You are currently browsing the category archive for the ‘03. El Dios del Judaismo.’ category.

PORTANDO EL ARCA DE LA ALIANZA.

EL DIOS DEL JUDAISMO.

          En la descripción del Dios del Judaísmo vamos a seguir el orden marcado por los siguientes puntos:

 1.-Las fuentes para el conocimiento del Dios del Judaísmo.

2.-La Unidad de Dios: Monoteísmo ético.

3.- La Trascendencia de Dios.

4.-La personalidad intelectual y moral de Dios.

5.-El Dios cercano que libera y salva por amor.

 LA BIBLIA HEBREA.

1.-LAS FUENTES PARA EL CONOCIMIENTO DEL DIOS DEL JUDAISMO.

La fuente de la que mana la concepción judía de Dios es Dios mismo lo que él ha dicho sobre si mismo,  pues el judaísmo se presenta como una religión  revelada, tal revelación divina se contiene en La Biblia Hebrea, con sus tres partes fundamentales: La Ley ( Torá) Profetas (Nebiïm) y Escritos (Ketubim) por ello la Biblia hebrea es el documento básico de la religión judía y el lugar para conocer el concepto que la misma tiene de Dios.

            Con respecto a la anterior afirmación desde el principio conviene  hablar y precisar  cuál es el sentido en el que la Biblia expresa la idea del Dios  del Judaísmo : en ella no existe una descripción  total del ser de Dios y mucho menos un estudio parecido al de una teología especulativa, la Biblia no es una especulación sobre el ser de Dios por lo que no podemos buscar en ella directamente  lo que Dios es, sino más bien  lo que Dios quiere,  ha hecho, hace, o hará, y esto en orden a un fin muy concreto cual es la salvación del hombre, por ello la Biblia es la narración de la historia de la salvación de Israel, es decir , la narración de los  acontecimientos históricos en los que se hacen presente las acciones divinas en orden a la salvación  del pueblo de Israel y a través de él de toda la humanidad.

    EL SACRIFICIO DE ISAAC.       

Es a través de estas actuaciones divinas con Israel como se muestra en la Biblia el Ser divino, como estas actuaciones se llevan a cabo a través del tiempo en diversas situaciones,  las mismas nos van presentando aspectos distintos de Dios, estos distintos aspectos no pueden tomarse de una forma aislada sino en su  conjunto.

            En el judaísmo hay otras fuentes además de la Biblia pero muy  en dependencia y relacionadas con ella,  enumeramos algunas  a continuación: La Mishnah ( tradicción)  que es la codificación escrita de la legislación oral del judaísmo. El Talmud ( enseñanza) que es un comentario a la Mishnah. El Targum ( Traducción) que son traducciones   parafrásticas de la Biblia en las que se actualiza el sentido del texto bíblico. Los Midrashim que son comentarios al texto bíblico con el fin de explicar su sentido. Junto a estas fuentes hay que añadir las que podríamos llamar filosóficas entre las que descuellan autores como  Filón y Maimónides.

 2.-LA UNIDAD DE DIOS: MONOTEÍSMO ÉTICO.

El  aspecto posiblemente más destacado del Dios del Judaísmo es su Unidad, el judaísmo tiene como marca de su visión de la Divinidad el monoteísmo: Dios es un Dios único.

            Aún manteniendo como fundamental  la anterior afirmación, la idea monoteísta de Dios  tal como en la actualidad es proclamada por el judaísmo pasó por un proceso, cuyos pasos principales vienen marcados en la Biblia.

            El primero de estos pasos está claramente reflejado en el Dios de los Patriarcas que aparecen sencillamente como adoradores de un Dios único, sin que se llegue a tocar el problema de otros dioses:

            Dijo Dios a Jacob: Levántate y sube a Bet-el, y quédate allí; y haz allí un altar al Dios que se  te apareció cuando huías de tu hermano Esaú.
Entonces Jacob dijo a su familia y a todos los que con él estaban: Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros, y limpiaos, y mudad vuestros vestidos.(
Gen 35,1-2) 

            En línea con  esta proclamación de un único Dios para nosotros y nuestra familia va aparecer la idea del  único Dios del Pueblo de Israel:

LA ZARZA QUE ARDÍA Y NO SE CONSUMÍA.           

A través de la liberación del pueblo de Israel y la travesía por el desierto  la idea del Dios único se va a clarificar en el pueblo judío, hay dos momentos que son especialmente importantes para esta clarificación,el primero de ellos la revelación que hace Dios de su nombre a Moisés desde la zarza que ardía y no se consumía:

            Después de haber dicho Dios a Moisés que está decidido a liberar al pueblo esclavizado  en Egipto  dijo Moisés a Dios:

            “He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres  me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé? Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY.  Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. 

Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: El Señor,  el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos”( Exd. 3,14-15)

   LA ALIANZA DEL SINAÍ.        

El otro momento es la proclamación de la Alianza en el Sinaí donde Yahvé  proclama a  Israel como su pueblo, y el pueblo ha de  escoger a Yahvé como su Dios.            

La proclamación de la ley de Dios en el Sinaí nos muestra un aspecto muy  importante del monoteísmo del pueblo de Israel, se trata de un monoteísmo ético, es decir, el Dios de Israel elige a éste como su pueblo, para liberarlo, guiarlo, defenderlo… pero el pueblo ha de escoger a Yahvé como su único Dios guardando sus Mandamientos y la Ley proclamada en el Sinaí: : “Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:  Yo soy Yahvé tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.  No tendrás dioses ajenos delante de mí…etc ( Exd. 20, 1s.s.)

            El resto de los dioses aún no son negados pero quedan excluídos de la esfera del reconocimiento del pueblo judío.

             Esta  exclusión alcanza su muestra más expresiva en la pregunta que Elías hace al pueblo:  Elías se acercó a todo el pueblo y dijo: “¿Hasta cuándo vais  a andar renqueando de las dos piernas? Si el Señor es Dios, seguidlo; si es Baal, seguidlo a él”. Pero el pueblo no le respondió ni una palabra.” (1º Reg,18,21.)

ELÍAS Y LOS PROFETAS DE BAAL.           

Será después que Elías muestre el poder de Dios escuchando su  ruego de que bajase a consumir con el fuego  el sacrificio por él preparado,  cuando el pueblo responda con una formula clara de monoteísmo:Entonces cayó el fuego del Señor: Abrasó el holocausto, la leña, las piedras y la tierra, y secó el agua de la zanja. Al ver esto, todo el pueblo cayó con el rostro en tierra y dijo: “¡El Señor es Dios! ¡El Señor es Dios!”. Elías les dijo: “¡ Tomad  a los profetas de Baal! ¡Que no escape ninguno!”. Ellos los tomaron : Elías los hizo bajar al torrente Quisón y allí los degolló.( 1º Reg. 18,38-40)

            El camino hacia el pleno reconocimiento de la idea monoteísta de Dios va más allá de la afirmación de que los ídolos son “ nadas”;  hay  que  llegar a las fórmulas monoteístas de los siglos VII y VI a.c. que expresan con toda contundencia la negación de toda otra existencia divina para descubrir el sentido pleno que tiene el monoteísmo judío.

EL PASO DEL MAR ROJO.

            “A ti te fue mostrado, para que supieses que Yhavé  es Dios, y no hay otro fuera de él.  Desde los cielos te hizo oír su voz, para enseñarte; y sobre la tierra te mostró su gran fuego, y has oído sus palabras de en medio del fuego.
Y por cuanto él amó a tus padres, escogió a su descendencia después de ellos, y te sacó de Egipto con su presencia y con su gran poder, para echar de delante de tu presencia naciones grandes y más fuertes que tú, y para introducirte y darte su tierra por heredad, como hoy. 

Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Yhavé es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro. Y guarda sus estatutos y sus mandamientos, los cuales yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y prolongues tus días sobre la tierra que Yhavé tu Dios te da para siempre. ( Deut. 4,35-40)

            El recorrido final de esta idea progresiva  del Dios único se muestra en el libro de la Sabiduria cuando éste presenta como un  problema el   que haya habido pueblos que han podido creer en la existencia de otros dioses, distintos del Dios de Israel:

¡Desgraciados, porque han puesto su esperanza en cosas muertas, los que llamaron dioses a obras fabricadas por las manos del hombre, al oro y la plata trabajados con arte, a figuras de animales, o a una piedra sin valor esculpida por una mano antigua! ( Sab. 13,10)

            No sólo el pueblo de Israel ha de comprender a Dios como su Dios único , sino que Él es en realidad es el Único Dios en el cielo y en la tierra , por lo que debe llegar el día en que aparezca  la soberanía de Dios sobre todos los pueblos: Aquel día, saldrán de Jerusalén aguas vivas, la mitad hacia el mar oriental y la otra mitad hacia el mar occidental, tanto en verano como en invierno.El Señor será rey sobre toda la tierra: aquel día, él será el único Señor y será único su Nombre. ( Zac. 14-8-9)

  3-LA TRASCENDENCIA DE DIOS.

El segundo aspecto que caracteriza al Dios judío es su transcendencia, una transcendencia que expresa la diferencia del ser divino con respecto al resto de los seres.

3.-1.- El Dios todopoderoso.

Esta diferencia  se manifiesta en primer lugar en su omnipotencia: Él es el Dios Todopoderoso, su omnipotencia se manifiesta en la naturaleza y en la historia:

            Dios es el creador del mundo que produce cuanto quiere con solo su palabra:       “Por la palabra de Yhavé  fueron hechos los cielos. Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca. El junta como montón las aguas del mar; El pone en depósitos los abismos. Tema a Hhavé toda la tierra; Teman delante de él todos los habitantes del mundo. Porque él dijo, y fue hecho ;El mandó, y existió”( Ps. 33,6-9)

            El orden de la naturaleza, el curso ordenado de los movimientos cósmicos, llo  manifiestan como el Incomparable, en quien reside la plenitud del poder y de la fuerza.

            Ese mismo poder se manifiesta en la historia : Todos los pueblos le pertenecen, no significan nada ante él. Nada puede impedirle que dirija la historia:

            ” He aquí que las naciones le son como la gota de agua que cae del cubo, y como menudo polvo en las balanzas le son estimadas; he aquí que hace desaparecer las islas como polvo. Ni el Líbano bastará para el fuego, ni todos sus animales para el sacrificio. Como nada son todas las naciones delante de él; y en su comparación serán estimadas en menos que nada, y que lo que no es.” Is 40,15-17)

            A partir de este conocimiento de su omnipotencia se llega a la afirmación de su omnipresencia, omnisciencia, y a la constatación de su radical diferencia respecto al hombre.

3.-2.-El Dios Santo.  

 La santidad es el atributo que mejor expresa la transcendencia divina, tanto si se considera en su aspecto negativo, como es el de su alteridad, del ser distinto y  el otro, como en el positivo, de la majestad infinita de su ser. Esta santidad que caracteriza al ser del Dios judío se manifiesta en su gloria, en sus teofanías tanto naturales, como personales y en las actuaciones concretas en la historia de la salvación, en las que se muestra la majestad del ser divino.” Quién como Tú, Yhavé, entre los dioses? ¿Quién como Tú, glorioso y santo, terrible en tus hazañas, autor de maravillas?” (Ex-. 15,11.)

            La santidad aparece como la mejor expresión de la totalidad del ser divino: “Por encima de él había serafines. Cada uno de ellos tenía seis alas: con dos se cubrían el rostro, con dos los pies y con las otras volaban. Y gritaban, respondiéndose el uno al otro: «Santo, Santo, Santo es Yhavé de los Ejércitos, su Gloria llena la tierra toda.»

            “ El Santo “ viene a ser sinónimo de Dios:   “…no daré libre curso al ardor de mi ira, no destruiré otra vez a Efraím. Porque yo soy Dios, no un hombre: soy el Santo en medio de ti, y no vendré con furor.”( Os. 11,9)El creyente no puede pronunciar su nombre, ni jurar por Él, ni por el cielo que es su trono,  y  sobre todo  no puede verle cara a cara sin morir.

 

4.-LA PERSONALIDAD  INTELECTUAL Y MORAL DE DIOS.

  4.-1.- El Dios vivo.

  Que Dios vive es una de las afirmaciones más antiguas y más constantes de la fe judía sobre Dios. Aparece especialmente en la oración, en los juramentos , el uso en estos ámbitos de la afirmación de la vida de Dios, indica que se trata de una vida de carácter personal:

             “Como la cierva sedienta busca las corrientes de agua, así mi alma suspira por ti, mi Dios. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿Cuándo iré a contemplar el rostro de Dios? Ps. 42,3-4)

            “Recorran las calles de Jerusalén, miren bien e infórmense. Busquen por las plazas, a ver si encuentran a un hombre, uno siquiera, que practique la justicia y busque la verdad, y perdonaré a esta ciudad. ¿Tus ojos, Yhavé, no buscan acaso la verdad? Sin embargo, cuando dicen «Por la vida de Yhavé», están, en realidad, jurando en falso.”( Jer. 5,1-2)

            La expresión “ Dios vivo” se opone a ídolos vanos en los que no hay aliento:

            “Pero Yhavé es el verdadero Dios, el Dios viviente, el Rey eterno. Cuando se enoja, tiembla la tierra, y las naciones no pueden aguantar su cólera. Así hablaréis vosotros  de ellos: «Los dioses que no hicieron ni el cielo ni la tierra, desaparecerán de la tierra y de debajo del cielo.»

El hizo la tierra con su poder, estableció el mundo con su sabiduría y con su inteligencia extendió los cielos… El platero debería avergonzarse de su ídolo, porque sus estatuas no son más que mentira, que nunca respiran. ( Jer. 10,10-16)

 4.-2.-El Dios eterno.

            La eternidad de Dios es entendida en primer lugar en el sentido de la duración: Dios ha existido siempre, pero sobretodo la eternidad es concebida como fuente de vida y de fuerza inagotable que no se debilita ni desaparece con el paso del tiempo, en este sentido aparece unida a la condición de Dios como creador:

            “¿Acaso no lo sabes, o no lo has oído? Yhavé es un Dios eterno que ha creado hasta los extremos del mundo. No se cansa ni se fatiga y su inteligencia no tiene límites.”( Is. 40,28)

 4.-3.-El Dios personal.

 El carácter personal del Dios del Judaísmo está afirmado de forma directa en las fuentes, Dios no es algo sino Alguien todas las cualidades propias de la persona las tiene Dios Dios: pensamiento, sabiduría, voluntad soberana, libertad, etc por el contrario se niega de él todo aquello que pudiera aludir a su corporeidad y cualidades físicas: comer, beber, dormir, fatigarse etc. aunque todos estas atributos no dejan  de transmitir una idea antropomórfica  de Dios , sin embargo este antropomorfismo irá desapareciendo en la medida en que se desarrolla la idea de Dios como espíritu y especialmente cuando las cualidades y atributos divinos tienden a sustantivarse y personalizarse: la sabiduría, el logos, la palabra de Dios etc.

            Lo mas sobresaliente de esta atribución de la personalidad a Dios, está en su carácter ético, Dios no es igual que los hombres, su justicia no tiene medida, no se deja de llevar por la ira. Esta santidad es presentada para el hombre como un motivo para alcanzar su propia   santidad: Yhavé dijo a Moisés:  Habla a toda la comunidad de los hijos de Israel y diles: Sed  santos, porque yo, Yhavé, vuestro Dios, soy Santo. “ ( Lev. 19,2.)

 MOISES ABRIENDO EL MAR ROJO.

5. EL DIOS CERCANO QUE LIBERA Y SALVA POR AMOR.

1.-El Dios salvador y liberador.

 A pesar de lo marcado que está la transcendencia, majestad, de la persona divina, estas cualidades no impiden que el judaísmo presente a Dios como un Dios cercano, con una cercanía que tiene como finalidad la liberación y salvación del hombre.

            La expresión de esta cercanía aparece ya en la elección de Israel como el pueblo de Dios y su Alianza con él. Dios mismo se autodefine asimismo como un Dios liberador y salvador : Yhavé bajó en una nube y se quedó allí junto a él. Moisés entonces invocó el Nombre de Yavé, “ El pasó delante de Moisés diciendo con voz fuerte: «Yhavé, Yhavé es un Dios misericordioso y clemente, tardo a la cólera y rico en amor y en fidelidad.

El mantiene su benevolencia por mil generaciones y soporta la falta, la rebeldía y el pecado, pero nunca los deja sin castigo; pues por la falta de los padres pide cuentas a sus hijos y nietos hasta la tercera y la cuarta generación.

Al momento Moisés cayó al suelo de rodillas, adorando a Dios, y dijo: «Señor, si realmente gozo de tu favor, ven y camina en medio de nosotros; aunque sea un pueblo rebelde, perdona nuestras faltas y pecados, y recíbenos por herencia tuya.» ( Ex 34, 6-8.)

            Esta bondad de Dios es la correspondiente a su transcendencia y santidad: bondad, fidelidad, paciencia, misericordia, tienen la dimensión de la infinitud divina.

            De forma especial en los profetas la bondad de Dios para con el hombre se va a describir con tintes afectivos: Dios es novio, esposo y amante. Viene bien recordar aquí los textos del profeta Jeremías que describe a Dios como un esposo burlado, traicionado por el  Israel adúltero que al final si vuelve a Él será de nuevo acogido y amado.

            El amor de Dios a Israel no es más que la expresión concreta del amor que Dios tiene a la humanidad y hasta la naturaleza entera: Tu inmenso poder está siempre a tu disposición, ¿y quién puede resistir a la fuerza de tu brazo? El mundo entero es delante de ti como un grano de polvo que apenas inclina la balanza, como una gota de rocío matinal que cae sobre la tierra.

Tú te compadeces de todos, porque todo lo puedes, y apartas los ojos de los pecados de los hombres para que ellos se conviertan. Tú amas todo lo que existe y no aborreces nada de lo que has hecho, porque si hubieras odiado algo, no lo habrías creado .

¿Cómo podría subsistir una cosa si tú no quisieras? ¿Cómo se conservaría si no la hubieras llamado? Pero tú eres indulgente con todos, ya que todo es tuyo, Señor Dios  que amas la vida.”( Sab 11,24-26)

 5.-2.- El Dios Padre.

Además de la relación entre Dios y el hombre en términos matrimoniales la mejor forma de expresar la relación entre Dios y el hombre es la de Dios como padre: Israel es hijo de Yhavé ; Yhavé es el Padre de Israel y se le invoca como tal. Esta relación, aunque de forma preferente y más frecuente es aplicable a Dios y a Israel fundada en los datos de la Elección y la Alianza, sin embargo a veces se eleva a una relación que se remonta al mismo momento de la creación:

           ” Nadie ya invoca tu Nombre ni se despierta para buscarte, sino que tú nos has dado vuelta la cara y nos has dejado a merced de nuestras culpas. Y, sin embargo, Yhavé, tú eres nuestro Padre, somos el barro que tus manos plasmaron, todos nosotros fuimos hechos por tus manos. “ ( Is. 64,7-9) Lo que autoriza a  elevar a carácter universal esta relación: Dios es Padre de toda la humanidad que plasmó con sus manos.

            En esta imagen del Dios judío no sólo queda expresado su amor, sino también su soberanía absoluta  y señorío universal.

BUSCAD A DIOS Y VIVIRÁ VUESTRO CORAZÓN.

SI DESEA VER EL VIDEO SOBRE EL JUDIASMO PINCHE :www.youtube.com

QUIZÁS TAMBIÉN LE INTERESE: EL DIOS DEL ISLAM

 quijotediscipulo

 

 

       

 

 

 

 

 

       

 

       

 

 

 

 

           

           

Anuncios

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

octubre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

VISITAS

  • 2,009,974 hits

Imagenes Interesantes

A %d blogueros les gusta esto: