You are currently browsing the category archive for the ‘15.- Dios en la filosofía de Leibniz.’ category.

GUILLERMO LEIBNIZ.

DIOS EN LA FILOSOFÍA DE GODOFREDO GUILLERMO LEIBNIZ.

 Dentro ya del humanismo y  avocados a la Ilustración nos ocupamos ahora de otro representante  del humanismo  en el siglo XVII, y como ya es costumbre en estos temas  lo desarrollaremos   poniendo en el  centro del mismo la búsqueda del pensamiento de   Leibniz  sobre Dios, soslayando el resto de su enseñanza filosófica, la que sin embargo no dejaremos de tocar por su relación con su teología. Este es el esquema del post :

 1.- Reseña biográfica .

2.- Sus obras.

3.- Dios en la filosofía de Guillermo Leibniz .

 UNIVERSIDAD DE LEIPZIG.

1.-RESEÑA BIOGRÁFICA.

  Nació en Leipzig el 1 de julio de 1646, de una familia de origen eslavo,   su padre Federico Leibniz, era jurista y profesor de filosofía moral en la Universidad local  y de Catherina Schmuck, ambos piadosos y religiosos,  su padre falleció cuando tenia 6 años, de modo  que  su educación quedó  en manos de su madre. El padre  dejó una bien nutrida biblioteca que Guillermo   pudo hacer utilizar o a partir de los 7 años beneficiándose  de su contenido, particularmente de los volúmenes de historia antigua y de los padres de la iglesia.

            A la edad de 12 años, ya había aprendido latín y a los trece componía versos en latín, pues había leído a Tito Livio, Virgilio, Horacio, Ausonio, Aristóteles , Santo Tomás, Zabarella, Fonseca, Suárez, Rubio y había hojeado algunos escritos de Platón, según su misma confesión dijo haber leído a los escolásticos como si fuera una novela. Leyó también a Lutero, a autores tomistas y jansenistas.

            A los 15 años  ( 1661) ingresó en la Facultad de Artes de la Universidad de Leipzig y completó sus estudios a los 20 años, especializándose en leyes. Aunque se puede decir  de él que fue un autodidacta
En 1666 publico su primer libro y también su tesis, después  eso dedicó su vida al servicio de dos prominentes familias de la nobleza alemana.
El primer puesto de Leibniz fue como alquimista asalariado, entró en contacto con Johann Christian Von Boineburg y con Juan Felipe Von Schonborm, quien lo contrató  como asistente.
            En 1690 fue nombrado asesor de apelaciones, e inició una estancia de varios años en Paris, durante la cual incrementó considerablemente su conocimiento de matemáticas y física, entabló amistad con el matemático alemán Ehrenfried Walther Von Tschirnhaus, con el cual mantuvo correspondencia hasta el final de su vida.
Leibniz construyo la primer maquina calculadora que podía ejecutar las cuatro operaciones aritméticas básicas.
En 1667 fue promovido a consejero privado de justicia, cargo que mantuvo el resto de su vida sirvió a tres gobernantes consecutivos de la casa de Brunswick como historiador, consejero político y como bibliotecario de la biblioteca ducal.
Entre las pocas personas que acogieron a Leibniz en el norte de Alemania se encontraba la electora, su hija Sophia de Hanover y la reina de Prusia

            En 1973 hizo un breve viaje de tres meses de duración, a Londres, donde conoció al químico Roberto Boyle, al mecánico Rupert y a los matemáticos Wren y Pell. En febrero murió el que fue su segundo protector, Juan Philipp, elector de Maguncia.

            Leibniz  volvió a París donde estuvo buscando una colocación sin éxito, por lo que  aceptó un puesto de bibliotecario en Hannover. Regresó pues a Alemania  pasando un semana en Londres donde había sido nombrado miembro de la Royal Society, y por Amsterdam y la Haya donde visitó a Spinoza.

            En Hannover permaneció treinta años hasta su muerte excepción hecha de un breve intervalo durante el cual viajó a Roma y Viena con el propósito de consultar ciertos documentos relativos a la historia de la casa de Brunswick.

             Sus últimos años fueron poco felices . Padecía de fuertes dolores de artritis que se le agravaron al final. A su muerte dejó montones de papeles de los que solamente publicó una mínima parte. Murió el año 1716.

 2.-SUS OBRAS .

  Como aparece ya en la anterior breve reseña biográfica Leibniz tocó los más diversos saberes.

Como matemático, tiene el honor de haber inventado, con Newton (en 1675), el cálculo diferencial. Como científico, apreció y promovió el uso de la observación y la experimentación: “Prefiero- dijo- a un Leeuwenhoek que me dice lo que ve que a un Descartes que me dice lo que piensa” Como historiador, enfatizó la importancia del estudio de documentos y archivos. Como filólogo, acentuó el valor del estudio comparativo de las lenguas e hizo algunas contribuciones al estudio del alemán. Como filósofo es, sin duda, el mayor pensador alemán del siglo XVIII, dado que Kant es ubicado entre los pensadores del siglo XIX. Finalmente, como estudioso de la política, percibió la importancia de la libertad de conciencia e hizo persistentes, aunque poco exitosos, esfuerzos por reconciliar a católicos y protestantes.

            Desde el descubrimiento en Hanover, en 1903, de quince mil cartas y fragmentos inéditos de las obras de Leibniz, el mundo de la erudición ha llegado a percibir la fuerza de uno de los dichos del mismo Leibniz: ” Quien me conoce sólo por las obras publicadas, no me conoce..” (Qui me non nisi editis novit, non novit).

            Las obras publicadas durante su vida o inmediatamente después de su muerte son, en su mayoría, tratados sobrepartes  de su filosofía. Ninguno de ellos da cuenta cabal de su sistema en su totalidad. Los más importantes son:

“Disputatio metaphysica de principio individui,””La monadologie “,”Essais de théodicée”, y”Nouveaux essais sur l’entendement humain,” una réplica, capítulo por capítulo al “Ensayo” de Locke.

De los tratados de Leibniz sobre tópicos religiosos, los más importantes son:

“Dialogus de religione rustici“, un fragmento, fechado en Paris en 1673, que trata de la predestinación,

“Dialogue effectif sur la liberté de l’homme, et sur l’origine du mal,” fechada en 1695 y que trata del mismo tema en sus  y sus “Cartas” a Arnauld y otros, acerca de la transubstanciación,

Cartas, tratados, opúsculos, etc., de tipo conciliador, vgr.: “Variae definitiones Ecclesiae” ,”De persona Christi”, “Appendix, de resurrectione corporum”, “de cultu sanctorum”, cartas a Pelisson, Bossuet, Madame de Brinon, etc.

            Contribuciones a la teología mística, vgr., “Von der wahren Theologia Mystica”, “Diálogos”, acerca de la psicología del misticismo.( Cf. Enciclopedia Católica en Línea.)

3.-DIOS EN LA FILOSOFÍA DE GUILLERMO LEIBNIZ.

TODA LA REALIDAD ES UN ENTRAMADO DE MÓNADAS.

a) Dios en la Monadología de Leibniz.

 Leibniz tuvo muchas oscilaciones hasta encontrar su idea de sustancia  que expone en el Discurso de Metafísica ( 1685) añadiendo a la materia,  que reducía el mundo físico a extensión,, un principio más,  la fuerza o la dynamis, los seres sin actividad son metafísicamente imposibles. Lo que no actúa  no existe: ” Quod no agit , non existit “.

            De manera  que la sustancia  para Leibniz  es un ente con capacidad de obrar, por la mismo hay que rechazar  que la esencia de la materia consista en la extensión, pues  la extensión es según el pensamiento de Descartes  es  algo inerte y pasivo.

            Rechazada   la extensión como elemento constitutivo de las cosas  materiales , no queda más realidad  que el pensamiento res cogitans ,   en consecuencia  todo lo que existe deberá estar constituido por elementos activos y vivientes y  la vida y la actividad de todos los seres consiste en una determinada especie de conocimiento pues, como se ha dicho, excluida la extensión no queda otra posibilidad que la res cogitans, pensante, por ello hay que decir que toda la realidad está viva y la vida consiste en el pensamiento.

            Es sencillamente un pan-vitalismo y pam-psiquismo  aplicado a todo lo real, De esta forma Leibniz ha superado el mecanicismo de Descartes  yéndose al extremo contrario.

            Esta propiedad de la sustancia le proviene de los elementos que la componen, los últimos elementos  que resultan del análisis de las sustancias   son las mónadas,  palabra ya utilizada por Platón, su esencia es la fuerza  la dynamis: ” Son los verdaderos átomos de la naturaleza,  y, en una palabra, los elementos de las cosas (  Monad. 3.) Todas ellas ” tienen algo de vital y una especie de percepción” se las puede definir como: ” Principium vitale etiam percipiendi facultate praeditum” ” Principio vital también  dotado de la facultad de percibir

            ” La mónada de la que vamos a hablar en este tratado no es sino una sustancia simple, que entra a formar parte de los compuestos “( Monad. I; Teodicea 10.) Los cuerpos son agregados de mónadas.

            Las mónadas son todas inmateriales cuya esencia no es la materia ni la extensión, sino la fuerza , la actividad.

            Todas las mónadas son incomunicables es decir no se relacionan con otras mónadas, por ello las sustancias son como un mundo aparte  y todos los cambios que se pueden realizar en ellas son puramente internos pues en ella no puede influir nada externo. ( Mon. II .)

            Entre las mónadas hay una verdadera jerarquía una infinidad de grados la jerarquía entre ellas se establece por los grados de su actividad o percepción : 1º Seres inorgánicos  son los que tienen una percepción inconsciente y oscura. 2º Vegetales que tienen una percepción consciente  pero confusa. 3º Animales que tienen una percepción consciente y clara pero no distinta. Tienen óganos capaces de diversas percepciones, de sensaciones, imaginación, memoria y apetición. 4º. Hombres, almas racionales, espíritus. Tienen conciencia clara y plena; percepción y apercepción; capaces de reflexionar sobre sí mismos, de conocer las verdades eternas y necesarias, de querer. 5º Espíritus puros Ángeles , necesarios , pues sería imposible la existencia de un vacío o salto entre el existente entre el hombre y Dios. 6º. Dios en la cumbre de todos los seres, principio y fin de todos los seres Monas Monadum  útima ratio rerum” (De rerum originatione radicali ( 1697); Janet I 657)

 

b) La naturaleza y esencia de Dios.

            El Dios de Leibniz es un ser personal, inteligente, libre, creador y conservador que obra por causas finales y ejerce su providencia paternal sobre todas sus creaturas. ( Discour de Mét. 34-35)

            Es la Mónada primera, es la fuente de la actividad, de la vida, del pensamiento, su Sabiduría es Infinita, su Voluntad absolutamente libre, bondad infinita que le ha movido a crear todo el mundo por amorDios podría haber creado infinitos mundos pero entre ellos ha escogido entre los mejores y entre ellos el realmente existente que es el mundo mejor de los posibles.

 SERES CONTINGENTES  EN TORNO AL SER NECESARIO.

c)  Pruebas de la existencia de Dios.

 Leibniz considera demostrativos  todos los argumentos clásicos para demostrar la existencia de Dios : ” Yo creo que todos los medios que se han empleado para probar la existencia de Dios son buenos, y podrían valer si se los perfeccionase.”( Nouveaux Essais 4-10.7; J. I 400 .)

            Enuciamos los argumentos:

 1.- Pueba a priori: El Argumento de san Anselmo puede formularse así: Sólo Dios , o el ser necesario, posee el privilegio de que basta de que sea posible para que tenga que existir. Y como nada puede oponerse a la posibilidad de lo que no tiene límites, ni negación , ni contradicción esto es suficiente para que conozcamos a priori  la existencia de Dios. ( Mon. 45.)

2.- Por la realidad de las verdades eternas. Existen verdades eternas y necesairas. La verdad de las proposiciones matemáticas es necesaria y eterna en cuanto que no dependen de la existencia de ningún ser contingente. Por consiguiente , es preciso que exista un Ser Necesario que sea el sujeto de ls verdades eternas. ( Mond. 43-44)

3.- Por la contingencia de las cosas y el pprincipio de  razón suficiente. ” Nada se hace sin razón suficiente; es decir nada existe sin que sea posible.” Pero siendo una cosa posible , es necesaria, a su vez , una razón suficiente para determinar por qçue es así y no de otra manera ” Y esto nos lleva a preguntar ¿ Por qué existe algo en lugar de nada ? Ahora bien , esa razón suficiente de la existencia del universo no puede encontrarse en otras cosas contingentes sino que es necesario que exista un ser que no sea contingente sino necesario y que tenga en sí la razón de su existencia , de otra forma no habríamos llegado a una razón suficiente que pudiera ser término de todo. Y esta última razón es Dios. ( ( Principios 7 )

 DOS RELOJES MARCHANDO PERFECTAMENTE DE ACUERDO.

d) La armonía preestablecida.

  Hemos visto que una de las cualidades que Leibniz ha asignado a las mónadas ha sido su incomunicabilidad, esto plantea un problema que el mismo Leibniz reconoce:

” Habiendo establecido todo esto ( en su teoría de las mónadas) creía arribar  al puerto; pero cuando empecé a meditar  sobre la unión del alma y del cuerpo, me vi como impelido en alta mar. Porque no encontraba ningún medio para explicar cómo el cuerpo transmite algo al alma o viceversa; ni cómo una sustancia puede comunicar con otra sustancia criada” ( Nuevo sistema, 12.)

            Él mismo termina  contestando a esta dificultad, aplicando su teoría de la armonía preestablecida, que comienza  explicándola con un ejemplo:” imaginemos dos relojes que marchan perfectamente de acuerdo… suponiendo que el relojero que lo construyó es tan hábil y los hizo tan perfectamente  que marcharán de acuerdo en lo sucesivo… El artificio divino previsor, desde un principio , ha formado cada una de ambas sustancias  de manera tan perfecta y tan bien dispuesta, con tal exactitud, que sin seguir otras leyes que las que ha recibido con el ser, con cuerda siempre con la otra, como si hubiera influjo  mutuo, o como si Dios pusiera de continuo su mano, además de su concurso general.” ( Aclaración a la hipótesis de la armonía preestablecida: Journal des Savants ( ( 1696.)

 LA SONRISA DEL NIÑO UN BIEN MAYOR QUE SU CONSTIPADO.

e) Dios y el problema del mal.

  La afirmación de Leibniz de que el mundo actual es el mejor de los mundos posibles  creado  por un  Dios bueno, presenta de inmediato un problema : Si Deus est , unde malum ?; si non est , unde bonum ?” ¿ Si existe Dios de dónde procede  el mal? ¿ Si Dios no existe, de dónde procede el bien?  Leibniz se  hizo cargo del problema  que aborda en su Theodicea, hasta el mismo título nos lleva a su contenido: ” “Ensayo sobre la justificación de la bondad de Dios”

            Leibniz comienza por distinguir tres especies de mal: el metafísico, el físico y el moral.

            El mal  metafísico lo justifica diciendo que este mal nace del hecho de que todos los seres del mundo son criaturas y como tales deben tener alguna limitación, de otro modo deberían ser igual a Dios. Una de dos o Dios no crea nada o si crea tiene necesariamente que crear seres limitados e imperfectos.

            En cuanto a los males físico y moral, afirma categóricamente que la inexistencia de estos males  no  haría que el mundo que careciera de los mismos   sería mejor que el presente . Esto lo prueba a priori diciendo que si este mundo  no fuera el mejor, la bondad de Dios no  lo habría creado, y habría creado otro que fuera mejor que éste, pues de lo contrario no sería un Dios bueno.

Las pruebas a posteriori son :

             a) El mal es una limitación , una privación , Dios no es la causa de lo negativo  y pprivativo que tiene el mal, sino de lo positivo que hay en el mismo. b) Por ello Dios no quiere el mal de una manera absoluta  sino  relativa, únicamente lo permite en vista a la producción de un bien mayor c) No es infrecuente  constatar  que Dios saca de los males bienes: ” Puede decirse del mal  físico que Dios lo quiere muchas veces como medio para un fin, o para impedir mayores males o para obtener mayores bienes.”  En cuanto al mal moral que es el pecado , éste es permitido por Dios por el bien mayor de la libertad, una libertad que realmente existe en el hombre, pero es una libertad acorde con la limitación de la criatura.

            El pensamiento de Leibniz  hay que completarlo  con una idea  muy utilizada  por la Ilustración : El mundo es  el mejor de los posibles, imperfecto pero perceptible. Es una idea que en algún aspecto puede coincidir con la afirmación de Santo Tomás: Dios ha creado a los seres y especialmente  al hombre como viatores, es decir in vía , en camino hacia  la plenitud, no es por ello extraño que en un ser no del todo realizado, pero en camino hacia su plenitud se vea en su caminar con imperfeciones e imperfeciones.

 BIBLIOGRAFIA. Guillermo Fraile: Historia de la Filosofía Godofredo Guillermo Leibniz.T.III . pág. 649 s.s. BAC, Madrid. 1978. Emile Brehier Historia de la Filosofia…T.II Ed. Sudamericana . Buenos Aires 1962. Ferrater Mora: Diccionario de Filosofía. Leibniz  . T.II. Ed. Sudamericana..Argentina 1965.  Patricio de Azcárate Obras de Leibniz puestas en lengua castellana 5 volúmenes.( Madrid Editorial Medina 1877.Bueno Martínez G.La idea de principio en Leibniz y la evolución  de la teoría deductiva Rev. de Filo.,18, ( Madrid 1959.) Enciclopedia católica en línea.

 quijotediscípulo.

 

Categorías

Categorías

Entradas

Calendario

mayo 2017
L M X J V S D
« Abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

VISITAS

  • 1,888,056 hits

Imagenes Interesantes

Triple Bite!

Rock Stars

Northern parula - Paruline à collier - Setophaga americana

Sunrise at Hunts Mesa

DC story ideas #1: "Justice League Extinction"

Alien

Step On Up

Unexpected...  Mineral Creek Falls, San Juan Mountains, Colorado

Acqua Alta

Matching Light

Más fotos
A %d blogueros les gusta esto: