You are currently browsing the category archive for the ‘50.-La ausencia de Dios en la obra de Vicente Aleixandre.’ category.

LA AUSENCIA DE DIOS EN LA OBRA DE VICENTE ALEIXANDRE.

 PUNTOS A TRATAR:

1.-Reseña biografía.

2.-Su obra literaria.

3.-Listado de sus obras.

4.-La ausencia de Dios en la obra de Vicente Aleixandre.

5.-Caminos posible para una integración en el Universo.

 AQUÍ VIVIÓ ALEIXANDRE EN SEVILLA.

1.-BIOGRAFIA.

Vicente Aleixandre y Merlo. (Sevilla, 26 de abril de 1898-Madrid, 14 de diciembre de 1984). Poeta perteneciente a la Generación del 27, recibe el Premio Nobel de Literatura en 1977.

Su infancia transcurre entre Málaga y Madrid. Estudia Derecho y Comercio, y durante unos años es profesor en la Escuela de Comercio de Madrid especializándose en derecho mercantil.

De naturaleza bisexual mantuvo relaciones amorosas tanto con mujeres como con hombres.

Su amistad con Dámaso Alonso y sus inquietudes literarias le llevan a leer y a estudiar a los grandes poetas de la literatura universal, como Bécquer y Rubén Darío. Sufre una grave enfermedad y durante su recuperación se dedica a escribir poesías que son publicadas en las revistas culturales más importantes de la época, consiguiendo gran éxito. Ahí empieza su amistad con los otros componentes de la Generación del 27, como Federico García Lorca y Luis Cernuda. En 1934 recibe el Premio Nacional de Literatura.

ACADEMIA DE LA LENGUA . MADRID.

Tras la Guerra Civil permanece en España y su obra toma una trayectoria muy personal. En 1949 es nombrado Académico de la Lengua y desde entonces se convierte en maestro y protector de los jóvenes poetas españoles, que acuden a visitarle con frecuencia a su casa de Madrid, donde con frecuencia organiza tertulias literarias.

El 6 de octubre de 1977 la Academia Sueca le concede el Premio Nobel de Literatura «por una obra de creación poética innovadora que ilustra la condición del hombre en el cosmos y en nuestra sociedad actual, a la par que representa la gran renovación, en la época de entreguerras, de las tradiciones de la poesía española».

SEPULTURA DE VICENTE ALEIXANDRE MERLO.

Hospitalizado de urgencia el 10 de diciembre de 1984, en la Clínica Santa Elena, con hemorragia intestinal, muere en la noche del 13 de diciembre. Es enterrado en el panteón familiar del Cementerio de la Almudena de Madrid el sábado 15 de diciembre de 1984.

2.-SU OBRA LITERARIA.

La trayectoria poética de Aleixandre se divide en tres etapas: una primera en la que predomina la poesía pura, una segunda marcada por el surrealismo y la tercera caracterizada por la indagación del ser humano.

El surrealismo, que predomina en sus libros a partir de 1928 es una técnica que le proporciona gran libertad de expresión y de elección de los materiales poéticos. A esta etapa pertenecen Espadas como labios, cargada de protesta, amargura e ironía en su búsqueda de la verdad, Pasión de la Tierra, La destrucción o el amor y Sombra del Paraíso.

Son libros difíciles en los que Aleixandre expresa su particular visión del amor, tan cercana a la muerte que se confunde con ella., en donde las espadas, instrumentos de muerte son a la vez instrumentos de amor, como los labios.

La destrucción o el amor es el libro cumbre de esta etapa, es un canto total a la naturaleza, a su fuerza y al anhelo por llegar, a través del amor, quebrantando nuestra radical soledad en la comunión panteística en el seno del universo.

En Sombra del paraíso expresa la nostalgia de un reino paradisíaco que lo mismo puede ser posterior a la muerte que anterior al nacimiento del hombre: ¡Humano: nunca nazcas! es el terrible verso que traduce el pesimismo esencial del poeta

3.-RELACIÓN DE SUS OBRAS.

Poesía

1928.- Ámbito

1932.- Espadas como labios

1935-1496.- “Pasión de la tierra

1935.- La destrucción o el amor

1944.- Sombra del paraíso

1950.- Mundo a solas

1953.- Nacimiento último

1954.- Historia del corazón

1962.- En un vasto dominio

1965.- Retratos con nombre

1968.- Poemas de la consumación

1974.- Diálogos del conocimiento

Prosa

1950.- En la vida del poeta: el amor y la poesía

1954.- El niño ciego de Vázquez Díaz

1955.- Algunos caracteres de la nueva poesía española

1958.- Los encuentros

1978.- Discurso de recepción del Premio Nobel

Cuarnos sueltos 

1948.- En la muerte de Miguel Hernández

1952.- Poemas paradisíacos

1955.- La llanura duerme

1956.- Consumación

1960.- Ciudad del Paraíso

1962.- Picasso

1961.- Desnudos

1961.- Antigua casa madrileña

1963.- María la Gorda

1967.- Dos vidas

1971.- Sonido de la guerra

1984.- Tres poemas seudónimos

[s. a.].- Diez poemas.

Antologías

1952.- Poemas paradisíacos

1956.- Ocho poemas

1956.- Mis poemas mejores

1960.- Poemas amorosos

1965.- Presencias

1971.- Poesía superrealista

4.-LA AUSENCIA DE DIOS EN LA OBRA DE VICENTE ALEIXANDRE.

           Con el título de este párrafo bien podríamos dar por terminado nuestro tema, en un blog en el que vamos buscando la presencia de Dios y de la religión en las obras de nuestros poetas.

            Esta ausencia de lo divino en Aleixandre es absoluta, se quiere decir con ello que tampoco hay claros signos en su obra de algo que pudiéramos llamar ateísmo positivo, rechazo de Dios, de lo religioso, crítica de la religión, más bien silencio y ausencia como en

PÓRTICO DE LA GLORIA DE LA CATEDRAL DE SANTIAGO DE COMPOSTELA.

1.-MENDIGA EN ATRIO ROMÁNICO.

(COMPOSTELA)

Una vieja

llama y pide:

ruega.

Nadie escucha.

Sólo el agua

suena.

Agua impura

que se escurre

ciega.

Agua muda

o agua ronca.

Besa

lo que duerme

o lo que sigue:

tierra.

Una sombra,

una pisada. Piedra.

Piedra o siglos,

siglos lentos.

¡Ea!

Una calificación que puede aplicarse al pensamiento de Aleixandre es de monismo en el sentido de que para él sólo existe una única sustancia que es el sustrato de todos los seres de la naturaleza, incluída la persona.

Esta idea se reitera en 1949 en su discurso de ingreso en la Academia:

Sí: un intento de comunión con lo absoluto: esto será ciegamente el amor en el hombre. Cada amador oscuramente lo incorpora, cuando no luminosamente lo intuye. Y la fiel poesía nos lo sirve, a costa del manifiesto poeta, del que un latido de verdadera vida estaremos dolorosamente apresando (Aleixandre, 1949/1977: 422).

 Como se ha dicho anteriormente en La destrucción o el amor Aleixandre su anhelo de llegar a la comunión panteística con el universo.

 4.-POSIBLES CAMINOS PARA UNA INTEGRACIÓN EN EL UNIVERSO.

Pudieramos decir que una muy importante: es la unión con los demás humanos tal como lo expresa en su poema:

1.-EN LA PLAZA.

Hermoso es, hermosamente humilde y confiante, vivificador y profundo, sentirse bajo el sol, entre los demás, impelido,

llevado, conducido, mezclado, rumorosamente arrastrado.

No es bueno

quedarse en la orilla

como el malecón o como el molusco que quiere calcáreamente imitar a la roca.

Sino que es puro y sereno arrasarse en la dicha

de fluir y perderse,

encontrándose en el movimiento con que el gran corazón de los hombres palpita

extendido.

Como ese que vive ahí, ignoro en qué piso,

y le he visto bajar por unas escaleras

y adentrarse valientemente entre la multitud y perderse.

La gran masa pasaba. Pero era reconocible el diminuto corazón afluido.

Allí, ¿quién lo reconocería? Allí con esperanza, con resolución o con fe, con temeroso denuedo,

con silenciosa humildad, allí él también

transcurría.

Era una gran plaza abierta, y había olor de existencia.

Un olor a gran sol descubierto, a viento rizándolo,

un gran viento que sobre las cabezas pasaba su mano,

su gran mano que rozaba las frentes unidas y las reconfortaba.

Y era el serpear que se movía como un único ser,

no sé si desvalido, no sé si poderoso,

pero existente y perceptible, pero cubridor de la tierra.

Allí cada uno puede mirarse y puede alegrarse y puede reconocerse. C

uando, en la tarde caldeada, solo en tu gabinete,

con los ojos extraños y la interrogación en la boca,

quisieras algo preguntar a tu imagen,

no te busques en el espejo

Resultado de imagen de Si yo fuese un niño,

 2.-CONSUMACIÓN.

Si yo fuese un niño,

si yo fuese un niño,redondo, quieto y sumergido.

Sumergido, no; sacado a la luz, estallado hacia fuera, exhibido en esa otra Creación

donde un niño es un niño en su reino.

Pero si sumergido estuve antaño, bajo las aguas de la luz que eran cielo y sus ondas,

hoy no puedo sino decirlo, tomar nota, procurar explicarlo,

prohibiéndome al mismo tiempo la confusión de lo que veo con lo que fue y ha sido.

Todavía el hombre a veces intenta explicar un sueño, dibujando la presencia del amor,

el límite del corazón y su centro justísimo.

Aún intentar decir: «Amo, soy feliz; me conformo.»

Que es tanto como decir: «Soy real.» Pero cuando las hojas todas se han caído:

primero las flores, luego los mismos frutos, más tarde el humo, el halo

de persuasión que rodea a la copa como su mismo sueño

entonces no hay sino ver aparecer la verdad, el tronco último, el d

espojado ramaje fino que ya no tiembla.

La desnudez suprema del árbol quedado que finísimamente acaba en la casi imposible ramilla,

tronquito extremo sin variación de hoja,

superación sin música de la inquietante rueda de las estaciones.

Entonces llega el conocimiento, y allá dentro en el nudo del hombre,

si todavía existe un centro que tiene nombre y que yo no quiero mencionar;

si aún persiste y exige y golpea imperiosamente, porque nadie quiere morir,

puedes sonreír de buena gana, y burlarte,

y mirándolo con desdén quiere morir,

en un extinto diálogo en que no te oyes.

Baja, baja despacio y búscate entre los otros.

Allí están todos, y tú entre ellos.

Oh, desnúdate y fúndete, y reconócete.

Entra despacio, como el bañista que, temeroso, con mucho amor y recelo al agua,

introduce primero sus pies en la espuma,

y siente el agua subirle, y ya se atreve, y casi ya se decide.

Y ahora con el agua en la cintura todavía no se confía.

Pero él extiende sus brazos, abre al fin sus dos brazos y se entrega completo.

Y allí fuerte se reconoce, y se crece y se lanza,

y avanza y levanta espumas, y salta y confía,

y hiende y late en las aguas vivas, y canta, y es joven.

Así, entra con pies desnudos. Entra en el hervor, en la plaza.

Entra en el torrente que te reclama y allí sé tú mismo.

¡Oh pequeño corazón diminuto, corazón que quiere latir

para ser él también el unánime corazón que le alcanza!

Y aunque pudiera parecer una contradicción otro camino para la total comunión con el universo sea la muerte tal como lo expresa en :

decir con voz muy baja, de modo que todo el mundo te oiga:

«Amigo…: todo está consumado.»

 Y aun más directamente en:

 Caspar David Friedrich

3.-LA MUERTE

¡Ah! Eres tú, eres tú, eterno nombre sin fecha,

bravía lucha del mar con la sed,

cantil todo de agua que amenazas hundirte

sobre mi forma lisa, lámina sin recuerdo.

 

Eres tú, sombra del mar poderoso,

genial rencor verde donde todos los peces son como piedras por el aire,

abatimiento o pesadumbre que amenazas mi vida

como un amor que con la muerte acaba.

 

Mátame si tú quieres, mar de plomo impiadoso,

gota inmensa que contiene la tierra,

fuego destructor de mi vida sin numen

aquí en la playa donde la luz se arrastra.

 

Mátame como si un puñal, un sol dorado o lúcido,

una mirada buida de un inviolable ojo,

un brazo prepotente en que la desnudez fuese el frío,

un relámpago que buscase mi pecho o su destino…

 

¡Ah, pronto, pronto; quiero morir frente a ti, mar,

frente a ti, mar vertical cuyas espumas tocan los cielos,

a ti cuyos celestes peces entre nubes

son como pájaros olvidados del hondo!

 

Vengan a mí tus espumas rompientes, cristalinas,

vengan los brazos verdes desplomándose,

venga la asfixia cuando el cuerpo se crispa

sumido bajo los labios negros que se derrumban.

 

Luzca el morado sol sobre la muerte uniforme.

Venga la muerte total en la playa que sostengo,

en esta terrena playa que en mi pecho gravita,

por la que unos pies ligeros parece que se escapan.

 

Quiero el color rosa o la vida,

quiero el rojo o su amarillo frenético,

quiero ese túnel donde el color se disuelve

en el negro falaz con que la muerte ríe en la boca.

 

Quiero besar el marfil de la mudez penúltima,

cuando el mar se retira apresurándose,

cuando sobre la arena quedan sólo unas conchas,

unas frías escamas de unos peces amándose.

 

Muerte como el puñado de arena,

como el agua que en el hoyo queda solitaria,

como la gaviota que en medio de la noche

tiene un color de sangre sobre el mar que no existe.

 Ella es la que posibilita el acceso…

 4.-AL CIELO

El puro azul ennoblece

mi corazón.

Sólo tú, ámbito altísimo

inaccesible a mis labios, das paz y calma plenas

al agitado corazón con que estos años vivo.

 

Reciente la historia de mi juventud, alegre todavía

y dolorosa ya, mi sangre se agita, recorre su cárcel

y, roja de oscura hermosura, asalta el muro

débil del pecho, pidiendo tu vista,

cielo feliz que en la mañana rutilas,

que asciendes entero y majestuoso presides

mi frente clara, donde mis ojos te besan.

 

Luego declinas, ¡Oh sereno, Oh puro don de la altura!,

cielo intocable que siempre me pides, sin cansancio, mis besos,

como de cada mortal, virginal, solicitas.

 

Sólo por ti mi frente pervive al sucio embate de la sangre.

Interiormente combatido de la presencia dolorida y feroz,

recuerdo impío de tanto amor y de tanta belleza,

una larga espada tendida como sangre recorre

mis venas, y sólo tú, cielo agreste, intocado,

das calma a este acero sin tregua que me yergue en el mundo.

 

Baja, baja dulce para mí y da paz a mi vida.

Hazte blando a mi frente como una mano tangible

y oiga yo como un trueno que sea dulce una voz

que, azul, sin celajes, clame largamente en mi cabellera.

 

Hundido en ti, besado del azul poderoso y materno,

mis labios sumidos en tu celeste luz apurada

sientan tu roce meridiano, y mis ojos

ebrios de tu estelar pensamiento te amen,

mientras así peinado suavemente por el soplo de los astros,

mis oídos escuchan al único amor que no muere.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG:DIOS EN EL CÁNTICO: NOCHE OSCURA DE SAN JUAN DE LA CRUZ

 quijotediscipulo

 1.-quijotediscipulo, ó ¿ Don Quijote predicador y teólogo ?es también el autor  de los siguientes blogs, todo ellos en wordpres.com

 sanchoamigo ó Sancho Gobernador de una Ínsula.

 elcuradellugar ó La Religión en el Quijote

 elcaballerodelverdegaban ó Dios y la Fe cristiana en los escritores de lengua castellana a través de los tiempos.

elbachiller ó EL BACHILLER SANSÓN CARRASCO.

 

 

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

diciembre 2019
L M X J V S D
« Nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

VISITAS

  • 2.534.262 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: