You are currently browsing the category archive for the ‘10.-El Sacramento del Orden en la Iglesia de Cristo.’ category.

SACRAMENTO DEL ORDEN. SIGLO XXI. MARCELO GRANDE. PARROQUIA DE MIGUELTURRA C. REAL. ESPAÑA.

EXISTE EN LA IGLESIA EL SACRAMENTO DEL ORDEN, POR EL  QUE SE DAN DIVERSOS  PODERES  ESPIRITUALES, A QUIENES LO RECIBEN.

1.-Explicación de los términos del título.

2.- Opiniones contrarias.

3.-Doctrina de la Iglesia.

4.-Doctrina de la Sagrada Escritura.

5.-Doctrina de la Tradición.

  PARROQUIA DE NTRA. SRA. DE LA ASUNCION. MIGUELTURRA.                                                              1.-EXPLICACIÓN DE LOS TÉRMINOS DEL TÍTULO.

 a).- EXISTE EN LA IGLESIA:

 Se habla directamente de la Iglesia católica , aunque  tanto las Iglesias ortodoxas  como las Anglicanas coincidan en esto con la católica.

 b) .-EL SACRAMENTO DEL ORDEN:

 Se indica con esto que existe en la Iglesia un sacramento llamado del Orden  porque en el mismo se cumplen todos los elementos esenciales de los sacramentos de la Nueva ley, es decir : Un signo simbólico y práctico de la gracia santificante  instituido por Cristo, tal como se dijo en el tema del blog  sobre  la esencia de los sacramentos de la Nueva Ley.

            Este sacramento se llama del Orden por que, a través  del rito que lo constituye,  quien lo recibe queda constituido en un determinado grado u orden en la Iglesia.

            Dos  son los grados u órdenes  generales que existen en la Iglesia, el orden o grado laical y el orden  o grado clerical. Por el sacramento del Orden quienes lo reciben son  colocados en el orden clerical.

            En el orden clerical existen, a su vez, tres grados u órdenes: el episcopal, el presbiteral  y el diaconal.

            Los ritos  esenciales que integran este sacramento, son como en el resto de los sacramentos, hablando en términos escolásticos, los constitutivos de su materia y de su forma; en el sacramento del Orden la materia es la imposición de manos del ministro sobre el ordenando , bien sea obispo, presbítero o  diácono  y la forma las palabras que dice el ministro con la imposición de manos, en el caso de la materia esta es única para los tres grados mientras que la forma es propia para cada uno de ellos.

            La forma esencial  para la ordenación de diácono  es la oración consacratoria específica en la que se ruega que el Espíritu Santo conceda sus dones apropiados a este ministerio. Y así en el resto de las órdenes. Las oraciones consecratorias de cada grado se encuentran en el Prefacio de cada ordenación.

            Se ha dicho al hablar de estas Formas queson esenciales lo que quiere  decir que son absolutamente necesarias para la validez de la ordenación, estás formas están integradas en unos  ricos ritos litúrgicos para cada ordenación y que en su mayoría son ritos necesarios no para la validez sino para la licitud de las ordenaciones según las prescripciones del magisterio en cada tiempo de la Iglesia.

            El ministro ordinario del sacramento del Orden es el obispo. Se dice que el ministro ordinario del sacramento del Orden es el obispo, porque su poder  está incluido en el orden recibido por él , mientras que el presbítero puede ser ministro extraordinario por  un indulto apostólico.

ORDENACIÓN DE UN PRESBÍTERO.

c).-  POR EL  QUE SE DAN DIVERSOS  PODERES  ESPIRITUALES .

 Con estas palabras se indican los efectos del sacramento del Orden.

            Tres son los principales efectos de este sacramento: 1.- La potestad espiritual. 2.- La gracia santificante. 3.- El carácter sacramental.

            1.- La potestad espiritual . Se  dice que es una potestad espiritual, porque nace del mismo sacramento, no es una potestad o poder de orden jurisdicional, por ello una vez recibida no se pierde, ni en el caso de la reducción al estado laical.

            Esta potestad es para el diácono la ayuda inmediata al presbítero en la distribución  de la Eucaristía, en la administración solemne del bautismo, en el oficio de leer y explicar el evangelio, en asistir como testigo y en nombre de la y Iglesia y con su aprobación al sacramento del matrimonio.

            Al presbítero se le da principalmente  potestad para consagrar el Cuerpo y la Sangre  de Cristo, para distribuirlos, para perdonar o retener los pecados, para impartir la unción de los enfermos , para administrar el sacramento  de la Confirmación con la delegación del obispo y conferir las ordenes menores que no son sacramentos.

            El obispo tiene la plenitud del sacerdocio  de Cristo con poderes,  además de los del presbítero, conferir la confirmación  y las órdenes sagradas.

            2.-La Gracia Santificante. Este sacramento confiere un aumento de la gracia santificante  y a su vez el derecho a recibir, en su momento, los auxilios oportunos, gracias actuales , para el ejercicio de su misión, de forma que sea un ministro idóneo .

            3.- El carácter. El  sacramento del Orden imprime carácter , con relación al mismo dice el Catecismo de la Iglesia católica: Los tres sacramentos del Bautismo, de la Confirmación y del Orden sacerdotal confieren, además de la gracia, un carácter sacramental o “sello” por el cual el cristiano participa del sacerdocio de Cristo y forma parte de la Iglesia según estados y funciones diversos. Esta configuración con Cristo y con la Iglesia, realizada por el Espíritu, es indeleble (Cc. de Trento: DS 1609); permanece para siempre en el cristiano como disposición positiva para la gracia, como promesa y garantía de la protección divina y como vocación al culto divino y al servicio de la Iglesia. Por tanto, estos sacramentos no pueden ser reiterados.( Catecismo de la Iglesia católica, 1121).

IGLESIA EVANGÉLICA.

2.-OPINIONES CONTRARIAS.

  Resumiendo mucho decir que las opiniones contrarias a lo anteriormente expuesto se limitan a la de las Confesiones Protestantes quienes niegan que exista un sacramento del Orden, en consecuencia todas las partes de la anterior posición están negadas por estas Confesiones. lo mismo decir de los Modernistas condenados en el Sylabus.

3.-DOCTRINA DE LA IGLESIA.

 Presentamos los textos sin comentarios:

 1.- El Orden es un verdadero sacramento.

 

            El Canon 33 del Concilio Lateranese II celebrado el 1139 afirma:

” A quienes fingiendo una especie de religiosidad condenan el sacramento del cuerpo y sangre del Señor, el bautismo de los niños, el sacerdocio y el resto de las órdenes eclesiásticas y los pactos de las legitimas nupcias, los rechazamos y condenamos  como herejes en la Iglesia de Dios y mandamos que sean castigados por las autoridades externas, ( civiles).”( Dez. 367). 

            En el tema del Blog en el que se habla del nº septenario de los sacramentos se incluyen varios textos de los concilios en los que el Orden se incluye entre los mismos. Con el anteriormente citado en este sentido nos basta.

            El Concilio Tridentino en los Cánones de la Sesión XXIII  dice:

“Si alguien dijere que el orden o la sagrada ordenación no es  un verdadero y propio sacramento instituido por Cristo, sino que es  un invento humano, pensado por  hombres  imperitos de las cosas eclesiásticas , o que es un simple rito para elegir a los ministros de la palabra de Dios y de los sacramentos S.A. “.(Cf. Dez. 963 ).

            Pueden verse más textos  para este apartado en los nºs 465;701;844; 959 del Dezinger.

           

2.- Acerca de los diversos Órdenes que  tienen carácter sacramental.

            El Concilio  celebrado el 1091 en Benevento, ciudad italiana en la Campania afirma en el Canon 1:

” De aquí en adelante no se elija como obispo ,  a nadie que no haya recibido las órdenes sagradas y viva religiosamente. Al decir órdenes sagradas nos referimos al diaconado y al presbiterado. Porque sólo  de estas dos se lee que las tuvo la Iglesia; sólo de ellas  tenemos el precepto del Apóstol” ( Dez. 356).

            El Concilio Tridentino en  el  canon  6 de las sesiones XXIII y XXIV afirma: ” Si alguien dijere que en la iglesia católica no existe una jerarquía instituida por mandato divino que consta de los obispos, presbíteros y diáconos A.S.” ( Dez. 966).

            En el mismo Concilio y en el canon 7 se dice:

 ” Si alguien dijere que los obispos no son superiores a los presbíteros;  o que no tienen la potestad de confirmar, y ordenar; o que la que tienen es igual que la de los presbíteros;  o que las órdenes conferidas por ellos son inválidas si las mismas no provinieren del consentimiento o vocación del  pueblo o  del poder secular; o que aquellos que no fueron ritualmente  ordenados por  la potestad canónica y eclesiástica , sino que proceden de otra cualquier potestad, son ministros legítimos de la palabra y de los sacramentos S.A.” ( Dez. 967).Este canon está relacionado con el cap 4 en el que se habla de la jerarquía  y ordenación eclesiástica. ( Cf. Dez. 960).

            Estas tres órdenes sagradas son denominadas órdenes mayores, mientras que el  subdiaconado, ostiariado, lectorado, acolitado y exorcistado se denominan órdenes menores, de las que aquí no hablamos por no ser sacramentos.

 3.-Acerca de la materia y forma del sacramento del orden.

 Cesáreo obispo Arelatense  sobre el año 530  autor de Statutis Ecclesiae antiquis dice:

            ” Cuando se ordena un obispo , dos obispos pongan y sujeten el códice de los Evangelios sobre su cabeza  y bendíganlo con él, mientras que el resto de los obispos,  que estén presentes, tocan con sus manos la cabeza del mismo.”( Dez. 150).

            ” Cuando se ordena un presbítero , el obispo teniendo las manos sobre su cabeza lo bendiga y también todos los presbíteros, que se hallen presentes, pongan sus manos en su cabeza junto a las manos del obispo:” ( Dez. 151).

            ” Cuando se ordena un diácono, sólo el obispo que lo bendice, ponga las manos sobre su cabeza puesto que no se ordena al sacerdocio, sino que se consagra para el servicio.”( Dez. 152).

             

            El Concilio Tridentino en el capítulo 3 de la sesión XXIII habla de la sacramentalidad del Órden y se remite a  san Pablo para indicar su materia y su forma:

            ” Dado que según el testimonio de la Escritura, de la tradición Apostólica y del consenso unánime de los Padres, sea evidente, que por la sagrada ordenación, constituida por palabras y signos, es conferida la gracia : nadie puede dudar , que el orden es un verdadero, propio y uno de los siete sacramentos de la santa Iglesia. Pues dice el Apóstol: ” Te amonesto , que resucites la gracia de Dios, que está en tí por la imposición de mis manos. Pues no nos dio Dios un espíritu de temor, sino de fuerza, de amor y sobriedad . ( 2ª Tim. 1,6-7).( Dez. 969).

            El Papa Pío XII en la Constitución Apostólica: Sacramentum Ordinis dice:

            ” Dado que las cosas son así , después de invocar la luz divina, con nuestra Suprema Autoridad Apostólica, y con  ciencia cierta, declaramos, y en cuanto sea necesario, discernimos y disponemos: que la materia de los Sagrados órdenes del diaconado, del presbiterado y del episcopado es una única imposición de manos…De aquí se sigue que declaremos y,  con el fin de quitar todo tipo de controversia… declaramos con nuestra Autoridad Apostólica, y, si nunca fuese dispuesto legítimamente nada en contrario, establecemos que la entrega de instrumentos , por lo menos de aquí en adelante, no es necesaria para la validez de las Órdenes del diaconado, `presbiterado y Episcopado.” ( Cf. AAS ( 1948) , 6 ).

            De esta forma el Papa zanja la controversia histórica acerca de la necesidad para la validez de las ordenaciones  la entrega de determinadas cosas, como la biblia, la casulla etc. además de la imposición de manos.

            En la misma Constitución el Papa habla  acerca de la Forma del sacramento del Orden  en esta constitución se afirma que la forma única son las palabras que determinan o significan los efectos sacramentales de la  imposición de manos.

            Así quedó reflejado en el Catecismo de Juan Pablo II donde en el número 1573 se afirma que el rito esencial del sacramento del orden está constituido por la imposición de manos del obispo sobre la cabeza de quien se va a ordenar y por una oración consacratoria específica para cada grado en la que se ruega que el Espíritu Santo conceda sus dones apropiados a cada ministerio.

 4.-Los efectos del sacramento del Orden.

 Así los describe el Catecismo de la Iglesia Católica:

  1581 Este sacramento configura con Cristo mediante una gracia especial del Espíritu Santo a fin de servir de instrumento de Cristo en favor de su Iglesia. Por la ordenación recibe la capacidad de actuar como representante de Cristo, Cabeza de la Iglesia, en su triple función de sacerdote, profeta y rey.

            1582 Como en el caso del Bautismo y de la Confirmación, esta participación en la misión de Cristo es concedida de una vez para siempre. El sacramento del Orden confiere también un carácter espiritual indeleble y no puede ser reiterado ni ser conferido para un tiempo determinado (cf Concilio de Trento: DS 1767; LG 21.28.29; PO 2).

            1585 La gracia del Espíritu Santo propia de este sacramento es la de ser configurado con Cristo Sacerdote, Maestro y Pastor, de quien el ordenado es constituido ministro.

            1586 Para el obispo, es en primer lugar una gracia de fortaleza (“El Espíritu de soberanía”: Oración de consagración del obispo en el rito latino [Pontifical Romano: Ordenación de Obispos, presbíteros y diáconos. Ordenación de Obispo. Oración de la Ordenación, 47]): la de guiar y defender con fuerza y prudencia a su Iglesia como padre y pastor, con amor gratuito para todos y con predilección por los pobres, los enfermos y los necesitados (cf CD 13 y 16). Esta gracia le impulsa a anunciar el Evangelio a todos, a ser el modelo de su rebaño, a precederlo en el camino de la santificación identificándose en la Eucaristía con Cristo Sacerdote y Víctima, sin miedo a dar la vida por sus ovejas:

            1587 El don espiritual que confiere la ordenación presbiteral está expresado en esta oración propia del rito bizantino. El obispo, imponiendo la mano, dice:

«Señor, llena del don del Espíritu Santo al que te has dignado elevar al grado de presbítero para que sea digno de presentarse sin reproche ante tu altar, de anunciar el Evangelio de tu Reino, de realizar el ministerio de tu palabra de verdad, de ofrecerte dones y sacrificios espirituales, de renovar tu pueblo mediante el baño de la regeneración; de manera que vaya al encuentro de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, tu Hijo único, el día de su segunda venida, y reciba de tu inmensa bondad la recompensa de una fiel administración de su orden» (Liturgia Byzantina. 2 oratio chirotoniae presbyteralis: «Eukológion to méga»).

            1588 En cuanto a los diáconos, “fortalecidos, en efecto, con la gracia […] del sacramento, en comunión con el obispo y sus presbíteros, están al servicio del Pueblo de Dios en el ministerio de la liturgia, de la palabra y de la caridad” (LG 29).

4.-DOCTRINA DE LA SAGRADA ESCRITURA.

  Decir, en primer lugar, que todos los textos de la Sagrada Escritura en los que se basa la existencia de cada uno de los seis sacramentos restantes, indirectamente, sirven para probar por la Escritura  la existencia del sacramento del orden, pues todos los sacramentos son impartidos por un ministro con poder para llevarlos  a cabo , así el díácono Felipe bautiza y tras el bautismo lleva a los apóstoles para que Pedro y Juan le impongan las manos para que reciban el Espíritu Santo, o cuando Santiago habla de la unción de los enfermos  está hablando de que los presbíteros sean llamados para realizar  este rito.

 A continuación ponemos los textos referidos al sacramento de la Eucaristía que están exigiendo para su realización un ministro investido de poder para su realización.

REPRESENTACIÓN DEL SUMO SACERDOTE AARÓN

1.-Texto Carta a los Hebreos, Cap. 5,1-6, y Cap. 7,23-28 :

01.-Todo sumo sacerdote es tomado de entre los hombres y los representa en las cosas de Dios; por eso ofrece dones y sacrificios por el pecado.

02.- Es capaz de comprender a los ignorantes y a los extraviados, pues también lleva el peso de su propia debilidad;

03.-por esta razón debe ofrecer sacrificios por sus propios pecados al igual que por los del pueblo.

04.-Nadie se apropia esta dignidad, sino que debe ser llamado por Dios, como lo fue Aarón.

05.-Y tampoco Cristo se atribuyó la dignidad de sumo sacerdote, sino que se la otorgó aquel que dice: Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy.

06.-Y en otro lugar se dijo: Tú eres sacerdote para siempre a semejanza de Melquisedec.

 2.-CAP. 7 :23-28.

 23.- Los sacerdotes anteriores se sucedían el uno al otro porque, siendo mortales, no podían permanecer.

24.-Jesús, en cambio, permanece para siempre y no se le quitará el sacerdocio.

 ANUNCIÁIS LA MUERTE DEL SEÑOR HASTA QUE VUELVA.

3.-Texto de la 1ª Carta a los Corintios, Cap. 11,23-29 :

 23.- Porque yo he recibido del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, en la noche en que fue entregado, tomó el pan

24.- y, después de dar gracias, lo partió y dijo: Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía.

25.- Y asimismo, después de cenar, tomó el cáliz, diciendo: Este cáliz es el Nuevo Testamento en mi sangre; cuantas veces lo bebáis, haced esto en memoria mía.

26.- p u e s cuantas veces comáis este pan y bebáis este cáliz, anunciáis la muerte del Señor hasta que El venga.

27.- Así, pues, quien come el pan y bebe el cáliz del Señor indignamente será reo del cuerpo y de la sangre del Señor.

28.- Examínese, pues, el hombre a sí mismo, y entonces coma del pan y beba del cáliz;

29.-  pues el que sin discernir come y bebe el cuerpo del Señor, se come y bebe su propia condenación.

 Advirtamos que, pues el sacerdocio de Cristo es único y para siempre, y que el mismo Cristo manda a sus apóstoles que lo reiteren, haciendo lo mismo que el hizo en la última  cena , es decir,  comiendo su cuerpo y bebiendo su sangre, para esto se necesita que  alguien   realice este ministerio en su nombre que visibilice  el único y eterno sacerdocio de Cristo.

 

            A continuación, sin comentarios, ponemos textos en los que se habla directamente del sacramento del Orden.

 Texto de 1ª Carta a  Timoteo Cap. 1,6-7 :

 06.-“Por eso te recomiendo que reavives el don de Dios que has recibido por la imposición de mis manos.

07.- Porque el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de sobriedad.”

 Texto de Hechos Cap. 6, 1-6.

 01.-” En aquellos días, como el número de discípulos aumentaba, los helenistas comenzaron a murmurar contra los hebreos porque se desatendían a sus viudas en la distribución diaria de los alimentos.

02.-Entonces los Doce convocaron a todos los discípulos y les dijeron: «No es justo que descuidemos el ministerio de la Palabra de Dios para ocuparnos de servir las mesas.

03.-Es preferible, hermanos, que busquéis  entre vosotros  a siete hombres de buena fama, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, y nosotros les encargaremos esta tarea.

04.-De esa manera, podremos dedicarnos a la oración y al ministerio de la Palabra».

05.- La asamblea aprobó esta propuesta y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe y a Prócoro, a Nicanor y a Timón, a Pármenas y a Nicolás, prosélito de Antioquía.

06.- Los presentaron a los Apóstoles, y estos, después de orar, les impusieron las manos.

 Texto de Hechos , Cap. 14,1-23 :

 1.-Después de haber evangelizado esta ciudad y haber hechos numerosos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía de Pisidia. ( Pablo y Bernabé).

22.-Confortaron a sus discípulos y los exhortaron a perseverar en la fe, recordándoles que es necesario pasar por muchas tribulaciones para entrar en el Reino de Dios.

23.-En cada comunidad establecieron presbíteros, y con oración y ayuno, los encomendaron al Señor en el que habían creído.

 Texto de  1ª a Timoteo Cap. 5 ,17-19:

 17.-Los presbíteros que ejercen su cargo debidamente merecen un doble reconocimiento, sobre todo, los que dedican todo su esfuerzo a la predicación y a la enseñanza.

18.-Porque dice la Escritura: No pondrás bozal al buey que trilla, y también: El obrero tienen derecho a su salario.

19.-No admitas acusaciones contra un presbítero, a menos que estén avaladas por dos o tres testigos.

 Texto de Hechos  Cap. 8, 12-20.

 12.-Pero cuando creyeron a Felipe, que les anunciaba la Buena Noticia del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, todos, hombres y mujeres, se hicieron bautizar.

13.- Simón también creyó y, una vez bautizado, no se separaba de Felipe. Al ver los signos y los grandes prodigios que se realizaban, él no salía de su asombro.

14.-Cuando los Apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que los samaritanos habían recibido la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan.

15.-Estos, al llegar, oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo.

16.-Porque todavía no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente estaban bautizados en el nombre del Señor Jesús.

17.-Entonces les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo.

18.-Al ver que por la imposición de las manos de los Apóstoles se confería el Espíritu Santo, Simón les ofreció dinero,

19.-diciéndoles: «Les ruego que me den ese poder a mí también, para que aquel a quien yo imponga las manos reciba el Espíritu Santo».

20.-Pedro le contestó: «Maldito sea tu dinero y tú mismo, Porque has creído que el don de Dios se compra con dinero.

 Texto de Hechos Cap. 9, 11-18:

 14.-El Señor le respondió: «Ve a buscarlo, porque es un instrumento elegido por mí para llevar mi Nombre a todas las naciones, a los reyes y al pueblo de Israel.

15.-Yo le haré ver cuánto tendrá que padecer por mi Nombre».

16.-Ananías fue a la casa, le impuso las manos y le dijo: «Saulo, hermano mío, el Señor Jesús, el mismo que se te apareció en el camino, me envió a ti para que recobres la vista y quedes lleno del Espíritu Santo».

17.-En ese momento, cayeron de sus ojos una especie de escamas y recobró la vista. Se levantó y fue bautizado.”

 5.-DOCTRINA DE LA TRADICIÓN.

 Textos de Clemente Romano, sobre el año 92, en su Carta  a los Corintios:

 40.-1.-” Todas las cosas que el Señor nos mandó hacer , debemos hacerlas con orden y en los tiempos por él previstos. “2.- Es a saber, llevar a cabo las oblaciones y oficios sagrados, que  no nos mandó hacer de forma desordenada, sino en determinados tiempos y horas…5.- Al sumo sacerdote se le atribuyeron sus tareas, a los sacerdotes les fue asignado su lugar propio y a los levitas les incumben sus ministerios. El hombre laico está  constreñido por los preceptos para laicos.

42.-1.- Los Apóstoles fueron constituidos predicadores, para nosotros, del evangelio por Jesucristo y Jesucristo fue enviado por Dios.2.- Cristo pues por Dios y los Apóstoles por Cristo; unos y otro ordenadamente por voluntad de Dios.3.- Así pues recibido el mandato y llenos de certeza  por la resurrección de nuestro Señor Jesucristo confirmados por la palabra de Dios, con la certeza imbuida en sus corazones por el Espíritu Santo,  regresaron anunciando la venida del Reino de Dios.4.-Asi pues  predicando por la regiones y ciudades  la palabra y después de haber comprobado con su propio espíritu las primicias de su predicación, constituyeron obispos y diáconos  de aquellos  que habían creído.

44,1.- Así pues nuestros Apóstoles conocieron por nuestro Señor Jesucristo la fuerza que el llamado episcopado había de tener.2.- Por esta causa dotados de una presciencia perfecta, constituyeron a los dichos y después les dieron la orden , de que  para cuando ellos faltasen , escogiesen a  otros varones probados para el ministerio.3.- De modo que  los que fueron constituidos por ellos  o después por otros varones ilustres, con el consentimiento de  toda la iglesia,  sirvieron sin pecado y humildemente al rebaño de Cristo, pacifica y liberalmente, y aportaron un preclaro testimonio a todos, a través de  los tiempos. ( Cf. E. Patristicum nºs 19,20,21 ). 

 

RUINAS EN ANTIOQUÍA DE SIRIA.

Texto de la Carta a los Efesios de san Ignacio de Antioquía, el santo murió el año 107:

 ” Es justo que vosotros glorifiquéis de todas las maneras a Jesucristo, que os ha glorificado a vosotros, de modo que, unidos en una perfecta obediencia, sumisos a vuestro obispo y al consejo presbiteral , seáis en todo santificados…

Por esto debéis estar acordes con el sentir de vuestro obispo, como ya lo hacéis. Y en cuanto a vuestro colegio presbiteral, digno de Dios y del nombre que lleva, está armonizado con vuestro obispo como las cuerdas de una lira…

Nadie se engañe: quien no está unido al altar se priva del pan d Dios. Si tanta fuerza tiene la oración de cada uno en particular, ¿ cuánto más la que se hace presidida por el obispo y en unión con toda la comunidad ? ” ( Cf.Caps 2,2-5. Tomada del Libro III de las Horas pág. 61 ).

 Texto del  mismo san Ignacio en la Carta  a los Magnesios:

 “Tuve la suerte de veros a todos vosotros en la persona de Damas, vuestro obispo, digno de Dios, y en la persona de vuestros dignos presbíteros Baso y Apolonio, así como del diácono Soción, consiervo mío, de cuya compañía ojalá me fuera dado gozar, pues se somete a su obispo como a la gracia de Dios, y al colegio de los presbíteros como a la ley de Jesucristo…

Así pues, para honor de aquel que nos ha amado, es conveniente obedecer sin ningún género de fingimiento, porque no es a este a aquel obispo que vemos a quien se trataría de engañar, sino que el engaño iría dirigido contra el obispo invisible; es decir, en este caso, ya nno es contra un hombre mortal, sino contra Dios, a quien aún lo escondido está patente.” ( Cf Prólogo, caps 1,1-5,2. Tomado del libro III de las Horas pág 349-50).

  Textos de Ignacio de Antioquía en su Carta a los Romanos:

 ”  De modo semejante todos  reverencien a los diáconos como a Jesucristo y al obispo , que es imagen del Padre, a los presbíteros como el senado de Dios y concilio de los apóstoles, sin estos no hay iglesia.”

” Quien está dentro del altar está limpio, quien está fuera del altar no está limpio. Esto es : el que  hace cualquier cosa sin el obispo y el  presbiterio y los diáconos, es que no tiene la conciencia limpia.”( E. Patristicum 49-50).

RUINAS DE ALEJANDRÍA.

 Texto de Clemente Alejandrino por el año 191 en el Pedagogo:

 “Hay  muy variados preceptos que están escritos en los sagrados libros: unos se refieren a los presbíteros, otros a los obispos, otros a los diáconos , otros a las viudas de las que se ha de decir algo a su tiempo.”( E. Patristicum nº 413).

 Texto de san Epifanio contra el hereje Panario por el año 374:

 ” Esta completamente lleno de estupidez, esto lo saben los prudentes, quien dice que el obispo y el presbítero son iguales.¿ Cómo puede ser esto ? Pues al primero le compete la ordenación para engendrar a los padres, pues engendra  a los padres de la iglesia; el segundo , como no puede engendrar a los padres, engendra a los hijos de la iglesia con el lavacro de la regeneración, pero no a padres y maestros. Y cómo puede ser que éste cree un presbítero cuando no tiene el poder de imponer las manos para crearlo ? ¿ Cómo, pues, se puede decir que es igual a un obispo ? ( E. Patristicum 1108 ).

 SANTA SOFÍA EN CONSTANTINOPLA CONVERTIDA EN MEZQUITA.

 Texto de San Juan Crisòstomo por el año 360  en una homilía sobre la 2ªcarta a los tesalonicenses:

 ” Mira como el escritor no habla superficialmente, pues no dice cómo, sino sencillamente que han sido ordenados por la oración,; esto es pues una ordenación; se impone la mano del varón, pero Dios es el que obra, su mano es la que toca la cabeza del ordenando, si es ordenado debidamente.” ( E. Patristicum 1214).

 Texto de una Constitución sobre el año 400:

 ( Invocación en la ordenación de los obispos)” Concédele , Señor omnipotente, por tu Cristo la participación del Santo Espíritu, para que reciba el poder de perdonar los pecados según tu mandato, de conferir las órdenes según tu precepto, y de desatar todo vínculo según el poder que diste a tus apóstoles” ( E. Patristicum 1234).

 Texto de san León  I , Magno  en una Carta a los obispos de Mauritania escrita el año 446:

 “No impongas las manos apresuradamente , para que no participes en los pecados  ajenos ( 1ª Timo. 5,22 ). ¿ Qué otra cosa es imponer apresuradamente las manos sino ordenar antes de la edad de la madurez, antes de un tiempo para examinar, ante de comprobar el merito de la obediencia, ante de la experiencia de la disciplina, y atribuir el honor sacerdotal a los no probados ? ¿ Y qué es participar de los pecados ajenos sino ordenar , al que no merece ser ordenado ? ( E. Patristicum 2179).

 Con estos textos terminamos el tema.

 BIBLIOGRAFIA: F. Solá: Sacrae theologiae summa. Patres societatis Jesu in hispania profesores  T.IV BAC 1951. De ordine. H. Lennerz, De sacramento ordinis ( Roma 1947).

El resto de la Bibliografía está citada en los diversos apartados: Doctrina de la Iglesia, de la Sagrada Escritura, de la Tradicción.

QUIZÁS TAMBIÉN  LE INTERESE DEL BLOG: EL CONSEJO MUNDIAL DE LAS IGLESIAS.

 quijotediscipulo.

 

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

VISITAS

  • 2,048,366 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: