You are currently browsing the category archive for the ‘62.-LeopoldoPanero de la indiferencia religiosa a la fe vivida.’ category.

LEOPOLDO PANERO DE LA INDIFERENCIA RELIGIOSA A LA FE VIVIDA.

 1.-Reseña biográfica.

2.-Posición literaria.

3.-Obra poética.

4.-Dios y la fe cristiana en la obra de Leopoldo Panero.

 

 1.-RESEÑA BIOGRÁFICA.

 Leopoldo Panero Torbado (Astorga, León, 17 de octubre de 1909 – Castrillo de las Piedras, León, 27 de agosto de 1962) Era hijo de Moisés Panero Núñez y de Guadalupe Torbado de las Cuevas. Fue hermano del poeta Juan Panero (1908–1937) y padre de Juan Luis Panero (1942–2013), Leopoldo María Panero (1948–2014) y José Moisés, «Michi» Panero (1951–2004), los dos primeros también poetas y el tercero intelectual y diletante.

Hizo la Enseñanza Media en San Sebastián y León, y estudió en las Universidades de Valladolid y Madrid, en esta última se licenció en Derecho.

En el otoño de 1929 enfermó de tuberculosis y fue a reponerse al Sanatorium Royal de la Sierra de Guadarrama durante ocho meses y se enamoró de una paciente, Joaquina Márquez, fallecida algunos meses después.

PANERO ACOMPAÑANDO A FRANCO EN SU VISITA A LA BIENAL DE MADRID.

Al inicio de la Guerra Civil fue acusado de relacionarse con intelectuales marxistas y estuvo a punto de ser fusilado. Posteriormente se incorporó al ejército rebelde y, una vez concluida la contienda, desempeñó cargos culturales con el régimen franquista.´

A partir de aquí, Leopoldo Panero ocuparía varios cargos oficiales: Sería director con carácter provisional del Instituto de España en Londres donde al mismo tiempo existía otro Instituto de España, el de los republicanos que dirigía un pariente de Leopoldo, Pablo Azcárate, con quien siempre mantuvo buenas relaciones.

Director de la revista Correo literario; secretario general permanente de las Bienales Hispanoamericanas de Arte de Madrid, La Habana y Barcelona; miembro de gobierno del Instituto de Cultura Hispana y director del departamento de cooperación intelectual de dicho organismo; secretario general del Museo de Arte Contemporáneo de Madrid…

CON SU ESPOSA E HIJO.

En el año 1941 se casó con Felicidad Blanc, escritora, con la que tuvo tres hijosEntre los galardones recibidos se destacan el premio Fastenrath de la Real Academia Española y El Premio Nacional de Literatura en 1949.

Murió en su casa de Castrillo de las Piedras, a la temprana edad de 52 años, tras sufrir una angina de pecho mientras conducía su vehículo.

 GARCILASO DE LA VEGA.

2.-POSICIÒN LITERARIA.

 A pesar de haber iniciado su obra antes de la guerra civil, habitualmente se le sitúa entre la primera generación de la posguerra, en la llamada poesía “garcilasista”, que tomó esta denominación por el hecho de tomar como punto de referencia a Garcilaso y a los poetas del siglo XVI, y por oposición al “neogongorismo“.

Su obra es un retorno a las emociones primarias de la existencia humana, y sus temas son tradicionales: el amor, la muerte, la tierra y el paisaje de España. Mediante un tono intimista y con una notable perfección formal, el autor consigue transmitir el sentido de su íntima unión con la tierra, la familia y Dios.

El concepto de poesía de Leopoldo Panero, según palabras suyas. «La, poesía era primeramente una revelación del poeta y una iluminación de las condiciones humanas conseguida por medio de la contemplación personal, siempre en la dimensión solidaria»

 3.-OBRA POÉTICA.

 La estancia vacía (1944). El protagonista es un peregrino que busca su refugio en Dios.

Versos al Guadarrama (1945) Recoge la producción poética del autor correspondiente a la década de 1930.

Escrito a cada instante (1949).Su agonía personal busca conciliar la esperanza perdida con una armonía cósmica de contenido metafísico. Con esta obra ganó el premio Fastenrath.

Canto personal (1953) Una réplica al Canto general del poeta chileno Pablo Neruda (1904-1973).

Desde el umbral de un sueño (1959)

Romances y canciones (1960)

Cándida puerta (1960)

Poesía (1963) Libro póstumo que incluye toda su obra lírica.

Obras completas (1973)Recoge algunos materiales inéditos´

 IGLESIA DE LA MAGDALENA EN CASTRILLO DE LAS PIEDRAS. LEÓN. ESPAÑA.

4.- DIOS Y LA FE CRISTIANA EN LA OBRA DE LEOPOLDO PANERO.

 Ya dijimos que : mediante un tono intimista y con una notable perfección formal, el autor consigue transmitir el sentido de su íntima unión con la tierra, la familia y Dios; por ello, sin más, vamos a entrar en contacto directo con su obra para comprobar tal aseveración referida, en este caso, a Dios.

Como anticipo a su postura religiosa indicamos que los poemas 3,4 y 5 que vamos a comentar, están recogidos como himnos en varias de las Horas del Oficio divino.

1.-INVOCACIÓN.

Autor de nuestro límite, Dios santo.

¡Oh, fluye tú, feliz ola tranquila

del corazón de Dios, dando a mis pulsos

tanta viviente paz, sobre esta cumbre

—delgada ya—, donde mi voz resuena,

con el rumor de su presencia sola.

en la vencida luz que deja agosto,

tras el verdor de los viñedos áurea!

¡Oh, fluye en El, feliz, ola poniente,

ola que empuja al mundo con su soplo

de hierba derramada por el valle!

¡Ola de plenitud que nos envía

el silencio movible de las aguas

y el recostado aroma del recuerdo!

¡Ola que vuelve hacia nosotros árboles,

y entreteje las ramas silenciosas,

y suspende su juego verdeante,

mientras el corazón recibe, alegre, la luz

y fresca sombra del olvido!

¡Oh fluye, fluye en mí, total marea

que moja cuanto soy de amor supremo!

¡Oh mosto tenebroso reposando!

¡Oh, fluye en el rubor,

como manzana, del corazón de Dios,

y dora el dulce sabor de sus entrañas,

jugo vivo de infancia, en donde pican los gorriones…!

COMENTARIO.

 El título del poema nos da condensado su contenido: Invocación una llamada, una súplica a Dios. a quien comienza por calificar como autor de nuestro límite, no en el sentido de que Él sea la causa de nuestras limitaciones, sino más bien como el autor de nuestros anhelos últimos y definitivos, recordando que Él es el alfa y omega de nuestro ser, rememorando el nos hiciste Señor para Ti de san Agustín, el Dios santo es, en definitiva, nuestro término.

A este Dios le suplica, utilizando las más variadas metáforas que , inunde con la ola que mana de su corazón de los efectos más variados: viviente paz, luz ,fresca sombra del olvido, recostado aroma del recuerdo y especialmente total marea que moja cuanto soy de amor supremo.

La idea que el poema nos da de Dios es la de un ser transcendente por un lado e inmanente por otro, de un Dios personal, idea que no es ajena a la del Dios cristiano.

2.-ESCRITO A CADA INSTANTE .

 Para inventar a Dios, nuestra palabra

busca, dentro del pecho,

su propia semejanza y no la encuentra,

como las olas de la mar tranquila,

una tras otra, iguales,

quieren la exactitud de lo infinito

medir, al par que cantan…

Y su nombre sin letras,

escrito a cada instante por la espuma,

se borra a cada instante

mecido por la música del agua;

y un eco queda sólo en las orillas,

¿Qué número infinito

nos cuenta el corazón?

Cada latido,

otra vez es más dulce, y otra y otra;

otra vez ciegamente desde dentro

va a pronunciar su nombre.

Y otra vez se ensombrece el pensamiento,

y la voz no le encuentra.

Dentro del pecho está.

Tus hijos somos,

aunque jamás sepamos decirte la palabra exacta y tuya,

que repita en el alma el dulce y fijo

girar de las estrellas.

 COMENTARIO.

 La palabra inventar .del comienzo del poema, podría inducirnos a pensar que Panero estaría afirmando la teoría de Feurbach y que Unamuno condensaría en la frase, no creemos en Dios sino que creamos a Dios.

Sin embargo el contexto exige que la palabra inventar no se traduzca como crear, producir, originar, sino más bien como, encontrar, hallar….de forma que los primeros versos del poema dicen que para encontrar la palabra apropiada para nombrar a Dios hay que entrar en el propio interior buscando la imagen que de Él hay en nosotros, ya que somos imagen y semejanza de Dios según el libro del Génesis, pero no la encuentra.

Ejemplifica este hecho, asemejándolo a las olas del mar que constantemente se suceden y con su espuma escriben, cantan y borran el nombre del infinito.

Así ocurre con los anhelos del querer y buscar humanos, simbolizados en los latidos del corazón que constantemente proclama sin voz la palabra apropiada para nombrar a Dios, pero el pensamiento, la razón, anula tal encuentro borrando su nombre.

Pero al final el poeta proclama que, a pesar de todo Dios está dentro de nosotros , porque somos sus hijos, aunque no sepamos decir la palabra exacta para nombrarlo.

 3.-EL TEMPLO VACIO

No sé de dónde brota la tristeza que tengo.

Mi dolor se arrodilla, como el tronco de un sauce,

sobre el agua del tiempo, por donde voy y vengo,

casi fuera de madre, derramado en el cauce.

Lo mejor de mi vida es el dolor.

Tú sabes cómo soy.

Tú levantas esta carne que es mía.

Tú esta luz que sonrosa las alas de las aves.

Tu esta noble tristeza que llaman alegría.

Tú me diste la gracia para vivir contigo.

Tú\ me diste las nubes como el amor humano.

Y al principio del tiempo,

Tú me ofreciste el trigo,

con la primera alondra que nació de tu mano.

¡Contigo el último rezo de un niño que se duerme,

y con la voz nublada de sueño y de pureza

se vuelve hacia el silencio, yo quisiera volverme

hacia Ti, y en tus manos desmayar mi cabeza!

Lo mejor de mi vida es el dolor.

Tú hiciste de la nada el silencio y el camino del beso,

y la espuma en el agua para la tierra triste,

y en el aire la nieve donde duerme tu peso.

¡Señor, Señor! Yo he hecho mi voluntad. Yo he hecho

una ley de mi orgullo, pero ya estoy vencido.

Como una madre humilde que me acuna en su pecho,

mi espíritu se acuesta sobre el dolor vivido.

Sobre la carne triste, ¡sobre la silenciosa

ignorancia del alma como un templo vacío!

¡Sobre el ave cansada del corazón que posa

su vuelo entre mis manos para cantar, Dios mío!

Soy el huésped del tiempo; soy, Señor, caminante

que se borra en el bosque y en la sombra tropieza,

tapado por la nieve lenta de cada instante,

mientras busco el camino que no acaba ni empieza.

Soy el hombre desnudo. Soy el que nada tiene.

Soy siempre el arrojado del propio paraíso.

Soy el que tiene frío de sí mismo.

El que viene cargado con el peso de todo lo que quiso.

Lo mejor de mi vida es el dolor. ¡Oh lumbre

seca de la materia! ¡Oh racimo estrujado!

Haz de mi pecho un lago de clara mansedumbre.

¡Señor, Señor! Desata mi cuerpo maniatado.

 COMENTARIO.

 En el poema el poeta derrama su intimidad y sentimientos; en este aspecto una frase resume su situación. lo mejor de mi vida es el dolor, y la imagen de la misma la de un templo vacío, sin saber de dónde le viene la tristeza. Eso es lo que nace de su ser : Tú sabes como soy.

En contraste, Panero a continuación, enumera lo que le viene de Dios: Tú levantas esta carne que es mía. Tú esta luz que sonrosa las alas de las aves. Tú esta noble tristeza que llaman alegría. Tú me diste la gracia para vivir contigo. Tú\ me diste las nubes como el amor humano… Y al final la expresión de su anhelo: yo quisiera volverme hacia Ti, y en tus manos desmayar mi cabeza! Y remata la mejor de mi vida es el dolor.

El poeta a continuación se confiesa culpable: ¡Señor, Señor! Yo he hecho mi voluntad. Yo he hecho una ley de mi orgullo,y a su vez las consecuencias de su culpa:Soy… soy…soy…

Y una súplica final ya vencido: Haz de mi pecho un lago de clara mansedumbre.

¡Señor, Señor! Desata mi cuerpo maniatado.

 4.-TÚ QUE ANDAS SOBRE LA NIEVE .

Ahora que la noche es tan pura

y que no hay nadie más que Tú,

dime quién eres.

Dime quién eres y qué agua tan limpia tiembla en toda

mi alma;

dime quién soy también;

dime quién eres y por qué me visitas,

por qué bajas hasta mí, que estoy tan necesitado,/

y por qué te separas sin decirme tu nombre,

Ahora que la noche es tan pura y que no hay nadie

más que Tú.

Ahora que siento mi corazón como un árbol derribado

en el bosque,

y aun el hacha clavada en él siento,

y aun el hacha y el golpe en mi alma,

y la savia cortada en mi alma,

Tú que andas sobre la nieve.

Ahora que alzo mi corazón, y lo alzo

vuelto hacia Ti mi amor,

y lo alzo como arrancando todas mis raíces,

donde aun el peso de tu cruz se siente.

Ahora que el estupor me levanta desde las plantas de los pies,

y alzo hacia Ti mis ojos,

Señor, dime quién eres, ilumina quién eres,

dime quién soy también,

y por qué la tristeza de ser hombre,

Tú que andas sobre la nieve.

Tú que al tocar las estrellas las haces palidecer de hermosura ;

Tú que mueves el mundo tan suavemente que parece que se me va a derramar el corazón;

Tú que habitas en una pequeña choza del bosque donde crece tu cruz;

Tú que vives en esa soledad que se escucha en el alma como un vuelo diáfano;

ahora que la noche es tan pura,

y que no hay nadie más que Tú,

dime quién eres.

Ahora que siento mi memoria como un espejo roto y

\ mi boca llena de alas.

Ahora que se me pone en pie,

sin oírlo,

el Corazón.

Ahora que sin oírlo me levanta y tiembla mi ser en

libertad,

y que la angustia me oscurece los párpados,

y que brota mi vida, y que te llamo como nunca,            

sostenme entre tus manos,

sosténme en la tiniebla de tu nombre,

sosténme en mi tristeza y en mi alma,

Tú que andas sobre la nieve…

 COMENTARIO.

 Más que un comentario del poema lo que voy a hacer en este caso es poner un esquema del mismo para ayudar al lector a leerlo y comentarlo individualmente, este es el esquema:

1.- Una súplica a Alguien que es calificado de las más variadas, bellas y metafóricas formas.

2.- Unas situaciones concretas por las que pasa el orante desde las que hace su súplica.

3.-El contenido fundamental de la súplica. Lo pedido.

 5.-COMO LA HIEDRA,

Por el dolor creyente que brota del pecado.

Por haberte querido de todo corazón.

Por haberte, Dios mío, tantas veces negado;

tantas veces pedido, de rodillas, perdón.

Por haberte perdido; por haberte encontrado.

Porque es como un desierto nevado mi oración.

¡Porque es como la hiedra sobre el árbol cortado

el recuerdo que brota cargado de ilusión!

Porque es como la hiedra,

déjame que te abrace,

primero amargamente, lleno de flor después,

y que a mi viejo tronco poco a poco me enlace,

y que mi vieja sombra se derrame a tus pies;

¡porque es como la rama donde la savia nace,

mi corazón, Dios mío, sueña que Tú lo ves!

 COMENTARIO.

 El poeta enumera un conjunto de motivos para vivir en la acción de gracias a Dios: lo vuestro es alabar a Dios, que decía san Pablo.

Cada motivo tiene su propio contenido dando una base, que aprovecha la Iglesia como un himno en el Oficio de las Horas.

 6.-LAS MANOS CIEGAS.

Ignorando mi vida,

golpeado por la luz de las estrellas,

como un ciego que extiende,

al caminar, las manos en la sombra,

todo yo, Cristo mío,

todo mi corazón, sin mengua, entero,

virginal y encendido, se reclina

en la futura vida, como el árbol

en la savia se apoya, que le nutre,

y le enflora y verdea.

Todo mi corazón, ascua de hombre,

inútil sin Tu amor, sin Ti vacío,

en la noche Te busca,

le siento que Te busca,como un ciego,

que extiende al caminar las manos llenas

de anchura y de alegría.

 COMENTARIO.

 El poema es la expresión de un creyente que ha hecho del encuentro con el Dios cristiano, el sentido de su existencia y que ha descubierto que sólo en él encuentra el hombre su plenitud.

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG:DEL VACÍO EXISTENCIAL EN GERTRUDIS DE AVELLANEDA AL ENCUENTRO CON LA TRASCENDENCIA. 

quijotediscipulo

1.-quijotediscipulo, ó ¿ Don Quijote predicador y teólogo ? es también el autor  de los siguientes blogs, todo ellos en wordpres.com

 2.-sanchoamigo ó Sancho Gobernador de una Ínsula.

 3.-elcuradellugar ó La Religión en el Quijote

 4.-elcaballerodelverdegaban ó Dios y la CARRASCO.

 Lo mejor al buscar poned título y subtítulo del blog.

 

 

 

 

 

 

 

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

diciembre 2019
L M X J V S D
« Nov    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

VISITAS

  • 2.534.262 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: