You are currently browsing the category archive for the ‘64.-Dios y la fe cristiana en la obra de Guillermo Díaz Plaja.’ category.

Resultado de imagen de GUILLERMO DÍAZ PLAJA.

DIOS Y LA FE CATÓLICA EN LA OBRA DE GUILLERMO DÍAZ PLAJA.

1.- Reseña biográfica y obra literaria.

2.- Dios y la fe cristiana en la obra de Guillermo Díaz Plaja.

3.- Análisis de tres de sus poemas.

CON SU MADRE. PEPITA PLAJA Y SUS DOS HERMANAS.

1.- RESEÑA BIOGRÁFICA Y OBRA LITERARIA.

 Guillermo Díaz-Plaja Contesti, nace en Manresa en 1909, hermano del escritor y periodista Fernando Díaz-Plaja (1918-2012) y de la bibliotecaria y escritora de literatura infantil Aurora Díaz-Plaja, padre de los periodistas María José Díaz-Plaja y Guillermo Díaz-Plaja (hijo)

Fue leal a la República y combatió como “miliciano de la cultura”, pero no fue un intelectual beligerante porque el compromiso siempre le pareció secundario. Por ello, en tiempos de oscuridad, en la dramática tesitura de escoger entre poder, silencio o exilio, se ligó a la victoria porque era el camino menos malo para seguir adelante con su vocación y tejer una continuidad colectiva digna hasta donde fuera posible.

La dialéctica franquismo / antifranquismo le obligó a forjar en solitario una ruta personal demasiado desconocida. Díaz-Plaja volvió la mirada al ayer concluido en 1936 para redescubrir lo más auténtico de su trayectoria.

Crítico, ensayista, poeta y catedrático de Lengua y Literatura Española Autor de obras didácticas relacionadas con su especialidad, se dedicó fundamentalmente a temas de erudición literaria en artículos y ensayos.

UNIVERSIDAD DE SAN MARCOS EN LIMA.

Fue catedrático honorario de la Universidad de San Marcos de Lima (1963) y, entre 1966 y 1970, director del Instituto Nacional del Libro Español. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura por su Introducción al estudio del romanticismo español (1936; 2ª edición, 1942), y en 1962 el premio Ciudad de Barcelona de Ensayo con Viatge a l’Atlàndida i retorn a Ítaca (Viaje a la Atlántida y regreso a Ítaca).

La investigación literaria constituye lo más notable de su aportación a las letras. En sus comienzos se decantó por las grandes síntesis y visiones panorámicas de la literatura, velando el aparato de erudición, tan intenso, no obstante, en su trabajo.

En Cuestión de límites (1963) y Soliloquio y coloquio (1968), trató de la “estética fronteriza”, del confuso límite genérico de algunas obras. Modernismo frente a Noventa y Ocho (1951) es una firme defensa, frente a la general opinión, de las diferencias e identidad propia de los dos movimientos.

Las estéticas de Valle Inclán (1967) es otro de los títulos destacados de la extensa bibliografía del autor. Su libro más revelador quizá sea Estructura y sentido del Novecentismo español (1975), estudio del periodo comprendido entre la Generación del 98 y la del 27; en él pone de relieve la complejidad cultural española, resaltando la importancia que la periferia, especialmente el foco cultural barcelonés, tuvo en la gestación y en el desarrollo de ese movimiento.

De su abundante obra ensayística, tanto en castellano como en catalán, cabe destacar Epistolario de Goya (1928); L’avantguardisme a Catalunya (Las vanguardias en Cataluña, 1930); Rubén Darío (1930); La poesía lírica española (1937); La ventana de papel (1939); El espíritu del Barroco (1940); Hacia un concepto de la literatura española (1942); El engaño de los ojos (1943); Esquema de la historia del teatro (1944);

Federico García Lorca (1948); Defensa de la crítica y otras notas (1953); Veinte glosas en memoria de Eugenio d’Ors (1955); las antologías El poema en prosa en España (1956) y Visiones contemporáneas de España (1956); El estudio de la literatura (1963); Memoria de una generación destruida (1966); Literatura universal (1966); Los monstruos y otras literaturas (1967); La letra y el instante (1967); Con variado rumbo (1967); África por la cintura (1967); Trópicos (1968); Literatura vasca (1972) y Tratado de las melancolías españolas (1974).

Dirigió una Historia de las literaturas hispánicas (1949-1958) y una Antología mayor de la literatura hispanoamericana (1967).

En el terreno poético destacan:

Primer cuaderno de sonetos, Cádiz, Col. Isla (Graf. Salvador Repeto), 1941.Las elegías de Granada, Madrid, Fantasía, 1945.Intimidad, Barcelona, Las ediciones de la Espiga, 1946.Vacación de estío, Madrid, Col. Adonais, 1948.Cartas de navegar, Madrid, Afrodisio Aguado, 1949.Vencedor de mi muerte, Madrid, Ínsula, 1953 (Prólogo de Paul Claudel).Los adioses, Barcelona, Las Ediciones de la Espiga, 1962.

Belén lírico, Málaga, Librería Anticuaria El Guadalhorce, 1966.La soledad caminante, Poemas de América del Norte, Málaga, Ángel Caffarena, 1965.

El arco bajo las estrellas, Barcelona, Las Ediciones de San Jorge, 1965.

Les claus, Barcelona, Les Edicions de l’Espiga, 1965La soledad caminante, Poemas del Norte de América, Málaga, Librería Anticuaria El Guadalhorce, 1966.Zoo, Málaga, Librería Anticuaria El Guadalhorce, 1966.Poesía junta, Buenos Aires,Losada, 1967.América vibra en mí, Madrid, Cultura Hispánica, 1969.

Las llaves, Santander, La isla de los ratones, 1972.Poemas de Oceanía, León, Editorial de la Institución Fray Bernardino de Sahagún, 1972.Poesía en 30 años (1941-1971), Barcelona, Plaza y Janés, 1972.Poemas en el mar de Grecia, Salamanca, Álamo, 1973.Poemas y Canciones del Brasil, Madrid, Cultura Hispánica, 1974.Conciencia del otoño, Madrid, Oriens, 1975.Atlas lírico, Bacelona, Plaza y Janés, 1978.

SALÓN DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA.

Fue miembro de la Real Academia Española desde 1967. Finalmente, en 1978 publicó unas memorias tituladas Retrato de un director.

Falleció el 27 de julio de 1984, en Barcelona.

 

2.-DIOS Y LA FE CRISTIANA EN LA OBRA DE GUILLERMO DIAZ PLAJA .

Hemos visto parte de la extensa obra de nuestro autor, sin embargo, una panorámica de su producción escrita, no sería completa sin ocuparse de su obra lyric,a aunque la misma no ocupe más del 5% del total de su obra y en nuestro caso, de manera especial, porque en ella podemos encontrar más facilmente las referencias religiosas de su pensamiento.

Muchos poemas denotan una personalidad serena y equilibrada, que goza con su entorno íntimo, familiar y amoroso. Pese a ese entorno vital feliz a parecen en ella sus inquietudes religiosas y existenciales con frecuentes referencias a Dios, a la soledad y a la muerte….

Presentaremos, pues, algunos de estos poemas que corroboren lo anteriormente dicho.

3.-ANÁLISIS DE TRES DE SUS POEMAS.

 1.-VENCEDOR DE MI MUERTE.

Aquí me tienes, Señor.

No entiendo nada.

Uno a uno fueron borrándose los milagros de la frente:

la estrella de los Reyes era de cartón

y a los niños no los traía la cigüeña.

Más tarde se doraron mis banderas:

cabelleras rendidas

o monedas de gloria,

iluminaron los paisajes hondos

donde la soledad se hace esperanza.

Un día supe el haz y el envés de cada instante

y quise, aún, que brillase al sol la medalla espléndida.

Más tarde —es ahora—

grito este canto trágico

viendo la honda sima

por la que caigo hacia lo Oscuro.

Esa que enfría los huesos y vacía los ojos.

Esa que es la Definitiva

frente al Instante de que gozo ahora.

Esa que me hundirá en el silencio,

mientras los tranvías de la ciudad

seguirán llevando a las gentes

hacia sus minúsculas impaciencias.

¿Me reconocerás, Señor, entre tantos y tanto

cuando yo te grite: estoy aquí?

¿Qué número llevo marcado

en la inmensa hilera que espera tu juicio?

en el segundo de mi muerte,

¿ con qué extrañas criaturas de piel distinta

y lengua exótica ascenderé a tu inmensidad?

¿Cómo será tu ceño cuando explique la caligrafía de mi existencia?

¿Y cómo he de decirte ¡oh Dios terrible! la criatura que yo era?

¿Entenderás que las sangres de mis venas golpearon muchas veces con violencias que no quise?

¿Mirarás mi ansia de nácares,

de claveles tibios, de terciopelos venados,

como un empuje oscuro del que yo mismo no encuentro la clave?

¿Querrás alargar tu misericordia para mis ojos,

un poco más allá del goce que para ellos hiciste

con los azules y los verdes de tus campos, de tus cielos?

¿Y no querrás, Señor, compadecerte

de ese ímpetu

que nos empuja por la existencia?

Flotante sobre tres muchedumbres:

la que ya ha entrado en el túnel oscuro,

la que navega atónita por mapas,

La que habrá de llegar cuando no estemos,

Indiferente a reloj y a la brújula;

Aquí me tienes Señor ¿ no me conoces ?

¿No me ves agarrado al clavo ardiente de una fe

que vacila ?

¿ No ves que soy, sobretodo,

un menesteroso de Eternidad ?

 COMENTARIO

 El poeta dirigiéndose al Señor, recuerda que ya pasaron las ilusiones y creencias de la niñez, la juventud y la cercana madurez, en el Instante presente, con mayúscula, como si el tiempo en él se condensara, siente cercana su muerte: Esa que enfría los huesos y vacía los ojos, aludiendo a la calavera, y pasando a enumerar de seguido, algunos otros de sus efectos… y después de la muerte el juicio, seguro que el poeta habrá escuchado de algunos predicadores la existencia de un juicio el juicio de Dios.

A partir de ahí, el poeta multiplica las preguntas, unas preguntas que describen como imagina el autor ese juicio. ¿ La menos real, por anticristiana, de esas preguntas? : ¿Y cómo he de decirte ¡oh Dios terrible! la criatura que yo era? Irreal además porque Dios no necesitará preguntar nada.

¿Lo más real ? ¿ No ves que soy, sobretodo, un menesteroso de Eternidad ? De esta ansia de eternidad han partido muchos teólogos, para demostrar la existencia de la Transcendencia.

 2.-MAGNÍFICAT.

Señor que me has creado y sostenido

vencedor del instante y de la muerte

a mi raíz de espíritu rendido;

que has querido en mi voz reconocerte

y en la ridiculez de mi figura

has redimido el peso de lo inerte;

que rodea a toda criatura

del milagro constante de la vida

y del goce sin par de tu hermosura;

se emociona mi lengua conmovida

cuando los horizontes dilatados

entran en mi pupila estremecida:

la nube, el mar, los campos derramados

se achican en el ojo —centinela,

rayo que los reduce—,dominados.

La sierra, el llano, el pájaro que vuela

quedan en la retina vencedora

que en su propia hermosura se desvela.

Todo converge al alma escrutadora,

mi horizonte le da capitanía

y a la emoción la inteligencia aflora.

La más desordenada geografía

al gesto del espíritu que entiende

se ordena según norma y jerarquía.

De este modo se entrega y nos desciende

la grandeza de Dios que se aproxima

al corazón que ama y que comprende.

Aquella nunca derribada cima

se desmorona por amor, se entrega

y, al empequeñecerse, se sublima.

Y un Dios cuyo recuerdo solo ciega,

se hace dulce presencia diminuta

y a nuestro pobre corazón se llega.

¿Por qué inefable y escondida ruta

descendió de los altos miradores

donde toda existencia es impoluta?

¿Qué latidos de amor o qué clamores,

qué estremecida pena o qué lanzada,

qué gritos de dolor desgarradores?

La criatura iba por la nada

de su inseguridad y su torpeza.

¿No olvidó la dramática llamada

de un Cristo declinada la cabeza,

coronada de espinas que, sangrando¡

inventó el manantial de su pureza?

¿No bastaba, Señor, que tropezando

con la vileza de las almas duras

fueras a los humanos levantando?

¿Merecíamos más tus criaturas?

¿Con qué derecho reclamar pudimos

mayor entrega a tus acciones puras?

Al tremedal de iniquidad caímos;

¿qué derecho tenía la esperanza

al milagro que nunca merecimos ?

El milagro supremo. Nada alcanza

tu tremendo poder: creaste el día

y la mar que se pierde en lontananza.

Sin coyunda de sexo, ¿no nacía

Adán de un soplo, y la primera rosa,

sin semilla inicial, no florecía?

¿Quién pone el incremento en la terrosa

cuna donde se yerguen los trigales ?

¿Quién dibuja tus alas, mariposa?

De maravillas sobrenaturales

nos rodeas, Señor. ¿Cómo no apura el alma

sus contornos celestiales?

Todavía, Señor, tu gloria pura

imaginó su extrema gentileza

convirtiendo tu ilímite en Figura.

Flor de harina disfraza tu grandeza,

humilde sayal blanco que decora,

transfigurada, la inmortal belleza.

Eucaristía del amor que aflora,

dádiva que nos llega en una mano

sacerdotal que, al ofrecerla, ora.

Católico, apostólico y romano,

siento la gloria de cantar aquí

este dulce milagro cotidiano.

En la alta boda en la que digo sí

el corazón latiendo, el alma tensa

a una grandeza que por ser inmensa

se hace pequeña para entrar en mí.

 EL MILAGRO COTIDIANO.

COMENTARIO.

 El título condensa el contenido del poema: es un canto de alabanza a Dios. Alaba el poeta a Dios como creador y conservador providente de todo lo creado. Alaba a Dios por haber hecho al hombre a su imagen y semejanza. Alaba a Dios por la belleza que contempla en el universo.

La contemplación inteligente del universo termina por enternecer al hombre y encender su corazón en amor. El amor llega a su cima, desmoronando el corazón, cuando el hombre sabe de la encarnación de Dios.

La humillación del Hijo de Dios el cual como dice san Pablo tenía categoría de Dios y no hizo alarde de esa categoría, sino que se hizo igual a nosotros y sufrió la muerte y una muerte de cruz.

Este hecho hace que el poeta se pregunte ¿Merecíamos más tus criaturas? ¿Con qué derecho reclamar pudimos mayor entrega a tus acciones puras?

Y más aún:Todavía, Señor, tu gloria pura imaginó su extrema gentileza convirtiendo tu ilímite en Figura. Flor de harina disfraza tu grandeza, humilde sayal blanco que decora, transfigurada, la inmortal belleza.

De esta forma la Eucaristía se convierte en el término de la alabanza del poeta, por este milagro cotidiano.

 3.-LAS NOCHEBUENAS DE LA TIERRA

 PALESTINA

 Nochebuena en Belén. Bajo un cielo remoto

las estrellas palpitan en la bóveda oscura

Yo estaba allí. Venían gentes extrañas,

caminaban hirsutos soldados coloniales,

botas claveteadas rompían el asfalto,

misteriosas fronteras entrecruzaban sombras,

y Dios no se veía en parte alguna.

Jerusalén dormía, fatigada de pólvora.

Hacia Samaria, Galilea y Tiberíades,

los caminos crujían, crepitaban motores.

Palestina era una selva de alambradas de espinos,

de clarines de alerta, de cuchillos furiosos.

Belén dormía al fondo de su valle tranquilo.

Yo veía no sé donde. Había

realizado mi peregrinación a Efeso

(la casita pequeña donde murió la Virgen).

Había caminado por la dura

soledad calcinada del mar Muerto; por Jericó

sin rosas; por la orilla de un Jordán fangoso

y macilento; pero Jerusalén tenía

una atracción terrible para el alma en acecho.

Se la veía recortada como un navío

desde Getsemaní, ¡ya estábamos llegando!

¿No eran las murallas, no era el Templo,

donde la sangre mana con las lágrimas?

Laberinto aturdido de encrucijadas hondas,

¡qué fácil, Dios mío, conseguir encontrarte!

Y me volví a Belén a medianoche,

arrastrando mi oscuro desconcierto,

buscando entre los astros; uno solo,

una estrella de plata muy pequeña

caía en un rincón, junto a un pesebre.

Los gritos de los hombres no dejan oír el llanto del Niño.

Los alaridos de los que lloran la destrucción de Jerusalén ;

el resonar de los cascos tenaces sobre los caminos;

el rezo de los circuncisos en los ghettos empavorecidos;

el ruido de las máquinas de la muerte;

el dolor de los perseguidos.

No dejan oír el llanto del Niño,

el débil llanto de Jesús, en el Portal chiquito;

el llanto de Dios sobre los hombres

                                                   No dejan oírlo.

JERUSALÉN: EXPLANADA DEL TEMPLO.

COMENTARIO.

 Comienza el poeta recordando, sin duda, el irresoluto conflicto palestino- israelí,yo estaba allí, describe la crueldad de la guerra. Dios no aparece por ninguna parte, debería aparecer en Jerusalen donde confluyen las tres grandes religiones monoteístas: el judaísmo, cristianismo e islamismo. Pero Dios está ahí. La Nochebuena sigue repitiéndose allí y en tantas otras muchas Nochebuenas en toda la tierra, donde Dios sigue naciendo en todos los que sufren: porque tuve hambre y me diste de comer…pero no se escucha el llanto de Dios porque especialmente , por el ruido de las máquinas de la muerte.

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: MELÉNDEZ VALDÉS DE LA NATURALEZA A DIOS.

quijotediscipulo

 4.-elcaballerodelverdegaban ó Dios y la Fe cristiana en los escritores de lengua castellana a través de los tiempos. es también el autor  de los siguientes blogs, todo ellos en wordpres.com

 sanchoamigo ó Sancho Gobernador de una Ínsula.          

elcuradellugar ó La Religión en el Quijote

quijotediscipulo, ó ¿ Don Quijote. Predicador y teólogo ?

elbachiller ó EL BACHILLER SANSÓN CARRASCO

PARA ACCEDER A ELLOS LO MEJOR PONER EL TÍTULO Y SUBTÍTULO DEL BLOG

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

octubre 2019
L M X J V S D
« Sep    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

VISITAS

  • 2.513.294 hits

Imagenes Interesantes

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: