You are currently browsing the category archive for the ‘01.-Siete son los sacramentos de la Iglesia’ category.

LOS SACRAMENTOS  PROPIAMENTE DICHOS SON SIETE,  SEGÚN LA DOCTRINA  CATÓLICA.

  Estos son los apartados  del tema:

1.- Introducción.

2.-Opiniones contrarias a las de la Iglesia católica.

3.- Doctrina de la Iglesia católica sobre el número de sacramentos.

4.-  Otra forma de probar  que los sacramentos son siete.

5.- Objeciones a la doctrina expuesta en el tema.

 1.- INTRODUCCIÓN.

La Iglesia aplica desde hace ya bastante  tiempo, el nombre de sacramento en un determinado  e idéntico sentido a siete acciones y que son  las que se realizan en el :  Bautismo,  Confirmación, Penitencia, Eucaristía , Unción de enfermos, Orden sacerdotal y Matrimonio;  de forma que en el sentido en que llama sacramento a estos siete, no lo aplica a  ninguna otra acción.

 La aplicación de este nombre de esta forma exclusiva a estas acciones, tuvo una evolución de manera  que pasó un tiempo antes de restringir esta denominación a estas siete acciones,cuando hablemos de la esencia de los sacramentos nos ocuparemos tanto hablar de la evolución del nombre como  de determinar el  sentido con que es aplicado a estas acciones.

 MARTÍN LUTERO ANTE CARLOS V DE ALEMANIA.

3.- OPINIONES  CONTRARIAS A LAS DE LA IGLESIA CATÓLICA.

 Martín Lutero  en el año 1520  en su obra de Captivitate Babilónica,  afirmó que sólo había tres sacramentos el Bautismo, la Cena del Señor y la Penitencia, en el año 1523 decía que la Sagrada Escritura  no hablaba más que de dos , excluyendo el sacramento de la Penitencia porque  el Bautismo era la raíz del perdón de los pecados, siendo por ello innecesaria la Penitencia.

            La Confesión de Ausburgo  del año 1530 habla de tres sacramentos: Bautismo, Cena del Señor y Penitencia ; Melanchton en el año 1531 hablaba del Bautismo la Cena del Señor y la Absolución. ( Cf. Apología 2ª a. 13; Corpus Reformatorum  27,570 ).

            Zwinglio en el año 1525 sostenía la existencia de solo dos sacramentos , el Bautismo y la Cena del Señor, igual que Calvino. ( Cf. De vera et falsa Religione y Institutión chretienne, respectivamente ).

            En la actualidad  las Confesiones Cristianas integradas en el Consejo Mundial de la Iglesias, el tema del número de los sacramentos no está contemplado en las bases  exigidas para  la pertenencia al Consejo, pues sólo la fe en el misterio de la Santísima Trinidad  y en Jesucristo Salvador  son las bases, por lo que en lo que respecta al número de los sacramentos hay bastantes diversidades  habiendo  una mayoría  que sólo admiten los Sacramentos del Bautismo y la Cena del  Señor, aunque ésta tenga un sentido muy diferente al de la Iglesia Católica, similar al sentido dado a la Cena  ya por Lutero y el resto de los primeros  fundadores de otras Iglesias, como Zwinglio, Calvino y Melantchton.

            Las confesiones cristianas  Ortodoxas  y Anglicanas  coinciden, en general, con la doctrina católica.

 MAPA DE LA BÉTICA ROMANA.

3.- DOCTRINA DE LA IGLESIA CATÓLICA SOBRE EL NÚMERO  DE LOS SACRAMENTOS.

 a) Antes del Concilio Tridentino se habla de que los sacramentos son  7.

 1.- En el Concilio  de Verona celebrado el año 1184 en tiempos del Papa Lucio III en el Decreto “Ad Abolendum”  se habla explícitamente del sacramento de la Eucaristía, del bautismo, de la confesión, del matrimonio y del resto de los sacramentos eclesiásticos.( Cf. Dez. 402)

            2.-En la  profesión de fe prescrita a los Waldenses,  en la epístola ” Ejus exemplo” de Inocencio III, dirigida al Arzobispo de Tarragona  el18 de Diciembre del año 1208 se dice que los sacramentos son siete”( Cf. Dez. 428 )

            3.- El Concilio Lugdunense II,  concilio ecuménico XIV, celebrado el año 1274,  en la Profesión de Fe de Miguel Paleólogo  habla expresamente  de que siete  son los sacramentos de la Iglesia ( Cf. Dez 465).

            4.-El Concilio de Florencia celebrado entre los años 1438-1445  dice lo siguiente ” Los sacramentos de la Nueva Ley son siete, a saber, el bautismo, la confirmación, Eucaristía, penitencia, extrema unción, orden y matrimonio, estos sacramentos difieren mucho de los sacramentos de la Ley Antigua, pues estos no causaban la gracia, sino que  sólo eran figura de lo que por la pasión de Cristo había de darse; nuestros sacramentos contienen  la gracia y la dan a quienes los reciben dignamente “.( Cf. Dez 695).

 CONCILIO DE TRENTO.

2.-En el Concilio Tridentino se ratifica el número septenario de los Sacramentos.

El Concilio Tridentino en la sesión VII celebrada el 3 de Marzo de 1547  redactó los Cánones referentes a los sacramentos en general  en los que se habla de que el numero de los sacramentos son siete

.           En la Introducción de la sesión  se dice :” para completar la doctrina de la justificación que fue promulgada de forma unánime por los padres en la sesión anterior, se considera que es oportuno tratar de los  Santísimos Sacramentos  de la Iglesia, por medio de los cuales da comienzo la justificación y una vez iniciada se aumenta y si se pierde se recupera.”

            El Canon  1. Dice literalmente: “Si alguien dijere, que   los sacramentos de la nueva Ley no fueron todos  instituidos por  Jesucristo Señor nuestro, o que son más o menos que siete, es a saber  bautismo, confirmación, Eucaristía, penitencia, extrema unción, orden y matrimonio, o  también que alguno de estos no son verdadera y propiamente sacramentos: sea anatema. (  Cf. Dez. 843 a-844 ).

            El conjunto de estos  textos nos permite afirmar que la doctrina de que los sacramentos de la Iglesia son siete,  es una doctrina que pertenece a la fe revelada   definida por la iglesia católica. Una doctrina   que no fue formulada antes del siglo XII, hablando en conjunto de los sacramentos y haciendo que la definición cayera directamente sobre el número y no sobre otros aspectos.

 PAPIRO  DE LA DIDACHÉ.

4.-OTRA FORMA DE PROBAR  QUE LOS SACRAMENTOS  SON SIETE.

 Además de los textos anteriormente citados en los  que la doctrina católica habla del número de los sacramentos en su conjunto,  haciendo que las definiciones cayeran expresamente sobre su número hay otro modo de comprobar  que los  sacramentos  son siete y es ver desde que tiempo se habla de cada uno en particular, advirtiendo que cuando se aportarán los textos más significativos es en las subcategoría de cada sacramento.

Empezamos por el bautismo, que el Bautismo es un sacramento aparece, en la Didaché o Doctrina de los doce apóstoles escrita entre los años 90/100 y afirma: “Sobre el Bautismo, bautizad de esta forma:  después de lo  que antes dijisteis, bautizad en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo en agua viva. Si no tienes agua viva, bautiza con otra agua; si no puedes con agua fría, hazlo con agua caliente,; si no tienes de ninguna, derrama sobre la cabeza tres veces agua en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo…” Cf.  Ruët de Journel E. Patristicum.nº 4 ).

             El texto habla del Bautismo por inmersión , que en caso de no poder llevarse a cabo se puede hacer  como el texto indica.

            San Justino  en su Apologia 1, escrita entre los años 150/55, dice hablando del Bautismo: ” Cualquiera que esté persuadido y creyere que son verdaderas las cosas que nosotros enseñamos y decimos, y que están dispuestos  y prometen llevar esta vida, lo primero se les dice que ayunen y pidan primero a Dios el perdón de sus pecados, rezando y ayunando con nosotros. Después son llevados por nosotros donde hay agua, y de este modo son regenerados como nosotros mismos fuimos regenerados” ( Cf Ibidem nº 126 )

            Después de este texto se pueden aducir una gran cantidad de ellos, por ejemplo:

            El Concilio de Elvira celebrado en España entre los años 300/306, dice entre otras cosas :  ”  si se está navegando o en un lugar en el que no hay ninguna iglesia, cualquier fiel bautizado,  que no sea bígamo, puede bautizar  a un catecúmeno que esté en peligro por una grave enfermedad  y en el caso de que sobreviviese debe ser presentado al obispo para que le imponga las manos.”( Cf. Dez. 52d.).La imposición de manos por el obispo hace referencia al sacramento de la Confirmación.

            En el símbolo Niceno-Constantinopolitano , obra según se cree de san Cirilo de Jerusalén, promulgado por el 1er Concilio de Constantinopla , el año 381 dice: “creo que hay un  bautismo para el perdón de los pecados.”

            La Confirmaciòn. Ya hemos citado el texto del Concilio de Elvira que habla de la Confirmación, pero hay otros textos anteriores, por ejemplo uno de san Teófilo de Antioquía que escribe a Autólico entre los años 181/2,”¿ Tú no quieres ser ungido con el óleo de Dios  ?  Pues nosotros nos llamamos cristianos , porque  somos ungidos por el óleo de Dios .” (C f. E. Patristicum nº 174)

            Tertuliano por el año 200-6, en su obra de Praescriptione haereticorum. dice: “Después salidos del agua, somos ungidos , según aquella antigua disciplina por la que solían ser  ungidos  con el cuerno del oleo los sacerdotes; así Moisés ungió a Aaraón.”( Cf. Ibidem nº 304).

            En  la misma obra Tertuliano se refiere y nombra varios sacramentos :       “Ciertamente el mismo Cristo hasta ahora no ha reprobado  el agua del Creador con la que nos limpia, ni el óleo con el que unge a los suyos, ni la miel y la leche con la que alimenta a los niños, ni el pan con el que representa  su propio Cuerpo, socorriendo con sus sacramentos a los mendigos del Creador .”( Cf. Ibidem nº 333).

            Con relación a la Penitencia, se dice en la Epístola de Bernabé, por el año 96/98: ”  No serás motivo de discordia, sino que harás las paces con tus adversarios. Confesarás tus pecados. No accederás a la oración con una mala conciencia. ( Dez. 37 ).

            También la Didache afirma:” El día del Domingo reunidos para partir el Pan , dad gracias , después de haber confesado vuestros pecados, para que vuestro sacrificio sea puro.”( Cf. Dez 8 ).

            Y en el Pastor Hermas obra entre los años 140/145: ” Después de aquella grande y santa vocación al bautismo, si alguno  pecó, tentado por el diablo, tiene una penitencia; si vuelve de nuevo a pecar  y hace penitencia, no le aprovecha para nada; difícilmente vivirá.( Cf. Dez. 88 ).

            El Papa s. León I, en el s.V, habla ya del modo como los fieles han de confesar sus pecados, no necesariamente de una forma pública, sino secreta, ” pues de esta forma muchos se sentirán llamados a la penitencia, si no se publica la conciencia del que se  confiesa.”( Cf. E. Patristicum 145/46 ).

   SAN JUSTINO .        

Con relación al sacramento de la Eucaristía,  ponemos un solo texto, dice san Justino en el  Diálogo contra Trifón:” La oblación, que se dice  estaba prescrita para los que se curaban de la lepra, era figura del pan de la Eucaristía, que el Señor nuestro Jesucristo, mandó se hiciera en recuerdo de su pasión para purificar las almas de los hombres de toda iniquidad … De los sacrificios que por vosotros eran ofrecidos , Dios habló así, según dije por boca de Malaquías, -No es esta la voluntad de Dios para vosotros, etc. Sin embargo  de  aquellos sacrificios , que por nosotros son ofrecidos a Dios  en todos los lugares, esto es del pan de la Eucaristía y  semejantemente del vino de la Eucaristía, ya entonces predijo , añadiendo esto también, que su nombre iba a ser glorificado por nosotros y por vosotros profanado”( Cf. Ibidem nº 136 ).Otros textos en Enquiridium Patrístiscum, nºs 408,491 etc. En Dez. nºs367,402 etc

                        Sobre la Unción de los enfermos y otros sacramentos se dice en las Demostraciones de Afrates,  escrita a finales del siglo III:” Porque el primer hombre dio oídos a la serpiente, recibió la sentencia condenatoria, por haber accedido a la invitación de la serpiente, y esta maldición pasó a todos sus descendientes… pero  la puerta  para pedir la paz no se cerró, y las tinieblas de la mente  de muchos se disiparon,  en el entendimiento brilló la luz y las olivas germinaron produciendo un fruto espléndido que es signo del sacramento de la vida, con el que los Cristianos , los Sacerdotes , los reyes y los profetas son santificados; con él  ilumina las tinieblas, unge a los enfermos, y por su secreto sacramento reduce a los pecadores.”( Cf. Ibidem 698  ).Se pueden ver otros textos en Dez. nº 99, 315, 424 etc.

SAN IGNACIO DE ANTIOQUIA DEVORADO POR LOS LEONES

            En cuanto al Sacramento del Orden  Dice san Ignacio de Antioquía, sobre los años  86/107  en su Epístola ad Magnesios, Trallanos y Romanos: ” Estad sujetos a vuestro obispo como a Jesucristo, vedme a mí no  en cuanto hombre , sino según Jesucristo…Es pues necesario haced como ya lo hacéis, no hagáis nada sin el obispo, estad sujetos al presbiterio con lo estuvieron los apóstoles a Jesucristo… A la vez que también sean reverenciados los diáconos como a Jesucristo, como al obispo,  que es imagen del Padre y a los presbíteros como el senado y el concilio de los apóstoles, sin estos no puede decirse que hay iglesia.( E. Patristicum 48,49) .

            Se pueden ver más textos en este mismo Enquiridium  el número 44 el texto de san Ignacioi repite el contenido de los anteriores. En Dez nºs 150 y siguientes donde se habla de los órdenes mayores y menores.

            En la misma carta San Ignacio de Antioquía dice del matrimonio: Decid a mis hermanas  que amen al Señor y a sus maridos en cuerpo y en espíritu. De modo semejante  mandad a mis hermanos en nombre de nuestro Señor Jesucristo que amen a sus esposas como Cristo ama a su Iglesia. Si alguno puede permanecer en castidad  en honor de la carne de Cristo, que permanezca con  humildad. Pues si se gloría , perece, y si por esto se considera mayor que el obispo,muere. Conviene pues, que los esposos y esposas  celebren su matrimonio con la senntencia del obispo para que sea según el Señor y no  por el deseo de la carne. Que todas las cosas se hagan en nombre del Señor. ( Ibidem 67 ).

LAVATORIO DE LOS PIES OBRA  DE TINTORETO.MUSEO DEL PRADO.MADRID.

5.-OBJECIONES A LA DOCTRINA  EXPUESTA EN EL TEMA.

1.-La primera objeción que se puede oponer al tema es que  el número siete referido a los sacramentos no consta en la Sagrada Escritura, por lo que no se puede decir que sea un tema que pertenece a la revelación.

            Esta objeción, en primer lugar, no cuenta con que según la doctrina  de la Iglesia las fuentes de la revelación son dos, la Tradición y la Sagrada Escritura y  en segundo lugar, con referencia al Nuevo Testamento , especialmente los cuatro evangelios, estos fueron primero Tradición y luego Escritura, entre otras cosas, porque Jesús no mandó a sus discípulos que escribieran , sino que predicasen el Evangelio a toda criatura.

            Por otro lado la Iglesia no definiría qué libros  comprende el Canon de la Sagrada Escritura hasta el siglo IV.

            2,- Similar a la anterior objeción es la que afirma que los santos Padres no nombran más que tres sacramentos, con respecto a ella decir que  ninguno de los Padres escribió  un Tratado sobre los sacramentos hablando de ellos en determinadas ocasiones , generalmente desde un punto de vista práctico, aunque es falso, como se ha visto,  que sólo  hablaran de tres sacramentos .

            3.- Otra objeción es la fundamentada en el hecho, también  destacado en el tema, que hasta el siglo XII no se habló de que el número de sacramentos era  siete; la respuesta a esta objeción ya se ha dado en el tema: es cierto que hasta el siglo XII no se habló de una forma  en la que el número de los sacramentos fuese directamente tratado, y en algún caso definido como ocurrió en los concilios dichos; pero ya se ha mostrado cómo con anterioridad al hablar de los sacramentos se encuentra que sólo se identifican como tales siete.

            4.- Una última objeción es que el lavatorio de pies de los discípulos  en la última cena por Jesús  es también un sacramento, puesto que en él se cumplen todos los elementos que constituyen la esencia de los sacramentos: signo sensible, que significa la limpieza interior  conferida  por la institución de Cristo:” habeis  visto lo que yo el Señor y Maestro  he hecho con vosotros… haced vosotros lo mismo…” San Ambrosio, s. Bernardo y Arnaldo admitieron como sacramento este rito.

            No es cierto que el lavatorio de los pies fuese  instituido por Cristo como un sacramento que produce la gracia, por obra  del mismo rito, pues como diremos en el tema siguiente al hablar de la esencia del sacramento, no aparecen en él los elementos que constituyen esa esencia.

            El mandato del Señor  lo recomienda a los suyos como un signo de humildad, similar al dicho: el que quiera ser el mayor entre vosotros sea  el servidor de todos, algo que aparece en la denominación de los Papas como siervo de los siervos de Dios.

File:876MilanoDuomo.JPG

  CATEDRAL ME MILÁN.         

San Ambrosio no dice en ningún lugar que el lavatorio de los pies por Cristo en la última cena sea un sacramento, sino un  rito entre las ceremonias de iniciación cristiana que se celebraban en la iglesia de Milán de la que era arzobispo, nunca en la Iglesia Romana.

            En cuanto a san Bernardo y Arnoldo es cierto que llaman sacramento a este acto, pero  tomando la palabra sacramento en un sentido amplio, de este mismo modo utilizan la palabra sacramento en un sentido amplio otros Padres, como san Basilio y San Agustín, pues como hemos dicho en la Introducción la palabra sacramento fue utilizada para designar otras acciones antes de llegar a su aplicación restingrida. ( Cf. Agustín De peccatorum méritis et remisione 2,26; ML 44,176 s. ; Basilio De Spiritu Santo 27,65:MG 32 186).

            Dice San Ambrosio a este respecto: “S. Pedro estaba limpio  pero debía lavarse  la planta del pie; pues  tenía el pecado del primer hombre por herencia…  Por ello su planta es lavada  para que  desapareciera  el pecado como herencia; a nosotros, nuestros pecados propios, se nos limpian por el bautismo”( Cf. E Patristicum 1132).

            No entramos en la valoración de este dicho de san Ambrosio en el que parece enseñar que el pecado original se perdonó a todos, al lavarle Jesús los pies a Pedro,  por lo que el bautismo no perdona el pecado original, pues este ya estaba perdonado, el bautismo lo que perdona son nuestros propios pecados.

 BIBLIOGRAFIA. En el tema se indica de dónde se han tomado  todos los textos, esto es Del Enchiridium simbolorum de Enrique Dezinger y del Enchirium Patristicum de Rouët de Journel.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: JESÚS Y EL ORIGEN DE LA IGLESIA.

quijotediscipulo

             

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

marzo 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

VISITAS

  • 1,823,857 hits

Imagenes Interesantes

Toulouse Sunset

Monolith

Sunset at Delicate Arch

Laurisilva Lights

Magie der Natur

藍瑪格

Little waterfall

Playa de la Arnía

Couleurs d'un soir

A tree in Jekyll Island

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: