Según hemos visto en la reseña biográfica, su obra en determinados momentos fue considerada como algo que no encajaba dentro de los estereotipos femeninos de la época, los cuales enfatizaban el perfil de lo que «tenía» que ser una mujer, especialmente una joven soltera y virgen, este algo fue dar a conocer que la mujer en cuanto persona humana es una persona sexuada con una sexualidad que inunda todo su ser personal , como inunda todo el ser del varón, y no sólo desde el punto de la eroticidad, que también, sino de su pensar, sentir y actuar.

Desde este punto de vista podemos calificar a Edelmira como una feminista, sus poesías y su vida contenían elementos de un feminismo militante que, sin ser autoproclamado tendía a rasgar la cortina que vela la sexualidad femenina.

            La actitud ante el hecho de la sexualidad, en todas sus variantes, de la mujer, hasta época muy reciente, ha estado velada por una cortina de tópicos que han con fundido su realidad. A ello han colaborado todos los creadores de cultura en el pasado muy pasado y en el presente, aún, en determinadas culturas. También las religiones, entre ellas la católica y no digamos la islámica.

            Como la sexualidad en general es un ingrediente esencial de la naturaleza humana creada por Dios, incluimos en este blog algunos poemas de la obra de Edelmira.

4.-ALGUNOS POEMAS DE DELMIRA DE AGUSTINI.

Analizamos a continuación algunos de los poemas de Delmira comentando sólo su contenido y sin fijarnos en su estructura, en la mayor parte modernista. Todos ellos son un canto a la sexualidad, en sus distintas especies.

 1.-EXPLOXIÓN.

 ¡Si la vida es amor, bendita sea!

Quiero más vida para amar! Hoy siento

que no valen mil años de la idea

lo que un minuto azul de sentimiento.

 

Mi corazón moría triste y lento…

Hoy abre en luz como una flor febea.

¡La vida brota como un mar violento

donde la mano del amor golpea!

 

Hoy partió hacia la noche, triste, fría…

rotas las alas, mi melancolía;

como una vieja mancha de dolor

 

en la sombra lejana se deslíe…

¡Mi vida toda canta, besa, ríe!

¡Mi vida toda es una boca en flor!

 COMENTARIO.

 El soneto comienza identificando la vida con el amor a esa vida se le puede llamar bendita,bendecida, un minuto de experiencia amorosa vale más que mil años de razonamiento. El yo poético está hablando de algo personal por él vivido y sentido .Algo que ha transformado su existencia …¿ De qué amor se trata ? Las imágenes utilizadas sugieren que está hablando de un amor sensible, hasta instintivo entre un hombre y una mujer ; pero sin violentar su contenido se podría aplicar a todas las especies de amor humano : al amor personal, al llamado amor platónico, al amor de amistad, hasta al amor místico.

 2.-EL INTRUSO.

Amor, la noche estaba trágica y sollozante

cuando tu llave de oro cantó en mi cerradura;

luego, la puerta abierta sobre la sombra helante,

tu forma fue una mancha de luz y de blancura.

 Todo aquí lo alumbraron tus ojos de diamante;

bebieron en mi copa tus labios de frescura;

y descansó en mi almohada tu cabeza fragante;

me encantó tu descaro y adoré tu locura.

 ¡Y hoy río si tú ríes, y canto si tú cantas;

y si duermes, duermo como un perro a tus plantas!

¡Hoy llevo hasta en mi sombra tu olor de primavera;

 y tiemblo si tu mano toca la cerradura;

y bendigo la noche sollozante y oscura

que floreció en mi vida tu boca tempranera.

 COMENTARIO.

 En este caso el soneto comienza refiriéndose a un amante, intruso lo llama la poetisa sugiriendo que se ha introducido sin ser llamado, pero que al final ha terminado por ser emotivamente esperado , el contenido habla de un amor instintivo, amor de enamoramiento, que es un instinto básico y como ocurre con todos los instintos tienen fecha de caducidad una vez cumplida su finalidad o satisfecho el instinto. En este caso hay una sublimación de un amor que olvida que amor y dolor suelen ir unidos como las espinas y la flor.

Las metáforas se repiten,

 3.-EL SURTIDOR DE ORO.

 Vibre, mi musa, el surtidor de oro

la taza rosa de tu boca en besos;

de las espumas armoniosas surja

vivo, supremo, misterioso, eterno,

el amante ideal, el esculpido

en prodigios de almas y de cuerpos;

debe ser vivo a fuerza de soñado,

que sangre y alma se me va en los sueños;

ha de nacer a deslumbrar la vida,

y ha de ser un dios nuevo!

Las culebras azules de sus venas

se nutren de milagro en mi cerebro…

 

Selle, mi musa, el surtidor de oro

la taza rosa de tu boca en besos;

el amante ideal, el esculpido

en prodigios de almas y de cuerpos,

arraigando las uñas extrahumanas

en mi carne, solloza en mis ensueños:

-Yo no quiero más vida que tu vida,

son en ti los supremos elementos;

déjame bajo el cielo de tu alma,

en la cálida tierra de tu cuerpo!-

-Selle, mi musa, el surtidor de oro

la taza rosa de tu boca en besos.

 COMENTARIO.

 La poetisa sueña con el amante ideal, ella no sólo será sujeto paciente de su amor sino que sueña con crearlo con los besos de su boca. Esta idea de que la mujer no es sólo objeto de deseo, sino sujeto creador del mismo. Es algo que ya había dicho el libro del génesis. “Tendrás ansia de tu marido.”

 4.-LO INEFABLE.

 Yo muero extrañamente…No me mata la Vida,

no me mata la Muerte, no me mata el Amor;

muero de un pensamiento mudo como una herida…

¿No habéis sentido nunca el extraño dolor

 

de un pensamiento inmenso que se arraiga en la vida,

devorando alma y carne, y no alcanza a dar flor?

¿Nunca llevasteis dentro una estrella dormida

que os abrasaba enteros y no daba un fulgor?…

 

Cumbre de los Martirios!… Llevar eternamente,

desgarradora y árida, la trágica simiente

clavada en las entrañas como un diente feroz!…

 

Pero arrancarla un día en una flor que abriera

milagrosa, inviolable!… Ah, más grande no fuera

tener entre las manos la cabeza de Dios!

 COMENTARIO.

“Lo inefable” forma parte de la segunda antología poética de Delmira Agustini; Cantos de la mañana, de 1910. Los poemas de aquella colección fueron incluidos también en su tercer volumen de poesía, Los cálices vacíos, de 1913.

Puede que marcados por el sexualismo de la obra de Edelmira, todo lo miremos bajo esa perspectiva, sin embargo Edelmira no es sólo cuerpo, es también alma, en lo inefable, como dice su título, el yo poético, que en no pocos casos no se identifica con la autora, está proclamando la existencia de algo que no se puede expresar en su interior. Algo por cuya consecución se anhela hasta morir ¿ Podríamos decir que hay en este caso un ansia mística de algo transcendente que satisfecha saciaría todos los deseos humanos ? ¿ Es estoque  quemata algo parecido al morir por no morir de Teresa de Jesús ?

 5.-EL CISNE.

 Pupila azul de mi parque

es el sensitivo espejo

de un lago claro, muy claro!…

Tan claro que a veces creo

que en su cristalina página

se imprime mi pensamiento.

 

Flor del aire, flor del agua,

alma del lago es un cisne

con dos pupilas humanas,

grave y gentil como un príncipe;

alas lirio, remos rosa…

Pico en fuego, cuello triste

y orgulloso, y la blancura

y la suavidad de un cisne…

 

El ave cándida y grave

tiene un maléfico encanto;

clavel vestido de lirio,

trasciende a llama y milagro!…

Sus alas blancas me turban

como dos cálidos brazos;

 

ningunos labios ardieron

como su pico en mis manos;

ninguna testa ha caído

tan lánguida en mi regazo;

 

ninguna carne tan viva

he padecido o gozado:

viborean en sus venas

filtros dos veces humanos!

 

Del rubí de la lujuria

su testa está coronada:

y va arrastrando el deseo

en una cauda rosada…

 

Agua le doy en mis manos

y él parece beber fuego,

y yo parezco ofrecerle

todo el vaso de mi cuerpo…

 

Y vive tanto en mis sueños,

Y ahonda tanto en mi carne,

que a veces pienso si el cisne

con sus dos alas fugaces,

 

sus raros ojos humanos

y el rojo pico quemante,

es solo un cosne en mi lago

o es en mi vida un amante…

 

Al margen del lago claro

yo le interrogo en silencio…

y el silencio es una rosa

sobre su pico de fuego…

Pero en su carne me habla

y yo en mi carne le entiendo.

 

-A veces ¡toda! soy alma;

y a veces ¡toda! soy cuerpo.

Hunde el pico en mi regazo

y se queda como muerto…

 

Y en la cristalina página,

en el sensitivo espejo

del algo que algunas veces

refleja mi pensamiento,

¡el cisne asusta, de rojo,

y yo, de blanca, doy miedo.

 

COMENTARIO.

 El cisne es un motivo típico, reincorporado a la poesía moderna para la lectura, la palabra escrita y la autocontemplación o autoexpresión.

La siguiente estrofa enlaza la última palabra de la primera para afirmar que la poesía es donde habita el cisne/el espíritu.

A continuación hay una transformación parcial del cisne, que aparece con atributos humanos esta humanización del cisne rompe los esquemas parnasianos, según los cuales el cisne representaría el ideal puro de la belleza, la poesía o la divinidad (como en el mito de Leda).

Luego presenciamos la erotización del cisne, bien con el color rojo, bien con el uso de símbolos fálicos (“pico quemante”).

Finalmente, el cisne y la voz poética se copulan en una escena que rompe con las representaciones contemplativas de la escena de Leda y el cisne.

Aquí aparece de nuevo la actividad del sujeto femenino que rompe con el mito de la pasividad de la mujer en el ejercicio erótico: no hay mujeres frías sino hombres inexpertos decía Marañón.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: RUBÉN DARÍO A LA BÚSQUEDA DEL SENTIDO DEL COSMOS Y DE LA EXISTENCIA.

 quijotediscipulo.

1.-quijotediscipulo, ó ¿ Don Quijote predicador y teólogo ?es también el autor  de los siguientes blogs, todo ellos en wordpres.com

 sanchoamigo ó Sancho Gobernador de una Ínsula.

 elcuradellugaró La Religión en el Quijote

 elcaballerodelverdegaban ó Dios y la Fe cristiana en los escritores de lengua castellana a través de los tiempos.

 elbachiller ó EL BACHILLER SANSÓN CARRASCO

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

noviembre 2019
L M X J V S D
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

VISITAS

  • 2.528.031 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: