You are currently browsing the tag archive for the ‘Platón’ tag.

LA POESÍA RELIGIOSA DE LUIS ROSALES, TRANSIDA DE FE CRISTIANA.

1.- Reseña biográfica.

2.- Carácter de su obra.

3.-Listado de sus Obras.

4.-La poesía de Luis Rosales una obra transida de fe cristiana.

 

PATIO DE LA CASA DE LOS ROSALES EN GRANADA. HOY HOTEL.

1.-RESEÑA BIOGRÁFICA.

Luis Rosales Camacho. (Granada, 31 de mayo de 1910 – Madrid, 24 de octubre de 1992). Poeta español de la Generación del 36.

Estudia Filosofía, Letras y Derecho en la Universidad de Granada. En 1930 se traslada a Madrid para continuar sus estudios y entabla allí amistad con los garcilasistas Luis Felipe Vivanco, Leopoldo Panero, Dionisio Ridruejo y José García Nieto. Pronto se convierte en la cabeza de la Generación del 36 y en uno de los máximos exponentes de la denominada “poesía arraigada”.

Publica sus primeros poemas en las revistas Los cuatro vientos, Cruz y raya, Vértice y El gallo. En Madrid publica un libro de poesía amorosa, Abril, donde se refleja la influencia de Garcilaso de la Vega en el poeta. Parte de su obra comienza a publicarse también en la revista Caballo verde, fundada por Pablo Neruda y que recoge trabajos de otros poetas como Vicente Aleixandre o Miguel Hernández.

En 1937 colabora en la revista Jerarquía y varios años más tarde, es secretario de la revista Escorial. En 1949 publica La casa encendida y en 1979 Diario de una resurrección, ambas consideradas sus obras cumbre.

Desde 1953 hasta 1965 dirige la revista Estafeta literaria, que es posteriormente continuada por Nueva estafeta (1978-1982).

Durante estos años se doctora en Filosofía.

REAL ACADEMIA DE LA LENGUA ESPAÑOLA. MADRID.

Estudioso de los manuscritos del Siglo de Oro español, pasa a formar parte de la Hispanic Society of America y en 1962 ingresa como miembro de número en la Real Academia Española. En 1982 recibe el Premio Miguel de Cervantes como reconocimiento a toda su obra. Recibió los siguientes premios:

Premio Nacional de Poesía (España), 1949 Premio de la Crítica de Poesía en Castellano (Asociación Española de Críticos Literarios), por El contenido del corazón, 1970 Miguel de Unamuno, 1972 Premio Nacional de Ensayo (España), 1973Premio José Lacalle, 1975 Premio Fray Luis de León, 1982 Premio Miguel de Cervantes (España), 1982.

 2.-CARACTER DE SU OBRA.

 La obra de Luis Rosales, que abarca todo el periodo histórico de la posguerra, fue evolucionando desde un clasicismo a un estilo propio cercano al vanguardismo surrealista.

Se suelen distinguir dos etapas en su obra, una más preocupada por cuestiones estéticas, cercana al clasicismo garcilasista, y otra posterior de experimentación vanguardista. Ambas se funden en La casa encendida, donde la estética ya no suponen una preocupación, sino el ejercicio de técnicas que ya domina.

A grandes rasgos, el estilo literario de Rosales se caracteriza por:

El dominio de la técnica poética.

La construcción del poema bajo presupuestos de sencillez espiritual y sentimental.

El dominio y facilidad de uso del verso rimado o libre, según le convenga al tono del poema o al tema tratado.

La ausencia de adjetivos, resaltando la sustancia de las cosas.

 En cuanto al contenido, se ha hablado de la poesía de Rosales como la «poesía de lo cotidiano». El amor aparece en toda su obra de forma sosegada y tranquila, así como la memoria y el recuerdo. El periodo de posguerra se caracteriza, además, por el sentimiento religioso.( Cf .Wikipedia).

Su poesía muestra equilibro vital y sencillez expresiva hasta llegar al límite del lenguaje coloquial. Desde su primera obra, ha ido evolucionando hacia un intimismo personal de gran serenidad.

 Fue cabeza visible de la Generación del 36, la generación de la guerra. Rosales es uno de los mejores exponentes de lo que Dámaso Alonso llamó “poesía arraigada”. Influyó mucho en los jóvenes autores de las generaciones posteriores. Reaccionó contra los excesos neogongorinistas de algunos poetas garcilasistas y exigió una vuelta a la sobriedad de los modelos clásicos.

 Abril (1935)

 Dentro de los cauces señalados por la generación del 27, esta obra ofrece la novedad de un elegante clasicismo y una ampliación de la temática lírica, añadiendo el tema religioso al amoroso. Su poesía está arraigada en las vivencias personales religiosas y afectivas.

 El vigor juvenil y la frescura primaveral de esta obra afirma la recuperación de los moldes clásicos (romance y soneto), frente a los desgastados recursos de la Vanguardia. Intenta volver a la antigua naturalidad expresiva de la tradición clásica.

 La casa encendida (1949)

 Es la obra maestra de Rosales. La voz del poeta cobra ahora un largo aliento de fondo para abarcar una perspectiva narrativa: la alegría juvenil de los años universitarios, marcados por la diversión y la camaradería; el encuentro con María, la amada del poeta; los felices días de infancia en Granada; el recuerdo de los padres, enfocado con especial cariño hacia la figura materna; etc.

 Rimas (1951)

 Representa el máximo logro de la poesía arraigada: Recuerdo de los padres, amor de la esposa, la infancia y la muerte de un amigo, y, al fondo, la fe religiosa. Por esta obra obtuvo el Premio Nacional de Poesía.

 El contenido del corazón (1969)Un libro poético, pero escrito en prosa.

 3.-LISTADO DE SU OBRA .

 1936.- “La figuración y la voluntad de morir en la poesía española”

1939.- “La mejor reina de España: figuración dramática en un prólogo y tres actos en verso y en prosa”

1940.- “Retablo Sacro del Nacimiento del Señor”

1949.- “La casa encendida”

1951.- “Rimas, 1937-1960”

1959.- “Cervantes y la libertad”

1964.- “Pasión y muerte del conde de Villamediana”

1966.- “El sentimiento del desengaño en la poesía barroca”

1969.- “El contenido del corazón: elegía (poemas en Prosa)”

1969.- “Pasión y muerte del conde de Villamediana”

1972.- “Lírica española”

1972.- “Segundo abril”

1972.- “Teoría de la libertad”

1973.- “Canciones: (Cercedilla, 1968-1972)”

1974.- “Como el corte hace sangre; Homenaje a Luis Rosales”

1976.- “Las puertas comunicantes: primera antología poética”

1978.- “La poesía de Neruda”

1978.- “Pintura escrita”

1979.- “Diario de una resurrección”

1980.- “La carta entera: 1: La almadraba”

1980.- “Un puñado de pájaros”

1980.- “Verso libre: antología 1938-1978”

1982.- “La carta entera: 2: Un rostro en cada ola”

1982.- “Poesía reunida (1935-1974)”

1983.- “Antología breve”

1983.- “Poesía reunida (1979-1982)”

1984.- “Antología poética”

1984.- “La carta entera: 3: Oigo el silencio universal del miedo”

1986.- “25 años de Luis Rosales en Cercedilla: 25 poemas”

1986.- “Luis Rosales”

1987.- “El desnudo y otros ensayos”

1987.- “Esa angustia llamada Andalucía”

1988.- “Antología poética”

1996.- “Obras completas”

www.cervantes.es/bibliotecas_documentacion…/biografias/bucarest_luis_rosales.htm

NACIMIENTO DEL SEÑOR DE GIOTTO.

 3.-LA POESÍA RELIGIOSA DE LUIS ROSALES, TRANSIDA DE FE CRISTIANA.

 Si buscamos a Dios en la obra de Luis Rosales lo vamos a encontrar de forma superabundante, pues Rosales fue un poeta católico y firme en su fe plasmada en toda su obra a través de las más diversas maneras.

Una forma llena de ternura es la expresada en su Retablo sacro del nacimiento del Señor del que no me voy a ocupar y del que a vuela pluma tomo estas estrofas y presento sin comentario:

-¿La mula? –

Señor, la mula

está cansada

y se duerme, ya no puede dar al niño

un aliento que no tiene.

-¿La paja? –

 -Señor, la paja

bajo su cuerpo se extiende

como una pequeña cruz dorada pero doliente

-¿La Virgen?

-Señor, la Virgen

sigue llorando. -¿La nieve? –

Sigue cayendo;

hace frío entre la mula y el buey.

-¿Y el niño?

-Señor, el niño

ya empieza a mortalecerse

y está temblando en la cuna

como el junco en la corriente.

-Todo está bien.

-Señor, pero… -Todo está bien.

Lentamente

el ángel plegó sus alas

Y volvió junto al pesebre.

 A continuación varios poemas comentados.

 1.-MISERICORDIA.

 Señor, Señor,

gravitación de horizontes en sereno equilibrio,

playa de soledades donde el cielo y el mar fueran estatuas,

mansedumbre sin voz, hierba de siempre, sosiego de mis ojos,

escúchame:

tú sabes que yo nunca he negado el presente

y el presente eras tú cuando yo te buscaba

por los rincones de mis ojos heridos,

por la corriente viva de las aguas empapadas  de cielo,

y en la nieve,

a ti, Señor,

amor sin determinaciones,

presencia sin instante

a ti, Señor, en la nieve absoluta;

nunca en el mar

porque el mar nos lleva lejos de ti,

nos aísla, nos hace dioses sobre la arena de la playa,

por su oculto brillar de premura en acopio,

por la ciega oración de los sentidos;

nunca en el mar

donde nacen las olas con los labios cerrados,

porque el mar quiebra su línea para no espejar el cielo,

y yo te busco, Señor, Dios de misericordia,

con los ojos anegados en llanto,

sin saber nada, sin desear nada,

pero también sin olvidar nada para entregarme a ti.

Suprime mi sonrisa, cámbiala por el gozo:

esa sobria y precisa alegría que no turba ni ofende,

suprime mi sonrisa, Señor, hoy que comienza

esta ascensión callada por la fiebre del pasmo;

dime, dime, Señor, ¿qué es este gozo mío?,

¿por qué sabe a madera mi voz cuando te nombro?

¿por qué un cuerpo de hombre se desdobla en la sombra?;

dime tú, luz rendida, advenir sosegado,

¿a qué suerte de visión encendida le llamamos amor?,

¿no ha llegado la noche donde todo se junta?,

cúmplase en mí tu voluntad, Dios mío.

He aquí que fue el silencio el primero de tus dones,

era el silencio:

tierra sin hierba en noche estremecida,

después sólo tus ojos entre el ser y la nada;

¿qué evidencia de amor movió su lengua?;

era el silencio,

toda la tierra en éxtasis como un mar asombrado;

fue cántico la vida porque el silencio era

sobre el haz de las aguas la unidad de las cosas.

Comprended

que el silencio es como una oración inmóvil,

como el desangrarse de un corazón;

oíd, montes, mares, islas:

he aquí que el silencio es amor;

yo lo pongo a tus plantas y con él la norma,

la intención de perseverar en el instante puro;

no lloro lo perdido, Señor, nada se pierde.

He aquí que ahora tengo un amor abandonado a ser puro

instante supremo,

un amor cuya sola presencia era ya una oración;

fue tránsito en sus ojos la ceguera del agua,

y vibraba en su piel

el vaho manso y caliente que desprenden los lirios;

todo por ti, Señor, pura brisa sin norma,

porque el amor es como un gran desierto lleno de su presencia,

cielo postrado, mar sin orillas, alba,

su soledad fue abriendo una puerta en el viento;

todo por ti, Señor, total forma gozosa

vivido, dulce, grave, transparente y herido:

hay que ordenar la espuma y dejar correr el agua;

oíd, montes, mares, islas:

era el amor,

sin nada,

el milagro sin límites de su ensimismamiento;

yo lo entrego en tus manos de nieve y llanto míos,

con él te ofrezco el universo entero;

no lloro lo perdido, Señor, nada se pierde.

Aún me brindaste el don del llanto,

fue impotencia de ser como tú deseabas,

cristiana certidumbre de sentirme incompleto;

fue vanidad de perfección, decía:

Yo no burlaré el dolor;

y era el llanto, Señor, la oración de la carne,

tú tan sólo comprendes esta impureza mía

porque nada me ha engañado tanto como mi sinceridad;

no lloro lo perdido, Señor, nada se pierde.

He aquí que aún me queda el dolor,

ese dolor conmovido y callado que tienen los puertos

y las manos de los locos;

mis oídos y mi lengua olvidan las palabras,

gasta el dolor mi cuerpo como un leño encendido,

y yo pregunto, yo, hombre tan sin consuelo,

nacido de mujer, nacido para siempre,

para siempre, Señor, por la iluminación de tu misericordia;

yo pregunto: ¿qué es el dolor?;

oíd montes, mares, islas:

yo no he de hablar de la amargura de mi alma,

porque el dolor no es la sombra de tu cuerpo

sino tu cuerpo mismo,

tu cuerpo de cristal encendido tan claro:

el dolor es la llama de tu visitación.

Yo lo pongo a tus plantas y con él la soledad

donde mi propia carne se desposó conmigo;

soledad de la infancia que me hizo pecar tanto,

y que hoy vuelvo a sentir

como el descendimiento de la cruz donde estuve,

como el desprendimiento del peso de su cuerpo para el hombre crucificado.

Y he aquí que era la soledad mi última tentación;

tú me escuchas, Señor, número tan divino,

total forma gozosa, presencia sin instante,

tú haces rodar el sol por la pendiente del día

y has visto las estrellas abriéndose en el cielo,

tú que afirmas mis pies en la tierra que pasa,

tú que has puesto en la angustia de mis labios de hombre

una sola palabra de temblor aterido;

todo te lo devuelvo para quedar desnudo

y ya, sin voz, ante ti, te pido que no apagues

la hora mansa y la paz de mi entrega absoluta;

no lloro lo perdido, Señor, nada se pierde;

oíd, montes, mares, islas:

gracias, Señor, por esta total nada serena que a mi inquietud le brindas,

sin un temblor,

humanamente solo,

misericordia pido, Señor, misericordia.

 JESÚS ES DESPOJADO DE SUS VESTITURAS. JASNA GÓRA.

COMENTARIO.

 Digamos de entrada que es difícil racionalizar un lenguaje que brota de la intimidad caliente del corazón; sentimientos y experiencias íntimas que rechazan verse encajados en el cerco estrecho de la lógica; a pesar de ello, voy, en el comentario, a intentar llevar a cabo esto con el poema, en la seguridad de que su logro ayudará al lector a vibrar al unísono con los sentimientos religiosos del autor.

El poema es una oración, una oración de súplica dirigida a Dios, al que busca con un anhelo indecible: y yo te busco, Señor, Dios de misericordia, con los ojos anegados en llanto, sin saber nada, sin desear nada, pero también sin olvidar nada para entregarme a ti, el Dios al que se dirige el poeta es el Dios cristiano, el Dios uno y trino, al Dios creador del universo: He aquí que fue el silencio el primero de tus dones,era el silencio: tierra sin hierba en noche estremecida, después sólo tus ojos entre el ser y la nada;¿qué evidencia de amor movió su lengua?;era el silencio ,toda la tierra en éxtasis como un mar asombrado; fue cántico la vida porque el silencio era sobre el haz de las aguas la unidad de las cosas.

Al Dios uno y trino y por ello también al Hijo, sujeto al rigor de la vida humana, al sufrimiento: yo pregunto: ¿qué es el dolor?;oíd montes, mares, islas: yo no he de hablar de la amargura de mi alma, porque el dolor no es la sombra de tu cuerpo sino tu cuerpo mismo, tu cuerpo de cristal encendido tan claro: el dolor es la llama de tu visitación.

No es nada difícil encontrar también en el poema la presencia del Espíritu, espíritu divino del que uno de sus dones es el gozo, ese gozo que el poeta comienza a experimentar ahora que quiere levantar el vuelo : Suprime mi sonrisa, cámbiala por el gozo:esa sobria y precisa alegría que no turba ni ofende, suprime mi sonrisa, Señor, hoy que comienza esta ascensión callada por la fiebre del pasmo; dime, dime, Señor, ¿qué es este gozo mío?.

Hemos dicho que el poema es una oración, una oración de súplica, el título del poema nos ofrece en apretada síntesis lo pedido, lo suplicado por el poeta: Misericordia, que ya desde su raíz etimológica de origen latino significa compadecerse de la miseria de los demás.

En este caso el poeta suplica Dios que le perdone, en primer lugar, el haber vivido un amor imperfecto: fue impotencia de ser como tú deseabas, cristiana certidumbre de sentirme incompleto; fue vanidad de perfección, decía: Yo no burlaré el dolor; y era el llanto, Señor, la oración de la carne, tú tan sólo comprendes esta impureza mía porque nada me ha engañado tanto como mi sinceridad…

Pero también, y en segundo término le suplica: y ya, sin voz, ante ti, te pido que no apagues la hora mansa y la paz de mi entrega absoluta; no lloro lo perdido, Señor, nada se pierde; oíd, montes, mares, islas: gracias, Señor, por esta total nada serena que a mi inquietud le brindas, sin un temblor, humanamente solo, misericordia pido, Señor, misericordia, que es ayuda para vivir en el desprendimiento total y absoluto: para quedar desnudo.

 

2.-DE CÓMO FUE GOZOSO EL NACIMIENTO DE DIOS NUESTRO SEÑOR.

 ¡Morena por el sol de la alegría,

mirada por la luz de la promesa,

jardín donde la sangre vuela y pesa;

inmaculada tú, Virgen María!

 

¿Qué arroyo te ha enseñado la armonía

de tu paso sencillo, qué sorpresa

de vuelo arrepentido y nieve ilesa,

junta tus manos en el alba fría?

¿Qué viento turba el monte y le conmueve?

Canta su gozo el alba desposada,

calma su angustia el mar, antiguo y bueno.

 

La Virgen a mirarle no se atreve,

y el vuelo de su voz arrodillada canta al Señor,

que llora sobre el heno.

 

COMENTARIO.

 A simple vista no cuadra el título del soneto con su contenido, buscando el encuadre quizás podríamos decir que el primer gozo de la alegría del nacimiento del Señor fue haber sido la causa de la creación de la Virgen cuya belleza queda concentrada en su concepción Inmaculada, tal como dice la primera estrofa.

La segunda estrofa presenta otro aspecto motivo para el gozo del nacimiento del Señor: la serenidad de la Virgen que como dice san Lucas: María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón.( Cf. Lc. 2.16,21s.s.)

La tercera estrofa habla de la conmoción gozosa que experimentó la naturaleza al incorporar en su seno nada menos que al Creador.

Mientras que la cuarta estrofa nos enseña a alabar a Dios humanado, que teniendo naturaleza de Dios no hizo alarde de esa categoría, al contrario se hizo igual a nosotros en todo, menos en el pecado, que dice san Pablo en la carta a los Filipenses.

MARIA LA MADRE DE JESÚS.ANÓNIMO. PARROQUIA DE MIGUELTURRA. C. RAEL. ESPAÑA.LA CAPILLA SIXTINA DEL SIGLO XXI.

3.-DE LA VIRGEN NUESTRA SEÑORA

Venid, alba, venid; ved el lucero

de miel, casi morena, que trasmana

un rubor silencioso de milgrana

en copa de granado placentero;

 

la frente como sal en el estero,

la mano amiga como luz cercana,

y el labio en que despunta la mañana

con sonrisa de almendro tempranero.

 

¡Venid, alba, venid!, y el mundo sea

heno que cobra resplandor y brío

en su mirar de alondra transparente;

 

aurora donde el cielo se recrea,

¡aurora tú, que fuiste como un río,

y Dios puso la mano en tu corriente!

COLEGIO  LA VISITACIÓN DE NUESTRA SEÑORA. SALDAÑA. BURGOS. ESPAÑA.

 COMENTARIO.

 El soneto es una bella invitación para alabar y cantar a María a la que colma de bellos calificativos: lucero, fuente de un rubor de granada silenciosa, mirada de alondra trasparente, aurora y el mayor: río en cuya corriente puso Dios su mano.

Naturalmente que estos calificativos tienen su explicación en el ser de la Virgen. Dejo al lector que busque tal explicación.

4.-DE CÓMO VINO AL MUNDO LA ORACIÓN

De lirio en oración, de espuma herida

por el paso del alba silenciosa,

de carne sin pecado en la gozosa

contemplación del niño sorprendida;

 

de nieve que detiene su caída

sobre la paja que al Señor desposa,

de sangre en asunción junto a la rosa

del virginal regazo desprendida;

 

de mirar levantado hacia la altura

como una fuente con el agua helada

donde el gozo encontró recogimiento;

 

de manos que juntaron su hermosura

para calmar, en extensión nevada,

su angustia al hombre y su abandono al viento.

Fragmento de su obra La casa encendida (1949).

 COMENTARIO.

 El soneto según su título, parece querer hablar sobre el origen de la oración. Desde el punto vista de la moderna ciencia de la Fenomenología de la Religión, la oración es uno de los fenómenos fundamentales de la religión: allí donde hay oración hay religión, allí donde ella falta no hay religión.

En la misma ciencia se dice que la religión tienen su origen en el encuentro con la transcendencia, ese encuentro se da y tiene muy variadas formas: los encuentros místicos, las experiencias personales de la providencia de Dios en la vida de los individuos, el encuentro intelectual a través de los saberes, y el más frecuente el encuentro por la fe.

Poéticamente nuestro autor en su soneto hace de María la fuente de la que mana la oración: en la contemplación de su Hijo, ella sin pecado concebida; del calor del corazón de una Madre que sabe que lo que contempla se ha desprendido de la sangre de su seno; del gozo experimentado al contemplar al Hijo bajado del cielo; de las manos del Hijo de la Madre que se juntaron para suplicar al Padre la liberación humana.

5.-AHORA QUE ESTAMOS JUNTOS.

 Ahora que estamos juntos

ahora que ha vuelto la inocencia,

y la disposición visceral de estas paredes,

ahora que todo está en la mano,

quiero deciros algo, quiero deciros algo.

El dolor es un largo viaje,

es un largo viaje que nos acerca siempre,

que nos conduce hacia el país donde todos los hombres son iguales,

lo mismo que la palabra de Dios, su acontecer no tiene nacimiento, sino revelación,

lo mismo que la palabra de Dios, nos hace de madera para quemarnos,

lo mismo que la palabra de Dios, corta los pies del rico para igualarnos en su presencia,

y yo quiero deciros que el dolor es un don

porque nadie regresa del dolor y permanece siendo el mismo hombre.

Todo llega en la vida por sus pasos contados,

la primavera y el verano, la ignorancia y la lluvia,

porque no hay nada gratuito,

no hay alegría, por pequeña que sea,

que no tenga que conseguirse

como la hormiga testaruda lleva su carga tronco arriba;

no hay alegría, por importante que nos parezca,

que no termine convirtiéndose en ceniza o en llaga,

pero el dolor es como un don,

nadie puede evitarlo,

las esperanzas, el amor, el dinero,

todos los bienes terrenales,

todos los bienes que llegan, o no llegan, en la vida ya el humo de las velas

siempre están contenidos por él y son igual que pájaros que vuelan sobre el mar,

y son igual que pájaros,

por más y más que vuelen nunca se apartan de su fin.

 

Ahora que estamos juntos

y siento la saliva clavándome alfileres en la boca,

ahora que estamos juntos

quiero deciros algo,

quiero deciros que el dolor es un largo viaje,

es un largo viaje que nos acerca siempre vayas a donde vayas,

es un largo viaje, con estaciones de regreso,

con estaciones que no volverás nunca a visitar,

donde nos encontramos con personas, improvisadas y casuales,

que no han sufrido todavía […]

 

pero el dolor es la ley de gravedad del alma,

llega a nosotros iluminándonos,

deletreándonos los huesos,

y nos da la insatisfacción que es la fuerza con que el hombre se origina a sí mismo,

y deja en nuestra carne la certidumbre de vivir

como han quedado las rodadas sobre las calles de Pompeya.

Es el miedo al dolor y no el dolor quien suele hacernos pánicos y crueles,

quien socava las almas

como socavan la ribera las orillas del río,

y yo he sentido su calambre desde hace mucho tiempo,

y yo he sentido, desde hace mucho tiempo, que el curso de sus aguas nos arrastra,

nos mueve las raíces sin dejarnos crecer,

y nos empuja, y nos sigue empujando hasta juntarnos

en esta habitación que es ya un rescoldo mío,

en esta habitación en donde las baldosas se levantan un poco

y ya no vuelven a encajar en su sitio

como la tierra removida ya no cabe en su hoyo:

tal vez a nuestro cuerpo le ocurra igual…

 COMENTARIO.

 El poema es una respuesta concreta a uno de los problemas que más golpean la racionalidad humana cuando se lo plantea desde una perspectiva religiosa.

Me refiero al problema del sufrimiento.

El poeta, que no deja de presentar el dolor y sufrimiento como algo vivido y experimentado por él, sabe a su vez, que este hecho más tarde o más temprano golpea al hombre en su vida.

La valoración que el poeta hace del dolor es positiva. El dolor es un don, repite una y otra vez.

Esta valoración tiene su origen en el pensamiento cristiano, positiva es la valoración que del sufrimiento hace el libro de Job, positiva la que hace san Pablo, la carta de Santiago, valoraciones todas ellas que tienen su fuente en la contemplación de Jesús crucificado y en su clara enseñanza: Si alguno quiere venirse conmigo que cargue con su cruz se cada día y véngase conmigo… ( Cf. Lucas 9,23?)

Dejo al lector a que se centre en el poema.

 QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE DEL BLOG:JOSÉ DE LARRA Y LAS CAUSAS DE LA MUERTE DE UN ROMÁNTICO SUICIDA.

quijoediscipulo 

1.-quijotediscipulo, ó ¿ Don Quijote predicador y teólogo ?es también el autor  de los siguientes blogs, todo ellos en wordpres.com

 2.-sanchoamigo ó Sancho Gobernador de una Ínsula.

 3.-elcuradellugar ó La Religión en el Quijote

 4.-elcaballerodelverdegaban ó Dios en los escritores de lengua castellana,

5,-El Bachilller ó el Bachiller Sansón Carrasco.

 Lo mejor al buscar poned título y subtítulo del blog.

 

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

junio 2018
L M X J V S D
« May    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

VISITAS

  • 2,224,218 hits

Imagenes Interesantes

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: