You are currently browsing the category archive for the ‘02.La esencia de los sacramentos.’ category.

LOS SACRAMENTOS SON SÍMBOLOS SENSIBLES Y PRÁCTICOS DE LA GRACIA DIVINA . ESTA ES SU ESENCIA.

  En el desarrollo del tema seguiremos el siguiente índice:

 1.-La palabra  latina Sacramento y su uso para designar los sacramentos cristianos.

2.-Los sacramentos son signos simbólicos o simplemente  símbolos.

3.- Esencia de los sacramentos.

4.-Doctina de la Iglesia.

5.-Algunas opiniones contrarias a estas doctrinas.

6.-Bibliografía.

 1.- LA PALABRA LATINA SACRAMENTO Y SU USO PARA DESIGNAR LOS SACRAMENTOS CRISTIANOS.

 La palabra Sacramento es de origen latino, la equivalente en griego es la palabra Misterio que etimológicamente hablando  significa algo oculto, algo sagrado conocido únicamente por los iniciados.

            Ni en la Sagrada Escritura , ni en los primeros siglos de la Iglesia, se aplica la palabra Sacramento o Misterio para designar exclusivamente  acciones religiosas cristianas

            En cuanto a la palabra Misterio  ésta no se aplica sólo  a las acciones que tengan relación con el sacramento en el sentido actual, designa  bien los ” misterios paganos” como  los de Mitra y Eleusis o bien  los misterios de salvación cristiana en general, por ejemplo el ” misterio de la Cruz” o el “misterio del Cordero” como dice s. Justino.

            La relación de  la palabra Misterio con los signos de la fe de los cristianos se encuentra  también en Orígenes y Clemente Alejandrino,  ambos hablan del misterio de la Gnosis, pero tienen tendencia a reservarlo para darle un significado cristiano, así vemos como Clemente Alejandrino en su obra el Pedagogo utiliza multitud de veces la palabra Misterio para designar hechos cristianos y  también para  acciones sacramentales: Comed, dice, mi carne y bebed mi sangre. Estos alimentos nos los da el Señor;  nos da su carne y derrama su sangre, y de esta forma nada les falta a los renacidos para  su crecimiento. ¡Oh admirable misterio ! ( Cf. E. Patristicum 408 y 412).

             La  traducción  latina de la palabra Misterio por Sacramento ejerció un influjo en la reserva de este nombre para los signos sagrados.

            En latín  se utiliza la palabra sacramento para designar, entre otras cosas, el juramento militar . Este sacramentum militiae  iba unido, algunas veces, a un símbolo o signo concreto, por ejemplo la bandera . Tertuliano traslada este  significado para designar el bautismo: “Feliz el sacramento del agua nuestra, porque limpiados de los delitos de nuestra antigua ceguera,  somos liberados para la vida eterna.( Cf. E. Patristicum 302).

            Autores como  Cipriano , Lactancio, Hilario , Optato y Ambrosio, entre otros, utilizan indistintamente estos dos significados , que terminan por fundirse originando un  significado especial  que usan  para designar ” los signos sagrados” en general , y en algunos casos el Bautismo y la Eucaristía.

            En el periodo que va desde san Agustín hasta el siglo XII no se llegó a limitar el uso de la palabra sacramento para designar  los sacramentos propiamente dichos.

            Es precisamente en este siglo cuando no sólo se restringe el uso de la palabra Sacramento sino también cuando se perfila  la esencia y naturaleza de los sacramentos propiamente dichos, aunque en el trascurso de este tiempo van apareciendo  algunos elementos  de esta esencia, como por ejemplo su carácter de signo, así  aparece en san Agustín y san Ambrosio entre otros. Dice san Agustín a este respecto:  ” Quita la palabra  y ¿ qué es el agua sino agua ? Se une la palabra a este elemento y se convierte en sacramento .” ( Tract.Io. Ev. 80,3 : PL.35,1840). Y san Ambrosio. : “Dado que el hombre se compone de dos naturalezas, a saber de alma y de cuerpo, lo visible  es santificado por lo visible (  la materia sacramental ) y lo invisible por lo invisible, ( la gracia);  y aplicado al Bautismo afirma  : “no creas sólo lo que tus ojos ven, más se ve lo que no se ve; porque  por esto temporal  se ve lo eterno.”( Cf. De Myst. III, 15. PL.16, 410 B ). Tras este pequeño esbozo de la historia  de la evolución de la palabra sacramento, pasamos al estudio de la esencia del mismo.

 BAUTISMO. MARCELO GRANDE. SIGLO XX. PARROQUIA DE NTRA. SRA DE LA ASUNCIÓN DE MIGUELTURRA.C. REAL . ESPAÑA.

2.- LOS SACRAMENTOS COMO SIGNOS SIMBÓLICOS O  SIMPLEMENTE SÍMBOLOS.

 El signo  en general, es aquella realidad que indica una cosa distinta de lo que ella es, por ejemplo, el humo se dice que es signo  del fuego; si colocas una gavilla de sarmientos sobre una puerta se indica y significa que ahí venden vino, como si se dice que la bandera es signo de la Patria, o el semáforo en rojo que significa prohibido pasar etc.

            Estos ejemplo nos hablan de signos  profanos que hay muchos, pero también existen muchos signos de carácter religioso, es más, lo simbólico en la religiones es casi una característica  de su esencia.

            Para que una cosa pueda ser signo  de otra, se necesita que exista algún tipo de relación entre lo significante y lo significado, esta relación puede ser de carácter natural  o arbitraria.

             En los ejemplos anteriores que el humo  sea signo del fuego, o que los sarmientos lo sean del vino, son signos  naturales, puesto que el humo es producido por el fuego y el vino por las uvas de los sarmientos , en cambio que la bandera sea signo  de la patria o el semáforo en rojo de la prohibición, es algo arbitrario, la relación  existente entre ambos es  establecida por los hombres.

            Puede también haber signos en los que la relación entre el significante y lo significado sea algo intermedio, en parte de orden natural y en parte por la decisión humana, el agua, por ejemplo, puede significar por su naturaleza, la limpieza, pero también la satisfacción de la sed, o el frescor, o la fecundidad de la tierra, el que signifique una cosa u  otra depende del uso que le dé el hombre, entonces se dice que el signo es un símbolo.

            Pues bien, los Sacramentos pertenecen a esta clase de signos, son signos simbólicos, o sencillamente símbolos, esto se ve claramente en el sacramento del Bautismo, en él, el agua, puede significar naturalmente  la limpieza corporal , más  por la decisión  de Cristo este agua se convierte en algo  que purifica y limpia el alma.

 EUCARISTIA. MARCELO GRANDE. PARROQUIA DE NTRA. SRA. DE LA ASUNCIÓN DE MIGUELTURRA. C, REAL. ESPAÑA.

3.- LA ESENCIA DE LOS  SACRAMENTOS.

 Los Sacramentos  son realidades compuestas, bien con una composición física o bien con una composición metafísica. Todos los sacramentos están, físicamente hablando, compuestos por una realidad  física que  es  perceptible por los sentidos,  por ejemplo el rito bautismal está  integrado por la acción de sumergir o derramar agua sobre el bautizado mientras se dicen estas : Yo te bautizo en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, ese rito está compuesto por  dos elementos que son completamente distintos, el agua  en la que se baña  o se derrama sobre el  bautizado, nada tienen que ver con las palabras que pronuncia el que bautiza.

            La composición metafísica del sacramento es aquella por la que el rito físico  queda determinado por voluntad del autor de los sacramentos   para significar la gracia,  de una vez para siempre, de esta forma surge una realidad nueva, no identificable con ninguna otra, consistente  en que un rito  se convierte en algo que significa la gracia hasta el punto de que los elementos que constituyen esta nueva realidad  ya no son distintos sino que quedan integrados  en la nueva realidad.

            Pero esta nueva realidad no sólo significa la gracia sino que la produce, es por lo que los sacramentos se pueden definir diciendo que SON SÍMBOLOS SENSIBLES Y PRÁCTICOS DE LA GRACIA DIVINA . ESTA ES SU ESENCIA.

 4.-DOCTRINA DE LA IGLESIA CATÓLICA.

 Que los sacramentos sean signos  prácticos de la gracia la podemos calificar como doctrina de fe divina y católica, veamos por qué:

 CONCILIO DE TRENTO

a) .- El magisterio de la Iglesia.

  La Constitución Benedictus Deus , del 29 de Enero  de 1336 del Papa Benedicto XII,  condena la siguiente doctrina de los armenios” Los armenios dicen y sostienen , que sólo la pasión de Cristo , sin ningún  otro don, es suficiente para el perdón de los pecados : y dicen que para el perdón de los pecados no es necesaria la gracia de Dios gratificante, o justificante, ni que por los sacramentos de la Nueva Ley se dé la gracia santificante” ( Cf. Dez. 539 ).

            El Concilio de Florencia celebrado entre los años 1438-1445  dice lo siguiente ” Los sacramentos de la Nueva Ley son siete, a saber, el bautismo, la confirmación, Eucaristía, penitencia, extrema unción, orden y matrimonio, estos sacramentos difieren mucho de los sacramentos de la Ley Antigua, pues estos no causaban la gracia, sino que  sólo eran figura de lo que por la pasión de Cristo había de darse; nuestros sacramentos contienen  la gracia y la dan a quienes los reciben dignamente “.( Cf. Dez 695).

            En la Bula ” Exurge Domini “ del Papa León X, del 15 de junio de 1520 se condena la siguiente sentencia de Lutero: ” Herética es la sentencia, pero muy usada, que los sacramentos de la Nueva Ley conceden la gracia de la justificación, a quienes no ponen ningún obstáculo.”CF. Dez. 741 ).

            En la Sesión VII del Concilio de Trento:” Si alguien dijere, que los sacramentos de la Nueva Ley no contienen la gracia , que significan, o que no se les da a quienes no ponen ningún obstáculo, siendo sólo signos externos de la gracia recibida o justificante por la fe, y señal de la profesión cristiana, por la  que se distinguen los fieles de los infieles, sea anatema”( Dez. 849s.s.  y 846).

            La  Profesión de fe tridentina dice:Confieso también que los  siete sacramentos son verdadera y propiamente sacramentos de la Nueva Ley instituidos por Jesucristo Nuestro Señor, para la salvación del género humano, aunque no todos y cada uno necesarios, es a saber el  bautismo, confirmación, Eucaristía, penitencia, extrema unción, orden y matrimonio y que confieren la gracia , y entre ellos el bautismo, la  confirmación y el orden no, sin sacrilegio, se pueden repetir. ( Cf. Dez. 996  y 1470).

            Pio X, 1914, en el Syllabus,  los errores de los modernistas: ” Las opiniones acerca del origen de los sacramentos, con que los Padres del concilio Tridentino estaban imbuidos y también los que incluyeron en los cánones , distan muchos de las opiniones que hoy tienen los indagadores de los hechos históricos.” ( Dez.2030 y s.s ).

LEÓN XIII.

            El Papa León XIII  en la Epist. ” Apostolicae curae, de 13 de sep. 1896:

” Todos conocen que los sacramentos de la nueva Ley en cuanto signos sensibles y causas de la gracia invisible, deben significar la gracia que causan, y hacer efectivo lo que significan.” ( Dez.1963).

            Pio XI en la Encíclica Casti connubii del 31  de Diciembre de 1930, hablando del sacramento del matrimonio : “Cristo el Señor en cuanto creador y perfeccionador de los sacramentos al proporcionar para el matrimonio de sus fieles un verdadero y propio sacramento de la Nueva Ley , hizo que él fuese  signo y fuente de la peculiar gracia del mismo.”( Dez. 2237).

            En estos textos aparece de forma unánime que los sacramentos de la Nueva Ley confieren la gracia, son acciones salvíficas, sobre este hecho recae de forma directa la doctrina de la iglesia, en algunos, aparece además, expresamente , que son signos de la gracia que confieren, lo que permite decir que los sacramentos son signos prácticos de la gracia, según la doctrina del magisterio eclesiástico.

 SAN PABLO.

b) . -La Sagrada escritura.

 En la sagrada Escritura no  aparece una definición abstracta de los sacramentos, aunque si se pueden encontrar los elementos fundamentales constitutivos de su esencia, es decir, que son símbolos de la santificación operada por ellos. De esto hablaremos más detenidamente  al tratar de cada sacramento en particular, ahora nos basta con citar un texto de la Carta a los Romanos de san Pablo “

            6, 1 ¿Qué diremos entonces? ¿Qué, debemos seguir pecando para que abunde la gracia?

             2 ¡Ni pensarlo! ¿Cómo es posible que los que hemos muerto al pecado sigamos viviendo en él?

            3 ¿No sabéis  que todos los que fuimos bautizados en Cristo Jesús, nos hemos sumergido en su muerte?

            4 Por el bautismo fuimos sepultados con él en la muerte, para que así como Cristo resucitó por la gloria del Padre, también nosotros llevemos una Vida nueva.

            5 Porque si nos hemos identificado con Cristo por una muerte semejante a la suya, también nos identificaremos con él en una  resurrección como la suya.

             6 Comprendámoslo: nuestro hombre viejo ha sido crucificado con él, para que fuera destruido este cuerpo de pecado, y así dejáramos de ser esclavos del pecado.

             7 Porque el que está muerto, no debe nada al pecado.

            8 Pero si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con él.

             9 Sabemos que Cristo, después de resucitar, no muere más, porque la muerte ya no tiene poder sobre él.

            10 Al morir, él murió al pecado, una vez por todas; y ahora que vive, vive para Dios.

             11 Así también vosotros, consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús.( Romanos 6,1-11).

 SAN AGUSTÍN.Retrato de Philippe de Champaigne , siglo XVII.

c).-La Tradicción .

 S. Teófilo Antioqueno a. 181/182. Ad Autolycum:”  Dios bendijo a aquellos que nacieron del agua, para que esto fuese también signo de que los hombres habían de  recibir el perdón y la transformación  interior por el agua y el lavacro de la regeneración, puesto que los que a él  acceden, en verdad son regenerados y reciben la bendición de Dios”( E. Patristicum 181).

            Tertuliano, por el año 169-200 en su obra La Carne de Cristo trae este bello texto: “La carne salvadora es como una bisagra, con la que el alma que se une  a Dios, esa carne hace que el alma  pueda ser ligada, a saber:  la carne es lavada para que el alma quede limpia; la carne es ungida , para que el alma quede consagrada; la carne es signada, para que el alma quede fortalecida; la carne por la imposición de manos queda señalada, para que el alma sea iluminada por el espíritu; la carne es alimentada con el Cuerpo y la Sangre  de Cristo, para que el alma se llene de Dios. Luego no pueden ser separadas en el precio, lo que los trabajos unieron”( E. Patristicum 362 )

.

San Juan Crisóstomo en su homilía sobre san Mateo, en el año 390 :          “Obsequiemos a Dios en todo momento y lugar, no lo  contradigamos, aunque parezca que lo que él nos dice parezca ser contrario a nuestra  razón, sino que prevalezca su palabra sobre nuestra razón e inteligencia. Así en los sacramentos no hagamos  sólo lo que cae bajo nuestros sentidos, sino que retengamos las palabras; sus palabras nunca pueden fallar, mientras nuestros sentidos muchas veces se equivocan. Porque si él dijo Esto es mi cuerpo creámoslo y mirémoslo con los ojos del alma; pues Cristo no nos dio nada sensible que no sea también espiritual. Así pues en el bautismo a través de una cosa sensible se nos concede una gracia que es espiritual: la de la regeneración y renovación… Hay muchos que dicen quisiera ver su figura, sus vestidos, sus calzados. He aquí que lo ves a él, a él tocas, a él comes.”( E. Patristicum 1179).

            En San Agustín encontramos casi una noción abstracta de los sacramentos  tal como dijimos ” Quita la palabra  y ¿ qué es el agua sino agua ? Se une la palabra a este elemento y se convierte en sacramento .” ( Tract.Io. Ev. 80,3 : PL.35,1840).

            En su Comentario in Jo 26,11M.L.35,1011, dice : “Una cosa es el sacramento y otra cosa  es el efecto del sacramento.”

            Y aún más, dice en una de sus cartas colocando los sacramentos entre los símbolos :” si pues los sacramentos no tuvieren cierta semejanza con aquellas cosas por las que son sacramentos, no serían sacramentos”( Cf E.Patristicum 1424).

            A partir de san Agustín y ya en los siglos X y XI aparecen los sacramentos como signos eficaces y prácticos de la gracia, en Abelardo, Pedro Lombardo, Hugo Victorino, san Buenaventura, santo Tomás etc.

SAN PIO X.EL SYLLABUS.

 5.-ALGUNAS OPINIONES CONTRARIAS A ESTAS DOCTRINAS.

 A través de los textos anteriores hemos ido viendo algunas opiniones contrarias  a la fe de la Iglesia católica: La  los armenios, Lutero, Modernistas.

            Con anterioridad  Berengario de Tour en su polémica acerca de la presencia de Cristo en la Eucaristía admitía que la Eucaristía era un mero símbolo del Cuerpo de Cristo, negando la presencia real del mismo.

            Veremos más detenidamente estas y otras opiniones contrarias  cuando hablemos de cada uno de los sacramentos.

 BIBLIOGRAFÍA. Además de los textos que se encuentran en el Enquiridium Simbolorum y el Patrístico , puede consultarse : Conceptos Fundamentales de la Teologia :  Teología y Siglo XX T.IV Sacramento.  Ediciones Cristiandad Lope de Rueda 13 Madrid. Patres Societatis Jesu Facultatum Theologicarum in Hispania Professores . Sacrae Teologiae Summa T. IV Ed. Católica BAC Madrid 1951.S. Th.3,q60.a,1s.s.Suarez, In 3. q 60 disp.1; Lennerz,86,s.s. Lercher -Dander, 5-11.

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG:DIOS Y EL MAL EN ALGUNOS TEXTOS DE ATEOS.

quijotediscipulo.

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

VISITAS

  • 2,009,974 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: