You are currently browsing the category archive for the ‘03.- Naturaleza de la gracia sacramental.’ category.

 

LOS SACRAMENTOS PRODUCEN LA GRACIA SANTIFICANTE, A  QUIENES NO PONEN NINGÚN OBSTÁCULO, CON INDEPENDENCIA  DE LOS MÉRITOS DE QUIENES LOS RECIBEN Y DE LA SANTIDAD DEL MINISTRO.

El largo título del tema reproduce de forma sintética lo que a través del mismo se explicará y probará. A continuación el Índice del Tema:

 1.- Explicación de las palabras del título.

2.- Doctrina de la Iglesia.

3.-Doctrina de la Sagrada Escritura.

4.-Teología sacramental del Apóstol Pablo.

5.-Doctrina de la Tradición de la Iglesia.

6.-Enseñanza de los teólogos.

7.-Bibliografía.

SI NO COMEIS LA CARNE DEL HIJO DEL HOMBRE NO TENDRÉIS VIDA EN VOSOTROS.

1.-EXPLICACIÓN DE LAS PALABRAS DEL TÍTULO .

 1.-1.- Los sacramentos,  todos  los sacramentos , es decir los siete sacramentos de los que ya se ha hablado anteriormente.

2.-1.- Producen la gracia santificante. La gracia sacramental no es otra cosa mas que la gracia que justifica, es decir la gracia habitual que transforma al hombre en una nueva creatura, hijo de Dios y heredero de su gloria, con las virtudes infusas y la infusión del Espíritu Santo, en caso de que esta gracia ya se posea el sacramento la aumenta en el orden del crecimiento de  la santidad.

            Pero esta gracia sacramental conlleva el don de recibir en el momento oportuno,  todos los auxilios necesarios para cumplir con el fin de cada sacramento, siendo esta la diferencia entre la gracia sacramental y la extra-sacramental. y a su vez, la que establece la diferencia entre cada sacramento, pues si no hubiere ninguna diferencia, bastaría con un solo sacramento.

            Este don  es distinto de la gracia santificante.  siendo como una especie de derecho que Dios concede al receptor del sacramento.

            Dice  el Concilio Florentino en orden a distinguir el fin de cada sacramento : “Por el bautismo,  pues, se renace espiritualmente; por la confirmación se aumenta y somos robustecidos en la fe; los renacidos y fortalecidos somos alimentados con el alimento de la Divina Eucaristía; si por el pecado caemos en la enfermedad del alma, por la penitencia somos espiritualmente sanados; por la extrema unción espiritual y corporalmente somos sanados según  la conveniencia del alma; por el orden la Iglesia es gobernada y se multiplica espiritualmente; por el matrimonio la Iglesia aumenta corporalmente en número “( Dez. 695). Cuando se estudie cada sacramento se explicará más extensamente el fin de cada uno.

 3.-1.-A quienes no ponen ningún obstáculo. El obstáculo al que se refiere es el que puede poner el receptor del sacramento que no es otro que estar en pecado grave si el sacramento que va a recibir es para aumentar la gracia, o para recibirla, si no se está en ella.

            Técnicamente se habla de sacramentos “de vivos y de muertos“, los sacramentos de vivos son los que están destinados a quienes se encuentran vivos desde el punto de vista espiritual, en concreto, confirmación, Eucaristía, orden, unción de enfermos y matrimonio, para que estos sacramentos produzcan su efecto en el orden de la gracia hay que estar en gracia de Dioslos de muertos son el bautismo en los adultos y la penitencia, pues estos tienen como fin dar la vida espiritual a quienes están muertos espiritualmente; para que estos sacramentos produzcan su efecto se necesita estar arrepentidos y deseosos de recibir la gracia, si falta esta disposición los sacramentos del bautismo y la penitencia no producen su efecto en el orden de la gracia.

4.-1.- Con independencia de los méritos de quienes los reciben y de la santidad del ministro.

            Es decir toda la eficacia de los sacramentos procede de Dios, de tal forma que si el que los recibe no  los obstaculizan, los sacramentos producen por sí mismos la gracia.

            Es necesario advertir que no obstaculizar un sacramento en el orden anteriormente dicho, no produce la gracia sacramental, por ejemplo, el hecho de no estar en pecado grave al recibir, por ejemplo, la Confirmación, no es lo que produce la gracia sacramental propia de este sacramento, sino que es necesario recibir el sacramento, pues es éste el que produce el efecto.

            Técnicamente se dice que los sacramentos producen la gracia ex opere operato y no ex opere operantis por obra del sacramento y no por la disposición del que lo recibe.

File:THE FIRST COUNCIL OF NICEA.jpg

 EL  PRIMER CONCILIO DE NICEA

2.-DOCTRINA DE LA IGLESIA.

 Ya en el tema anterior citamos los textos tanto del Magisterio de la Iglesia, como de la Sagrada Escritura y la Tradición de que los sacramentos producen la gracia, remitimos al lector a este tema.

            En el presente los testimonios que queremos aducir se refieren a la naturaleza de la gracia producida por los sacramentos que es la gracia santificante,  y a que los mismos producen la gracia ex opere operato,  a quien no ponen ningún obstáculo tal como se ha indicado en el número anterior, con independencia de la santidad del ministro de los sacramentos.

 1.-2.- Sobre la naturaleza de la gracia.

 En  el preámbulo de la sesión VII de marzo de 1547 del Concilio Tridentino“Para terminar la doctrina de la justificación que en la sesión precedente fue promulgada, con el consentimiento unánime  de los Padres, se ha visto que es conveniente , tratar de los santísimos sacramentos de la Iglesia, por los cuales toda verdadera justificación comienza, o comenzada se aumenta y perdida se repara.”( Dez. 843 a). Se dice, pues que la gracia que confieren los sacramentos es la gracia santificante, o justificante, bien originándola, bien acrecentándola o bien reparándola.

            En el Canón 5 sobre los sacramentos en general del C. Tridentino se dice: Si alguien dijere, que estos sacramentos fueron instituidos solamente para fomentar la fe, sea anatema.”( Dez. 848).

2.-2.- Los sacramentos confieren la gracia ex opere operato.

 El  concilio  Tridentino sesión VII, en el canon 8 de los sacramentos en general, afirma: “Si alguien dijere, que por los sacramentos de la Nueva Ley no se concede la gracia ex opere operato, sino que es suficiente para conseguirla solamente  la fe en la promesa divina,( fe fiducial) sea anatema.( Dez. 841).Este Canon fue redactado de diversas formas( Cf. C. Tri. 5, 936,971,984,991), hasta que se aceptó por todos la redacción actual. En el mismo se ve está muy presente la idea de las justificación por la fe sola de Lutero.

 3.-2.- La gracia sacramental se da a quienes no ponen ningún obstáculo.

 En la Bula ” Exurge Domini “ del Papa León X, del 15 de junio de 1520 se condena la siguiente sentencia de Lutero: ” Herética es la sentencia, pero muy usada, que los sacramentos de la Nueva Ley conceden la gracia de la justificación, a quienes no ponen ningún obstáculo.”CF. Dez. 741 ).

            En la Sesión VII del Concilio de Trento:” Si alguien dijere, que los sacramentos de la Nueva Ley no contienen la gracia , que significan, o que no se les da a quienes no ponen ningún obstáculo, siendo sólo signos externos de la gracia recibida o justificante por la fe, y señal de la profesión cristiana, por la  que se distinguen los fieles de los infieles, sea anatema”( Dez. 849s.s.  y 846).

            El Concilio de Florencia celebrado entre los años 1438-1445  dice lo siguiente   “Los sacramentos de la Nueva Ley son siete, a saber, el bautismo, la confirmación, Eucaristía, penitencia, extrema unción, orden y matrimonio, estos sacramentos difieren mucho de los sacramentos de la Ley Antigua, pues estos no causaban la gracia, sino que  sólo eran figura de lo que por la pasión de Cristo había de darse; nuestros sacramentos contienen  la gracia y la dan a quienes los reciben dignamente “.( Cf. Dez 695).

 4.-  Los sacramentos confieren la gracia con independencia de la santidad del ministro.

 A este respecto dice  el Tridentino en el Canon 11:” Si alguien dijese que estando el ministro en pecado mortal, aunque guardare todo lo requerido para confección y administración del sacramento, ni confecciona ni administra el sacramento sea anatema.”( Dez. 855).

 JESÚS Y NICODEMO.

3.- DOCTRINA DE LA SAGRADA ESCRITURA.

  En la Sagrada Escritura cuando se habla  de los Sacramentos nunca se dice que la gracia sea producida ni por los méritos del sujeto ni por el ministro que los confiere, sino por el mismo rito sacramental y por Cristo.

            Veamos algunos textos:

            Juan cap. 3,1-6.

            “3:1 Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos.

3:2 Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.

3:3 Respondió Jesús y le dijo: En verdad en verdad  en verdad te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

3:4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?

3:5 Respondió Jesús: de cierto , de cierto te digo, que el que no naciere del agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

3:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.

            Hechos 2, 38-39

            “Pedro les contestó: «Convertíos y que cada uno de vosotros se haga bautizar en el nombre de Jesucristo, para remisión de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo; pues la Promesa es para vosotros y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos, para cuantos llame el Señor  Dios nuestro.»”

            En la carta a Tito 3,4-5:

3:4. Pero cuando apareció la bondad de Dios, nuestro salvador, y su amor por los hombres,

3- 5 no nos salvó por las obras justas que hubiésemos realizado nosotros, sino según su misericordia, por el baño regenerador y renovador del Espíritu Santo,

3: 6 que él derramó copiosamente sobre nosotros por Jesucristo, nuestro salvador,

            Hechos 2-14-17:

8:14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan;

8:15 los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo;

8:16 porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús.

8:17 Entonces les imponían las manos, y recibían el Espíritu Santo.

LA CENA DEL SEÑOR.          

  Juan 6:30-35:49-51.

            “6:30 Le dijeron entonces: ¿Qué signo , pues, haces tú, para que veamos, y te creamos? ¿Qué obra haces?

 6:31 Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan del cielo les dio a comer.

 6:32 Y Jesús les dijo: En verdad , en verdad os digo: No os dio Moisés  a comer el pan del cielo, es mi Padre  quien os da el verdadero pan del cielo.

 6:33  Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.

 6:34 Le dijeron: Señor, danos siempre este pan.

 6:35 Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que  viene a mí, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.”…

6:49  Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron.

 6:50  Este es el pan que bajó del cielo, para que el que lo come, no muera.

 6:51  Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, que  yo daré por la vida del mundo.

            2ªTimoteo 1:1-6 :

“1:1 Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, según la promesa de la vida que es en Cristo Jesús,

 1:2 a Timoteo, amado hijo: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y de Jesucristo nuestro Señor.

 1:3 Doy gracias a Dios, al cual sirvo desde mis mayores con limpia conciencia, de que sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día;

 1:4 deseando verte, al acordarme de tus lágrimas, para llenarme de gozo;

 1:5 trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.

 1:6 Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.

 4.-TEOLOGÍA SACRAMENTAL DEL APÓSTOL PABLO.

 Estos textos que acabamos de transcribir sin ningún comentario, posiblemente  adquieren su  verdadero sentido con la teología paulina sobre  los sacramentos.

            Dice san Pablo en 1ª Cor:, 1:22-24

1:22 Mientras que los judíos piden signos , y los griegos buscan sabiduría;
1:23  nosotros predicamos a Cristo crucificado, escándalo para los judíos y locura para los gentiles;

1:24 mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo es poder de Dios, y sabiduría de Dios.     

            La  sencilla frase subrayada  nos permite dar el primer paso para entender la doctrina de san Pablo sobre los sacramentos.

            La teología entiende, por sacramentos, unos signos eficaces, prácticos, hemos dicho en el tema anterior, de salvación instituidos por Cristo y confiados por Él a la Iglesia.

            La revelación de la Sagrada Escritura  conoce estos signos  salvadores, aunque no podamos encontrar en ella una definición escolar de los mismos.

            Ya en el Antiguo Testamento  aparecen varios  signos de este tipo que hacen relación a la intervención de Yahvé  en la historia de su pueblo y que sirven  en su reproducción  para adorar a Dios, para anunciar la elección y  la gracias que  Él concede a Israel.  

             Así, en concreto, Yahvé  hace de la circuncisión el signo de la alianza con Abrahán :

 17:9 Dijo de nuevo Dios a Abraham: En cuanto a ti, guardarás mi pacto, tú y tu descendencia después de ti por sus generaciones.

 17:10 Este es mi pacto, que guardaréis entre mí y vosotros y tu descendencia después de ti: Será circuncidado todo varón de entre vosotros.

 17:11 Circuncidaréis, pues, la carne de vuestro prepucio, y será como signo  del pacto entre mí y vosotros…

17:13 Debe ser circuncidado el nacido en tu casa, y el comprado por tu dinero; y estará mi pacto en vuestra carne por pacto perpetuo.

            La circuncisión, es según el texto,  es “signo del pacto que estará  en vuestra carne” reproducido   para siempre.

 CELEBRACIÓN JUDÍA DE LA PASCUA.          

En el libro del Éxodo el banquete pascual instituido para redimir a los hebreos de la Esclavitud  y encaminarlos a la tierra prometida   es otro de los signos que Yahvé manda hacer a su pueblo no sólo como signo de una liberación histórica, sino como un memorial que en alguna medida renueva esa  liberación , pues en él   se festeja la expectación del Mesías y  la redención futura

[1] En aquellos días, el Señor dijo a Moisés y a Aarón en Egipto:

[2] —Este mes será para vosotros el principal, será para vosotros el primer mes del año.

 [3] Decid a toda la asamblea de Israel: El diez de este mes cada uno se procurará una res para su familia, una por casa…

Y cuando entréis en la tierra que el Señor os va a dar, según lo prometido, observaréis este rito.

[26] Y cuando vuestros hijos os pregunten qué significa este rito,

[27] les responderéis: es el sacrificio de la Pascua del Señor. Él pasó en Egipto, junto a las casas de los israelitas, hiriendo a los egipcios y protegiendo nuestras casas.

            Dice el texto: es el sacrificio de la Pascua del Señor, indicando que en la celebración de la Pascua se renueva y se hace presente  en este banquete.

            Afirmaciones parecidas pueden hacerse a propósito de la mayor parte de las festividades y sacrificios litúrgicos de Israel.

            Los sacrificios de la nueva alianza tienen semejanzas con los signos de salvación del A.T.

            San Pablo habla de un bautismo en Moisés:” y para todos, la marcha bajo la nube y el paso del mar, fue un bautismo que los unió a Moisés”( 1ª Cor. 10,2).

            Dice el Libro del Éxodo:

Yhavé iba delante de ellos señalándoles el camino: de día iba en una columna de nube; de noche, en una columna de fuego, iluminándolos para que anduvieran de noche como de día.( Ex 13,21 y 14,22).

            La Eucaristía es comparada con la comida del Maná que es un signo de la presencia de Yahvé  que viene a alimentar a su pueblo:

4.-  Pero Yavé dijo a Moisés: «Ahora haré  llover pan del cielo;  que salga el pueblo y recoja lo que necesita para cada día. Yo lo voy a probar, a ver si guarda mi ley o no… ( Ex. 16,4).

            San Pablo recuerda este signo de Yhavé  en 1ª Cor. 16,diciendo:

 “1 No quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres estuvieron todos bajo la nube y todos atravesaron el mar;

2 y todos fueron bautizados en Moisés, por la nube y el mar;

3 y todos comieron el mismo alimento espiritual;

4 y todos bebieron la misma bebida espiritual, pues bebían de la roca espiritual que les seguía; y la roca era Cristo.”

            Lo más importante de estas similitudes no son las coincidencias sino las diferencia establecidas por san Pablo:

            Los acontecimientos de salvación llevados a cabo por Yhavé  en un momento histórico con su pueblo,  se reproducen en los signos que los representan: circuncisión, cena Pascual, sacrificio expiatorio del Sumo Sacerdote , etc. de forma que todas las generaciones venideras de israelitas experimentarán en ellos los mismos efectos que los que participaron en el hecho histórico.

            De igual forma el acontecimiento histórico  que tuvo lugar bajo Poncio Pilato y que aconteció de una vez por todas en Jesús de Nazaret, se reproduce en el Bautismo, en la Cena del Señor y en  el resto de los sacramentos y  los cristianos de generaciones venideras reciben por ellos los mismos efectos producidos en el momento histórico en que sucedieron.

            Dice san Pablo en 1ª Cor. 11,23-26:

11:23 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan;

 11:24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que se entrega por vosotros ; haced esto como memorial mío.

 11:25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre;  haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria mía.

 11:26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.”

            Es grandemente significativo que la Pascua Cristiana tenga su origen en la celebración de la Pascua judía hecha por Jesús .

            Y la carta a los Hebreos refiriéndose a las ofrendas de los sacerdotes y del Sumo sacerdote que entraba una vez al año en el Santísimo del templo:

9:9 Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto,

 9:10 ya que consiste sólo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.

 9:11 Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación…

9:12 y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

 9:13 Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociadas a los inmundos, santifican para la purificación de la carne,

 9:14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

 Elegido PAPA en el 88, murió en el 97. Exiliado por el emperador Trajano del Ponto, fue arrojado en el mar con un áncora al cuello. Restableció el uso de la Confirmación según el rito de san Pedro.  (cf   Hch 2, 17-18).

 5.-DOCTRINA DE LA TRADICCIÓN DE LA IGLESIA.

 Nos limitamos a transcribir algunos textos:

  Teodosio de Antioquia. ad Autolicum , ca 181/2

            ” Dios bendijo a los que nacieron de las aguas, para que esto fuese signo de los que habían de recibir el  “lavacrum regenerationis” el lavado de la regeneración en el que también acceden a la verdad y son regenerados y reciben la bendición de Dios”( E. Patristicum 181).

            Tertuliano en de Oratione,a. 200/201:

            “Feliz  sacramento del agua nuestra, porque limpios de nuestra antigua ceguera, somos librados para  la vida eterna… Nosotros como pececillos, por   el Pez nuestro Jesucristo el Señor, nacimos en el agua, y no podremos salvarnos sino permaneciendo en esta agua.

            Todas las aguas desde sus orígenes consiguen en el sacramento, Dios invocado, la prerrogativa de la salvación. Pues sobreviene al instante el Espiritu de los cielos sobre las aguas y ellas son  santificadas por él  y de esta forma santificadas, ellas tienen a su vez la fuerza de santificar.”( Ibidem 303-4).

SAN CIPRIANO.

            San Cipriano en sus cartas a. 20072035:

            ” Me preguntas también, hijo carísimo, que me parece si  a  los que por la  enfermedad y en el dolor han conseguido la gracia del Señor, hemos de tenerlos como legítimos  cristianos puesto que no han sido bañados en el agua  sino sólo rociados …  En los sacramentos de la salvación  Dios se siente como obligado e impelido por su misericordia  a conceder a todos los creyentes el compendio de todos sus bienes; asi pues  nadie debe hacer un problema  porque los enfermos  sean bañados o rociados, cuando consiguen la gracia del Señor.”( Ibidem 590).

            San Cirilo de Jerusalén en sus catequesis a. 325  dice:

            ” Porque  así como el pan de la Eucaristía después de la invocación del Espíritu Santo, no es pan común, sino el cuerpo de Cristo, así también este santo oleo no es más un desnudo ni, si así quieres llamarlo, un aceite  común después de la invocación sobre él, sino don de Cristo y del Espíritu Santo, produciendo de hecho, ciertamente de una manera simbólica, que  la frente y  los otros sentidos se llenen de la presencia de la divinidad, y así mientras el cuerpo es ungido con el óleo de una forma visible, el alma es santificada y vivificada por el Espíritu.”   ( Ibidem 842).

            San Juan Crisóstomo en su homilía sobre san Mateo, en el año 390 :   “Obsequiemos a Dios en todo momento y lugar, no lo  contradigamos, aunque parezca que lo que él nos dice parezca ser contrario a nuestra  razón, sino que prevalezca su palabra sobre nuestra razón e inteligencia.

            Así en los sacramentos no hagamos  sólo lo que cae bajo nuestros sentidos, sino que retengamos las palabras; sus palabras nunca pueden fallar, mientras nuestros sentidos muchas veces se equivocan.

            Porque si él dijo Esto es mi cuerpo creámoslo y mirémoslo con los ojos del alma; pues Cristo no nos dio nada sensible que no sea también espiritual. Así pues en el bautismo a través de una cosa sensible se nos concede una gracia que es espiritual: la de la regeneración y renovación… Hay muchos que dicen quisiera ver su figura, sus vestidos, sus calzados. He aquí que lo ves a él, a él tocas, a él comes.”( E. Patristicum 1179).Pueden verse una gran cantidad de testimonios de los Padres tanto griegos como latinos  en el Enquiridium Paristicum: Index theologicus. Sacramenta in Genere.

 SAN ALBERTO MAGNO.

6.-ENSEÑANZA DE LOS TEÓLOGOS.

  Los teólogos escolásticos explican esta doctrina sirviéndose de la fórmula ex opere operato, el primero que utilizó está formula fue Pedro Pictaviense muerto el año 1205, ya posteriormente es usada por Inocencio III hablando de la Eucaristía. Y así por Alejandro de Alex, san Buenaventura, santo Tomas , Scoto, Durando; en el sentido más estricto es san Alberto Magno quien la utiliza: ” la vida santa obra la salvación “opera operante”, por obra del operante, sin embargo el sacramento lo hace “ex opere operato” por obra de lo hecho en el sacramento “( Cf. In 4 d.1.q.3.).

            A través de la historia llegamos al concilio Tridentino del que hemos reseñado su doctrina, una doctrina que a la vista de los dicho en el tema podemos decir que es de fe divina y católica explicitamente definida.

 7.-BIBLIOGRAFIA. Conceptos Fundamentales de la Teologia :  Teología y Siglo XX T.IV Sacramento.  Ediciones Cristiandad Lope de Rueda 13 Madrid. Patres Societatis Jesu Facultatum Theologicarum in Hispania Professores .  P. José Antonio de Aldama Sacrae Teologiae Summa T. IV Ed. Católica BAC Madrid 1951.S. Th.3,q60.a,1s.s.Suarez, In 3.q60disp.1; Lennerz,86,s.s. Lercher-Dander,5-11.E. Schillebeeckkx, Cristo,sacramento del encuentro con Dios, San Sebastián ,1965; A.G. Martimort, Los signos de la nueva alianza, Salamanca ,1965.

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG: LA DIVINIDAD DE JESÚS EN EL NUEVO TESTAMENTO:

quijotediscipulo.

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

marzo 2017
L M X J V S D
« Feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

VISITAS

  • 1,823,857 hits

Imagenes Interesantes

Toulouse Sunset

Monolith

Sunset at Delicate Arch

Laurisilva Lights

Magie der Natur

藍瑪格

Little waterfall

Playa de la Arnía

Couleurs d'un soir

A tree in Jekyll Island

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: